Tag Archives: IOWA STATE

NCAA: Ya está aquí el March Madness

13 Mar
Frank Mason, el líder de Kansas

Frank Mason, el líder de Kansas

Tras las ligas regulares, esta última semana se ha celebrado La Semana de los Campeones, en la que las 32 conferencias de la Division I han efectuado sus torneos para decidir que equipo las representa en el March Madness que está a punto de comenzar. El resto de equipos participantes en el gran campeonato nacional de los Estados Unidos los decidió el domingo 12 de marzo un comité de selección de la NCAA.

Para algunas universidades, los torneos han supuesto un mero trámite, sabiéndose invitadas gracias a una buena temporada. Otras, que estaban en el filo (o la burbuja, como se dice en argot NCAA), necesitaban completar una buena competición para conseguir una entrada al gran baile, o para alguno de los torneos menores de final de temporada. Y para algunas, tras una mala liga regular, era un todo o nada: ganar el torneo y seguir jugando, o no conseguir el título y además cerrar el curso.

A continuación os explico el desenlace de las ligas regulares de más nivel, y sus respectivos torneos. Para el final del artículo hablaremos de los equipos que participan en el March Madness y veremos como ha quedado el cuadro del gran torneo norteamericano.

Atlantic Coast

North Carolina supo sobreponerse a la férrea defensa de una de sus perseguidoras, Louisville (74-63), para sumar una victoria trascendental el 23 de febrero en su objetivo de ganar la liga regular. Durante la primera mitad los Tar Heels fueron muchos minutos por detrás en el marcador. En la segunda parte los de Roy Williams decantaron el partido a su favor cuando al fin encontraron la forma de dar balones interiores a sus pívots, especialmente a Kennedy Meeks (14 puntos, 10 rebotes). North Carolina se aseguró acabar primera, aunque fuera empatada con otro equipo, tras su victoria frente a Pittsburgh (67-85).

Además de distanciar a uno de sus más inmediatos perseguidores, North Carolina se vio favorecida el mismo día por la derrota de otro, Duke, en su visita a Syracuse (78-75). Con esta derrota los de Mike Krzyzewski veían truncada una racha de 7 victorias consecutivas para delirio de los más de 30.000 espectadores que asistieron en directo al duelo. Los Blue Devils dominaron la primera parte con un Jayson Tatum (19 puntos, 13 rebotes, 6 asistencias) muy activo. Tras el descanso, Tyus Battle (18 puntos) entró en ignición, con 8 puntos seguidos para los Orange para empatar a 47. El partido entró en el terreno del infarto hasta el final, cuando John Gillon (26 puntos, 6 asistencias) consiguió el triple definitivo para Syracuse.

Los Tar Heels no cerraron el título en solitario a la primera oportunidad, el 28 de febrero, por culpa de una derrota frente a Virginia (53-43) en la anotación más baja del equipo en las 14 temporadas a las órdenes de Roy Williams. La defensa de los Cavaliers funcionó a la perfección y dejó a los visitantes en un 25% en los triples. En un partido de baja anotación, los 17 puntos de Kyle Guy (5 de 7 en triples, además de 6 rebotes y 4 asistencias) bastaron para llevar a los Cavaliers al triunfo.

Louisville cedió el 2 de marzo ante Wake Forest (88-81), dándole a North Carolina el título en solitario de la liga regular. El equipo de Pittino comenzó el duelo acertado en ataque, anotando 12 de sus primeros 20 lanzamientos. Pero tras ponerse 14 arriba, su efectividad bajó, así como su capacidad para frenar a sus rivales. Especialmente al pívot John Collins, quien les endosó 25 puntos además de capturar 11 rebotes (5 ofensivos).

Louisville reaccionó cuando más lo necesitaba, en su último partido de liga frente a una Notre Dame (71-64) que aspiraba a desplazarla de los primeros lugares de la clasificación. Los locales dominaron claramente el rebote (44-27) con un papel destacado de Mangok Mathiang, pero no consiguieron quitarse de encima a los Fightin Irish liderados opr V.J. Beachem (17 puntos, 8 rebotes, 2 tapones) y Bonzie Coolson (20 puntos, 5 rebotes). Quentin Snider (17 puntos, 6 asistencias) anotó 4 triples en la segunda parte, pero allí seguía Notre Dame, 2 abajo a 50 segundos del final. Trece segundos más tarde, Deng Adel firmó el triple clave.

El 1 de marzo, antes de verse las caras con North Carolina, Duke se rehizo de una derrota en su visita a Miami (55-50) superando en casa a Florida State (75-70). Los Seminoles venían de romper una mala racha de dos partidos perdidos con dos triunfos frente a las débiles Boston College y Clemson. Frank Jackson (22 puntos), el novato menos reconocido de Duke de este curso y el único base puro de la plantilla, rompió a los visitantes con su acierto. Tras una buena racha del director de juego (13 puntos en 3 minutos y medio), los Blue Devils se pusieron 19 puntos arriba en la segunda parte.

North Carolina y Duke protagonizaron un espectacular intercambio de golpes el 4 de marzo (90-83). Empezó castigando Amile Jefferson (12 puntos, 6 rebotes) a Kennedy Meeks, pero fue un espejismo y pronto los pívots de North Carolina impusieron su ley, liderados por un Isaiah Hicks (21 puntos, 9 rebotes) que se cebó en la defensa de Jayson Tatum (13 puntos, 5 rebotes), un alero jugando de cuatro. Joel Berry  (28 puntos) se apuntó unos primeros 20 minutos espectaculares anotando 19 puntos y convirtiendo los 5 triples que lanzó, para compensar la noche de desacierto de Justin Jackson (15 puntos, pero 6 de 17 en el lanzamiento). Luke Kennard (28 puntos, 5 rebotes) le dio la réplica en Duke, manteniendo la igualdad al descanso. A 5 minutos del final los Tar Heels parecían en disposición de romper el partido desde el trampolín de sus 6 puntos de ventaja, pero Kennard sostuvo a los Blue Devils hasta que apareció Grayson Allen (14 puntos) para cerrar distancias con un triple. Berry, desaparecido tras el descanso, se reactivó con 7 puntos consecutivos para dar el estirón definitivo mientras Duke fallaba 4 tiros libres de 6 intentos (Allen, 1 de 4 en esta mala racha).

North Carolina cerró la liga regular de la Atlantic Coast con 14 victorias y 4 derrotas, con dos triunfos de margen respecto a Florida State (que mantuvo su posición superando a la complicada Miami el último día), Louisville y Notre Dame, todas ellas con un balance de 12-6. Por detrás de ellas finalizaron Duke y Virginia, ambas con 11 triunfos y 7 derrotas.

En el torneo de conferencia, Syracuse cayó a las primeras de cambio ante una Miami que luego no pudo plantar cara a North Carolina. El rival de los Tar Heels en la semifinal fue una Duke que venía de remontar ante Louisville una desventaja de 12 puntos a 13 minutos del final, gracias a los puntos de Jayson Tatum (25 puntos, 6 rebotes), Grayson Allen (18 puntos) y 3 triples claves de Luke Kennard (24 puntos, 10 rebotes). North Carolina impuso de salida su dominio en la pintura de Kennedy Meeks (19 puntos, 12 rebotes) y Isaiah Hicks (19 puntos, 7 rebotes) sobre Tatum (24 puntos, 7 rebotes), llegando a tener 13 puntos de ventaja a 14 minutos del final. Pero Duke supo esperar su momento, y éste llegó cuando el base Joel Berrry se fue al banquillo con 4 faltas. Luke Kennard (20 puntos) y Grayson Allen (18 puntos, 5 de 6 en triples) empezaron a anotar hasta conseguir un parcial de 4 a 20 para su equipo, que una vez se puso por delante ya no paró hasta el triunfo final (83-93).

En la otra semifinal Notre Dame, que venia de eliminar a Virginia en cuartos, superó a Florida State (73-77). En la primera parte los Fightin Irish anotaron 8 de sus 15 triples. Su rival, 0 de 7. Al descanso los de Mike Brey, formado como entrenador en Duke a las ordenes de “Coach” K, ganaban 26 a 42. En la segunda parte apareció desde el banquillo Braian Angola-Rodas (17 puntos), para anotar 14 de los 15 puntos de los Seminoles en un lapso de 5 minutos. La resucitada Florida State se animó hasta acercarse a sólo 5 puntos en el último minuto, pero los tiros libres de Bonzie Colson (18 puntos, 6 rebotes) y Rex Pflueger evitaron la remontada.

En su cuarto partido en 4 dias, Duke venció en la final a Notre Dame (69-75) en el duelo entre dos equipos de “small ball”. Amile Jefferson (14 puntos, 5 rebotes)  empezó aprovechando su mayor altura ante Bonzie Coolson (29 puntos, 9 rebotes, 3 recuperaciones). Coolson no tiene centímetros (1,95), pero si muchas otras cualidades. Un arreón del falso pivot permitió a los Fightin Irish cerrar la primera parte con sus opciones intactas (34-38) a pesar de su desacierto en los triples. Tras el descanso, una nueva racha de Coolson, secundado por VJ Beachem (15 puntos), dio a Notre Dame 8 puntos de margen. Jefferson apareció al rescate. Con el partido igualado, el atlético JaysonTatum (19 puntos, 8 rebotes) sentenció con tres jugadas. Tras poner un tapón a Steve Vasturia, atravesó la pista botando para anotar un bandeja a 1 minuto y medio del final.  Luego penetró para dar la asistencia del triple librado de Matt Jones. Y finalmente, con un mate y tiro libre adicional dio a Duke 5 puntos de ventaja con 25 segundos por jugarse.

Big East

Villanova, que ha tenido la baja en este tramo de la temporada de Darryl Reynolds (su único hombre alto fiable) por un problema en las costillas, podía haber certificado su título de liga regular el 22 de febrero, pero la visitante Butler no estaba para fiestas (66-74). Era la primera vez que los séniors Josh Hart, Kris Jenkins y Reynolds perdían un partido en casa en sus 4 años de carrera NCAA. Villanova parecía tener el triunfo encarrilado cuando ganaba de 7 a 10 minutos y 30 segundos del final. Los Bulldogs fueron entonces capaces de endosarles un parcial de 0-18 con 9 puntos de su mejor anotador Kelan Martin (22 puntos, 8 rebotes). De las tres derrotas sufridas hasta ahora en este curso por los de Jay Wright, dos han sido frente a este rival.

El título para Villanova llegó en su siguiente partido, también en casa, frente a Creighton (79-63). Marcus Foster (25 puntos, 6 de 9 en triples, 5 rebotes y 8 asistencias) y Khyri Thomas (17 puntos, 5 asistencias) habían evitado que los Wildcats se escaparan en el marcador en la primera parte. Pero a 11 minutos del final, cuando Kris Jenkins (15 puntos, 4 rebotes, 3 asistencias, 4 recuperaciones) conectó su primer triple tras haber fallado sus 5 intentos previos, Villanova puso en marcha el turbo y ya no hubo manera de frenarla.

Villanova, que recuperó a Reynolds en el último partido de liga regular frente a Georgetown, cerró esta parte de la temporada con 15 victorias y 3 derrotas, por delante de Butler (12-6), y 4 equipos con un balance idéntico de 10 triunfos en 18 partidos: Creighton, Seton Hall, Providence y Marquette.

La primera de esta liga regular se plantó en la final del torneo gracias a la canasta con tiro libre adicional tras rebote ofensivo a 9 segundos del final de Josh Hart (19 puntos, 10 rebotes) que les permitió derrotar a Seton Hall en la semifinal (55-53). Los Pirates, que habían dominado durante la primera mitad liderados por Desi Rodríguez (14 puntos, 6 rebotes), tuvieron un último lanzamiento cercano al aro de Angel Delgado para evitar la derrota, pero el pivot no supo definir ante Kris Jenkins. Villanova firmó el doblete tras ganar cómodamente a Creighton en la final (74-60). Los Wildcats tuvieron suficiente con una buena defensa y una correcta circulación de balón para conseguir buenos tiros. Una vez más, Josh Hart fue su líder con 29 puntos y 6 rebotes.

Big 10

El final de liga regular en esta conferencia ha sido de locos. El 22 de febrero la entonces tercera en liza, Maryland perdió ante la cuarta, una enrachada Minnesota que sumaba 6 victorias seguidas (75-89). El equipo de Pitino hijo, Richard, superó claramente a los Terrapins en la segunda parte gracias a la buena actuación de Dupree McBrayer (14 de sus 18 puntos en este período). La victoria tuvo un significado especial para Minnesota. Apenas un mes antes, precisamente ante Maryland, el equipo había tocado fondo encadenando cinco derrotas.

El sábado 25 de febrero Maryland volvió a caer, esta vez en casa ante Iowa (69-83). Por los Hawkeyes, Jordan Bohannon firmó el mejor partido de su carrera universitaria con 24 puntos y 8 triples convertidos de 10 intentados (a pesar de haberse lesionado un dedo en el entrenamiento del día anterior). Bien acompañado en la pintura por el freshman Tyler Cook (21 puntos y 10 rebotes), entre ambos inflingieron a los Terrapins su tercera derrota consecutiva (la primera, ante Wisconsin,os la comenté en mi artículo previo) dejándoles sin opciones de título.

La segunda aspirante, Wisconsin, cedió el 23 de febrero en su visita a la deshauciada Ohio State (83-73) que conseguía así su primera victoria frente a un equipo del Top 25 en casi un año. Los Badgers sólo mandaron en el marcador durante los 2 minutos y 19 segundos iniciales, gracias a los triples de Vitto Brown i Bronson Koenig (27 puntos). A partir de ese momento fueron incapaces de evitar que los Buckeyes se les escapasen de hasta 14 puntos.

Tras estos resultados, Purdue hubiera afianzado de forma casi definitiva su liderato con un triunfo. Pero Michigan y un alero alemán de 2,10, Moritz Wagner, se interpusieron en su camino (82-70) el 25 de febrero. Wagner anotó 22 de sus 24 puntos en la primera parte. Purdue no pudo recuperar los 15 puntos de desventaja con los que llegó al descanso (45-30). Michigan parecía el mundo al revés. Su hombre alto acabó con 4 de 8 en triples (10 de 15 global en el tiro) mientras su base, Derrick Walton (17 puntos, 5 asistencias), se convertía en el mejor reboteador del encuentro con 11 rechaces.

Wisconsin podía haber empatado con Purdue al frente de la clasificación de haber vencido a Michigan State el día siguiente, pero fueron incapaces de contrarestar la actuación de Nick Ward (84-74). El pívot freshman sólo estuvo en pista 19 minutos por problemas de personales, tiempo suficiente para anotar 22 puntos y capturar 9 rebotes. Los Badgers se anotaron un parcial de 4 a 15 que les permitió cerrar la primera parte con sólo un punto de desventaja. Mediada la segunda encajaron otro de 11 a 1 que no pudieron compensar, a pesar que Ward y el otro novato estrella, Miles Bridges (17 puntos, 7 rebotes, 4 asistencias), estaban en el banquillo cargados de faltas. En los últimos segundos el sénior Eron Harris, fuera de juego por una lesión de rodilla, entró en pista vestido de corto para cumplir el ritual de besar el escudo del centro de la pista en el último partido de su carrera en casa. Un bonito detalle del entrenador Tom Izzo.

El 28 de marzo al fin ganó Purdue. Frente a Indiana, los Boilermakers se aseguraron como mínimo un empate al frente de la clasificación (86-75). Los Hoosiers, campeones del año pasado, se avanzaron 14 a 17. Purdue respondió con un parcial de 19 a 6 alimentado por los 13 puntos de Dakota Mathias (19 puntos, 7 rebotes). En la segunda mitad, con los hombres altos de Indiana cargados de faltas, Caleb Swanigan (21 puntos, 10 rebotes) acabó de rematar a los visitantes.

La nueva derrota de la única que aún podía empatar con Purdue, Wisconsin, el 2 de marzo frente a Iowa (57-59) acabó de clarificar el panorama en este caótico final. Cuando parecía que los Badgers tenían el triunfo en la mano, ganando de 9 a 4:15 del final, llegó la remontada visitante. Wisconsin fue incapaz de sumar un solo punto en los últimos 3 minutos y 12 segundos. A 10 segundos del final Jordan Bohannon (11 puntos, 4 rebotes, 5 asistencias), cuyos hermanos mayores Zach y Jason habían jugado para su rival, anotó el triple definitivo.

En la última jornada de liga regular, el 5 de marzo, Purdue venció en su visita a Northwestern (65-69), con Caleb Swanigan (20 puntos, 14 rebotes) consiguiendo su doble doble número 25 del curso, para firmar un balance de 14 victorias y 4 derrotas en esta parte de la temporada. Wisconsin, que venía de perder 5 de sus 6 compromisos anteriores, superó a Minnesota (66-49) gracias a la actuación de Bronson Koenig tras el descanso. El base, que estuvo sentado muchos minutos en la primera parte con problemas de faltas, anotó todos sus puntos, 17, en la segunda para llevar a los suyos hasta el doceavo triunfo en liga regular. Sin embargo, un triple en el último segundo de Melo Trimble (16 puntos, 6 rebotes) para Maryland ante Michigan State (63-60) dejó a los Badgers sin el segundo lugar de la Big 10, que finalmente fue para unos Terrapins que también finalizaron con 12 victorias y 6 derrotas. Por detrás de este trio en la clasificación quedaron Minnesota (11-7), Northwestern (10-8), Michigan (10-8), Michigan State (10-8) y Iowa (10-8).

El avión que debía transportar a Michigan al torneo de esta conferencia sufrió un accidente en el momento de despegar. Aunque ninguno de sus jugadores resultó herido, los Wolverines hubieron de lamentar la perdida de su vestuario. Con la equipación de entrenamiento fueron capaces de derrotar a Illinois (75-55) y ya adecuadamente equipados, de dar la sorpresa frente al primer cabeza de serie, Purdue (70-74), en un partido tremendamente igualado que se decidió en la prórroga. Las dos canastas en juego de Michigan en el tiempo extra fueron de Zak Irvin, el mismo que había empatado a 66 al final del segundo tiempo justo antes que D.J. Wilson (26 puntos, 8 rebotes, 3 tapones) taponase el triple desesperado de Carsen Edwards (17 puntos, 4 recuperaciones). En semifinales los de John Beilein eliminaron a Minnesota.

En la otra parte del cuadro Indiana alimentó sus esperanzas con una victoria en primera ronda frente a Iowa (95-73), sólo para ceder en cuartos frente  Wisconsin (70-60). En otro duelo de cuartos, Northwestern sorprendió a Maryland (64-72). En los primeros compases de la segunda parte, los Wildcats se vieron 10 abajo, pero salieron del apuro gracias a un parcial de 2 a 20 con Scottie Lindsey (17 puntos) y Bryan McIntosh (16 puntos, 6 asistencias) asumiendo el mando. Durante ocho minutos Maryland sólo anotó 1 de sus 7 lanzamientos de campo y perdió 6 balones. En la semifinal, la defensa de Wisconsin no dio ninguna opción a Northwestern (76-48).

Bien está lo que bien acaba. Eso debió pensar Michigan, que se olvidó del susto inicial con el avión venciendo a Wisconsin en la final del torneo (56-71). Los Wolverines anotaron el 56% de sus tiros con Derrick Walton (22 puntos, 6 rebotes, 7 asistencias), DJ Wilson (17 puntos, 6 rebotes, 3 asistencias) y Zak Irvin (15 puntos, 7 rebotes, 5 asistencias) como estiletes ofensivos. Tras una primera mitad igualada, la defensa de Michigan impidió a los Badgers anotar ningún lanzamiento de campo durante 8 minutos (0 de 8), forzándoles además 4 pérdidas de pelota.

Big 12

Kansas se aseguró como mínimo acabar empatada en primer lugar la liga regular de su conferencia derrotando a Texas Cristian University (87-68). En su siguiente compromiso, el 26 de febrero en la pista de Texas, acabó el trabajo (67-77) proclamándose campeona de su liga regular por treceava temporada consecutiva (4 fueron empatadas con otro equipo) en los 14 cursos que el entrenador Bill Self lleva al frente del equipo. En su último partido en casa del curso, Oklahoma estuvo a punto de sorprender a los Jayhawks, pero Frank Mason y Devonte Graham se conjuraron para recuperar una desventaja de 10 puntos en el ecuador de la segunda parte. Mason cerró la liga regular a lo grande en la pista de Oklahoma State (85-90), con 27 puntos, 8 rebotes y 9 asistencias.

El resto de equipos, conscientes que Kansas era inalcanzable, buscaron mejorar sus opciones de cara a los playoffs. Iowa State sumó una importante victoria ante Baylor (72-69) con un triple crucial de Deonte Burton (22 puntos) a  tablero a poco más de un minuto para el final punteado por un jugador 15 centímetros más alto, Jo-Lual Acuil. Los Cyclones sumaban así 5 victorias consecutivas mientras su rival encajaba su quinta derrota en 8 partidos, a pesar de la buena actuación de su estrella Jonathan Motley (27 puntos, 11 rebotes, 4 asistencias) y de haber avasallado en el rebote (17 a 37). El sexto seguido de Iowa State llegó, también con sufrimiento final, frente a Oklahoma State (86-83).

West Virginia, por su parte, mantuvo momentáneamente el segundo lugar de la clasificación gracias al tiro libre de Daxter Miles a 4,8 segundos del final que le dio la victoria frente a Texas Christian University, o TCU (60-61), tras una más que rigurosa personal. Sin embargo la derrota en su visita a Baylor (71-62) la hizo caer dos posiciones. Tras una primera mitad igualada, el partido se decantó en la segunda por dos factores. El primero, la irrupción de Jonathan Motley con 19 de sus 23 puntos en este período. El otro, los problemas de personales de dos de los mejores hombres de los visitantes, Jevon Carter y Nathan Adrien.

Finalmente, West Virginia acabó con la buena racha de Iowa State (87-76) en el último partido de liga regular para ambos. Los Cyclones resistieron las primeras embestidas locales para llegar empatados a 33 a los 3 últimos minutos de la primera parte. Y entonces se le calentó la mano a Daxter Miles (23 puntos, 7 rebotes). Hasta el descanso anotó 8 de los 10 últimos puntos de los Mountaineers, y volviendo de los vestuarios 8 de los 10 primeros, para dejar el marcador en 53-45. La defensa de West Virginia colaboró dejando a Iowa State en un 3 de 20 en los lanzamientos en los primeros 10 minutos del segundo período.

Baylor cerró la liga regular con una victoria ante la decepcionante Texas (64-75) en una gran noche, otra más, de Jonathan Motley (17 puntos y 17 rebotes) que le daba el segundo lugar de la clasificación por detras de Kansas (16-2). Los Bears acabaron con el mismo balance que West Virgina y Iowa State, 12 triunfos y 6 derrotas.

En los playoffs de la Big 12 Kansas, primera cabeza de serie cayó de forma sorprendrente en cuartos de final ante la octava TCU (82-85). La defensa zonal de los Horned Frogs permitió a los Jayhawks, que no contaron a causa de una sanción por motivos extradeportivos con Josh Jackson, escaparse en el marcador en los primeros minutos. TCU pasó a individual y remontó para acabar ganando gracias a una mejor gestión de sus últimos ataques. La número 3 Baylor cayó en esta misma ronda frente a Kansas State (64-70). La táctica de los Wildcats de centrar sus esfuerzos defensivos en anular a Jonathan Motley y Manu Lecomte fue la clave de su triunfo, así como el 5 de 6 en tiros libres de Barry Brown en el último minuto.

Estas eliminaciones prematuras dieron alas a Iowa State y West Virginia para plantarse en la final. Los segundos se deshicieron en semifinales de Kansas State (51-50), aunque con mucho sufrimiento. Los Wildcats llegaron a tener 12 puntos de ventaja en la segunda parte, hasta que el entrenador de West Virginia, Bo Huggins, ordenó pasar a zona 1-3-1 en defensa. A 1:47 del final, un triple de Tarik Phillip (13 puntos) ponía el empate a 50 en el marcador. Un tiro libre de Esa Ahmad (15 puntos, 10 rebotes) marcó la sentencia. Los Cyclones, por su parte, no pasaron apuros frente a TCU (84-63).

En la gran final, Iowa State consiguió su tercer título de las últimas 4 temporadas (74-80). Los Cyclones no empezaron bien, lo que aprovechó West Virginia para conseguir 8 puntos de ventaja. Poco les duró la alegria. Diez puntos casi consecutivos del secundario Darrell Bowie (10 puntos, 6 rebotes en 14 minutos de juego) impulsaron a los campeones para llegar al descanso por delante, 29-35. La segunda mitad fue espectacular. Deonte Burton (16 puntos, 5 rebotes, 3 recuperaciones), desaparecido en la primera parte, apareció al principio de la segunda para ampliar la ventaja de los suyos. Los Mountaineers intentaron reaccionar con ataques fulgurantes y una presión agobiante a toda pista, y como no era suficiente, añadieron una zona 1-3-1 en estático. Iowa State se adaptó, superando la presión con pases largos para evitar que su rival les obligara a atacar en estático. Los fallos en los tiros libres de West Virginia hicieron vano el esfuerzo final de Jevon Carter (18 puntos).

Pacific 12

Allonzo Trier va cogiendo la forma poco a poco. El 24 de febrero, en su décimo partido tras volver de su suspensión de 19 por la presencia de un producto dopante en su sangre, el escolta anotó 25 puntos para Arizona frente a Southern California (90-77). En sus primeros 8 partidos su serie de acierto en los triples fue bastante floja, 10 de 33. Ante Washington sumó 4 de 5, y frente a USC conectó 4 de 6. Los Trojans llegaron a tener 9 puntos de ventaja tras un mate de De’Anthony Melton. Los visitantes aún ganaban de 5 a 2:41 del descanso cuando Kobi Simmons y Trier empezaron a meter triples (2 por cabeza) hasta firmar un parcial de 12 a 2. Arizona ya no volvió a ceder el mando en el marcador.

El 26 de febrero UCLA asaltó la pista de Arizona (72-77), un triunfo que reafirmaba a los Bruins de cara al cuadro del torneo del March Madness y que dejaba a los locales sin el liderato en solitario de la conferencia. La buena labor de Lonzo Ball (11 puntos, 5 rebotes, 8 asistencias) anotando y asistiendo dio 7 puntos de ventaja a los visitantes en la primera parte, pero el equipo de Sean Miller cerró el período con un parcial de 5 a 15 en el que destacó Parker Jackson-Cartwright (11 puntos, 6 asistencias). Tras el descanso los Bruins recuperaron el mando, y no lo hicieron sólo con su arma habitual, el triple, sino también con su ventaja en el rebote ofensivo (1 a 9 en la segunda parte). El pívot Thomas Welsh fue uno de los destacados, sumando 12 de sus 14 puntos en los últimos 20 minutos. Los esfuerzos de Allonzo Trier (28 puntos) por evitar la derrota fueron vanos.

La gran favorecida por este resultado fue una Oregon que el 23 de febrero perdia de 16 puntos al inicio de la segunda parte en la pista de California. Los Ducks empezaron a remontar  con su presión a toda pista hasta ponerse diez abajo a 4 minutos del final. 60 segundos más tarde la ventaja local era de sólo un punto con los triples consecutivos de Chris Boucher (18 puntos, 5 rebotes), Dylan Ennis y Payton Pritchard. La canasta definitiva, la del triunfo, la anotó el de siempre, Dillon Brooks (22 puntos), a 2 décimas de la conclusión del encuentro (65-68).

El entrenador de Oregon, Dana Altman, volvió a sudar de lo lindo el sábado 25 de febrero en la visita de su equipo a Stanford (73-75). Los Cardinals llegaron a perder de 12 puntos en la primera mitad para remontar y ponerse por delante (71-69) a 3 minutos del final con una canasta de Reid Travis (27 puntos, 14 rebotes). Con empate a 73, los Ducks capturaron hasta 4 rebotes ofensivos en su larga última posesión (duró 1 minuto y 24 segundos) para acabar sumando 2 puntos a 13 segundos del final con un palmeo afortunadísimo de Jordan Bell. En el último ataque local, Travis perdió la pelota.

En  la última jornada Arizona y Oregon solventaron holgadamente sus compromisos y ambos, con el mismo balance de 16 victorias y 2 derrotas, hubieron de compartir el título de campeones de la PAC 12, con un triunfo de margen respecto a la tercera, UCLA. Utah (11-7), cuarta, adelantó a Southern California (10-8) y California (10-8).

El torneo de la PAC 12 se desarrolló por los cauces lógicos hasta  la final. Oregon superó a California (73-65) en una de las semifinales a pesar de los problemas de personales de Dillon Brooks y perder por una grave lesión en la rodilla a Chris Boucher, mientras en la otra Arizona se impuso a UCLA (86-75). Los californianos fueron los primeros en golpear con el acierto de Isaac Hamilton (20 puntos), hasta que Lauri Markkanen (29 puntos, 6 rebotes) empezó a anotar. Dos triples de Parker Jackson-Cartwright (su única canasta en juego) y Allonzo Trier (20 puntos, 4 rebotes, 4 asistencias) permitieron a los Wildcats irse al descanso con 6 puntos de margen, una renta que nunca peligró en la segunda parte. La receta de triples y defensa de Arizona mostró todas sus virtudes.

En la final ante Oregon, Arizona aprovechó la baja de Boucher para buscar puntos cercanos mientras su defensa se aplicaba sobre los tiradores rivales. A los 4 minutos de la segunda parte los Wildcats ganaban de 14 tras un triple de Allonzo Trier (23 puntos,, 8 rebotes), 49-35. Tyler Dorsey (23 puntos) lideró la reacción de los Ducks con 9 puntos (6 de tiros libres) y una asistencia para Dylan Ennis (12 punts). La presión de Oregon hizo estragos en la subida de pelota de su rival. Dillon Brooks (25 puntos), desaparecido tras el descanso tras haber empezado muy bien, se dejó ver con un triple para poner a Oregon a 3 puntos a 1:37 del final. Jordan Bell (16 punts, 10 rebots) anotó el 79-77 cuando restaban 25 segundos de juego. Trier, anotando 4 tiros libres sin fallo, dio a Arizona el título (83-80).

Southeastern Conference

Kentucky consiguio el liderato en solitario de su liga con una victoria ante su rival directo, Florida (76-66), el 26 de febrero. Malik Monk protagonizó otra de sus exhibiciones, anotando 30 de sus 33 puntos en la segunda parte. El escolta de primer año jugó su partido más completo, sin limitarse a los triples (5 de 7), sino penetrando también para forzar tiros libres (10 de 11) o dar asistencias (5) a sus compañeros, asumiendo funciones de base ante la ausencia por lesión de D’Aaron Fox. Florida llevó la iniciativa en la primera parte gracias a Kevaughn Allen (24 puntos, 5 de 11 en triples) con una ventaja de hasta 12 puntos, pero el dominio de Bam Adebayo (18 puntos, 15 rebotes) bajo los tableros sostuvo a los Wildcats para llegar al descanso empatados a 28. En la segunda parte el margen de los Gators fue de hasta 8 puntos, pero ante el show de Monk, ya ejerciendo de escolta y con sus compañeros jugando para él, fueron cediendo poco a poco hasta caer derrotados.

Monk volvió a ser clave el 1 de marzo en una sufrida victoria de los suyos ante Vanderbilt (73-63). Los Commodores cosieron con sus tiros lejanos a Kentucky en la primera parte, llegando a tener una ventaja máxima de 19 puntos a 8 minutos del descanso. De nuevo los Wildcats recurrieron a Batman y Robin, en este caso BatMonk (27 puntos) y RoBam Adebayo (16 puntos, 6 rebotes). Monk anotó 20 puntos en la segunda mitad, entre ellos dos triples decisivos y 4 tiros libres en los últimos 4 minutos. Adebayo le acompañó en este segundo período con 10 puntos, los mismos que el reaparecido D’Aaron Fox (13 puntos, 4 rebotes).

El campeón de liga regular se decidió el último día de competición, el 4 de marzo, con el triunfo de Kentucky ante Texas A&M (63-71) y la derrota de Florida contra Vanderbilt (73-71). La victoria de los de John Calipari volvió a sembrar dudas sobre el juego del equipo. Tras fallar 9 de sus primeros 10 lanzamientos, los Wildcats se encontraron con un marcador muy adverso (19-4) en una mala noche, que también las tiene, de Malik Monk (6 puntos, 2 de 10 en tiros de campo). Esta vez fue el base D’Aaron Fox quien asumió la responsabilidad (19 puntos, 15 en la segunda parte). Kentucky consiguió un colchón de 8-10 puntos de margen en los minutos iniciales de la segunda mitad y lo mantuvo hasta el final, ayudado por el poco acierto de los Aggies en los tiros libres (12 de 25).

Florida, por su parte, fue capaz de mantener a raya a los triplistas de Vanberbilt (5 de 22). A 12 minutos del final, los Gators vencían de 12. Y entonces los Commodores ajustaron su defensa y en ataque, ante sus problemas en la larga distancia, concentraron sus esfuerzos anotadores en la pintura. Luke Kornet (24 puntos, 6 rebotes) se erigió en líder ofensivo hasta que Riley Lachance (13 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias) le relevó con 7 puntos seguidos para culminar la remontada. Florida volvió a avanzarse una última vez, faltando 2 minutos y 39 segundos de partido, pero Kornet, un alero triplista de 2,15, se encargó de rematar a los de Mike White. Kentucky ganó su liga regular cediendo 2 derrotas en 18 partidos, mientras que Florida perdió 4. Por detrás de ellas quedaron Arkansas y South Carolina, ambas con 12 victorias y 6 derrotas.

En cuartos del torneo de la SEC Vanderbilt volvió a sorprender a Florida (62-72). Los Gators recuperaron una desventaja de 8 puntos al final de la segunda parte, e incluso tuvieron dos lanzamientos con empate a 58 para evitar la segunda derrota ante Vanderbilt en 8 dias, pero Kasey Hill (16 puntos) no anotó en su entrada a canasta y el lanzamiento de Kevarrius Hayes tras rebote ofensivo fue taponado por Joe Toye. La prórroga se abrió con un parcial de 0 a 7 que fue definitivo. En la otra parte del cuadro, South Carolina confirmó su mal momento cediendo ante Alabama (53-64). Sindarious Thornwell anotó 16 puntos, pero con un mal porcentaje de tiro (5 de 12).

Kentucky volvió a sembrar dudas en la semifinal contra Alabama (79-74). La Crimson Tide, que llegó a tener 10 puntos de ventaja en la primera parte, les superó en rebotes (28-33), puntos en la pintura (24-46) y puntos desde el banquillo (9-22). Los Wildcats se mostraron excesivamente dependientes de Malik Monk (20 puntos), que volvió a brillar después de dos partidos con el punto de mira desviado, y D’Aaron Fox (28 puntos). Arkansas, correosa, no cedió hasta que Fox tomó el mando de las operaciones anotando 12 de los últimos 17 puntos de los campeones, 9 de ellos consecutivos. En la otra semifinal Arkansas impuso su mayor capacidad atlética frente a una Vanderbilt (76-62) que no pudo aguantar el ritmo en la segunda parte.

Ya en la final, Kentucky ganó a Arkansas (82-65) rompiendo su tónica para empezar bien el partido. Sus rivales aguantaron el tipo hasta los últimos tres minutos y medio de la primera parte, cuando encajaron los triples de Monk (17 puntos), Dominique Hawkins (14 puntos) y Mychael Murder. Cuatro puntos seguidos de Adebayo (17 puntos, 9 rebotes) al inicio de la segunda parte dejaron en el marcador un 46-30. En los minutos finales los Razorbacks enturbiaron el juego con una falta flagrante de Dusty Hannahs y la expulsión de Moses Kingsley por su dureza.

West Coast

Gonzaga se proclamó campeona de su liga regular a la primera oportunidad, el 23 de febrero, apalizando sin compasión a San Diego (38-96). Los 58 puntos de margen suponen la victoria más abultada de este curso para los Bulldogs. Los débiles Toreros fallaron sus 10 primeros lanzamientos para acabar con un flojo 24,1% de acierto (14 de 58). Tantos tiros errados dispararon la diferencia en rebotes en favor de los de Mark Few, 51 a 30. Es la dieciseisava vez que ganan su liga regular en los últimos 17 cursos.

Y cuando ya se daba por hecho que Gonzaga acabaría invicta la liga regular, el equipo sufrió tras 29 victorias su primera derrota de la temporada en el último partido de esta fase, en casa ante Brigham Young (71-79). Los locales, que abrieron el enfrentamiento con un parcial de 7 a 0, llegaron a estar 15 arriba (20-5). Los Cougars reaccionaron con los puntos en la pintura de Eric Mika (29 puntos, 11 rebotes) y 3 triples de TJ Haws (17 puntos), el hermano pequeño del Tyler que jugó en la ACB (Obradoiro) la temporada pasada. En la segunda parte los Bulldogs volvieron a escaparse de 12. Una técnica al entrenador local Mark Few y dos triples seguidos de Nick Emery ajustaron el marcador ante una Gonzaga desconcertada. BYU, que antes sólo había estado por delante en el marcador de forma fugaz, tomó la iniciativa a 1:06 del final y ya no la dejó escapar.

El balance final de Gonzaga, tras 18 enfrentamientos, ha sido de 17-1. Por detrás de los Bulldogs quedó Saint Mary’s con 16 victorias y 2 derrotas, ambas ante los campeones de la West Coast. Más alejada, en tercera posición, acabó la responsable de la mancha en el expediente de la primera, Brigham Young, con 12 partidos ganados de 18 jugados.

El campeón del torneo de la West Coast también fue Gonzaga. Para hacer su doblete, los Bulldogs derrotaron en la final a Saint Mary’s (74-56). Przemek Karnowski (15 puntos, 10 rebotes, 4 tapones) controló sin necesidad de ayudas en defensa a Jock Landale (10 puntos, 5 rebotes, 3 tapones), y sus compañeros exteriores pudieron centrarse en anular a los tiradores de los Gaels. Al descanso la renta de los Zags era de 19 puntos. En la segunda parte, aprovechando un descanso de la montaña humana rival, Landale resurgió. Evan Fitzner anotó dos triples y el marcador se ajustó, 51-46. Pero entonces el pivot de Saint Mary’s cometió su cuarta falta, quedando en desventaja ante Karnowski. Nigel Williams-Goss (22 puntos, 6 rebotes, 6 asistencias, 6 recuperaciones) recobró el nivel de la primera parte y los campeones de liga regular se escaparon definitivamente en el marcador con tres jugadas seguidas de canasta y tiro libre adicional (en una sumaron 4 puntos gracias al rebote ofensivo del lanzamiento fallado de personal).

Las 68 elegidas

Las 32 campeonas de torneo, y por tanto ganadoras de una plaza para el cuadro del March Madness, han sido Duke (Atlantic Coast), Vermont (America East), Southern Methodist (American), Rhode Island (Atlantic 10), Florida Gulf Coast (Atlantic Sun), Iowa State (Big 12), Villanova (Big East), North Dakota (Big Sky), Winthrop (Big South), Michigan (Big Ten), UC Davis (Big West), UNC Wilmington (Colonial), Middle Tennessee (Conference USA), Northern Kentucky (Horizon), Princeton (Ivy League), Iona (MAAC), Kent State (MAC), North Carolina Central (MEAC), Wichita State (Missouri Valley), Nevada (Mountain West), Mount Saint Mary’s (Northeast), Jacksonville State (Ohio Valley), Arizona (Pacific 12), Bucknell (Patriot League), Kentucky (SEC), East Tennessee (SoCon), New Orleans (Southland), South Dakota State (Summit League), Troy (Sun Belt), Texas Southern (SWAC), New Mexico State (WAC) y Gonzaga (West Coast).

El Comité de Selección de la NCAA completó la lista de 68 invitando a 8 equipos de la Atlantic Coast (Florida State, Louisville, Miami, North Carolina, Notre Dame, Virginia, Virginia Tech y Wake Forest), 6 de la Big East (Butler, Creighton, Marquete, Providente, Seton Hall, Xavier), 6 de la Big Ten (Maryland, Michigan State, Minnesota, Northwestern, Purdue, Wisconsin), 5 de la Big 12 (Baylor, Iowa State, Kansas State, Oklahoma State, West Virginia), 3 de la Atlantic 10 (Dayton, Rutgers, Virginia Commonwealth), 3 de la Pacific 12 (Oregon, Southern California, UCLA), 3 de la Southeastern Conference (Arkansas, South Carolina, Vanderbilt), 1 de la American (Cincinnati) y 1 de la West Coast (Saint Mary’s).

Los 4 cabezas del serie del cuadro final serán Villanova en el Este, Gonzaga en el Oeste, Kansas en el Medio Oeste y North Carolina en el Sur. Ocho equipos disputaran una eliminatoria previa, el 16 y 17 de marzo, para acceder a la primera ronda del cuadro final sin apenas tiempo de descansar (18-19 de marzo). Cuatro de ellos (Mountt Saint Mary, New Orleans, North Carolina Central y UC Davis) son campeones de sus torneos, y personalmente considero injusto hacerles jugar esta fase. Los otros cuatro (Kansas State, Wake Forest, Providence, Southern California) son las balas que el Comité se guarda en la recámara para tener una historia de cenicientas en el torneo. La siguiente semana (23-26 de marzo) los equipos supervivientes quedaran reducidos a 4. Las semifinales se disputaran el 1 de abril y la gran final, dos días más tarde.

 

Publicado en http://www.encancha.com, 13 marzo 2017

 

 

Anuncios

NCAA: Los favoritos no convencen en la primera fase del curso

29 Dic

Antes de entrar en materia, permitidme una disculpa. Esta temporada no dispongo del tiempo necesario para hacer el seguimiento semanal del baloncesto universitario y de la NBA tal como lo he realizado en las anteriores, y siento que os tengo algo abandonados. Si, en la vida hay prioridades, pero el saber que he hecho la elección correcta no me evita una cierta sensación de estaros fallando. Y por eso necesito disculparme, no sé si por vosotros o por mí.

Este curso de baloncesto universitario se presentaba abierto, pero este humilde cronista no intuía que tanto. En la previa de la temporada os citaba cinco favoritos principales: Kentucky, Duke, North Carolina, Maryland y Kansas. Ahora que hemos consumido la primera de las tres partes de la misma, el calendario fuera de conferencia en el que se evita en la medida de lo posible enfrentarse a demasiados rivales complicados, a alguno casi podemos descartarlo para el título nacional y el resto han mostrado fisuras, en algún caso preocupantes.

Haciendo un repaso a la evolución del ranking semanal desde que empezó la competición, vemos como North Carolina paso de ser la número 1 de la primera y de la segunda semana, aún con la baja de su mejor exterior Marcus Paige, a aparecer sólo una vez en el Top 5 en las seis siguientes. Kentucky cogió el relevo de los Tar Heels al frente de los dos listados posteriores para caer hasta la 11 posición la séptima semana y la 10 la octava. Y Michigan State, con la que nadie contaba a principio de curso, lleva 4 semanas como el primer equipo de la NCAA.

North Carolina (10 victorias, 2 derrotas) es un equipo con un buen cinco titular, lleno de jugadores experimentados (para lo que es el baloncesto universitario) y con un banquillo profundo. En teoría, lo tienen todo para ser un conjunto dominador. Y sin embargo, no me acaban de convencer. El retorno al juego de Marcus Paige (14,7 puntos y 4,3 asistencias por noche, 48,5% en triples) ya recuperado de una lesión en la mano trastocó la dinámica del equipo, provocando que algunos de sus compañeros bajasen su aportación. No fue el caso del ala pívot Brice Johnson (16,3 puntos, 9,2 rebotes de media).

Sin embargo, su problema no es ese (o en todo caso es transitorio) sino la falta de instinto asesino para cerrar los partidos. Siendo número 1 del ranking, ganaban de 16 a Northern Iowa para acabar cediendo su primera derrota de la temporada. Contra Texas, no aprovecharon sus ocasiones para escaparse en el marcador y concedieron a su rival la oportunidad de derrotarles en un final ajustado…y polémico (la falta en ataque de Connor Lammert me parece tan evidente que no entiendo como no se pitó).

Kentucky (10 victorias, 2 derrotas) presenta una configuración diametralmente opuesta a la de los Tar Heels. Bajo la batuta del entrenador John Calipari, los Wildcats son el paraíso de los “one and done”, jugadores que sólo pasan por la universidad un curso hasta que cumplen la edad mínima para dar el salto a la NBA. Al último draft se presentaron 7 jugadores de esta universidad. Seis fueron elegidos, y el séptimo consiguió un contrato tras las ligas de verano. Con este panorama, su filosofía de juego es muy básica: defensa fuerte, tratar de imponer su físico y buscar ataques rápidos con la defensa rival sin plantar para evitarse complicaciones.

El peso ofensivo del equipo lo lleva una tripleta exterior de lujo formada por el bajito base sophomore Tyler Ulis (su 1,76 es un hándicap de cara a la NBA) y los escoltas Isaiah Briscoe y Jamal Murray. Buscan constantemente el uno contra uno para anotar (41 puntos de media entre los tres), pero en estos primeros partidos se han mostrado erráticos en los triples: 50 convertidos de 147 del trío para un 31,7% global del equipo, 65 acertados de 205 tirados (maquillado gracias al 7 de 9 de Murray en la derrota contra Ohio State y al 11 de 23 en el triunfo ante Louisville de su último encuentro).

Depender tanto del talento de los novatos es muy arriesgado. Skal Labissiere era su gran apuesta, pero al pívot le faltan kilos, carácter y dureza para ser dominante en la pintura. Y Marcus Lee, el “veterano” (júnior) en la pintura, es un buen jugador pero sin la capacidad de cargarse el equipo a la espalda. El sénior Alex Poythress ayuda, pero es un 3 jugando de 4, y sin demasiada buena mano. En su primera derrota del curso, ante UCLA, Thomas Welsh y Tony Parker retrataron al juego interior. En la segunda, una Ohio State más intensa construyó una renta de 16 puntos que Kentucky no pudo remontar.

Los de Calipari estuvieron a punto de encajar una dolorosísima derrota en casa ante su gran rival, la Louisville de Rick Pitino (75-73). Esta vez fueron los Wildcats los que construyeron un margen de 16 puntos al inicio de la segunda mitad, pero la presión de los Cardinals, mucho más físicos en esta fase del juego que sus rivales, a punto estuvo de costarles un disgusto. Los visitantes tuvieron un triple para ganar, pero Damion Lee no acertó. Fue el primer partido del curso en que Labissiere no fue titular.

Kansas (10 victorias, 1 derrota) es otro conjunto del estilo de North Carolina: rotación larga, con hombres experimentados y referentes claros en la pista. Wayne Selden (15,5 puntos, 3,2 rebotes, 3 asistencias y 55,4% en triples), en su tercera temporada, por fin está dando su nivel ahora que ha pasado de escolta a alero. El sénior Perry Ellis (15, 2 puntos, 5,9 rebotes) es un lujo en las cercanías del aro y Frank Mason (13,3 puntos, 4,1 rebotes y 5,6 asistencias) ha encontrado el punto justo en la dirección del equipo.

En el banquillo hay suplentes de sobras para poder dar descanso a los titulares. Los de Bill Self son el único de los favoritos de principio de curso que aún no han salido del Top 5 del ranking aunque aún no han sido número 1 (se hallan cómodamente instalados en el segundo lugar). Perder en el “Champions Classic” el 17 de noviembre contra Michigan State ha sido un lastre que no han compensado superando a UCLA. Eso, y una falta de carácter similar a la de North Carolina. Dos auténticos témpanos de hielo.

Los Jayhawks han tenido su culebrón con Cheick Diallo. La NCAA se ha resistido a conceder la elegibilidad para jugar al pívot debutante por motivos académicos y por dudas acerca de la conducta de su tutor. Tras cinco partidos apartado del equipo, la contratación de un abogado por parte del jugador de Mali para llevar el tema a los tribunales y el revuelo mediático (Kansas es una universidad con historia y peso mediático) aceleró una resolución del caso: el organismo universitario “castigó” a Diallo con 5 partidos. Casualmente los mismos que ya se había perdido.

Maryland (11 victorias, 1 derrota) también dispone de un banquillo profundo, y además cuenta con uno de los mejores bases de la Division I, el fantástico sophomore Melo Trimble (15 puntos y 5,7 asistencias de media). El repudiado por Duke Rasheed Sulaimon defiende como nunca y tira como siempre (47,7% en triples). El alero Jake Layman aporta experiencia, defensa, puntos, rebote y lo que haga falta. Robert Carter y el freshman Diamond Stone se imponen en la zona, y cuando descansan tienen recambios de garantía en Damonte Dodd y Michal Cekovsky.  ¿Y por qué los Terrapins no son el número 1? Por un calendario sin complicaciones en esta primera fase de la temporada ante demasiados rivales de poca entidad. Sólo dos partidos difíciles, el ajustado triunfo ante Georgetown (75-71) y la derrota frente a North Carolina.

Duke (9 victorias, 2 derrotas), el vigente campeón, empezó el curso dubitativo en la dirección de juego. Sólo tienen un base puro, el novato Derryck Thornton. El entrenador Mike Krzyzewski lo hizo salir desde el banquillo los primeros encuentros, poniendo de titulares a Grayson Allen y Matt Jones. El primero lleva 20 puntos de media y Jones 14 con un 44,6% en triples, pero ninguno de los dos escoltas mueve el equipo. La derrota ante Kentucky en el Champions Classic hizo variar de planteamiento al técnico. El equipo también ha caído frente a Utah. En estos dos encuentros Allen tuvo muchos problemas para anotar.

Solventada esa cuestión, queda la del juego interior. Amile Jefferson (11,4 puntos, 10,3 rebotes por partido) es la pieza clave en este apartado. Pero una fractura en el pie mantendrá de baja al ala pívot, con suerte, entre uno y dos meses. Podría llegar (por ello rezan en Duke) para el campeonato nacional. Marshall, el último de la saga Plumlee (sus dos hermanos mayores juegan en la NBA) aporta dureza en defensa y rebotes, pero ofensivamente es limitado. Sin Jefferson, Duke apenas tiene opciones de revalidar el campeonato a pesar de la evolución positiva del alero rookie Brandon Ingram.

Los invitados inesperados

Michigan State (13 victorias, 0 derrotas) está siendo una de las sorpresas del curso 2015-16. La graduación de Adreian Payne, Keith Appling y Gary Harris no ha sido compensada por la calidad de los novatos incorporados, y al tranfer de West Virginia Eron Harris le está costando adaptarse y recuperar su capacidad anotadora. Y sin embargo, ahí están. El secreto del éxito de los Spartans es la maravillosa polivalencia del sénior Denzel Valentine (18,5 puntos, 8,3 rebotes y 7,1 asistencias de media, ya lleva dos triples dobles).

Valentine estará de baja entre 2 y 3 semanas, y sus compañeros han sufrido para vencer en la prórroga a la modesta Oakland en su primer compromiso sin su líder. El acierto en los triples de Bryn Forbes (49,4%, con 14 puntos por partido) es su otro puntal. Se mantienen invictos tras haber superado a rivales como Kansas, Boise State, Providence, Louisville o Florida.

Oklahoma (11 victorias) tampoco conoce aún la derrota. Su líder es un Buddy Hield absolutamente desatado. El pistolero de las Bahamas, en su año sénior, tiene el punto de mira ajustado y munición sin límite en la recámara: 24,9 puntos por partido con un 51,5% en los tiros de campo (que sube hasta el 52,9% en triples) y un 90% en los libres. Sus compañeros exteriores tampoco se quedan atrás. Jordan Woodard aporta 13,9 puntos de media (con un 52,2% en tiros de tres puntos y 89,2% en libres) y Isaiah Cousins 13,1 (y un 45,7% de triples anotados).

Su debilidad está dentro. El ala pivot Ryan Spangler promedia un doble doble con 10,3 puntos y 10 rebotes por encuentro (y un sorprendente 47,8% en canastas de tres puntos), pero los números de sus socios en la pintura no alcanzan un nivel similar. Si el entrenador Lon Kruger no consigue más colaboración del resto de sus jugadores, a los 4 fantásticos de los Sooners la temporada se les va a hacer muy larga.

Virginia (10 victorias, 1 derrota), Arizona (12 victorias, 1 derrota) y Iowa State (10 victorias, 1 derrota) también se mantienen al acecho. Los Cavaliers siguen fieles a su defensa (encajan sólo 59,2 puntos por partido de media) y su ritmo pausado en ataque liderado por la creatividad de Malcolm Brogdon (16,5 puntos, 4,5 rebotes y 3 asistencias de promedio) y la capacidad resolutiva de Anthony Gill (14,5 puntos y 6,5 rebotes) cerca del aro. Para aspirar a grandes logros, no obstante, es imprescindible que el base London Perrantes (11,3 puntos, 4,8 asistencias)  anote más.

Arizona ha perdido potencial físico respecto al curso pasado, así que Sean Miller ha decidido que sus jugadores se olviden un poco de la defensa para producir más en ataque. La lesión del pívot KalebTarczewski ha mermado su potencial en este tramo del curso. A la espera de su regreso, el transfer de Boston College Ryan Anderson les lidera con unos promedios de 15,5 puntos y 10,3 rebotes. El alero freshman Allonzo Trier, más peligroso penetrando que tirando, colabora con 13,7 puntos. Gabe York, en su último año universitario, aporta liderazgo y anotación exterior (13,1 puntos) en un bloque con 9 jugadores que superan los 18 minutos en pista por partido.

Iowa State vive el último curso de una de los mejores jugadores de la categoría, el ala pívot Georges Niang (19,2 puntos, 6,5 rebotes y 3,5 asistencias de media, lástima de sus poco más de 2 metros para dar el salto a profesionales). El base júnior Monte Morris (14,5 puntos, 7,6 asistencias) ha alcanzado la madurez como jugador, y el pívot Jameel McKay (14,4 puntos, 9,9 rebotes) es un valor seguro. El problema para Steve Prohm , sustituto del ahora entrenador de los Chicago Bulls de la NBA Fred Hoiberg, es una rotación demasiado corta (6 jugadores básicos y otros dos con unos 15 minutos por partido de media). La baja para lo que queda de curso de uno de los indispensables, el escolta Nazz Long, les pasará factura conforme se acumulen los partidos. Aunque nadie puede quitarles la satisfacción de haber derrotado a Iowa en el derby estatal tras remontar una desventaja de 20 puntos.

Entre los 25 conjuntos del ranking de Associated Press aparecían en la octava semana de competición otros invictos como el sexto Xavier (12-0), el 17 Southern Methodist (11-0) y el 24 South Carolina (11-0). El calendario de los primeros fue asequible de inicio, destacando los triunfos sobre una Michigan en horas bajas y una Dayton que ha suspendido para todo el semestre a su mejor jugador (Dyshawn Pierre), para complicarse ante el rival local Cincinnati y la remontada de 18 puntos frente a Wake Forest. El 31 de diciembre, frente a Villanova, y 2 días después frente a Butler (16 y 9 del ranking respectivamente) veremos el nivel real de los Musketeers.  El calendario de South Carolina aún ha sido menos exigente, sin ningún rival del Top 25.

Southern Methodist es un caso aparte. Normalmente, ser un fijo del Top 25 te garantiza una invitación para jugar el gran torneo nacional de marzo. Pero la NCAA ha excluido a esta universidad del baile del 2016 por unas infracciones académicas para mejorar las notas de sus atletas. Su entrenador, Larry Brown, fue castigado con 9 partidos sin poder dirigir el equipo. Y se redujo el número de becas deportivas que SMU podía ofrecer. Y en lugar de tirar la toalla y dejar pasar el año, el equipo quiere cerrar invicto la fase de conferencias. Y en ello están, tras superar a Stanford, Texas Christian, Michigan y Colorado como rivales de más entidad en esta primera etapa de su purgatorio.

Georgetown (7 victorias, 5 derrotas) y UCLA (9 victorias, 4 derrotas) han sido otros de los equipos que han mostrado detalles interesantes en los partidos disputados hasta ahora. Los Hoyas han perdido 5 de sus 12 partidos, pero ante Maryland y Duke plantaron cara hasta el final. Motivados pueden ser un rival difícil de batir. El balance de UCLA tampoco es bueno, pero han ganado a Kentucky y Gonzaga, y han caído ante Kansas, Wake Forest, North Carolina…y la gran sorpresa hasta el momento, Monmouth (9-4). Los modestos Hawks han vencido a los californianos, a Notre Dame y a Georgetown, y además han conseguido un gran impacto mediático con las celebraciones de su banquillo.

Providence y Purdue, ambas con 12 victorias en 13 partidos, también merecen una mención especial. Los Friars cuentan con un dúo de lujo: el base Kris Dunn (16,5 puntos, 6,1 rebotes y 7,3 asistencias) y el ala pívot Ben Bentil (18 puntos, 8 rebotes). El director de juego participó en los 15 últimos puntos de su equipo (11 suyos y 2 asistencias a Bentil) en un final igualado para infligir a Arizona su única derrota hasta ahora. Los Boilermakers tienen uno de los juegos interiores más potente de la Division I con A.J. Hammons, Isaac Haas, Caleb Swanigan y Vince Edwards.

Este primer mes de competición se retiró Bo Ryan como entrenador, dejando más huérfana aún sin cabe a la finalista de la última Locura de Marzo, Wisconsin. Un mazazo para un programa que ha visto marcharse a los titulares Frank Kaminsky, Sam Dekker, Traevon Jackson (aunque cedió por lesión su lugar casi toda la temporada a Bronson Koenig) y Josh Gasser y a su sexto hombre, Duje Dukan. El ala pívot Nigel Hayes brilla ahora como alero, pero con la única ayuda de Koenig los Badgers no pueden ser ambiciosos en sus objetivos.

En el aspecto individual, el freshman Ben Simmons ha mostrado lo mejor y lo peor de lo que es capaz. El hombre orquesta de 2,08  es un espectáculo cuando captura el rebote en defensa, sube la pelota al contraataque y culmina la jugada con un mate o una asistencia. Da gusto verle ordenar en estático los movimientos de sus compañeros, o buscar el uno contra uno para penetrar. Sus números son espectaculares: 19,1 puntos, 13,1 rebotes, 5,8 asistencias, 2,3 recuperaciones y 1,4 tapones de promedio.

Pero su principal carencia se ha hecho demasiado evidente: decir que su muñeca es de madera es quedarse corto. A más de 3 metros de distancia del aro sus lanzamientos son inofensivos. Su equipo tampoco le acompaña. Louisiana State (7 victorias, 4 derrotas) ha desaparecido del Top 25. Los Tigers presentan su mejor versión cuando Simmons puede correr, y se atascan en estático. Aún así, tan grande es el talento del australiano que sigue como número 1 de las previsiones del próximo draft de una NBA que ya le espera con los brazos abiertos.

Kyle Collinsworth, de Brigham Young University (BYU) sumó 26 puntos, 10 rebotes y 10 asistencias en el triunfo ante Belmont en su séptimo triple doble de su carrera universitaria y batir la marca de 6 de Shaquille O’Neal y Michael Anderson. Los seis anteriores los logró el curso pasado, en un registro que también pasó al libro de récords. Y como anécdota de este primer mes y medio, el partido entre Central Florida y UC-Irvine, en el que se vio el duelo entre dos jugadores de 2,29, el debutante Tacko Fall y el júnior Mamadou N’daye. Nunca antes en la historia de la NCAA se habían visto las caras dos gigantes de estas dimensiones. Casualmente los dos son originarios de Dakar (Senegal).

 

Artículo publicado en http://www.encancha.com, diciembre del 2015

NCAA: Kentucky sobrevive, Michigan State se reivindica y UCLA sorprende

23 Mar

Después del primer fin de semana de competición del March Madness ya tenemos un cabeza de serie fuera de la competición. Se trata de Villanova en el Este, una región que también ha perdido a su número 2. La primera ronda tuvo tantas sorpresas que de los 11,5 millones de brackets registrados por la ESPN, sólo 1 había acertado todos los vencedores.

El último ranking del curso

Kentucky empezó el March Madness tal como empezó la temporada: al frente del ranking de Asociated Press. Y de forma unánime. Al ser la última votación del curso los expertos se dejaron ir un poco subiendo a Villanova hasta la segunda posición para castigar a Duke (4) y Virginia (6) por sus derrotas en semifinales en el torneo de la Atlantic Coast. Wisconsin ascendió hasta la tercera posición mientras que Arizona cerró el Top 5 de la lista.

Notre Dame escaló hasta el octavo lugar, por detrás de Gonzaga, desde el onceavo, relevando a una Maryland que se fue hasta el número 12. Iowa State siguió a los Irish en su ascenso, del 13 al 9. Kansas, a pesar de perder un puesto, se mantuvo entre las 10 mejores. Davidson y Boise State desaparecieron del Top 25, dejando sitio para la llegada de Michigan State (23) y Virginia Commonwealth (25).

Los First Four

Hampton se ganó el derecho de ser eliminada por Kentucky en la primera ronda tras derrotar a Manhattan (64-74) en este partido previo. Los Pirates abrieron el encuentro con un parcial de 7 a 0. Un triple de Deron Powers elevó su ventaja hasta los 12 puntos a 3:52 del descanso. Su rival reaccionó hasta ponerse a un punto mediada la segunda mitad. Reginald Johnson (15 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias) frenó con sus puntos el empuje de los Jaspers. Luego, cuando su compañero Quinton Chievous (15 puntos, 13 rebotes) ya estaba fuera de juego por una torcedura de tobillo, los remató con dos robos de balón.

Ole Miss le dio a probar a Brigham Young su propia medicina. El 2012 BYU eliminó en esta fase a Dayton tras remontar 25 puntos de desventaja. En esta ocasión, los Rebels del madrileño Sebas Saiz (10 puntos, 9 rebotes, 2 tapones) ganaron (94-90) tras anular el margen rival de 17 puntos al descanso. En la primera mitad, los Cougars estuvieron acertadísimos en el triple (10 de 15) liderados por Tyler Haws (33 puntos, 19 en los primeros 20 minutos) y Chase Fischer (17 de sus 23 puntos en el primer tiempo). Ole Miss negó espacios a los tiradores rivales en la segunda parte y empezó a anotar cargando en la pintura con un destacado M.J. Rhet (20 puntos) o robando balones. De sus 62 puntos en este período, 48 llegaron por estas dos vías. Y cuando los Cougars se pusieron en zona, Stefan Moody (26 puntos, 5 asistencias) les martilleó con triples psicológicos.

Robert Morris derrotó a North Florida (77-81) a pesar de que perdía de 13 en los primeros compases de la segunda mitad tras dos triples de Beau Beach (28 puntos, 7 rebotes, 6 de 10 en canastas de 3 puntos). El secreto de la remontada de los Colonials estuvo en que no perdieron ningún balón después del descanso. En ataque, entre los titulares Marcquise Reed (19 puntos) Rodney Pryor (20 puntos) y el reserva Lucky Jones (21 puntos, 7 rebotes, 5 recuperaciones) anotaron 39 de los 50 puntos que sumó el equipo para salir del pozo.

Dayton aprovechó la ventaja de jugar en casa (esta fase de la Locura de marzo se disputó en la cancha de la Universidad de Dayton) para deshacerse de Boise State (55-56). El alma ofensiva de este equipo es Jordan Sibert (13 puntos en 24 minutos). Los Broncos aprovecharon que el escolta estaba en el banquillo con 3 faltas para cerrar la primera parte con 9 puntos de ventaja, liderados por Derrick Marcks (23 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias, 3 recuperaciones).

Una buena racha de Scoochie Smith (11 puntos, 6 asistencias) igualó la situación momentáneamente antes de un nuevo estirón de Boise State, que mantuvo su liderato aprovechando la cuarta falta de Sibert. A 3:40 del final el equipo que jugaba en casa perdía de 7. Con Sibert de nuevo en pista llegó la última remontada. Un triple suyo avanzaba a Dayton faltando 37 segundos. Los Broncos tuvieron dos posesiones para evitar su derrota, pero no estuvieron acertados. La jugada curiosa de la noche la protagonizó Dyshawn Pierre, a quien se le bajaron los pantalones en un rebote.

La batalla de Kentucky en el Medio Oeste

La principal favorita a ganar el torneo avasalló en primera ronda a Hampton (79-56) siguiendo el guión previsto. Su rival en la segunda ronda fue una Cincinnati que venía de eliminar a Purdue (66-65). El equipo de la Big Ten tuvo una noche negada en los triples (4 de 26) pero A.J. Hammons (17 puntos, 10 rebotes) y Vince Edwards (14 puntos, 8 rebotes, 7 asistencias) lo compensaban en la pintura. Fueron precisamente 2 canastas de tres puntos las que le dieron 7 puntos de ventaja a 48 segundos del final de la segunda mitad. Cincinnati respondió con un parcial de 2 a 10 culminado con la canasta de Troy Caupain (10 puntos, 4 asistencias) en el último segundo que forzó la prórroga. En el tiempo añadido Coreontae DeBerry (13 puntos) le dio la iniciativa necesaria a Cincinnati para vencer.

Cincinnati planteó su duelo contra Kentucky como una batalla, sin rehuir ningún contacto, sin dar un paso atrás, peleando por cada rebote y cada balón suelto como si su vida dependiera de ello, como si no hubiera un mañana. Fue un partido duro, incluso con momentos de tensión con Octavius Ellis de los Bearcats presente en todas las salsas. Los Wildcats se enfrentaron por primera vez esta temporada a un rival que les discutía su dominio físico.

Hasta los últimos 8:30 del encuentro no consiguieron los de Calipari estabilizar su ventaja por encima de los 10 puntos. Y ni así se rindieron los Bearcats. A pesar de recibir 4 tapones en una posesión, siguieron luchando por anotar en la zona. A pesar de estar 17 abajo en el marcador a falta de menos de 2 minutos siguieron negando canastas fáciles a la campeona de la SEC. Kentucky se acabó imponiendo 64 a 51 y lo que es más importante, sobrevivió a un tipo de juego al que aún no se había enfrentado.

West Virginia amargó el debut como entrenador de Bobby Hurley en el March Madness. El técnico se había proclamado campeón dos veces como jugador con Duke. Su Buffalo llegó a la media parte 10 puntos abajo. En la segunda mitad aprendieron a superar la presión de los Mountaineers y remontaron con 16 puntos en transición. Tarik Phillip (9 puntos, 3 rebotes), un suplente valorado sólo por su defensa, anotó el triple que aseguraba el triunfo de West Virginia por 68 a 62. Bob Huggins, su entrenador, se olvidó de hacer un cambio de balonmano y sentarlo en el ataque decisivo.

Maryland salió decidida a tumbar a Valparaíso por la vía rápida, con un parcial de salida de 11 a 2. Los Crusaders, sin embargo, encajaron ese golpe y todos los posteriores que le lanzó su contrincante. Cada vez que los Terrapins se escapaban, el equipo modesto conectaba una serie de triples (12 de 27) para volver a ponerse a su altura. Alec Peters fue su referente con 18 puntos (4 de 7 en canastas de 3 puntos). El encuentro se resolvió en dos jugadas en los últimos dos minutos, un 2+1 de Dez Wells (14 puntos) con rebote ofensivo incluido y la presión en la última jugada de Varun Ram que evitó el posible triple del empate de Keith Carter. Ram sólo estuvo en pista 13 segundos, pero aprovechó al máximo su tiempo de juego para ayudar a Maryland a vencer (65-62).

En el duelo de segunda ronda West Virginia superó a Maryland gracias a su defensa, que forzó 23 pérdidas de pelota a su rival, y el trabajo en la zona de Devin Williams (16 puntos, 10 rebotes). El encuentro se mantuvo en términos de igualdad hasta que un parcial de 0 a 8 concedió a los Mountaineers 9 puntos de ventaja a faltando 7 minutos y 15 segundos para acabar el encuentro. Las cuatro canastas de los de Bob Huggins coincidieron con la lesión del base de los Terrapins, Melo Trimble (15 puntos, 7 rebotes). El novato recibió un golpe en la cabeza por parte de un compañero y ya no pudo volver a la pista. El otro líder de Maryland, el escolta Dez Wells, sólo pudo jugar 13 minutos a causa de las personales. Mientras estuvo sobre el parquet, la defensa de West Virginia le provocó 8 pérdidas de balón que dieron origen a 10 puntos. Regaló más de los que anotó (9).

Notre Dame pasó muchos apuros para superar en primera ronda a Northeastern (69-65). Los Huskies no desesperaron cuando estaban 12 abajo a 6 minutos del final. Tras un parcial de 4 a 14, Scott Eatherton (18 puntos, 8 rebotes) redujo su desventaja a tan sólo 2 puntos con 37 segundos por jugarse. La mala gestión de su última posesión posibilitó el robo de balón de Jerian Grant (17 puntos, 5 asistencias) y los tiros libres de Zach Auguste (25 puntos, 5 rebotes) que cerraron el encuentro.

Texas puso el colofón a su irregular temporada cayendo en primera ronda ante Butler (56-48). Los Bulldogs ganaban de 11 a 4 minutos del descanso, tras un triple de Kellen  Dunham (20 puntos), cuando de forma súbita se les fundieron los plomos. No fue hasta que se habían disputado los 6 primeros minutos de la segunda mitad que Dunham volvió a anotar un lanzamiento de campo para Butler. Los Longhorns no aprovecharon plenamente la sequía rival, limitándose a igualar el encuentro con un parcial de 2 a 15. Los dos puntos de Dunham abrieron un parcial de 11 a 0. Los tejanos llegaron a ponerse a 1 punto nuevamente en un rabioso final de Isaiah Taylor (14 puntos, 4 asistencias), autor de 12 de los últimos 18 puntos de los suyos, pero Butler se mantuvo firme.

Roosevelt Jones (23 puntos, 5 rebotes, 3 asistencias), que se había lesionado la rodilla izquierda ante Texas, jugó 44 de los 45 minutos posibles frente a Notre Dame (hubo una prórroga) en la segunda ronda.  El escolta sumó 9 puntos en el parcial de 5 a 15 que permitió a Butler recuperar antes del descanso la ventaja de 10 puntos que habían alcanzado los Irish. En la segunda parte el destacado para los Bulldogs fue Andrew Chrabascz (20 puntos). Su equipo llegó a tener hasta 6 puntos de ventaja tras un parcial de 2 a 16, pero no los pudo conservar. Butler aún tuvo dos opciones de vencer a su rival al final de los 40 minutos.

Con empate a 55 los Bulldogs tuvieron 5 lanzamientos en los últimos 2 minutos por 0 de su oponente. Ninguno entró. En la prórroga se cambiaron las tornas. Los irlandeses asumieron el control y aseguraron el triunfo (67-64) tras dos triples consecutivos, uno de Pat Connaughton (7 puntos, 9 rebotes, 5 tapones) y otro de Steve Vasturia (20 puntos, 6 rebotes). Mike Brey, su entrenador, pudo dedicarle el triunfo a su madre, olímpica en natación con los EUA en 1956, fallecida de un ataque al corazón la misma mañana del partido.

Las esperanzas de Indiana de salvar la temporada, y de su entrenador Tom Crean de asegurar su cargo se esfumaron tras su derrota en primera ronda frente a Wichita State (81-76). Los Hoosiers llegaron a tener hasta 8 puntos de ventaja en la primera parte gracias a los triples de Yogi Ferrell (24 puntos, 4 de 6) y Collin Hartman (11 puntos, 3 de 4). Fred VanVleet (27 puntos, 4 asistencias) evitó el hundimiento de los Shockers antes del descanso. En la segunda mitad el base y el novato Zach Brown (11 puntos, 8 rebotes) contribuyeron de forma decisiva a poner contra las cuerdas a Indiana con un parcial de 15 a 3. En los 6 minutos finales Ron Baker (15 puntos, 5 rebotes, 5 recuperaciones) y Tekele Cotton (9 puntos, 5 rebotes) contuvieron la última ofensiva de los de Tom Crean anotando los últimos 14 puntos de los vencedores (7 por cabeza).

Kansas superó sin ningún tipo de problema a New Mexico State (75-56). Los Jayhawks estuvieron sensacionales desde la línea de triples (9 de 13). En segunda ronda ante Wichita State se quedaron en un paupérrimo 6 de 21 (28,6%). El equipo de este año de Bill Self ha evidenciado problemas de carácter, de alma, en los momentos complicados. En su último partido de curso esta carencia se hizo evidente de nuevo. Inicialmente parecía que Frank Mason (16 puntos, 6 rebotes) podría superar a Fred VanVleet (17 puntos, 6 rebotes, 6 asistencias, 4 robos) en el duelo de bases, dándole a Kansas una ventaja de 8 puntos. Pero entonces aparecieron los triples de Wichita State (10 de 20 al final del partido) para pulverizar la renta de su rival antes del descanso.

En la segunda mitad Tekele Cotton (19 puntos) tocó a carga. Un triple de Evan Wessel (12 puntos, 9 rebotes, 4 de 6 en triples) puso a los Shockers 13 arriba. Bill Self ordenó a sus jugadores que presionaran en toda la pista. El recurso fue efectivo hasta que Darius Carter (10 puntos, 4 rebotes) conectó dos canastas seguidas a falta de 5 minutos. Al técnico, que ya había agotado sus tiempos muertos, no le quedó más remedio que contemplar impotente la derrota de sus jugadores por 65 a 78.

Wisconsin sobrevive a Joseph Young en el Oeste

A falta de 4:30 para el descanso entre el enfrentamiento de primera ronda entre Oregon y Oklahoma State, Joseph Young (27 puntos, 4 rebotes, 4 asistencias) había fallado sus 3 lanzamientos y sólo llevaba 2 puntos de tiros libres. El hijo de Michael Young, ganador de la Euroliga en 1993 con el Limoges, cerró la primera parte con una racha de 15 puntos y su equipo pasó de perder de 8 a ganar de 4. Los Cowboys volvieron a plantar cara durante 16 minutos para volver a ceder en sus fatídicos últimos 4 minutos, en este caso de la segunda parte. En este lapso fallaron 6 de sus 7 lanzamientos de campo para encajar el parcial de 9 a 4 que les condenó a perder 79 a 73. Por los derrotados, Phil Forte sumó 12 puntos, pero se quedó en 1 de 7 en triples. ¿Recordáis lo que hemos dicho a lo largo de la temporada sobre Forte y sus rachas de triples? Pues eso.

Coastal Carolina resistió 12 minutos y 38 segundos antes de que Wisconsin, la primera cabeza de serie de esta región,  se le escapase de forma definitiva (86 -72) en su duelo de primera ronda. Los bajitos Chanticleers, sin ningún titular de más de 2 metros, no pudieron frenar a la línea frontal de los Badgers (62 puntos y 22 rebotes entre Frank Kaminsky, Sam Dekker y Nigel Hayes). El trío mantuvo un duelo desigual en segunda ronda contra Joseph Young. Con los puntos de Dekker (17 puntos, 5 rebotes), Kaminsky (16 puntos, 7 rebotes) y Hayes (14 puntos, 5 rebotes, 3 asistencias) Wisconsin abrió distancia en el marcador respecto a Oregon.

Young empezó frío, fallando sus 5 primeros lanzamientos, pero a la que anotó su primer triple no tuvo freno. El escolta le clavó 30 puntos a su rival, aunque estaba en inferioridad de 3 a 1. Los breves momentos en que Jalil Abdul-Bassit (12 puntos, 4 de 5 en triples) y Dwayne Benjamin (8 puntos, 8 rebotes) le acompañaron, los Ducks consiguieron empatar a 52. Cuando le dejaron solo, Bronson Koenig (12 puntos) se sumó al trío de Wisconsin para sentenciar el choque (72-65).

Wesley Saunders (26 puntos, 4 rebotes, 5 asistencias) anotó 15 de los 18 primeros puntos de Harvard en primera ronda ante North Carolina. Su liderazgo, no obstante, no resultó decisivo. Los Tar Heels se fueron hasta los 16 puntos de ventaja en la segunda mitad. Los empollones, con todo perdido, se fueron hacia delante tras una canasta de Siyane Chambers (13 puntos). Con un 3+1 de este jugador loscampeones de la Ivy League se ponían 2 puntos arriba a 1:15 del final tras un parcial de 13 a 31. Dos canastas del freshman Justin Jackson (14 puntos) salvaron del desastre a los de Roy Williams.

Arkansas también se libró por los pelos del upset frente a Wofford (56-53). Fue un duelo a cara de perro en el que los Razorbacks fueron por detrás en el marcador, aunque por pocos puntos, durante muchísimos minutos. Michael Qualls (20 puntos) y Bobby Portis (15 puntos, 13 rebotes) sostuvieron a los suyos en el tramo final del encuentro. La mala noche de Karl Cochran en el tiro (12 puntos pero 2 de 12 en triples) fue un lastre para los Terriers. Cochran falló uno de los tiros de tres de que dispuso su conjunto para forzar la prórroga.

North Carolina se metió en los “Sweet 16” (los mejores 16) superando a Arkansas en su segundo partido del fin de semana (87-78). Marcus Paige (22 puntos, 6 rebotes, 5 recuperaciones) empezó con la muñeca fría fallando 7 de sus 8 lanzamientos de la primera parte. Los Razorbacks salieron en tromba con Michael Qualls (27 puntos, 10 rebotes, 3 asistencias) dirigiendo la ofensiva secundado por los triples de Rashad Madden y Anthlon Bell. Pero los compañeros de Paige se mantuvieron firmes, y llegaron al descanso con ventaja en el marcador, 39 a 36.

Un Bobby Portis (18 puntos, 14 rebotes, 5 recuperaciones) prácticamente inédito durante la primera mitad empezó a anotar en la segunda, pero sin romper la igualdad del encuentro. Hasta que Kennedy Meeks se lesionó la rodilla. Sin su pívot, Roy Williams puso un equipo pequeño en pista. Paige asumió el liderazgo de los Tar Heels, anotando 20 puntos a partir de ese momento, 15 en el parcial de 24 a 11 que decantó el duelo. Justin Jackson (16 puntos) y J.P. Tokoto (13 puntos, 5 rebotes, 8 asistencias) remataron la faena. Tras la victoria, el entrenador de UNC se desmelenó en el vestuario.

La aventura de Sebas Saiz (4 puntos, 5 rebotes, 2 tapones en 21 minutos) en este Madness se acabó en primera ronda frente a Xavier (76-57). Unos cansados Rebels fueron incapaces de frenar a Matt Stainbrook (20 puntos, 9 rebotes, 5 asistencias) en la pintura ni a Dee Davis en la lejana distancia (17 puntos, 4 de 9 en triples).

Georgia State protagonizó una de las grandes sorpresas de la primera ronda eliminando a la cabeza de serie número 3 Baylor (56-57). A poco menos de tres minutos del final este resultado parecía imposible. Dos tiros libres de Rico Gathers (9 puntos, 10 rebotes) ponían a  Baylor 8 puntos por delante en el marcador a falta de 2:54. Pero el hijo del entrenador de los Panthers no quería que la fiesta acabase tan rápido.

R.J. Hunter (16 puntos, 3 rebotes, 3 recuperaciones) sumó 12 puntos en un parcial de 0 a 13 que dejó a los Bears KO en la lona. Los últimos 3, con un triple a falta de 3 segundos. Ron Hunter, que se había lesionado el tendón de Aquiles tras la decisiva actuación de su hijo en la final de conferencia, se cayó de su silla tras esta canasta de su vástago. En este final enloquecido Baylor tuvo 4 pérdidas de balón, 2 de ellas responsabilidad de Taurean Prince (18 puntos, 15 rebotes).

El viaje de marzo de Georgia State concluyó frente a Xavier (75-67). R. J. Hunter (20 puntos, 4 rebotes, 5 asistencias) volvió a brillar, pero sus compañeros estuvieron discretos. Por contra, los titulares de los Musketeers encontraron el apoyo de dos hombres de banquillo, Jalen Reynolds (21 puntos, 6 rebotes) y Myles Davis (17 puntos). Reynolds avasalló en la pintura mientras Davis frió a triples (5 de 8) a los Panthers. El equipo de Ron Hunter no fue nunca por delante en el marcador. Aunque en la primera parte pudo contrarrestar los arreones de su rival, en la segunda el acierto de Xavier en los tiros de campo (13 de 16) y su fiabilidad en los tiros libres (22 de 25 global) acabó por sentenciarles.

El sensacional freshman D’Angelo Russell (28 puntos, 6 rebotes) llevó a Ohio State al triunfo en la prórroga frente a Virginia Commonwealth (72-75). El base sólo estuvo en el banquillo 1 minuto, el tiempo necesario para ponerle un vendaje en la ceja tras recibir un codazo de Doug Brooks (14 puntos, 4 de 7 en triples) en el tramo final de la segunda parte. El técnico de VCU Shaka Smart empezó el duelo con su habitual “havoc”, una presión en todo el campo. Tras tener 12 puntos de ventaja, tuvo que renunciar a su defensa característica cuando Russell y el base Shannon Scott (9 puntos, 10 asistencias) le destrozaron la táctica. La igualdad se mantuvo hasta el final, con los Buckeyes aprovechando su mayor acierto en el tiro (49,1% por 38,1% de su rival) y VCU haciendo valer su dominio del rebote ofensivo (13 a 8). Russell se marcó la jugada de la noche, aunque la acción no acabase en canasta.

Arizona pasó el rodillo por encima de Texas Southern (93-72), a pesar de que el entrenador Sean Miller no se mostró nada contento con la defensa realizada por sus jugadores.  En su siguiente partido los Wildcats se vieron superados de salida por sus problemas para atacar la zona 2-3 de Ohio State. Los Buckeyes llegaron a tener 6 puntos de ventaja con un D’Angelo Russell (9 puntos, 7 rebotes, 6 asistencias) fallón en el tiro (3 de 19) pero autor de alguna asistencia espectacular. Arizona empezó a superar la defensa rival con la velocidad para romper las líneas del base T. J. McConnell (19 puntos, 6 rebotes, 6 asistencias, 5 recuperaciones) y la habilidad de Rondae Hollis-Jefferson (11 puntos, 10 rebotes, 5 asistencias) recibiendo en la línea de tiros libres y conectando desde ese punto con sus pívots, Brandon Ashley y Kaleb Tarczewski.

La tercera falta en los primeros compases de la segunda parte de Ashley no fue un problema sino una ventaja para los de Miller. El equipo pasó a jugar con 3 “bajitos”. El cuarto triple de Gabe York (19 puntos, 5 triples) tras el descanso les dio 13 puntos de ventaja mientras McConnell enfriaba el ritmo del partido. Con su rival asegurando sus ataques, Ohio State perdió la oportunidad de anotar en transición y se atascó en estático. Thad Matta ordenó cambiar a defensa individual a su equipo, con presión a toda pista los últimos 5 minutos, pero no pudo evitar la derrota por 73 a 58.

El Este, descabezado

El dominio abrumador de Louisiana State en la pintura durante la primera parte de su duelo de primera ronda frente a North Carolina State le dio una ventaja de 14 puntos al descanso. Jarell Martin (16 puntos, 11 rebotes, 4 asistencias) y Jordan Mickey (12 puntos, 14 rebotes, 6 tapones) campaban a sus anchas, bien escoltados por Tim Quarterman (17 puntos, 9 rebotes, 7 asistencias). A 10:25 del final los Tigers dominaban de 12, tras la última canasta en juego de Martin. Última suya, y de su equipo, que falló sus siguientes 12 lanzamientos. La debacle se completó con un 5 de 13 en los tiros libres. El parcial para la Wolfpack fue de 5 a 18. Una canasta a falta de 4 segundos de Bejaay Anya le acabó dando la victoria a North Carolina State (66-65).

La primera cabeza de serie de esta región Villanova no mostró ninguna compasión ante Lafayette (93-52) en su primer encuentro del fin de semana. Los Wildcats no salieron vivos del segundo, frente a una North Carolina State (68-71) con un ataque muy compensado (4 de sus titulares por encima de los 10 puntos). Su principio de partido ya fue premonitorio, acertando 2 de sus primeros 14 tiros de campo. Sólo las pérdidas de balón de la Wolfpack en estos minutos iniciales (4) evitaron una diferencia difícil de recuperar.

Tras remontar al descanso, Villanova volvió a las andadas en el inicio de la segunda parte (2 de 12 en sus primeros lanzamientos). Esta vez sus rivales si lo aprovecharon y se escaparon de 12 puntos. Jayvaughn Pinkston (13 puntos, 6 rebotes) y Darrun Hillard (27 puntos, 6 de 10 en triples) intentaron salvar al equipo de la eliminación. Dillard, tras conectar 3 triples en 90 segundos, puso a los Jay Wright a 1 punto. Lástima que sólo faltaba 1 segundo para el final.

Northern Iowa superó en primera ronda a Wyoming (71-54) a pesar de los esfuerzos de Larry Nance Jr (16 puntos, 7 rebotes). Los Panthers ganaban de 21 a 15 minutos del final. El hijo del ganador del primer concurso de mates de la NBA anotó 2 triples, Riley Grabau le secundó con 2 más y Charles Hankerson puso otro. La diferencia se redujo hasta 7 puntos sin que los jugadores de Norhtern Iowa perdieran la calma en ningún momento. Una vez se acabó la racha, volvieron a irse en el marcador.

Más problemas tuvo Louisville para vencer en su primer enfrentamiento a la UC Irvine (57-55) del gigante de 2,28 Mamadou N’Diaye (12 puntos, 5 rebotes). Los correosos Anteaters se mantuvieron pegados a los talones del equipo de Rick Pitino los 40 minutos. Con Montrezl Harrell anulado (8 puntos, 4 rebotes), los Cardinals tuvieron que recurrir a sus exteriores. En el último minuto Wayne Blackshear (19 puntos, 7 rebotes) penetró para anotar ante la torre rival el empate a 55, Quentin Snider (16 puntos, 5 rebotes) puso el marcador en 57 a 55 desde la línea de tiros libres y Terry Rozier (12 puntos, 3 rebotes, 5 asistencias) provocó una pérdida de pelota en la última posesión de UC Irvine.

Sin embargo, los Cardinals tuvieron un partido mucho más plácido en segunda ronda ante Northern Iowa (66-53). Rick Pitino tenía perfectamente estudiados a sus rivales y especialmente a su mejor jugador, el pívot Seth Tuttle (14 puntos, 7 rebotes). Para frenarlo, hizo salir de titular a Mangog Mathiang y dispuso a sus jugadores en una defensa que mutaba de zona 2-3 a individual y viceversa. Tras unos primeros minutos disputados, a la que Terry Rozier (25 puntos, 5 rebotes, 7 asistencias) encontró la canasta de los Panthers Louisville pasó a dominar de forma definitiva el encuentro.

Dayton se convirtió en el único equipo de los First Four en superar la primera ronda tras vencer a Providence (53-66). Para los Flyers, que no parecieron notar el cansancio, era su 5 partido en 8 días. Un fallón Jordan Sibert (15 puntos, 3 de 12 en los tiros) y Dyshawn Pierre (20 puntos, 9 rebotes) fueron sus hombres claves en ataque con 15 puntos. Un triple de Pierre puso el 42 a 50 a 4:28 del final. En el tiempo muerto de los Friars, el entrenador Ed Cooley fue sancionado con una técnica por lanzar su silla contra el suelo. El técnico afirma que no fue premeditado, que pretendía animar a sus jugadores, pero lo cierto es que su equipo le perdió la cara al partido de forma definitiva. Aunque si no lo digo reviento: la técnica me parece absurda.

Oklahoma dejó en la cuneta a las primeras de cambio a Albany (66-60). Su entrenador Lon Kruger se convirtió en el primero en ganar un partido del torneo con 5 universidades diferentes. En la segunda ronda frente a Dayton (72-66) se convirtió en el primero en meterse entre los 16 mejores con 4 equipos distintos. Oklahoma abrió las hostilidades ante los Flyers anotando 7 de sus 9 primeros tiros de tres. Los Sooners estaban 12 arriba, pero Dayton aún no tenía ganas de irse a casa y respondió con un parcial de 0 a 15 recuperando 6 pelotas. Los de Archie Miller creyeron que podrían repetir la historia del curso pasado cuando un triple de Dyshawn Pierre les dio 9 puntos de ventaja a 7 minutos del final. Oklahoma bajó el culo en defensa para sumar 16 puntos mientras dejaba a su rival, que falló 8 de sus 9 tiros de campo y regaló 5 pelotas, en 2.

Michigan State dio per acabado su primer partido del torneo antes de tiempo, y eso casi le cuesta la derrota. Los Spartans ganaban a Georgia de 12 a falta de 90 segundos. Un minuto después, sólo ganaban de 4. Denzel Valentine (16 puntos, 6 rebotes, 6 asistencias, 3 recuperaciones) anotó sus 6 tiros libres en los últimos 30 segundos para darle la victoria a los de Tom Izzo por 70 a 63.

Belmont, de la mano de Craig Bradshaw (25 puntos, 9 rebotes), le plantó cara a Virginia hasta el final (79-67). Dos triples seguidos del jugador pusieron a los Bruins 2 puntos por debajo a 4:36 del final. Los Cavaliers aseguraron su victoria en los tiros libres, anotando 11 de sus 13 intentos en la parte final del encuentro. La buena noticia para los de Tony Bennett fue la recuperación como anotador de Justin Anderson (15 puntos, 5 rebotes).

Michigan State ha llegado a marzo en su mejor momento del año. Su triunfo en la segunda ronda sobre Virginia (54-60), segunda cabeza de serie del cuadrante, es la prueba evidente. La defensa de los Spartans, aprovechando al máximo su potencial físico para cerrar su aro, desconectó por completo el estilo de ataque de su rival, pausado y controlado. No dejaron pensar a Malcolm Brogdon, y los de Tony Bennett no hallaron la manera de anotar con fluidez. En ataque, los de Tom Izzo vivieron de dos rachas. La primera, en los primeros 20 minutos, de Travis Trice (23 puntos, 3 asistencias). El escolta anotó 13 puntos de una tacada. El marcador pasó del empate a 2 hasta un 15 a 4.

La segunda racha llegó tras el descanso, cuando un Justin Anderson aun falto de forma acercó a los Cavaliers a tan sólo 2 puntos. Denzel Valentine encendió la mecha con un triple y Branden Dawson (15 puntos, 9 rebotes, 4 tapones) entró en ignición con 7 puntos. Michigan State se puso 12 arriba tras otro triple, esta vez de Brynn Forbes. Los últimos 15 minutos del encuentro, con pocas canastas en juego y muchos tiros libres, se hicieron interminables para los Spartans, que administraban su renta, y agónicos para Virginia que no consiguió eliminarla. La lucha de Darion Atkins (10 puntos, 14 rebotes) no tuvo premio.

UCLA, la inesperada superviviente en el Sur

Duke calentó en primera ronda ante Robert Morris (85-56) antes de enfrentarse a San Diego State en la segunda. Los Aztecs habían echado previamente del torneo a una Saint John’s (76-64) que jugó sin su pivot titular Chris Obekpa, sancionado por saltarse las reglas del equipo. El partido de la segunda ronda no tuvo más historia que la que escribieron los Blue Devils (68-49). Jahlil Okafor (26 puntos, 6 rebotes, 3 tapones) dio un clínic anotando 18 puntos en la primera parte. Su superioridad fue casi insultante. El pívot había anotado 9 de sus 11 lanzamientos de campo en su primera actuación del fin de semana. En la segunda acertó 12 de 16. El partido quedo rotó al descanso a pesar de los intentos del conjunto que entrena el veterano Steve Fisher de reengancharse en la segunda parte.

Utah cumplió las previsiones y derrotó a Stephen F. Austin (57-50) en su primer partido de la Locura de Marzo. El pívot austríaco Jacob Poetl fue su jugador más destacado con 18 puntos, 8 rebotes y 5 tapones. Su rival en la segunda ronda, Georgetown, también se ajustó al guión ante Eastern Washington (84-74) con 25 puntos y 8 rebotes de D’Vauntes Smith-Rivera. Una buena racha en los triples le dio a los Eagles el mando en el marcador durante el ecuador de la primera mitad, pero fue un liderazgo fugaz para el equipo del máximo anotador de la Division I, Tyler Harvey (27 puntos).

Diez años después, Utah volvió a colarse entre los 16 mejores de la NCAA tras derrotar a Georgetown (64-75). A los Utes les costó ajustar su defensa al ataque estilo Princeton de sus rivales. Con la inspiración de Jabril Tabrick (10 puntos) y L.J. Peak (18 puntos, 7 de 8 en el tiro) los Hoyas llegaron a tener 11 puntos de ventaja. D’Vauntes Smith-Rivera (12 puntos, 6 asistencias) estaba desaparecido pero el dúo, con la ayuda de Isaac Copeland (14 puntos), lo compensaba. Hasta que Utah ajustó y llegó a puntear los lanzamientos rivales. Un triple de Brandon Taylor (14 puntos, 3 rebotes, 5 asistencias) ponía a Utah 7 arriba a 2:47. Dakarai Tucker (11 puntos, 5 rebotes) hizo la brecha más grande.

UCLA eliminó a Southern Methodist en el final más controvertido de la primera ronda del torneo. El angoleño Yannick Moreira, intentando hacerse con el rebote, tocó en trayectoria descendente el lanzamiento triple de Bryce Alford (27 puntos, 9 de 11 en tiros de 3). Aunque el tiro no iba dentro, los árbitros concedieron los tres puntos. Los californianos se pusieron tras esta decisión un punto arriba (59-60) a 13 segundos del final. Nic Moore (24 puntos) tuvo dos oportunidades para intentar compensar el error de su compañero, pero falló sus dos lanzamientos.

La Universidad de Alabama – Birmingham hizo añicos todas las apuestas eliminando a Iowa State a las primeras de cambio (59-60). El equipo con la plantilla más joven del torneo le sacó los colores a una de las claras candidatas a estar entre las 16 mejores con un dominio apabullante del rebote (52 por los 37 de su contrincante). El outsider capturó 19 rebotes en ataque, 9 de ellos del jugador de 1,93 Tyler Madison (9 puntos, 11 rebotes). El principio de partido de los Cyclones, con un parcial de 12 a 2, no hacía presagiar su inminente derrota. Pero Robert Brown (21 puntos) empezó a meter sus tiros y UAB llegó al descanso con una ventaja de 3 puntos. La segunda mitad fue igualadísima hasta que 4 puntos de William Lee (14 puntos, 12 rebotes) en el último minuto impulsaron a los Blazers hasta la victoria.

En la segunda ronda UCLA acabó con el sueño de UAB. Los Blazers depositaron sus esperanzas en el gran partido de Robert Brown (25 puntos, 3 asistencias), pero el dominio incontestable bajo ambos aros de Tony Parker (28 puntos con 11 de 14 en los tiros de campo, 12 rebotes, 3 tapones) y una buena dirección de juego de Bryce Alford (22 puntos, 5 asistencias) permitieron a los Bruins clasificarse para el segundo fin de semana del gran torneo del baloncesto universitario.

Aaron White (26 puntos, 6 rebotes) se bastó para eliminar a Davidson (83-52). El versatil alero de Iowa anotó todos los puntos de los Hawkeyes en el parcial de 13 a 1 que dejó el choque visto para sentencia en la segunda parte. Gonzaga tampoco pasó apuros frente a North Dakota State (86-76). En la siguiente ronda los Bulldogs pasaron su rodillo de puntos por encima de Iowa (87-68). El equipo de Mark Few, liderado por Kyle Wiltjer (24 puntos, 10 de 12 en el tiro, 7 rebotes), anotó el 61,5% de sus lanzamientos con un destacable 10 de 16 en triples. Domantas Sabonis colaboró como sexto hombre con 18 puntos y 9 rebotes.

Versión íntegra del artículo publicado en http://www.encancha.com, marzo 2015

¡Al fin ya es marzo en la NCAA!

16 Mar

Esta semana quedó configurado el cuadro del March Madness después de que se resolvieran todos los torneos de las diferentes conferencias. Kentucky se mantuvo invicta tras llevarse el de la SEC, mientras que Notre Dame y North Carolina pusieron patas arriba el de la Atlantic Coast.

Un repaso al ranking

Kentucky empezó la temporada como número 1 del ranking de AP, y la acabará sin haber bajado de esta posición. Decir que una semana más lo han sido de forma unánime es redundante. Duke sobrepasó a Virginia para ponerse segunda. Villanova, cuarta, y Arizona, quinta, mantuvieron sus puestos lo mismo que Wisconsin (6) y Gonzaga (7). Maryland subió dos puestos hasta el octavo, a costa de una Wichita State que cayó 4 lugares a causa de su derrota en semifinales del torneo de la Missouri Valley. Kansas (9) y Northern Iowa completaron el Top 10.

Utah también se dio el batacazo, retrocediendo desde el puesto 13 al 17. Iowa State hizo el viaje opuesto, del 17 al 13. Arkansas, avisada de expulsión, pasó del número 18 al 21 mientras que Ohio State salió una vez más de la lista de 25. La acompañaron en su caída Providence y Murray State. Cubrieron las vacantes la retornada Georgetown (23) y las debutantes Davidson (24) y Boise State (25).

American

Connecticut, vigente campeona del March Madness y sexta de su liga regular, eliminó en semifinales a la segunda Tulsa (42-47). UConn perdía de 8 a 3:40 del final, pero acabó derrotando a su contrincante con un parcial de 1 a 14 en el que el base Ryan Boathright (21 puntos, 6 rebotes) aportó la mitad de los puntos. Su rival en el último partido del curso de esta conferencia fue la 20 del ranking Southern Methodist, que venía de eliminar a Temple ( 69-56) en la otra semifinal. Los Huskies necesitaban una victoria ante SMU para no convertirse en el sexto campeón de la NCAA que se pierde el gran torneo al año siguiente de ganarlo. Sin embargo, la superioridad del equipo que dirige el veterano Larry Brown durante la primera mitad les impidió conseguir su objetivo (62-54), a pesar de las ganas que le puso Rodney Purvis (29 puntos). La campeona no defenderá su título.

Atlantic Coast

North Carolina State venció en la segunda ronda a Pittsburgh (81-70) de la mano de un Anthony Barber (34 puntos, 3 rebotes, 5 asistencias) pletórico. El base llevaba 21 puntos al descanso, sólo 2 menos que los anotados por todo el equipo rival. En la posterior derrota en cuartos frente a la segunda del ranking Duke (77-53), Barber aún no había anotado cuando tuvo que dejar el juego a falta de 13:26 por un bloqueo de Amile Jefferson. No fue una acción decisiva porque para entonces su equipo ya perdía de 27.

Miami, un equipo en la burbuja (aquellos que tienen opciones de ser invitados al torneo nacional pero sin méritos suficientes para darlo por seguro; al final quedaron fuera) superó a Virginia Tech (59-49) en la segunda ronda pero cayó ante la 11 del ranking Notre Dame en cuartos (70-63). Los Fightin Irish llegaron al descanso con una ventaja de 18 puntos al descanso gracias a su 63% de acierto en la primera parte (con un 8 de 13 en triples). Sin embargo, en la segunda parte los de Tim Brey erraron sus 10 primeros lanzamientos, Los Hurricanes se pusieron por delante faltando 6 minutos y medio para acabar el partido. Un triple de Steve Vasturia (16 puntos, 4 rebotes, 4 asistencias, 3 recuperaciones) cortó su progresión al tiempo que Notre Dame, uno de los mejores equipos ofensivos de la DI, les ahogaba con su defensa.

En semifinales Notre Dame noqueó a Duke (64-74). Los Fightin Irish sacaron el máximo provecho de una mala primera mitad de los de Mike Krzyzewski. Demetrius Jackson (15 puntos, 5 asistencias) y Bonzie Colson (17 puntos, 5 rebotes) anotaron 20 de los primeros 26 puntos de unos irlandeses que cerraron los primeros 20 minutos con una ventaja de 15 puntos. Los Blue Devils, liderados por Jahlil Okafor (28 puntos, 8 rebotes), anotaban prácticamente a voluntad en la pintura (42 de sus 57 puntos fruto de canastas en juego) pero eran incapaces de superar la defensa de sus rivales para anotar desde la línea de 3 puntos (3 de 17).

El principal damnificado de la estrategia de Notre Dame fue Quinn Cook, que se quedó en 7 puntos (1 de 8 en triples). En la segunda mitad un Justise Winslow (11 puntos, 11 rebotes) inédito en anotación hasta entonces sumó sus fuerzas con Okafor. Un triple de Tyus Jones dejaba a los Blue Devils a 4 puntos cuando faltaban 3 minutos para el final. Y ahí se acabó la remontada porque Duke no volvió a anotar. Tim Brey es el único discípulo de Coach K que ha derrotado a su mentor. Este curso lo ha conseguido en 2 de las 3 veces que se han enfrentado. Tal vez en el March Madness haya un cuarto duelo.

Otro que estuvo inspirado en la segunda ronda del torneo fue Xavier Rathan-Mayes. El freshman de Florida State le clavó 30 puntos a Clemson. Los Seminoles acabaron pidiendo la hora (73-76). Faltó poco para que su ventaja de 20 puntos a 9 minutos del final se les quedase corta. En los cuartos contra la número 3 para AP Virginia (58-44), una canasta de Rathan-Mayes redujo la desventaja de los suyos a 5 puntos faltando 7:11 para el final.Y 5 fueron justamente los puntos que los Seminoles sumaron en esos minutos tras anotar 1 de sus 10 lanzamientos de campo. En ese mismo lapso de tiempo, sólo Malcolm Brogdon ya contribuyó con 8 puntos para unos Cavaliers que recuperaron a Justin Anderson.

North Carolina, 19 del ranking, superó en la segunda ronda a Boston College (81-63)  con una buena defensa sobre Olivier Hanlan. El base falló 12 de sus primeros 14 lanzamientos de campo (18 puntos con una serie de 5 de 19 en el tiro). En cuartos los Tar Heels enviaron a casa a la 14 Louisville. Tras 4 minutos de tanteo, la defensa de los Cardinals le dio a los de Pitino el mando del marcador impidiendo que UNC anotase ninguna canasta de campo en 7 minutos. El parcial fue de 10 a 3. Los de Roy Williams parecieron resucitar gracias a 8 puntos de Joel Berry (con 2 triples), pero Wayne Blackshear (18 puntos) y Terry Rozier (20 puntos) impidieron que la cosa fuera a más. Louisville llegó al descanso con 5 puntos de ventaja (37-32). En la segunda parte el panorama cambió por completo.

Marcus Paige (13 puntos, 3 rebotes, 5 asistencias, 4 recuperaciones) abrió el período con un triple a los que se sumaron 4 puntos de Brice Johnson. El ala pívot anotó 18 de sus 22 puntos en esta mitad. North Carolina cerró a cal y canto su pintura a los pivots rivales, y eso mantuvo el encuentro igualado hasta que a 7 minutos del final Louisville perdió totalmente su puntería. Los Cardinals fallaron 10 de sus últimos 11 lanzamientos. Sólo Montrezl Harrell (14 puntos, 12 rebotes), Rozier y Blackshear aportaron puntos para su equipo en los segundos 20 minutos.

Ya en la semifinal North Carolina prosiguió con su linea ascendente derrotando contra pronóstico a Virginia (67-71). Los Tar Heels acabaron el encuentro con un 54,8% de acierto en el lanzamiento, el porcentaje más alto que Virginia ha concedido este curso. El principal exponente de la buena punteria de los vencedores fue el freshman Justin Jackson, que acertó 8 de sus 10 lanzamientos para anotar 22 puntos. UNC se puso por delante con la primera canasta del encuentro y no consintió que su rival le arrebatara la iniciativa. Los de Roy Williams llegaron a tener 13 puntos de ventaja en la segunda mitad hasta que despertó Malcolm Brogdon (22 de sus 25 puntos tras el descanso).

El escolta de Virginia anotó 8 lanzamientos seguidos sin fallo. Con la única ayuda de London Perrantes (12 puntos, 3 asistencias) puso a los Cavaliers a tan sólo un punto. North Carolina aguantó gracias a dos canastas, una de Jackson y otra de Marcus Paige (14 puntos, 5 asistencias), y no hizo concesiones desde la línea de tiros libres (6 de 6 en los últimos 15 segundos). Virginia echó en falta los puntos de Justin Anderson, quien se ha quedado en blanco en los dos partidos que ha jugado tras su reaparición (lesión en un dedo de la mano y apendicitis).

La primera parte de la final entre Notre Dame y North Carolina fue un toma y daca entre los dos equipos, con Jerian Grant (24 puntos, 10 asistencias), Pat Connaughton (20 puntos, 4 de 5 en triples) y Steve Vasturia (14 puntos) llevando la voz cantante en los Irish y Brice Johnson (20 puntos) y Kennedy Meeks haciendo lo propio en UNC. La segunda mitad se abrió con 9 puntos seguidos de los Tar Heels que les pusieron 4 puntos arriba. Marcus Paige (22 de sus 24 puntos en el segundo período) despertó de su letargo y el margen de los suyos subió hasta los 9 puntos.

Y cuando mejor parecían estar las cosas para los de Roy Williams, Notre Dame echó mano de su arsenal ofensivo para endosarle a su rival un parcial demoledor de 24 a 2, alimentado con sus triples y 6 pelotas robadas a unos desconcertados Tar Heels. Marcus Paige luchó con todo lo que tenía para evitar la derrota, pero el margen que su equipo había concedido era demasiado grande. Notre Dame venció 90 a 82, consiguiendo el primer campeonato de conferencia de su historia.

Atlantic 10

Davidson estrenó su condición de ranqueada (es la penúltima del Top 25) con un ajustado triunfo sobre La Salle (67-66) en cuartos de final de su torneo. Después de ir por detrás de sus rivales casi todo el partido, una canasta in extremis de Tyler Kalinoski (18 puntos) le dio el triunfo a los Wildcats. En las semifinales contra VCU el resultado no fue nada ajustado, en este caso para desgracia del equipo del ranking (73-93). Los Rams les sacaron de la pista con el trabajo conjunto de Mo Alie-Cox (18 puntos, 7 rebotes ofensivos y 1 defensivo) dentro de la zona y Treveon Graham fuera de ella (18 puntos, 4 de 4 en triples, 9 rebotes). Mientras el banquillo de los Wildcats aportó 5 puntos, el de sus rivales se fue hasta los 27.

En la final los de Shaka Smart hicieron bueno el refrán “a la tercera va la vencida”. Virginia Commonwealth había disputado y perdido las finales de las dos temporadas pasadas. Este año, cuando más se les había complicado conseguir una invitación para el torneo nacional de marzo, competirán por derecho propio gracias a su triunfo sobre Dayton (65-71) en el partido que cerraba el curso en la Atlantic 10. Doug Brooks no anotó, pero fue decisivo al robar un balón que rompió en el último minuto el intercambio de canastas entre ambos equipos en un final de partido igualado. Esa acción le dio la iniciativa, de forma definitiva, a los Rams.

Big East

Seton Hall cerró el curso con una derrota en primera ronda ante la Marquette (56–78) de un inspiradísimo Matt Carlino (26 puntos, 8 de 12 en triples). Los Pirates, en un final de curso para olvidar, han perdido 9 de sus 10 últimos partidos. La temporada de Marquette sólo se prolongó un partido más al caer en cuartos frente a la número 4 del ranking Villanova (84-49). La entrada en pista del sexto hombre de los Wildcats, Josh Hart (20 puntos, 5 de 7 en triples) fue decisiva. En defensa, anuló a Carlino. En ataque anotó sus 6 primeros tiros, 5 de ellos triples.

Villanova pasó muchos más apuros en la semifinal frente a Providence (63-61). Josh Hart (18 puntos) volvió a ser importante, siendo el autor de 8 puntos en el parcial de 11 a 3 que puso a los Wildcats 11 puntos arriba en el marcador en el tramo final de la primera mitad, pero Kris Dunn (22 puntos, 7 rebotes, 9 asistencias) no dejó que los Friars se rindieran. Un triple de Jalen Lindsey dejaba la distancia entre ambos equipos en 4 puntos cuando faltaban 5 minutos de partido. Dunn, con dos canastas consecutivas, empató a 12 segundos del final. A falta de 3 segundos los árbitros señalaron una discutida falta de Ben Bentil (12 puntos, 10 rebotes) sobre Ryan Arcidiacono. El base, con una lesión en las costillas, anotó los dos tiros libres definitivos.

A la número 22 del ranking Butler la Big East no le sienta bien. Lleva dos temporadas en ella y aún no ha conseguido ganar ningún partido de su torneo. Esta temporada cayó en cuartos frente a Xavier (61-67), otro recién llegado que a diferencia de los Bulldogs ha llegado a semifinales en sus dos participaciones. El encuentro se resolvió en una prórroga en la que los ranqueados no pudieron contar ni con su líder anotador Kellen Dunham (17 puntos) ni con su mejor reboteador Kameron Woods (2 puntos, 14 rebotes), ambos eliminados por faltas. Uno de los handicaps de Butler fue que 55 de sus 61 puntos se los repartieron entre Dunham, Andrew Chrabascz (16) y Alex Barlow (22). El equipo pagó la falta de acierto de Roosevelt Jones (4 puntos con una serie de 2 de 9, 10 rebotes, 4 asistencias).

El contrincante en semifinales de Xavier fue otro equipo con un ataque previsible. La 23 del listado de AP Georgetown juega para D’Vauntes Smith-Rivera. El base anotó 12 de los últimos 14 puntos de los Hoyas ante Creighton (60-55) para un total personal de 25, pero se quedó en 11 frente a los Musketeers. Otro de los centros de interés del encuentro era el duelo entre dos pesos pesados, los pivots de 2,08 Matt Stainbrook (122 quilos) y Joshua Smith (158 quilos). Stainbrook (20 puntos, 9 rebotes) ganó el pulso. Los suyos se fueron de 21 puntos en la segunda mitad. Isaac Copeland (15 puntos, 7 rebotes) y Jabril Tawrick (19 puntos, 5 rebotes) redujeron la desventaja de Georgetown hasta 2 puntos, el 63 a 65 con que acabó el partido.

Xavier no fue rival para Villanova en la final (69-52). El equipo de Jay Wright asumió el mando de salida y empezó rápidamente a marcar distancias ante un rival cansado de piernas y fallón en los lanzamientos. Josh Hart cerró su sensacional participación en el torneo con 15 puntos y 7 rebotes, demostrando el acierto de los que le han elegido como mejor sexto hombre del curso en la Big East. Sus actuaciones le han valido ser designado MVP del torneo. Es el primer hombre de banquillo en la Big East que consigue este premio.

Big 10

Penn State, penúltima de la liga regular, superó dos rondas en el torneo derrotando a Nebraska (65-68) y Iowa (58-67). D.J. Newbill sumó 26 puntos en la primera de las dos victorias y 18 en la segunda. El sueño de los Nittany Lions se acabó en cuartos frente a Purdue (64-59), cuando no encontraron la forma de detener al pívot A.J. Hammons (23 puntos, 9 rebotes, 4 tapones). Newbill consiguió 19 puntos, pero a costa de fallar muchos tiros (6 de 18).

Purdue cayó en semifinales ante la sexta del ranking y primera de su liga regular Wisconsin (71-51). Los Boilermakers llegaron con 5 puntos de ventaja al descanso para ver como la defensa de la gran favorita les mataba en la segunda parte dejándoles en un 24% en el tiro con sólo 6 canastas de campo anotadas. El base Bronson Koenig, intuyendo su próximo retorno a la suplencia ante la vuelta inminente del lesionado Traevon Jackson, lideró a los Badgers en anotación con 19 puntos. El pivot Frank Kaminsky se tomó un ligero respiro en ataque (12 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias, 3 recuperaciones, 3 tapones) para concentrarse en la defensa sobre Hammons (10 puntos, 7 rebotes, 3 tapones).

La octava del Top 25 Maryland superó a Indiana en cuartos de final (75-69) con 39 puntos de su pareja exterior, Melo Trimble y Dez Wells. Los Hoosiers, a pesar de su pésima racha de tiro en la segunda parte, mantuvieron sus opciones casi hasta el final. A falta de 39 segundos estaban a 2 puntos. Tres triples fallados y la consiguiente falta rápida posterior les dejaron 9 puntos abajo antes del inútil triple final de Max Hoetzel. Esta derrota avivó el debate sobre la continuidad de su entrenador Tom Crean. Un grupo de aficionados ha puesto en marcha una iniciativa de crowfounding con el fin de recaudar los 4 millones necesarios para despedirlo la próxima temporada. Por el momento sin demasiado éxito, todo hay que decirlo.

La buena racha de Maryland se acabó en semifinales ante la tapada de su conferencia, una Michigan State (58-62) fuera del ranking que venía de eliminar a Ohio State con su tripleta mágica funcionando a las mil maravillas: Branden Dawson (14 puntos, 8 rebotes, 7 asistencias), Travis Trice (18 puntos) y Denzel Valentine (23 puntos, 8 rebotes, 7 asistencias). Frente a los Terrapins Valentine estuvo discreto, pero Trice (20 puntos, 4 asistencias) y Dawson (17 puntos, 8 rebotes) camparon a sus anchas.

Los Spartans perdían de 16 en el ecuador de la primera parte, con un Melo Trimble (22 puntos) absolutamente desatado en ataque. A la que ajustaron su defensa sobre él, empezaron su remontada. En el ecuador de la segunda mitad la situación se había igualado. A 5 del final, ya mandaba Michigan State gracias a la aportación de Dawson y Gavin Schilling. Trimble reapareció para anotar los 8 últimos puntos de Maryland, pero su esfuerzo no bastó.

En la final Michigan State contuvo a Wisconsin durante la primera mitad. En la segunda, un parcial de 5 a 17 impulsado por Denzel Valentine (16 puntos, 8 rebotes, 6 asistencias) puso a los Spartans 11 puntos por delante de su rival a 7:46 del final de la segunda parte. Bronson Koenig (18 puntos, 4 rebotes, 9 asistencias) y Frank Kamisnky (19 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias) resucitaron a los Badgers. Dos tiros libres del base forzaron la prórroga. En los 5 minutos de prolongación sólo hubo un equipo, Wisconsin. Los de Bo Ryan anotaron 11 puntos, 7 de Nigel Hayes (25 puntos, 5 rebotes) y 4 de Koenig, y dejaron a su rival en blanco. Desde el momento en que los Spartans marcaron su màxima diferencia, encajaron un parcial de 31 a 10 para acabar cediendo 80 a 69.

Big 12

Las aspiraciones de Kansas State de cara al March Madness se esfumaron tras su eliminación ante Texas Christian (65-67) en la primera ronda del torneo de su conferencia. En cuartos los Horned Frogs a punto estuvieron de aprovechar las bajas interiores de la número 9 del ranking Kansas (Perry Ellis lesionado y Cliff Alexander con problemas de elegibilidad). El buen partido de Kelly Oubre (25 puntos, 6 rebotes) y la buena defensa sobre Trey Zeigler (20 puntos pero 8 balones perdidos) en el tramo final del encuentro evitaron la sorpresa (64-59).

En los cuartos de final Baylor, 16 del ranking, superó a la 18 West Virginia (80-70) en un partido apretado casi hasta el final. Los Mountaineers, con las bajas de su base estrella Juwan Staten y su suplente Gary Browne, renunciaron a su defensa individual presionante por toda la pista para refugiarse muchos minutos en una zona que se ajustaba mucho a los exteriores rivales y cerraba las líneas de pase interiores.

Rico Gathers (15 puntos, 9 rebotes) lo pagó en la primera mitad en la que estuvo apagado, aunque Ishmail Wainright (7 puntos, 6 rebotes) le suplió perfectamente en el rebote. El pívot de los Bears apareció no obstante en la segunda mitad, en especial en los últimos minutos en los que su rival Devin Williams (18 puntos, 7 rebotes) se cargó de faltas. Sobre sus anchas espaldas y su dominio de los rechaces Baylor abrió brecha por primera vez, y de forma definitiva, en el marcador en los 4 últimos minutos.

En la semifinal contra Baylor Kansas pudo recuperar a Perry Ellis (11 puntos, 6 rebotes) para intentar contener a Rico Gathers (11 puntos, 13 rebotes). Los Jayhawks se olvidaron de hacer un juego bonito y se pusieron el mono de trabajo frente a un equipo correoso. Los Bears se caracterizan por su incómoda defensa 1-3-1, pero sin embargo la menos sofisticada individual de los de Bill Self hizo más daño durante la primera mitad (5 de 25 en los tiros de campo para Baylor) que la zona de su rival. Los 8 puntos de ventaja para Kansas al descanso se convirtieron en 15 en la segunda parte tras un 2+1 de Wayne Selden (20 puntos, 8 rebotes, 3 asistencias). Baylor, que acusó el desacierto de Taurean Prince (2 puntos, 1 de 11 en los lanzamientos), respondió con un parcial de 0 a 8 antes de encajar otro de 10 a 0 alimentado por Selden y Frank Mason que selló el triunfo de la campeona de la liga regular por 62 a 52.

Texas, un equipo en entredicho, resolvió su primer compromiso ante Texas Tech (65-53). Los Longhorns tuvieron en cuartos contra las cuerdas al número 13 para los votantes de AP Iowa State, pero acabaron perdiendo (69-67). El equipo de Rick Barnes, que había tenido una màxima ventaja de 16 puntos en el tramo final de la primera mitad, llegó con un margen favorable de 10 puntos a los 4 minutos finales. Fred Hoiberg se jugó su última carta con una presión a toda pista y acertó. Texas falló sus 5 lanzamientos siguientes y perdió 4 balones. Los Cyclones le dieron la vuelta a la situación con un parcial de 12 a 0 que les dio el triunfo . El base Monte Morris (24 puntos, 5 recuperaciones) aportó 7 de esos puntos, 2 gracias a la canasta definitiva en el último segundo.

El rival en semifinales de Iowa State fue la 15 del ranking Oklahoma. Los Sooners venían de eliminar a Oklahoma State (64-49). Le’Bryan Nash lideró a los derrotados con 24 puntos y 12 rebotes, insuficientes para compensar la escasa aportación de Phil Forte (3 puntos, 0 de 7 en triples). En el bando vencedor Buddy Hield se fue hasta los 22 puntos, pero con una pésima serie en el tiro: 5 de 15. El escolta prometió que tiraría mucho mejor en su siguiente encuentro, aunque su promesa no se cumplió.

Hield anotó 16 puntos contra Iowa State, pero su porcentaje en los triples fue bastante malo (2 de 13). Los Sooners anotaron 5 de sus 7 canastas de 3 puntos del encuentro en los primeros 11 minutos. Isaiah Cousins estuvo especialmente certero con 3. Unido a una mala salida de Iowa State, esto provocó una primera brecha de 11 puntos entre ambos conjuntos. La entrada de los jugadores de banquillo de los Cyclones despertó a los de Fred Hoiberg, que consiguieron empatar antes del descanso.

En la segunda mitad los puntos interiores de Jameel McKay (12 puntos, 9 rebotes) y 2 triples de Dustin Hogue le dieron a Iowa State un liderazgo de 7 puntos. Oklahoma se recuperó, lo que dio paso a unos minutos de igualdad y emoción rota por dos canastas de McKay y Georges Niang (13 puntos, 8 rebotes, 4 asistencias). A 2:24 para acabar ganaban los Cyclones 66 a 61. Los Sooners se acercaron. Ryan Spangler tuvo el tiro para forzar la prórroga, pero no acertó y el triunfo fue para su contrincante (67-65).

En la gran final ante Kansas, Iowa State remontó una diferencia de dobles dígitos por quinto partido consecutivo (66-70). El equipo se está abonando a los partidos épicos, aunque sus seguidores seguramente les agradecerían un pequeño respiro. Contra los Jayhawks perdían de 17 en los primeros instantes de la segunda parte. El entrenador Fred Hoiberg reunió a sus agotados jugadores y les pregunto cuanto les quedaba por darle.

Hoiberg obtuvo su respuesta en la pista con un parcial de 2 a 17 que igualaba el marcador. 7 puntos fueron de George Niang (19 puntos, 5 rebotes) y 6 de Jameel McKay (11 puntos, 8 rebotes). Otro parcial posterior de 0 a 10 puso a los de Hoiberg 6 arriba a 5:40 del final. Wayne Selden (25 puntos) lideró el contraataque de los Jayhawks, que llegaron a empatar el encuentro. En el último minuto los de Bill Self se vieron obligados a cometer faltas, lo que aprovecharon sus rivales para sentenciarlos desde la línea de tiros libres.

Mountain West

Boise State llegaba a su torneo con la confianza de estar entre las 25 mejores, aunque fuese como colista, y de haber estrenado su condición de ranqueada con un triunfo frente a Air Force (80-68) en cuartos. Wyoming acabó con su ilusión (66-71). Los Cowboys tuvieron un bajón durante la liga regular cuando una mononucleosis les dejó sin Larry Nance Jr. Con 20 puntos del hijo del exNBA, el equipo derrotó a los ranqueados en la semifinal. Los Broncos parecían tenerlo todo de cara cuando ganaban de 12 a 2:30 del descanso, hasta que Josh Adams (27 puntos, 5 rebotes, 3 recuperaciones) encontró la inspiración dándole la iniciativa a los suyos. Boise State luchó por no descolgarse y forzó la prórroga, pero no pudo hacer más. En la final de la conferencia Wyoming derrotó a San Diego State (43-45).

Pacific 12

La número 17 Utah le pasó por encima a Stanford en la segunda mitad (el parcial de estos minutos fue de 46 a 17) de su duelo de cuartos de final. Los Utes acertaron sus lanzamientos durante los segundos 20 minutos, pero además dejaron a su rival en un mísero 25% en el tiro (6 de 24). Los Cardinals no tenían las piernas frescas tras su duro duelo de primera ronda la noche anterior contra Washington (71-69) y lo pagaron con una derrota (80-56) que les dejó fuera del torneo de marzo.

Oregon ha estado toda la temporada a la sombra en la Pacific 12, agazapada tras las ranqueadas Arizona y Utah. En la semifinal contra la segunda decidió revelar su potencial. Ambos equipos comenzaron el encuentro metiendo muchos puntos. De Oregon se esperaba, de Utah no. Brandon Taylor (24 puntos, 6 de 9 en triples) anotó 3 triples para los Utes en los primeros 5 minutos. A 1:40 del descanso anotó el cuarto de su cuenta para dar 6 puntos de ventaja a su equipo. Joseph Young (25 puntos) y Elgin Cook recortaron el margen antes del descanso.

En la segunda mitad los que consiguieron 6 puntos de ventaja fueron los Ducks, pero Taylor empató de nuevo a 2:35 del final con un nuevo triple. Con empate a 64 a falta de 7 segundos, Dana Altman pidió tiempo muerto. El entrenador de Oregon planteó un último tiro para Young saliendo de un bloqueo. Su escolta le contradijo. Prefería subir él mismo la pelota. Su triple metió a su equipo en la final (64-67), dejando a Delon Wright (16 puntos, 9 rebotes, 5 asistencias) sin su final de conferencia en su última temporada NCAA.

UCLA se quedó sin Kevin Looney en la primera mitad del duelo de cuartos contra Southern California por una herida en la cara. En la segunda mitad, Norman Powell pagó con muchos minutos de banquillo sus problemas con las faltas. La buena actuación de Isaac Hamilton convirtió estos problemas del equipo en irrelevantes. Hamilton acertó 13 de sus 17 tiros a canasta (con un 7 de 9 en triples) para irse hasta los 36 puntos y llevar a los Bruins al triunfo (96-70).

Una máscara facial permitió a Kevon Looney disputar la semifinal contra la quinta del ranking Arizona, aunque rindió muy por debajo de su media habitual. Los Wildcats abrieron el partido con un parcial de 11 a 2, pero sus problemas para atacar la defensa en zona de UCLA permitieron a los de Steve Alford llegar al descanso con empate a 27. Norman Powell (21 puntos, 4 rebotes) y Tony Parker (15 puntos, 4 rebotes) empezaron la segunda mitad muy inspirados, dándole a los californianos una ventaja de 7 puntos. La respuesta de Arizona les hizo añicos: un parcial de 15 a 0. Norman Powell acercó a su equipo a 2 puntos faltando 2 minutos, pero Stanley Johnson (15 puntos, 9 rebotes) aseguró el triunfo de Arizona por 70 a 64. Brandon Ashley fue el máximo anotador con 24 puntos (y 9 de 11 en el tiro).

Ya en la final, Arizona no se dejó sorprender por un lobo vestido con piel de cordero como Oregon (80-52), rompiendo una sequía de 13 años en el campeonato de su conferencia. Los Wildcats llegaron al descanso con una ventaja de 15 puntos construida desde los triples y las canastas en transición. En la segunda mitad los de Sean Miller bajaron algo la intensidad en defensa, pero mejoraron en ataque, dejando claro a los Ducks que la remontada era una utopía inalcanzable. Brandon Ashley, con 20 puntos y 5 rebotes, se llevó el trofeo al mejor jugador.

Southeastern Conference

La 21 del ranking Arkansas sufrió para deshacerse de Tennessee en cuartos (80-72). Los Razorbacks ganaban de 20 a los 4 minutos de la segunda parte cuando empezaron a fallar sus lanzamientos (de sus últimos 15, sólo anotaron 3). A falta de 3 minutos y medio, su margen se había reducido a 4 después de una racha de 9 puntos de Kevin Punter. Arkansas sobrevivió gracias a los tiros libres (11 de 14 en este tramo final). La segunda de la liga regular tuvo una semifinal más plácida frente a Georgia (60-49). Tanta que apenas le afectó la mala noche cara a canasta de Bobby Portis (4 puntos con una serie de 1 de 14 en los tiros de campo).

La indiscutible número 1 de los EUA Kentucky se clasificó para las semifinales de su torneo tras vencer a Florida en cuartos (64-49). Los Gators consiguieron aguantar durante la primera mitad gracias a su efectividad en la pintura. En la segunda mitad Kentucky impuso su mayor físico y el acierto de su rival en el tiro interior bajó del 60 al 27,8%. Los de Billy Donovan,que el año pasado llegaron hasta la Final Four, se han quedado fuera del Gran Baile de final de curso este año.

El tercero de los favoritos para de esta conferencia, Louisiana State, cayó en cuartos frente a Auburn (70-73). Los Tigers habían controlado todo el encuentro, aunque sin grandes ventajas, hasta que despertó KT Harrell (29 puntos) con 15 puntos seguidos, entre ellos el triple que forzaba la prórroga y los 4 primeros del tiempo añadido que ponían por delante a los otros Tigers. LSU no pudo rentabilizar el dominio de los tableros de Jarell Martin (18 puntos, 16 rebotes). Su compañero en la pintura Jordan Mickey había enojado tanto a Jordon Granger con su juego de codos que éste le dejó ir un par de puñetazos.

La expulsión de Granger dejó el juego interior de Auburn mermado de cara a la semifinal contra la todopoderosa Kentucky. Los Wildcats se exhibieron, derrotando claramente a su rival (91-67) y rompiendo el anterior récord de victorias consecutivas de la universidad (32 entre el 5 de diciembre de 1953 y el 8 de enero de 1955). La defensa de los de Calipari se cebó con Harrell (13 puntos, 1 de 12 en tiros de campo).

La final de esta conferencia no tuvo demasiada historia. Kentucky abrió las hostilidades con un parcial de 8 a 0 gracias a 2 triples de Andrew Harrison (15 puntos). Arkansas se rehizo, pero tras la canasta de Michael Qualls (18 puntos) que ponía el 25 a 21 a 8:10 del descanso encajo el parcial de 16 a 4 (y los 4 de tiros libres) que la destrozó. En la segunda mitad los Wildcats se dedicaron a conservar su ventaja para acabar ganando 78 a 63, pensando ya en el gran torneo de marzo. Hasta tal punto están concentrados en la gran cita que los jugadores no cortaron las redes de la canasta. Dejaron esa tarea al personal auxiliar. Ellos quieren las de la gran final del March Madness.

West Coast

Brigham Young superó en semifinales a Portland (84-70). BYU rompió el partido en la primera parte con cuatro triples consecutitvos, 1 de Tyler Haws (18 puntos) y los otros 3 de un Chase Fischer que convirtió 6 antes del descanso. El base sumó 20 de sus 24 puntos en el primer período. No obstante, el nombre propio de la noche fue Kyle Collinsworth. Con sus 13 puntos, 14 rebotes y 11 asistencias sumó su sexto triple doble de la temporada. Ya tenía el récord de triples dobles en un sólo curso, pero ahora también ha igualado el de triples dobles en toda una carrera NCAA. Otros dos jugadores también consiguieron 6, aunque en su caso repartidos en diferentes temporadas: Michael Anderson (Drexel, 1985-88) y Shaquille O’Neal (LSU, 1990-92).

El rival de los mormones en la final del torneo de conferencia fue la número 7 del ranking Gonzaga, que de la mano de Byron Wesley (25 puntos, 3 asistencias, 4 robos) y Kyle Wiltjer (17 puntos, 9 rebotes) había derrotado en la otra semifinal a Pepperdine (79-61). Los dos jugadores se combinaron para anotar 25 de los primeros 30 puntos de su equipo en la segunda parte para desequilibrar un marcador igualado.

En el último partido del curso de la West Coast, Gonzaga centró su defensa de salida en frenar a la efectiva linea exterior de BYU ante la poca aportación ofensiva de los pivots rivales. Los Cougars, por el contrario, se cerraron en torno a su aro preocupados por la superioridad de las torres de su adversario. Tras unos 6 primeros minutos de pocos puntos, un triple de Kevin Pangos (16 puntos, 3 rebotes, 5 asistencias) abrió la caja de los truenos.

Los vigentes campeones se distanciaban con dos triples más obra de Kyle Wiltjer y Gary Bell. Tyler Haws (15 puntos, 4 rebotes, 4 asistencias), que había cometido dos faltas en menos de 4 minutos de juego, volvió a la pista. Con la ayuda de un Kyle Collinsworth (28 puntos, 8 rebotes, 5 asistencias) brillante en las penetraciones consiguieron estabilizar la desventaja de los suyos entorno a los 6 puntos. Volviendo del descanso los Bulldogs buscaron de forma insistente a Przemek Karnowski (12 puntos, 4 rebotes). El gigante polaco hizo estragos en la pintura rival, tanto anotando como cargando de faltas a sus defensores.

Domantas Sabonis (15 puntos, 6 rebotes) dio continuidad a la labor. Pero ni aún así Gonzaga conseguía dejar atrás de forma definitiva a su contrincante. Dos triples puntuales de Wiltjer (18 puntos, 10 rebotes) y Bell (15 puntos, 4 rebotes) aumentaron levemente el  margen de seguridad de los de Mark Few hasta que Pangos cerró el partido. Primero, con un triple a 2:44 del final que ponía a los suyos 13 arriba. Y luego con una entrada cuando faltaban 68 segundos para acabar, tras haber consumido casi por completo el tiempo de posesión, que hizo bajar los brazos a una BYU que acabó cediendo por 91 a 75.

Otros invitados por derecho propio al Gran Baile

Northeastern superó en la final de la Colonial Athletic Association a la favorita William&Mary (61-72). Wofford se impuso en  el último partido del torneo de la Southern a Furman (67-64), la colista de la liga que se había colado en la gran final. Los Paladins acusaron los 4 partidos jugados en 4 días. Manhattan, después de haber perdido sus dos partidos de la liga regular contra Iona, derrotó a los Gaels (69-79) en la final de la Metro Atlantic Athletic.

Robert Morris había llegado a la final de la Northeastern cuatro veces en los últimos cinco años. Tras perder en las tres primeras ocasiones, este curso superó a Saint Francis (63-66). La defensa de Valparaiso sobre el base Keifer Sykes (14 puntos, 5 rebotes, 3 asistencias) permitió a los Crusaders superar a Green Bay (54-44) en la final de la Horizon. Los 17 puntos de Lawrence Alexander (25 puntos, 6 de 9 en triples) en la segunda parte ayudaron a que North Dakota State entrase en los dos últimos minutos de la final de la Summit contra South Dakota State con 8 puntos de margen. Sus rivales sólo pudieron recuperar 7 (56-57).

Lafayette se proclamó campeona de la Patriot gracias a Nick Lindner. En los tres partidos jugados por los Leopards en su torneo el base sumó un total de 71 puntos, además de repartir 16 asistencias. En la final, además, anotó los tiros libres decisivos ante American University (65-63). Albany ganó a Stony Brook (51-50) en la final de la America East con un triple en el último segundo de un Peter Hooley inmerso en una noche de poco acierto (3 de 13 en los tiros). Entre Jameel Warney y Carson Purefoy anotaron 43 de los 50 puntos de Stony Brook.

Hampton ganó la plaza para la gran fiesta del baloncesto de marzo de la Mid-Eastern Athletic Conference derrotando a Delaware State (61-82) a pesar de no poder contar con Dwight Meikle, su máximo anotador y reboteador. Texas Southern superó a Southern (62-58) en el torneo de la Southwestern Athletic Conference gracias a una falta flagrante (2 tiros libres y posesión) a falta de 27 segundos para acabar el encuentro. Harvard venció a Yale (51-53) en el partido de desempate de la liga regular de la Ivy League (no hacen torneo).

El legendario Bobby Hurley volverá al March Madness. El dos veces ganador como jugaor de Duke participará ahora como entrenador de Buffalo, representante de la Mid-American. Eastern Washington, el equipo del líder en anotación de la DI Tyler Harvey, superó a Montana en la final de la Big Sky (65-69). Stephen F. Austin ganó la invitación de la Southland apartando de su camino a Sam Houston (83-70). Era su triunfo 28 en sus últimos 29 partidos.

New Mexico State ganó por cuarta temporada consecutiva el torneo de la Western Athletic mientras que UC Irvine participará por primera vez en el gran baile de marzo tras derrotar a Hawaii (67-58) en la final de la Big West. Florida International derrotó a Texas-San Antonio (54-57) en primera ronda del torneo de la Conference USA gracias a un triple de Dennis Mavin (15 puntos, 9 rebotes, 5 asistencias) desde medio campo en el último segundo del encuentro. La final de esta conferencia la ganó la universidad de Alabama – Birmingham (UAB).

Georgia State superó a Georgia Southern en la final de la Sun Belt, en un partido con muy pocos puntos: 38 a 36. R.J. Hunter, hijo del entrenador campeón Ron Hunter, no estuvo muy inspirado, aunque consiguió los dos tiros libres decisivos. En la euforia de la celebración, su padre se lesionó el tendón de Aquiles. Kevin Ware, el jugador de Louisville que se rompió una pierna durante el March Madness del 2013, fue el máximo anotador para los vencedores con 18 puntos.

El cuadro del March Madness

Una vez acabada la reducida jornada de partidos de domingo, el comité de sabios de la NCAA se puso manos a la obra a la selección de los equipos que participaran en su gran torneo de marzo y su colocación en el cuadro. 32 se ganaron su lugar como campeones de sus conferencias. Los otros 36 los eligió, en función de sus méritos, la propia NCAA. A continuación os detallaré las universidades en liza. Entre paréntesis indicaré la conferencia de la que han quedado campeonas (las que lo hayan sido)

Entre martes y miércoles abrirán el fuego los ocho conjuntos que están en puertas de entrar en el torneo propiamente dicho. Son los First Four, que se juegan 4 puestos en el cuadro definitivo. Estos últimos años la NCAA ha considerado estos partidos como la primera ronda mientras que este humilde redactor se alineaba con los puristas que pensamos que las rondas empiezan con el cuadro completo y el resto son previos. Éste será el último curso que el organizador del torneo mantiene su empeño. A partir de la próxima temporada, los First Four serán los First Four y la ronda con los 64 equipos del cuadro en liza la primera. Los 4 emparejamientos previos son:

FF1: Manhattan (Metro Atlantic) – Hampton (Mid-Eastern)

FF2: Boise State (Ohio Valley) – Dayton  (Dayton fue la cenicienta del pasado curso; este año el vencedor de este partido podría volver a serlo superando a Providence en primera ronda).

FF3: North Florida (Atlantic Sun) – Robert Morris (North East)

FF4: BYU – Ole Miss (BYU y Ole Miss apuntan al habitual tapado que la NCAA coloca en estas eliminatorias para asegurarse una historia de cenicientas; la disposición del ganador en el cuadro final contra Xavier me lo confirma ).

Una vez resueltas estas eliminatorias, dará comienzo la lucha en la primera ronda de un torneo dividido en cuadrantes. Aquí los tenéis (el número entre paréntesis de cada equipo corresponde a su número de cabeza de serie):

A) MEDIO OESTE

Kentucky (1, SEC) – FF1 (16)

Cincinnati (8) – Purdue (9)

West Virginia (5) – Buffalo (12, Mid-American)

Maryland (4) – Valparaíso (13, Horizon)

Butler (6) – Texas (11)

Notre Dame (3, ACC) – Northeastern (14, Colonial)

Wichita State (7) –Indiana (10)

Kansas (2) – New Mexico State (15, Western Athletic)

B) ESTE

Villanova (1, Big East) – Lafayette (16, Patriot)

North Carolina State (8) – LSU (9)

Northern Iowa (5, Missouri Valley) – Wyoming (12, Mountain West)

Louisville (4) – UC Irvine (13, Big West)

Providence (6) – FF2 (11)

Oklahoma (3) – Albany (14, America East)

Michigan State (7) – Georgia (10)

Virginia (2) – Belmont (15, Ohio Valley)

C) SUR

Duke (1) – FF3 (16)

San Diego State (8) – Saint John’s (9)

Utah (5) – Stephen F. Austin (12, Southland)

Georgetown (4) – Eastern Washington (13, Big Sky)

Southern Methodist (6, American) – UCLA (11)

Iowa State (3, Big 12) – Universidad de Alabama – Birmingham (14, C-USA)

Iowa (7) – Davidson (10)

Gonzaga (2, West Coast) – North Dakota State (15, Summit)

D) OESTE

Wisconsin (1, Big 10) – Coastal Carolina (16, Big South)

Oregon (8) – Oklahoma State (9)

Arkansas (5) – Wofford (12, Southern)

North Carolina (4) – Harvard (13, Ivy League)

Xavier (6) – FF4 (11)

Baylor (3) – Georgia State (14, Sun Belt)

Virginia Commonwealth (7, Atlantic 10) – Ohio State (10)

Arizona (2, Pac 12) – Texas Southern (15, Southwestern Athletic)

Planes para que los jugadores acaben sus estudios

La NCAA, conjuntamente con la NBA y la Asociación de Entrenadores de Baloncesto han decidido unir fuerzas para diseñar una solución que evite que los jugadores dejen sus estudios antes de graduarse para entrar en el draft sin tener asegurada una buena elección. La propuesta pasaría por retrasar la fecha tope para retirar su candidatura al draft hasta finales de mayo, cinco semanas más tarde de la actual. Esto permitiría a los candidatos a profesionales tener una mejor perspectiva de sus posibilidades reales en la noche mágica.

El plan también contemplaría la existencia de un entrenamiento predraft a mediados de mayo, al que se accedería por invitación de la NBA. Si un jugador no fuera invitado, se le recomendaría retirar su petición de entrar en el draft y volver a la universidad. Esta propuesta podría ser aprobada por la NCAA el próximo mes de enero, y ya entraría en vigor de cara al draft del 2016. No obstante, esta no es la única iniciativa para que los jóvenes permanezcan el tiempo debido en la universidad.

Shawn Fojtik ha ideado un creativo sistema que ayuda a incentivar la permanencia de los deportistas universitarios en la NCAA. Fojtik es el creador de una iniciativa de crowfunding, FanAngel, que se encargaría de recoger las aportaciones económicas de los afcionados para premiar a sus estrellas por seguir sus estudios y no dar el salto a profesionales. De estas cantidades, el 80% serían para el jugador en cuestión, un 10% para sus compañeros y el 10% restante para fines benéficos y becas.

Los deportistas universitarios tienen prohibido cobrar por jugar, así que la recaudación se iría acumulando hasta que los jugadores se graduasen. Y como los beneficiados de la iniciativa no han dado expresamente su aprobación, tampoco se les puede castigar por ello mientras están en la universidad (según Fojtik, claro). ¿Y que pasa si un jugador se hace profesional antes de tiempo? La bolsa acumulada se devuelve a los aficionados. ¿Qué interés tiene Fojtik en esto? El 9% que pretende embolsarse por organizar las transacciones.

Versión íntegra del artículo publicado en http://www.encancha.com, marzo 2015

NBA.com | Hang Time Blog

The official news blog of NBA.com with commentary and analysis from NBA.com's staff of writers.

ProBasketballTalk

Basketball - NBC Sports

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: