Tag Archives: Oklahoma State

NCAA: Duke cae a las primeras de cambio

24 Mar

Debido a la locura de partidos de este primer fin de semana del “March Madness”, os haré el resumen en dos entregas. En esta primera que estás leyendo, me centraré en los First Four y la Segunda Ronda o como yo la llamo, “La Gran Escabechina”, que elimina a 32 de los 64 equipos en liza.

Florida lideró el último ránking. Lo cual no sé si es muy bueno para sus intereses.Tan solo en cuatro ocasiones el equipo que acabó la temporada como número 1 ganó el “March Madness” (Duke 1992, UCLA 1995, Duke 2001 y Kentucky 2012). Wichita State, Virginia, Arizona y Louisville la siguieron en las preferencias de los expertos de Associated Press.

LOS FIRST FOUR

La NCAA nos deparó para empezar a abrir boca un menú con 4 partidos, 2 entre campeones de conferencia y dos entre equipos al límite de la selección. En uno de los duelos entre campeones, Albany se impuso a Mount Saint Mary (71-64). Los Great Danes se aprovecharon de la ineficiencia en el tiro rival para distanciarse en el marcador, 21-2, con un D.J. Evans muy sólido (22 puntos, 9 rebotes, 3 asistencias). Hasta que salió Will Miller (21 puntos, 7-12 en triples). Mount Saint Mary conectó 7 triples para llegar al descanso 35 a 31. En la segunda mitad, Albany volvió a abrir una brecha de 7 puntos, que Miller dinamitó de nuevo con 2 triples. Lástima que a los Mountaineers ya no les quedaban más balas en la recámara.

En el otro enfrentamiento entre campeones de conferencia, Cal Poly derrotó a Texas Southern (69-81) a pesar de los 38 puntos de Aaric Murray. Sabedores que el interior iba a anotar de todas formas, su táctica consistió en negarle la ayuda de sus compañeros. Los Mustangs son el equipo participante en la competición con un peor balance de victorias/derrotas, 14/19 tras su victoria en los First Four. Su premio por este triunfo era un emparejamiento con el equipo de mejor registro, Wichita State y su inmaculado 34/0.

North Carolina State venció a Xavier (59-74) en el primero de los duelos entre outsiders. Su gran estrella, T.J. Warren, falló sus dos primeros tiros y cometió dos faltas en los primeros 4 minutos de juego. Y aún así anotó 9 puntos en los 11 minutos finales del primer periodo. Los Wolfpack se fueron a los vestuarios con una ventaja de 6 puntos, y cuando se reanudó el juego Warren aseguró su triunfo con sus 16 puntos restantes. Ralston Turner fue su escudero de lujo (17 puntos).

En el partido que cerraba la fase de los First Four, Tennessee derrotó a Iowa (78-65) tras una prórroga. La defensa de los Volunteers contuvo perfectamente a los dos jugadores principales de Iowa, Roy Devin Marble (15 puntos pero 3 de 15 en el lanzamiento) y Aaron White (7 puntos, 1 de 5 en tiros de campo). A pesar de ello, los Hawkeyes se mantuvieron por delante en el marcador los 37 primeros minutos, liderados por Adam Woodbury (16 puntos, 8 rebotes).  Los 5 minutos suplementarios se resolvieron con un parcial de 14 a 1 iniciado con un 2+1 de Jarnell Stokes (18 puntos, 13 rebotes) y alimentado con 7 puntos de Jordan McRae (acabó con 20).

LA GRAN ESCABECHINA

Tras una primera tanda de partidos, los equipos en liza quedaron reducidos de 64 a 32. Albany le plantó batalla a uno de los cabezas de serie número 1, Florida, pero no pudo evitar la derrota (67-55). El entrenador Will Brown intentó desconcertar al equipo rival alternando una amplia gama de defensas. En ataque, su equipo anotó 10 de sus primeros 15 lanzamientos. Los Great Danes se mantuvieron dentro del partido hasta el minuto 6 de la segunda mitad. Justo cuando sus titulares perdieron fuelle y la segunda unidad de los Gators les hincó el diente. Dorian Finney-Smit (16 puntos) y Kasey Hill (10 puntos) pusieron tierra de por medio, despertando a Albany de su sueño a pesar del buen papel de D.J. Evans (21 puntos, 7 rebotes).

A Rick Pitino, entrenador de Louisville (2), no le gustaba nada su emparejamiento con Manhattan (13). El técnico rival, Steve Masiello, había sido recogepelotas en los Knicks cuando los dirigía Pitino, había jugado para él en Kentucky y había sido asistente suyo durante 6 temporadas en los Cardinals. Y ahora ha armado un equipo a imagen a semejanza del de su mentor que ganaba de 3 a falta de 4 minutos. Ocho puntos de Luke Hanckok (16 puntos, 4 rebotes, 4 asistencias, 4 recuperaciones) en los últimos 2 minutos le dieron el triunfo a los favoritos (71-64).

El fantasma del upset también planeó sobre otro 2, Kansas, en su duelo ante el 15 Eastern Kentucky (80-69). Los Colonels llegaron a dominar de 9 puntos durante la primera mitad, forzando pérdidas de pelota de unos Jayhwaks que no pudieron contar con Joel Embiid por lesión. Una buena racha de Wiggins (19 puntos, 4 rebotes) entre el final de la primera parte y el inicio de la segunda cambió la dinámica. Con Kansas ya al mando de las operaciones, Eastern Kentucky sobrevivió gracias a sus triples (destacando Glenn Cosey con 5). La número 2 no pudo conseguir un margen de tranquilidad en el marcador hasta los últimos 3 minutos.

Por segunda vez en tres temporadas Duke (3) cayó eliminada a las primeras de cambio. En esta ocasion su verdugo fue la catorce Mercer (71-78). Los Blue Devils empezaron el partido con un gran acierto desde la línea de tres puntos, con Rasheed Sulaimon (20 puntos, 5 de 12 en triples) y el reserva Quinn Cook (23 puntos, 7 de 10 en triples) como figuras destacadas. Pero no consiguieron poner distancia en el marcador respecto a los Bears. Hasta que a 7 minutos del final dejaron de entrar sus triples. Mercer, que se había mantenido a rebufo, abrió gas para conseguir un parcial de 5 a 18 que rompió Cook con un triple cuando solo quedaban 3 segundos en el reloj. Los de Krzyzewski pagaron con una derrota la mala noche de Jabari Parker (14 puntos y 7 rebotes, pero 4 de 14 en el tiro) y Rodney Hood (6 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias, pero 2 de 10 cara a canasta).

El número 4 San Diego State escapó por los pelos de la trampa de la 13 New Mexico State (73-69), a pesar de ir siempre por delante en el marcador. Con 14 puntos de ventaja al inicio de la segunda mitad, el canadiense de 2,25 Sim Bhullar (14 puntos, 7 rebotes) y Daniel Mullings (18 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias) les volvieron locos. Xavier Thames (23 puntos, 5 asistencias, 3 recuperaciones) no daba abasto para igualar su producción ofensiva. Los Aggies consiguieron forzar una prórroga, pero con la torre Bhullar eliminada por faltas les faltaron piezas para dar el jaque a los Aztecs.

La número 5 Virginia Commonwealth ha pasado de ser la cenicienta del 2011 a ser víctima de uno de los upsets de la primera ronda este año. Stephen Austin (12) les sacó del torneo (75-77) tras ver como la defensa de los Rams eliminaba su ventaja de la primera mitad y ponía a su rival 10 arriba en la segunda parte. Un 3+1 de Desmond Haymon (17 puntos, 7 rebotes, 3 asistencias) permitía a los Lumberjacks forzar la prórroga. JeQuan Lewis tuvo el triple al final del tiempo añadido para dar el triunfo al equipo que entrena Shaka Smart, pero falló.

Harvard (12) fue el protagonista de otra de las grandes sorpresas de esta ronda al eliminar al cinco Cincinnati (57-61), repitiendo su hazaña de la temporada pasada ante New Mexico. Los “empollones” fueron por delante casi todo el partido, aunque no sacaron todo el provecho posible de una sequía anotadora de casi 6 minutos y medio de su rival durante la segunda mitad. Sean Kilpatrick cerró su carrera universitaria con 18 puntos y una pérdida de pelota clave en la eliminación de su equipo.

Este triunfo emparejaba a Harvard con Michigan State (4) en la siguiente ronda. Los Spartans machacaron a la número 13 Delaware (93-78) con una actuación monstruosa de Adreian Payne. El ala pívot se fue hasta los 41 puntos, con una serie de 10 de 15 en los lanzamientos de campo (de ellos 4 de 5 en triples) y 17 tiros libres convertidos sin fallo (récord del torneo).

Oklahoma, otro número 5, tampoco pudo imponer su teórica superioridad sobre otro 12, North Dakota State (75-80). Un triple de Lawrence Alexander (28 puntos, 8 rebotes, 4 asistencias), figura de unos Bison que ganaban de 8 al descanso, dio paso a una prórroga. Cameron Clark lo dio todo para evitar la derrota de los Sooners (16 de sus 25 puntos entre los 5 minutos finales de la segunda parte y los 5 minutos de añadido). Los cuatro únicos puntos de Carlin Dupree (sólo estuvo en pista 2 minutos) abrieron de nuevo brecha para North Dakota State a 42 segundos para el final, elevada a la categoría de definitiva por 4 tiros libres de Alexander.

Saint Louis, la única quinta cabeza de serie superviviente, tuvo que sudar durante 45 minutos para evitar el upset ante North Carolina State (83-80), procedente de los First Four. A falta de 5 minutos para el final de la segunda mitad los Billikens perdían de 14 ante la Wolpack liderada por T.J. Warren (28 puntos, 8 rebotes, 3 recuperaciones). Pero Jordair Jett  (18 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias) empezó a anotar hasta forzar los 5 minutos de prolongación en los que Rob Loe (22 puntos, 15 rebotes) le dio el relevo. Con Warren eliminado segundos antes, Ralston Turner(16 punos, 5 rebotes) intentó forzar la segunda prórroga pero no acertó en su intento de triple.

Dayton, cabeza de serie número 11, eliminó a un número 6, Ohio State (59-60) gracias a una canasta del transfer de Georgetown Vee Sanford (10 puntos, 3 asistencias) a 3.8 segundos del final. El base Aaron Craft (16 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias, 4 recuperaciones) tuvo una última oportunidad para evitar la derrota de los Buckeyes, pero su tiro a la desesperada no entró. Dayton había llegado a tener 8 puntos de ventaja en la segunda mitad, pero un parcial de 10 a 0 con 8 puntos de Sam Thompson (18 puntos, 4 rebotes) había equilibrado la situación a 10:30 del final. A partir de ese momento, la igualdad fue máxima hasta el desenlace final.

Otro de los equipos procedentes de los First Four, Tennessee (11), sí que eliminó a su primer rival en el cuadro, la 6 Massachusetts (67-86). Jarnell Stokes fue su hombre más productivo, con 26 puntos (20 en la segunda mitad) y 14 rebotes. Y si Stokes machacó a los Minutemen desde dentro de la zona, su compañero Jordan McRae lo hizo desde el exterior (21 puntos). Este era uno de los “upsets programados” por la NCAA al diseñar el torneo, a la búsqueda de un candidato a cenicienta que fuera superando rondas superando rivales teóricamente superiores. Y Massachusetts ejerció de víctima propiciatoria para el sacrificio.

La también número 6 North Carolina se exprimió al máximo para eliminar a la 11 Providence (79-77). Bryce Cotton estuvo en pista los 40 minutos (lo ha hecho en 16 de los últimos 19 partidos de su equipo), liderando a los Friars con 36 puntos, 5 rebotes y 8 asistencias. Cada golpe de UNC recibía cumplida respuesta por parte del base sénior llamando a las puertas de la NBA. En los últimos segundos James Michael McAdoo (16 puntos, 10 rebotes) anotó un tiro libre y falló el segundo. Él mismo capturó el rebote largo, y Coton tuvo que cometer falta sobre el jugador de UNC. El ala pívot lanzó 4 tiros libres en los últimos 3.5 segundos. Sólo anotó dos, pero bastaron.

La cabeza de serie número 7 Connecticut también tuvo que llegar a una prórroga para deshacerse de la 10 Saint Joseph’s (89-81). Los Hawks, capitaneados por Langston Galloway (25 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias), llegaron a ponerse 9 puntos arriba en el marcador a 2:19 del descanso. En la segunda mitad, UConn recortó distancias, pero no consiguió el dominio del encuentro. Un 2+1 del reserva Amida Brimah (9 puntos, 6 rebotes) ponía el empate a 70. Galloway y Shabazz Napier (24 puntos, 8 rebotes, 6 asistencias, 3 recuperaciones) no pudieron dar el triunfo a sus respectivos equipos. En la prórroga siguiente, los titulares de Saint Joseph’s no aguantaron el ritmo (ningún punto desde el banquillo) y los Huskies les sentenciaron desde la línea de tiros libres (14 de 15 en el periodo adicional). En la siguiente ronda les esperaba la número 2 Villanova, que había eliminado  a la 15 Milwaukee (73-53) con muchos más apuros de los que indica la diferencia final.

Texas, número 7, sufrió ante la número 10 Arizona State (87-85) y su pívot Jordan Bachynski (25 puntos y 7 rebotes en su último partido universitario). Los Sun Devils habían recuperado una desventaja de 14 puntos a 12 minutos del final para llegar a un final igualado. El triple de Jonathan Holmes (11 puntos) para romper el empate en los últimos segundos fue un fallo espantoso que chocó contra el tablero sin tocar aro. Por suerte para los Longhorns, Cameron Ridley (17 puntos, 12 rebotes) recogió el balón y dio el pase a su equipo a la siguiente ronda.

New Mexico no tuvo tanta fortuna como las números 7 anteriores, y acabó cayendo ante su 10 correspondiente, la Stanford (53-58) que lidera Chason Randle (23 puntos, 5 rebotes). Cameron Bairstow rindió a su nivel habitual en los Lobos (24 puntos, 8 rebotes), pero Kendall Williams (3 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias) y Alex Kirk (3 puntos, 6 rebotes) no le acompañaron. A pesar de ello, New Mexico se recuperó de un pésimo inicio (perdían 20 a 4 a 13:39 del descanso) para llegar a los 30 segundos finales sólo 2 abajo. El acierto en los tiros libres de Robbie Lemons i Randle truncó su remontada.

Gonzaga (8) derrotó a Oklahoma State (9) en un partido en el que se señalaron 61 faltas. El base de los derrotados Cowboys se despidió con estilo en su más que probable último partido NCAA: 23 puntos (lástima de su 5 de 14 en el lanzamiento y 12 de 19 en tiros libres), 13 rebotes, 7 asistencias y 6 recuperaciones. Una estadística que nadie había conseguido antes. Oklahoma State acusó la falta de ritmo en el juego por la abundancia de faltas, y su escaso acierto exterior en la segunda parte les acabó de condenar (1 de 11 en triples en estos 20 minutos). Los Bulldogs estuvieron bien liderados por Kevin Pangos (26 puntos, 12 de 14 en tiros libres), mientras que el pívot Przemek Karnowski hizo valer su superioridad física (15 puntos, 10 rebotes).

Memphis (8) no lo tuvo nada fácil ante George Washington (9). Los Tigers, a pesar de ir siempre por delante, no pudieron asegurar su triunfo hasta el final (71-66). Los Colonials, que habían llegado a ir 10 abajo, se pusieron a sólo 2 puntos a en los últimos 2:40, liderados por Isaiah Armwood (21 puntos, 5 rebotes). Hasta que apareció el sexto hombre de Memphis, Michael Dixon Jr. (19 puntos). Un triple suyo para respirar un poco, y 4 tiros libres sin fallo para contener las últimas acometidas del rival.

Pittsburgh (9) ganaba de 28 al descanso a Colorado (8) gracias a la labor del pívot Talib Zanna, que ya había anotado 16 de sus 18 puntos. La defensa de los Panthers se cebó con Askia Booker (6 puntos, 5 rebotes), quien no pudo anotar su primera canasta hasta el cuarto minuto de una segunda mitad en la que los vencedores reservaron a sus mejores jugadores para la siguiente ronda.

Kentucky (8) superó a la 9 Kansas State (56-49) en un duelo entre Wildcats con un comienzo peculiar. Los árbitros sancionaron a Kansas State con una técnica por un mate…¡durante la rueda de calentamiento! Antes del salto inicial, el marcador era 1 a 0. La defensa de los de Calipari controló perfectamente una de las mejores armas de su rival, el lanzamiento triple (5 de 21). En ataque, Julius Randle se mostró dominante en la pintura (19 puntos, 15 rebotes) y Aaron Harrison le acompañó desde fuera (18 puntos).

Arizona, cabeza de serie número 1, empezó cediendo 2 a 10 en su partido ante Weber State (16) para acabar ganando 68 a 59, con 16 puntos, 8 rebotes y 5 tapones de Aaron Gordon. Otra número 1, Virginia, dejó que Coastal Carolina se hiciera ilusiones durante la primera mitad para despertarla de su sueño en la segunda (70-59). La también número 1 Wichita State eliminó a Cal Poly (64-37), elevando su récord a 35 victorias por 0 derrotas.

Wisconsin, cabeza de serie número 2, no tuvo piedad de la 15 American University (75-35). Con los Eagles 7 arriba a 9:50 para el descanso, los Badgers cerraron la primera parte con un parcial de 22 a 5 y abrieron la segunda con otro de 28 a 4. El mal inicio de segunda mitad de la número 2 Michigan ante Wofford (15) permitió a los Terriers reducir su desventaja desde los 18 hasta los 3 puntos. Los Wolverines apretaron en defensa para acabar ganando 57 a 40.

Syracuse (3) venció sin problemas a la 14 Western Michigan (77-53) la noche en que Trevor Cooney recuperó la puntería (18 puntos, 4 de 8 en triples). Iowa State (3) superó a North Carolina Central (93-75),  pero perdió a George Niang (24 puntos, 6 rebotes) con una fractura en el pie. Otro 3, Creighton, derrotó a Louisiana-Lafayete (76-66) con 30 puntos y 12 rebotes de Doug McDermott.  ElfrydPayton le plantó cara con 24 puntos, 8 rebotes, 3 asistencias y 3 recuperaciones.

UCLA, cabeza de serie número 4, acabó con la racha de 11 victorias consecutivas de la Tulsa que entrena Danny Manning (76-59). La número 6 Baylor hizo pagar muy caro a la 11 Nebraska su mal inicio de partido (74-60). Oregon (7) no hizo caso de las expectativas que situaban su duelo frente a BYU (10) como igualado a priori y superó claramente a su rival (87-68). Sus uniformes amarillo fosforito debieron deslumbrar a los Cougars.

 

versión íntegra del artículo publicado en http://www.encancha.com, marzo 2014

NCAA: El caso Smart y las normas de buena conducta

13 Feb

La estrella de los Oklahoma State Cowboys Marcus Smart ha sido castigado con 3 partidos de suspensión por empujar a un aficionado en la pista de Texas Tech. El comportamiento del seguidor rival ha sido tan cuestionado como el del propio jugador.

Este pasado fin de semana el base de los Oklahoma State Marcus Smart perdió los nervios y empujó a un espectador. Con los Cowboys atravesando una mala racha y a punto de perder ante Texas Tech, el base intentó taponar la entrada de un rival en los compases finales del partido. Fruto de su impulso, fue a caer a los pies de los aficionados situados tras su canasta. Al levantarse, Smart se encaró con un maduro seguidor al que empujó.

La estrella de Oklahoma State no fue castigada con la expulsión inmediata por unos árbitros que, superados por una situación totalmente anómala en la NCAA, resolvieron el tema con una técnica. Smart, escoltado hasta el banquillo por sus compañeros, seguia fuera de si mientras el juego continuaba. Totalmente indignado, afirmaba haber sido insultado.

El jugador en un primer momento comentó en el banquillo que había oído la palabra “nigger” Aunque en inglés es sinónimo de “black” que significa negro, “nigger” es la versión despectiva mientras que “black” vendria a ser un termino más neutro. Por hacer una versión aproximada en castellano, estaríamos diferenciando entre “negro” y “negrata” (o “negro de ……”).

El incidente no llega en el mejor momento para un jugador que la temporada pasada renunció a presentarse a un draft de la NBA en la que las previsiones le daban como una de las cinco primera elecciones. El que tenía que ser un curso triunfal se le está complicando. En las últimas semanas se le ha señalado como un asiduo prácticante del flopping. Y por si este sanbenito fuera poca cosa, Oklahoma State ha empezado a encadenar derrotas (el equipo cayó del Top 25 de AP con posterioridad al partido contra Texas Tech). En la derrota contra West Virginia un Smart muy nervioso se desahogó con una silla en el banquillo.

Jeff Orr, el aficionado agredido por Smart, admitió en una disculpa pública que había insultado al jugador, pero negando cualquier matiz racista. Según su declaración, se había dirigido al base como “pedazo de mierda”. Al poco de conocerse la identidad del acérrimo seguidor de Texas Tech que viaja cada temporada miles de kilómetros para ver los partidos del equipo, aparecieron en twiter (la mejor agencia de noticias de nuestros días, y además gratuíta) mensajes de antiguos jugadores que recordaban comportamientos abusivos por parte del “Super Fan” de Texas Tech.

Desmond Mason, un ex de Oklahoma State con una larga carrera NBA (11 temporadas), no recordaba específicamente a Orr pero si los insultos raciales que recibía cada vez que visitaba la cancha de Texas Tech. John Lucas III, miembro de los Cowboys que llegaron a la Final Four en 2004, si que se acordaba del “Super Fan” y sus insultos. Y rebuscando en youtube (si la imagen existe, está allí), ha reaparecido este mate de Brian Davis (Texas A&M), de febrero de 2010. Fijaos bien en el aficionado que hay tras la canasta y sus gestos. ¿Adivinais quien es?

El jugador ha contado con la comprensión, que no justificación, de técnicos como Jim Boeheim (Syracuse), Billy Donovan (Florida), Tom Izzo (Michigan State) y John Calipari (Kentucky). El técnico de Kentucky recuerda un incidente de esta misma temporada en Arkansas, cuando un aficionado se encaró de forma amenazante con uno de sus jugadores. El Wildcat no perdió los estribos, se dio la vuelta y allí no pasó nada. Bill Self, el entrenador de Kansas, tiene su remedio para estos casos: comunicación cero con los aficionados.

La normativa NCAA es muy clara respecto a la conducta del público. Los responsables del equipo local deberán expulsar de sus instalaciones a aquellos espectadores que se excedan en su actuación. Es similar a la de la mayoría de competiciones deportivas ¿Pero donde está el límite? El típico eufemismo de “pista muy caliente” esconde en realidad comportamientos muy poco civilizados en muchos casos. Como los vividos en competición europea antaño en algunas canchas griegas. Y no todos los jugadores son capaces de reaccionar con frialdad.

En España se recuerda el incidente de Earl Williams, jugador del Maccabi de Tel Aviv. Fue en 1983, durante un partido contra el Real Madrid. Tras recibir el impacto de una moneda, subió a las gradas a “devolvérsela” al espectador que se la había arrojado. Claro que para salidas de tono sonadas, la de Metta World Peace (aún conocido en aquella época como Ron Artest), Stephen Jackson y Jermaine O’Neal el 19 de noviembre del 2004.

En un partido muy caliente en la pista de los Detroit Pistons, y tras un altercado con el local Ben Wallace, el entonces jugador de los Pacers Metta World Peace recibió el impacto de un vaso de cerveza lanzado por un aficionado. Y el alero saltó, yéndose a por él. Stephen Jackson le acompañó en su viaje al caos, mientras algunos espectadores se sumaban al alboroto. El resultado fue una tangana monumental en la que también tuvo su momento estelar Jermaine O’Neal. La NBA sancionó con dureza a los tres jugadores por estos lamentables hechos.

Metta World Peace ha sido precisamente uno de los que se ha pronunciado sobre el empujón de Smart a Jeff Orr. El ahora jugador de los Knicks cree que este incidente le servirá de lección al base de Oklahoma State, le enseñará como tratar con los aficionados rivales en pistas hostiles. Y teniendo enseñada a una de las dos partes, nos queda la otra parte del problema: ¿cómo enseñar a los seguidores más exaltados a comportarse?¿cómo explicarles que pagar una entrada no te exime de seguir las normas básicas de la civilización?¿donde se establece el límite entre animar a tu equipo e intimidar al rival, y atacar su dignidad personal?

El mero hecho de pagar una entrada nos da derecho a acceder a un recinto y presenciar un espectáculo. A animar a nuestro equipo, aplaudir las jugadas que nos gustan y silbar las que no. Y es comprensible algun estallido verbal (y como todos los estallidos, sin continuidad) de mal genio ante una decisión arbitral que no nos ha gustado, un comportamiento antideportivo de un jugador rival o un lance desfavorable del juego. Y poca cosa más. Porque pagar una entrada no debe ser nunca un salvoconducto hacia la mala educación.

La primera iniciativa en este sentido la ha tomado la Universidad de Indiana. Todos los espectadores de las primeras filas del enfrentamiento contra Penn State hallaron en sus asientos un recordatorio de normas de buena conducta, entre las cuales no levantarse con el juego en marcha, no interferir con el desarrollo del partido, no entrar en la pista ni lanzar objetos (sea hacia la pista o cualquier otro punto de la instalación) y respetar a los árbitros, técnicos, jugadores y aficionados rivales. Normas básicas de comportamiento que por desgracia cada vez olvida más gente.

artículo publicado en http://www.encancha.com, febrero 2014

NCAA: Arizona y Marcus Smart pierden la cabeza

10 Feb

Después de casi dos meses en lo más alto de la lista de los 25 mejores, Arizona cedió su lugar a Syracuse, en la semana en la que Jabari Parker se lució ante el responsable de fichajes de los Celtics, Melvin Ejim se exhibió y Marcus Smart perdió los nervios.

UN REPASO AL RÁNKING

Los 65 votantes de Asociated Press eligieron de forma unánime a Syracuse como nuevo número 1 del ránking tras ocho semanas de reinado de una Arizona que bajó al segundo lugar. Tras ellos, Florida, Wichita State y San Diego State mantuvieron sus posiciones. Villanova, Cincinnati, Kansas, Michigan State y Michigan cerraron los diez primeros puestos.

La excelente racha de Texas se vio recompensada con un fulgurante ascenso, del 25 al 15. En el otro lado de la moneda, el mal momento de Ohio State, Wisconsin (ambos llegaron a tener un número 3 de orden) y Massachusetts les hizo caer del Top 25, dejando sitio para el retorno de Virginia (20), Connecticut (22)  y Gongaga (23). Oklahoma State estaba bajo vigilancia de expulsión.

Sólo dos equipos acabaron la semana invictos, Syracuse y Wichita State. Y también son dos los que siguen sin vencer a ningún rival de su categoría, Cornell (derrotas ante Pennsylvania 90-83 y Princeton 69-48) y Gambling State (derrotas ante Mississippi Valley State 75-67  y ante Southern 54 a 104, encadenando 45 consecutivas ante equipos de la Division I).

AMERICAN ATLETIC

El número 7 Cincinnati sufrió hasta el final para mantenerse impoluto al frente de esta conferencia ante Connecticut, 22 del ránking (63-58). Sean Kilpatrick tuvo que rendir al máximo (26 puntos, 12 rebotes, 6 asistencias). Los Huskies, después de dominar el marcador la mayor parte del enfrentamiento, vieron como los locales conseguían 5 puntos de ventaja a 4:30 minutos del final, tras un parcial de 12 a 2. Dos horas antes del partido Cincinnati presentaba a su nuevo director atlético, Mike Bohn. La misión principal del recién llegado es conseguir el traslado del equipo a una conferencia más potente, después de haber sido rechazados, junto con Connecticut, por la Atlantic Coast. La jugada más destacada empieza con el tapón de Justin Jackson y acaba con el mate de Kilpatrick.

La buena racha de los Bearcats acabó en su visita a la pista de Southern Methodist, en la que cayeron claramente derrotados (76-55). Sean Kilpatrick se fue hasta los 22 puntos, pero la defensa de los Mustangs le dejó en un 5 de 18 en los lanzamientos de campo. El porcentaje global de su equipo fue del 35,4%, finalizando con más pelotas perdidas (19) que canastas (17). Es el tercer triunfo del equipo que entrena Larry Brown sobre un conjunto del Top 25 en sus últimos 7 partidos. Haciendo méritos para colarse en el torneo nacional de marzo.

ATLANTIC COAST

Syracuse estrenó su reinado con una victoria ante Notre Dame (61-55). Los Fightin Irish plantearon una defensa cerrada que minimizó la aportación de C.J. Fair, Jerami Grant y Tyler Ennis. Pero Trevor Cooney consiguió el mejor registro anotador de su periplo estudiantil con 33 puntos (más de la mitad de los sumados por los Orange). El escolta anotó 9 triples de 12 intentos, cinco en una primera parte que acabó con 13 puntos de ventaja para los locales. En la segunda mitad, los Orange se limitaron a mantener a raya a un rival que no se quiso dar por vencido. Hace dos temporadas, Notre Dame derrotó a Syracuse cuando los de Boeheim, invictos, lideraban el ránking. Este año la historia no se repitió. Ante Clemson (57-44)  los de Boeheim sumaron su victoria número 23 de esta temporada.

Duke, onceava del listado AP, superó fácilmente a Boston College (68-89) en el mejor partido de Jabari Parker. El freshman firmó una estadística personal de 29 puntos, 16 rebotes y 3 tapones. Los Blue Devils rompieron el enfrentamiento tras el descanso, con Parker anotando 12 de los 17 primeros puntos de su equipo. Danny Ainge, el responsable de fichajes de los Celtics de la NBA, no se perdió la exhibición. Incluso conversó con un compañero del alero, Nick Pagliuca, cuyo padre es copropietario de la franquicia de la NBA. ¿Buscando información privilegiada?

La número 20 Virginia sigue a Syracuse en los primeros lugares de la clasificación de esta conferencia.  Ante Boston College (77-67)  ganaban de 21 mediada la segunda mitad hasta que con una embestida los Eagles se pusieron 6 abajo a 40 segundos del final. Y ahí se les acabó el acierto a los visitantes. Malcolm Brogdon (17 puntos, 11 rebotes y 7 asistencias) volvió a ser decisivo. Esta vez acertó en los tiros finales desde la línea de personal. La semana anterior había anotado el triple de la victoria ante Pittsburgh. En el video, no os perdáis el mate de su compañero Justin Anderson.

Precisamente Pittsburgh, que cierra el ránking, se reencontró con la victoria ante Miami con un marcador de 55 a 59…¡después de una prórroga! Fue un enfrentamiento de muy bajo nivel ofensivo, con los dos equipos por debajo del 35% en los lanzamientos de campo. Durante los primeros cinco minutos de la segunda parte ninguno de los dos conjuntos fue capaz de anotar. Los 40 minutos acabaron con empate a 46. Por suerte para los Panthers, Lamar Patterson recordó que el objetivo del juego es que la pelotita pase por el aro, y tras anotar 10 de sus 25 puntos en los 5 minutos extra le dio el triunfo a los suyos.

Ante Virginia Tech, Pittsburgh sumo un nuevo triunfo y otro triste marcador, esta vez tras dos prórrogas (62-57). Lamar Patterson se quedó en 5 puntos, todos en los 10 minutos de más. Los 40 minutos reglamentarios acabaron con empate a 48 tras una jugada de 4 puntos del local James Robinson. Los 8 puntos del primer añadido (4 por banda) llegaron todos desde la línea de tiros libres. Pittsburg sólo anotó una canasta de campo en los minutos adicionales (precisamente de Patterson), pero acertó 12 de sus 16 tiros libres. Y aún fue mejor que sus rivales, que no anotaron ni una canasta. ¡Qué difícil es ser seguidor de los Panthers!

North Carolina sumó su cuarto triunfo consecutivo a costa de la venida a menos Maryland (75-63). Marcus Paige volvió a ser el de principio de temporada sumando 25 puntos, y Brice Johnson le ayudó saliendo del banquillo con 19 (y un inmaculado 8 de 8 en los lanzamientos). Los Tar Heels abrieron el partido con un parcial de 19 a 3 en los primeros 5 minutos que puso la victoria muy cara para los Terrapins. Los visitantes llegaron a ponerse tres abajo antes del descanso, pero una vez consumido su impulso volvieron a ceder una desventaja de dos dígitos. Antre Notre Dame ampliaron su racha gracias a su mayor atleticismo (62-73).  UNC provocó 17 pérdidas a sus rivales, su segunda mejor marca de la temporada. La jugada más destacada, este mate de J.P. Tokoto.

ATLANTIC 10

El líder de esta conferencia Saint Louis batió ante Saint Joseph’s (49-65 ) el récord del equipo de triunfos consecutivos: 15. Conjunto experto donde los haya, con cinco séniors como titulares (el mismo quinteto inicial de la temporada pasada), basa su éxito en la defensa. Mantiene a sus rivales en 59 puntos de media (octava mejor marca de la NCAA), dejándoles en un porcentaje de tiros de campo del 39% (29% desde la línea de 3 puntos). En su posterior visita a La Salle, sufrieron de lo lindo (63-65). Jordair Jett, con un físico de jugador de la NFL, anotó 19 de sus 25 puntos en la segunda mitad, entre ellos la canasta decisiva en los últimos segundos.

BIG EAST

En la victoria del número 12 Creighton sobre DePaul (78-66), Doug McDermott sobrepasó la cifra de los 1000 lanzamientos de campo anotados a lo largo de su etapa estudiantil. Y es que sus compañeros saben a quién tienen que buscar para desencallar los partidos. A pesar de su mal momento en el tiro (sólo había acertado 2 de sus últimos 10 lanzamientos tras anotar 6 de los 9 primeros), cuando los Pirates se pusieron a sólo 1 punto con 9 minutos de juego por delante McDermott fue la referencia de los Bluejays. Con sus recursos, se refugió en los tiros libres para conseguir la victoria, anotando 11 puntos (9 desde los 4,60) en el parcial de 14 a 3 que decidió el resultado. McDermott acabó con 32 puntos y 9 rebotes, que le permitieron también superar la cifra de las 1000 capturas.

Saint John’s recordaba perfectamente su partido ante Creighton del 28 de enero, en que un triple de McDermott les condenó. Esta vez mejoraron su táctica. No permitieron a la estrella de los Bluejays lanzar a canasta en los 8:40 finales. Y les dio resultado,. Los Red Storm vencieron 70 a 65 a pesar de los 25 puntos del segundo mejor anotador de la Division I en estos momentos, sumando su sexta victoria en los últimos 7 partidos. La sexta del ránking Villanova, que tuvo dos partidos fáciles esta semana, lidera esta conferencia.

BIG 10

La número 17 Iowa cedió en su casa ante una Ohio State (69-76) que renace. Los locales se enfrentaban a la mejor defensa de triples de la NCAA (los Buckeyes dejan a sus rivales en un 26,5% de media desde más allá de la línea), y cayeron víctimas de ella convirtiendo sólo 3 de sus 20 lanzamientos. En el aspecto individual, Aaron Craft secó a la perfección a Roy Devyn Marble. Y además aportó 17 puntos, 6 asistencias, 6 recuperaciones y 3 rebotes. Los Hawkeyes fueron capaces de remontar 9 puntos de desventaja en la primera mitad sólo para ver en la segunda como sus rivales se iban escapando poco a poco en el marcador. No de manera fulgurante, pero si con constancia.

Iowa se desquitó  con un triunfo sobre la número 10 del ránking, Michigan (85-67). Roy Devyn Marble decantó el partido ya en una primera mitad en la que anotó 22 de sus 26 puntos (6 de 9 en triples en estos 20 minutos). Su defensa sobre la figura rival, Nik Stauskas, también fue modélica. Dejó al líder anotador de los Wolverines en 10 puntos. Los Hawkeyes rompían así una racha de dos derrotas consecutivas como locales mientras que Michigan sigue sin encontrar alternativas a su juego ante defensas que anulan a su estrella. Un punto flaco que sus rivales explotan a conciencia (2 derrotas en los últimos 3 partidos).

Wisconsin derrotó a una Illinois (63-75) que, con 8 derrotas consecutivas, se ha convertido en un bálsamo para equipos caídos en desgracia como Ohio State, Indiana, Iowa y ahora los Badgers. Los Fightin Illini empezaron la temporada con un récord de 13-2, pero no han podido resistir la dureza del calendario de su conferencia. Sin referentes interiores de garantías, los locales centran todas sus opciones en el juego exterior. Ante Wisconsin, Rayvonte Rice se fue hasta los 24 puntos, pero no fue  suficiente.

Pero el aldabonazo de los Badgers llegó tras su victoria sobre el número 9, Michigan State (60-58). Josh Gasser secó por completo a Gary Harris (6 puntos con una serie de 3 de 20 en el tiro). Los Spartans no pudieron contar con el lesionado Keith Appling, el otro miembro clave de su línea exterior. El ya recuperado Adreian Payne, en su primera titularidad después de su lesión, aportó 24 puntos, entre ellos el triple que empataba el partido a 58. La última bola fue para Traevon Jackson que a 5 segundos del final le dio el triunfo a los de Bo Ryan. La crónica de video, a cargo del habitual Patrick Herb.

Purdue se deshizo de Minnesota (77-74) después de disputarse tres prórrogas. El pívot A.J. Hammonds fue su hombre más destacado, con 20 puntos, 14 rebotes y 6 tapones. Los Boilermakers rompieron su peor racha de la temporada, con cuatro derrotas consecutivas traspasándosela a los Golden Gophers, que tras este resultado encadenaban tres. Los de Pitino Jr. rompieron su mal fario a la primera ocasión, derrotando a Indiana 66 a 60.

BIG 12

La número 8 Kansas derrotó a Baylor (52-69) en una mala noche en el tiro de Andrew Wiggins (14 puntos pero con una serie en el lanzamiento de 4 de 13). Los primeros puntos del novato no llegaron hasta el final de la primera parte, pero valieron la pena: un triple desde medio campo. 6 minutos antes, Brady Heslip (14 puntos) había puesto por delante a Baylor 21 a 22. El escolta había anotado 4 triples hasta ese momento. En adelante, no sumó ningún punto más. El base Naadir Tharpe fue el hombre clave de los Jayhaws, con 9 de sus 22 puntos en el parcial de 14 a 3 que cerró la primera mitad, un triple para empezar la segunda y otro cuando los Bears se acercaban en el marcador. Ante West Virginia, victoria sin problemas (83-69).

Kansas State, el equipo que entra y sale del ránking, cortó de raíz la racha de 7 triunfos de la 15 según AP, Texas (74-57). Markus Foster rindió a un gran nivel, anotando 34 puntos, su mejor marca personal, en una serie de 13 de 16 en el tiro (on fire, como se ve en el video). De los 23 jugadores que saltaron a la pista, sólo dos anotaron en dobles figuras: Foster y su antagonista Isaiah Taylor (17). Pero no todo fue ataque. En defensa, los Wildcats sólo permitieron a sus rivales anotar 19 puntos en los primeros 20 minutos. El porcentaje de acierto de los Longhorns en esta primera mitad fue del 20%, con sólo 5 canastas.

Iowa State (16 del ránking) venció en su visita a la pista del número 19 Oklahoma State (97-98) en un partido con tres prórrogas. DeAndre Keane rozó el triple doble (26 puntos, 10 rebotes, 9 asistencias) No falló ninguno de los nombres propios de los dos contendientes. Por los locales, su trío de estrellas: Marcus Smart (20 puntos, 7 rebotes, 3 asistencias), Markel Brown (19 puntos, 10 rebotes) y Le’Bryan Nash (26 puntos, 10 rebotes, 5 asistencias). Por los Cyclones, además de Keane, Melvin Ejim (22 puntos, 13 rebotes), George Niang (17 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias, 3 recuperaciones) y Dustin Hogue (10 puntos, 13 rebotes, 3 tapones). Los Cowboys sumaron su tercera derrota consecutiva después que ni Smart ni Nash acertasen en sus lanzamientos en los segundos finales.

En la victoria ante TCU (84-69), Melvin Ejim decidió que era su noche, así que dio descanso a sus compañeros. El alero canadiense batió el récord anotador del torneo de la conferencia, con 48 puntos (y un acierto impresionante, convirtiendo 20 de sus 24 lanzamientos). El festín anotador llevaba incorporada una guarnición de 18 rebotes para redondear el plato. Es el tercer jugador esta temporada tras Aaric Murray y Tyler Haws que llega a esta cifra que no es, sin embargo, el mejor registro anotador individual de Iowa State. La marca está en posesión de Lafester Rhodes, que anotó 54 puntos ante Iowa el 19 de diciembre de 1987.

La alicaída Oklahoma State sumó una nueva derrota, en su visita a Texas Tech (65-61). Este enfrentamiento nos ha dejado la imagen de la semana. Con el marcador ajustado, Marcus Smart intenta taponar una entrada de un rival y acaba cayendo cerca del público situado detrás de la canasta. Al levantarse, empuja a un aficionado local. Sus compañeros le llevan, tras recibir una técnica, al banquillo. El base, muy alterado, afirma que el seguidor local le ha lanzado un insulto relacionado con el color de su piel. El aficionado admite que insultó a Smart, pero niega que lo hiciera de forma racista. El asunto se ha saldado con una sanción de 3 partidos para la estrella de los Cowboys  (cuando tenga tiempo trataré el tema con más profundidad).

West Virginia venció a la 21 del listado de equipos de AP, Oklahoma (91-86), después de una prórroga.  Por un retraso en su vuelo, los Sooners  llegaron a la pista rival 90 minutos antes del salto inicial. Durante la primera mitad sufrieron de la mano de los trece puntos de Juwan Staten (20 puntos, 10 rebotes, 6 asistencias) y Terry Henderson (17 puntos). En una segunda parte en la que remontaron una desventaja de 14 puntos, su pesadilla fue Eron Harris, que anotó 26 de sus 28 puntos tras el descanso. Un triple suyo envió el enfrentamiento a una prolongación que abrió con dos triples más. Todo un festival, como se ve en el vídeo.

PACIFIC 12

En su primer partido sin el lesionado Brandon Ashley (baja para toda la temporada), a la número 2 Arizona no le entraban los tiros en casa ante Oregon (67-65). Ni de campo (40%) ni los libres (54,3%). A pesar del buen papel de su sustituto en el cinco inicial, Rondae Hollis-Jefferson (14 puntos, 10 rebotes). Los Wildcats aguantaron de salida con 10 puntos y 5 rebotes en ataque de Kaleb Tarczewski. Pero a la que los Ducks doblaron el marcaje sobre el pívot y el base T.J. McConell se fue al banquillo con tres faltas, el equipo de Oregon empezó a dominar el marcador.

Y he aquí las diferencias de mentalidad entre ambos bloques. Mientras Arizona remontó, en los últimos 2 minutos su rival perdió 2 balones, Joseph Young falló un triple muy mal seleccionado y el equipo erró 3 de los 4 tiros libres de que dispuso. Estos errores se pagan en forma de derrota. Las dos acciones más espectaculares de la noche las puso Nick Johnson (18 puntos, 5 asistencias) con dos tremendos mates.

Oregon amplió su crisis (8 derrotas en sus últimos 10 partidos) ante Arizona State (74-72). Los Sun Devils, a pesar de la poca fiabilidad en el tiro de Jahii Carson (11 puntos, 12 rebotes, 6 asistencias pero 2 de 10 cara a canasta) llegaron al descanso con una ventaja de 20 puntos. Joseph Young, negado en anotación en la primera mitad, anotó 29 puntos en la segunda, entre ellos los últimos 11 de su equipo. Su actuación no tuvo el premio que él esperaba. Jordan Bachynski (26 puntos, 9 rebotes, 9 tapones) taponó su intento de forzar la prórroga.

SOUTHEASTERN CONFERENCE

La número 3 Florida se deshizo de Missouri (68-58) en el día del debut de Chris Walker. La NCAA se ha demorado mucho en conceder su permiso para jugar al freshman. Sólo con que sea la mitad de bueno de lo que se dice, ya será un gran refuerzo interior para los de Billy Donovan.  En su presentación en público consiguió cuatro puntos, 2 rebotes y 2 tapones en 7 minutos en pista. El enfrentamiento se rompió cuando Michael Frazier II, muy fallón en la primera mitad, conectó 3 triples consecutivos en la segunda.

En el siguiente partido de los Gators, Alabama les contuvo hasta el descanso gracias a la sensacional actuación de su base Trevor Releford (25 puntos, 16 durante los primeros 20 minutos, fallando sólo 3 de sus 10 tiros). Por una vez, lo que dio la victoria a los de Billy Donovan (78-69) no fue la defensa, sino el ataque, con sus 5 titulares anotando por encima de los 10 puntos y un porcentaje de acierto en los lanzamientos de campo del 62%. Patrick Young, además de 11 puntos, colocó un tapón espectacular.

Ante Ole Miss, la número 18 Kentucky no hizo los deberes hasta la segunda mitad (80-64). Willy Cauley-Stein, rompiendo una racha de malos partidos, cerró el camino al aro local con 6 tapones, a los que sumó 18 puntos y 11 rebotes. Julius Randle sumó 11 de sus 12 puntos en los segundos 20 minutos. Los Wildcats subieron en este periodo su porcentaje en lanzamientos de campo hasta el 60%, y redujeron el de los Rebels hasta un 36%. La lluvia de triples de Marshall Henderson se quedó en cuatro gotas (16 puntos, pero 4 de 12 desde la línea de 3 puntos).

OTRAS CONFERENCIAS

A Boise State le faltó muy poco para tumbar al líder de la Mountain West, el número 5 San Diego State (65-67). Los Broncos dominaron en el marcador durante casi todo el partido. Pero 8 minutos sin anotar permitieron a los Aztecs ponerse por delante a 4 minutos del final, en una remontada que culminó Xavier Thames (23 puntos) con siete puntos consecutivos. El marcador se mantuvo igualado, mientras Thames ampliaba su racha con 3 puntos más. Y en la última posesión,  con los 9.600 espectadores, los rivales e incluso su propio entrenador Steve Fisher convencidos de que se jugaría el último tiro, el base asistió a su compañero Dwayne Pole II para que se llevara la gloria del triunfo con un triple.

Gonzaga (23 del ránking), líder destacado de la West Coast, desperdició una desventaja de 22 puntos para acabar sufriendo ante Portland (71-66). Los Zags abrieron el encuentro con un parcial de 22 a 6, acertando 10 de sus 15 primeros lanzamientos (y 5 triples). Pero en los 9:30 primeros minutos de la segunda mitad su aportación ofensiva se vio reducida a una canasta de 2 puntos y 3 tiros libres. Con el marcador igualado, 6 puntos de David Stockton (1 triple y 3 tiros libres) y otros 7 de Kevin Pangos (1 triple y 4 tiros libres) en los 3:10 finales marcaron las diferencias. En un partido fuera del calendario de su conferencia, Gonzaga cayó ante la número 24 Memphis (60-54). Los Tigers cerraron el enfrentamiento con un parcial de 0 a 10 en los 3 minutos finales.

En la Big South, Virginia Military (VMI) protagonizó otro festival anotador, esta vez ante Gardner-Webb (104-108). Los Keydets necesitaron de 4 prórrogas para doblegar a sus rivales y de tres canastas sobre la bocina (final del partido, y de la segunda y tercera prórrogas) para evitar la derrota. Por los locales, el reserva Tyrell Nelson acabó con 24 puntos y 25 rebotes. Por los vencedores, destacaron los sospechosos habituales, D.J. Covington (28 puntos, 13 rebotes, 5 tapones), Rodney Glasgow (21 puntos, 12 asistencias, 6 rebotes, 5 recuperaciones)  y QJ Peterson (20 puntos), y el menos habitual Brian Brown (22 puntos, 6 de 9 en triples). Brown fue el que forzó la primera prórroga y el autor de la canasta clave en la última.

EL NUEVO REY DE LOS TRIPLES

Oakland cayó ante Cleveland State (85-91) en la Horizon League, a pesar de que Travis Bader anotó 35 puntos con un tremendo 10 de 13 en lanzamientos de 3 puntos (de todas las formas y colores, como se ve en el vídeo). Entre los dos equipos anotaron 29 triples, que se dice rápido. Por los Vikings le dio la réplica el base Charlie Lee con 31 puntos y 6 de 8 en triples. Ambos jugadores se marcaban mutuamente, así que me parece que no se aplicaron mucho en defensa.

El sénior de la Universidad de Oakland es el nuevo monarca del triple en la NCAA tras batir el domingo 2 de febrero contra Milwaukee el récord total de canastas de 3 puntos anotadas por un jugador en su carrera universitaria. Con los 6 que consiguió en ese enfrentamiento elevó su marca hasta los 461, 4 por encima del registro del exjugador de Duke y ahora en Los Angeles Clippers J.J. Redick. Y con los 13 de su última cita ya van 471. ¡Y aún le quedan unos cuantos partidos para seguir sumando!

 

versión íntegra del artículo publicado en http://www.encancha.com, febrero 2014

NCAA: Las estrellas se ponen de acuerdo para fallar

2 Dic

Las estrellas también tienen días malos. La noticia es que todas se pongan de acuerdo para flojear en una misma semana. Eso ha pasado con Andrew Wiggins, Jabari Parker, Julius Randle, Marcus Smart y Doug McDermott. Y claro, sus equipos lo han notado. Massachusetts volvió a estar entre las 25 mejores universidades según el ránking de Associated Press 15 años despúes, aunque fuera por los pelos. Les ha caído el número 24. Michigan State se mantuvo como la mejor tras una semana de resultados inmaculados. La derrota de Louisville ante North Carolina hizo bajar a los Cardinals hasta la novena posición.

 Nit Season Tip Off: Arizona frena a Parker

En una de las semifinales Arizona, número 4 del ránking, no entendió bien a qué hora empezaba su partido. Así se explica que a 7 minutos del descanso perdiera 8 a 27 contra Drexel, con continuas pérdidas de pelota, malas decisiones y fallos en el lanzamiento mientras los francotiradores Fouch (14 puntos hasta ese momento) y Massenat les acribillaban.

Por desgracia para los Dragons, a esa hora sonó el despertador en forma de presión por toda la pista. Los Wildcats igualaron el enfrentamiento con un parcial de 25 a 4. El pívot Tarczewski tuvo unos minutos de absoluto dominio durante la segunda mitad. En los últimos minutos 6 puntos de Nick Johnson le dieron a Arizona una renta que Drexel ya no pudo recuperar. Al final, 66 a 62 para el equipo de Aaron Gordon.

En la otra semifinal Jabari Parker se fue hasta los 27 puntos para evitar que Alabama diera la sorpresa y eliminara a la número 6, Duke. El freshman no había bajado de los 20 puntos en sus primeros 7 partidos, igualando la marca de Kevin Durant.  Otra exhibición del debutante con canastas para todos los gustos.

La final empezó con retraso porque en la lucha por el tercer y cuarto puesto no se pudo determinar un ganador hasta el final de la tercera prórroga. Y no hubo una cuarta porque Trevor Releford (21 puntos, 8 rebotes, 4 asistencias y 4 pelotas recuperadas) no acertó en un último lanzamiento agónico. Victoria para la heroica Drexel sobre Alabama por 85 a 83.

En el último partido del torneo jugado en el Madison Square Garden de Nueva York se truncó la racha de Parker, aunque sólo por un punto. El freshman de Duke se quedó en 19. Arizona ganó una final en la que se evidenciaron las carencias de ambos finalistas. Duke carece de juego interior, y los ganadores del NIT Season flaquean en exceso en su lanzamiento exterior.

Con los dos conjuntos conscientes de los defectos del rival, los Wildcats supieron sacar más provecho de la situación para llevarse el gato al agua con un completo T.J. McConell (10 puntos, 6 rebotes, 8 asistencias). La defensa de los de Sean Miller dejó a Parker en 7 de 21 en el lanzamiento (0-5 en triples cuando acreditaba hasta entonces un 60%), siendo Rodney Hood el sostén ofensivo de Duke (21 puntos).

En ataque, Arizona repitió la táctica de la semifinal y cargó el juego sobre el armario Tarczewski en el inicio de la segunda mitad. Duke se puso en zona, pero su rival abrió el cerrojo, y no con dos triples sino con dos mates (¡todo un despropósito!). Unos momentos de inspiración de Nick Johnson dieron una pequeña ventaja a los Wildcats, y el desacierto y precipitación de los Blue Devils hizo el resto. Al final Arizona ganó la final 72 a 66.

Battle 4 Atlantis: dos malas noches de Wiggins

En su enfrentamiento contra Xavier, la número 23 Iowa no fue por delante en el marcador ni un sólo segundo de los 40 minutos habituales de un partido de baloncesto. En la prórroga nunca estuvo por detrás a pesar de perder a su máximo anotador Roy Devyn Marble (30 puntos) por calambres. Los Hawkeyes se acabaron imponiendo 77 a 74. En la semifinal, Iowa no tuvo ninguna compasión de UTEP, a la que barrió de la pista 89 a 53.

Kansas, número 2 del país, debutó en este torneo derrotando a la hasta entonces invicta Wake Forest. La defensa de los Deamon Deacons bajó el porcentaje de acierto en el lanzamiento de los de Bill Self hasta un 47%, el más bajo hasta entonces de la presente temporada. Tras llegar al descanso 14 abajo, Wake Forest intentó evitar la derrota con un gran Codi Miller-MCIntyre, que anotó 20 de sus 26 puntos en la segunda mitad. Por Kansas, Andrew Wiggins, que hasta ese momento no había aparecido en exceso, le dio la réplica con 12 de sus 17 puntos. Finalmente, se impusieron los Jayhawks 87 a 78.

En las semifinales, Villanova rebajó aún más el tope negativo de acierto en el lanzamiento de Kansas en un partido, dejándolo en el 38,9%. Los Wildcats no estuvieron tampoco demasiado acertados en esta faceta (34,6%). Los Jayhawks no dejaron que sus rivales anotaran su primera canasta en juego hasta después de haberse disputado los primeros 6 minutos (11-2), pero en los 6 minutos finales de la primera parte encajaron un parcal de 12 a 3 que les hizo irse al descanso 7 abajo (22-29).

En la segunda parte los de Bill Self remontaron gracias a mantener a Villanova sin anotar nada más que un tiro libre en los 7 últimos minutos del partido. Sin embargo, no pudieron completar el trabajo. A 10 segundos del final, un triple de Ryan Arcidiacono, su única canasta de campo del enfrentamiento, les condenó a la derrota. Kansas perdió 59 a 63, y Andrew Wiggins se quedó en 10 puntos.

En la final de consolación siguieron los problemas de los Jayhwaks, a pesar de derrotar a UTEP 67 a 63. Y es que Kansas pasó de ganar de 14 a dos minutos del final a ver peligrar el triunfo. Wiggins tuvo otra mala noche (6 puntos), pero Perry Ellis, Wayne Selden Jr. y Joel Embid compensaron su bajo rendimiento. Estos dos partidos a buen seguro harán que Kansas baje en el ránking de la  próxima semana.

Villanova acabó con la imbatibilidad de otro equipo en la final de este torneo. Los Wildcats vencieron 88 a 83 al número 23 del TOP 25, Iowa, después de una prórroga a la que se llegó tras el duelo anotador entre Ryan Arcidiacono (2 triples) y Roy Devin Marble (jugada de 2+1 y personal forzada en la siguiente jugada de la que sólo aprovechó uno de los dos tiros libres) en los últimos 75 segundos antes de llegar al final de los 40 minutos. El MVP del torneo James Bell, de Villanova, anotó 20 puntos mientras que Marble se fue hasta los 24.

Old Spice Classic: Smart no es inmune a los virus

Contra Purdue Smart realizó su segunda exhibición de la semana. 24 puntos suyos antes del descanso permitieron a Oklahoma State, número 5 según el ránking AP, irse al vestuario 52 a 29. Dos faltas y una tècnica por protestar la segunda en apenas 30 segundos enviaron al base al banquillo con cuatro faltas y 11 minutos por jugarse. Los Boilemakers aprovecharon la situación para remontar y ponerse sólo 4 puntos por debajo en el marcador. Hasta que volvió Smart a pista. 30 puntos para él, y la victoria para su equipo por 97 a 87. Markel Brown anotó 25 puntos por segundo partido consecutivo.

La primera demostración de Smart había tenido lugar en un partido ajeno al torneo en el que los Cowboy se deshicieron de la hasta entonces invicta South Florida por 67 a 93 con 25 puntos, 4 asistencias, y 4 robos de su base estrella que incluso fue capaz de anotar un triple desde más alla de media pista.

Butler se impuso a Washington State 76 a 69, con un ataque bicéfalo repartido entre los 32 puntos de Kellen Dunham (6 de 9 en triples) y los 30 de Khyle Marshall. Y no es que acaparan todo el peso ofensivo de los Bulldogs. Entre los dos realizaron 32 de los 56 lanzamientos de campo de su equipo, convirtiendo 21. Es que sus compañeros no estuvieron tan acertados (6 de 24).

En la semifinal contra Oklahoma State ni Dunham ni Marshall repitieron su nivel de acierto, pero aún así Butler puso contra las cuerdas a los Cowboys. Los Bulldogs pasaron de perder de 14 en el descanso a estar sólo un punto abajo en el último minuto (68-67). Marcus Smart falló tres tiros libres, Khyle Marshall dos, hasta que Le’Bryan Nash transformó uno de los dos que lanzó para anotar el 69 a 68. Elijah Brown dispuso de un triple para ganar, pero su lanzamiento en el último segundo fue taponado por Michael Cobbins. Un final de miedo.

En la otra semifinal Memphis (número 21) eliminó a Lousianna State University por 76 a 69, liderada por el freshman Austin Nichols con 19 puntos y 8 rebotes. A falta de 3 minutos, dos canastas del base Joe Jackson (16 puntos) le dieron a los Tigers de Memphis una ventaja de 4 puntos que los Tigers de LSU ya no pudieron neutralizar. La buena noticia para los ganadores, además de la clasificación para la final fue que el escolta Chris Crawford recuperó su efectividad cara a canasta (17 puntos).

En la final, Memphis se desquitó del enfrentamiento previo ante Oklahoma State del pasado 19 de noviembre, en que fueron barridos de la pista. En aquella ocasión la estrella rival Marcus Smart les endosó 39 puntos. En esta ocasión, se aplicaron más en defensa sobre él. Su esfuerzo, unido a los problemas estomacales con que el base afrontó el partido, dejaron a Smart  en 12 puntos (4 de 13 en el lanzamiento), 8 rebotes y 4 asistencias. Markel Brown tampoco estuvo inspirado en el tiro y Le’Bryan Nash no fue protagonista. Phil Forte, con 19 puntos desde el banquillo, asumió el peso ofensivo de los Cowboys.

Y aun así Oklahoma State se fue al descanso 10 puntos arriba. Un parcial de 7 a 0 de los Tigers para empezar la segunda parte propició una fase de igualdad que ya no se rompería hasta el final. En los últimos 30 segundos, 2 pérdidas de pelota de Marcus Smart, y los 4 tiros libres consecuencia de ellas anotados por Joe Jackson marcaron el resultado final de 73 a 68.

Maui: Syracuse mantiene su infalibilidad

Dayton eliminó a Gonzaga, la número 11, en la primera ronda del torneo (84-79). Los Flyers pasaron de acertar 1 de cada 3 lanzamientos en la primera parte a anotar 2 de cada 3 en la segunda, liderados por Jordan Sibert y sus 23 puntos (5-8 en triples). Kevin Pangos mantuvo las opciones de Gonzaga hasta que fue eliminado por faltas en el último minuto. Los interiores de los Bulldogs Sam Dower y Przemek Karnowski también vieron limitados sus minutos por las faltas.

La modesta Chaminade, de la Division II, no pudo derrotar a la número 18 Baylor (93-77), aunque Cristophe Varidel lo intentó hasta la extenuación. El suizo anotó 42 puntos, quedándose a sólo un punto del récord del torneo que Adam Morrison fijó en 2005 después de tres prórrogas. El enfrentamiento fue un duelo de triples entre Varidel (10 de 16) y su rival Gary Franklin (6 de 10).

En una de las semifinales Syracuse, número 8 del ránking, eliminó a California 92 a 81 con una gran actuación de Tyler Ennis. El base freshman anotó 28 puntos, 17 en la segunda parte en la que los Orange rompieron el partido. Trevor Cooney también anotó 20 de sus 23 puntos en este segundo período.

En la otra semifinal Dayton tuvo contra las cuerdas a Baylor. Los Bears, que llegaron a perder en algunos momentos del partido hasta de 14, sólo mandaron en el marcador en la segunda parte durante 16 segundos. Los mismos que separaron la canasta de Cory Jefferson del final del tiempo reglamentario. Tras 6 victorias en otros tantos partidos, empieza a preocupar en Baylor que el pívot Isaiah Austin no está rindiendo conforme a las expectativas.

En la final se impuso la lógica del ránking y Syracuse ganó a Baylor 74 a 67. Los Orange han ganado el torneo en las tres ediciones que han participado (1990, 1998 y 2013). El equipo que entrena Jim Boeheim rompió el partido en la primera parte y en la segunda se dedicó a administrar la renta controlando los esfuerzos de los Bears para remontar. C.J. Fair anotó 14 de sus 24 puntos en la segunda parte, y acabó siendo nombrado mejor jugador del torneo.

Wooden Legacy: McDermott frenado por las defensas rivales

Tras la marcha de jugadores clave como Shane Larkin, Kenny Kadji y Durand Scott (Rio Natura Monbus, ACB), no se prevee una temporada triunfal como la del año pasado para los Hurricanes de Miami. Su derrota contra George Washington es una prueba (63-71). Los de Miami forzaron la pròrroga a pesar de ir 12 abajo a falta de 10 minutos, gracias a los 15 puntos de Garrius Adams en esta remontada (anotó 17 en total). En el tiempo extra, un parcial de 12 a 2 de los Colonials les condenó.

George Washington no pudo disfrutar de la victoria, ya que en semifinales la última del TOP 25 Marquette les pasó por encima (76-60). Los Golden Eagles salieron en tromba y al descanso ya dominaban 46 a 25 con el pívot Davante Gardner anotando 14 de sus 20 puntos. La segunda parte, sobró.

La número 20 Creighton infringió a la Arizona State de Jahii Carson, una de los equipos destacados en este inicio de temporada, su primera derrota (88-60). Doug McDermott anotó 12 puntos en los 8 primeros minutos hasta que Jonathan Gilling se convirtió en su sombra. De ahí al descanso sólo anotó 4 tiros libres (acabó el enfrentamiento con 27 puntos). El relevo anotador para los Bluejays lo asumió Devin Brooks desde el banquillo, con 11 de sus 23 puntos hasta el final de una primera parte que acabó 45 a 31. En la segunda mitad los intentos de reacción de los Sun Devils fueron infructuosos.

En la semifinal McDermott anotó 6 de sus 7 primeros lanzamientos y Creighton se puso 12 arriba en el marcador. San Diego State ajustó su defensa sobre él y con un parcial de 31 a 9 dio la vuelta al resultado. A partir de ese momento, la iniciativa en el enfrentamiento fue en todo momento para los Aztecs, a pesar de los esfuerzos de la estrella de los Bluejays, que acabó con 30 puntos, para evitar la derrota. Xavier Thames, con 6 de sus 26 puntos en los últimos 1:18 de partido, aseguró la victoria de su equipo por 80 a 86.

En la final San Diego State protagonizó un nuevo upset, derrotando a Marquette 59 a 67.  Xavier Thames batió su marca personal en anotación con 27 puntos. Después de llegar empatados a 53 a los últimos 3 minutos y 30 segundos, un parcial de 4 a 14 de los Aztecs les dio el triunfo en el torneo. Thames demostró su seguridad en los tiros libres anotando los 6 que lanzó en los 40 segundos finales. En la final de consolación la buena defensa de Isaiah Armwood dejó a Doug McDermott en 7 puntos, 21 por debajo de su media. Creighton lo acusó cayendo derrotada ante George Washington 53 a 60.

CBE Hall of Fame Classic: un poco de Vanvleet es mucho

Wichita State, la 12 del ránking de la semana, ganó este torneo tras vencer en la final a Brigham Young University (BYU) por 75 a 62. Las diferencias iniciales fueron para los Cougars, que llegaron a ganar de 13 en la primera parte gracias a un inspiradísimo Matt Carlino (18 de sus 21 puntos en este período). La buena actuación del zurdo minimizó el efecto de la buena defensa de los Shockers sobre Tyler Haws.

En la segunda parte Carlino bajó su rendimiento y los Shockers impusieron su físico, impidiendo al equipo mormón anotar ningún lanzamiento de campo en los últimos 8 minutos y medio del partido (aunque sí les concedió tiros libres) y dejando la racha de tiro de Tyler Haws en un flojo 3 de 15 (acabó con 17 puntos tras anotar sus 11 tiros libres).  Y en el momento oportuno, Fred Vanvleet dió la puntilla a BYU con 8 puntos consecutivos. Ron Baker (23 puntos y una gran defensa sobre Haws) anotó 6 tiros libres en los últimos 45 segundos para acabar de sentenciar el resultado.

Cancun Challenge: El bloque de Wisconsin

Wisconsin, dècima del ránking, se llevó este torneo gracias a su victoria en la final sobre West Virginia por 70 a 63. El jugador clave para los Badgers fue Sam Dekker con 21 puntos y 12 rebotes, aunque el juego del equipo buscó más lo colectivo, con 15 asistencias y cuatro jugadores anotando en dobles dígitos. El partido se mantuvo igualado hasta que un triple de Josh Gasser inauguró un parcial de 18 a 0 cerrado con un mate de Dekker.

Julius Randle también se vuelve humano

La racha de dobles dobles de Julius Randle se truncó en la victoria de los de John Calipari sobre Providence por 79 a 65. El ala pívot cumplió en anotación, con 12 puntos, pero se quedó en “sólo” 8 rebotes. Mientras, su compañero Willie Cauley-Stein flirteaba con el triple doble: 15 puntos, 8 rebotes y 9 tapones. Previamente en la semana, los Wildcats habían sufrido para sacar adelante un partido.

Tras encajar un parcial de 6 a 20 entre el final de la primera parte el principio de la segunda, el número 3 del ránking Kentucky perdía de 11 puntos ante Cleveland State. Con 14 minutos por delante, Andrew Harrison decidió ser el base que su equipo necesita y lideró la reacción con dos jugadas de 3 puntos, la segunda para empatar a 57. Acabaron ganando los Wildcats 68 a 61 en un partido de bajo porcentaje de acierto en el tiro (35,8 Kentucky por 35,6 de los Vikings). Julius Randle conseguía su séptimo doble doble en otros tantos partidos con 15 puntos y 15 rebotes.

Otrp upset  (una universidad derrota a otra con mejor ránking) de la semana lo protagonizó la Universidad de Alabama Birmingham (UAB), derrotando a North Carolina 63 a 59. Jerod Haase, técnico de los locales, se llevó la victoria ante su antiguo entrenador y luego jefe Roy Williams. Los Blazers, equipo más reboteador de la categoria, capturaron 15 rebotes más que los Tar Heels, y compensaron su pésimo 30% en el lanzamiento de campo con 21 rechaces ofensivos. Chad Frazier lideró a los locales con 25 puntos, mientras que North Carolina sigue encontrando a faltar una mayor aportación de James McAdoo.

Steve Alford se convirtió en el primer entrenador debutante en la historia de UCLA en ganar sus siete primeros partidos, algo que ni el mítico John Wooden (6-1) había conseguido. El técnico estableció la marca con la victoria de su equipo, 19 del ránking en su último duelo del torneo de Las Vegas contra Northwestern (95-79). Los de Alford anotaron 13 de sus 17 triples, y Kyle Anderson rozó el triple doble (16 puntos, 9 rebotes, 9 asistencias). Esta cita ha tenido un formato atípico porque Missouri, otro de los participantes, y UCLA ya tenían programado un enfrentamiento entre ellos para la próxima semana, y no querían jugar entre ellos dos veces en una misma temporada.

La canasta más increíble de la semana pasada la encontramos en la NAIA, una organización de deporte universitario similar a la NCAA pero de menor tamaño. Con esta canasta de Shane Merryman, Huntington University derrotaba a Marian 61 a 59 para mantener su imbatibilidad esta temporada.

publicado en http://www.encancha.com, diciembre 2013

ProBasketballTalk | NBC Sports

NBA news, video, analysis and more

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: