Tag Archives: UNLV

NCAA: Kentucky se reafirma ante Louisville como el equipo a batir

29 Dic

Kentucky cerrará invicta la primera fase de la temporada, la de partidos fuera de su conferencia. Y lo hace como el gran favorito (con permiso de Duke) a ganar el título nacional en marzo tras una importante victoria en la pista de su rival estatal, Louisville.

La dictadura de Kentucky al frente del ranking de Associated Press se mantuvo una semana más. Después de su exhibición ante UCLA, no había motivos para lo contrario. Como tampoco había razones para que Duke, Arizona y Louisville variasen en las cuatro primeras posiciones. El clínic de defensa de Virginia ante Harvard permitió a los Cavaliers relegar a Wisconsin de la quinta a la sexta plaza de la lista. Fue el único cambio del Top 10 que completaron Villanova, Gonzaga, Texas y Kansas.

El salto hacia arriba más grande fue para Notre Dame, que pasó de la posición 21 a la 16 y el batacazo para Ohio State, desde la 12 hasta la 21. North Carolina ha subido hasta el veinteavo lugar, aún en la zona de peligro. Baylor (22), la retornada Northern Iowa (23), Colorado State (24) y Texas Christian University (TCU, 25) reemplazaron en el Top25 a las caídas en desgracia Miami, San Diego State, Butler y Michigan State. La Big 12 es la conferencia con más equipos ranqueados, 7, dos más que la Atlantic Coast.

Este lunes 29 de diciembre quedaban 6 equipos invictos tras las derrotas esta última semana de dos pesos pesados como Arizona y Louisville y de Washington. Dos están en la ACC: Duke y Virginia. El resto de invictos son Colorado State (Mountain West), Kentucky (SEC), Texas Christian University (Big 12), Villanova (Big East). Se mantienen los tres conjuntos que no han vencido ninguno de sus encuentros, ya sea contra rivales de la Division I o de otras categorías: Central Arkansas (Southland), Delaware (Colonial) y Florida A&M (MEAC).

Nuevo golpe de efecto de Kentucky

Kentucky se afianzó de nuevo en su rol de gran favorito derrotando como visitante a su gran rival, la número 4 Louisville (50-58). Fue un duelo muy físico de carácter eminentemente defensivo. Los Wildcats aprovecharon su mayor estatura para dominar el rebote (33 a 46), ahogar en la pintura a la estrella local Montrezl Harrell (9 puntos y 8 rebotes, 6 de ellos ofensivos) y puntear los lanzamientos exteriores de Chris Jones (13 puntos, 3 de 15 en los tiros de campo) y Terry Rozier (15 puntos, 5 de 18 en los tiros de campo).

Louisville, que acabó con un pésimo 25,9% en el tiro, planteó una presión agobiante a toda pista seguida de una defensa zonal muy cerrada con los defensores metiendo muchas manos para negar el potente juego interior de los de Calipari (el número 1 del ranking tuvo 18 pérdidas de balón). La diferencia entre ambos conjuntos es que si bien los dos presentan unos quintetos iniciales temibles, los suplentes de Kentucky igualan en calidad a los titulares. El banquillo de Louisville no tiene la misma profundidad (sólo aportó 3 puntos).

Tyler Ulis, de la segunda unidad de los Wildcats, anotó 12 de sus 14 puntos en la segunda mitad. El base puso a los visitantes 11 arriba a 6:17 del final con 5 puntos consecutivos. Los Cardinals cambiaron su zona por una defensa individual, pero Andrew Harrison les remató con un triple a 4:40 para romper definitivamente el partido. Al final, ambos equipos vieron cortadas sus rachas. Louisville perdió su imbatibilidad en su doceavo partido. Kentucky sigue invicta, pero por primera vez en trece encuentros no ganó por 10 o más puntos de ventaja.

Primera derrota para Arizona

Arizona no pudo celebrar la navidad invicta por culpa de la Universidad de Nevada Las Vegas (71-67). UNLV llevó el partido al terreno físico y superó a sus rivales en el rebote, 46 a 33. De sus 14 rebotes ofensivos nacieron 19 puntos. Los Wildcats llegaron a tener 8 puntos de ventaja en la primera mitad y dos triples consecutivos de Gabe York para romper el encuentro. La respuesta de los Rebels, también en forma de canastas de 3 puntos, llegó de la mano de Rashard Vaughn (21 puntos, 5 rebotes) y Patrick McCaw (13 puntos, 7 rebotes).

Christian Wood (24 puntos, 16 en la segunda mitad, y 10 rebotes) anotó los 8 primeros puntos del equipo local en la segunda parte. Tras un pequeño respiro, volvió a la carga con otros 6 puntos consecutivos para empatar el encuentro a 62 a falta de 5:24 para el final. Y mientras en estos minutos Arizona sólo anotaba uno de sus 10 lanzamientos de campo, Rashad Vaughn sumaba 5 puntos a su estadística personal. Stanley Johnson (13 puntos, 13 rebotes, 7 balones perdidos) se jugó las últimas opciones de los visitantes, que estaban dos abajo, pero perdió la pelota a 2 segundos del final. Y empezó la fiesta en la pista.

Wisconsin, sexta del ranking, derrotó a uno de los equipos que ha protagonizado un buen principio de temporada, California (56-68). Después del parón por exámenes de nueve días, Nigel Hayes lideró a los Badgers con 17 puntos y 13 rebotes. El ala pívot estuvo bien secundado por Frank Kaminsky (14 puntos, 8 rebotes) y Sam Dekker (14 puntos, 6 rebotes). Entre los tres construyeron una ventaja máxima para su equipo de 17 puntos en los primeros 5 minutos de la segunda mitad que dejó el enfrentamiento resuelto. Los Golden Bears vieron truncada de esta forma su racha de 7 victorias consecutivas después de su única derrota previa ante Texas. Los californianos volvieron a caer, esta vez de forma inesperada, ante Cal State Bakersfield (52-55).

Buffalo le plantó más cara a los Badgers (68-56). Tras una mala primera mitad para los jugadores de Bo Ryan, Wisconsin llegó al descanso 1 punto abajo. Las penetraciones de sus rivales les estaban matando y sólo Frank Kaminsky (25 puntos, 11 rebotes, 6 tapones) veía canasta con regularidad. En la segunda mitad el panorama cambió por completo. El pívot cerró su aro poniendo todos sus tapones en este período y colaboró activamente en ataque con Nigel Hayes para sumar el parcial de 14 a 0 que les dio la victoria (entre los dos anotaron 12 puntos de estos 14 puntos).

Gonzaga, octavo mejor equipo universitario de los USA para los votantes de AP, estrenó su calendario en la liga regular de la West Coast derrotando un rival peligroso, Brigham Young (80-87).  Kyle Wiltjer (24 puntos, 5 rebotes) anotó los 6 primeros puntos de un parcial de 0 a 12 que puso a los Bulldogs por delante. El equipo que dirige Mark Few no pudo conservar una ventaja máxima de 16 puntos y se llegó al descanso con empate a 43. Kyle Collinsworth (sumó su segundo triple doble de la temporada con 13 puntos, 10 rebotes y 10 asistencias) puso a BYU 6 puntos arriba en el minuto 4 de la segunda parte. Y entonces Gonzaga rompió el partido a base de triples, 4 de ellos a cargo de Kevin Pangos (21 puntos, 7 asistencias).

Texas y Kansas, dos derrotas más en el Top 10 de la semana

Stanford hizó hincar la rodilla en la prórroga a la número 9 del ranking Texas (71-74). Chasson Randle (22 puntos) y Anthony Brown (25 puntos, 4 de 4 en triples, es el protagonista del vídeo que ilustra este partido) fueron una pesadilla para los Longhorns. El primero, con dos canastas de 3 puntos, ayudó a su equipo a atenuar el primer arreón tejano, y el segundo, con 4 triples prácticamente consecutivos, mantuvo la igualdad al descanso. En el inicio de la segunda parte Brown mantuvo a los Cardinals a tiro de piedra de su rival.

Randle calentó su muñeca en el ecuador de la segunda mitad, dando la iniciativa en el marcador a Stanford. Javan Felix (19 puntos) tuvo que rescatar a una Texas que estaba contra las cuerdas hasta que Jonathan Holmes (14 puntos), que perdió un diente en el duelo sin que ello le hiciera retirarse, forzó la prórroga. En el tiempo añadido, una canasta de Randle a 10 segundos del final dejó a Texas en la tesitura de buscar el triple para empatar. Ni Felix ni Demarcus Holland acertaron.

La pista de los Sixers vio al fin la victoria de un equipo local, aunque no fuera de la NBA (la franquicia de Filadelfia aún no se ha estrenado en su propio pabellón tras 14 partidos en casa). Temple, de la mano del acierto de su tripleta exterior (Will Cumming 19 puntos, Quenton DeCosey 18 y Jesse Morgan 17), derrotó por 25 puntos a la décima del país Kansas (77-52). Su acierto en el tiro (58,3% global con un espectacular 69,2% durante la segunda parte) dio a los Owls el liderazgo en el marcador desde la primera canasta hasta la última.

Un regalo envenenado para Wichita State

La número 11 del Top 25 Wichita State fue una de las 8 agraciadas con un viaje a Hawaii para participar en el  torneo Diamond Head Classic. En cuartos de final derrotó sin el menor problema a Loyola Marimount (80-53), aunque Ron Baker tuviera que tragarse el orgullo de ver como Evan Payne le hacía protagonista de un póster con un tremendo mate.

En otros duelos de cuartos Colorado se deshizo de DePaul (82-68) con 27 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias de Askia Booker, y George Washington de Ohio (77-49) con 19 puntos y 15 rebotes de Kevin Larsen. Por segunda vez en los 6 años de historia de este torneo navideño, la anfitriona Hawaii pasó a semifinales. Lo consiguió tras sorprender a una Nebraska lejos del nivel que la convirtió en uno de los equipos revelación de la temporada pasada (66-58).  De este partido nos quedamos con el alley-oop local que inicia Quincy Smith y culmina Aaron Valdes.

Hawaii estuvo a punto de repetir sorpresa en semifinales. En la prórroga, se quedó muy cerca de eliminar a Wichita State (79-80). Un punto abajo en el marcador, el entrenador de los Shockers Gregg Marshall ordenó a sus jugadores que repitieran la misma jugada que intentaron en su otra prórroga de la temporada ante Utah. En aquella ocasión les salió mal. En ésta el tiro de Fred VanVleet (13 puntos, 4 rebotes, 5 asistencias, 3 robos) tampoco entró pero Rashard Kelly (12 puntos, 6 rebotes) lo arregló anotando tras capturar el rebote en ataque.

Los únicos 4 partidos de la máxima categoría universitaria que se disputaron el dia de Navidad correspondieron a este torneo. Era la pega del viaje al paraíso del surf. En la final, George Mason superó a Wichita State (54-60) gracias a su zona 1-3-1. Tres triples consecutivos de Ria’n Holland dieron a los Shockers una ventaja de 8 puntos. Los encargados de darle la vuelta a la tortilla para los Colonials fueron el japonés Yuta Watanabe desde la línea de 3 puntos (10 puntos, 4 rebotes) y Kethan Savage en la recuperación de balones (12 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias, 3 pelotas robadas).

Washington también pierde su imbatibilidad

Robert Upshaw, de Washington (13 del ranking), lidera la tabla de taponadores (4,6 por partido) seguido por Chris Obekpa (3,7). El líder de la especialidad colocó 6 (además de 11 puntos y 10 rebotes) la noche que su equipo ganó a Tulane (66-57). El de Saint John’s, diecisieteavo equipo del ranking de AP, no quería ceder más distancia y puso los mismos (que completó con 16 puntos y 8 rebotes) en el triunfo ante Long Beach State (66-49). El siguiente rival de Saint John’s fue casualmente Tulane (82-57), y Obepkpa añadió 4 tapones más a su lista.

Upshaw mantuvo el pulso con Obekpa poniendo 4 tapones ante Stony Brook (además de sumar 10 puntos y 11 rebotes), insuficientes para evitar la primera derrota de la temporada de su equipo (57-62). Los Huskies ganaban de 16 a poco más de 13 minutos para el final tras una racha de 6 puntos consecutivos de Nigel  Williams-Goss (10 puntos). Pero en los últimos 7 minutos encajaron un parcial de 4 a 17 iniciado con 3 triples de Kameron Mitchell (12 puntos, 4 de 5 en canastas de 3 puntos). Jamel Warney (15 puntos, 8 rebotes, 6 asistencias, 3 tapones), líder en rebotes de la DI con 12,8 capturas por partido, puso por delante en el marcador a los Seawolves por primera vez en el encuentro cuando faltaban 34 segundos de juego ante la incapacidad de sus rivales para revertir su destino. Notre Dame, 16 de la lista, batió un récord propio venciendo a Northern Illinois (91-66). Por primera vez en su historia, los Irish han anotado al menos 70 puntos en sus primeros 13 partidos.

Oklahoma, el equipo 19 de la lista de los votantes de AP, batió un récord de la Division I en su triunfo ante Webber State (85-51). Los Sooners dominaban 10 a 4 después de 7 minutos de juego. Jordan Woodard (15 puntos, 4 rebotes, 3 asistencias, 3 recuperaciones) abrió y cerró un parcial de 39 a 0, el mayor número de puntos consecutivos encajados por un equipo de la máxima categoría universitaria, para poner un clarísimo 49 a 4 en el marcador a 2:26 para el descanso. La temporada pasada Southern anotó 44 de una tacada pero fue ante Champion Baptist, un equipo independiente de las filas de la Asociación de Universidades Cristianas.

Precisamente Southern fue el rival que intentó amargarle a Baylor su debut como equipo del ranking (22) de esta temporada. Los Bears anotaron su última canasta a falta de poco más de 6 minutos para el final del partido. Su rival, 8 abajo en el marcador, se dedicó a hacerle faltas para parar su juego coincidiendo con el frenesí ofensivo del visitante Adrian Rogers (17 de sus 26 puntos en los 9 últimos minutos). La sangre fría de los jugadores del entrenador Scott Drew, anotando 11 de sus 12 tiros libres, concedió la victoria a los ranqueados (70-66). El debut como equipo del Top25 de TCU fue mucho más plácido, en una de las palizas de la semana a una conocida de los lectores, Grambling State (80-39). Esta vez los Tigers no hicieron internacional a ningún hijo de un exjugador NBA.

Colorado State, penúltima del Top 25, sufrió en su visita a New Mexico State para mantener su imbatibilidad tras trece partidos (57-58). J.J. Avila anotó 5 de sus 19 puntos y capturó 4 de sus 9 rebotes en los 5 minutos de más, que tuvieron un final muy emocionante. El mismo Avila anotó el 57 a 58 a falta de 31 segundos. Ian Baker (12 puntos, 8 rebotes, 4 asistencias) falló un tiro para los locales, que capturaron el rebote en ataque. Pascal Siakam (13 puntos, 13 rebotes, 4 tapones) erró de nuevo para los Aggies a falta de 5 segundos, pero fue objeto de falta al capturar él mismo el rebote ofensivo. Siakam no acertó en ninguno de sus dos tiros libres y Avila recibió una falta tras hacerse con el rebote defensivo. El jugador de los Rams también falló sus dos lanzamientos de personal a 3 segundos del final.

El susto de la semana

El alero de San Diego State Dwayne Polee protagonizó la imagen más dramática de la semana pasada, cuando se desplomó en la pista durante la primera mitad del partido que los Aztecs vencieron a UC Riverside (61-33). El jugador, que abandonó la pista plenamente consciente, fue trasladado al hospital donde se le hicieron las pruebas médicas pertinentes para averiguar que originó su colapso y evitar complicaciones posteriores. Su entrenador Steve Fisher desveló que Polee ya había vivido un episodio similar durante un entrenamiento de la temporada pasada, un detalle que no había trascendido hasta ahora.

Indiana y Georgetown, dos históricos del baloncesto NCAA con muchas ganas de conquistar un puesto en el ranking este curso, se enfrentaron en el Madison Square Garden de Nueva York. Indiana ganaba de 10 en el minuto 6 de la segunda mitad hasta que el mastodóntico pívot Joshua Smith (14 puntos, 6 rebotes, 3 asistencias), quien se había cargado de faltas en el primer período, volvió a la pista. Los Hoosiers evitaron el KO en primera instancia gracias a Troy Williams (23 puntos, 8 rebotes, 4 asistencias) y Yogi Ferrell (27 puntos). En la prórroga, los Hoyas les noquearon (87-91) de la mano de un D’Vauntes Smith Rivera muy certero (9 de sus 29 puntos en la prolongación, 4 asistencias, 4 recuperaciones, 5 de 7 en canastas de 3 puntos).

UCLA abrió su duelo ante Alabama con un mate de Norman Powell. Y entonces se colapsó en ataque. De sus 19 lanzamientos posteriores a canasta únicamente anotó 1. Si en su cita previa ante Kentucky se había quedado en 7 puntos al descanso, en esta ocasión no fue mucho más allá: 17.  Ricky Tarrant (24 puntos) anotó en esta primera parte para la Crimson Tide más puntos que todo el equipo rival, 18. En la segunda mitad 8 puntos consecutivos de Isaac Hamilton (sumó 13 de sus 15 puntos tras el descanso) apretaron el marcador. Un triple suyo ponía el empate a 48 faltando 2 minutos para el final. En ese tiempo UCLA anotó sólo 1 de sus 5 tiros (obra precisamente de Hamilton), mientras que Alabama aseguraba su victoria desde la línea de tiros libres (56-50).

Una de las imágenes clásicas del baloncesto universitario es el concurso de tiro durante alguna interrupción del juego. Se elige a un espectador de entre el público y se le da la opción de ganar un premio si anota una bandeja, un tiro libre, un triple y un tiro desde medio campo. Un estudiante de Michigan lo consiguió el lunes por la noche, pero se quedó sin su premio de 10.000 dólares. El último lanzamiento se produjo medio segundo más tarde de que expirase el tiempo concedido para superar la prueba.

versión íntegra del artículo publicado en http://www.encancha.com, diciembre 2014

Anthony Bennett, una temporada para olvidar

14 Mar

Sobre un número 1 del draft recaen unas expectativas difíciles de cumplir. Una presión que no todos los elegidos soportan. Y cuando el juego y las cifras no acompañan, empieza a sonar la palabra maldita: fiasco. Es lo que le ha pasado a Anthony Bennett esta temporada.

Los Cavaliers han anunciado que Anthony Bennett, número 1 del último draft, estará al menos 3 semanas de baja a causa de una lesión de rodilla. Dado lo avanzado de la temporada en que nos hallamos, lo más probable es que si el equipo de Cleveland no se clasifica  para los play offs no fuercen el retorno de su promesa para preservar  su carrera.

A lo largo del presente curso ha surgido el debate acerca de si Bennett es el peor número 1 del draft de la historia. Por los números de su primera temporada en la NBA lo parece, con una media de 4,1 puntos y 2,9 rebotes en 13 minutos en pista y sin el impacto real en el juego de su equipo que se espera de una elección tan alta.

El canadiense ostenta la marca de ser la primera elección de un draft que más ha tardado en llegar a los 10 puntos en un partido. No lo consiguió hasta el 28 de enero ante los Pelicans (15), cuando ya había disputado 33 enfrentamientos (3 veces más que cualquier otro número 1). Lo más frecuente es conseguirlo la misma noche del debut como profesional.

Bennett sólo ha anotado en dobles figuras en 6 de sus 51 partidos (2 de forma consecutiva). No sumó su primer doble doble (en puntos y rebotes) hasta el 11 de febrero ante los Kings (19 puntos, 10 rebotes).  Una semana más tarde repetía el logro, por última vez, ante los Sixers  (10 puntos y 11 rebotes). En sus 7 primeros partidos en la NBA, su acierto en los lanzamientos de campo fue bajísimo (1 de 21 global).

 

Pero detrás de los fríos números hay siempre unos motivos. Antes de linchar a nadie, hay que escuchar sus argumentos. La estrella de la Universidad de Nevada Las Vegas (UNLV) se lesionó el hombro izquierdo en el tramo final de su única temporada NCAA. Una vez finalizada, pasó por el quirófano. Cuando se presentó a la pretemporada con los Cavaliers, había engordado 10 kilos (su peso habitual, sobre 2,03 de altura, son 108 kilos). Y por si fuera poco, le detectaron asma, alergia a los cambios de estación y apnea del sueño.

La otra justificación a su bajo rendimiento viene dada por la posición que ocupa. El natural de Ontario no es ni un alero ni un ala-pívot. Demasiado bajito para dominar en la pintura a los interiores, y demasiado lento para desbordar por velocidad a los aleros. Si dar el salto a profesionales ya es complicado para cualquiera, para los jugadores sin una posición bien definida la adaptación es mucho más difícil. O el equipo se amolda a su juego (lo que no ha pasado) o deben superar un proceso  más o menos largo de reubicación en la pista.

Tampoco han ayudado lo más mínimo las comparaciones que empezaron a establecerse desde el primer día con  Larry Johnson, “la abuelita”. El rocoso alero, número 1 del draft de 1991, también provenía de UNLV y, como Bennett, era un jugador entre dos mundos. Johnson supo explotar a la perfección su fuerza ante los aleros y su movilidad y tiro exterior ante los interiores. Los paralelismos entre los puntos de partida de ambos jugadores eran demasiado evidentes como para que no se tomase a uno como referencia del otro.

 

No he visto jugar a todos los números 1 de la historia. La lista de los que recuerdo haber visto vestidos de corto llega sin interrupciones hasta Mychal Thompson, elegido el 1978, y más allá podría incluir a Bill Walton (1974) y Kareem Abdul Jabbar (1969). Así que fijaré el límite en el mítico pívot de los Lakers  (y los Bucks) para esta comparativa con el último rey del draft.

De los 45 jugadores comprendidos entre Bennett y el gran Kareem , quince ganaron el premio al mejor rookie en su debut. A más de una veintena los podría calificar como estrellas sin que demasiados de mis lectores discrepasen de mi criterio. Muchos de ellos superaron los 20 puntos de media ya en su primera temporada profesional. Sólo 8 además del canadiense no llegaron a una media de 10 puntos por partido en su primer año NBA.

De entre estos ocho,  algunos pueden aducir en su descargo las lesiones que marcan (o marcaron) su trayectoria profesional. Casos como los de Greg Oden (draft de 2007, Blazers) y Pervis Ellison (draft de 1989, Kings).  Bennet podría acogerse en parte a esta excepción. Oden, además, con la peculiaridad que estaba llamado a ser un especialista defensivo, el “Bill Rusell” del siglo XXI. Los otros seis “rookies malditos” son Andrew Bogut (2005, Bucks), Kwame Brown (2001, Wizards), Michael Olowakandi (1998, Clippers), Kent Benson (1977, Bucks), Doug Collins (1973, 76ers) y Larue Martin (1972, Blazers).

 

El australiano Andrew Bogut ha subido sus promedios en sus siguientes campañas como profesional, consolidándose como un pívot polivalente y un buen jugador de equipo, aunque propenso a lesionarse. No ha llegado al status de estrella, pero es una pieza muy importante en los Warriors. Nadie puede discutir su gran clase técnica y su capacidad de aportar en múltiples facetas del juego.

El número 1 de Kwame Brown no tiene justificación, se mire como se mire. Michael Jordan, entonces ejecutivo de los Washington Wizards, se encaprichó de este jugador de high school, y lo eligió por delante de Tyson Chandler, Pau Gasol, Eddy Curry, Joe Johnson, Zach Randolph o Tony Parker. En sus 13 temporadas en la NBA y tras pasar por 7 equipos (Wizards, Lakers, Grizzlies, Pistons, Bobcats, Warriors y 76ers) ha ganado casi 64 millones de dólares sin demostrar nada sobre el parquet. Michael Jordan cometió un error de cálculo. Lo de los otros 6 directivos restantes que le firmaron un contrato casi podría considerarse delito.

Michael Olowakandi nunca llegó a demostrar que los Clippers no se equivocaron al elegirlo por delante de Mike Bibby, Antawn Jamison, Vince Carter, Dirk Nowitzki o Paul Pierce. En su primera temporada sólo pudo jugar 45 partidos. Cuatro años más tarde, cuando parecía que despegaba con unos promedios decentes (sin más) para un número 1, aparecieron de nuevo las lesiones. Su juego volvió a caer para no subir nunca más. En España fue más famoso por su romance con la presentadora de televisión Paula Vázquez que por su juego.

Kent Benson, un pivot de 2,08, consiguió maquillar sus estadísticas durante los años centrales de su carrera en los Pistons. No lo suficiente como para alcanzar el nivel de Bogut, pero si lo justo para ir consiguiendo nuevos contratos. Se benefició de ser el pívot de los Hoosiers de Indiana de Bobby Knight, que ganaron el título nacional de la NCAA de 1976 (fue elegido mejor jugador del torneo) sin perder ningún partido durante toda la temporada.

Doug Collins no pasó de los 10 puntos de promedio en su primera temporada por culpa de una lesión (sólo jugó 25 partidos). En los 7 años posteriores se reveló como un escolta de gran eficacia anotadora, rondando una media de 20 puntos por partido en muchas de ellas. Una grave lesión de rodilla, que le hizo la vida imposible durante sus dos últimas temporadas en activo, le obligó a una retirada prematura, pasando a ser entrenador jefe de su equipo de siempre, los 76ers. Como universitario formó parte de la selección olímpica norteamericana que perdió la final ante la URSS de los Juegos de Munic en 1972.

 

Según los analistas del momento, LaRue Martin podría haber saltado directamente a profesional desde el instituto por sus grandes cualidades físicas y técnicas. El pivot de 2,11 prefirió pasar tres temporadas en la Universidad de Loyola. En su último año en la NCAA promedió 18,7 puntos y 17,6 rebotes, y fue capaz de parar a Bill Walton en un partido. En el draft precedió a Bob McAdoo (2) y Julius Erving (12). Pero en la NBA su rendimiento bajó totalmente. Jugó 4 temporadas con una media global de 5,3 puntos y 4,6 rebotes por partido. En 1976, con 25 años, colgó las botas. Por cierto, superó la barrera de los 10 puntos en su cuarta actuación.

Ha habido otros números 1 que no han estado a la altura de lo que se esperaba de ellos, aunque su nivel no ha rayado los mínimos de los jugadores antes citados. Como el italiano Andrea Bargnani (2006), que si bien firma una buena estadística individual, ha carecido hasta ahora del carácter necesario para liderar un proyecto ganador. O Joe Smith (1995), que tras unos buenos inicios, se fue diluyendo para acabar su periplo NBA sin pena ni gloria. El base John Lucas (1976)  tuvo altibajos en su anotación, pero lo compensó con buenas cifras en asistencias. Cuando se retiró, ya con 36 años, reconoció su adicción a la cocaína y el alcohol. En la actualidad dirige un programa de rehabilitación.

Aún es pronto para evaluar si Anthony Bennett será el peor número 1 del draft. Por suerte para el jugador, aún le queda una larga carrera por delante para enmendar este flojo primer año como profesional. Si se esfuerza, le acompaña la suerte y encuentra un entrenador (en Cleveland o cualquier otro equipo) que confíe en él, cuando dentro de unos años volvamos a hacer esta comparativa su nombre no seguirá asociado a “figuras” como Kwame Brown o LaRue Martin, en mi opinión los más grandes fiascos de mi historia del draft.

 

Publicado en http://www.encancha.com, marzo 2014

ProBasketballTalk | NBC Sports

NBA news, video, analysis and more

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: