Tag Archives: Víctor Claver

La hora de los Blazers

5 Dic

En Portland se han repetido dos tópicos en las últimas temporadas. Al inicio de las mismas, la idea de que había una plantilla joven y prometedora llena de posibilidades. La segunda, en playoffs, que el equipo no había cumplido las expectativas. Este año puede ser diferente.

La victoria de los Portland Trail Blazers sobre los Indiana Pacers vale mucho más que su marcador, 106 a 102. Este resultado es además una confirmación y a la vez una declaración de intenciones. Los Blazers ya no son un conjunto que ha sorprendido con un buen inicio de campaña. Los de Oregon se afianzan como aspirantes a todo. Una sensación confirmada tras su victoria posterior sobre Oklahoma City Thunder por 111 a 104.

La franquicia de Portland lidera la Conferencia Oeste con un registro de 16  victorias y 3 derrotas, con tan sólo una derrota más que el líder del Este, los Indiana Pacers. Tras empezar la liga con 2 victorias y 2 derrotas en los primeros cuatro partidos, el equipo ha ganado 14 de sus 15 últimos enfrentamientos (incluyendo una racha de 11 triunfos consecutivos). Es el segundo mejor inicio de su historia.

Considerando que los Blazers no se han clasificado para los playoffs las dos últimas temporadas, y que mantienen el núcleo principal del bloque de la campaña pasada, lo fácil sería considerar su inicio de temporada como una sorpresa anecdótica que se va a diluir a medida que avance la Liga Regular.

Sin embargo, un análisis de sus partidos jugados hasta ahora nos muestra que pueden ser algo más que una revelación pasajera. Han salido victoriosos de sus enfrentamientos contra los dos equipos más en forma hasta ahora, San Antonio Spurs e Indiana Pacers. Aún no han perdido contra ningún rival del Este, si bien es cierto que no han jugado contra los vigentes campeones, los Miami Heat.

Máxima explotación de sus titulares

Bajo la disciplina del entrenador Terry Stotts, elegido mejor entrenador del Oeste del mes de noviembre, el conjunto de Portland es uno de los más anotadores de la liga con 108 puntos sobre 100 posesiones, el tercer mejor registro de la presente temporada. De sus 19 partidos, sólo en 5 no ha llegado a la centena de puntos. Y en ninguno se ha quedado por debajo de los 90.

¿Cual es la clave de la espectacular mejora de un equipo que mantiene a sus 4 titulares más productivos de la temporada pasada? La llegada de sólidos reservas con capacidad anotadora demostrada como Mo Williams o Dorell Wright ha contribuído aunque los números digan lo contrario. Si la campaña pasada los titulares sumaban 81,9 puntos por partido y sus compañeros de banquillo apenas 36, este año el quinteto inicial está en 81,8, pero la producción de los reservas ha bajado hasta los 27,5.

Los Blazers de Stotts exprimen al máximo a su quinteto titular, que permanece en pista una cantidad de minutos muy alta, casi exagerada. Lamarcus Aldridge, 37, 2 minutos de media la presente temporada y 37,7 la pasada, Damian Lillard 36,7 esta campaña y 38,6 la anterior, Wesley Matthews, 34,1 ésta y 34,8 la previa, y Nico Batum que está en 35,8 este año por 38,5 del pasado. El recién llegado Robin Lopez, que ocupa el lugar de J.J. Hickson, juega 30 minutos por partido.

Terry Stotts conoció las mieles del éxito el año 2012, cuando los Dallas Mavericks se proclamaron campeones de la NBA. Stotts no era el primer entrenador sino un ayudante, pero se ocupaba directamente de los sistemas ofensivos de un equipo altamente eficiente en ataque. Y por eso los Blazers fueron a buscar a este exjugador del Estudiantes durante la primera temporada de la Liga ACB, la 1983-84.

De tres en tres

Stotts ha encontrado la piedra filosofal de su juego en el lanzamiento de media y larga distancia. Su ataque es diverso, con múltiples anotadores que se alejan del aro para lanzar, lo cual hace más difícil la actuación de las defensas rivales. Los Blazers lanzan 23 triples por partido (octavos de la liga), con un alto grado de efectividad: Matthews 50%, Lillard 39,7, Batum 40%, Mo Williams 38,6% y Dorell Wright 34,6%. En conjunto, firman un 41% de acierto. Y aún falta por debutar el lesionado C.J. McCollum, un rookie que durante su periplo universitario se distinguió como un gran tirador.

El ataque del equipo de Portland esquiva por sistema la pintura, a excepción de las penetraciones de Lillard. Incluso el ala pívot LaMarcus Aldridge, su máximo anotador con 23,5 puntos por partido, se muestra más cómodo buscándose la vida desde la media distancia que partiéndose el pecho contra los interiores luchando por conseguir una buena posición dentro de la zona. Muy claros tienen que estar los dos puntos para que un jugador de los Blazers que no sea Lopez, Freeland o Thomas Robinson se aventure en esa tierra ignota.

En defensa, sabedores de la importancia de los triples, son el tercer equipo que menos concede a sus rivales, 17,5, con un porcentaje de acierto del 32,9% (el segundo mejor porcentaje defensivo de la liga). Otra de las claves es su defensa interior. Robin López es un incordio para los pívots rivales, bien secundado por Joel Freeland (si quereis referencias preguntad al Pacer Roy Hibbert, al que amargaron la noche). El exjugador de la ACB (Unicaja, Gran Canaria) está teniendo protagonismo esta temporada, al menos en defensa. Todo lo contrario que Víctor Claver.

Sobre el valenciano pesa de nuevo la alargada sombra de la Liga de Desarrollo, por la que ya pasó la temporada pasada. Sólo ha saltado al parquet en 3 ocasiones, acumulando menos de 5 minutos de juego en todo lo que llevamos de temporada. En ese escaso tiempo de juego ni siquiera ha llegado a lanzar a canasta. En su caso se está cumpliendo a rajatabla la maldición de los Blazers.

Cambio de orientación en los Rockets

En un artículo anterior os expliqué que los Rockets habían desempolvado el esquema de las “Torres Gemelas” de los 80, para actualizarlo con Dwight Howard y Omer Asik. A mí me parecía un recurso más cosmético que real, porque el pívot turco tenía una escasísima participación ofensiva. Y no por falta de ganas, sino porque sus compañeros no le buscaban en absoluto.

No creo que Asik leyera el texto. No le hacía falta para darse cuenta de su situación. Impensable después del interés que en Houston habían mostrado en renovar su contrato, y el montante económico de la operación que habían firmado (5,2 millones de dólares esta temporada, y casi 15 para la siguiente). Así que el turco pidió que le traspasaran.

Los Rockets castigaron la rebeldía de su pívot sacándolo del quinteto titular a la espera de traspasarlo. Y volvieron a un esquema de juego más clásico con un 5 y un 4 en pista. El gran beneficiado ha sido Terrence Jones, que de estar prácticamente inédito ha pasado a jugar entre 20 y 30 minutos, con una media de 11,7 puntos y 8,2 rebotes por partido. Y su cuenta de resultados ha mejorado. De 4 victorias y 3 derrotas en los primeros siete enfrentamientos de la liga regular han pasado a las 8 y 4 de los 12 siguientes.

 

publicado en http://www.encancha.com, diciembre 2013

La NBA en el Eurobasket 2013

24 Sep

Un total de 29 jugadores NBA han participado en el último Campeonato de Europa de Eslovenia. Hace años, la presencia de uno de ellos en una selección europea era determinante. Ahora ya no lo es tanto. Cuento como jugadores NBA los que o bien la pasada temporada participaron en la liga norteamericana o los que lo harán la próxima, además de los que están ya totalmente asentados en la competición. Excluyo los que, habiendo jugado, hace más de una temporada que dejaron de Liga.

Como veremos a continuación, algunos de estos 29 jugadores han sido claves en la actuación de sus selecciones. Otros han rendido a un buen nivel individual, pero eso no ha repercutido en una buena clasificación de su combinados. Y también los ha habido que han pasado sin pena ni gloria. El sello NBA ya no es garantía de calidad por si mismo.

Florent Pietrus, el arma secreta de Francia

La campeona Francia no pudo contar con los interiores Joakim Noah, Ronny Turiaf y Kevin Seraphin. De los tres, el único verdaderamente determinante era el jugador de los Bulls Joakim Noah. A Mickael Pietrus ni se le esperaba. La clave de este equipo, no obstante, no es otra que Tony Parker. El base de los Spurs es la cabeza y el corazón de Francia, y su europeo ha sido para enmarcar.

Parker, máximo anotador del torneo con 19 puntos de media y segundo en acierto con un 50,7%, flojeó en la final ante Lituania. Pero gracias al acierto ofensivo del alero de los Blazers Nicolas Batum en la primera parte y del ala pívot de los Spurs Boris Diaw en el tercer cuarto Francia se llevó la medalla de oro.

Otros NBA en el conjunto galo como el tercer miembro de los Spurs, Nando de Colo, y el exHawk Johan Petro (la próxima temporada jugará en China) hicieron un campeonato más discreto. Y sin embargo, una de las claves del triunfo de Francia no estuvo en un jugador NBA, sino en uno con larga trayectoria ACB.

Florent Pietrus, quizás el menos dotado técnicamente pero con un físico insuperable, cerró las vías que alimentaban de balones a Marc Gasol en la semifinal contra una España claramente arriba en el marcador, y anuló totalmente al lituano Linas Kleiza que estaba cosiendo a puntos el aro francés en la final. El MVP del torneo fue Parker, pero a mi Pietrus me merece una mención especial.

Lituania llegó a la final con un juego coral, cimentado en un amplio núcleo de jugadores. En la final, el seleccionador Jonas Kazlauskas se olvidó de esta filosofia, y redujo sus rotaciones. El equipo báltico contaba en sus filas con tres jugadores NBA. Dos venían de los Toronto Raptors, Linas Kleiza (que la temporada que viene jugará en un temible Fenerbahçe) y Jonas Valanciunas, y otro de los Houston Rockets, Donatas Montiejunas.

Los dos miembros del equipo de Toronto empezaron flojos el torneo y mejoraron a medida que pasaban los partidos, en particular Kleiza. Tras una temporada NBA con pocos minutos de juego, el alero lituano recuperó su mejor versión en semifinales y final. Valanciunas no llegó a las prestaciones que se esperaban de él. Respecto a Montiejunas, no ha dispuesto de muchos minutos, pero tampoco se hizo merecedor de más. Un físico impresionante, pero muy mal aprovechado.

España, en las manos de Marc Gasol

España se llevó la medalla de bronce tras derrotar a Croacia. Vista las bajas del equipo (los NBA Pau Gasol y Serge Ibaka y los ACB Juan Carlos Navarro y Felipe Reyes, más el culebrón Mirotic) no parece mal resultado. Viendo las ausencias del resto de selecciones en uno de los europeos más flojos que recuerdo, no estoy tan seguro de mi afirmación anterior.

El seleccionador Orenga basó todo el juego en los balones interiores al pívot de los Memphis Grizzlies Marc Gasol o su bloqueo y continuación con uno de los bases. No era un mal planteamiento teniendo la mejor  tripleta de directores de juego del campeonato:  Jose Manuel Calderón (Dallas Mavericks), Ricky Rubio (Minnesota Timberwolves) y el madridista Sergio Rodríguez.

Pero llegaron los problemas. Calderón fue enviado a la posición de escolta para cubrir la ausencia de Navarro, y el experimento no salió bien. El juego exterior de España no fue el de otras ocasiones, y eso permitió a las defensas rivales cerrarse sobre el pívot. Marc Gasol ha sido el mejor interior del campeonato, pero en muchas ocasiones se ha encontrado demasiado rodeado.

Ricky Rubio ha mejorado su tiro, especialmente el de media distancia tras bote. En defensa ha sembrado el caos en muchos ataques rivales con su astucia para robar balones. Pero le faltan espacios en el baloncesto FIBA para desarrollar su juego alegre. Respecto al otro NBA español, el alero de los Blazers Víctor Claver se limitó a hacer lo fácil. Voluntarioso en defensa, ayudando bien en el rebote, pero asumiendo muy poca responsabilidad en ataque. Otra ocasión perdida de dejar de ser la eterna promesa.

Croacia, cuarta clasificada, no tenía ningún jugador NBA (más allá de la corta experiencia de Roko Ukic). Llama la atención el caso de Ante Tomic, que con sus 2,17 de altura y su técnica individual no ha pasado nunca por la liga profesional norteamericana. No creo que sea una cuestión de habilidad, sino de carácter.

La mayoría de sus compañeros, excepto tal vez Bojan Bogdanovic y Luka Zoric, tambien flaquean en este aspecto. El equipo croata presentaba una de las plantillas más amplias y compensadas del campeonato, pero con una falta de dureza mental preocupante. Un conjunto realmente blando.

Fuera de la lucha por las medallas 

Eslovenia, dirigida por el base de los Suns Goran Dragic,  consiguió su objetivo de clasificarse para el Mundial del próximo año en España quedando quinta. Aspirar a medalla con las bajas de Beno Udrih y Erazem Lorbek era utópico. El mayor de los Dragic cumplió con su papel de líder de la selección anfitriona.

Ucrania, sexta clasificada, contaba en sus filas con el jugador de los Suns Viacheslav Kratsov. El pívot ha sido el máximo taponador del Europeo, con una media de 2 lanzamientos bloqueados por partido. Aparte de este logro estadístico, poco más que decir. Buena presencia en el rebote y mala mano cara a canasta, incluso bajo el aro.

El serbio Nemanja Nedovic debutará la próxima temporada en los Warriors.  Dirigiendo a su selección ha dejado muestras de su clase, pero también de la irregularidad de su acierto en el lanzamiento. Los serbios fueron séptimos liderados por el pívot del CSKA de Moscú Nenad Krstic, que si no vuelve a la NBA es porque no quiere.

Italia, octava clasificada, ha quedado fuera del Mundial del próximo año. Marco Belinelli (Spurs) y Luigi Datome (Pistons) han destacado en el juego exterior de un combinado que ha ido de más a menos, lastrado por una total carencia de pívots de garantías. En su caso jugar abiertos no era una elección, sino su única posibilidad. Las ausencias de Gallinari (Nuggets) y especialmente Barnagni (Knicks) han pesado demasiado.

Turquía no pudo pasar de la primera fase a pesar de contar con la ayuda de tres jugadores NBA. Ni Ersan Ilyasova (Milwaukee Bucks), ni Omer Asik (Houston Rockets) ni el veterano Hedo Turkoglu (Orlando Magic, aunque ha pasado casi toda la temporada sancionado por dopaje) fueron capaces de remediar el proverbial caos en que vive sumida su selección, y que ha llevado al seleccionador Bogdan Tanjevic a dimitir.

Jeffery Taylor (Charlotte Bobcats) y Jonas Jerebko (Detroit Pistons) hicieron buenos números individuales, pero no pudieron evitar la eliminación de Suecia a las primeras de cambio. Era una misión imposible. Como la de Mirza Teletovic en Bosnia. El alero de los Nets lanzó 43 triples en 5 partidos (con un récord de 15 contra Lituania). Anotó un total de 15.

Jan Vesely (Washington Wizards) acabó con un doble doble de media (17 puntos y 11 rebotes por partido), pero su República Checa tampoco pasó a la segunda fase. Otros NBA que cayeron en primera ronda fueron Omri Caspi (Israel), Nikola Vucevic (Montenegro), Pero Antic (Macedonia), Marcin Gortat (Polonia) y Sergei Karasev (Rusia).

 

publicado en www.encancha.com, septiembre 2013

La maldición de los Blazers

23 Jul

Víctor Claver ha jugado los últimos partidos de su primera temporada NBA en la liga de verano de Las Vegas. Su balance global del curso baloncestístico en los Portland Trail Blazers no puede calificarse de bueno, pero eso es algo común en muchos jugadores debutantes. La adaptación a un baloncesto mucho más físico, menos táctico y con más ritmo, con más partidos comprimidos en menos tiempo, no es fácil para todo el mundo.

El valenciano ha disputado 49 de los 82 partidos de la Liga Regular (el equipo de Portland no se clasificó para los playoffs). En 16 jugó de salida, no tanto por sus méritos sino para cubrir bajas de los habituales del cinco titular. Sus números han sido discretos: 3,8 puntos y 2,4 rebotes con 16,6 minutos de media por partido. Lo mismo que su relevancia en el juego del equipo: sacrificio atrás y poco protagonismo en ataque.

Claver no sólo ha debutado en la NBA. También lo ha hecho en la Liga de Desarrollo, la competición “menor”. Los Blazers, tras un inicio de temporada en que el rookie pasó una serie de partidos sin ni siquiera vestirse de corto por decisión técnica, lo enviaron durante una semana en diciembre a los Idaho Stampede. El valenciano jugó 4 partidos con el equipo filial en los que su estadística mejoró (9 puntos y 7 rebotes en 33,8 minutos de media por partido).

El primer español en debutar en la NBA lo hizo, precisamente, en el equipo de Portland. Fernando Martín aterrizó en el equipo de Oregon en el verano de 1986, abriendo un camino que luego han seguido otros. El pívot no tuvo demasiada suerte. Para Mike Schuler (elegido mejor entrenador de la liga justamente esa temporada) , Martín era poco más que una nota exótica, y no le dio demasiados minutos. Entre eso y las lesiones sólo jugó 146 minutos a lo largo de 24 partidos (unos 6 minutos de media). Y cuando acabó la temporada Fernando Martín regresó al Real Madrid.

Veinte años después Sergio Rodríguez cogía el relevo. El canario estuvo tres temporadas en la franquícia de Oregon. En la primera le costó entrar en la rotación, porque el entrenador Nate McMillan no estaba contento con sus capacidades defensivas. Tuvo sus noches brillantes, pero no demostró regularidad en su juego, desempeñando el papel de base suplente con unos números poco destacados. Tras una temporada a caballo entre los Sacramento Kings y los New York Knicks, volvía a la ACB española fichando por el Real Madrid.

La experiencia de Rudy Fernández

Rudy Fernández coincidió en los Blazers con Rodríguez durante la temporada 2008-09, la última del “Chacho” en Oregon. Parecía que el mallorquín iba a triunfar en el equipo. En su primera temporada batió el récord de triples en liga regular de un jugador debutante (159 anotados), y fue seleccionado para el partido de rookies contra sophomores del All Star. El fin de semana de las estrellas también participó en el concurso de mates (luciendo en su primera acción la camiseta de Fernando Martín en la NBA, un bonito gesto).

Sin embargo, en su segunda temporada una lesión de espalda le obligó a pasar por el quirófano. Su principal problema, sin embargo, no fue físico. Tras su acierto en el lanzamiento exterior del año anterior su entrenador, Nate McMillan, lo encasilló como un especialista en el triple. Rudy quedó confinado al territorio más allá de la linea de 3 puntos, limitándose a esperar que le llegase la pelota para armar el brazo y lanzar. Y eso mató su juego alegre y descarado.

Luego llegaron las declaraciones desafortunadas rebelándose contra su destino, sus agentes abriendo la boca más de la cuenta, las multas de la NBA, una tercera temporada que se le hizo muy larga, y el enturbiamiento de sus relaciones con la directiva del equipo que, a pesar de todo y para disgusto del escolta, ejecutó la opción de alargar un año más su relación contractual cuando el balear casi tenía las maletas a punto para volver a España.

A pesar de la renovación, Rudy no volvió a vestir la camiseta de los Blazers, ya que fue traspasado a los Mavericks antes del principio de la temporada. Los tejanos a su vez lo enviaron a los Denver Nuggets. Así que Fernández, desencantado de la mejor liga del mundo, cumplió el año de contrato que le quedaba como un profesional para volverse a la ACB como jugador del Real Madrid (en el que ya había jugado durante el cierre patronal de la NBA hasta diciembre de 2011, antes de viajar a Denver).

Otros rookies ACB en Oregon

Los Blazers también han acogido a novatos procecentes de la ACB, aunque no nacidos en España. El último caso lo tenemos en Joel Freeland, rookie junto con Claver. El pívot inglés aún ha tenido menos protagonismo que el valenciano, y también pasó por la liga de desarrollo (2 partidos). Al exjugador de Gran Canaria y Unicaja le quedan dos temporadas de contrato garantizado para intentar impresionar a su entrenador.

Freeland es una anomalia en los casos de jugadores ACB no españoles que han debutado en la NBA en los Blazers. Y no solamente porque no ha llegado al status de gran estrella del baloncesto en Europa. Es también el único de los tres que no procedía del Real Madrid.

Drazen Petrovic debutó en la NBA el año 1989, tras una temporada en el conjunto merengue (la famosa liga de Petrovic que acabó ganando el Barça). El yugoslavo, una de las grandes estrellas del momento del baloncesto FIBA junto a Arvydas Sabonis, tuvo un durísimo aterrizaje en la liga norteamericana. El entrenador Rick Adelman apenas lo utilizó. Mediada su segunda temporada, fue traspasado a los Nets, aún en New Jersey.

Chuck Daily si supo aprovechar su potencial. Petrovic volvió a promediar 20 puntos por partido. Y Adelman aprendió de la experiencia. A partir de entonces no volvió a infravalorar a los jugadores europeos. Elevó el juego de los Sacramento Kings a un nivel de espectacularidad y magia increíbles con Vlade Divac y Pedja Stojakovic en el cinco titular.

Arvydas Sabonis también acabó jugando en Portland. Como Petrovic, había vestido de blanco la temporada anterior a su debut en la NBA. El mejor pívot europeo de la historia hasta ahora (aqui os acabo de colar una opinión personal) llegó a la franquicia la campaña 1995-96, con 31 años y muy mermado de movilidad por la lesiones.

Pero seguía siendo un excelente jugador de baloncesto, medía 2,21 y la NBA ya estaba preparada para acoger jugadores europeos. Así que jugó 7 temporadas en la franquicia dando muestras de su gran clase, y dejando la incógnita de cual hubiera sido su rendimiento de haber llegado en plenitud de condiciones físicas. Hasta ahora, ha sido el único debutante ACB sin experiencia previa en la NBA que ha triunfado en los Blazers.

¿Claver en Madrid?

Aunque los precedentes de jugadores nacidos en España en los Blazers no apunten nada bueno para Claver, el alero intentará hacerse un hueco en la NBA. Fernando Martín llegó en mal momento, cuando los europeos en la liga eran una rareza. Y Rudy tuvo la mala suerte de que lo encasillaran. Tal vez el caso del valenciano tenga más similitudes con el de Sergio Rodríguez.

Ambos llegaron a los Estados Unidos siendo jugadores irregulares en la ACB, sin ser dominantes en la Liga. Hasta esta última temporada, bajo las órdenes de Pablo Laso, el base canario no ha conseguido desarrollar con regularidad su excelencia, después de haber sembrado muchas dudas sobre si su etapa en la NBA le había ayudado a crecer como jugador o por el contrario, había acabado con sus cualidades originales.

Tras años de transitar por las canchas españolas como una eterna promesa que nunca ha acabado de consolidarse, como un jugador de grandes cualidades pero sin solución de continuidad en su juego, ¿será capaz Claver de explotar finalmente en la NBA? Una cosa sí parece clara, de acuerdo con los precedentes. De seguir el camino de otros españoles que han pasado por los Blazers, cuando vuelva a Europa fichará por el Real Madrid. O al menos eso marca la estadística.

 

publicado en www.encancha.com, julio 2013

ProBasketballTalk | NBC Sports

NBA news, video, analysis and more

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: