Tag Archives: Wilt Chamberlain

Lebron James y el club de los 60

6 Mar

En la lucha por el MVP entre Lebron James y Kevin Durant, el jugador de los Heat se marcó un tanto importante anotando 61 puntos en un partido. Una cifra que a la que sólo han llegado unos pocos elegidos en la historia de la NBA.

Lebron James ingresó la noche del pasado lunes 3 de marzo en el distinguido club de los jugadores capaces de superar los 60 puntos en un partido oficial de la NBA. Ante los Charlotte Bobcats King James se fue hasta los 61 puntos, en una serie de 22 de 33 en los lanzamientos de campo (de ellos, 8 de 10 desde la línea de 3 puntos y, cosa extraña, ningún mate entre sus canastas), en 41 minutos de juego. Una exhibición que los medios de comunicación de todo el mundo recogieron en sus diferentes ediciones.

Todo lo que rodea a Lebron James es desmesurado, y cualquiera de sus actos se magnifica. Parte del mérito/culpa habría que atribuírselo al departamento de marketing de la NBA que ahora se estará tirando de los pelos a raíz de una decisión inmovilista y con muy poca visión de futuro  de la dirección de la Liga, y que les ha privado de una imagen que podrían haber explotado durante muchísimos años. Un error que no acostumbran a cometer y que puede repercutir en su cuenta de beneficios.

La estrella de los Heat está jugando con una máscara como protección para su tabique nasal fracturado. Lebron lució en su primer partido después de la lesión una impactante máscara negra que la liga le obligó a cambiar por una más clara (y mucho más sosa). Y por eso se han quedado sin una foto que sin duda se habría convertida en icónica, la de la noche de los 61 puntos con la máscara negra. Una imagen con claras reminiscencias del cómic de superhéroes que habría vendido miles de camisetas (más bien millones) en todo el mundo.

Tan exagerado es lo que rodea a este inmenso jugador que con sus 61 puntos ha eclipsado que hace poco más de un mes Carmelo Anthony le metió 62 puntos a estos mismos Bobcats en el Madison Square Garden, y con otra gran racha en el lanzamiento (23 de 35). Aunque este olvido puede servir también de magnífico ejemplo de cómo la estrella de Melo va apagándose lentamente en Nueva York, tal y como comenté en un articulo anterior.

 

El club de los 60 está integrado por 22 jugadores, y tiene un presidente inamovible a pesar de su fallecimiento: Wilt Chamberlain. El gigante, alguien más desmesurado en sus actuaciones e impacto en el juego que el propio Lebron (que ya es decir), es tanto el jugador que más puntos ha anotado en un solo partido (100), como el que más veces ha llegado a los 60 puntos (lo hizo en 32 ocasiones). La última vez que lo consiguió, en 1969, tenía 32 años y 162 dias, y 22 de sus 29 canastas fueron mates.

Chamberlain es también el único que ha sumado esta cifra en partidos consecutivos: una racha de 2 en diciembre de 1961,  una racha de 3 en enero de 1962, una serie de 4 entre febrero y marzo de 1962 cerrada con su famosa noche de los 100 puntos (el término dominante define a la perfección su actuación durante la temporada 1961-62 con 50,4 puntos por partido de media), y una última racha de 2 en diciembre de 1962.

El pívot de Filadelfia Warriors, San Francisco Warriors, Filadelfia 76ers y Los Angeles Lakers no es el único jugador con más de un partido de 60 puntos en su carrera. En esta élite dentro del selecto club que nos ocupa tenemos a Kobe Bryant  y Michael Jordan (5) y Elgin Baylor (4). Esta es una de las cosas en las que el discípulo Kobe (creció viendo una y otra vez los videos de Air Jordan) ha podido igualar al maestro.

 Jordan y Baylor son los únicos que han llegado a esta cifra en un partido de playoffs. Baylor anotó 61 en el quinto partido de las Finales de 1962 entre sus Lakers y los Celtics. Michael Jordan, en los Bulls de Chicago, le endosó 63 tras dos prórrogas también a los Celtics, en la primera ronda del campeonato de 1986. Una actuación memorable definida por la frase de otro socio del club de los 60, Larry Bird:”Es Dios disfrazado de Michael Jordan”.

 

Bryant, por su parte, es el que más se ha acercado a igualar la cifra de los 100 de Chamberlain. Fue el 22 de enero del 2006, cuando se quedó en 81. El escolta anotó más puntos en la segunda mitad que todo el equipo rival, los Toronto Raptors (55 a 41). El 20 de diciembre del 2005, ante los Mavericks, Kobe consiguió más puntos en los tres primeros cuartos que el equipo rival (62 a 61). Phil Jackson lo mantuvo en el banquillo todo el último cuarto, aunque a la Mamba Negra no le hiciera mucha gracia.

El año 1978 dos jugadores consiguieron la gesta en la misma noche. David Thompson y George Gervin rivalizaban por ver quién de los dos acababa la liga regular como máximo anotador. Thompson firmó 73 puntos en la última noche de competición. El jugador de los Denver Nuggets anotó 13 de sus 14 lanzamientos en un primer cuarto en el que consiguió 32 puntos, y 20 de 23 en los 22 minutos que estuvo en pista durante la primera mitad. En la segunda parte su acierto bajo ligeramente, para acabar al final con 28 canastas de 38 intentos.

Gervin, sabedor de la exhibición de su rival, empezó fallando sus 5 primeros lanzamientos y aún así acabó el primer cuarto con 20 puntos. En el segundo “Iceman” anotó 33 puntos. En la primera mitad encadenó dos rachas brutales de acierto, una de 22 puntos consecutivos y otra de 18. Al final del encuentro sus Spurs perdieron, pero él había sumado 63 puntos (en sólo 33 minutos en pista), 5 más de los que necesitaba para superar a Thompson. Su media final de anotación fue de 27,22 puntos por partido por 27,15 de su rival.

El primer jugador en superar esta barrera fue Joe Fulks, quien anotó 63 puntos para los Filadelfia Warriors el 10 de febrero de 1949. Su gesta tiene un mérito especial ya que es previa a la instauración del reloj de posesión (tampoco habían canastas de 3 puntos). Fueron pocos los afortunados que pudieron ser testigos de su exhibición. A causa de una huelga del transporte que afectaba la movilidad, sólo 1500 personas se aventuraron a ir hasta el pabellón.

 

artículo publicado en http://www.encancha.com, marzo 2014.

Jugadores que rompieron moldes

10 Oct

La semana pasada fallecía Bob Kurkland, a la edad de 88 años. Este pívot dominante de 2,13 había jugado en la NCAA en las filas de Oklahoma State durante los años 40 del siglo XX (debo reconocer que no lo he visto en acción; hace mucho que sigo el baloncesto universitario, pero no tanto).

Llevó a la entonces Oklahoma A&M (no fue State hasta 1957) a dos campeonatos nacionales consecutivos, los años 1945 y 1946, siendo nombrado el mejor jugador de ambas finales. Una vez acabado su ciclo universitario no pasó a profesionales, sino que aceptó un trabajo para la Phillips Petroleum. Eran otros tiempos, y vivir del baloncesto era más difícil que en la actualidad. Siguió jugando en el equipo amateur de la petrolera, los Phillips 66 Oilers.

El hoy olvidado Kurkland fue uno de esos jugadores con el talento y la capacidad para cambiar el juego del baloncesto. Con su altura, era un gran intimidador defensivo, uno de los precursores del tapón. En ataque, durante un partido de la NCAA en Filadelfia, fue el primer jugador en hacer un mate. Una acción común en la actualidad, pero que a nadie se le había ocurrido hasta ese momento.

Hank Luisetti Jr. jugó a finales de los años 30 del siglo pasado en la Universidad de Standford. Fue el primero en anotar 50 puntos en un partido, el 1 de enero de 1938. En una época en que lo habitual era el lanzamiento a dos manos o el gancho, Luisetti fue el precursor del actual lanzamiento en suspensión. Se discute si realmente fue un invento suyo (en los archivos de la NCAA se le atribuye este mérito a John Miller Cooper), pero nadie duda que fue él quien lo popularizó.

No se conservan demasiadas imágenes de Kurkland en acción. Respecto a Luisetti, tenemos la suerte que participó en 1938 en la película “Campus Confessions”. Sus dotes de actor no dan para mucho, pero al menos en este fragmento vemos como era el baloncesto de su época. Por cierto, el que se pasa la pelota entre las piernas y por detrás mientras bota es él.

Louisetti y Kurkland son dos de los pocos elegidos que han conseguido cambiar el baloncesto, haciéndolo evolucionar hasta el deporte que hoy conocemos. Unos de los pocos elegidos en una saga de nombres ilustres, algunos de los cuales incluso han provocado el cambio de unos reglamentos que se iban quedando obsoletos tras ellos.

George Mikan fue la primera gran superestrella del baloncesto. Siendo universitario, la NCAA prohibió los tapones con la pelota en trayectoria descendente la temporada 1944-45 a raíz de la actuación devastadora de Kurkland y de este pívot de 2,08, que se colocaban bajo su aro y capturaban los lanzamientos rivales mientras caían. La rivalidad entre estos dos colosos fue una gran atracción del baloncesto amateur.

La temporada 51-52, la incipiente NBA dobló el tamaño de la zona de 3 segundos, que se amplió de 1,8 metros a 3,6. La nueva normativa pasó a ser conocida como la regla Mikan, ya que se hizo para limitar el dominio incuestionable del gigante de la liga.  El pívot de los Minneapolis Lakers también jugó su papel en la adopción del reloj de posesión de pelota.

Era táctica habitual que cuando un equipo conseguía ventaja en el marcador se dedicase a congelar el juego, esperando que su rival cometiera faltas. Los últimos cuartos eran insufribles. Uno de los casos más flagrantes de esta práctica ocurrió el 22 de noviembre de 1950, cuando los Fort Wayne Pistons derrotaron a los Lakers 19-18 (3-1 en el último cuarto), con ataques larguísimos (sólo lanzaron a canasta 13 veces) para anular el impacto de Mikan en el juego.

Uno de los grandes artífices en controlar el ritmo de los partidos a su antojo era el base de los Celtics Bob Cousy. Con un manejo de pelota increíble para la época, la única manera de recuperar la posesión era hacerle falta. En los playoffs de 1953, en un partido con 4 prórrogas ante los Syracuse Nationals, se pitaron 106 faltas. Cousy anotó 30 de los 32 tiros libres que lanzó. La regla de la posesión de 24 segundos entró en vigor la temporada 1954-55. Y como el mismo Cousy reconoció, salvó a la NBA.

El siguiente impacto en el baloncesto lo protagonizó el hombre récord Wilt Chamberlain, capaz de anotar 100 puntos o capturar 55 rebotes en un partido. Este pívot de 2,16 era muy mal lanzador de tiros libres. Así que lo que hacía era tirar a fallar para coger el rebote ofensivo y anotar. O coger carrerilla y saltar desde la linea de 4,60 para conseguir un tiro más cercano.

Así que desde entonces se prohibe al lanzador de tiros libres ir a buscar el rebote ofensivo hasta que la pelota haya tocado el aro, mientras que el resto pueden iniciar el movimiento cuando el balón sale de su mano. A esta prohibición se añadió la de que el tirador salga de la media luna de lanzamiento, para que no pueda coger carrerilla.

Viendo los pobres porcentajes en los tiros libres del gigante, el resto de equipos se dedicaban a hacerle faltas de forma descarada, aunque no tuviera la pelota (si, es el creador pasivo del Hack-a-Shack, en su caso el Hack-a-Wilt). Y la NBA, para penalizar esta práctica, instauró la falta personal sin balón, castigada con un tiro libre y posesión de balón para el equipo que recibe la falta en los dos minutos finales de los partidos.

Pero la aportación de un jugador tan monstruoso como “The Big Dipper” no podía quedar reducida a sólo eso. Su dominio bajo los aros era tan abrumador que la zona de tres segundos volvió a ampliarse la temporada 1964-65, hasta adaptar su aspecto actual, de forma trapezoidal y con 4,9 metros de ancho en su parte inferior.

También se prohibió palmear la pelota cuando esta se halle en un cilindro imaginario situado sobre la canasta. Porque cada tiro fallado por un compañero se convertía en 2 puntos en las manos de Chamberlain. En la NCAA el mérito de esta prohibición es del mítico pívot de los Boston Celtics Bill Russell, en la temporada 1957-58.

Otro jugador récord en la NBA, Kareem Abdul Jabbar, tuvo un impacto anécdotico sobre las reglas, pero trascendente para su futura carrera profesional. En la liga universitaria, vistiendo los colores de UCLA, era tal su dominio en el juego interior que la NCAA prohibió en 1967 la jugada que había inventado Kurkland: el mate.

El entonces aún Lew Alcindor (se cambió el nombre tras su conversión al islam) se dedicó a perfeccionar un lanzamiento de gancho que se convirtió en su movimiento más famoso, el sky hook. En 1976 los rectores del baloncesto universitario rectificaron y levantaron la prohibición. Y el legado de Bob Kurkland pudo llegar hasta nosotros.

publicado en http://www.encancha.com, octubre 2013

Los Heat reinaron en marzo

3 Abr

Entramos en abril y ya se huelen los playoffs. A los equipos les quedan unos 10 partidos para asegurarse la clasificación, mejorar su posición cara a los futuros emparejamientos, o simplemente echar el cierre e irse de vacaciones. De estos últimos no hablaremos en este artículo. Porque lo interesante pasa más arriba.

Este mes de marzo ha tenido dos puntos principales de interés: la racha victoriosa de los Heats en el Este y la lucha por el octavo lugar de la clasificación en el Oeste, el último que da acceso a los playoffs. Empezaremos nuestro repaso por este segundo tema.

Jazz, Lakers y Mavericks pelean por ser octavos en el Salvaje Oeste. Los de Utah dieron facilidades a sus perseguidores con un mal inicio de mes, perdiendo 9 de sus 12 primeros partidos. Los Lakers les robaron el deseado octavo lugar. Con el agua al cuello, cerraron el mes con 4 victorias en 6 días, recuperando la posición. Aunque empatados con los angelinos.

Pau Gasol parece haber superado sus problemas físicos, pero Steve Nash y sobre todo Kobe Bryant andan renqueantes. Metta World Peace será baja como mínimo hasta el final de la liga regular.  Los Lakers,  con una buena racha (7 partidos ganados, 2 perdidos), metieron la cabeza entre los 8 primeros. Y cuando parecía que iban a consolidar su posición,  4 derrotas en 5 encuentros (2 especialmente dolorosas por la poca entidad de los rivales, ante Suns y Wizards) cortaron su progresión.

Los californianos cerraron el mes venciendo, aunque con mucho sufrimiento, a otro equipo de su mismo estado, los Kings de Sacramento. La misma noche en que Kobe Bryant superaba a Wilt Chamberlain para colocarse cuarto en la lista de máximos anotadores en la historia de la NBA.

En mi resumen de febrero descartaba a los Mavericks. Craso error. Dirk Nowitzki y 6 compañeros más se conjuraron el 8 de febrero a no afeitarse hasta que el equipo tuviera tantos partidos ganados como perdidos en la liga regular. Este mes, con el alemán cogiendo la forma, la conjura ha empezado a ser efectiva. Cierran marzo sin afeitarse aún, pero con 11 victorias por sólo 5 derrotas. Y pisando los talones a Jazz y Lakers.

Por encima de esta tripleta de equipos los Houston Rockets no pueden descuidarse, con dos victorias de ventaja sobre Jazz y Lakers, si no quieren complicarse el tramo final de liga regular, mientras que los Golden State Warriors se hallan en aguas tranquilas, muy lejos tanto de la cabeza como de la cola. Suyas serán con toda probabilidad la sexta y séptima plazas del Oeste.

La eterna juventud de Duncan

En la parte alta de la clasificación San Antonio Spurs y Oklahoma City Thunder luchan por ser campeones de conferencia.  La  baja del base Tony Parker durante 8 encuentros sólo les costó 2 derrotas a los tejanos (10 victorias de 14 partidos en el total del mes).

El secreto de su éxito es un Tim Duncan en su mejor momento. En marzo ha promediado 20,8 puntos y 11,6 rebotes por partido. Mucha atención también al acierto en los triples de Daniel Green. Lástima de la derrota del día 31 contra los Miami Heat. Y de la reciente baja de Manu Ginobili, que podría alargarse hasta los playoffs.

Los Thunder sólo han perdido 5 de sus 17 partidos de marzo. Una de sus derrotas fue contra unos Spurs sin Tony Parker y con Duncan fallón, dos circunstancias que difícilmente se repetirán en los 7 partidos de una serie por el título de conferencia.   También cayeron dos veces contra los Denver Nuggets y otra contra Memphis, con los que podrían cruzarse en los playoffs.

Kevin Durant, Russell Westbrook, Serge Ibaka y Kevin Martin son la base del equipo de Oklahoma. Especialmente los dos primeros, que se multiplican noche tras noche. El problema es que necesitarán mucha más aportación del resto de sus compañeros para aspirar al premio gordo.

Señales de alarma en los Clippers

Por debajo de los dos ogros del Oeste tenemos una tripleta formada por Denver Nuggets, Los Angeles Clippers y Memphis Grizzlies. Los Nuggets encadenaron 15 victorias consecutivas entre finales de febrero y marzo, para caer de forma inesperada y contundente contra los Hornets (110-86). También perdieron contra los Spurs, aunque dando la cara hasta el último segundo. Un bloque con muchas ganas de dar guerra, especialmente en casa.

Los Clippers han tenido un mes flojo, con 7 victorias y 7 derrotas. Y lo que es peor, de los equipos del Oeste contra los que han jugado sólo han podido ganar a los Hornets. Fueron derrotados por Thunder, Nuggets, Grizzlies, Kings, Mavericks, Spurs y Rockets. Una pésima señal cara a sus aspiraciones de luchar por el campeonato. El no tener en perfecto estado a Chauncey Billups y Grant Hill, y la escasa aportación de Lamar Odom les resta potencial.

Y respecto a los Grizzlies de Marc Gasol, 11 victorias en 17 partidos. El catalán se perdió 2 partidos por una lesión abdominal, pero eso no le ha impedido consolidarse como uno de los pívots más completos de la NBA. En marzo, sus números han sido dignos de una estrella: 17 puntos, 7 rebotes, 4,5 asistencias y casi 2 tapones por partido.

El Este pertenece a los Heat

Una racha de 27 victorias consecutivas entre febrero y marzo aseguró a los Heat el primer lugar de la Conferencia Este. Los de Miami cerraron el mes con una importantísima victoria sobre los Spurs. Un triple en el último instante de Chris Bosh impidió a los tejanos aprovechar las ausencias por lesión de Lebron James, Dwayne Wade y Mario Chalmers. Y concedió a los vigentes campeones una ventaja real de 4 victorias a falta de 9 partidos sobre sus más directos perseguidores, precisamente los de San Antonio.

Muy por detrás suyo, Knicks y Pacers mantienen una dura pugna por el segundo lugar en la conferencia.  Los de Nueva York encadenaron 4 derrotas consecutivas en su gira por el Oeste justificadas por las lesiones de Carmelo Anthony, Tyson Chandler y Amare Stoudemire. Sin embargo, han acabado marzo ganando sus últimos ocho partidos con J.R. Smith, un suplente de lujo, viendo el aro como una piscina.

Los Indiana Pacers se esfuerzan cada noche en demostrar que hay vida más allá de Danny Granger. El alero, cuya rodilla izquierda le obligará a pasar por el quirófano, sólo tuvo una participación testimonial en los dos primeros partidos de marzo. Sin él, los Pacers se han centrado en su defensa, para consolidarse como el equipo que menos puntos encaja (89,7 por partido) y el que mejor rebotea. Y ya sabéis lo que dicen de la defensa…

Mucha irregularidad y poca emoción

A mucha distancia del trio de cabeza Brooklyn Nets, Chicago Bulls y Atlanta Hawks luchan por ser el cabeza de serie restante del Este. Los tres conjuntos han vivido un último mes bastante gris. En Chicago sigue el suspense sobre el retorno de Derrick Rose, pero al menos se llevaron una alegría. Pasarán a la historia como el equipo que cortó la racha de 27 victorias consecutivas de los Heat.

 En los Nets la única constante fiable ha sido la lucha por el rebote del veterano Reggie Evans, con 15,5 capturas de media en marzo. A los Hawks viajar no le ha sentado bien. A pesar que Al Horford ha mantenido el nivel (19 puntos y 10,9 rebotes por partido), sólo han ganado 3 de sus 10 desplazamientos.

Los Celtics y los Bucks se encuentran un poco en tierra de nadie, con escasa opciones tanto de mejorar como de empeorar en los partidos que les resta, languideciendo a la espera de conocer rival en playoffs. La derrota con que cerraron el mes los de Boston, contra Knicks, escuece. La buena noticia para ellos es la recuperación de Jeff Green.

En Milwaukee al show habitual de los bajitos Brandon Jennings y Monta Ellis se ha sumado este último mes como artista invitado Ersan Ilyasova, con algunos partidos monstruosos (atención a sus 19 puntos y casi 10 rebotes de promedio en marzo). Junto a Larry Sanders pueden conformar una pareja interior de garantías. Siempre y cuando los pequeños les cedan algo de protagonismo…y la pelota.

 

publicado en http://www.encancha.com, abril 2013

Los 30.000 puntos de Kobe Bryant

13 Dic

Kobe Bryant se ha unido al club de los jugadores capaces de anotar más de 30.000 puntos en la liga regular de la NBA (dichosa manía que tienen de contabilizar por separado las estadísticas de liga regular, playoffs y all-stars). Es un club muy exclusivo, integrado solamente por 5 jugadores: el ya citado Kobe, Kareem Abdul Jabbar, Karl Malone, Michael Jordan y Wilt Chamberlain.

De los cinco, el escolta de los Lakers ha sido el más joven en ingresar en tan distinguido grupo, con exactamente 34 años y 104 dias. El récord anterior estaba en posesión del gigante Wilt Chamberlain, que lo logró con 35 años y 179 días. El pívot no tuvo que esforzarse para batir la marca de ningún otro jugador, ya que fue el primero en llegar a esta cifra de anotación en la NBA. Kareem y Karl Malone lo consiguieron pasados los 36, y Jordan con más de 38 años.

Sin embargo, hay otra manera de comparar quien ha sido el más rápido en anotar esta cifra. En lugar de considerar el tiempo a partir de la edad del jugador, podemos centrarnos en el tiempo jugado, es decir,  en el número de partidos disputados. Y en este caso Kobe Bryant, aún siendo el más joven en conseguirlo, es el que ha necesitado de más “tiempo de juego” para lograrlo, un total de 1179 partidos. Karl Malone necesitó 1152, mientras que Jabbar lo logró después de 1101. A una distancia abismal quedan los dos monstruos de la anotación, Michael Jordan (960 partidos) y Wilt Chamberlain (941).

Por eso no creo que la edad sea el aspecto al que debamos dar prioridad en este tema. Al fin y al cabo, tiene más que ver con el momento en que se ingresa en la liga. Bryant llegó a la NBA directamente del instituto, con apenas 18 años. Michael Jordan jugó tres temporadas en la Universidad de North Carolina, ganó un campeonato NCAA y unos juegos olímpicos antes de hacerse profesional a los 21. Karl Malone y Kareem Abdul Jabbar debutaron con 22 tras su ciclo universitario de 4 años (con tres campeonatos nacionales para Jabbar, que entonces aún se llamaba Lew Alcindor, en UCLA). Wilt Chamberlain fue el más tardío. Debutó con 23 años, tras tres cursos en la Universidad de Kansas y una temporada en los Harlem Globetrotters. 

Si miramos la edad a la que se llega a una determinada estadística, da ventaja haber nacido en diciembre (como por ejemplo Lebron James) respecto a enero. Y también influyen las lesiones (tu reloj vital sigue corriendo aunque no juegues) y la continuidad en tu carrera. En este caso, Michael Jordan, tras ganar tres anillos de campeón con los Bulls, estuvo casi dos temporadas jugando a beisbol antes de ganar tres anillos más (un detalle que los Houston Rockets, campeones en esas dos temporadas, nunca dejarán de agradecerle).

Algo similar pasa con la lista de máximos anotadores históricos de la NBA. Evidentemente, hace falta un buen promedio anotador para figurar en ella. Pero también ayuda el tener una larga carrera profesional. Kareem Abdul Jabbar es el primero, con 38.387 puntos, y una media de 26,4 por partido. Claro que además jugó 20 temporadas para retirarse con 42 años. Karl Malone, el segundo con 36.928 y un promedio de 25 puntos por partido, disputó 16 temporadas. Donde más clara se ve la importancia de las temporadas en activo es entre el tercero, Michael Jordan con 32.292, y el cuarto, Wilt Chamberlain con 31.419. Ambos promedian la friolera de 30,1 puntos por partido. Jordan jugó 15 temporadas, una más que Chamberlain. Kobe Bryant, con más de 30.100 puntos y un promedio de 25,4 puntos por partido, está disputando su temporada número 17.

El escolta de los Lakers fue en su día el más joven también en llegar a los 20.000 puntos. Su marca está en 29 años y 122 días. Aunque si volvemos a utilizar el baremo de los partidos jugados, cae hasta la 15 posición, con 811 partidos. ¿Quién es el número 1 de la lista? De nuevo Wilt Chamberlain (499 partidos, y unos brutales 40,1 puntos por partido). Este récord de precocidad está amenazado por Lebron James. Lleva casi 19.524 puntos al cierre de este artículo (con 708 partidos jugados) , y cumple 28 años el 30 de diciembre. Si sigue su actual ritmo, y si las lesiones le siguen respetando como hasta ahora, también podría superar la marca de Bryant con la cifra mágica de los 30.000. Y después de él, tardaremos bastante en ver moverse este registro.

Y es que Lebron James fue de los últimos jugadores en poder ingresar en la NBA justo después del instituto, con 18 años. A partir del siguiente draft se estableció una edad mínima de 19 años para convertirse en profesional. Como curiosidad, en los tiempos de Chamberlain y Jabbar los equipos NBA no podían fichar a jugadores que no hubieran completado su ciclo de 4 temporadas en la Universidad (o tuvieran la edad equivalente, 22 años). Y además, no podían competir en la NCAA en su primera temporada después del instituto (o sea, que de los 4 años uno se lo pasaban en blanco, baloncestísticamente hablando).

Y otra curiosidad para acabar. De los 5 jugadores que han pasado de los 30.000 puntos, todos excepto Michael Jordan han vestido al menos una temporada el uniforme de los Lakers. ¿Este hecho aumenta las posibilidades de que Lebron James fiche por el equipo de Los Angeles cuando acabe contrato en Miami?

ProBasketballTalk | NBC Sports

NBA news, video, analysis and more

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: