Tag Archives: Frank Kaminsky

NCAA: Duke se lleva el título que parecía destinado a Kentucky

7 Abr

Kentucky se quedó en el penúltimo escalón de su ascensión a la gloria, frenada por una Wisconsin que a su vez cayó en la final frente a Duke. En el partido clave por el título, ni Okafor ni Kaminsky fueron los jugadores que acabaron decidiendo el ganador. Este honor recayó en el base Tyus Jones y un invitado inesperado, Grayson Allen

La Final Four se ha disputado en Indianapolis, capital de Indiana. Durante la semana se habló mucho de este estado, pero no precisamente de baloncesto. El gobernador republicano de Indiana Mike Pence estampó su firma el jueves 26 de marzo en la Ley de Restauración de la Libertad Religiosa, aprobada en el Congreso Estatal por 40 votos a favor y 10 en contra y que debería entrar en vigor en julio. El texto legal pretende defender el derecho de las personas a actuar conforme a los preceptos de su religión, y limitar los poderes gubernamentales para obligarles a ir contra lo que dictan sus creencias.

La polémica saltó cuando los críticos de la norma afirmaron que podía utilizarse para discriminar a gays, lesbianas, bisexuales y transexuales. Acogiéndonos al pie de la letra a la formulación, nadie puede obligar al dueño de un negocio a atender a personas de una determinada orientación sexual. A través de twitter se promovió la campaña #boycottIndiana y numerosas personalidades se manifestaron en contra de la ley. Pence, entrevistado en la cadena de televisión ABC, no contribuyó a acabar con el alboroto. Preguntado 6 veces de forma directa si el texto legal amparaba la discriminación de los homosexuales, se salió por la tangente sin negar la mayor.

Alguna voz pidió un cambio de sede del gran torneo universitario, pero no había tiempo material para ello. El primer afectado por el boicot fue Kevin Ollie, entrenador campeón el 2014 con Connecticut. El gobernador de su estado prohibió los desplazamientos del personal público a Indiana por asuntos oficiales. Y la universidad es pública, así que su técnico tenía vetada su asistencia a la Final Four y a la convención de entrenadores del fin de semana.

El revuelo ha inquietado, y mucho, a los máximos responsables de la NCAA. La organización universitaria se ha preocupado de crear un entorno de igualdad, y de garantizar el máximo respeto a toda su familia (sean jugadores o entrenadores, sus allegados o sus seguidores) en todos sus actos. La situación es realmente grave para este organismo, ya que tiene su sede central en Indianapolis. Su presidente Mark Emmert vería necesario un traslado si la ley no se modifica o deroga.

Finalmente la Cámara de Representantes de Indiana anunció el jueves 2 de abril que introducirá cambios en el redactado de la ley para no dejar margen a la discriminación, impidiendo a los proveedores de servicios acogerse a ella para seleccionar a sus clientes. Sólo las iglesias, sus centros educativos afiliados y las ONG religiosas quedarán al margen de esta enmienda. Aunque aún falta por conseguir que sea aprobada y que la firme nuevamente el gobernador. Este tipo de legislación no es única de Indiana. Otros estados tienen leyes similares. Como por ejemplo Arkansas, que también ha anunciado reformas.

Kentucky se quedó a dos pasos de la perfección

Frank Kaminsky (20 puntos, 11 rebotes), nombrado mejor jugador del año, celebró su 22 cumpleaños de la mejor manera. Su equipo, Wisconsin, acabó en semifinales con el sueño de perfección de Kentucky (64-71). Los Wildcats de John Calipari, elegido mejor entrenador de la temporada por AP, son más altos, más fuertes, más rápidos y su defensa es temible. Pero los Badgers de Bo Ryan son un equipo veterano (todo lo que se puede ser en la NCAA), con una patrón de juego bien definido. Así que tras empezar el partido encajando un parcial de 5 a 0 no perdieron la cabeza.

En ataque Wisconsin se mantuvo fiel a su estilo, con ataques pausados y buena circulación de balón, buscando siempre el mejor tiro posible y el emparejamiento individual más favorable. El ritmo rápido le convenía la más atlética Kentucky, no a ellos. Para evitar que su rival corriera, se esforzaron en la lucha por rebote (cogieron 34, 12 ofensivos, por 22 de los Wildcats). Con una buena disposición defensiva, convirtieron cada ataque estático de los de Calipari en un rompecabezas de difícil solución.

Una canasta de Sam Dekker (16 puntos, 3 rebotes) le daba a Wisconsin 9 puntos de ventaja (14-23) mediada la primera mitad. Los gemelos Harrison, Andrew (13 puntos, 4 asistencias) y Aaron (12 puntos y 3 rebotes) asumieron la responsabilidad anotando la mitad de los puntos de los Wildcats antes del descanso. Tras imponer su defensa sobre la ofensiva de Wisconsin y conseguir ataques rápidos en los últimos 5 minutos de este primer período, Kentucky se marchó al vestuario con empate a 36 en el marcador.

En los primeros minutos de la segunda parte Wisconsin volvió a abrir una brecha en las murallas de su enemigo (44-52) tras un triple de Bronson Koenig (12 puntos, 4 rebotes). Kaminsky y su compañero en la pintura Nigel Hayes (12 puntos, 5 rebotes) aprovechaban la menor movilidad de sus marcadores obligándoles a salir hasta la línea de 3 puntos. Karl-Anthony Towns (16 puntos, 9 rebotes), al que se le había visto muy poco en el primer período, apareció para levantar a su equipo y darle 4 puntos de ventaja (60-56) tras un contundente parcial de 14 a 4.

Los árbitros también reclamaron su momento de protagonismo. Con empate a 56, señalaron una claramente inexistente falta en ataque a Josh Gasser que invalidaba un triple de Koenig.  Luego dejaron impune un manotazo de Trey Lyles al mismo Gasser que debía haber sido castigado con una falta flagrante (2 tiros libres y posesión) y la expulsión de Lyles. El top 3 de errores arbitrales se cerró con la canasta de Hayes, con el reloj de posesión a 0, que empataba el encuentro a 60 a 2:35 del final. Por suerte para el espectáculo, estos minutos de malas decisiones no fueron decisivos.

Quien sí fue determinante fue Sam Dekker, anotando un triple que daba 3 puntos de ventaja a los suyos. Ante las dificultades crónicas de Kentucky para anotar desde la larga distancia, eso suponía un margen de dos posesiones. El alero amplió este margen con un tiro libre en una jugada posterior. Aaron Harrison contraatacó con un 2+1 para que los Wildcats entrasen en el último minuto sólo 1 punto abajo. Fue entonces cuando Wisconsin impuso su veteranía, sin perder la cabeza, haciendo su juego, anotando 5 de sus 6 tiros libres, y obligando a los de Calipari a buscar desde su punto débil, los triples, una salvación que no llegó.

Una apuesta fallida

Derek Stevens es propietario de 2 hoteles (D y Golden Gate), evidentemente con sus casas de apuestas, en el centro de Las Vegas. Como la regulación de Nevada prohíbe a los propietarios apostar en sus propios negocios se para casi cada día en el Golden Nugget Hotel&Casino, situado entre sus dos propiedades, para hacer alguna apuesta. El 5 de diciembre tuvo una intuición. Entró y le preguntó al director del negocio, Tony Miller, cuánto dinero tenía que jugarse para ganar un millón de dólares en el caso de que Michigan State se proclamase campeona de la NCAA. Por aquel entonces, los Spartans habían perdido 3 de los 8 partidos que habían disputado, y un triunfo suyo en la Final Four se pagaba 50 a 1. Así que, con el beneplácito del propietario del centro de apuestas, Tilman Fertitta, Stevens se jugó 20.000 dólares a un triunfo del equipo de Tom Izzo. Nunca antes había invertido tanto dinero en una sola jugada.

En el programa de televisión de la NBC “The Tonight Show” que presenta Jimmy Fallon los expertos predijeron un triunfo de Michigan State. Sus especialistas son siete cachorrillos de perro que en realidad eligen un plato del que comer, y que ya fallaron en su vaticinio del ganador de la final universitaria de futbol americano. Pero el espectáculo es el espectáculo.

El problema para Stevens y Fallon es que las semifinales del “March Madness” se juegan en el primer fin de semana de abril y Tom Izzo saca lo mejor de los Spartans en marzo. Su equipo abrió el partido frente a Duke con un parcial de 6 a 14 gracias a tres triples de Denzel Valentine (22 puntos, 11 rebotes) y otro de Travis Trice (16 puntos, 5 asistencias). Mike Krzyzewski volvió a optar por un cinco titular “pequeño”, con Matt Jones de tres y Justise Winslow de cuatro. Una configuración que estrenó en cuartos ante Gonzaga y que mantuvo en la final.

Duke tardó 5 minutos en ajustar su defensa tras un inicio en que sus jugadores no llegaban a puntear los tiros de su rival. En ataque, Justise Winslow (19 puntos, 9 rebotes) y Jahlil Okafor (18 puntos, 6 rebotes) empezaron a producir ante la impotencia de sus defensores para evitar sus puntos. Tras cinco minutos de gloria de Michigan State, los Blue Devils iniciaron su labor de demolición. En la segunda mitad, con la colaboración de Quinn Cook (17 puntos), las diferencias se convirtieron en escandalosas hasta llegar a un resultado final de 81 a 61.

El quinto campeonato de Coach K

Mike Krzyzewski y Bo Ryan buscaban en la final su quinto título a nivel nacional de los Estados Unidos. Con una pequeña diferencia: los cuatro previos de Coach K corresponden a la Division I con Duke y los de Ryan a la Division III con Wisconsin – Platteville. Al final el pentacampeón fue Coach K. En el duelo de estilos que se vivió en la final entre un conjunto con un juego colectivo muy estructurado como el de Ryan y otro que este año ha vivido más del talento individual, se acabó imponiendo Duke (68-63).

Se preveía un emparejamiento clave entre Jahlil Okafor (10 puntos, 3 rebotes) y Frank Kaminsky (21 puntos, 12 rebotes). El pívot de Wisconsin dominó a su par la mayor parte del encuentro, cargándole de faltas y en algunos momentos bailándole a voluntad entrando desde la línea de 3 puntos. En defensa, le impidió recibir en el poste bajo, desde donde genera el juego ofensivo de su equipo. Eso desmontó el esquema de juego de los Blue Devils, que tuvieron que recurrir al talento individual en ataque. Un acierto táctico de Bo Ryan que, paradójicamente, le hizo perder el campeonato.

El otro duelo clave entre Justise Winslow (11 puntos, 9 rebotes, 3 tapones) y Sam Dekker (12 puntos, 8 rebotes) no existió. Winslow se cargó rápido de faltas, pero por culpa de Nigel Hayes. El alero de Duke tuvo buenos momentos en defensa, pero se le vio precipitado en ataque. Dekker, por su parte, solo apareció cuando Wisconsin llevaba el viento a favor. Su noche fue especialmente negada en los triples. En las eliminatorias previas había acumulado 15 aciertos en 30 lanzamientos. En el último partido de la temporada falló sus 6 intentos.

Cada aspirante al título tuvo su momento. Los Blue Devils en la primera mitad, cuando consiguieron imponer su velocidad sobre la pausa habitual de Wisconsin. Pero con el marcador 23 a 17 Okafor y Winslow cometieron sus segundas personales. Con los dos novatos estrella de Duke en el banquillo, los Badgers remontaron. Al descanso se llegó con empate a 31. En la segunda mitad fue Wisconsin la que impuso su estilo. A 13:23 del final ganaba de 9 (48-39) con 9 punto del base Bronson Koenig (10 puntos, 4 asistencias) y 6 de Kaminsky de los 17 de los suyos en esos minutos del período. Cuando todo parecía perdido para Duke, apareció su factor X.

Con Winslow y Okafor nuevamente en el banquillo a causa de sus problemas de faltas, apareció el cuarto freshman del que nunca se habla, Grayson Allen (16 puntos), para rescatar a los suyos. Allen anotó 8 puntos de los 11 de su equipo en el parcial de 11 a 3 que volvía a meter a los Blue Devils en la lucha por el título. Los otros 3 fueron del tercer novato estrella y jugador más valioso de la final Tyus Jones (23 puntos, 5 rebotes). El base, que anotó 19 puntos tras el descanso, asumió la responsabilidad ofensiva sin que Bo Ryan ordenase a su especialista defensivo, Josh Gasser, que lo frenase. El escolta tenía la misión de secar a Quinn Cook, y el entrenador de Wisconsin no se salió del guión.

El momento de Okafor llegó con el partido igualado. El candidato a número 1 del draft de la NBA superó en dos ataques consecutivos la hasta entonces modélica defensa de Kaminsky sobre él. En la defensa intermedia entre ambos, frenó por primera vez al ganador del premio al mejor jugador de la temporada en su camino hacia canasta. La moral de los Badgers quedó tocada. Un triple de Tyus Jones completó una secuencia que le daba 8 puntos de ventaja a Duke a falta de 84 segundos de partido (66-58). Durante la racha los Devils se beneficiaron de un par de discutidas decisiones arbitrales en dos fuera de banda (uno de ellos sin pitar).

Wisconsin redujo su margen a 3 puntos cuando restaban 50 segundos (66-63). Un Krzyzewski previsor se jugó sus últimos ataques con Okafor en el banquillo. Ante la posibilidad de que Wisconsin recurriera a las faltas personales sobre el pívot (sólo un 51,3% de acierto en los tiros libres) para remontar el técnico prescindió de su estrella de este curso. Tyus Jones fue quien recibió la falta y anotó los dos lanzamientos desde los 4,60. En unos 35 segundos finales de locura para los Badgers, el equipo se descompuso, perdiendo su orden y sus jerarquías en pista. Koenig tuvo que jugarse el tiro más importante de la temporada porque nadie más quiso el balón. Y falló.

Torneos Menores

Dos tiros libres del base Chasson Randle (25 puntos) en la prórroga le dieron la victoria a Stanford sobre Miami en la final del NIT (66-64). Los Cardinals habían llegado a ganar de 13 en la segunda parte. Randle fue elegido MVP de un torneo que este año ha experimentado fijando el tiempo de posesión en 30 segundos (la NCAA lo tiene fijado en 35). El júnior madrileño Iván Cruz Uceda jugó 31 minutos en unos Hurricanes con muchas bajas, aportando 3 puntos, 5 rebotes y 2 tapones.

Loyola de Chicago derrotó a Louisiana-Monroe en las series finales del College Basketball Invitational (CBI). En este torneo el ganador no se decide a partido único sino en una serie al mejor de tres, y los Ramblers se impusieron en los dos primeros haciendo innecesario el restante. Earl Peterson fue elegido el mejor jugador. Evansville superó a Northern Arizona 71 a 65 en la final del CIT de la mano de Egidijus Mockevicius (27 puntos, 12 rebotes, 4 tapones). El MVP del torneo fue el base D.J. Balentine.

El “Havoc” hace las maletas

Shaka Smart, entrenador las últimas 6 temporadas de Virginia Commonwealth, será el nuevo responsable del equipo de baloncesto de la Universidad de Texas. Tras llevar a VCU a la Final Four el 2011, Smart ocupará el lugar de un Rick Barnes que en 17 temporadas en los Longhorns metió al equipo 16 veces en el March Madness, pero sin conseguir pasar de la segunda ronda desde el 2008. El nuevo técnico desoyó la oferta de dos clubs de striptease de Richmond, que le ofrecieron bailes gratis ilimitados para él y todo su equipo si permanecían en VCU. El baloncesto por encima de todo.

Otra novedad destacada en los banquillos ha sido la contratación de Chris Mullin como nuevo entrenador de Saint John’s tras la marcha de Steve Lavin. En 1985 la estrella de la NBA y miembro del primer Dream Team olímpico llevó a la Red Storm a la Final Four como jugador. Ahora empieza su camino (largo y tortuoso) para intentarlo como técnico.

Y la próxima temporada

El 1 de abril se disputó el McDonald’s All American Game, un All Star de los jugadores de instituto. Ganó la selección del Este a la del Oeste por 111 a 91 y Cheick Diallo fue elegido el mejor jugador gracias a sus 18 puntos y 10 rebotes en 17 minutos en pista. Más allá del resultado, este partido nos sirve para empezar a hacer boca de los jugadores que darán el salto a la NCAA la próxima temporada. Aquí os dejo unos highlights para que os vayáis familiarizando con algunos de ellos.

Artículo publicado en http://www.encancha.com, abril 2015

NCAA: Towns mantiene a Kentucky en su búsqueda de la perfección

30 Mar

Kentucky contra Wisconsin y Duke contra Michigan State. Esos son los duelos que abrirán la Final Four  en Indianapolis el próximo 4 de abril. De los 4 clasificados, sólo 1 (Michigan State) no partía como cabeza de serie. Veamos que han hecho este pasado fin de semana para meterse en la gran fiesta del baloncesto universitario.

Medio Oeste

A West Virginia, tras eliminar a Maryland en segunda ronda, se le subieron los humos. Hasta el punto de dar por segura su victoria frente a Kentucky en las declaraciones previas a su partido de la tercera ronda. Y ocurrió lo previsible, que Kentucky ejerció de macho alfa y marcó territorio de forma despiadada. Abrió el encuentro con un parcial de 18 a 2 para llegar al descanso ganando 44 a 18. El resultado final fue de 78 a 39. El técnico derrotado, Bob Huggins, dijo al final que “es el mejor equipo defensivo al que me he enfrentado. Y cuando les entran los tiros no hay quien les venza”.

La presión defensiva a toda pista de los Mountaineers no fue efectiva. En los 22 ataques rivales que la aplicaron sólo recuperaron 4 balones. En total Kentucky perdió 10 pelotas, que se transformaron en 11 puntos (la media de West Virginia de puntos tras recuperación es de 20,7). Por el contrario, la defensa de los de Calipari maniató a su rival. 39 puntos es la anotación más baja en esta ronda desde que se amplió el March Madness a 32 equipos en 1975. El 24,1% de acierto en el tiro es el peor porcentaje en este torneo en las últimas 50 temporadas. Los de Bob Huggins acabaron con más tapones recibidos (7) que canastas interiores convertidas (6).

Notre Dame superó a Wichita State en el otro partido de la tercera ronda de esta región (81-70). Los vencedores dieron el primer aviso a su rival en los minutos iniciales del duelo con 2 triples seguidos de Demetrius Jackson (20 puntos, 4 rebotes, 3 asistencias) y otro de Pat Connaughton (16 puntos, 10 rebotes). Zach Auguste (15 puntos, 6 rebotes) se unió a la fiesta y los Fightin Irish pusieron el 20 a 7 en el marcador. La efectividad de los de Mike Brey bajó tras este hito, lo que aprovecharon Ron Baker y Fred VanVleet (25 puntos, 6 rebotes) para igualar la situación al descanso.

Lo que en la primera parte había sido un ensayo, en la segunda fue una realidad. Notre Dame anotó 18 de sus 24 tiros de campo (6 de 8 en triples) para conseguir un 75% de acierto en los segundos 20 minutos. Jerian Grant (9 puntos, 11 asistencias), tras haber fallado sus 5 lanzamientos de la primera parte, se dedicó a pasar la pelota. Un vendaval para el que los Shockers no tuvieron respuesta. VanVleet intentó resistir, pero sólo Darius Carter (22 puntos, 8 rebotes), primo lejano de Lebron James, le secundó en su empeño.

Los irlandeses cerraron su temporada en un grandísimo partido, la final regional contra Kentucky. Fue el enfrentamiento del March Madness más visto en la historia de la televisión de pago de los EUA. Notre Dame tuvo contra las cuerdas al gran favorito, pero le faltó un golpe más para tumbarlo (68-66). Los de John Calipari recurrieron al mejor Karl Anthony Towns (25 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias) para superar a su rival. El candidato más enigmático a entrar en el draft (el estricto reparto de minutos en su equipo le ha privado del tiempo necesario para mostrar todas sus posibilidades) firmó una gran segunda parte con 17 puntos. Sólo 2 pelotas perdidas impidieron que fuera perfecta.

Los Wildcats frenaron a Jerian Grant (15 puntos, 6 asistencias, 4 de 14 en sus tiros de campo), Pat Connaughton (8 puntos, 9 rebotes, 3 de 10 cara a canasta) y Demetrius Jackson (1 de 7 en el tiro), pero no a Zach Auguste (20 puntos, 9 rebotes) ni a Steve Vasturia (16 puntos). Así que el último equipo invicto también tuvo que echar mano de su capacidad en ataque para vencer. Los Wildcats anotaron sus últimos 9 lanzamientos a canasta para remontar una diferencia en contra de 6 puntos a 6 minutos del final. Dos tiros libres de Andrew Harrison y una buena defensa sobre Grant en las 3 últimas posesiones de los irlandeses decidieron el resultado. Kentucky suma ya 38 victorias por ninguna derrota.

Oeste

Wisconsin recuperó a su base titular Traevon Jackson, ausente 18 partidos por una lesión, para su primer triunfo del fin de semana ante North Carolina (79-72). Durante la primera mitad un renqueante Kennedy Meeks fue capaz de frenar a Frank Kaminsky (19 puntos, 8 rebotes), pero el buen partido de Sam Dekker (15 de sus 23 puntos antes del descanso, 9 de 9 de sus tiros en la pintura convertidos) mantuvo a su equipo a rueda de los Tar Heels al final de los primeros 20 minutos.

En la segunda parte los de Roy Williams tuvieron su mejor momento a 11:11 del final, cuando una canasta de Isaiah Hicks les dio 7 puntos de ventaja. Kaminsky estaba en el banquillo tras haber recibido un golpe en el ojo. Wisconsin reaccionó de la mano de un protagonista inesperado, Zak Showalter (6 puntos en 8 minutos). Con Frank “the Tank” de nuevo en pista (aunque con el ojo izquierdo más cerrado de lo habitual), los de Bo Ryan consiguieron un parcial de 23 a 11. Dos triples seguidos de Marcus Paige (12 puntos) dejaron a UNC a 1 punto en el último minuto, pero Wisconsin cerró su victoria anotando sus 8 tiros libres.

El baile de la cenicienta Xavier se acabó en la tercera ronda. Su príncipe, Arizona, la envió a dormir (68-60). A lo largo del primer período los de Sean Miller, entrenador jefe de Xavier durante 5 temporadas (2004-2009) fueron incapaces de contener al pívot Matt Stainbrook (17 puntos, 10 rebotes). La mala primera parte del base T.J. McConnell para los Wildcats (2 de 7 en los tiros de campo y 3 pelotas perdidas) condujo a un empate a 28 al descanso.

En la segunda mitad, a pesar de tener a Stainbrook controlado, Arizona fue incapaz de dejar atrás a Xavier. Los Wildcats perdían de 4 a 7:25 del final. La defensa de Arizona cumplió su cometido, consiguiendo que su rival fallase 7 de sus últimos 8 lanzamientos. Y entre Kaleb Tarczewski (12 puntos, 12 rebotes) y McConnell (15 puntos, 7 rebotes, 5 asistencias, 4 pelotas perdidas) iniciaron el parcial de 19 a 7 que les dio el triunfo. El base subió el nivel en este segundo período anotando 13 puntos y liderando la defensa.

Wisconsin se clasificó para su cuarta Final Four tras derrotar a Arizona en la final del Oeste (85-78). Frank Kaminsky (29 puntos, 6 rebotes) abrió las hostilidades desde el primer minuto forzándole dos faltas a Brandon Ashley. Los Badgers se pusieron 10 a 2 en el marcador, pero los Wildcats supieron reaccionar. Brandon Ashley (17 puntos, 4 rebotes) empató el encuentro y luego Rondae Hollis Jefferson (17 puntos, 8 rebotes) y Kaleb Tarczewski (11 puntos) permitieron a los de Sean Miller llegar al descanso por delante (30-33).

Kaminsky volvió a arrancar fuerte en la segunda parte, anotando 8 puntos en un parcial de 11 a 1. Wisconsin se escapó de 7 puntos, y halló en los triples la respuesta a todos los intentos de su rival de acercarse. Los jugadores de Bo Ryan anotaron 10 de sus 12 lanzamientos de 3 puntos en este período. Cinco fueron de Sam Dekker (27 puntos, 5 rebotes, 5 de 6 en triples), que frenó en seco cada arreón de una Arizona que recurrió a la presión a toda pista en los últimos 4 minutos. El base T.J. McConnel cerró su último curso en la NCAA con 14 puntos y 5 asistencias.

Este

La aventura de North Carolina State en esta Locura de Marzo se acabó en la tercera ronda ante Louisville (75-65). Trevor Lacey (18 puntos, 5 rebotes, 3 asistencias) y Ralston Turner (12 puntos) lideraron a la Wolfpack durante la primera mitad. Dos triples de seguidos del base Anthony “Cat” Barber (8 puntos, 3 asistencias), inédito hasta entonces en anotación, dieron a NC State 8 puntos de ventaja al inicio de la segunda parte. Pero el júnior Montrezl Harrell (24 puntos, 7 rebotes, 4 asistencias), previsiblemente en su último año en la NCAA, estaba dispuesto a llevar a los de Pitino lo más lejos posible.

Harrell se puso manos a la obra tras el descanso, anotando 8 de los primeros 9 puntos de su equipo en un parcial de 16 a 2 que devolvió el mando a los de Rick Pitino. Lacey y Turner igualaron de nuevo el marcador desde la línea de tres puntos antes de que Terry Rozier (17 puntos, 14 rebotes, 4 asistencias), secundado por Quentin Snider (14 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias) y el omnipresente Harrell, decidiera finiquitar el duelo dando inicio a un parcial en los últimos 4:20 de 17 a 8 que ya fue definitivo.

Michigan State superó en su partido de la madrugada del viernes a Oklahoma (58-62). Tom Izzo siempre saca lo mejor de sus jugadores cuando llega marzo. Los Sooners empezaron el encuentro con acierto, anotando 8 de sus primeros 11 lanzamientos para conseguir una ventaja de 10 puntos, 18 a 8. Los Spartans ajustaron su defensa y se acabó el festival ofensivo de Oklahoma, que hasta el final del encuentro anotó 12 de sus siguientes 44 lanzamientos. Los  de Izzo perdían de 4 una vez concluida la primera mitad.

Tras el descanso despertó Denzel Valentine (18 puntos, 7 rebotes). El chico para todo de Michigan State había fallado 6 de sus 8 tiros en la primera parte. En la segunda anotó 13 puntos, con 3 triples incluidos. Travis Trice (24 puntos) también aumentó su actividad anotadora. Entre los dos sumaron 27 de los 35 puntos de los Spartans en el período. Buddy Hield (21 puntos, 6 rebotes) y Tashawn Thomas (16 puntos, 7 rebotes) intentaron igualar su producción para Oklahoma, pero se quedaron cortos (22 de los 27 puntos de su equipo). El duelo de parejas fue para los Spartans.

En la final tuvo lugar un duelo entre dos entrenadores abonados a la Final Four, Tom Izzo (Michigan State) y Rick Pitino (Louisville). Sólo uno de los dos podía pasar, y finalmente fue Izzo el afortunado (76-70). Fue un enfrentamiento entre dos equipos muy serios en defensa, con pocas concesiones al rival, cada uno desde su estilo propio (individual los Spartans, zona 2-3 match up los Cardinals). En la segunda mitad parecía imponerse el planteamiento de Michigan State. Louisville, tras haber anotado 17 de sus 32 lanzamientos en la primera parte con un inspirado Wayne Blackshear (28 puntos, 3 rebotes, 4 de 6 en triples y 12 de 12 en los tiros libres), se quedó en un 6 de 32 en la segunda.

Los Spartans pasaron de perder de 8 al descanso a llegar a los últimos 4 minutos con 6 puntos de ventaja. En ataque, una vez más el escolta Denzel Valentine (15 puntos, 7 rebotes, 6 asistencias) asumía la dirección para liberar al anotador base Travis Trice (17 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias). Blackshear, tras muchos minutos sin anotar, volvió a aparecer para meter a los de Pitino de nuevo en el partido. Mangok Mathiang, anotó 1 de sus dos tiros libres a falta de 2 segundos para forzar la prórroga. El pívot había capturado el rebote en ataque tras un tiro fallado por Terry Rozier (13 puntos, 8 rebotes, 3 asistencias, 4 recuperaciones).

En el tiempo añadido Michigan State se había quedado sin pívots para defender a Montrezl Harrell (16 puntos, 9 rebotes, 4 asistencias), pero lo resolvieron cerrándose sobre él para negarle espacios. Brynn Forbes (14 puntos, 4 de 6 en triples) le dio el mando a Michigan State anotando los puntos de los suyos en un parcial de 5 a 1, y Branden Dawson (9 puntos, 11 rebotes, 4 tapones) consiguió la canasta decisiva tras un rebote en ataque de un tiro fallado por Forbes.

Sur

Utah consiguió algo realmente difícil: frenar a Jahlil Okafor (6 puntos, 8 rebotes). Su esfuerzo, sin embargo, no fue suficiente para derrotar a Duke (63-57). En los primeros 4 minutos del encuentro ambos conjuntos se combinaron para fallar los primeros 14 lanzamientos del partido. Los Utes se pusieron por delante de modo fugaz (8-5) hasta que Justise Winslow (21 puntos, 10 rebotes) hizo su primera aparición. La tercera falta de la estrella de Utah, Delon Wright (10 puntos, 6 rebotes, 3 recuperaciones), a cinco minutos del descanso, acabó de complicar su situación. Los de Larry Kristkowiak llegaron a perder de 10 tres minutos más tarde.

En la segunda parte Utah intentó acercarse a su rival, pero Justise Winslow los mantuvo a raya. El base Brandon Taylor lideró la última carga con 15 puntos (todos los que anotó) de los últimos 23 de los derrotados. Esta vez Winslow contó con la ayuda de un Tyus Jones sereno en los tiros libres (15 puntos, 9 de 10 desde la línea de personal). La anécdota fue el tiro libre final de Quinn Cook (11 puntos, 4 rebotes), señalado con el tiempo prácticamente agotado, que hizo perder unos cuantos millones de dólares a las casas de apuestas al hacer pasar la diferencia final en el marcador de 5 a 6 puntos.

Gonzaga y UCLA batieron la marca de desacierto del encuentro entre Duke y Utah. Tras 5 minutos y 32 segundos de juego ganaban los Zags 13 a 10. En los siguientes 6:42 entre ambos conjuntos erraron 19 tiros a canasta (la anotación en estos minutos se limitó a 3 tiros libres de Gonzaga). Después de la sequía, rota por el escolta de UCLA Norman Powell (16 puntos, 5 rebotes), llegaron las lluvias para los de Mark Few que se pusieron 11 arriba. Tony Parker (16 puntos, 11 rebotes), con dos jugadas de 2+1, permitió a los californianos cerrar la primera parte 7 puntos abajo.

UCLA sólo acertó en 5 de las 25 veces que lanzó desde fuera de la pintura en todo el encuentro. Gonzaga no estaba mucho mejor. En la primera mitad convirtió únicamente 3 de sus 17 tiros exteriores. Así que el equipo buscó a su hombre-montaña polaco, Przemek Karnowski (18 puntos, 9 rebotes). Los de Steve Alford llegaron a recortar su desventaja a sólo 1 punto, pero las diferencias se hicieron insalvables cuando Domantas Sabonis (12 puntos, 8 rebotes) también empezó a anotar. Los puntos en la pintura le dieron el triunfo a Gonzaga por 74 a 62.

Mike Krzyzewski igualará el récord del legendario John Wooden de UCLA con 12 participaciones en una Final Four. En la final regional contra Gonzaga al entrenador de Duke le preocupaba la versatilidad de Kyle Wiltjer (16 puntos, 5 rebotes), capaz de hacer daño tanto en la pintura como desde la línea de 3 puntos. Y por eso introdujo una variación en su cinco inicial, sentando al ala pívot Amile Jefferson para dar entrada al alero Matt Jones y así poder poner a Justise Winslow (16 puntos, 5 rebotes) de cuatro. Jones cumplió por encima de lo esperado, batiendo su mejor marca en anotación (16 puntos, 3 rebotes, 3 recuperaciones).

Entre los dos Jones, Matt y el base Tyus (15 puntos, 6 asistencias), le dieron a los Blue Devils una primera ventaja importante, de hasta 11 puntos. Justise Winslow se torció el tobillo en una entrada a canasta. El juego se detuvo unos instantes, permitiendo a Gonzaga recomponerse en unos minutos productivos de Domantas Sabonis (9 puntos, 4 rebotes). Los Zags culminaron su remontada tras el descanso, poniéndose 4 puntos por delante en el marcador. Apareció de nuevo Matt Jones con 2 triples para restablecer la calma antes que Justise Winslow anotara 7 puntos consecutivos para distanciar de forma definitiva a los Blue Devils (66-52).

Donnie Tyndall se queda sin trabajo

La Universidad de Tennessee ha despedido a su entrenador jefe, que está siendo investigado por saltarse las reglas de reclutamiento de jugadores mientras ejercía el mismo cargo en la universidad de Southern Mississippi. Su anterior equipo, ante la investigación de la NCAA, se autoexcluyó del torneo de su propia conferencia y de una posible participación en el March Madness u otro torneo de final de temporada (NIT, CBI, CIT). Hasta ahora ni Tyndall ni los Volunteers habían reaccionado a esta noticia.

El técnico ha acabado su primera temporada (y última) en Tennessee con un registro de 16 victorias y 16 derrotas, sin ser invitado al gran torneo de marzo. Su predecesor, Cuonzo Martin, se marchó ganando 24 partidos y cayendo en la ronda de 16 de marzo frente a Michigan. Una cláusula en el contrato de Tyndall permitía a la universidad despedirlo sin compensación alguna si se detectaban infracciones de las reglas de la NCAA. Y a eso se ha acogido Tennessee. La duda es si lo ha hecho para castigar a su exentrenador por saltarse las reglas o por su mal año al frente del equipo.

Texas también ha despedido a su entrenador Rick Barnes, tras una mala temporada con una plantilla que claramente daba para bastante más. Barnes ha estado al frente de los Longhorns 17 cursos. En su caso la Universidad no tiene ninguna clausula a la que acogerse y deberá pagarle al técnico 1,75 millones de dólares.

Cambio en el día de publicación

La gran final de este torneo se disputará la noche del 6 de abril (en España, la madrugada del lunes al martes). Por ese motivo, como viene siendo habitual cada temporada, retrasaré un día la fecha de publicación de mi resumen semanal, de lunes a martes, para poder recoger todo lo ocurrido en el partido más esperado del curso.

Artículo publicado en http://www.encancha.com, marzo 2015

Peligra una de las imágenes típicas de la NCAA

2 Mar

Las invasiones de pista por los aficionados tras una victoria local ante un rival superior son uno de los grandes momentos del baloncesto universitario, aunque no todos estén conformes con permitirlas. Esta semana el comportamiento de los seguidores de Kansas State ha vuelto a abrir el debate.

En la Big 12, Kansas State consiguió frente a la octava del ranking y líder de conferencia Kansas la victoria de prestigio (70-63) que puede acabar con su mala racha de resultados y proporcionarle una plaza en el torneo nacional de marzo. Los locales dejaron claras sus intenciones de salida, con una defensa individual muy agresiva, con muchas manos y alta presión sobre las líneas de pase. Perry Ellis (24 puntos, 9 rebotes) era el único de los Jayhawks capaz de romperla.

Por los Wildcats Thomas Gipson (12 puntos, 6 rebotes) no anotaba tanto, pero castigaba con faltas a los compañeros en la pintura de Ellis, Cliff Alexander y Landen Lucas. Marcus Foster (6 puntos, 3 de 13 en el lanzamiento) era una rémora para los locales, pero Nigel Johnson (20 puntos, 8 de 11 en el tiro de ellos 4 de 5 en triples) compensaba con su acierto la escasa aportación de su compañero. Pero cuando Kansas State bajó la intensidad de su defensa los visitantes asumieron el control del partido, a pesar del engañoso 31-30 de la media parte.

La ventaja visitante llegó hasta los 8 puntos a los 3:29 de la reanudación. En el ecuador de la segunda parte el retorno a pista de Gipson tras un descanso marcó el desenlace del encuentro. Los Wildcats cerraron su aro a cal y canto. En los últimos 10 minutos el parcial fue de 21 a 11 con Kansas fallando 12 de sus 14 lanzamientos de campo. Nino Williams (15 puntos, 5 rebotes) tomó el relevo de Gipson y Johnson para anotar 8 de los últimos 11 puntos del equipo de casa.

Al final del encuentro los aficionados locales llevaron a cabo la habitual invasión de pista. Aunque esta vez se sobrepasaron algunos límites. El pívot de Kansas Jamari Traylor se llevó un codazo. Algunos de sus compañeros fueron empujados. Y el entrenador de los Wildcats Bruce Webber ejerció de escudo de su rival Bill Self ante la avalancha de espectadores. La Universidad de Kansas State se ha disculpado por estos hechos.

También pidió perdón por su comportamiento Nathan Power, el estudiante que agredió a Traylor. Lo hizo en una carta publicada online por el periódico de la universidad de Kansas State. Esta noticia ha reabierto el debate sobre si se deben permitir o no las invasiones de pista para celebrar un triunfo local, una de las imágenes típicas de la NCAA. Mientras algunas conferencias como la Southeastern las castigan, la Big 12 no tiene normativa alguna al respecto. Así que se ha limitado a reprimir públicamente a Kansas State.

Kansas State logró su segunda victoria en casa de la semana sobre un equipo del ranking al superar a la doceava Iowa State (70-69). Los Cyclones ganaban de 7 al descanso después de anotar 8 de sus 15 tiros de tres durante la primera parte, 4 de George Niang (21 puntos, 5 de 7 en triples) y 3 de Naz Long (9 puntos, 3 rebotes, 5 asistencias). Mediada la segunda mitad los locales perdían de 12, pero un parcial de 20 a 6 dejó a los Wildcats 2 arriba a 44 segundos del final.

Un 2+1 del base Monte Morris (15 puntos, 5 rebotes, 3 asistencias, 3 recuperaciones) devolvió el liderazgo a Iowa State, pero una inoportuna pérdida de pelota de Niang permitió a Wesley Iwundu (11 puntos, 3 asistencias, 4 tapones) anotar la última canasta del encuentro. Iwundu sumó 9 puntos durante la remontada de su equipo. El banquillo visitante sólo aportó 3 puntos, mientras el local sumó 37 con 17 de Nigel Johnson (además de 9 rebotes y 4 asistencias) y 16 de un Justin Edwards muy presente en el tramo final de la segunda parte. Esta vez no hubo invasión de pista. Por si las moscas…

Un breve repaso al ranking

Pocos cambios una semana más en las primeras posiciones del ranking. Kentucky se mantuvo de forma unánime como la primera, por delante de Virginia, Gonzaga, Duke, Wisconsin, Villanova y Arizona. Desde la temporada 1992-93, es la primera vez que las siete primeras posiciones de la lista no varían durante 6 semanas. Northern Iowa se coló en el Top 10, su mejor registro histórico. Los Panthers son décimos, por detrás de Kansas y Notre Dame. Utah, la novena de la semana anterior, ahora es la treceava.

West Virginia (20) y Virginia Commonwealth (22) se alejaron aliviadas de la cola tras sus dos triunfos en la semana previa. La derrota frente a Syracuse le costó a Louisville 5 posiciones, las que van de la 12 a la 17. Butler cayó cuatro lugares, hasta un peligroso 23. Ohio State y Oklahoma State agotaron la paciencia de los votantes de Associated Press, que las desalojaron del ranking. Sus plazas han sido para San Diego State (24) y Providence (25), que no figuraba en el Top 25 desde la última lista de la temporada 2003-04.

American

Southern Methodist, 21 del ranking, empezó la semana al frente de esta conferencia empatada con Tulsa. Estos últimos 7 días ambos equipos  han jugado contra Memphis. Los Mustangs abrieron el fuego superando a la universidad de la ciudad de Elvis por 57 a 66. Los Panthers plantearon el encuentro con una defensa de caja y uno para detener a Nic Moore. Lo consiguieron durante la primera mitad. En la segunda Moore anotó 14 de sus 16 puntos. Memphis cayó frente a Tulsa tras una prórroga (72-74) en la que Shaquille Harrison (23 puntos, 9 rebotes, 5 asistencias, 3 recuperaciones) anotó los 8 puntos de los colíderes.

SMU le cedió el liderato en solitario a Tulsa tras perder ante Connecticut (81-73). Los exteriores de la vigente campeona de los Estados Unidos destrozaron al equipo de Larry Brown. Rodney Purvis anotó 28 puntos y capturó 4 rebotes,  Ryan Boathright aportó 23 puntos, 3 rebotes y 5 asistencias en su fiesta de despedida, y Daniel Hamilton consiguió 14 de sus 16 puntos en los 7:41 finales. UConn ya tiene el triunfo sobre un equipo ranqueado que necesitaba para aspirar a ser invitada a la Locura de Marzo. Los Mustangs, por su parte, tendrán la oportunidad de volver a la cabeza de su conferencia el próximo fin de semana si derrotan a Tulsa en la última cita de su calendario.

Atlantic Coast

La 2 del ranking Virginia, líder de esta conferencia, no pudo contar con dos de sus titulares (los lesionados Justin Anderson y London Perrantes) en su visita a Wake Forest (34-70).  Los locales sólo fueron por delante tras la primera canasta del partido. Fue la única concesión de la defensa de los Cavaliers que volvió a evitar que su contrincante pasase de los 50 puntos por quinta vez en una racha de 6 partidos. London Perrantes (11 puntos, 6 asistencias) reapareció en el triunfo sobre Virginia Tech (69-57). El base jugó con una máscara protectora en su cara la primera parte para proteger su nariz rota, aunque incómodo con ella se la quitó en la segunda. Los aplausos de la noche fueron para Darion Atkins. El sénior se despidió del que ha sido su público durante estos últimos 4 años con 16 puntos, 6 rebotes y 3 asistencias.

Duke, cuarto equipo del Top 25 y segundo de la ACC, es un equipo con sobrada capacidad ofensiva. El freshman Jahlil Okafor, ya recuperado de su torcedura de tobillo, anotó 30 puntos ante Virginia Tech (86-91). Los problemas de los de Krzyzewski están en su defensa. Los Blue Devils llegaron a ganar de 9 en la primera mitad, pero tras una buena racha de los locales Jalen Hudson (23 puntos, 6 rebotes) y Devin Wilson (10 puntos, 11 asistencias) llegaron al descanso 2 abajo. En la segunda mitad su desventaja llegó hasta los 8 puntos. El veterano Quinn  Cook evitó la fuga de los Hookies con 4 triples (14 de sus 26 puntos llegaron en los segundos 20 minutos). Con empate a 77 Hudson falló en el último segundo el tiro de la victoria para los penúltimos de la conferencia, y en la prórroga Cook culminó su labor con 7 puntos más.

El freshman Justise Winslow (23 puntos, 9 rebotes, 3 tapones) disputó su mejor partido frente a Syracuse. El alero fue el autor de todos los puntos de su equipo en el parcial de 9 a 2 que permitió a Duke abrir brecha en el marcador en la primera mitad. En la segunda, anotó 2 de los 5 triples de los Blue Devils en el parcial de 20 a 7 que sentenció el duelo (73-54). Jahlil Okafor (13 puntos, 14 rebotes, 4 asistencias) llevó por la calle de la amargura a un Rakeem Christmas (11 puntos, 5 rebotes) al que cargó de faltas. Ante los problemas en el tiro de Trevor Cooney y Michael Gbinije  (10 de 36 entre ambos), Tyler Roberson (16 puntos, 9 rebotes) asumió el liderazgo de los Orange.

Syracuse venia de conseguir un upset gracias a un Trevor Cooney que le tiene tomada la medida a la novena del ranking Notre Dame (60-65). La temporada pasada el escolta les clavó a los Fightin Irish 33 puntos con 9 triples. En ésta fue clave al anotar 9 de sus 11 puntos en 4 ataques consecutivos de su equipo contrarrestando la ofensiva local en la pintura con Bonzie Coolson (16 puntos, 5 rebotes, 3 robos) y Zach Auguste (10 puntos, 6 rebotes). Notre Dame llegó a ponerse a dos puntos, pero al final de la racha de Cooney estaba a 7 a 1:30 del final.

El entrenador Jim Boeheim dudó de las posibilidades de victoria de los suyos cuando el pívot Rakeem Christmas (14 puntos, 12 rebotes) cometió su tercera falta en el minuto 7 de partido, pero la buena actuación del suplente B.J. Johnson (19 puntos, 6 rebotes) le devolvió la confianza. La buena defensa de sus jugadores dejó al segundo mejor equipo de la DI en porcentaje de tiro (50,8%, tan sólo superado por Gonzaga) en un 34,7% de acierto. Syracuse se ha impuesto a Notre Dame en 6 de sus últimos 7 partidos.

El sainete entre la universidad de Louisville y el base sénior Chris Jones tuvo el peor final posible. La semana previa había sido sancionado un partido por saltarse el reglamento del equipo. El entrenador Rick Pitino le acusó de egoísta e indisciplinado. Después de la derrota frente a Syracuse volvió a jugar, a tiempo de sacarle las castañas del fuego a los suyos frente a Miami. Finalmente Jones, líder en asistencias de los Cardinals (3,7 por partido) y tercer anotador del equipo (13,7 puntos de media) fue expulsado del programa tras ser arrestado acusado de violación, cargo del que se ha declarado inocente.

La diecisiete del ranking tuvo muchos problemas para derrotar a Georgia Tech (51-52). Al descanso perdía 17 a 24. Era la tercera vez en una racha de 6 partidos que los Cardinals no llegaban a los 20 puntos en la primera mitad. A 9:41 del final del encuentro Demarco Cox (11 puntos, 11 rebotes, 3 asistencias) parecía apuntillar a los visitantes anotando el 28 a 41. Terry Rozier (22 puntos, 3 rebotes) sacó su clase y su casta para anotar 14 de sus puntos. Rozier llevó a Louisville a cerrar el encuentro con un parcial de 10 a 24 que le dio el triunfo. Los últimos 2 minutos, sin tiempos muertos, fueron apoteósicos. La cuarta de la conferencia por detrás de Notre Dame cerró la semana superando a Florida State (59-81).

North Carolina State rompió una racha de 12 temporadas sin ganar en la pista de la 15 North Carolina (46-58)Es la anotación más baja de los Tar Heels en las casi tres décadas que llevan jugando en el Smith Center. La Wolfpack marcó la pauta del encuentro desde el principio con un gran protagonismo del base Anthony Barber (15 puntos, 4 rebotes, 4 asistencias) y los tiradores Trevor Lacey (14 puntos, 6 rebotes, 3 asistencias) y Ralston Turner (14 puntos, 5 rebotes). Beejay Anya no anotó tanto pero intimidó con 6 tapones, los mismos que puso el equipo rival. Los intentos del entrenador de casa Roy Williams de convertir al escolta Marcus Paige (7 puntos, 7 asistencias) en base siguen sin dar resultado. Su capacidad anotadora baja mucho como director de juego, y el equipo se resiente. North Carolina State malogró su éxito con una derrota ante una Boston College (79-63) que venía de perder 9 partidos seguidos.

North Carolina cerró su racha de 4 derrotas gracias a su triunfo en la pista de Miami (64-73). El renqueante base titular de los Hurricanes Angel Rodríguez estuvo 3 minutos en pista. El escolta Sheldon McClellan (11 puntos), compañero de Rodriguez en el cinco inicial, vio limitado su tiempo de juego a 25 minutos a causa de las personales. A pesar de ello, los locales sólo perdían de 3 a falta de 5 minutos. Dos mates seguidos de Brice Johnson (22 puntos, 11 rebotes) alimentaron el parcial de 0 a 8 con el que los Tar Heels consiguieron el margen necesario para ganar, y que Marcus Paige (17 puntos) y Justin Jackson supieron mantener desde la línea de tiros libres.

El freshman Xavier Rathan-Mayes (35 puntos, 4 rebotes, 5 asistencias) fue el protagonista de una de las exhibiciones de la semana. Su equipo, Florida State, perdía de 18 en Miami a 4:46 del final. En ese tiempo el canadiense fue capaz de anotar 30 puntos ante el estupor del entrenador rival, Jim Larranaga. El veterano técnico (934 partidos) afirmó que nunca había visto nada igual en su carrera en la NCAA. Rathan-Mayes llegó a sumar 26 puntos consecutivos (con 6 triples) sin fallar ningún lanzamiento. Los locales acabaron ganando 81 a 77 gracias a su 14 de 16 en los tiros libres en los últimos 2:51 del encuentro.

Atlantic 10

La 22 del ranking Virginia Commonwealth se resistía a caer ante Richmond, aunque acabó haciéndolo tras 2 prórrogas (67-63). Los Rams llegaron a estar 16 abajo en los primeros minutos de la segunda parte, pero Treveon Graham (25 puntos, 10 rebotes) se empeñó en remontar. Anotó 15 puntos desde ese instante para ver realizado su deseo al convertir el triple que empataba a 52 al final de los 40 minutos reglamentarios. En los primeros 5 minutos de prolongación los locales estuvieron contra las cuerdas, pero una dejada de T.J. Cline evitó su derrota. En el período definitivo los Spiders marcaron el ritmo. Graham tuvo un lanzamiento para forzar un tercer período extra, pero un tapón de Terry Allen (16 puntos, 10 rebotes, 4 asistencias) dio al traste con sus intenciones.

VCU se alejó del liderato de su conferencia con una nueva derrota, esta vez ante la Dayton (55-59) de Jordan Sibert (19 puntos, 3 rebotes). Los puntos en los primeros minutos de Mo Alie-Cox (12 puntos, 10 rebotes) y Doug Brooks le dieron a los Rams una ventaja de 7 puntos que no pudieron conservar. Con Kendall Pollard (16 puntos, 6 rebotes) anotando con facilidad, los Flyers revirtieron el signo del partido para ponerse 9 arriba cuando faltaban 12 minutos y medio para el final. Treveon Graham (12 puntos, 6 rebotes) acercó a los de Shaka Smart a un punto gracias a un 2+1, pero la remontada de Virginia Commonwealth no se acabó de concretar. Dayton, Rhode Island y Davidson comparten el liderazgo de la Atlantic 10.

Big East

La última del Top 25 Providence no pudo estrenar con victoria su condición de ranqueada. No fue ninguna sorpresa teniendo en cuenta que su primer rival fue Villanova (89-61), líder de esta conferencia y 6 del ranking. En el último partido de la temporada de los Wildcats en casa, los séniors Darrun Hillard (24 puntos, 4 rebotes, 4 recuperaciones) y JayVaughn Pinkston (16 puntos, 8 rebotes) recibieron su merecido homenaje.

Hillard lo agradeció anotando 19 puntos en la segunda parte. Los Friars habían rebajado su desventaja de 15 puntos a 6:10 del descanso a tan sólo 6 en el inicio del segundo período. La aparición del escolta frustró su remontada. La defensa local redujo la aportación de los dos máximos anotadores de Providence, Ladontae Henton (12 puntos) y Kris Dunn (4 puntos). La buena noche de Tyler Harris (18 puntos, 8 de 11 en el tiro) no pudo compensarlo.

Los triples marcaron el camino del éxito de Villanova frente a Xavier (66-78). Cuatro de Dylan Ennis (16 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias) antes del descanso permitieron a los Wildcats contrarrestar el buen inicio de partido de su rival, que cerró la primera parte con una ventaja de 7 puntos.  Dos consecutivos de Kris Jenkins (14 puntos, 5 rebotes, 3 asistencias) iniciaron el parcial de 7 a 21 con el que los Wildcats sentenciaron el encuentro en los 10 últimos minutos. Durante esta fase del duelo el equipo de Jay Wright anotó 5 de sus 7 tiros de tres.

Providence, por su parte, volvió a la senda del triunfo superando a la colista Marquette (77-66). El sénior Ladontae Henton, en su última noche como local, se sacó la espina de su mal partido ante Villanova con 25 puntos y 15 rebotes. Kris Dunn hizo lo mismo con 16 puntos, 5 rebotes, 9 asistencias y 4 recuperaciones. El equipo ocupa la tercera posición de la clasificación con las mismas victorias y derrotas que Georgetown.

Butler, antepenúltima del ranking y segunda de la Big East, empezó la semana arrollando a una Marquette en horas bajas (73-52) de la mano de un certero Kellen Dunham (22 puntos). Dunham volvió a destacar en la victoria de los Bulldogs sobre DePaul (53-67) con 24 puntos. Los Blue Demons se pusieron por delante tras el descanso anotando los 9 primeros puntos de la segunda parte. Una técnica a su entrenador Oliver Purnell cuando tenían 6 puntos de ventaja marcó el inicio de un demoledor parcial de 5 a 30 que les sentenció.

Big 10

El duelo entre los dos primeros de esta conferencia, la 5 Wisconsin y la 14 Maryland, fue para los segundos (59-53). Los Badgers perdían de 11 al descanso. Uno de los motivos fue su pésimo porcentaje de tiro en estos minutos (10 de 27) que les dejó en 20 puntos, su peor registro del curso en una primera mitad. La otra causa fue su incapacidad para frenar las penetraciones del escolta Dez Wells (26 puntos, 7 rebotes, 4 asistencias). En los primeros minutos de la segunda mitad Frank Kaminsky(18 puntos, 8 rebotes) enlazó 3 canastas seguidas y la diferencia se redujo. Un triple de Bronson Koenig puso el empate a 47 a 6:43 del final.

Esta recuperación coincidió con un cambio en la defensa sobre Wells, de la que pasó a ocuparse el ala pívot Nigel Hayes. Pero las rotaciones de Wisconsin para dar descanso a sus jugadores liberaron al jugador local de su sombra. Y para cuando Bo Ryan restableció el marcaje Hayes cometió su cuarta falta. El escolta, a quien Sam Dekker no pudo frenar, se conjuró con Melo Trimble (16 puntos, 4 rebotes) para anotar todos los puntos de los Terrapins a partir de ese instante frente a un rival que volvió a perder su acierto (1 de 10 de cara a canasta). Por cierto, hubo invasión de pista cuando el cronómetro llego a cero sin que se registrase ningún incidente.

Maryland celebró su noche de los séniors (último partido de la temporada en casa en el que se despide a los jugadores que se gradúan) superando a Michigan (66-56). Dez Wells sumó 13 puntos y 6 rebotes en su último partido en el XFINITY Center. Melo Trimble, el jugador que asumirá el liderazgo tras la marcha de Wells, acabó con 19 puntos, 4 rebotes y 5 asistencias. Wisconsin, por su parte, se olvidó de su la derrota superando a Michigan State (68-61) la noche de la despedida de los titulares Frank Kaminsky, Traevon Jackson, Josh Gasser y del suplente Duje Dukan.

Kaminsky (31 puntos, 8 rebotes, 3 asistencias, 3 tapones) y Nigel Hayes (14 puntos, 4 rebotes) impusieron su ley durante la primera mitad frente a los Spartans. Entre ambos anotaron 22 de los primeros 24 puntos del equipo de casa que llegó a tener una máxima ventaja de 11 puntos al descanso. Kaminsky se fue al vestuario con 18 puntos en su zurrón. En la segunda parte las diferencias aumentaron hasta llegar a los 22 puntos. Una cierta relajación local permitió al equipo de Tom Izzo maquillar su derrota hasta el límite que Kaminsky consideró oportuno.

Michigan State vio truncada esta semana con dos reveses su línea ascendente de 4 triunfos. El primero fue contra Minnesota (90-96). Los Spartans ganaban de 6 a 30 segundos del final, pero dos triples de Carlos Morris (20 puntos, 4 de 5 en triples) llevaron el partido a la prórroga. El jugador de los Golden Gophers incluso tuvo un tiro libre para darle la victoria a los suyos en una jugada de 3+1, pero lo falló. Los cinco minutos añadidos fueron un rosario de faltas y lanzamientos de personal para los vencedores (anotaron 14 de los 20 que tuvieron) mientras los de casa se condenaban desde la línea de triples (1 de 6). Otro buen partido de Denzel Valentine (27 puntos, 7 rebotes, 7 de 12 en tiros de 3) que se quedó sin premio.

Indiana se está complicando su presencia en el torneo de marzo. Las derrotas de finales de enero frente a Ohio State y Purdue acabaron provocando su salida del ranking e iniciaron una serie de 6 derrotas en 10 partidos. La última, frente a Northwestern, a pesar de los 21 puntos y 14 rebotes de Troy Williams. Los Hoosiers anotaron 9 de los 14 triples que lanzaron en la primera parte, pero sólo 3 de los 17 que intentaron en la segunda. Los de Tom Crean no pudieron recuperarse del parcial de 13 a 0 que les dejó 14 abajo en el marcador a 4 minutos del final. De esos 13 puntos, 9 fueron de Tre Demps (23 puntos, 3 asistencias).

Big 12

Perry Ellis (28 puntos, 13 rebotes, 3 tapones) prolongó su buen momento de forma (ha pasado de 20 puntos en sus 3 últimos partidos) para liderar la victoria de la 8 del ranking y líder de la Big 12 Kansas sobre una Texas (69-64) que ha perdido sus 4 últimos partidos, todos ellos frente a rivales ranqueados. Los Jayhawks no pudieron contar con los servicios del pívot freshman Cliff Alexander por un tema de elegibilidad de la NCAA, una baja sensible ante un equipo poderoso en la pintura.

La primera mitad fue muy disputada. En la segunda los Longhorns dominaban de 6 puntos a falta de poco menos de 10 minutos para el final cuando Ellis dio inicio a las tareas de demolición. El ala pívot sumo 12 de sus puntos en este tramo. Secundado por Kelly Oubre (15 puntos, 9 rebotes, 3 tapones) puso a los de casa por delante. El base Isaiah Taylor (17 puntos, 6 rebotes, 8 asistencias) gastó el último cartucho de los suyos con un tiro que no entró a 8 segundos con 66 a 64 en el marcador.

Buddy Hield eligió el mejor partido posible para romper su mala racha en el tiro. El escolta de la 16 del ranking Oklahoma acumulaba una serie en los tiros de campo de 7 de 29 en los triunfos sobre Texas y Texas Tech. Ante Texas Christian, el escolta anotó 21 puntos en una serie de 6 de 11, además de batir su marca reboteadora con 13 capturas. Los Horned Frogs, liderados por Trey Ziegler y Kyan Anderson (16 puntos por cabeza), llegaron a tener 12 puntos de ventaja poco antes del descanso y fueron por delante casi toda la segunda parte. Hield acercó a los Sooners lo justo para que una buena racha de 7 puntos de Tashawn Thomas (15 puntos, 8 rebotes) permitiera al equipo culminar su remontada y acabar ganando por 67 a 60.

Taurean Prince se está revelando en los últimos partidos como el jugador clave de la 19 del ranking Baylor. El alero anotó 20 puntos en el triunfo en la pista de la 12 de la lista Iowa State (70-79). El acierto visitante en los triples fue la clave (14 de 26) que les permitió contrarrestar el dominio de Jameel McKay (21 puntos, 8 rebotes, 4 tapones) bajo los aros. Tras dos mates de McKay los Bears perdían de 8 a 8:30 del final. Su respuesta llegó en forma de 6 triples, tres de Prince y dos de Kenny Chery (15 puntos, 6 rebotes, 7 asistencias), que les dejaron 6 arriba 4 minutos más tarde ante un rival que no pudo seguir su ritmo de anotación.

Baylor alargó su racha de triunfos hasta 4 doblegando a la 20 del ranking West Virginia (78-66). Juwan Staten, el base de los Mountaineers, fue baja a causa de una lesión durante el triunfo previo de su equipo ante Texas (71-64). A los tres minutos de partido su sustituto Gary Browne caía lesionado. Su defensa se resintió, y su presión a toda pista no fue tan efectiva como acostumbra. Los Bears no perdonaron. Su zona 1-3-1 desactivó el ataque visitante.

Taurean Prince (20 puntos, 3 asistencias, 3 recuperaciones) y su compañero de habitación Royce O’Neal (18 puntos, 4 rebotes, 7 asistencias) fusilaron a sus rivales desde la línea de 3 (8 de 12 entre los dos) mientras el líder en rebotes de la Division I Rico Gathers (17 puntos, 10 rebotes) les daba el tiro de gracia en la pintura. De nada le sirvieron a West Virginia los 25 puntos (7 de 13 en triples) de Jevon Carter en un enfrentamiento que no tuvo más historia.

West Virginia venía de superar el poderoso juego interior de Texas (71-64). Los locales negaron el juego ofensivo de su rival con su habitual y, esta vez sí, efectiva presión a toda pista que tantos puntos les concede a la contra. Los tejanos, por su parte, defendieron casi todo el tiempo con una zona 2-3 que no conseguía evitar que Devin Williams (14 puntos, 7 rebotes) recibiera en el poste alto. A partir de este primer pase los Mountaineers rompieron a su rival, consiguiendo 28 puntos en la pintura.

Williams fue el protagonista de una de las jugadas claves del encuentro, cuando recibió un codazo en la cara de Jonathan Holmes en el tramo final de la primera parte. Esta acción supuso la expulsión de un jugador importante en los esquemas de los Longhorns. Texas no dejó su zona hasta los últimos 2 minutos, en que varió a una efectiva presión que les puso a 3 puntos a 30 segundos del final. Tal vez Rick Barnes debería haber ordenado antes el cambio de estrategia.

Missouri Valley

La décima Northern Iowa y la onceava Wichita State, colíderes de la conferencia, se jugaron el título de campeón de la liga regular en la última jornada. Los vencedores fueron los segundos por 74 a 60. Los Shockers asumieron el control del partido desde el principio gracias a los triples de Ron Baker (17 puntos, 3 rebotes, 7 asistencias) y Fred VanVleet (13 puntos, 6 rebotes, 7 asistencias), y los puntos interiores de Darius Carter (11 puntos, 6 rebotes). Un mate de Shaquille Morris elevó la ventaja de los locales hasta los 18 puntos a 15 minutos del final.

Los Panthers reaccionaron con un parcial de 2 a 16 cerrado con 4 triples consecutivos. La respuesta de los ya campeones de liga regular de esta conferencia llegó también desde la larga distancia, con dos canastas de 3 puntos de Evan Wessel (11 puntos, 4 rebotes) y otra de Fred VanVleet que restablecieron su renta en el marcador sin que Seth Tuttle (16 puntos, 7 rebotes, 6 asistencias) pudiera evitarlo. La mejor manera posible para Darius Carter y Tekele Cotton (11 puntos, 8 rebotes, 3 asistencias, 3 recuperaciones) de decir adiós a su afición.

Mountain West

San Diego State no pudo celebrar con una victoria su condición de miembro del ranking (24). Tras dominar en el marcador durante los 30 primeros minutos de juego, Boise State les borró de su propia pista en los 10 últimos (46-56). Los Broncos perdían de 7, pero consiguieron una serie de 5 canastas en 6 lanzamientos (capturaron el rebote ofensivo del fallado para sumar en la posesión) con la que le dieron la vuelta al signo del encuentro. Los Aztecs perdieron el norte cuando se vieron 6 abajo tras un triple de James Webb (16 puntos, 12 rebotes) a 6:18 del final, fallando 8 de sus 10 últimos intentos de canasta. El parcial de esta fase fue de 7 a 24. Tras este resultado, Boise State y San Diego State empatan en el liderazgo de esta conferencia a falta de 2 partidos para el final de la liga regular.

Pacific 12

Arizona, séptima del ranking, y Utah, la número 13, se jugaron el liderato de esta conferencia en Salt Lake City. Ambos equipos habían resuelto sin ningún problema sus compromisos anteriores. Mientras los Wildcats dieron buena cuenta de Colorado (54-82), los Utes ridiculizaron a Arizona State (41-83) durante los primeros 20 minutos de su enfrentamiento. Los Sun Devils llegaron con 9 puntos al descanso después de haber conseguido 4 canastas (15,4% en el lanzamiento), perdido 10 balones y recibido 6 tapones.

En el partido decisivo Stanley Johnson (12 puntos, 11 rebotes) y Kaleb Tarczewski (13 puntos, 6 rebotes) le dieron a Arizona el primer margen importante del encuentro (8 puntos), pero dos triples de Brekott Chapman permitieron a Utah minimizarlo rápidamente. Ya en la segunda parte, los Wildcats fallaron sus primeros 10 lanzamientos de campo del período, pero el escaso acierto de los Utes (2 de 9 en esta racha) les impidió aprovecharlo.

A 1:57 del final, un triple de Brandon Taylor ponía a los locales dos puntos arriba. En la jugada siguiente el base Gabe York (12 puntos, 4 rebotes) forzó una falta. Falló su segundo tiro libre, pero él mismo capturó el rebote ofensivo con una facilidad pasmosa para anotar la canasta. Esta acción supuso el inicio del parcial de 0 a 8 con el que Arizona decantó el encuentro (57-63). Delon Wright (17 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias, 3 tapones) no pudo ganar en su noche sénior.

Southeastern Conference

La primera de la lista y única invicta de la Division I Kentucky llegó frente a Mississippi State (56-74) a los 28 partidos ganados este curso, batiendo la marca de victorias consecutivas en una temporada de los Wildcats. Con su triunfo posterior sobre la 18 del ranking Arkansas (84-67) los de John Calipari se proclamaron campeones de la liga regular a falta de 2 partidos para cerrar el calendario. Su superioridad sobre los Razorbacks fue aplastante, cimentada en la mejor versión de su defensa. La segunda clasificada de la SEC no tuvo ninguna opción. Ya perdía de 9 a los tres minutos de juego, y su desventaja siguió aumentando hasta llegar a los 31 mediada la segunda parte. Este tapón de Willie Cauley-Stein sobre Alandise Harris plasma a la perfección el dominio de la primera del ranking.

En su compromiso anterior Arkansas había hecho valer el margen que había acumulado en la primera parte para resistir la avalancha de Texas A&M en la segunda (81-75). Con su presión, los Razorbacks forzaron 16 pérdidas de balón a los visitantes antes del descanso. Su acierto en el tiro durante este primer período también fue muy elevado (18 de 33, de los cuales 8 de 16 en triples). El claro dominio del rebote permitió a los Aggies, terceros de esta conferencia, reducir su máxima desventaja de 23 puntos hasta los 6 finales.

El jugador de Louisiana State Tim Quarterman se había torcido el tobillo en un entrenamiento el día previo al partido frente a Ole Miss. Y aún así, sumó un triple doble (18 puntos, 10 rebotes, 10 asistencias) en la victoria de los Tigers por 73 a 63. El escolta también destacó por su defensa sobre Stefan Moody (15 puntos pero con una serie en el tiro de 3 de 16). Las dos derrotas de los Rebels esta semana han empañado los buenos números del español Sebas Saiz: 12 puntos y 13 rebotes ante Georgia, y 11 puntos, 5 rebotes y 3 tapones frente a la cuarta de la clasificación de la SEC.

Missouri rompió una racha de 13 partidos perdidos. No había rival más propicio para ello que Florida (64-52). Billy Donovan no encontró en su plantilla, con las bajas del lesionado Michael Frazier y el sancionado Dorian Finney-Smith, a nadie capaz de frenar a Namon Wright. El freshman de los Tigers anotó 28 puntos con unos porcentajes altísimos: 4 de 5 en tiros de 2 puntos y 6 de 8 en los de 3. Tras conseguir llegar con un marcador ajustado a los últimos 4:30, Florida cerró el partido encajando un parcial de 14 a 5. En este lapso los visitantes fallaron 4 de los 7 tiros libres que lanzaron. Su escaso acierto desde la línea de personal  (9 de 23) es otro de los factores que explican su derrota.

Florida le levantó el castigo a Finney-Smith, y el ala pívot ayudó con 20 puntos y 10 rebotes a que los Gators vencieran a Tennessee por 66 a 49. La defensa zonal de los Volunteers no se mostró efectiva. Sus rivales acertaron el 55,6% de sus tiros (un 68,4% en la primera parte). Los locales llegaron al descanso con un parcial de 15 a 4 que dejó el enfrentamiento decidido. Donovan se convirtió en el segundo entrenador más joven en la historia de la máxima categoría del baloncesto universitario en sumar 500 victorias. Junto a Bobby Knight, son los dos únicos que han llegado a esta cifra antes de los 50 años (el entrenador de Florida los cumple en mayo).

Vanderbilt perdía 30 a 19 al descanso frente a Tennessee, pero en la segunda parte alcanzó la perfección. Liderados por Luke Kornet (18 de sus 21 puntos tras el descanso), los Commodores anotaron sus últimos 13 tiros de campo para acabar ganando 65 a 73. En esta segunda mitad los visitantes acertaron en 9 de sus 11 intentos de 3 puntos (Kornet 4 de 4, Matthew Fisher-Davis 3 de 5). Había cuentas pendientes entre ambos conjuntos, y el vencedor Wade Baldwin IV se dedicó a aplaudir irónicamente a su rival Armani Moore al final del partido. El entrenador Kevin Stallings, advertido de esta circunstancia, fue a buscar al freshman y a gritos le obligó a disculparse. Él tampoco estuvo acertado en las formas, y también tuvo que pedir perdón por ello.

West Coast

Gonzaga, tercera del ranking, vio romperse su racha de 22 victorias seguidas (y 41 en casa) con una derrota ante la Universidad de Brigham Young (70-73) del rey del triple doble Kyle Collinsworth (20 puntos, 8 rebotes, 3 asistencias). Un resultado en el último partido del calendario que les privó de cerrar invictos su liga regular. Esta fue su segunda derrota este curso. Los Bulldogs nunca estuvieron por delante en el marcador, algo que no les pasaba desde el 12 de febrero del 2007. No fue la despedida de su pista con la que soñaban Kevin Pangos, Gary Bell y Byron Wesley (17 puntos, 9 rebotes).  Los locales resistieron las embestidas mormonas durante la primera parte para llegar al descanso con empate a 36.

En la segunda mitad Gonzaga volvió a ceder terreno poco a poco, hasta llegar a los últimos 2:30 perdiendo de 8. El equipo de Mark Few hizo un último esfuerzo, y dos tiros libres fallados por Tyler Haws (10 puntos en una noche poco inspirada) a 6 segundos del final le dieron la opción de forzar la prórroga. El triple de un desacertado Kyle Wiltjer no entró. Haws se había convertido en el partido previo de BYU en el máximo anotador histórico de su universidad, batiendo la marca de un Jimmer Fredette que no encuentra su lugar en la NBA. La derrota de Saint Mary’s contra Santa Clara (71-70) le dio a Brigham Young el segundo lugar de la clasificación empatados con los Gaels.

Versión íntegra del artículo publicado en http://www.encancha.com, marzo 2015

NCAA: Kentucky sufre, Duke pierde

12 Ene

Kentucky pasó apuros esta semana para mantenerse invicta. El máximo favorito flaqueó  justo cuando cobraba fuerza el debate de si conseguirá culminar el curso sin perder ningún partido.Su más inmediato perseguidor, Duke, hizo más que eso: cedió su primera derrota de la temporada.

Por quinta semana consecutiva Kentucky fue el número 1 unánime del ranking de Associated Press. El orden de los otros cuatro equipos que completaron los cinco primeros lugares del Top 25 tampoco registró cambios: Duke, Virginia, Wisconsin y Louisville. Gonzaga, Arizona, Villanova, Utah y Texas completaron la lista hasta la décima posición.

Perder ante South Carolina provocó la caída de Iowa State desde el noveno lugar hasta el 17. La mala semana de Saint John’s le dejo en el puesto 24, a un paso de la expulsión viniendo desde el número 15. Peor suerte tuvieron Washington, Colorado State, Northern Iowa y Georgetown, cuyas derrotas les acarrearon pena de destierro. Ocuparon su lugar Seton Hall (19), Virginia Commonwealth (20), Arkansas (23) y Old Dominion (25), que se cuela en el ranking por primera vez en su historia.

La derrota de Duke ante North Carolina State apeó a los de Krzyzewski de la carrera por ser el último equipo en perder su primer partido este curso. Ya sólo quedan dos candidatos, Kentucky (SEC) y Virginia (ACC). Dos son también los conjuntos que no han vencido ninguno de sus encuentros, ya sea contra rivales de la Division I o de otras categorías: Central Arkansas (Southland) y Florida A&M (MEAC).

American

Houston perdió en la prórroga ante Central Florida, aunque lo correcto sería decir que cayó ante Brandon Goodwin (78-79). El hombre orquesta de los Knights (30 puntos con una serie de 12 de 17 en los tiros de campo, 7 rebotes, 5 asistencias) anotó los 13 últimos puntos de su equipo, entre ellos el triple que forzó los 5 minutos extra y el triple que dio el triunfo a los suyos. El parcial del tiempo añadido fue bastante rácano (3-4).

Atlantic Coast

Duke, segundo equipo de la lista, fue por detrás en el marcador durante una segunda mitad por primera vez esta temporada. Ocurrió ante Wake Forest (65-73) tras un triple de Codi Miller-McIntyre. Quinn Cook, el único sénior de los Blue Devils, anotó 9 de sus 12 puntos a partir de ese momento para ayudar al equipo de Krzyzewski a mantenerse invicto. La defensa local maniató perfectamente a Jahlil Okafor (12 puntos, 11 rebotes), que sólo pudo lanzar 6 veces a canasta. Justise Winslow (20 puntos, 7 rebotes, 3 asistencias) se erigió como líder anotador de los visitantes mientras que Devin Thomas (24 puntos, 5 rebotes, 3 asistencias, 4 recuperaciones) lo fue del encuentro. Los malos presagios de su partido anterior se hicieron realidad ante North Carolina State.

Los Blue Devils sufrieron su primera derrota de la temporada tras catorce victorias, y además lo hicieron de forma clara (75-87). La Wolfpack basó su éxito en dos claves. Una defensiva, consistente en dificultar el juego interior de Jahlil Okafor (23 puntos, 12 rebotes, 3 recuperaciones, 3 tapones) con dobles marcajes constantes. La segunda, ofensiva, su acierto en el tiro de 3 puntos (10 de 16). Ralston Turner (16 puntos, 4 de 7 en triples) dio el primer aviso de lo que le esperaba a Duke anotando 3 triples consecutivos en los primeros minutos de la segunda parte. Luego, el resto de sus compañeros se sumó a la fiesta. North Carolina State sumó en 7 ataques seguidos para construir una ventaja de 19 puntos con Trevor Lacey (21 puntos, 5 de 7 en triples) y Beejay Anya (14 puntos, 6 rebotes, 4 tapones) como protagonistas.

La Wolfpack cerraba así una dura semana en que también puso en apuros a otro invicto, la tercera del ranking Virginia. Al menos durante la primera mitad (61-51). El ataque de los Cavaliers no acababa de funcionar mientras que Ralston Turner (14 puntos) los había fusilado con 4 triples.Tras el descanso Malcolm Brogdon (14 puntos, 4 rebotes) y Justin Anderson (16 puntos, 9 rebotes) se aplicaron sobre el escolta rival, que no volvió a anotar. La Wolfpack se quedó en 20 puntos en la segunda parte tras convertir tan sólo 9 lanzamientos de campo.

Virginia también sufrió para vencer a Notre Dame (56-62). Los Cavaliers, una de las mejores defensas de la categoría, dejaron al equipo de la DI con mejor porcentaje de acierto en el tiro (54,8%) en su peor nivel de lanzamientos convertidos del curso (34%). Su líder anotador, Jerian Grant (17,3 puntos por partido) sólo pudo aportar 6 puntos. Pat Connaughton (21 puntos, 8 rebotes) tuvo que multiplicarse para compensarlo. Con dos triples suyos los locales se pusieron un punto por delante a falta de 4:51. Pero Virginia no solo defiende. También sabe atacar. Dos triples de Malcolm Brogdon (13 puntos) y Justin Anderson (11 puntos) iniciaron un parcial de 2 a 12 (los 12 puntos fueron obra de estos 2 jugadores) que dejó el duelo sentenciado.

Notre Dame, que ocupa la posición del ranking no apta para supersticiosos (13), venía de asaltar la pista de la 18 North Carolina (70-71). Aprovechando una buena serie en los triples (acabaron con 10 de 23) los Fightin Irish se fueron de 10 puntos en la primera mitad, aunque una sequía de 6 minutos y medio sin transformar ningún lanzamiento de campo permitió acercarse a los Tar Heels al descanso. La segunda mitad tuvo un inicio similar. Una buena racha dio a Notre Dame un margen de 11 puntos tras una canasta de 3 de Pat Connaughton (16 puntos y 9 rebotes, 4 de 7 en triples).

A 10:18 del final el visitante Demetrius Jackson (15 puntos, 4 asistencias) anotó un triple. Los Irish sobrevivieron con 6 tiros libres los 3 siguientes minutos hasta que a falta de 6:25 el apagón fue total. North Carolina se puso por delante en el marcador, aunque su porcentaje de acierto también fue penoso (anotó 1 de sus últimos 14 lanzamientos de campo). Zach Auguste (18 puntos, 6 rebotes, 2 tapones), tras capturar un rebote en ataque, consiguió la canasta de la victoria para los suyos a falta de 68 segundos en los que los locales erraron 5 tiros de campo y los visitantes 2 libres. El palmeo de Brice Johnson llegó fuera de tiempo.

North Carolina compensó esta derrota con un triunfo de prestigio ante Louisville (72-71). En esta ocasión Chris Jones (19 puntos, 4 rebotes, 5 asistencias) empezó a anotar ya en la primera parte. Tras el descanso, su acierto fue clave junto al de Terry Rozier (25 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias) para que los Cardinals consiguiesen un margen de 13 puntos a con ocho minutos y 43 segundos por jugarse. Y justo entonces, cambiaron las tornas. Los visitantes no veían aro (3 de 12 en sus tiros hasta el final del partido) mientras que los Tar Heels lo metían casi todo (8 de 13). J.P. Tokoto (10 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias) y Brice Johnson (11 puntos, 11 rebotes) dieron impulso a una remontada que culminó Marcus Paige (10 puntos) con una entrada a canasta a 9 segundos del final.

Lousiville, quinta de la clase, ya había sudado más de la cuenta en su enfrentamiento previo para derrotar a Clemson. Por segundo partido consecutivo el base Chris Jones (22 puntos) rescató a los de Pitino con 20 puntos tras el descanso. El equipo cerró la primera parte perdiendo 18 a 22, anotando tan sólo el 22% de sus lanzamientos de campo. Jones convirtió tres tiples importantes en los segundos 20 minutos, a los que sumó 7 tiros libres de 9 lanzados y 3 de sus 5 pelotas recuperadas. El otro responsable de la remontada de los Cardinals fue el escolta Terry Rozier (15 puntos, 6 rebotes), que aportó 9 puntos y sus 4 asistencias tras volver de los vestuarios. Los de Rick Pitino acabaron ganando 58 a 52 y Montrezl Harrell, como siempre, dando espectáculo.

Georgia Tech anotó su última canasta de campo, un triple de Travis Jorgenson, a 8:53 del final del partido. Con esos tres puntos vencía por un margen de 4. En el tiempo restante, sus jugadores sólo anotaron 4 tiros libres.Y aún así, sólo perdieron de un punto ante Syracuse (45-46). Los Orange de Jim Boeheim están protagonizando la peor temporada que les recuerdo. Suerte tuvieron de que el pívot Rakeem Christmas (18 puntos, 8 rebotes) anotase dos tiros libres a falta de 13 segundos, y de que por parte de los Yellow Jackets Chris Bolden fallase un triple y Quinto Stephens su lanzamiento posterior tras capturar el rebote en ataque. Los Orange vencieron claramente a Florida State (70-57) gracias a que Trevor Cooney se reencontró con su tiro (28 puntos, 7 de 11 en triples) y a que Rakeem Christmas mantuvo su solidez interior (14 puntos, 11 rebotes, 5 tapones). La mala noticia fue la lesión en los ligamentos de su rodilla derecha del freshman Chris McCullough a los 12 minutos de partido (baja para el resto de la temporada).

Atlantic 10

Shaka Smart, entrenador de Virginia Commonwealth (20 del Top 25) tenía claro que para vencer a un equipo tan anotador como Davidson (85 puntos de media) debía detener a su principal peligro, sus lanzadores de larga distancia. Sus jugadores consiguieron que entre Jack Gibbs y Tyler Kalinoski (ambos estaban por encima del 46% en tiros de 3 puntos) sólo convirtieran 3 de sus 13 intentos triples. Y ninguno hasta los 6 minutos finales, cuando los visitantes ya perdían de 11 puntos. Tras el maquillaje final VCU se impuso por 71 a 65. Para derrotar a Saint Joseph (89-74) su equipo tuvo suficiente con el acierto en los triples de Melvin Johnson (6 de 7, 20 puntos) y Treveon Graham (4 de 6, 19 puntos).

Big East

La semana anterior Seton Hall se ganó un lugar en el ranking (19) derrotando a dos equipos ranqueados, Saint John’s y Villanova. En esta, Xavier le pagó con su misma moneda (69-58). Los Musketeers fueron por delante la mayor parte de un encuentro caracterizado por el poco acierto en el tiro exterior. La máxima ventaja visitante fue de 4 puntos en la primera mitad, tras dos triples de Haralds Karlis. Poco después, un parcial de 13 a 2 ponía 7 arriba a unos locales que sentenciaron en el tramo final de la segunda parte con otro parcial de 20 a 6 (los dos únicos triples de la noche de un Sterling Gibbs que se quedó en 8 puntos aunque repartió 7 asistencias). Al menos, los triples de Gibbs (22 puntos) sí que sirvieron ante Creighton. El último de ellos (4 de 8) le dio el triunfo a los Pirates (67-68).

La 24 Saint John’s intentó remontar el vuelo tras su mala semana anterior venciendo a un rival de prestigio, la octava Villanova. En la primera mitad, D’Angelo Harrison (25 puntos, 4 rebotes) y Phil Greene IV (14 puntos) mantuvieron vivas sus esperanzas. En la segunda, llegaron los triples de los Wildcats (7). Siete puntos consecutivos de Darrun Hillard (21 puntos) daban esa misma ventaja a los visitantes. Daniel Ochefu (13 puntos, 13 rebotes, 4 asistencias), aprovechando los problemas de faltas de los pívots neoyorquinos, remató a la Red Storm con 4 canastas consecutivas condenándoles a encajar su tercera derrota consecutiva, todas en el calendario de conferencia (72-90). Villanova redondeó su semana con un triunfo ante DePaul (81-64) anotando 13 triples de 27 intentos.

Big 10

Como consecuencia de un codazo recibido en el triunfo ante Purdue (62-55) , la número cuatro Wisconsin no pudo contar con Frank Kaminsky (que a pesar del golpe había acabado el encuentro con 21 puntos) ante Rutgers. Cuando el equipo ganaba de 12 al descanso no parecía que su ausencia fuese tan importante. Pero cuando Myles Mack (21 puntos) y Kadeem Jack (20 puntos) empezaron a anotar como locos en la segunda parte, Wisconsin echó en falta su aportación. La situación se complicó aún más tras perder por lesión al base Traevon Jackson. Los de Bo Ryan acabaron sucumbiendo 67 a 62 a pesar del último esfuerzo de Nigel Hayes (15 puntos, 10 rebotes, 5 asistencias) por impedirlo. Demasiadas bajas para un conjunto con una rotación corta de jugadores.

La onceava de la semana Maryland cayó en su visita a Illinois (64-57). Los locales no pudieron contar con el concurso de su líder anotador y reboteador Rayvonte Rice, quien sufrió una fractura en su mano izquierda en un entrenamiento. Malcolm Hill, la segunda espada del equipo, asumió su rol con 28 puntos y 7 rebotes. El encuentro se mantuvo igualado hasta que Hill lo rompió anotando 12 puntos en un demoledor parcial de 20 a 3 para empezar la segunda parte. Los Terrapins se rehicieron derrotando a Purdue (60-69).

Ohio State, 22 de la lista, dominaba claramente a Minnesota al descanso (29-41) gracias a la inspiración de su novato estrella D’Angelo Russell (25 de sus 27 puntos en los primeros 20 minutos con 5 de 5 en triples). En la segunda parte, la defensa de los de Richard Pitino congeló su muñeca. El escolta, tras fallar los cinco tiros de campo que intentó hasta el desenlace final, no volvería a anotar hasta la prórroga, y fue gracias a dos tiros libres. Una canasta desde la media distancia de Marc Loving (13 puntos, 7 rebotes) a 6 segundos del final salvó a los ranqueados (72-74).

Los Buckeyes no tuvieron tanta suerte en la pista de Indiana (69-66). Tras empezar anotando 4 de sus 9 primeros lanzamientos, la defensa local se ajustó perfectamente sobre los jugadores de Ohio State dejándoles en un 19 de 58 los 35 minutos restantes. Los Hoosiers tuvieron una ventaja máxima de 9 puntos en los primeros minutos la segunda mitad. Sam Thompson (12 puntos) lideró la reacción visitante en el tramo final del encuentro, pero con 32 segundos de juego por disputarse falló el tiro libre que hubiera puesto el empate en el marcador. James Blackmon (18 puntos, 16 tras el descanso) le ganó el duelo de escoltas novatos a D’Angelo Russell (13 puntos pero 3 de 15 en los tiros). El espectáculo lo puso Troy Williams (15 puntos, 12 rebotes).

Indiana venía de caer ante Michigan State (70-50) en el duelo entre dos clásicos en apuros. Los Spartans, conscientes de su mal momento, se centraron en su defensa dejando a los Hoosiers en un 18% de acierto en el lanzamiento en la primera mitad (28,3% al final de los 40 minutos). Su buena labor en este campo junto con el control del rebote (50 a 28) les dio el dominio total del encuentro a partir del minuto 5 de juego. Denzel Valentine (15 puntos, 6 rebotes, 4 asistencias) y Branden Dawson (14 puntos, 13 rebotes) fueron los jugadores más destacados del equipo de Tom Izzo.

En su segundo partido de la semana, los Spartans parecieron encontrar el punto de inflexión que necesitaban para salir del pozo. Tras empezar dominando en su visita a Iowa, se vieron 11 abajo a 2:50 del descanso ante el empuje en la pintura de Gabriel Olaseni (18 puntos, 4 rebotes). Tom Izzo, desesperado, provocó una técnica en el último minuto de la primera mitad. Su equipo encontró la inspiración en la segunda parte desde la línea de 3 puntos, convirtiendo 8 de sus 9 intentos en el período. Liderada por Travis Trice (25 puntos, 7 de 8 en triples) y Denzel Valentine (18 puntos, 9 rebotes, 6 asistencias, 4 de 7 en triples), Michigan State acabó venciendo 61 a 75. En su siguiente encuentro se demostró que la crisis seguía bien viva. Michigan State necesitó una prórroga para superar a Northwestern (84-77) tras haber llegado a ganar de 14 en la primera parte y de 11 en la segunda.

Big 12

Kansas, doceavo mejor equipo según los votantes de AP, ganó por la mínima en su visita a la 21 del Top 25 Baylor (55-56). Los Jayhawks anotaron 18 puntos en unos 20 primeros minutos de escaso acierto en ataque (27%). Por suerte para ellos su rival no estuvo mucho mejor, con lo que se fueron al descanso perdiendo “sólo” de 4. A la vuelta del vestuario el equipo parecía otro, anotando el 73% de sus lanzamientos.

Jamari Traylor (13 puntos, 5 rebotes) y Frank Mason (11 puntos, 5 asistencias) igualaron el encuentro contrarrestando el acierto local en los triples (8 de 15) y los puntos de Kenny Chery (25). Wayne Selden, con tres canastas consecutivas, dio a Kansas su máxima ventaja de 3 puntos a 1:18 del final. La jugada más espectacular fue un mate de Jonathan Motley. Lástima que fue invalidado por una falta en ataque sobre Traylor. El partido contra Texas Tech fue considerablemente más placido para los Jayhawks (86-54).

La número 16 del ranking Oklahoma barrió a la décima Texas de su propia pista (49-70). Los Longhorns sólo fueron por delante (3-2) gracias a un triple de Javan Felix. Luego empezó su sufrimiento con un parcial de 0 a 10. Los Sooners dejaron a los locales en 14 puntos al descanso (14-33), su peor marca histórica en un partido en esta conferencia. Durante la primera mitad, los tejanos sólo convirtieron 6 de sus 30 lanzamientos de campo. En la segunda parte, la diferencia en el marcador nunca bajó de los 20 puntos. Buddy Hield (13 puntos, 7 rebotes) fue el máximo anotador de Oklahoma, seguido de cerca por un Tashawn Thomas dominador bajo los aros (12 puntos, 11 rebotes).

La alegría de Oklahoma no duró demasiado tras caer en casa ante Kansas State (63-66). El héroe del partido fue el base visitante Marcus Foster (14 puntos). Tras un eslálom imposible contra el mundo anotó por elevación ante Ryan Spangler, 13 centímetros más alto que él, la canasta que forzaba la prórroga. Y al final de los 5 minutos extra Foster emulaba a su ídolo de infancia Kobe Bryant consiguiendo el triple de la victoria de los Wildcats. De nada les sirvió a los Sooners la mejor actuación como universitario de Buddy Hield (31 puntos). Hield anotó 13 de los primeros 15 puntos de su equipo para acabar la primera parte con 20.

Texas cedió nuevamente ante otro rival del mismo estado, Oklahoma State (69-58). Le’Bryan Nash y Phil Forte lideraron a los Cowboys con 20 puntos por cabeza, bien acompañados por el transfer de LSU Anthony Hickey (10 puntos, 9 rebotes, 7 asistencias). Entre Forte y Hickey anotaron 20 de los últimos 30 puntos de su equipo en el tramo final del encuentro en el que Oklahoma State arrolló a su rival a base de triples (6, 3 de Forte). Myles Turner, que volvió a la segunda unidad, aportó 18 puntos, 6 rebotes y 5 tapones para una Texas que puede sufrir un duro castigo en el próximo ranking.

Oklahoma State se desquitaba así de su ajustada derrota ante la 17 del Top 25, Iowa State (63-61). Uno de los titulares de los Cyclones con menos cartel, Dustin Hogue (17 puntos, 8 rebotes), salvó a los locales de la derrota. El alero anotó todos sus puntos en la segunda mitad, consiguió la última canasta de su equipo dándole un margen de 4 puntos para entrar en el último minuto y evitó un triple en los últimos segundos que podría haber cambiado el signo del partido con un tapón apoteósico. George Niang colocó otro tapón sobre el intento desesperado de Phil Forte (21 puntos, 4 rebotes, 5 asistencias) en el último segundo.

A Iowa State le tocó sufrir otra noche más para volver a vencer, en esta ocasión al 14 del ranking West Virginia (72-74). Una racha de 7 puntos de Abdel Nader (19 puntos, 7 rebotes)  le dio a los Cyclones una ventaja de 6 puntos a 3:28 del final. Los Mountaineers sólo anotaron 3 de sus 15 tiros de 3 puntos. Uno de ellos dio inicio a su remontada que culminó Juwan Staten (23 puntos, 4 asistencias) con una jugada de 2+1. El base empañó su partido fallando 2 tiros libres decisivos cuando quedaban 21 segundos de juego. Abdel Nader acertó los suyos y a 1 segundo del final. Naz Long anotó el primero y falló el segundo para asegurar el resultado.

Baylor se reencontró con el triunfo ante uno de los equipos revelación de la fase anterior de la temporada y que ya encadena tres derrotas en la actual, Texas Christian University (59-66). Los Bears firmaron su peor noche cara a canasta de la temporada (29,8%). En los tiros libres no estuvieron mucho mejor (67,4%, 31 de 46) aunque por suerte para ellos los locales no les fueron a la zaga (53,6%, 15 de 28). Los 40 minutos acabaron con empate a 53 después de que el base de Baylor Kenny Chery se empachase de balón en la última posesión de su equipo. En la prórroga lo compensó con 7 de sus 13 puntos. Rico Gathers firmó un doble doble monstruoso para los ganadores con 17 puntos y 18 rebotes (10 ofensivos).

Conference USA

Old Dominion jugó el primer partido de su historia como equipo del ranking (25). Los Monarchs celebraron la efeméride con un triunfo ante Marshall (51-72). Una acertada política de atracción de jugadores transferidos de otras universidades explica que un equipo que la temporada pasada acabó con un balance de 18-18 sume ahora 13 victorias en 15 partidos. Trey Freeman, su líder anotador (16,4 puntos de media), proviene de Campbell. Jonathan Arledge, que sumó 13 puntos y 6 rebotes ante Marshall, llegó desde George Mason.

La buena racha de Old Dominion se acabó ante Western Kentucky (72-65). George Fant fue su pesadilla durante la primera parte anotando 20 de sus 24 puntos totales y capturando 10 de sus 13 rebotes. En la segunda mitad Chris Harrison-Docks (19 puntos) y T.J. Price (15 puntos) culminaron la tarea de su compañero.

Horizon

Keifer Sykes es uno de los anotadores más peligrosos del baloncesto universitario. El hecho de jugar en un equipo modesto como Green Bay de una conferencia menor como la Horizon le resta mucha visibilidad. Los Phoenix superaron a Milwaukee (63-79) con 34 puntos de su estrella (13 de 20 en los tiros de campo, de ellos 5 de 7 en triples). Después de 16 minutos disputados ya había anotado 22 puntos, por 19 de todo el equipo rival. Sykes empezó fallando su primer lanzamiento para anotar los 8 siguientes, 4 de ellos triples. Aquí os dejo su exhibición.

Mountain West

Colorado State sumó su segunda derrota consecutiva tras haber empezado la temporada ganando sus primeros 14 partidos. Los 23 puntos, 7 rebotes y 4 recuperaciones de J.J. Avila se quedaron cortos ante el escaso acompañamiento del resto del equipo. Dos canastas de Larry Nance Jr (15 puntos, 6 rebotes) encauzaron un triunfo para Wyoming que selló de forma definitiva Jason McManamen con un triple a 23 segundos del final. La mala racha de los Rams se cerró ante Air Force (87-92) gracias al partidazo de J.J. Avila (28 puntos, 14 rebotes, 5 asistencias) mientras que Larry Nance (18 puntos, 10 rebotes, 4 asistencias, 4 tapones) volvía a tener una buena noche en el triunfo de Wyoming sobre Boise State (65-54). Marvelle Harris anotó 40 puntos para ayudar a Fresno State a vencer a Nevada (66-69).

Pacific 12

Arizona, séptimo mejor equipo según los votantes de AP, cedió su primera derrota en la Pac 12 en su visita a la Oregon State (58-56) que lidera Gary Payton Jr (10 puntos, 9 rebotes, 3 asistencias). Por segunda vez en la semana, T.J. McConnell fue su jugador más acertado en ataque (13 puntos, 6 rebotes, 6 asistencias con 6 de 12 en los tiros de campo). El base había llegado hasta los 21 puntos en el triunfo previo ante Oregon (62-80).

El resto de jugadores de los Wildcats o bien tuvieron malos porcentajes o bien tuvieron pocas ocasiones para lanzar en un duelo muy defensivo. El encuentro fue igualado en todo momento, y ninguno de los dos equipos tuvo ventajas superiores a los 4 puntos. La defensa de los Wildcats concedió una entrada a canasta fácil a Langston Morris-Walker (12 puntos, 8 rebotes), quien anotó a 28 segundos del final. McConnell tuvo un lanzamiento para forzar la prórroga en el último segundo, pero no acertó ante la alegría de los seguidores locales.

La nueve del ranking Utah se mantuvo firme en el liderato de la conferencia. En su único partido e esta semana derrotó sin problemas a un rival que le podía plantear problemas como Colorado (74-49). Los Utes se aplicaron en defensa, sumando 28 de sus puntos tras pérdidas de pelota visitantes. En segundas opciones llegaron 13 más fruto de sus 14 rebotes en ataque. Colorado fue incapaz de anotar ningún punto durante unos 8 minutos y medio interminables de la primera parte en los que fallaron 5 tiros y perdieron 7 balones.

Cuando peor lo tenía, UCLA rompió una racha de 5 derrotas consecutivas con un triunfo ante Stanford tras dos prórrogas (81-86). El equipo que dirige Steve Alford perdía de 11 en el ecuador de la segunda parte, acribillado desde la lejanía por Chasson Randle (32 puntos, 7 de 13 en triples) y Anthony Brown (21 puntos, 5 de 11 en tiros de 3 puntos). El freshman Kevon Looney (27 puntos, 19 rebotes) surgió al rescate de los Bruins.

El ala pívot anotó 10 de sus puntos en el parcial de 1 a 15 que igualó el encuentro. Randle y Brown tuvieron sus tiros de la victoria al final de la segunda parte con el marcador empatado a 66, pero fallaron. Al final de la primera prórroga Randle volvió a tener su oportunidad con 2 tiros libres que le podían haber dado el triunfo a los Cardinals. Sólo anotó 1. En el segundo período añadido Tony Parker (22 puntos, 12 rebotes) remató la faena para UCLA con dos mates. Los de Steve Alford siguieron con su línea ascendente superando a California (73-54) a pesar del festival triplista de Jordan Matthews (23 puntos, 6 de 9 en tiros de 3).

Washington se mantuvo en su caída en picado tras encadenar su cuarta derrota consecutiva. En el derbi estatal ante Washington State (77-80) perdió a pesar de la buena actuación de Nigel William-Goss (30 puntos, 7 rebotes, 6 asistencias, 3 recuperaciones). La seguridad de Davonte Lacey (25 puntos) desde la línea de tiros libres, anotando los 6 últimos de los estatales, frustró su intento de remontada.

Southeastern Conference

La primera de la clase, Kentucky, rozó la derrota ante Ole Miss (89-86) en su primer partido del curso en la SEC. Los Wildcats abrieron el partido con un parcial de 18 a 5 gracias a 7 puntos de Karl Towns y 3 triples de Aaron Harrison (26 puntos, 4 rebotes). Los Rebels, lejos de rendirse, llegaron al descanso con una ventaja de 2 puntos liderados por Stefan Moody (25 puntos, 5 de 7 en triples). En la segunda mitad él y Jarvis Summers (23 puntos, 4 asistencias, 4 recuperaciones) mantuvieron a los visitantes en el partido.

Los de John Calipari tampoco pudieron poner tierra de por medio en la prórroga. A 15 segundos del final Trey Lyles falló 2 tiros libres, lo que dio a Martavious Newby la oportunidad de alargar el partido cinco minutos más. Para tranquilidad de los locales, su triple no entró. Fue el partido de la presente temporada en que Kentucky ha encajado más puntos y el primero en el que su rival le superó en puntos en la pintura (26 a 30). El español Sebas Saiz (6 puntos, 7 rebotes, 3 tapones) puso su granito de arena en este último logro de Ole Miss. Saiz firmó 10 puntos y 5 rebotes en la victoria ante South Carolina (65-49).

En su segundo partido de la semana los apuros para los discípulos de Calipari aún fueron mayores. Durante los primeros 20 minutos de juego, Texas A&M llegó a ganar de 11 con un Danuel House muy inspirado (25 puntos, 9 rebotes). Después del descanso Kentucky parecía que podía empezar a respirar tranquila cuando se puso 7 arriba a 6 minutos del final. Pero los Aggies hicieron lo impensable. ¿Remontar? No, más aún. ¿Forzar una prórroga? No, fueron dos. Devin Booker (18 puntos, 4 de 7 en triples) lideró en anotación a unos negados Wildcats en el tiro (28,1%). Aaron Harrison no veía aro, y aún así siguió lanzando (12 puntos, 4 de 20 en los tiros de campo).

Arkansas, antepenúltima del ranking, empezó apurada su encuentro en la pista de Georgia (75-79).  Los Razorbacks, tras ceder un margen de 13 puntos a su rival, llegaron al descanso 7 abajo en el marcador. Después de haber anotado 15 de sus 26 lanzamientos (de ellos 6 de 9 triples) en la primera parte, los locales anotaron 4 de sus primeros 18 en la segunda. Bobby Portis (21 puntos, 5 rebotes) sólo había contado con la ayuda de Michael Qualls (17 puntos, 7 rebotes) en el primer período. En el segundo, con la aparición en ataque de más compañeros, Arkansas remontó. Alandise Harris (15 puntos), con 7 puntos seguidos, puso por delante al equipo de forma definitiva a 5 minutos del final. Portis se fue hasta los 32 puntos y los 11 rebotes en el triunfo ante Vanderbilt (82-70).

Florida, liderada por Dorian Finney-Smith (20 puntos, 7 rebotes) rompió una racha de dos derrotas de la semana anterior en su debut de conferencia ante South Carolina (68-72). Por primera vez esta temporada, Michael Frazier (17 puntos) no fue titular. El entrenador Billy Donovan decidió que saliera desde el banquillo. La presión por liderar el equipo ha hecho perder efectividad en su tiro a Frazier. Este no es el único problema de Donovan, que ha sancionado a John Horford (hermano del NBA Al) por mala conducta. Los Gators sumaron su segundo triunfo de la semana ante Mississippi State (72-47).

West Coast

Gonzaga, sexta del ranking, se mantuvo firme en su conferencia derrotando a San Francisco (88-57) y Santa Clara (79-57) con buenas actuaciones de su pivot Przemec Karnowski (16 puntos ante los Dons y 18 y 9 rebotes contra los Broncos). El primer partido de la semana, en su retorno a su pista de Spokane tras tres semanas jugando fuera de casa, lo solventaron en la segunda mitad con un parcial de 16 a 2. En el segundo tuvieron 5 jugadores con más de 10 puntos anotados. Uno de ellos, Domantas Sabonis (11 puntos, 9 rebotes). Saint Mary’s le sigue disputando el liderato de la conferencia tras vencer apuradamente a Pacific (47-54) con 21 puntos y 11 rebotes de Brad Waldow. Fue el único jugador de los dos equipos en llegar a los 10 puntos.

Un entrenador en patinete

El técnico de Saint Bonaventure Mark Schmidt se lesionó el tendón de Aquiles hace unas semanas, y desde entonces utiliza un patinete de 3 ruedas adaptado para dirigir a su equipo durante los partidos. La solución tiene sus riesgos. El artilugio no es tan estable como podría parecer, y la prueba evidente fue su vuelco al final del encuentro ante Massachusetts. Por suerte, Schmidt no resultó dañado en el percance.

Versión íntegra del artículo publicado en http://www.encancha.com

ProBasketballTalk | NBC Sports

NBA news, video, analysis and more

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: