Tag Archives: Vander Blue

NBA: Los desheredados del Draft

3 Jul

En el artículo anterior ya hablamos del draft del 2013 de la NBA, de su sorprendente número 1 (Anthony Bennet), de cómo algunos de los principales candidatos habían caído por debajo de las previsiones, y de la gran cantidad de movimientos de jugadores por parte de los equipos. Todos los que salieron elegidos en primera ronda se han ganado un contrato garantizado en la liga. Ya tienen los dos pies dentro. Los elegidos en segunda ronda no tienen asegurada su inclusión en un equipo, pero saben que están en el punto de mira de entrenadores y directivos. La mayoria tendrá su oportunidad.

¿Pero que pasa con el resto? La cifra de candidatos superaba de largo a los 60 escogidos. Muchos ya daban por descontado que David Stern, comisionado de la NBA, no iba a pronunciar su nombre. Para otros ha sido un shock. Pero el no ser elegido en el draft no implica que no acabes jugando en la NBA. Aunque ello supone mucho trabajo, mucha paciencia y, sobre todo, mucha fe.

El primer paso son las Ligas de Verano. Abre el fuego la que organizan los Orlando Magic en su ciudad, entre el 7 y el 12 de julio, con participación de 10 equipos y cerrada a la asistencia de público. Sin pausa entre ambas, del 12 al 22 de julio, se disputa la “oficial”, la NBA Summer League. En Las Vegas, 21 franquicias de la liga y una selección de jugadores de la Liga de Desarrollo disputaran una competición que este año estrena formato, con playoffs y gran final. Los interesados pueden ver todos estos partidos a través de NBA TV (previo pago, claro está, explorando así una nueva via de ingresos).

La lucha por un contrato

Las franquicias envian a estas ligas estivales equipos compuestos por miembros de la plantilla con poca experiencia en la NBA, sus elecciones de draft y algunos jugadores invitados a los que quieren evaluar con más detenimiento. Para muchos es una primera aproximación a la forma de trabajar y al estilo de juego de la liga profesional. Y también es una guerra. Por ganar un minuto más de juego en pista. Por convencer a los entrenadores de tu validez. Por ganar un contrato. Por cumplir un sueño.

Pero la NBA no es la única salida para los participantes de estas dos citas estivales. Muchos acabaran en la Liga de Desarrollo, con un sueldo sensiblemente más bajo del que esperaban, pero suficiente para vivir. Porque la filosofía de esta competición no es que los jugadores se labren unas largas carreras en ella, sino que pasen el tiempo justo para mejorar técnicamente, cojan ritmo de juego y consigan un contrato, en la NBA o fuera de ella.

Otra posible salida de las Ligas de Verano es un contrato en el extranjero. Numerosos agentes y directivos de equipos de fuera de los Estados Unidos acuden a ver estos enfrentamientos, buscando el talento que no encuentran en sus paises. Para muchos jugadores estos partidos a vida o muerte han sido el primer paso de una fructífera y larga carrera en Europa.

No todos los participantes en las ligas de Orlando y Las Vegas se aplicarán con la misma intensidad. Los elegidos en primera ronda procurarán exhibirse para ganarse sus minutos en la próxima temporada, pero con mucho cuidado de no lesionarse de gravedad. Lo mismo se puede aplicar a los jugadores con contrato. Los seleccionados en segunda ronda tienen que ir a por todas, para ganarse el contrato en la NBA. Y los que no fueron drafteados, tienen que conseguir un contrato. Donde sea y cómo sea.

Entre los no afortunados en la noche del draft de este año hay nombres que en algún momento figuraron en las previsiones de la primera ronda del draft. Y otros que se daba por descontado que saldrían, aunque fuera en la segunda. Jugadores con una buena trayectoria universitaria, incluso figuras en sus respectivos equipos.

Buscando una oportunidad

C.J. Leslie es un prototipo de estrella durmiente que quizás no despierte jamás. Un ala pívot que generó unas tremendas expectativas en su época de instituto, pero que decepcionó por su inconstancia en su etapa NCAA en North Carolina State. Tiene cualidades atléticas y técnicas más que suficientes para jugar en la NBA, sólo le falta centrarse en su juego. Otro con cualidades físicas descollantes es Rodney Williams, formado en la Universidad de Minnesota. Se le auguraba futuro como profesional si pulía su técnica, pero no ha dado este paso adelante.

El base canadiense Myck Kabongo era la estrella de Texas. A pesar de perderse la mayor parte de la última temporada por unos problemas de elegibilidad que ya explicamos en su día (“Duro castigo para Myck kabongo”, diciembre 2012). Parecía otro de los fijos, como el base de Gonzaga Matthew Dellavedova, internacional absoluto con Australia.

A Kenny Kadji le ha perjudicado la edad. El sénior de Miami es un ala pivot completo, con tiro exterior, buenas condiciones atléticas y gran envergadura de brazos. Pero en mayo cumplió 25 años. Su constitución física le daba ventaja contra jugadores más jóvenes. Ahora tendrá que demostrar su nivel real. A Jack Cooley, en cambio, le faltan centímetros. El pivot sénior, estrella de Notre Dame, “sólo” mide 2,05. A pesar de su coraje, su lucha constante y su entrega, se le considera bajito.

Brandon Triche, ex de Syracuse, y Brandon Paul, la estrella de Illinois, también tienen problemas con su altura. Son escoltas que en las mediciones previas al draft dieron una talla más propia de un base. Su esperanza es conseguir reconvertirse. Phil Pressey es el hijo de Paul Pressey, el creador en la NBA de la figura del alero distribuidor de juego desde su 1,96 de altura. Phil es un base pequeño que mide menos de 1,80, con muy buena visión de juego (7,1 asistencias por partido), pero con un tiro exterior nada fiable.

Los equipos europeos pueden encontrar perlas interesantes en estas Ligas. Intensos defensores con capacidad para generar puntos como el escolta Durand Scott, buenos triplistas como el alero de Indiana Christian Watford, bases técnicos “Old School” como Vander Blue o anotadores como Khaliff Wyatt, B.J. Young o Ramon Galloway. O el espectacular D.J. Stephens. El alero, de 1,95, batió el récord de salto vertical en las pruebas predraft, con una elevación de 116,8 centímetros.

Y mi debilidad especial entre los desheredados, Laurence Bowers. El ala pívot de Missouri es un jugador con gran técnica individual al que la falta de centímetros (otro caso más) ha cerrado las puertas de la NBA. Firme candidato a entrar en mi lista de jugadores NCAA que tanto me hicieron disfrutar y que luego no triunfaron en el siguiente nivel. Como el bailarín Taj Gray (jugador LEB en Murcia), el malabarista Carl Krauser, el “killer” Kyle McAlarney o el francotirador prematuramente retirado Blake Hoffarber, autor, en su época de instituto, de una de las canastas más increibles de la historia del baloncesto.

 

publicado en http://www.encancha.com, julio 2013

NCAA: Ya tenemos finalistas

2 Abr

Louisville será el único de los cuatro cabezas de serie que llegará a la gran Final Four de Atlanta, aunque la grave lesión de Kevin Ware ensombrece su éxito. En la lucha por el título sus rivales seran Syracuse, Michigan y la inesperada Wichita State.

Cuarta ronda

Y dieron las 12 para Lasalle. Nuestra cenicienta cayó eliminada por Wichita State (72 a 58). Los Shockers abrieron el partido con un 14 a 2, para dejar claro a los Explorers que no les gustan las sorpresas. Gracias a su dominio del rebote y su defensa sobre los anotadores rivales, ampliaron paso a paso su ventaja. Al principio de la segunda parte, con 22 puntos de diferencia a su favor, los de Wichita empezaron a guardar fuerzas para su partido de la siguiente ronda contra Ohio State.

Los Buckeyes se están acostumbrado al sufrimiento y los finales ajustados. Arizona llegó a tener 11 puntos de ventaja en la primera parte, aunque al descanso el marcador ya se había ajustado. Deshaun Thomas estuvo en pista los 40 minutos, en los que anotó 20 puntos. Pero el héroe de la noche fue el reserva LaQuinton Ross. Si Ohio State superó la ronda anterior gracias a un triple en el último segundo de Aaron Craft, contra Arizona el lanzamiento decisivo corrió a cargo de Ross, autor de 17 puntos (73-70).

Indiana fue el segundo cabeza de serie en caer. La defensa 2-3 de Syracuse acabó con sus ilusiones, 50 a 61, dejándoles en su peor anotación de la temporada. Los interiores Orange maniataron perfectamente a Cody Zeller. El pívot  de los Hoosiers recibió más tapones (5) que tiros de campo anotó (3). Los exteriores de Indiana tampoco encontraron facilidades para anotar. Víctor Oladipo fue el único que vio aro. El base Michael Carter-Williams anotó más de la tercera parte de los puntos de Syracuse (24).

Marquette, el rival de los chicos de Jim Boeheim en la quinta ronda, tuvo un partido plácido para variar. Eliminaron a a Miami por 61 a 71. El equipo de de Florida no acertó con sus lanzamientos en la primera parte (6 de 28). Los Golden Eagles, liderados por un Vander Blue que no se sentó en el banquillo durante todo el enfrentamiento, dominaban al descanso 16 a 29. En la segunda mitad los Hurricanes probaron una presión a toda la pista que no les dió resultados

Kansas, cabeza de serie del Sur, cayó fulminada por los zarpazos de Trey Burke, de Michigan (85-87). El base anotó 23 puntos, todos en la segunda parte y la prórroga. Los Jayhawks ni supieron conservar una renta de 10 puntos a 2:22 del final, ni pudieron impedir el lejanísimo triple de Burke que forzaba el tiempo extra. En la prolongación, los puntos del director de juego de Michigan y del ala pívot freshman Mitch McGary (25 puntos y 14 rebotes) dieron a los Wolverines una ventaja que un intento de triple postrero de Naadir Tharpe no pudo neutralizar.

En el otro enfrentamiento de este lado del cuadro, Florida envió a casa a dormir a la segunda cenicienta del baile, Florida Gulf Coast, 62 a 50. Una racha de tres triples y un mate de los Eagles les dió una ventaja inicial, pero la defensa de los de Billy Donovan cortó de raíz sus ilusiones. Un parcial de 16 a 2 en los 5 últimos minutos de la primera mitad, y otro de 7 a 0 para empezar la segunda decantaron el resultado.

Louisville es el único cabeza de serie que ha superado esta ronda, tras vencer a Oregon 77 a 69. Russ Smith, el líder anotador de los Cardinals, arrastraba un catarro, y decidió que la mejor medicina para su enfermedad era anotar. Y como el resfriado era enorme, necesitó 31 puntos para calmarlo. Rick Pitino, su entrenador, mantuvo apartado al escolta de sus compañeros en los 6 minutos que éste pasó en el banquillo durante el partido, para evitar una epidemia. No se le pasó por la cabeza la idea de  enviarlo a casa a descansar. Smith es imprescindible para Louisville.

Duke eliminó a Michigan State 71 a 61 con Seth Curry en estado de gracia. El combo guard (jugador a medio camino entre base y escolta) marcó la diferencia para el equipo de Mike Krzyzewski con 29 puntos, y 6 triples de 9 intentos. Steven, hijo del entrenador de los Spartans Tom Izzo, predijo esta derrota en las quinielas previas al torneo (una tradicción entre los aficionados de la NCAA). El chaval no ha acertado con el campeón (Miami), y seguro que su padre esperaba que tampoco lo hiciera con su equipo.

Quinta ronda

Wichita State será el invitado inesperado en la gran Final Four de Atlanta, después de superar a Ohio State por 66 a 70 en la final regional del Oeste. Los Shockers (el nombre les encaja a la perfección) aprovecharon los malos porcentajes de tiro en la primera parte de los Buckeyes para abrir diferencias. Deshaun Thomas, por ejemplo, falló 9 de sus primeros 12 lanzamientos, aunque acabó el partido con 23 puntos.

A 12 minutos del final Wichita State ganaba de 20. Justo cuando LaQuinton Ross despertó. El alero anotó 15 de sus 19 puntos liderando la última carga de los de Thad Matta. Ohio State recortó hasta ponerse a 3 puntos con 2:49 por jugarse, pero los triples salvadores de rondas anteriores no entraron en esta ocasión. Tekele Cotton afianzó la victoria de los Shockers con una canasta de 3 puntos y un rebote ofensivo culminado en dos puntos por Fred Vanvleet.

Syracuse hizo los deberes ante la atenta mirada del presidente del pais Barack Obama. Derrotó a Marquette 39 a 55 en la final del Este gracias a su habitual defensa 2-3 (si una cosa funciona, mejor no tocarla). Los 39 puntos de los Golden Eagles son, además de su registro más bajo de esta temporada, la peor anotación en una final regional de la NCAA desde la introducción del reloj de posesión en 1986.

Atrapados en la telaraña diseñada por el técnico Jim Boeheim, los jugadores de Marquette sólo pudieron convertir 12 de sus 53 lanzamientos de campo. De hecho, tuvieron más pérdidas de pelota (14) que canastas anotadas, algo que le ha pasado a 3 de los 4 rivales de Syracuse en este torneo. El base de los Orange Michael Carter-Williams destacó en todas las facetas del juego, con 12 puntos, 8 rebotes, 6 asistencias y 5 pelotas robadas.

La final del Sur entre Michigan y Florida no tuvo ninguna emoción. Los Wolverines abrieron el partido con un parcial de 0 a 13, alimentado por ocho puntos de Mitch McGary. Florida, que ha practicado una buena defensa toda la temporada, no podía parar la lluvia de puntos que les caía encima. El novato Nick Stauskas les clavó 5 triples en la primera parte, para llegar al descanso 30 a 47.

En la segunda parte, Florida intentó un amago de remontada que Nick Stauskas cortó de raíz con su 6 triple (anotó un total de 22 puntos con 7-8 en tiros de campo, 6-6 en triples). Los últimos 16 minutos del partido se hicieron eternos para unos Gators que acabaron cayendo por 59 a 79.  El base de Michigan Trey Burke jugó con problemas en la espalda y estuvo fallón en el tiro. A pesar de ello, firmó una estadística de 15 puntos, 8 rebotes, 7 asistencias y 3 balones recuperados.

Louisville será el único cabeza de serie que llegará a la gran Final Four de Atlanta, después de derrotar a Duke por 85 a 63 en la final del Medio Oeste. El partido estuvo marcado por la grave lesión del jugador de los Cardinals Kevin Ware. En la primera parte, picó en una finta de tiro y saltó. Al caer, su tibia no aguantó y sufrió una doble fractura. La pierna le quedó colgando justo delante del banquillo de su equipo. Fue operado de urgencia, y se estima que tardará un año en recuperarse.

Sus compañeros lloraban desconsolados sobre el parquet. Pitino tampoco podía contener las lágrimas. Ware, antes de ser trasladado, tuvo tiempo de pedirles una cosa a sus compañeros: ganad. Y liderados por Russ Smith (23 puntos), Peyton Siva (16 puntos y 4 asistencias) y Gorgui Dieng (14 puntos, 11 rebotes y 4 tapones), así lo hicieron, por 85 a 63. Los Blue Devils pagaron el mal día de todos sus tiradores. Seth Curry anotó 12 puntos, todos tras el descanso. Dejaron demasiado sólo a Mason Plumlee.

 

publicado en http://www.encancha.com, abril 2013

¡Arranca la locura de marzo!

25 Mar

Esta pasada semana ha empezado al fin la Locura de Marzo, o “March Madness”, el gran torneo universitario a nivel nacional de los Estados Unidos. Con los 68 mejores equipos del país dispuestos a dejarse la piel sobre el parquet para pasar ronda en el cuadro del torneo. Para seguir soñando un día más con el título de campeón.

  Los equipos se organizan en un cuadro, dividido en cuatro areas, la Medio Oeste, la Oeste, la Sur y la Este. Hay, por tanto, cuatro cabezas de serie. Respectivamente, Louisville, Gonzaga, Kansas y Indiana. Al resto de equipos también se les asigna un número de serie, por el que se les distribuye en el cuadro. A más alto tu número, más fácil son en teoria los emparejamientos hasta la gran final. Cuando un equipo con un buen número de salida cae eliminado ante otro supuestamente más débil, tenemos un “upset”.

 La competición se disputa con un formato de Finales a Cuatro encadenadas a lo largo de tres fines de semana. En la primera fase que recoge este artículo se disputaron un total de 16 con 64 equipos, de los que  48 ya están fuera. El segundo fin de semana se jugarán 4 con los vencedores de las primeras. De cada una de ellas saldrá un finalista para la gran Final Four de Atlanta del 6-8 de abril. ¿Pero no es la Locura de Marzo? Pues si. Es tan loca que siempre acaba en abril.

 ¿68 o 64 equipos?

 Cuando en el primer párrafo hablé de 68 equipos no fue un error tipográfico. En el cuadro sólo hay sitio para 64 universidades, pero en la competición toman parte 68. Ocho participan en los “First Fours”, cuatro partidos que dan a cada uno de sus vencedores un lugar en el cuadro y un enfrentamiento contra un equipo con mejor número de salida. George Mason el 2006 y Virginia Commonwealth el 2011 llegaron hasta las semifinales. Estos cuatro choques son la primera ronda de la lucha por el título.

 North Carolina AT&T tuvo que sudar hasta el último segundo de esta primera ronda para vencer a Liberty por 72 a 73. Más sencillo lo tuvo Saint Mary’s contra Middle Tennessee (54 a 67), gracias a los 22 puntos de Matthew Dellavedova . James Madison tampoco tuvo problemas ante LIU Brooklyn (68-55), a pesar de haber castigado con el banquillo durante toda la primera parte a su líder anotador, Rayshawn Goins. Lasalle dejó fuera del gran baile a Boise State (71-80).

 Segunda ronda

 Gonzaga echó mano del mejor Kelly Olynyk (21 puntos y 10 rebotes) para superar a Southern por 64 a 58. Con empate a 54 a falta de 4 minutos, Kevin Pangos propició un parcial clave de 10 a 4 con 7 puntos y una asistencia para el triple de Gary Bell Jr. Kansas también sufrió lo suyo ante Western Kentucky (64-57). Los 17 puntos, 6 rebotes y 7 tapones de Jeff Withey y el acierto en los tiros libres en el último minuto de Naadir Tharpe y Ben McLemore salvaron el cuello de los Jayhawks.

 Marquette, un número 3, escapó por los pelos de la trampa del 14 Davidson (59-58), gracias a una canasta en el último segundo de Vander Blue. Entre el y Jamil Wilson anotaron 17 de los 19 últimos puntos de su equipo para recortar una desventaja en el marcador de 9 puntos a poco más de 5 minutos del final.

 La primera cenicienta del torneo fue Florida Gulf Coast, un número 15, que derrotó a Georgetown, que partía como 2, por 68 a 78. Los Hoyas encajaron un parcial de 2 a 21 en la segunda parte que les dejó fuera del partido y del torneo. Es la primera vez que los de Florida participan en el baile de la NCAA.

 Harvard provocó otro gran “upset”. Con un número 14 de salida, derrotó a New México, un número 3, por 62 a 68. Es la primera victoria en el “March Madness” en la historia de esta universidad, la más antigua de los Estados Unidos (fundada en 1636) y famosa por su nivel académico y no por el deportivo.

 En esta ronda podemos hablar de la maldición de los 5 a manos de los 12. Oregon sacó de la competición a Oklahoma State (55-68). El 12 de ranking de los Ducks ya fue criticado. Este resultado ratifica que fue un error. El pivot iraní Arsalan Kazemi dominó los tableros con 11 puntos y 17 rebotes, y Dominic Artis defendió a la perfección a Marcus Smart.

 California acabó con las ilusiones de Nevada Las Vegas con un ajustado 61 a 64. Allen Crabbe sumó 19 puntos y Robert Thurman 12 (después de 6 mates). La defensa zonal de los Golden Bears dejó a UNLV sin anotar un lanzamiento de campo durante 11 minutos en la segunda parte.

 Ole Mississippi dejó en la cuneta a Wisconsin (46–57) de la mano del imprevisible Marshall Henderson. Durante los primeros 29 minutos, el escolta había anotado 2 puntos en una serie de 1 de 13 en el lanzamiento. Con su equipo 6 abajo en el marcador, se entonó para anotar 17 puntos. El únicó 5 que pasó ronda fue Virginia Commonwealth (VCU), que eliminó a Akron 88 a 42.

 La clara derrota de UCLA, un 6, ante el 11 Minnesota por 63 a 83, le ha costado el cargo a su entrenador, Ben Howland. Los 44 puntos de los Hollins (28 de Andre y 16 de Austin, 9 de 14 en triples entre los dos) hundieron a los californianos. Shabazz Muhammad, muy desacertado en la primera parte, se entonó en la segunda. Su esfuerzo fue vano.

 Wichita State, 9 de ranking, eliminó a Pittsburgh, un número 8. Lo mismo hizo Temple con la irregular North Carolina State, gracias a los 31 puntos de Khaliff Wyatt. Iowa State, calificado con un 10 en el cuadro, sorprendió a Notre Dame, un 7.

 Entre los “First Four” tenemos a la otra cenicienta. Lasalle consiguió eliminar a un número 4, Kansas State (61-63). Los Explorers se fueron al descanso con una ventaja de 18 puntos. A 7 minutos del final pareció restablecerse la lógica cuando los favoritos culminaron la remontada. Hasta que se quedaron sin aliento. En los últimos 4 minutos los Wildcats sólo anotaron un tiro libre, y eso fue su sentencia.

 Respecto al resto de supervivientes de la primera ronda, Louisville pasó por encima de North Carolina At&T (79 a 48), Memphis sufrió para derrotar a Saint Mary’s (54 a 52 después de que Matthew Dellavedova fallará un triple en el último segundo), y James Madison no fue ningún obstáculo en el camino de Indiana.

 Tercera ronda

 Gonzaga fue el primer cabeza de serie en caer, ante Wichita State (70-76), un número 9. A poco menos de 12 minutos del final los Bulldogs tenían el partido controlado, con una ventaja de 8 puntos. Hasta que los Rebels decidideron vivir o morir desde la linea de tres puntos, convirtiendo 7 de los 9 que lanzaron. Cuando Gonzaga empezó a hacer faltas a la desesperada (4 en los últimos 40 segundos), los jugadores de Wichita State tampoco fallaron, acabando con la temporada triunfal de su rival.

 Los otros cabezas de serie siguen en liza. Louisville destrozó a Colorado State (82-56) gracias a su defensa y los 27 puntos de Russ Smith. Indiana sufrió ante Temple, 58 a 52. Los de Tom Crean no supieron parar a Khalif Wyatt, abonado a los 31 puntos. Kansas no dio la talla en la primera parte contra North Carolina, pero en la segunda mejoraron lo suficiente para ganar 70 a 58. Jeff Withey superó a James McAdoo para acabar con 16 puntos, 16 rebotes y 5 tapones.

 Miami venció a Illinois 63 a 59 después de una discutida decisión arbitral. Un triple de Shane Larkin ponía a los de Florida 2 puntos arriba a falta de un minuto, 59 a 57. En el ataque posterior, D.J. Richardson falla el triple de Illinois. Nadie controla el rebote y la pelota va fuera. Los árbitros le dan posesión a Miami, aunque el entrenador de Illinois John Groce reclama que el último en tocarla ha sido Kenny Kadji, de los Hurricanes.

 Oregon volvió a reivindicarse derrotando claramente a Saint Louis (57-74). Los Ducks impusieron su ritmo de juego desde el principio con una presión por toda la pista, además de estar inspiradisimos en los triples (8 de 11, con 5 de 6 del freshman Damyean Dotson). Kazemi volvió a ser el rey del rebote con 16 capturas.

 Las dos cenicientas también bailaran una semana más. Florida Gulf Coast se impuso a San Diego State 71 a 81. Los Eagles no solo ganaron, sino que también se divirtieron. Lasalle eliminó a Ole Mississippi, 74 a 76, con una penetración de canasta de Tyrone Garland a 2 segundos del final.

 Arizona truncó las ilusiones de Harvard (74 – 51). Un parcial inicial de 30 a 9 envió a los empollones de vuelta a sus libros. La peor parte se la llevó Siyani Chambers, al perder un trozo de diente tras un codazo involuntario de Kevin Parrom.

 Syracuse eliminó a California gracias a su clásica defensa 2-3. Porque ofensivamente los Orange no estuvieron bien. En la segunda parte se pasaron 12 minutos sin anotar una sola canasta. En todo el período consiguieron 6. Sobrevivieron a base tiros libres, aunque con un mal porcentaje (26 de 41).

 Vander Blue volvió a ser protagonista para Marquette, que derrotó a Butler 74 a 72. El escolta anotó 29 puntos, 19 en la segunda parte. Una pérdida de pelota suya a 2 segundos del final pudo complicar la clasificación de los Golden Eagles, pero Butler no encontró un tiro claro.

 Ohio State (número 2) tuvo que sudar hasta el último instante para vencer a Iowa State (número 10) por 78 a 75. Vencían de 13 a falta de 6 minutos, pero permitieron la remontada de los Cyclones. Un triple de Aaron Craft en el último segundo fue su salvación.

 Mike Rosario y Andre Hollins empataron a triples, 6 cada uno, aunque el equipo del primero, Florida, ganó al del segundo, Minnesota, por 78 a 64. Duke no tuvo problemas ante Creighton (66-50) gracias a una buena defensa sobre Doug McDermott. Michigan se deshizo de Virginia Commonwealth (el único 5 de salida superviviente), 78 a 53, con 21 puntos y 14 rebotes del novato Mitch McGary, titular por la ausencia de Jordan Morgan. Michigan State acabó con Memphis, 70 a 48.

 ¿Y los demás equipos no juegan?

 Para los equipos que no han conseguido meterse en el “March Madness” aún queda la opción de disputar otros torneos de menor importancia, también con eliminatorias a un partido. De todos ellos, el que tiene mejor cartel es el NIT (New York Invitational Tournament), que incluye a las 32 mejores universidades excluídas  del torneo de la NCAA.  Kentucky confirmó que su temporada ha sido un desastre cayendo en primera ronda contra Robert Morris.

Por debajo en el escalafón encontramos el CBI (College Basket Invitational), para 16 participantes, con la particularidad de que el campeón se decide en una serie final de tres partidos. Y por último tenemos el CTI (CollegeInsider.com Postseason Tournament), que acoge a 32 equipos más.

 

publicado en http://www.encancha.com

ProBasketballTalk | NBC Sports

NBA news, video, analysis and more

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: