Tag Archives: Wichita State

NCAA: Kentucky se reafirma ante Louisville como el equipo a batir

29 Dic

Kentucky cerrará invicta la primera fase de la temporada, la de partidos fuera de su conferencia. Y lo hace como el gran favorito (con permiso de Duke) a ganar el título nacional en marzo tras una importante victoria en la pista de su rival estatal, Louisville.

La dictadura de Kentucky al frente del ranking de Associated Press se mantuvo una semana más. Después de su exhibición ante UCLA, no había motivos para lo contrario. Como tampoco había razones para que Duke, Arizona y Louisville variasen en las cuatro primeras posiciones. El clínic de defensa de Virginia ante Harvard permitió a los Cavaliers relegar a Wisconsin de la quinta a la sexta plaza de la lista. Fue el único cambio del Top 10 que completaron Villanova, Gonzaga, Texas y Kansas.

El salto hacia arriba más grande fue para Notre Dame, que pasó de la posición 21 a la 16 y el batacazo para Ohio State, desde la 12 hasta la 21. North Carolina ha subido hasta el veinteavo lugar, aún en la zona de peligro. Baylor (22), la retornada Northern Iowa (23), Colorado State (24) y Texas Christian University (TCU, 25) reemplazaron en el Top25 a las caídas en desgracia Miami, San Diego State, Butler y Michigan State. La Big 12 es la conferencia con más equipos ranqueados, 7, dos más que la Atlantic Coast.

Este lunes 29 de diciembre quedaban 6 equipos invictos tras las derrotas esta última semana de dos pesos pesados como Arizona y Louisville y de Washington. Dos están en la ACC: Duke y Virginia. El resto de invictos son Colorado State (Mountain West), Kentucky (SEC), Texas Christian University (Big 12), Villanova (Big East). Se mantienen los tres conjuntos que no han vencido ninguno de sus encuentros, ya sea contra rivales de la Division I o de otras categorías: Central Arkansas (Southland), Delaware (Colonial) y Florida A&M (MEAC).

Nuevo golpe de efecto de Kentucky

Kentucky se afianzó de nuevo en su rol de gran favorito derrotando como visitante a su gran rival, la número 4 Louisville (50-58). Fue un duelo muy físico de carácter eminentemente defensivo. Los Wildcats aprovecharon su mayor estatura para dominar el rebote (33 a 46), ahogar en la pintura a la estrella local Montrezl Harrell (9 puntos y 8 rebotes, 6 de ellos ofensivos) y puntear los lanzamientos exteriores de Chris Jones (13 puntos, 3 de 15 en los tiros de campo) y Terry Rozier (15 puntos, 5 de 18 en los tiros de campo).

Louisville, que acabó con un pésimo 25,9% en el tiro, planteó una presión agobiante a toda pista seguida de una defensa zonal muy cerrada con los defensores metiendo muchas manos para negar el potente juego interior de los de Calipari (el número 1 del ranking tuvo 18 pérdidas de balón). La diferencia entre ambos conjuntos es que si bien los dos presentan unos quintetos iniciales temibles, los suplentes de Kentucky igualan en calidad a los titulares. El banquillo de Louisville no tiene la misma profundidad (sólo aportó 3 puntos).

Tyler Ulis, de la segunda unidad de los Wildcats, anotó 12 de sus 14 puntos en la segunda mitad. El base puso a los visitantes 11 arriba a 6:17 del final con 5 puntos consecutivos. Los Cardinals cambiaron su zona por una defensa individual, pero Andrew Harrison les remató con un triple a 4:40 para romper definitivamente el partido. Al final, ambos equipos vieron cortadas sus rachas. Louisville perdió su imbatibilidad en su doceavo partido. Kentucky sigue invicta, pero por primera vez en trece encuentros no ganó por 10 o más puntos de ventaja.

Primera derrota para Arizona

Arizona no pudo celebrar la navidad invicta por culpa de la Universidad de Nevada Las Vegas (71-67). UNLV llevó el partido al terreno físico y superó a sus rivales en el rebote, 46 a 33. De sus 14 rebotes ofensivos nacieron 19 puntos. Los Wildcats llegaron a tener 8 puntos de ventaja en la primera mitad y dos triples consecutivos de Gabe York para romper el encuentro. La respuesta de los Rebels, también en forma de canastas de 3 puntos, llegó de la mano de Rashard Vaughn (21 puntos, 5 rebotes) y Patrick McCaw (13 puntos, 7 rebotes).

Christian Wood (24 puntos, 16 en la segunda mitad, y 10 rebotes) anotó los 8 primeros puntos del equipo local en la segunda parte. Tras un pequeño respiro, volvió a la carga con otros 6 puntos consecutivos para empatar el encuentro a 62 a falta de 5:24 para el final. Y mientras en estos minutos Arizona sólo anotaba uno de sus 10 lanzamientos de campo, Rashad Vaughn sumaba 5 puntos a su estadística personal. Stanley Johnson (13 puntos, 13 rebotes, 7 balones perdidos) se jugó las últimas opciones de los visitantes, que estaban dos abajo, pero perdió la pelota a 2 segundos del final. Y empezó la fiesta en la pista.

Wisconsin, sexta del ranking, derrotó a uno de los equipos que ha protagonizado un buen principio de temporada, California (56-68). Después del parón por exámenes de nueve días, Nigel Hayes lideró a los Badgers con 17 puntos y 13 rebotes. El ala pívot estuvo bien secundado por Frank Kaminsky (14 puntos, 8 rebotes) y Sam Dekker (14 puntos, 6 rebotes). Entre los tres construyeron una ventaja máxima para su equipo de 17 puntos en los primeros 5 minutos de la segunda mitad que dejó el enfrentamiento resuelto. Los Golden Bears vieron truncada de esta forma su racha de 7 victorias consecutivas después de su única derrota previa ante Texas. Los californianos volvieron a caer, esta vez de forma inesperada, ante Cal State Bakersfield (52-55).

Buffalo le plantó más cara a los Badgers (68-56). Tras una mala primera mitad para los jugadores de Bo Ryan, Wisconsin llegó al descanso 1 punto abajo. Las penetraciones de sus rivales les estaban matando y sólo Frank Kaminsky (25 puntos, 11 rebotes, 6 tapones) veía canasta con regularidad. En la segunda mitad el panorama cambió por completo. El pívot cerró su aro poniendo todos sus tapones en este período y colaboró activamente en ataque con Nigel Hayes para sumar el parcial de 14 a 0 que les dio la victoria (entre los dos anotaron 12 puntos de estos 14 puntos).

Gonzaga, octavo mejor equipo universitario de los USA para los votantes de AP, estrenó su calendario en la liga regular de la West Coast derrotando un rival peligroso, Brigham Young (80-87).  Kyle Wiltjer (24 puntos, 5 rebotes) anotó los 6 primeros puntos de un parcial de 0 a 12 que puso a los Bulldogs por delante. El equipo que dirige Mark Few no pudo conservar una ventaja máxima de 16 puntos y se llegó al descanso con empate a 43. Kyle Collinsworth (sumó su segundo triple doble de la temporada con 13 puntos, 10 rebotes y 10 asistencias) puso a BYU 6 puntos arriba en el minuto 4 de la segunda parte. Y entonces Gonzaga rompió el partido a base de triples, 4 de ellos a cargo de Kevin Pangos (21 puntos, 7 asistencias).

Texas y Kansas, dos derrotas más en el Top 10 de la semana

Stanford hizó hincar la rodilla en la prórroga a la número 9 del ranking Texas (71-74). Chasson Randle (22 puntos) y Anthony Brown (25 puntos, 4 de 4 en triples, es el protagonista del vídeo que ilustra este partido) fueron una pesadilla para los Longhorns. El primero, con dos canastas de 3 puntos, ayudó a su equipo a atenuar el primer arreón tejano, y el segundo, con 4 triples prácticamente consecutivos, mantuvo la igualdad al descanso. En el inicio de la segunda parte Brown mantuvo a los Cardinals a tiro de piedra de su rival.

Randle calentó su muñeca en el ecuador de la segunda mitad, dando la iniciativa en el marcador a Stanford. Javan Felix (19 puntos) tuvo que rescatar a una Texas que estaba contra las cuerdas hasta que Jonathan Holmes (14 puntos), que perdió un diente en el duelo sin que ello le hiciera retirarse, forzó la prórroga. En el tiempo añadido, una canasta de Randle a 10 segundos del final dejó a Texas en la tesitura de buscar el triple para empatar. Ni Felix ni Demarcus Holland acertaron.

La pista de los Sixers vio al fin la victoria de un equipo local, aunque no fuera de la NBA (la franquicia de Filadelfia aún no se ha estrenado en su propio pabellón tras 14 partidos en casa). Temple, de la mano del acierto de su tripleta exterior (Will Cumming 19 puntos, Quenton DeCosey 18 y Jesse Morgan 17), derrotó por 25 puntos a la décima del país Kansas (77-52). Su acierto en el tiro (58,3% global con un espectacular 69,2% durante la segunda parte) dio a los Owls el liderazgo en el marcador desde la primera canasta hasta la última.

Un regalo envenenado para Wichita State

La número 11 del Top 25 Wichita State fue una de las 8 agraciadas con un viaje a Hawaii para participar en el  torneo Diamond Head Classic. En cuartos de final derrotó sin el menor problema a Loyola Marimount (80-53), aunque Ron Baker tuviera que tragarse el orgullo de ver como Evan Payne le hacía protagonista de un póster con un tremendo mate.

En otros duelos de cuartos Colorado se deshizo de DePaul (82-68) con 27 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias de Askia Booker, y George Washington de Ohio (77-49) con 19 puntos y 15 rebotes de Kevin Larsen. Por segunda vez en los 6 años de historia de este torneo navideño, la anfitriona Hawaii pasó a semifinales. Lo consiguió tras sorprender a una Nebraska lejos del nivel que la convirtió en uno de los equipos revelación de la temporada pasada (66-58).  De este partido nos quedamos con el alley-oop local que inicia Quincy Smith y culmina Aaron Valdes.

Hawaii estuvo a punto de repetir sorpresa en semifinales. En la prórroga, se quedó muy cerca de eliminar a Wichita State (79-80). Un punto abajo en el marcador, el entrenador de los Shockers Gregg Marshall ordenó a sus jugadores que repitieran la misma jugada que intentaron en su otra prórroga de la temporada ante Utah. En aquella ocasión les salió mal. En ésta el tiro de Fred VanVleet (13 puntos, 4 rebotes, 5 asistencias, 3 robos) tampoco entró pero Rashard Kelly (12 puntos, 6 rebotes) lo arregló anotando tras capturar el rebote en ataque.

Los únicos 4 partidos de la máxima categoría universitaria que se disputaron el dia de Navidad correspondieron a este torneo. Era la pega del viaje al paraíso del surf. En la final, George Mason superó a Wichita State (54-60) gracias a su zona 1-3-1. Tres triples consecutivos de Ria’n Holland dieron a los Shockers una ventaja de 8 puntos. Los encargados de darle la vuelta a la tortilla para los Colonials fueron el japonés Yuta Watanabe desde la línea de 3 puntos (10 puntos, 4 rebotes) y Kethan Savage en la recuperación de balones (12 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias, 3 pelotas robadas).

Washington también pierde su imbatibilidad

Robert Upshaw, de Washington (13 del ranking), lidera la tabla de taponadores (4,6 por partido) seguido por Chris Obekpa (3,7). El líder de la especialidad colocó 6 (además de 11 puntos y 10 rebotes) la noche que su equipo ganó a Tulane (66-57). El de Saint John’s, diecisieteavo equipo del ranking de AP, no quería ceder más distancia y puso los mismos (que completó con 16 puntos y 8 rebotes) en el triunfo ante Long Beach State (66-49). El siguiente rival de Saint John’s fue casualmente Tulane (82-57), y Obepkpa añadió 4 tapones más a su lista.

Upshaw mantuvo el pulso con Obekpa poniendo 4 tapones ante Stony Brook (además de sumar 10 puntos y 11 rebotes), insuficientes para evitar la primera derrota de la temporada de su equipo (57-62). Los Huskies ganaban de 16 a poco más de 13 minutos para el final tras una racha de 6 puntos consecutivos de Nigel  Williams-Goss (10 puntos). Pero en los últimos 7 minutos encajaron un parcial de 4 a 17 iniciado con 3 triples de Kameron Mitchell (12 puntos, 4 de 5 en canastas de 3 puntos). Jamel Warney (15 puntos, 8 rebotes, 6 asistencias, 3 tapones), líder en rebotes de la DI con 12,8 capturas por partido, puso por delante en el marcador a los Seawolves por primera vez en el encuentro cuando faltaban 34 segundos de juego ante la incapacidad de sus rivales para revertir su destino. Notre Dame, 16 de la lista, batió un récord propio venciendo a Northern Illinois (91-66). Por primera vez en su historia, los Irish han anotado al menos 70 puntos en sus primeros 13 partidos.

Oklahoma, el equipo 19 de la lista de los votantes de AP, batió un récord de la Division I en su triunfo ante Webber State (85-51). Los Sooners dominaban 10 a 4 después de 7 minutos de juego. Jordan Woodard (15 puntos, 4 rebotes, 3 asistencias, 3 recuperaciones) abrió y cerró un parcial de 39 a 0, el mayor número de puntos consecutivos encajados por un equipo de la máxima categoría universitaria, para poner un clarísimo 49 a 4 en el marcador a 2:26 para el descanso. La temporada pasada Southern anotó 44 de una tacada pero fue ante Champion Baptist, un equipo independiente de las filas de la Asociación de Universidades Cristianas.

Precisamente Southern fue el rival que intentó amargarle a Baylor su debut como equipo del ranking (22) de esta temporada. Los Bears anotaron su última canasta a falta de poco más de 6 minutos para el final del partido. Su rival, 8 abajo en el marcador, se dedicó a hacerle faltas para parar su juego coincidiendo con el frenesí ofensivo del visitante Adrian Rogers (17 de sus 26 puntos en los 9 últimos minutos). La sangre fría de los jugadores del entrenador Scott Drew, anotando 11 de sus 12 tiros libres, concedió la victoria a los ranqueados (70-66). El debut como equipo del Top25 de TCU fue mucho más plácido, en una de las palizas de la semana a una conocida de los lectores, Grambling State (80-39). Esta vez los Tigers no hicieron internacional a ningún hijo de un exjugador NBA.

Colorado State, penúltima del Top 25, sufrió en su visita a New Mexico State para mantener su imbatibilidad tras trece partidos (57-58). J.J. Avila anotó 5 de sus 19 puntos y capturó 4 de sus 9 rebotes en los 5 minutos de más, que tuvieron un final muy emocionante. El mismo Avila anotó el 57 a 58 a falta de 31 segundos. Ian Baker (12 puntos, 8 rebotes, 4 asistencias) falló un tiro para los locales, que capturaron el rebote en ataque. Pascal Siakam (13 puntos, 13 rebotes, 4 tapones) erró de nuevo para los Aggies a falta de 5 segundos, pero fue objeto de falta al capturar él mismo el rebote ofensivo. Siakam no acertó en ninguno de sus dos tiros libres y Avila recibió una falta tras hacerse con el rebote defensivo. El jugador de los Rams también falló sus dos lanzamientos de personal a 3 segundos del final.

El susto de la semana

El alero de San Diego State Dwayne Polee protagonizó la imagen más dramática de la semana pasada, cuando se desplomó en la pista durante la primera mitad del partido que los Aztecs vencieron a UC Riverside (61-33). El jugador, que abandonó la pista plenamente consciente, fue trasladado al hospital donde se le hicieron las pruebas médicas pertinentes para averiguar que originó su colapso y evitar complicaciones posteriores. Su entrenador Steve Fisher desveló que Polee ya había vivido un episodio similar durante un entrenamiento de la temporada pasada, un detalle que no había trascendido hasta ahora.

Indiana y Georgetown, dos históricos del baloncesto NCAA con muchas ganas de conquistar un puesto en el ranking este curso, se enfrentaron en el Madison Square Garden de Nueva York. Indiana ganaba de 10 en el minuto 6 de la segunda mitad hasta que el mastodóntico pívot Joshua Smith (14 puntos, 6 rebotes, 3 asistencias), quien se había cargado de faltas en el primer período, volvió a la pista. Los Hoosiers evitaron el KO en primera instancia gracias a Troy Williams (23 puntos, 8 rebotes, 4 asistencias) y Yogi Ferrell (27 puntos). En la prórroga, los Hoyas les noquearon (87-91) de la mano de un D’Vauntes Smith Rivera muy certero (9 de sus 29 puntos en la prolongación, 4 asistencias, 4 recuperaciones, 5 de 7 en canastas de 3 puntos).

UCLA abrió su duelo ante Alabama con un mate de Norman Powell. Y entonces se colapsó en ataque. De sus 19 lanzamientos posteriores a canasta únicamente anotó 1. Si en su cita previa ante Kentucky se había quedado en 7 puntos al descanso, en esta ocasión no fue mucho más allá: 17.  Ricky Tarrant (24 puntos) anotó en esta primera parte para la Crimson Tide más puntos que todo el equipo rival, 18. En la segunda mitad 8 puntos consecutivos de Isaac Hamilton (sumó 13 de sus 15 puntos tras el descanso) apretaron el marcador. Un triple suyo ponía el empate a 48 faltando 2 minutos para el final. En ese tiempo UCLA anotó sólo 1 de sus 5 tiros (obra precisamente de Hamilton), mientras que Alabama aseguraba su victoria desde la línea de tiros libres (56-50).

Una de las imágenes clásicas del baloncesto universitario es el concurso de tiro durante alguna interrupción del juego. Se elige a un espectador de entre el público y se le da la opción de ganar un premio si anota una bandeja, un tiro libre, un triple y un tiro desde medio campo. Un estudiante de Michigan lo consiguió el lunes por la noche, pero se quedó sin su premio de 10.000 dólares. El último lanzamiento se produjo medio segundo más tarde de que expirase el tiempo concedido para superar la prueba.

versión íntegra del artículo publicado en http://www.encancha.com, diciembre 2014

NCAA: Un repaso al cuadro antes de conocer a los finalistas

26 Mar

Después de la vorágine de partidos del pasado fin de semana, cuando acabe este que en breve empieza ya sabremos los cuatro finalistas del Gran Baile. Aprovechemos para hacer un repaso de los emparejamientos del cuadro y del camino seguido por los equipos supervivientes.

Previamente al fin de semana que todos estábamos esperando, la NCAA nos ofreció el aperitivo de los First Four, cuatro duelos entre 8 aspirantes a completar el cuadro de los 64 candidatos a campeón del gran torneo nacional. En dos de estos partidos se enfrentaron campeones de conferencias secundarias. Albany derrotó a Mount Saint Mary’s (71-64), y Cal Poly a Texas Southern (81-69).

Los otros dos duelos tenían trampa, ya que enfrentaban a equipos con más potencial del que se espera para los implicados en esta fase, y que podían convertirse en verdaderas bombas de relojería dentro del torneo. Por si no aparecía una cenicienta (una historia de outsiders siempre vende), la NCAA se había preparado un plan B. North Carolina State eliminó a Xavier (74-59) y Tennessee a Iowa (78-65). Con estos 4 resultados, ya podia empezar el Gran Baile de final de curso.

SUR

La cabeza de serie número 1 de esta parte del cuadro, Florida, ha superado el primer fin de semana de competición. En su primer compromiso, una Albany proveniente de la fase previa de los First Four les puso en problemas (67-55) con una buena actuación del base D.J. Evans (21 puntos, 7 rebotes). La segunda unidad rescató al equipo. En su segundo partido de la semana, los Gators superaron a Pittsburgh (61-45) con una gran segunda mitad en defensa y el acierto de Scottie Wilbekin (21 puntos).

El próximo rival de Florida será una UCLA que ha solventado bien sus compromisos, aunque ante rivales de menor entidad, como Tulsa en primera ronda (76-59) y la sorprendente Stephen Austin en segunda (77-60). Los Lumberjacks accedieron a la ronda de 32 dando la sorpresa ante VCU (77-75). Contra los californianos aguantaron hasta el minuto 5 de la segunda mitad antes de verse arrollados en rápidas transiciones.

En la parte baja de esta zona del cuadro encontramos 2 aspirantes a cenicientas. La número 10 Stanford se libró de la 7 New Mexico (53-58) en la ronda de 64, y en la siguiente de la número 2 Kansas (57-60). Uno de los peores partidos de Andrew Wiggins se unió a la baja por lesión del otro novato estrella de los Jayhawks, el pivot Joel Embiid (no ha participado en ninguno de los dos enfrentamientos de Kansas en el March Madness).

Los Cardinals se verán las caras el próximo fin de semana con otro outsider, Dayton. Este número 11 se deshizo de dos equipos a los que la NCAA sobrevaloró en sus números de serie, el 6 Ohio State (59-60) y el 3 Syracuse (53-55). Tyler Ennis estuvo a punto de salvar a los Orange con 11 puntos consecutivos que situaron a su equipo sólo 2 puntos por debajo en el marcador, pero no acertó en su último triple (Syracuse falló los 10 triples que lanzó durante el partido).

ESTE

La cabeza de serie número 1 de esta zona, Virginia, también ha sobrevivido a sus dos primeros partidos, ante la débil Coastal Carolina (70-59) y ante una Memphis que se deshizo ante su defensa agobiante y sus ataques de bajas revoluciones que griparon el motor de los Tigers (78-60).

La número 4 Michigan State también hizo buenos los pronósticos y superó dos rondas, aunque su rival en la segunda no fuese el previsto. Y es que Harvard sorprendió a la Cincinnati de Sean Kilpatrick en su partido inicial (61-57). Los Spartans empezaron mandando con un gran Branden Dawson, pero en la segunda mitad los empollones intentaron remontar. Dos triples (Gary Harris, Denzel Valentine) les enviaron de vuelta a la biblioteca (80-73). Previamente MichiganState había superado a Delaware (93-78) con 41 puntos de Adreian Payne (y 17 tiros libres sin fallo, récord del torneo).

Iowa State, número 3, perdió a su pívot George Niang (fractura en el pie) en su primer partido del Madness, contra North Carolina Central (93-75). Esta baja no fue decisiva ante North Carolina (85-83), ya que el interior de UNC Brice Johnson se lesionó poco después del salto inicial. Los Tar Heels, que venían de sufrir ante la Providence (79-77) de Bryce Cotton (36 puntos, 8 asistencias), cayeron ante los Cyclones tras una canasta a dos segundos del final de DeAndre Kane (24 puntos, 10 rebotes, 7 asistencias).

Las previsiones marcaban que el siguiente rival de Iowa y State debía ser la 2 Villanova, pero el jugador de Connecticut Shabazz Napier no hace caso de los pronósticos. El base brilló (24 puntos, 8 rebotes, 6 asistencias) en el triunfo de los Huskies ante Saint Joseph’s (89-81), y volvió a hacerlo para derrotar a los Wildcats (65-77) anotando 21 de sus 25 puntos en una segunda mitad prodigiosa.

OESTE

El número 1 regional Arizona se mostró algo dubitativo ante Weber State (69-58) y sólido apabullando con su defensa a Gonzaga (84-61). Precisamente Gonzaga había eliminado en primera ronda a la peligrosa Oklahoma State (85-77) de un Marcus Smart que se despidió del baloncesto universitario a lo grande (23 puntos, 13 rebotes, 7 asistencias y 6 recuperaciones). En este enfrentamiento se señalaron 61 faltas personales.

San Diego State espera a los Wildcats este próximo fin de semana. El número 4 escapó por los pelos en su partido inaugural de la trampa de la New Mexico State (73-69) del canadiense de 2,25 Sim Bhullar. North Dakota State, que había sorprendido a Oklahoma en su primer partido (75-80), no pudo resistir (63-44) la exhibición de la estrella de los Aztecs Xavier Thames (30 puntos, 5 asistencias).

Baylor, con un 6 en el cuadro, prosiguió su buena racha enterrando las ilusiones de Nebraska (74-60) y poniendo el cierre a la carrera NCAA de la estrella de la número 3 Creighton (85-55), Doug McDermott. Desconectada la estrella de los Bluejays por la defensa de los Bears, el partido fue un paseo. Baylor rompió de salida el marcador desde la línea de triples (5 consecutivos en sus 7 primeros ataques).

Wisconsin no es un equipo con un juego vistoso, pero si muy efectivo. Este número 2 será el siguiente escollo para Baylor, en una batalla de estilos bien diferenciados. Los Badgers destrozaron a American University (75-35) con un parcial de 22 a 5 antes del descanso y otro de 37 a 6 a la vuelta. Ante Oregon (85-77), Joseph Young les plantó cara en un buen momento de forma (29 puntos contra Wisconsin y otros 19 a BYU), pero no pudo frenarlos.

MEDIO OESTE

Esta parte del cuadro es la más difícil de las cuatro. Las malas lenguas dicen que para perjudicar a Wichita State, al que la NCAA se ha visto casi obligada a hacer primera cabeza de serie. Precisamente la racha de triunfos de los Shockers se quedó en 35 tras sufrir su primera derrota de la temporada ante la Kentucky (78-76) de los gemelos Harrison (Andrew y Aaron), Julius Randle y James Young. Entre los 4 rookies anotaron un total de 65 puntos, haciendo baldíos los 31 de Cleanthony Early. Los Wildcats se reivindican con sus dos triunfos, éste y el anterior ante la complicada Kansas State (56-49).

Este fin de semana Kentucky se enfrentará a uno de sus archirrivales, la vigente campeona Louisville que dirige su antiguo entrenador Rick Pittino. Los Cardinals abrieron boca ante la Manhattan (71-64) del técnico Steve Masiello, un viejo conocido de Pitino (recogepelotas en los Knicks cuando los dirigía él, jugador suyo en Kentucky y ayudante luego en Louisville), y luego eliminaron a Saint Louis (66-51). En ambos partidos destacó el alero Luke Hancock, MVP de la última Final Four y al que los aires de marzo sientan muy bien.

Los 2 equipos trampa de la organización para ir pasando rondas desde los First Four estaban en esta parte del cuadro. North Carolina State no tuvo suerte ante Saint Louis (83-80), pero Tennesse se ha plantado entre los 16 mejores tras eliminar a Massachussetts (86-67) y Mercer (83-63), quien a su vez le había allanado el camino derrotando a la Duke (71-78) de Jabari Parker en su duelo anterior. Jarnell Stokes es el líder de los Volunteers, tras anotar 61 puntos y capturar 45 rebotes en sus tres partidos de Madness (las dos rondas del cuadro más el previo de los First Four).

El próximo rival de Tennessee no será tan sencillo, la número 2 Michigan que no ha tenido ningún problema ante Wofford (57–40) y Texas (79-65). El canadiense Nik Stauskas es el líder de unos Wolverines con los que nadie contaba a principio de temporada tras la marcha a la NBA de Trey Burke y Tim Hardaway Jr., y la lesión de espalda de Mitch McGary. Pero los subcampeones del último año han sabido reconstruirse y ahora son un hueso duro de roer con su estilo de 4 jugadores abiertos en ataque.

NAIA

Aunque el torneo nacional de la Primera División de la NCAA acapare toda la atención de los aficionados al baloncesto, este mes se celebran también las competiciones de otras categorías universitarias. Una de ellas es la NAIA, que agrupa a universidades de menor potencial deportivo que la todopoderosa National Collegiate Athletic Association. La californiana Vanguard se proclamó campeona nacional de la Division de la National Association of Intercollegiate Athletics derrotando en la final a Emmanuel (80-75), situada en el estado de Georgia.

El MVP de la final fue Preston Wyne, que acabó con 20 puntos y 6 rebotes (en sus últimos 7 partidos no ha bajado de la veintena). En la semifinal Wyne había anotado 42 contra Saint Gregory. Este base de 1,85 necesitó seis cursos para poder acceder al ciclo universitario, repartidos entre el instituto y el Junior College. Durante algunos de esos años tuvo que compaginar sus estudios con un trabajo en la construcción para poder mantener a sus dos hijos (la familia se ha ampliado desde entonces con una niña).

 

artículo publicado en http://www.encancha.com, marzo 2014

NCAA: Festival de upsets en la tercera ronda del “Madness”

24 Mar

Tras la primera entrega del resumen semanal de la NCAA, en esta segunda hablaremos de la tercera ronda del “Madness”, en la que Wichita State perdió su primer partido de la temporada en una fase llena de upsets (Kansas, Syracuse, Villanova y Creighton). Tennessee, el equipo trampa, se coló entre los 16 mejores.

La racha de perfección de la cabeza de serie número 1 Wichita State se quedó en 35 victorias tras caer ante la 8 Kentucky (76-78). Fue la noche de los freshman de los Wildcats, autores de 68 de los 78 puntos de su equipo. Los gemelos Harrison, Andrew (20 puntos, 3 asistencias a pesar de tener lastimado el codo derecho) y Aaron (19 puntos, 2 recuperaciones), fueron los más acertados aunque Julius Randle (13 puntos, 10 rebotes, 6 asistencias) y James Young (13 puntos, 8 rebotes) también estuvieron a la altura del reto.

Los Shockers, superados en altura tanto en las posiciones interiores como las exteriores, se aferraron a su defensa y al acierto de Cleanthony Early (31 puntos, 7 rebotes) y Ron Baker (20 puntos, 5 rebotes). En un encuentro igualado, un triple de James Young daba 2 puntos de ventaja a los de Calipari a 1:40 del final. La ventaja subió hasta los 4 con dos tiros libres de Andrew Harrison. Wichita State recortó para ponerse a distancia de triple. En el último segundo, el tiempo pareció detenerse mientras el lanzamiento de Fred VanVleet volaba. Tras su fallo, Kentucky fue una fiesta.

La número 1 Florida jugó una segunda parte prácticamente perfecta para deshacerse de la 9 Pittsburgh (61-45). El esperado duelo entre los pívots Patric Young (7 puntos, 8 rebotes, 4 tapones) y Talib Zanna (10 puntos, 6 rebotes, 1 tapón) tuvo menos peso en el resultado del que se preveía. Los Gators, tras llegar al descanso con una ventaja de 5 puntos, apretaron en defensa en la segunda mitad, dejando a los Panthers sin anotar cerca de 6 minutos y medio.

Cuando Pittsburgh se reencontró con el aro rival, entonces apareció Scottie Wilbekin (21 puntos, 3 rebotes) para darles la puntilla, con 13 puntos en 5 minutos. Para cuando se retiró al banquillo a que le pusieran hielo en las rodillas después de recibir un golpe, los de Billy Donovan ganaban de 12 y quedaba poco más de un minuto para el final del encuentro. Florida sólo perdió un balón en toda la segunda parte, cuando agotaron la posesión a 5 segundos del final. Por contra, le forzaron 7 a los Panthers, que les dieron 12 puntos.

Virginia (1) basa su éxito esta temporada en cortar el ritmo de sus contrincantes. Delante con un ataque pausado y detrás con una defensa asfixiante. La número 8 Memphis no pudo escapar de la trampa (78-60). Joe Harris fue el líder de los ganadores (16 puntos, 5 rebotes), ayudado desde el banquillo por Anthony Gill (13 puntos y 8 rebotes en 19 minutos). Al descanso los Cavaliers ya ganaban de 15. A tres minutos del final su renta subió hasta los 27. Geron Johnson aprovechó la relajación de Virginia para maquillar un poco el marcador y su estadística personal con 7 de sus 11 puntos.

La otra número 1 del cuadro, Arizona, tampoco tuvo el menor problema ante la 8 Gonzaga (84-61). Los Wildcats capitalizaron su exhibición defensiva anotando 31 puntos en jugadas tras pérdidas de pelota de los Zags (21, de ellos 15 robos). Arizona ya ganaba de 20 a 5 minutos del descanso gracias a un mate de Aaron Gordon (18 puntos, 6 rebotes, 6 asistencias, 4 recuperaciones). En el duelo entre los dos posibles pívots internacionales de Polonia en un futuro, el Bulldog Przemek Karnowski (14 puntos, 10 rebotes, 2 tapones) se impuso al interior de Arizona Kaleb Tarczewski (6 puntos, 5 rebotes, 2 recuperaciones).

Andrew Wiggins dijo adios al baloncesto universitario con una de las peores actuaciones de su corta carrera (4 puntos, 4 rebotes, 1 de 6 en el lanzamiento, 4 pérdidas de balón). La número 2 Kansas, que siguió sin poder contar con el pívot Joel Embiid, cayó ante la 7 Stanford (57-60). Esta baja, unida a la mala noche en el tiro de Perrry Ellis (9 puntos con una serie de 3 de 10, y 8 rebotes), dejó como único bastión interior de los de Bill Self al sénior de quinto año Tariq Black (18 puntos, 6 rebotes, 5 faltas en 26 minutos de juego).

Los Jayhawks, a los que se les atragantó la defensa en zona de Stanford, fueron por detrás en el marcador casi todo el enfrentamiento. El trabajo constante del base Chason Randle (13 puntos, 4 rebotes, 6 recuperaciones pero 7 pérdidas) y el ala pívot Dwight Powell (15 puntos, 7 rebotes) daba el mando de la situación a los Cardinals. Cuatro abajo a 50 segundos del final, buscaron los triples de Conner Frankamp (12 puntos) y escogieron a Anthony Brown (10 puntos, 5 rebotes) como blanco de sus faltas para remontar. Frankamp acertó 2 veces y Brown no falló lo suficiente (5 de 8).

Connecticut fue la protagonista de una de las sorpresas de la ronda de 32. Este número 7 eliminó a una segunda cabeza de serie, Villanova (65-77). Los Wildcats consiguieron un margen de 9 puntos en la primera mitad, pero tras 9 minutos sin anotar llegaron al descanso 1 abajo. Shabazz Napier, que ya había anotado 24 puntos en el partido anterior ante Saint Joseph’s, volvió a ser la estrella de los Huskies. El base jugó sólo 8 minutos en la primera mitad a causa de las faltas, anotando 4 puntos.

Pero en la segunda, convirtió el partido en su show particular. Con 21 puntos, se merendó a todos los defensores que le pusieron por delante. Con 3 triples consecutivos, le dio una ventaja de 9 puntos a UConn a 6 minutos del final. Dos minutos más tarde, un golpe en la mejilla le envió al banquillo. 40 segundos después volvia a la pista. En los últimos 66 segundos, la fiabilidad de Connecticut en los tiros libres (11 de 12) frustró la táctica de Villanova de recurrir a las faltas para remontar.

Michigan, cabeza de serie número 2, pasó a la siguiente ronda eliminando a la 7 Texas (79-65). El hombre clave de los Wolverines fue Nik Stauskas (17 puntos, 8 asistencias). La mano del canadiense se halla tras casi la mitad de los puntos de su equipo, ya fuera anotando o habilitando a sus compañeros, mientras que Jordan Morgan aportó la solidez interior (15 puntos, 10 rebotes). Por los tejanos, el más destacado fue el base Isaiah Taylor (22 puntos, 5 asistencias).

Los Wolverines abrieron brecha en la primera mitad a base de triples (7 de 13 en el periodo, 2 de Stauskas, 2 de Caris LeVert, 2 de Zak Irvin, 1 de Glenn Robinson) y empezaron la segunda con dos canastas más de 3 puntos de Derrick Walton en los tres primeros minutos. Aún así, los Longhorns insistieron, reduciendo su desventaja hasta los 6 puntos a 8 minutos del final. Dos triples seguidos de Michigan (Glenn Robinson, Spike Albrecht) marcaron el límite de su remontada.

La también número 2 Wisconsin perdía de 12 al descanso ante la 7 Oregon tras 7 puntos de Joseph Young (29 puntos, 3 rebotes, 4 de 7 en triples) en 20 segundos. Una salida en tromba de los Badgers en la segunda parte les permitió ponerse por delante gracias a una canasta de Frank Kaminsky (19 puntos, 5 rebotes) a 13:29 del final.

Young intentó infructuosamente mantener las esperanzas de los Ducks de pasar a la siguiente ronda, pero los de Bo Ryan iban lanzados. Un triple de Ben Brust (12 puntos, 4 de 8 en triples) a 69 segundos del final acabó con el último liderazgo en el marcador de Oregon. Traevon Jackson (16 puntos, 9 de 11 en tiros libres) y Sam Dekker (12 puntos, 8 rebotes, 4 asistencias), desde la línea de tiros libres, acabaron el trabajo (85-77).

Dayton protagonizó otro de los grandes upsets de esta ronda. La cabeza de serie número 11 eliminó a la número 3 Syracuse (53-55), que ha acabado la temporada inmersa en una grave crisis de juego, perdiendo 6 de sus 9 últimos partidos. Los dos anteriores al principio de la racha los ganó por 2 (Pittsburgh) y 1 punto (North Carolina State). Tyler Ennis (19 puntos, 4 rebotes, 3 asistencias), autor de la canasta del triunfo hace algo más de un mes ante Pittsburgh, no acertó en el último lanzamiento en esta ocasión.

La actuación de los Orange en el tiro fue mala de categoria. No acertaron en ninguno de sus 10 intentos triples (Ennis 5, Cooney 4), y sólo transformaron 1 de sus 19 lanzamientos ajenos a la pintura. Y a pesar de ello, Syracuse pudo ganar. Cinco puntos por debajo en el marcador a 4:40 del final, Ennis asumió el liderazgo. Con 11 puntos consecutivos para su equipo, el base freshman redujo la desventaja a sólo 1 punto. Le faltó un último lanzamiento para ser el héroe de la noche. C.J. Fair se despidió de la NCAA con 14 puntos, 10 rebotes y 3 tapones.

La número 3 Iowa State tenía ante la 6 North Carolina la baja de su pívot titular, George Niang. La situación se compensó cuando el interior titular de UNC Brice Johnson se torció el tobillo a los pocos minutos de juego. Fue entonces cuando los Cyclones encontraron su mejor juego para ponerse por delante en el marcador, con su habitual acierto en el triple (acabaron con una serie de 12 de 26) y la inspiración de DeAndre Kane (24 puntos, 7 rebotes, 7 asistencias).

Los Tar Heels se recompusieron en la segunda parte liderados por Marcus Paige (19 puntos) y Leslie McDonald (18 puntos). Kennedy Meeks (15 puntos, 13 rebotes) compensaba la ausencia del lesionado Johnson poniendo a su equipo 8 arriba, un margen anulado por un Nazz Long en plan “killer” desde el triple (12 puntos). Kane ponia el 85 a 83 en el marcador a falta de 2 segundos. Nate Britt atravesó la pista con el balón para pedir tiempo muerto en campo contrario (y poder sacar de banda desde allí), pero cuando llegó a su destino el reloj ya estaba a cero. La alegria en el vestuario de Iowa State incluso contagió (pero poco) a su frío técnico Fred Hoiberg, que aprovechó para motivar a sus jugadores de cara a su siguiente partido.

La estrategia de Baylor ((6) para eliminar a la 3 Creighton (55-85) no fue otra que anular por completo a la figura rival, Doug McDermott (15 puntos, 2 rebotes). Al descanso, mientras los Bears ganaban de 20, la estrella universitaria sólo había anotado 3 puntos. Si a eso le añades un 61% de acierto en los triples (11 de 18), es muy difícil perder. Baylor abrió brecha a los 7 minutos tras anotar 5 triples consecutivos, 3 de ellos de Kenny Chery (14 puntos, 4 de 5 en triples).

Brady Heslip también brilló desde la distancia (19 puntos, 5 de 7). La ecuación se completa totalmente cuando tus pívots, Isaiah Austin (17 puntos) y Corey Jefferson (14 puntos), anotan sin problemas en la pintura y tu alero titular Royce O’Neal reparte juego como los ángeles (10 puntos, 5 rebotes, 8 asistencias). ¿Que recurso le quedaba a Creighton? Precisamente el que su rival no le dejó usar, McDermott.

Luke Hancock se transforma cuando llega marzo. La temporada pasada fue el MVP de la Final Four en la que ganó su equipo, la ahora 4 Louisville. Este año, tras apuntillar a Manhattan en la ronda anterior, encarriló el triunfo ante la 5 Saint Louis (66-51) con 21 puntos. Los Cardinals se sobrepusieron a la mala noche de Russ Smith (11 puntos, 7 asistencias, pero 3 de 10 cara a canasta y 7 pérdidas) y a sus 19 balones perdidos gracias a su defensa.

El equipo de Rick Pittino extrajo petróleo de las 18 pelotas pérdidas por Saint Louis, que rentabilizó en forma de 25 puntos. Además, dejaron a los Billikens sin anotar ninguno de sus lanzamientos de 3 puntos (0 de 15, un récord en la historia del March Madness). A pesar de ello, Saint Louis fue capaz de ponerse 2 puntos arriba en la segunda mitad tras un parcial de 2 a 13 (Louisville sólo anoto 2 tiros libres en casi 7 minutos). Hasta que Hancock, con dos triples consecutivos, devolvió la tranquilidad a los suyos.

La número 4 Michigan State envió a  la 12 Harvard de vuelta a casa (80-73), aunque los empollones no se lo pusieron nada fácil. Los Spartans construyeron un liderazgo en el marcador de hasta 12 puntos al descanso cimentado en la solidez ofensiva interior de Branden Dawson (22 puntos, 16 en la primera mitad, con 11 de 12 en el tiro, además de 9 rebotes).

En la segunda mitad, con todo perdido, Harvard se quitó la presión. De la mano de Wesley Saunders (22 puntos), 2 triples de Brandyn Curry (12 puntos, 6 rebotes) y la lucha de Steve Moundou-Missi (11 puntos, 10 rebotes), le dieron la vuelta al resultado a 7 minutos del final. Pero entonces los tiros dejaron de entrarles y Michigan State se recompuso con un triple de Gary Harris (18 puntos, 5 asistencias) y otro de Denzel Valentine (6 puntos, 7 rebotes, 6 asistencias).

San Diego State (4) se deshizo sin problemas de la 12 y aspirante a cenicienta North Dakota State (63-44), en una exhibición anotadora de su base y estrella Xavier Thames, autor de casi la mitad de los puntos de los Aztecs (30 puntos, 5 asistencias, generando el 70% de los puntos de SDSU). Lawrence Alexander, la estrella de los Bison en la ronda anterior, anotó un triple en el tercer minuto de juego. Fue su única canasta del enfrentamiento (3 puntos, 1 de 8 en el tiro). Taylor Braun (7 puntos, 2 de 14), el líder anotador de NDSU, llegó a fallar 9 tiros seguidos. Si además sólo anotas un tiro libre en los 5 minutos finales, es imposible aspirar a dar la sorpresa.

Stephen Austin (12) fue por delante de UCLA (4) en el marcador durante 39 segundos, en la primera mitad. La mayor parte del enfrentamiento la batalla de los Lumberjacks fue mantenerse a menos de 10 puntos de los californianos. Aguantaron hasta el minuto 5 de la segunda mitad. A partir de ese momento los de Steve Alford aniquilaron a su rival a base de rápidas transiciones (77-60). Kyle Anderson volvió a jugar otro partido completísimo (15 puntos, 8 rebotes, 5 asistencias), bien secundado por Jordan Adams (19 puntos, 5 rebotes) y Norman Powell (16 puntos).

En el duelo entre invitados inesperados, la 11 Tennessee acabó con las ilusiones de la 14 Mercer (83 a 63) sin ningún tipo de complicación. Los Volunteers, que siempre fueron por delante, ganaban de 15 al descanso gracias al dominio bajo los aros de Jarnell Stokes (17 puntos, 18 rebotes, 5 asistencias) y la punteria de Josh Richardson (16 de sus 26 puntos en la primera parte). En la segunda parte su ventaja fue en todo momento de dobles digitos. Tennessee es el tercer equipo en la historia que se cuela entre los “Sweet 16” (los mejores 16) procedente de la ronda de los First Four. El equipo trampa que la NCAA ha dispuesto en el cuadro del torneo dará emoción en la siguiente fase.

Artículo publicado en http://www.encancha.com, marzo 2014

¡Bendita Locura!

19 Mar

Ya tenemos aquí el “March Madness”. Para los fieles y convencidos, no hacen falta más explicaciones. Para los que aún no habéis vivido esta competición, en las líneas que siguen os explico porque este año no os la podéis perder. Si lo hacéis, allá vosotros.

Esta semana vendrá marcada por dos hechos de gran importancia. Uno es la llegada de la primavera. El otro, el inicio de la mejor competición de baloncesto del mundo, el “March Madness”. Los dos ocurren el mismo día, este jueves 20 de marzo. De hecho, 8 equipos jugarán una eliminatoria previa para conseguir una de las últimas 4 plazas libres en el cuadro de 64. Por mucho que los americanos lo denominen “primera ronda”, para mi la Locura no arranca hasta que el cuadro está totalmente cerrado.

Durante tres largos fines de semana los equipos se irán eliminando hasta que sólo quede uno, el campeón. Son partidos sin red de seguridad. El que gana, vive para luchar otro día. Para el que pierde se acaba la temporada. Sin repescas ni premios de consolación. La gloria o el olvido. Y esto es precisamente lo que convierte a la “Locura de Marzo” en una de las competiciones más emocionantes y auténticas del mundo del deporte.

Unos encuentros disputados por universitarios que quizás no estudien tanto como debieran. Principales actores de un negocio multimillonario del que a ellos, hasta ahora, sólo les dejan las migajas. Los jóvenes deberán aprovechar este gran escaparate para llamar la atención de los equipos de la NBA. Eso, los que quieran hacer carrera como profesionales. Para los demás, será un bonito recuerdo para explicar a sus nietos cuando envejezcan.

El comité de selección ha considerado cabezas de serie, y por tanto grandes favoritos, a Florida, Virginia, Arizona y Wichita State. Estos conjuntos presentan unas férreas defensas, sin fisuras. Los sabios del baloncesto universitario han dado por buena la frase que dice que las defensas ganan campeonatos. De los cuatro, Arizona es el que desplega un juego de ataque más espectacular. Algunos de sus partidos se acaban transformando en improvisados concursos de mates con Nick Johnson o Aaron Gordon de protagonistas.

Los tres “freshman” estrella del año tienen su hueco. Andrew Wiggins con Kansas, Jabari Parker con Duke y Julius Randle con Kentucky. Sobre Kansas, pesa la duda de si podrá jugar su otro novato destacado, el pívot Joel Embiid. Sin él, los Jayhawks pierden muchas de sus opciones. Duke también tiene problemas con sus interiores, en concreto la falta de uno de plenas garantías. Kentucky tiene grandes jugadores, pero hasta ahora no ha conseguido la regularidad necesaria como equipo para superar este reto.

A la gran Final Four que cerrará esta bendita Locura se pueden presentar invitados inesperados. Un bloque sólido como Michigan State, los vigentes campeones Louisville, los reyes del triple Iowa State, o una Syracuse que ha entrado en una crisis de juego y resultados en el peor momento. Oklahoma State y Michigan dependerán de la inspiración de sus figuras, Marcus Smart y Nik Stauskas. Doug McDermott dirá adiós a Creighton tras 4 temporadas en que se ha mostrado como el mejor anotador de la NCAA, con 3 cursos consecutivos pasando de los 800 puntos. Y como siempre, habrá un lugar reservado para la cenicienta que querrá su baile con el príncipe. ¿Quién será? Se admiten apuestas.

Y hablando de apuestas, el acertante de la quiniela de los ganadores de todos los partidos de estos tres próximos fines de semana puede ganar los 1000 millones de dólares que ofrece el multimillonario Warren Buffet. Sólo hay un problema. Es indispensable ser ciudadano norteamericano. Por suerte yo, a pesar de haber nacido a orillas del Mediterráneo, soy de Springfield de toda la vida. Como los Simpson.

 

publicado en http://www.encancha.com, y locutado para @nba305, marzo 2014

ProBasketballTalk | NBC Sports

NBA news, video, analysis and more

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: