Tag Archives: Will Miller

Ricky Rubio quiere un contrato de estrella en la NBA

6 Oct

Ricky Rubio jugará su cuarta temporada en los Timberwolves de Minnesota, la última del contrato que firmó en su desembarco en la NBA. Las negociaciones para ampliarlo se hallan en punto muerto por la distancia que separa al jugador, que quiere un contrato que le reconozca un estatus de estrella, y a su equipo, que no tiene tan claro que Rubio lo valga.

El anterior director deportivo, David Kahn, tenía preparada para Rubio una renovación por el máximo que el convenio colectivo de la liga permite. Y eso es lo que solicitó para su representado el agente de Rubio, Dan Fegan: un contrato de 5 temporadas y por un montante superior a los 80 millones de dólares. Pero la nueva gerencia de los Wolves no comparte las ideas de Kahn.

Flip Saunders, accionista, director deportivo y entrenador del equipo, y el mánager general Milt Newton son partidarios de ofrecer al base del Masnou una renovación por 4 temporadas por una cantidad que superaría los 40 millones de dólares (pero no demasiado).  Ambos directivos mantienen reuniones periódicas con Fegan, pero las posturas de ambas partes siguen alejadas.

La primera fecha límite es el 31 de octubre. Si para ese día no hay acuerdo, los Timberwolves perderían sus opciones de renovar el contrato de Ricky Rubio. En ese panorama, se plantea el escenario de la “qualifying offer”, la oferta que el equipo de Minnesota podría realizar a su base para que permaneciese en la franquicia una temporada más (y sólo una).

Si el jugador coge los 6.723.724 dólares que le pondrán sobre la mesa se convertirá en agente libre el verano del 2016, pudiendo aceptar directamente a partir de ese momento cualquier propuesta que le llegue. Si rechaza el dinero de su actual equipo será agente libre restringido este próximo verano. En este segundo caso, en Minnesota  tendrían el derecho de igualar cualquier oferta de otras franquicias que aceptase Rubio para mantener al jugador en su plantilla (un equivalente del derecho de tanteo).

La franquicia desearía no llegar a este punto, sabedora que es más provechoso para ella un acuerdo en lugar de dejar su destino en manos de otros. Es lo que les ha pasado a los Houston Rockets con Chandler Parsons, al que han perdido cuando los Dallas Mavericks le han hecho una oferta fuera de las previsiones económicas de la franquicia de Houston. Los Timberwolves confían en llegar a un acuerdo con el base, aunque no tienen prisa en hacerlo.

Milt Newton, el mánager general, dijo que  “vamos a enfocar la situación de la misma manera que lo hicimos con Kevin Love (quien por cierto ha acabado marchándose ). Haremos lo mejor para el equipo, y si llegamos a un acuerdo pronto, mejor. Y si no, no hay necesidad de apresurarse”. La razón de esta calma era la existencia de un plan B. Los Timberwolves estaban interesados en sumar a su plantilla a Eric Bledsoe, a quien sí le ofrecieron el máximo que el actual convenio colectivo en vigor les permite.

Bledsoe, alternativa fallida

Los Wolves habrían puesto sobre la mesa una propuesta de 63 millones de dólares por cuatro años de servicios a Bledsoe. Sin embargo, no podían hacerlo de forma directa y necesitaban la colaboración del actual equipo del agente libre restringido, los Phoenix Suns. La plantilla de Minnesota sobrepasa en 6 millones de dólares el límite salarial. La franquicia debería traspasar jugadores hasta conseguir estar 14,7 millones (lo que cobraría Bledsoe en su primer año de contrato) por debajo de dicho límite.

Para cerrar la operación, debería haber sido el equipo de Arizona el que le firmase el nuevo contrato a Bledsoe y luego enviarlo a Minnesota a cambio de los jugadores que le cederían los Wolves (lo que se llama un “sign-and-trade”). Los Suns se hallaban 15 millones por debajo del límite salarial, así que económicamente estaban en condiciones de aceptar el trato. Pero no estaban de acuerdo.

Los promedios de Bledsoe del pasado ejercicio, tras llegar traspasado desde Los Angeles Clippers, fueron de 17,5 puntos,  5,5 asistencias, 4,7 rebotes y 1,6 recuperaciones en 43 partidos. A media liga regular sufrió una lesión de menisco en su rodilla derecha que le hizo pasar por el quirófano, pero volvió antes del final de la misma. El 9 de diciembre cumplirá 25 años, así que es un jugador joven con muchas temporadas por delante de previsible buen rendimiento.

En su franquicia creen que tiene potencial de All-Star y por tanto esperaban recibir a cambio de él o un jugador que ya lo haya sido o al que como mínimo se le vean muchas posibilidades de serlo.  Kevin Love encajaba en ese perfil, pero ahora está en los Cavaliers. Andrew Wiggins también daría la talla, pero ha sido la moneda de cambio por Love. Es el futuro de los Wolves y por eso es intocable. La opción de utilizar rondas de draft para redondear el trato tampoco valía: los Suns van bien servidos.

Bledsoe, como Ricky, empezaba su último año de contrato. Las negociaciones con los Suns para renovarlo estaban encalladas después que los Phoenix Suns le ofrecieran al base 48 millones por 4 temporadas, lo mismo que ha recibido Kyle Lowry por renovar con los Toronto Raptors y lejos de los 90 millones por 5 temporadas de Kyrie Irving en los Cavaliers. La proposición no hizo feliz al base, quien aspiraba a un contrato máximo.

El movimiento de los Timberwolves ha llevado a los Suns a variar su posición. Con la certeza que el jugador firmaría a finales de septiembre la qualifying offer de su franquicia (3,7 millones por una temporada) para convertirse en agente libre sin restricciones a la conclusión de esta temporada que empezará en breve, el equipo de Arizona subió su apuesta. No llegó hasta el máximo, pero si a una cantidad que Bledsoe ha aceptado (70 millones de dólares por 5 temporadas) obligando de rebote a un replanteamiento de la situación en Minnesota.

Los Timberwolves dudan de Ricky

La oferta por Bledsoe, y su cuantía, reflejan la línea de pensamiento de los Wolves. Ricky es un buen jugador, pero no es un base élite aún. El intento de fichar al jugador de los Suns revela la amenaza que pesa sobre Rubio: acabar convirtiéndose en el segundo base del equipo como primer escenario, e incluso ser incluido en un posible traspaso para hacerse con otro primer base que tendría las espaldas bien cubiertas por Maurice Williams y la posibilidad de que el rookie Zach Lavine diera el salto a esta posición

Flip Saunders verbalizó estas dudas públicamente en una entrevista al Star Tribune de Minnesota.  Para empezar, le quitó galones al director de juego catalán: “¿El equipo de Ricky? Este es el equipo de todos.”  Siguió sembrando la incertidumbre sobre la titularidad del jugador: “No tengo ni idea de quien será titular en los Wolves y seguramente no la tenga hasta una o dos semanas después de comenzar la pretemporada”. Saunders también abrió una puerta a la continuidad del base J.J. Barea, que parecía que iba a ser cortado en breve. Tal vez como precaución a la espera de ver como evolucionan las conversaciones con Rubio

Rubio se ha revelado como un excelente pasador a lo largo de sus tres temporadas en la NBA, con un promedio de 8.1 asistencias por partido (8,6 asistencias en su último año). A pesar de perder bastantes balones, su alto número de pases de canasta lo compensa, dejando su ratio de asistencias por cada pérdida de pelota en 2,79. También ha destacado como defensor, aportando 2,3 recuperaciones de pelota por encuentro.

Pero el ex del Joventut de Badalona y del F.C. Barcelona sigue sin mejorar en su punto débil, la anotación. Tras promediar 10,6 y 10,7 puntos en sus dos primeras temporadas, en esta última su aportación ha bajado hasta los 9,5 puntos. A pesar de que este año ha mejorado sus porcentajes de lanzamientos de campo en general (38’1%) y ha recuperado el de triples respecto la temporada anterior (33,1%), sigue demasiado alejado del mínimo que en la NBA se espera de un base (Bledsoe, por ejemplo, estuvo en el 47,7% en lanzamientos de campo).

Esta es una flaqueza demasiado importante para acceder a la élite de los bases NBA. Ricky Rubio ya recibió críticas de la prensa local a principios del 2014 por esta debilidad. A pesar de haber trabajado en ello durante los dos últimos veranos, no se le ha visto una mejora significativa más allá de un lanzamiento de media distancia tras bote que debería prodigar más.

Durante la preparación de la selección española para el pasado Mundial, tuve la ocasión de preguntarle a Ricky por su tiro, y por si el entrenamiento específico iba a dar resultados durante dicha competición. La respuesta del base fue reveladora: el equipo no necesitaba un base que anotase sino uno que distribuyese el juego. Y a eso se dedicó durante la competición que organizó la Federación Española de Baloncesto.

Una respuesta, por otra parte, en consonancia con la progresión de sus estadísticas en la NBA. En la temporada 2013-14 se ha registrado un descenso en su número de lanzamientos a canasta por partido. Me temo que Rubio ha perdido la confianza en su tiro, y sólo mira a canasta cuando lo ve totalmente claro o no tiene más remedio. Está empezando a renunciar a intentar aquello en lo que no destaca tal vez porque duda de una progresión positiva.

Ante su fracaso en conseguir fichar a Bledsoe, en Minnesota han decidido darle una nueva oportunidad a Rubio. Y para ayudarle a mejorar han fichado al exjugador Mike Penberthy (un año en los Lakers y experiencia como profesional en Alemania, Venezuela y Italia) como entrenador de tiro. Ricky ya trabajó este verano una semana en California junto con el nuevo miembro del cuerpo técnico de los Wolves.

El base se enfrenta esta temporada a un momento crucial de su carrera: negociar un segundo contrato que establezca su estatus en la liga. Ya ha dejado claro que tiene un hueco en la NBA, y que puede jugar minutos de calidad dirigiendo un equipo. Lo que debe demostrar es si puede ser el timonel titular de un equipo con aspiraciones. Toda la NBA, y no solo Minnesota, le estará mirando ya que si no prolonga su actual contrato puede salir al mercado el próximo verano. Exhibir una buena capacidad anotadora con unos porcentajes aceptables le situaría en mejor posición para obtener el sueldo y el reconocimiento que ahora se le niega.

Will Miller, sin problemas en el tiro

Si Rubio tiene problemas cuando mira a canasta, el sophomore de la Universidad de Mount Saint Mary’s Will Miller no los comparte. El alero ya dejó muestras de su clase en el partido de los “First Four” de la Locura de Marzo, en que anotó siete triples para Mount Saint Mary’s ante Albany. Ahora, preparando la temporada que empieza en poco más de un mes, ha anotado 100 tiros de 3 puntos en 5 minutos en una serie de tiro brutal: sólo ha fallado 14 (si, he sido tan “freaky” como para contarlos) . Su porcentaje de acierto ha sido del 87,7%. A la espera de que en breve comiencen los partidos del baloncesto universitario (ya haré la previa, pero os anticipo que nos espera una temporada magnífica), aquí os dejo el vídeo de la demostración de Miller.

artículo publicado en http://www.encancha.com, octubre 2014

Anuncios

NCAA: Duke cae a las primeras de cambio

24 Mar

Debido a la locura de partidos de este primer fin de semana del “March Madness”, os haré el resumen en dos entregas. En esta primera que estás leyendo, me centraré en los First Four y la Segunda Ronda o como yo la llamo, “La Gran Escabechina”, que elimina a 32 de los 64 equipos en liza.

Florida lideró el último ránking. Lo cual no sé si es muy bueno para sus intereses.Tan solo en cuatro ocasiones el equipo que acabó la temporada como número 1 ganó el “March Madness” (Duke 1992, UCLA 1995, Duke 2001 y Kentucky 2012). Wichita State, Virginia, Arizona y Louisville la siguieron en las preferencias de los expertos de Associated Press.

LOS FIRST FOUR

La NCAA nos deparó para empezar a abrir boca un menú con 4 partidos, 2 entre campeones de conferencia y dos entre equipos al límite de la selección. En uno de los duelos entre campeones, Albany se impuso a Mount Saint Mary (71-64). Los Great Danes se aprovecharon de la ineficiencia en el tiro rival para distanciarse en el marcador, 21-2, con un D.J. Evans muy sólido (22 puntos, 9 rebotes, 3 asistencias). Hasta que salió Will Miller (21 puntos, 7-12 en triples). Mount Saint Mary conectó 7 triples para llegar al descanso 35 a 31. En la segunda mitad, Albany volvió a abrir una brecha de 7 puntos, que Miller dinamitó de nuevo con 2 triples. Lástima que a los Mountaineers ya no les quedaban más balas en la recámara.

En el otro enfrentamiento entre campeones de conferencia, Cal Poly derrotó a Texas Southern (69-81) a pesar de los 38 puntos de Aaric Murray. Sabedores que el interior iba a anotar de todas formas, su táctica consistió en negarle la ayuda de sus compañeros. Los Mustangs son el equipo participante en la competición con un peor balance de victorias/derrotas, 14/19 tras su victoria en los First Four. Su premio por este triunfo era un emparejamiento con el equipo de mejor registro, Wichita State y su inmaculado 34/0.

North Carolina State venció a Xavier (59-74) en el primero de los duelos entre outsiders. Su gran estrella, T.J. Warren, falló sus dos primeros tiros y cometió dos faltas en los primeros 4 minutos de juego. Y aún así anotó 9 puntos en los 11 minutos finales del primer periodo. Los Wolfpack se fueron a los vestuarios con una ventaja de 6 puntos, y cuando se reanudó el juego Warren aseguró su triunfo con sus 16 puntos restantes. Ralston Turner fue su escudero de lujo (17 puntos).

En el partido que cerraba la fase de los First Four, Tennessee derrotó a Iowa (78-65) tras una prórroga. La defensa de los Volunteers contuvo perfectamente a los dos jugadores principales de Iowa, Roy Devin Marble (15 puntos pero 3 de 15 en el lanzamiento) y Aaron White (7 puntos, 1 de 5 en tiros de campo). A pesar de ello, los Hawkeyes se mantuvieron por delante en el marcador los 37 primeros minutos, liderados por Adam Woodbury (16 puntos, 8 rebotes).  Los 5 minutos suplementarios se resolvieron con un parcial de 14 a 1 iniciado con un 2+1 de Jarnell Stokes (18 puntos, 13 rebotes) y alimentado con 7 puntos de Jordan McRae (acabó con 20).

LA GRAN ESCABECHINA

Tras una primera tanda de partidos, los equipos en liza quedaron reducidos de 64 a 32. Albany le plantó batalla a uno de los cabezas de serie número 1, Florida, pero no pudo evitar la derrota (67-55). El entrenador Will Brown intentó desconcertar al equipo rival alternando una amplia gama de defensas. En ataque, su equipo anotó 10 de sus primeros 15 lanzamientos. Los Great Danes se mantuvieron dentro del partido hasta el minuto 6 de la segunda mitad. Justo cuando sus titulares perdieron fuelle y la segunda unidad de los Gators les hincó el diente. Dorian Finney-Smit (16 puntos) y Kasey Hill (10 puntos) pusieron tierra de por medio, despertando a Albany de su sueño a pesar del buen papel de D.J. Evans (21 puntos, 7 rebotes).

A Rick Pitino, entrenador de Louisville (2), no le gustaba nada su emparejamiento con Manhattan (13). El técnico rival, Steve Masiello, había sido recogepelotas en los Knicks cuando los dirigía Pitino, había jugado para él en Kentucky y había sido asistente suyo durante 6 temporadas en los Cardinals. Y ahora ha armado un equipo a imagen a semejanza del de su mentor que ganaba de 3 a falta de 4 minutos. Ocho puntos de Luke Hanckok (16 puntos, 4 rebotes, 4 asistencias, 4 recuperaciones) en los últimos 2 minutos le dieron el triunfo a los favoritos (71-64).

El fantasma del upset también planeó sobre otro 2, Kansas, en su duelo ante el 15 Eastern Kentucky (80-69). Los Colonels llegaron a dominar de 9 puntos durante la primera mitad, forzando pérdidas de pelota de unos Jayhwaks que no pudieron contar con Joel Embiid por lesión. Una buena racha de Wiggins (19 puntos, 4 rebotes) entre el final de la primera parte y el inicio de la segunda cambió la dinámica. Con Kansas ya al mando de las operaciones, Eastern Kentucky sobrevivió gracias a sus triples (destacando Glenn Cosey con 5). La número 2 no pudo conseguir un margen de tranquilidad en el marcador hasta los últimos 3 minutos.

Por segunda vez en tres temporadas Duke (3) cayó eliminada a las primeras de cambio. En esta ocasion su verdugo fue la catorce Mercer (71-78). Los Blue Devils empezaron el partido con un gran acierto desde la línea de tres puntos, con Rasheed Sulaimon (20 puntos, 5 de 12 en triples) y el reserva Quinn Cook (23 puntos, 7 de 10 en triples) como figuras destacadas. Pero no consiguieron poner distancia en el marcador respecto a los Bears. Hasta que a 7 minutos del final dejaron de entrar sus triples. Mercer, que se había mantenido a rebufo, abrió gas para conseguir un parcial de 5 a 18 que rompió Cook con un triple cuando solo quedaban 3 segundos en el reloj. Los de Krzyzewski pagaron con una derrota la mala noche de Jabari Parker (14 puntos y 7 rebotes, pero 4 de 14 en el tiro) y Rodney Hood (6 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias, pero 2 de 10 cara a canasta).

El número 4 San Diego State escapó por los pelos de la trampa de la 13 New Mexico State (73-69), a pesar de ir siempre por delante en el marcador. Con 14 puntos de ventaja al inicio de la segunda mitad, el canadiense de 2,25 Sim Bhullar (14 puntos, 7 rebotes) y Daniel Mullings (18 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias) les volvieron locos. Xavier Thames (23 puntos, 5 asistencias, 3 recuperaciones) no daba abasto para igualar su producción ofensiva. Los Aggies consiguieron forzar una prórroga, pero con la torre Bhullar eliminada por faltas les faltaron piezas para dar el jaque a los Aztecs.

La número 5 Virginia Commonwealth ha pasado de ser la cenicienta del 2011 a ser víctima de uno de los upsets de la primera ronda este año. Stephen Austin (12) les sacó del torneo (75-77) tras ver como la defensa de los Rams eliminaba su ventaja de la primera mitad y ponía a su rival 10 arriba en la segunda parte. Un 3+1 de Desmond Haymon (17 puntos, 7 rebotes, 3 asistencias) permitía a los Lumberjacks forzar la prórroga. JeQuan Lewis tuvo el triple al final del tiempo añadido para dar el triunfo al equipo que entrena Shaka Smart, pero falló.

Harvard (12) fue el protagonista de otra de las grandes sorpresas de esta ronda al eliminar al cinco Cincinnati (57-61), repitiendo su hazaña de la temporada pasada ante New Mexico. Los “empollones” fueron por delante casi todo el partido, aunque no sacaron todo el provecho posible de una sequía anotadora de casi 6 minutos y medio de su rival durante la segunda mitad. Sean Kilpatrick cerró su carrera universitaria con 18 puntos y una pérdida de pelota clave en la eliminación de su equipo.

Este triunfo emparejaba a Harvard con Michigan State (4) en la siguiente ronda. Los Spartans machacaron a la número 13 Delaware (93-78) con una actuación monstruosa de Adreian Payne. El ala pívot se fue hasta los 41 puntos, con una serie de 10 de 15 en los lanzamientos de campo (de ellos 4 de 5 en triples) y 17 tiros libres convertidos sin fallo (récord del torneo).

Oklahoma, otro número 5, tampoco pudo imponer su teórica superioridad sobre otro 12, North Dakota State (75-80). Un triple de Lawrence Alexander (28 puntos, 8 rebotes, 4 asistencias), figura de unos Bison que ganaban de 8 al descanso, dio paso a una prórroga. Cameron Clark lo dio todo para evitar la derrota de los Sooners (16 de sus 25 puntos entre los 5 minutos finales de la segunda parte y los 5 minutos de añadido). Los cuatro únicos puntos de Carlin Dupree (sólo estuvo en pista 2 minutos) abrieron de nuevo brecha para North Dakota State a 42 segundos para el final, elevada a la categoría de definitiva por 4 tiros libres de Alexander.

Saint Louis, la única quinta cabeza de serie superviviente, tuvo que sudar durante 45 minutos para evitar el upset ante North Carolina State (83-80), procedente de los First Four. A falta de 5 minutos para el final de la segunda mitad los Billikens perdían de 14 ante la Wolpack liderada por T.J. Warren (28 puntos, 8 rebotes, 3 recuperaciones). Pero Jordair Jett  (18 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias) empezó a anotar hasta forzar los 5 minutos de prolongación en los que Rob Loe (22 puntos, 15 rebotes) le dio el relevo. Con Warren eliminado segundos antes, Ralston Turner(16 punos, 5 rebotes) intentó forzar la segunda prórroga pero no acertó en su intento de triple.

Dayton, cabeza de serie número 11, eliminó a un número 6, Ohio State (59-60) gracias a una canasta del transfer de Georgetown Vee Sanford (10 puntos, 3 asistencias) a 3.8 segundos del final. El base Aaron Craft (16 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias, 4 recuperaciones) tuvo una última oportunidad para evitar la derrota de los Buckeyes, pero su tiro a la desesperada no entró. Dayton había llegado a tener 8 puntos de ventaja en la segunda mitad, pero un parcial de 10 a 0 con 8 puntos de Sam Thompson (18 puntos, 4 rebotes) había equilibrado la situación a 10:30 del final. A partir de ese momento, la igualdad fue máxima hasta el desenlace final.

Otro de los equipos procedentes de los First Four, Tennessee (11), sí que eliminó a su primer rival en el cuadro, la 6 Massachusetts (67-86). Jarnell Stokes fue su hombre más productivo, con 26 puntos (20 en la segunda mitad) y 14 rebotes. Y si Stokes machacó a los Minutemen desde dentro de la zona, su compañero Jordan McRae lo hizo desde el exterior (21 puntos). Este era uno de los “upsets programados” por la NCAA al diseñar el torneo, a la búsqueda de un candidato a cenicienta que fuera superando rondas superando rivales teóricamente superiores. Y Massachusetts ejerció de víctima propiciatoria para el sacrificio.

La también número 6 North Carolina se exprimió al máximo para eliminar a la 11 Providence (79-77). Bryce Cotton estuvo en pista los 40 minutos (lo ha hecho en 16 de los últimos 19 partidos de su equipo), liderando a los Friars con 36 puntos, 5 rebotes y 8 asistencias. Cada golpe de UNC recibía cumplida respuesta por parte del base sénior llamando a las puertas de la NBA. En los últimos segundos James Michael McAdoo (16 puntos, 10 rebotes) anotó un tiro libre y falló el segundo. Él mismo capturó el rebote largo, y Coton tuvo que cometer falta sobre el jugador de UNC. El ala pívot lanzó 4 tiros libres en los últimos 3.5 segundos. Sólo anotó dos, pero bastaron.

La cabeza de serie número 7 Connecticut también tuvo que llegar a una prórroga para deshacerse de la 10 Saint Joseph’s (89-81). Los Hawks, capitaneados por Langston Galloway (25 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias), llegaron a ponerse 9 puntos arriba en el marcador a 2:19 del descanso. En la segunda mitad, UConn recortó distancias, pero no consiguió el dominio del encuentro. Un 2+1 del reserva Amida Brimah (9 puntos, 6 rebotes) ponía el empate a 70. Galloway y Shabazz Napier (24 puntos, 8 rebotes, 6 asistencias, 3 recuperaciones) no pudieron dar el triunfo a sus respectivos equipos. En la prórroga siguiente, los titulares de Saint Joseph’s no aguantaron el ritmo (ningún punto desde el banquillo) y los Huskies les sentenciaron desde la línea de tiros libres (14 de 15 en el periodo adicional). En la siguiente ronda les esperaba la número 2 Villanova, que había eliminado  a la 15 Milwaukee (73-53) con muchos más apuros de los que indica la diferencia final.

Texas, número 7, sufrió ante la número 10 Arizona State (87-85) y su pívot Jordan Bachynski (25 puntos y 7 rebotes en su último partido universitario). Los Sun Devils habían recuperado una desventaja de 14 puntos a 12 minutos del final para llegar a un final igualado. El triple de Jonathan Holmes (11 puntos) para romper el empate en los últimos segundos fue un fallo espantoso que chocó contra el tablero sin tocar aro. Por suerte para los Longhorns, Cameron Ridley (17 puntos, 12 rebotes) recogió el balón y dio el pase a su equipo a la siguiente ronda.

New Mexico no tuvo tanta fortuna como las números 7 anteriores, y acabó cayendo ante su 10 correspondiente, la Stanford (53-58) que lidera Chason Randle (23 puntos, 5 rebotes). Cameron Bairstow rindió a su nivel habitual en los Lobos (24 puntos, 8 rebotes), pero Kendall Williams (3 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias) y Alex Kirk (3 puntos, 6 rebotes) no le acompañaron. A pesar de ello, New Mexico se recuperó de un pésimo inicio (perdían 20 a 4 a 13:39 del descanso) para llegar a los 30 segundos finales sólo 2 abajo. El acierto en los tiros libres de Robbie Lemons i Randle truncó su remontada.

Gonzaga (8) derrotó a Oklahoma State (9) en un partido en el que se señalaron 61 faltas. El base de los derrotados Cowboys se despidió con estilo en su más que probable último partido NCAA: 23 puntos (lástima de su 5 de 14 en el lanzamiento y 12 de 19 en tiros libres), 13 rebotes, 7 asistencias y 6 recuperaciones. Una estadística que nadie había conseguido antes. Oklahoma State acusó la falta de ritmo en el juego por la abundancia de faltas, y su escaso acierto exterior en la segunda parte les acabó de condenar (1 de 11 en triples en estos 20 minutos). Los Bulldogs estuvieron bien liderados por Kevin Pangos (26 puntos, 12 de 14 en tiros libres), mientras que el pívot Przemek Karnowski hizo valer su superioridad física (15 puntos, 10 rebotes).

Memphis (8) no lo tuvo nada fácil ante George Washington (9). Los Tigers, a pesar de ir siempre por delante, no pudieron asegurar su triunfo hasta el final (71-66). Los Colonials, que habían llegado a ir 10 abajo, se pusieron a sólo 2 puntos a en los últimos 2:40, liderados por Isaiah Armwood (21 puntos, 5 rebotes). Hasta que apareció el sexto hombre de Memphis, Michael Dixon Jr. (19 puntos). Un triple suyo para respirar un poco, y 4 tiros libres sin fallo para contener las últimas acometidas del rival.

Pittsburgh (9) ganaba de 28 al descanso a Colorado (8) gracias a la labor del pívot Talib Zanna, que ya había anotado 16 de sus 18 puntos. La defensa de los Panthers se cebó con Askia Booker (6 puntos, 5 rebotes), quien no pudo anotar su primera canasta hasta el cuarto minuto de una segunda mitad en la que los vencedores reservaron a sus mejores jugadores para la siguiente ronda.

Kentucky (8) superó a la 9 Kansas State (56-49) en un duelo entre Wildcats con un comienzo peculiar. Los árbitros sancionaron a Kansas State con una técnica por un mate…¡durante la rueda de calentamiento! Antes del salto inicial, el marcador era 1 a 0. La defensa de los de Calipari controló perfectamente una de las mejores armas de su rival, el lanzamiento triple (5 de 21). En ataque, Julius Randle se mostró dominante en la pintura (19 puntos, 15 rebotes) y Aaron Harrison le acompañó desde fuera (18 puntos).

Arizona, cabeza de serie número 1, empezó cediendo 2 a 10 en su partido ante Weber State (16) para acabar ganando 68 a 59, con 16 puntos, 8 rebotes y 5 tapones de Aaron Gordon. Otra número 1, Virginia, dejó que Coastal Carolina se hiciera ilusiones durante la primera mitad para despertarla de su sueño en la segunda (70-59). La también número 1 Wichita State eliminó a Cal Poly (64-37), elevando su récord a 35 victorias por 0 derrotas.

Wisconsin, cabeza de serie número 2, no tuvo piedad de la 15 American University (75-35). Con los Eagles 7 arriba a 9:50 para el descanso, los Badgers cerraron la primera parte con un parcial de 22 a 5 y abrieron la segunda con otro de 28 a 4. El mal inicio de segunda mitad de la número 2 Michigan ante Wofford (15) permitió a los Terriers reducir su desventaja desde los 18 hasta los 3 puntos. Los Wolverines apretaron en defensa para acabar ganando 57 a 40.

Syracuse (3) venció sin problemas a la 14 Western Michigan (77-53) la noche en que Trevor Cooney recuperó la puntería (18 puntos, 4 de 8 en triples). Iowa State (3) superó a North Carolina Central (93-75),  pero perdió a George Niang (24 puntos, 6 rebotes) con una fractura en el pie. Otro 3, Creighton, derrotó a Louisiana-Lafayete (76-66) con 30 puntos y 12 rebotes de Doug McDermott.  ElfrydPayton le plantó cara con 24 puntos, 8 rebotes, 3 asistencias y 3 recuperaciones.

UCLA, cabeza de serie número 4, acabó con la racha de 11 victorias consecutivas de la Tulsa que entrena Danny Manning (76-59). La número 6 Baylor hizo pagar muy caro a la 11 Nebraska su mal inicio de partido (74-60). Oregon (7) no hizo caso de las expectativas que situaban su duelo frente a BYU (10) como igualado a priori y superó claramente a su rival (87-68). Sus uniformes amarillo fosforito debieron deslumbrar a los Cougars.

 

versión íntegra del artículo publicado en http://www.encancha.com, marzo 2014

NBA.com | Hang Time Blog

The official news blog of NBA.com with commentary and analysis from NBA.com's staff of writers.

ProBasketballTalk

Basketball - NBC Sports

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: