Tag Archives: Steve Nash

El fiasco de los Lakers

1 May

Y finalmente se produjo lo inevitable, aunque no por ello menos previsible. Los Surs eliminaron a los Lakers en la primera ronda de los playoffs. Y por 4 victorias a 0. Tal vez los aficionados hubiesen esperado alguna victoria de los de Los Angeles, pero las circunstancias no han ayudado. Ahora ya podemos hacer balance de su temporada.

El históricamente primer equipo de la ciudad de Los Angeles había configurado para esta temporada 2012-13 un proyecto ilusionante, basada en un cuarteto de impacto: Kobe Bryant, Pau Gasol, Steve Nash y Dwight Howard. Los dos primeros ya estaban en el equipo, mientras que Howard venía a ser el fichaje estrella. Para consolidar el juego de bloqueo y continuación, se fichó a Nash, el mejor base posible disponible (y de paso se reforzaba una de las posiciones débiles del equipo).

El entrenador Mike Brown, tras una temporada en el equipo, no había conseguido un buen juego ofensivo más allá del kobesistema. Así que se fichó como ayudante a Eddie Jordan, un especialista en sistemas  tipo Princeton. Y todos nos pusimos a buscar cómo se jugaba a eso. La teoría dice que es un ataque basado en la movilidad constante de los jugadores, que van ocupando los espacios que sus compañeros liberan, y con continuos cortes hacia canasta. Eso dirá la teoría, porque en la práctica no lo vimos.

Tras 8 derrotas en pretemporada y 4 más en los 5 primeros partidos de la liga regular, Mike Brown se quedó sin trabajo. Phil Jackson se postuló para el cargo. Los aficionados locales le aclamaron. Pero su cuñado Jim Buss, gestor del equipo y uno de los motivos de la marcha del Maestro Zen el 2011, fichó a Mike D’Antoni en su lugar. Nueva orientación hacia un baloncesto sencillo, sin complicaciones: correr, pasar y tirar. Y además, los Lakers tenían a Nash, quien ya había brillado en Phoenix con los sistemas de D’Antoni. Carpetazo a Princeton.

Lástima que Nash se hizo viejo de golpe. Y lo de correr se convirtió en algo del pasado. Y por si fuera poco, las lesiones que le habían respetado a lo largo de su carrera se presentaron todas de golpe. El base se ha perdido 32 de los 82 partidos de la Liga Regular, y sólo ha estado disponible en los dos primeros partidos de playoffs. Ahora es cuando en los Lakers recuerdan que ya tiene 39 años, y que alguien le firmó un contrato de 3 temporadas. Su falta de ritmo y adaptación ha provocado que durante una fase de la temporada Kobe fuera el encargado de asistir a sus compañeros, pasando el base a hacer de tirador.

Un calvario de lesiones

Los Lakers han tenido muchas más lesiones de las habituales, especialmente sus interiores. Howard sólo se perdió 4 partidos de liga regular, pero muchos los ha disputado con dolor en su espalda y/o en su hombro derecho. Las rodillas y los pies de Pau Gasol le dejaron fuera de la pista en 33 citas de la liga regular. Y Jordan Hill sólo jugó 29 de esa parte de la temporada, aunque volvió a tiempo para participar de la eliminación ante los Spurs. Respecto a los bases, Steve Blake no empezó la liga por una estúpida lesión en un pie mientras salía de un parking. Mala señal. Al final de la primera parte de la temporada se había perdido 37 partidos.

Y llegamos a un fatídico final de temporada. Metta World Peace (o EJACCRA, El Jugador Antes Conocido Como Ron Artest) se lesionó una rodilla a finales de marzo, lo que le obligó a operarse. Cuando todos los descartaban para lo que quedaba de competición, el alero volvió a jugar 12 días después de la operación. Y en playoffs pagó la factura por estas prisas (jugó los dos primeros partidos, pero sólo aguantó 17 minutos del tercero).

Los Lakers estaban en un sprint final contra Utah Jazz y Dallas Mavericks por entrar en playoffs. Kobe Bryant se lo tomó como algo personal, elevando su rendimiento a un nivel excepcional. Tanto se exprimió por meter al equipo en la lucha por el título que en los últimos partidos de la liga regular se rompió el tendón de Aquiles. También pasó por el quirófano, pero él no volvió a tiempo para luchar por el campeonato. Era materialmente imposible.

A la lista de bajas en playoffs hay que sumar a estos dos nombres y al del ya citado Nash los del reincidente Steve Blake y el escolta Jodie Meeks. Mientras la tendencia de los Spurs era ir recuperando jugadores que poco a poco entraban en la dinámica del equipo, los Lakers perdían efectivos noche tras noche. Las cuatro estrellas del equipo sólo han coincidido en 7 de los 86 partidos oficiales disputados esta temporada por el equipo. Por cierto, los perdieron todos.

Pero las lesiones no han sido el único escollo en la azarosa travesia de los Lakers. La tripulación del barco tampoco estaba demasiado unida, con dos parejas de baile como principales centros de atención. Por un lado, Kobe Bryant, y Dwight Howard, pasado y presente contra el hipotético futuro. Y por otro lado, Pau Gasol y el entrenador D’Antoni.

Y ahora, una vez se ha acabado la temporada de los angelinos, ya podemos calificar el presente curso como un fracaso en toda regla. Se eliminó el ridículo y el bochorno con la clasificación para la lucha por el título, pero no se pudo maquillar más el desastre. La primera versión de los Cuatro Fantásticos, la de Shaquille O’Neal, Kobe Bryant, Karl Malone y Gary Payton, llegó a las Finales del 2004, cayendo ante los Detroit Pistons. Anque acabaron como el rosario de la aurora. O’Neal y Payton se fueron a los Heat. Malone se retiró tras una lesión y una disputa pública con Bryant que le acusó de coquetear con su esposa.

La continuidad de Howard

Ahora es momento de ponerse a trabajar para salir del pozo. La primera decisión atañe a Dwight Howard. El pívot queda libre de contrato el 1 de julio. La franquicia debe decidir si le presenta una oferta de renovación (como parecía ser la idea inicial cuando se le incorporó al equipo) o si, visto como han ido las cosas, se le deja marchar. Caso de presentarle la oferta, está en la mano de Howard aceptarla o no.

 Los Lakers, según marca el convenio, son el equipo que puede ofrecerle más dinero, unos 120 millones de dólares por 5 temporadas.  Aunque habría que restarle el impuesto del 10% del estado de California para ingresos millonarios. El resto de franquicias pueden poner encima de la mesa casi 90 millones en 4 temporadas.. Por otra parte, no está claro si al pívot le interesa seguir en un esquema de juego que no le ha favorecido, una vez reconducida su relación con Kobe Bryant. Tal vez cesar a D’Antoni ayudaría a que se quedara.

Por si fuera poco, a final de la próxima temporada sólo habrá un contrato en vigor, el de Steve Nash. Si Howard se queda, estaría ligado a un equipo que debe afrontar una reconstrucción. Y que sacrificó dos primeras rondas de draft a cambio del base canadiense. ¿Está el pívot dispuesto a hipotecarse en este reto, y a liderar un equipo en formación que difícilmente aspirará a ganar anillos en un corto plazo?

El tema Howard puede marcar el futuro de Pau Gasol. Los Lakers se enfrentan la próxima temporada a un impuesto por sobrepasar el tope salarial nunca visto hasta ahora (si mantienen la actual plantilla, 85 millones de dólares). La salida del pívot de Sant Boi, via traspaso o amnistia (se rescinde el contrato del jugador pagándole los 19 millones de sueldo de la temporada que le queda, pero esta cantidad no cuenta para establecer el tope salarial) aligeraría bastante esta cifra. Más la aligeraría librarse de Kobe Bryant, pero el escolta parece el único intocable junto con Jim Buss, un desastre como ejecutivo pero uno de los dueños del equipo.

Preparémonos pues para un verano movido en Los Angeles. Y quien sabe si para otra temporada difícil de olvidar. Para lo bueno o para lo malo. Con o sin Pau.

 

publicado en http://www.encancha.com, abril 2013

La cuesta de enero en la NBA

3 Feb

En enero ya se han disputado la mitad de los partidos de la liga regular. Por tanto, ya podemos imaginar la mayoría de equipos que entraran en playoffs, y los que lo harán con opciones de ganar el título. Y que franquicias dicen adios a cualquier otra aspiración que no sea dejarse llevar hasta el final de esta fase, ganando algún partido de vez en cuando para no desanimar a sus aficionados.

 Tras un enero errático, los Lakers parecían encontrar el rumbo a final de mes con tres victorias consecutivas en las que se daban unas pautas comunes. Todas como locales. Queda descartado el sistema ofensivo de D’Antoni. Pau Gasol vuelve a jugar minutos de pívot, pero desde el banquillo para suplir a Howard. Nash y Kobe Bryant intercambian sus papeles. El base es el tirador de triples. El escolta da las asistencias (39 en total en la racha de tres triunfos) y mira menos a canasta. Las estadísticas son demoledoras. Cuando Kobe ha tirado a canasta 20 veces o más, los Lakers han ganado 6 de 28 partidos. Cuando ha lanzado menos de 20 veces, los Lakers han ganado 14 de 18. La racha de triunfos se acabó en el último partido de este primer mes del 2013, contra los Phoenix Suns. Era el primero de una gira de 7 partidos fuera de casa.  En enero el equipo no ha sido capaz de ganar ningún encuentro como visitante. ¿La recuperación ha sido un espejismo?

 La clasificación del Oeste la encabezan los San Antonio Spurs, que como de costumbre han ido de menos a más. En enero, 12 victorias en 15 partidos (las últimas 9 consecutivas). Asistimos a una segunda juventud de Tim Duncan. Detrás de los veteranos tejanos tenemos a los jóvenes Oklahoma City Thunder. El punto negro de Durant y los suyos han sido las derrotas contra Nuggets, Warriors y Lakers, posibles rivales en playoffs (si es que los Lakers encuentran su juego óptimo). Caer contra los Wizards de Washington antes del retorno de John Wall no es más que una anécdota. Y sucumbir contra los enrachados Nets tampoco debe preocuparles aún. Spurs y Thunder son favoritos claros en el Oeste.

 Tras ellos, tres franquicias que han perdido fuelle, Los Angeles Clippers, Memphis Grizzlies y Golden State Warriors. Los Clippers (9 victorias y 7 derrotas en enero) están acusando la baja por lesión del base Chris Paul. Los Grizzlies (10 victorias, 7 derrotas) parece que se conformarán con entrar en playoffs, sin más aspiraciones posteriores. El nuevo propietario Robert Pera quiere reducir el capítulo de nóminas, y ha traspasado a su líder anotador Rudy Gay. Los Golden State Warriors han pasado un bache este enero, con 7 derrotas en 15 partidos (todas contra equipos en zona de playoffs). A pesar de tener un buen bloque, están siempre pendientes de los frágiles tobillos de Stephen Curry..

  Los Denver Nuggets han completado un enero muy sólido, con sólo 3 derrotas. Danilo Gallinari, líder del equipo, ha sumado 19 puntos por partido, con un nivel de regularidad extraordinario. En los playoffs pueden ser un equipo muy peligroso. Utah Jazz y Houston Rockets copan las últimas plazas que dan derecho a luchar por los anillos. En Los  Rockets, Harden se ha comido a Lin. Por lo menos parece que encarrilan las relaciones con Royce White. El jugador ha aceptado ir a la D-League, y el equipo le ha levantado la suspensión de contrato.

 Los Portland Trail Blazers no sacan de su plantilla todo el rendimiento que puede dar. En enero han empatado: 8 victorias y 8 derrotas. Su quinteto titular (Aldridge, Hickson, Mathews, Batum y Lillard) está enchufadísimo, pero la aportación del banquillo es testimonial (casi tanto como la participación de Claver). Aún tienen un registro de victorias por encima del 50%, y tratan de no perder de vista los playoffs, pero se les escapan poco a poco, como arena entre los dedos.

 Esta temporada las lesiones se están cebando con Kevin Love en particular, y con los Minnesota Timberwolves en general (el base Luke Ridnour es el único que ha participado en todos los enfrentamientos de la temporada). Así que su plan es dejar pasar los partidos, esperando que Ricky Rubio recupere su mejor nivel de juego. Este último mes sólo han ganado 3 partidos de 15 jugados.

 En el Este Miami Heat encabeza la clasificación, a costa de sobrecargar de minutos de juego a Lebron James. 37 de media en noviembre, 39 en diciembre y 40 en enero. Y suerte que este mes sólo han tenido 13 partidos. Aún así han perdido 5, con derrotas contra rivales de playoff como Indiana y Chicago, y otra contra los Celtics. Ray Allen ya es el jugador que más triples ha tirado del equipo.

 Los Knicks, segundos del Este, han acusado en enero la baja por lesión del base Raymond Felton y la dieta vegetariana de Carmelo Anthony, perdiendo más partidos de los previstos (5 victorias en 11 encuentros). Los Nets de Brooklyn tuvieron un diciembre pésimo, al contrario que sus rivales de ciudad. Y sin embargo, ahora los tienen a tiro de piedra. La razón de esta mejora se halla en el cambio de entrenador. Adios Avery Johnson, hola P.J. Carlesimo. De los tres últimos partidos del año ganaron 2. En este enero, 11 triunfos de 15 posibles.

 En la clasificación de la Conferencia Este los Chicago Bulls son terceros, navegando entre los dos equipos de Nueva York. Una posición muy meritoria, teniendo en cuenta que aún no ha podido debutar su estrella, el base Derrick Rose. Este mes les deja dos buenas noticias, las 12 victorias en 16 partidos, y la eclosión de Jimmy Butler. Los Bulls confían en el retorno de Rose para febrero. Con él a tope, son aspirantes al título, junto con Heat, Knicks y Nets.

 Los Pacers de Indiana han perdido 6 partidos este último mes. Todos los que dejaron que su rival anotase más de 90 puntos. Y los seis como visitantes. Son un buen bloque, pero les falta chispa, una estrella para momentos complicados. Los Atlanta Hawks  han tenido un enero para olvidar. Sólo han ganado 7 de sus 16 encuentros. Los Celtics son octavos por detrás de los Milwaukee Bucks, y con los Sixers intentando darles caza. La lesión de rodilla de Rajon Rondo en uno de los últimos partidos del mes, y que le hará perderse todo lo que resta de temporada, puede costarles los playoffs.  

 José Manuel Calderón sale de Guatemala para acabar en Guatepeor. Toronto Raptors y Detroit Pistons navegan por la zona insulsa de la clasificación. Entrar en playoffs sería un milagro.  Su llegada a los Pistons puede ayudar a que Brandon Knight acabe de madurar. Por suerte, será una situación pasajera. El extremeño acaba contrato a final de temporada, y puede aspirar a equipos mejores.

 Cerrando la cola de la clasificación ya encontramos a los Charlotte Bobcats, empeñados en arruinar mi futuro como adivino. Andan empatados a 11 victorias con  los Washington Wizards, pero la mejora de los capitalinos unida a su nula progresión parece que convertirán a los Bobcats en el peor equipo de la NBA por segunda temporada consecutiva. El revulsivo de los Washington Wizards no ha sido otro que el retorno de su estrella, John Wall. Seis de sus victorias han llegado este enero, coincidiendo con los 11 partidos que ha jugado el base.

 POSTDATA: Los Lakers han empezado febrero ganando en Minnesota. No es que sea una gran victoria, pero al menos han roto la sequía de triunfos como visitantes. Pau Gasol ha vuelto a ser titular. Tampoco es un hecho relevante, porque Dwight Howard está lesionado. Ahorrémonos titulares eufóricos hasta que realmente signifiquen algo.

publicado en www. encancha.com, febrero 2013

El hundimiento de los Lakers

25 Ene

Tras 41 partidos disputados, estamos justo en mitad de la liga Regular. Los equipos están rodados, y ya no hablamos de tendencias sino de hechos confirmados. Tras una pretemporada infame, aunque no contase para nada, y tras un inicio de liga decepcionante, ahora ya podemos afirmarlo: la temporada de los Lakers es un desastre. La duda es si conseguiran salvarla entrando en play offs.

Los Angeles Lakers, a 22 de enero y habiendo disputado la mitad de sus partidos de la liga Regular, ocupaban la doceava plaza en la Conferencia Oeste. Con 17 victorias y 24 derrotas, se hallaban a 5 triunfos de distancia de los Houston Rockets, el equipo que ocupaba la octava (y última) plaza de playoffs de la Conferencia.

Sólo tres equipos estaban por debajo de los angelinos: los aún Sacramento Kings (16 victorias), los New Orleans Hornets (14 victorias) y los Phoenix Suns (13 victorias). Los primeros equipos del Oeste, Oklahoma City Thunder y Los Angeles Clippers, casi doblaban en victorias (32) a Pau Gasol y los suyos. Los Lakers están más cerca de la cola de la clasificación que de los playoffs. Si en casa ganan más partidos de los que pierden (para alivio de sus abonados), como visitantes únicamente habían vencido en 5 de sus 19 enfrentamientos.

Los Lakers cerraron la primera mitad de esta fase de la temporada con una derrota en Chicago por 95 a 83. Era el tercer partido de Pau Gasol desde su retorno después de la conmoción cerebral. Y el segundo que era suplente. El ala pívot había sido titular en sus primeros 345 partidos en los Lakers, y en 816 de los 824 que ha jugado en la NBA. La suplencia, que parece que será habitual a partir de ahora, es fruto de la aplicación de la filosofía del técnico Mike D’Antoni, que prefiere un equipo dinámico a uno alto.

Antes del duelo contra los Bulls, D’Antoni dijo que quería jugar con un equipo más bajo.”Así son las cosas. Llega después de un gran partido de Pau (25 puntos contra los Raptors), no es por él. Hemos hablado del tema, y ha entendido hacia donde debemos ir y lo que tenemos que hacer. Saldrá desde el banquillo, y si podemos jugar algunos minutos con Dwight Howard y él juntos, bien. Y si no se puede, pues no se puede”. El mensaje es claro: si Gasol quiere volver a jugar por dentro tendrá que ser como suplente de Howard.

El ala pívot tuvo que comerse unas palabras pronunciadas unos días antes, después de su vuelta contra los Heat de Miami:”En mi carrera nunca he salido del banquillo, Este ha sido mi primer partido como suplente con los Lakers, si descontamos un par de partidos por lesión. He sido titular toda mi carrera. He sido una estrella titular toda mi carrera, y quiero seguir siéndolo”.

D’Antoni quiere un equipo capaz de anotar de 110 puntos por partido. Después de dirigir al equipo en 32 partidos, el equipo ha llegado a esa cifra 8 veces, ganando 5. Sin embargo, los Lakers, quinta peor defensa de la NBA, permiten de forma regular que sus rivales pasen de la centena en el marcador. De los 15 partidos en que eso ha sucedido, han perdido 14. Para apuntalar su defensa exterior, el técnico decidió que Kobe Bryant fuera el perro de presa del creador de juego rival por delante de un Nash sin chispa al que las piernas no le dan más de si.

El escolta brilló frenando a Kyrie Irving y Brandon Jennings. Sin embargo, en los tres partidos siguientes (Heat, Raptors, Bulls) Dwayne Wade, José Calderón y Kirk Hinrick anotaron más de 20 puntos. Tres derrotas consecutivas. Y no sólo eso. Los porcentajes de tiro de Bryant en estos enfrentamientos fueron  dramáticos. 8 de 25 contra los Heat, 10 de 32 contra los Raptors y 7 de 22 contra los Bulls. La derrota en Chicago fue especialmente dolorosa para él. Del techo de este pabellón cuelgan las banderas de los seis campeonatos ganados por Michael Jordan. Y Kobe, viendo el sueño de conquistar su sexto anillo convertirse en pesadilla, no se mordió la lengua.

“Tenemos que volver a lo básico. Necesitamos que los jugadores estén en las posiciones en que juegan mejor. Tenemos que volver a empezar. Steve (Nash) es mejor en el bloqueo y continuación. Pau juga mejor en el poste. Y yo soy mejor en la media distancia. Volvamos a lo básico”. Bryant le envió otro recado a D’Antoni. “Tenemos que replantearnos algunas cosas. Vamos a tener que hacer algunos cambios. Meter más balones al poste, ralentizar algo el juego”. Preguntado sobre la suplencia de Gasol, su respuesta fue un largo silencio.

Él no fue el único que habló. Tras la derrota ante los Raptors, Dwight Howard observaba cabizbajo las estadísticas. Y llegó a una conclusión. Tiraba pocas veces, y quería que le llegasen más balones. Clara alusión a Kobe Bryant.

Si a principio de temporada el objetivo era ganar el anillo de campeones, ahora no está clara ni siquiera la clasificación para los playoffs. Contando que en el Oeste es difícil entrar con un porcentaje de victorias en liga regular inferior al 50%, los californianos deberían ganar como mínimo 24 de los 41 partidos  que les restan en el calendario, prácticamente 2 de cada 3 enfrentamientos. Y eso confiando que los de más arriba fallen.

La remontada debía empezar la noche del 23 de enero ante los Grizzlies de Memphis. Por la mañana, sesión de tiro. D’Antoni aprovecha para recriminar a sus jugadores sus declaraciones a la prensa y pedirles que se sinceren ante él. Nash se muestra políticamente correcto. Kobe se dirige directamente hacia Howard y le pregunta si le supone un problema jugar con él. El pívot no responde al reto, pero la química entre ambos se ha roto tal vez de forma definitiva.

Por la noche, la recuperación se aplaza para otro día, Los Lakers vuelven a caer (cuarta derrota consecutiva, 106 a 93), y Dwight Howard se resiente del hombro. Los interrogantes en torno al juego del equipo no se disipan. Sólo hay una certeza. La directiva de los Lakers confía en Mike D’Antoni, al menos públicamente. Despedir dos técnicos la misma temporada sería histórico en los Lakers.

Y mientras tanto se disparan los rumores de traspasos en torno al equipo, y no todos con Gasol (que empieza a dejarse querer) como centro. La hipótesis de la salida de Dwight Howard cada día gana más fuerza. A los Lakers se les agota el tiempo. Si no encuentran una solución, y pronto, ya pueden dar la temporada por perdida.

 

publicado en www.encancha.com, enero 2013

El futuro de Pau Gasol

18 Ene

La NBA es un hervidero de rumores sobre traspasos de jugadores. Algunos infundados, otros se convertirán en noticia. La entrada en vigor a partir de la próxima temporada del nuevo impuesto de lujo cambia las cosas. Y las franquicias ya empiezan a maniobrar. El tiempo es oro. ¿El reloj corre a favor o en contra de Pau Gasol?

Hasta el 21 de febrero, fecha de cierre del período de traspasos, la NBA estará en plena efervescencia de especulaciones. Los Kings quieren deshacerse de Demarcus Cousins para evitarse más líos con el jugador. Toronto sondea las posibilidades de Barnagni, fallido jugador franquicia. Sorprenden los Grizzlies poniendo en el mercado a Rudy Gay y Zach Randolph. Detrás de algunos de estos rumores se halla el interés de los equipos en aligerar su gasto en nóminas de cara a la remodelación de la tasa por sobrepasar el tope salarial. Un supuesto en el que podríamos incluir el caso de Pau Gasol.

Las competiciones profesionales norteamericanas son ligas cerradas, con una sola división. Por tanto, sin ascensos ni descensos. Para intentar mantenerlas igualadas, se establece el mecanismo del draft y el tope salarial. En el draft, los peores conjuntos tienen más posibilidades de elegir a los mejores jugadores para mejorar sus plantillas. El tope salarial pretender equiparar el potencial económico de las franquicias fijando un gasto máximo en salarios de jugadores.

La NBA tiene un tope salarial flexible. No es un límite estricto. Por encima del tope salarial se fija el tope del impuesto de lujo. Sobrepasar la primera cantidad supone no poder firmar alguno de los contratos especiales que marca el convenio. La segunda cantidad puede traspasarse a cambio del pago de una multa. Hasta ahora es de un dólar por cada dólar que supera la cifra marcada. Si te pasas 10 millones, pagas una penalización de 10 millones.

Este resquicio es aprovechado por los equipos con mayor potencial económico, o con propietarios dispuestos a rascarse el bolsillo. El nuevo convenio firmado el 2011 entre propietarios y jugadores cambia la situación, aunque establecía una moratoria hasta finales de esta temporada para que las franquicias se adaptasen al nuevo marco.

A partir de la siguiente temporada la cuantía de las multas se incrementa de forma progresiva a medida que se va superando el tope de gasto. Por los primeros 5 millones en exceso se paga 1,5 dólares por dólar, y de los 5 hasta los 10 cuestan 1,75. Pasar de los 10 millones hasta los 15 supone 2,5 dólares por dólar, y 3,25 para los comprendidos los 15 y los 20 millones. A partir de esa cantidad, la multa aumenta medio dólar por cada tramos de 5 millones. También se penaliza a los reincidentes en superar el margen. Si en un lapso de 5 temporadas una franquicia se pasa 4 del límite, en la siguiente cada penalización se incrementa un dólar. O sea, de 1,5 se pasa a 2,5, de 1,75 a 2,75, de 2,5 a 3,5…

Vamos a poner un ejemplo práctico. Los Lakers son el equipo que más paga en nóminas de jugadores esta temporada, unos 100 millones de dólares. El tope salarial es de 58 millones, mientras que el límite del impuesto de lujo está fijado en los 70. Con las reglamentación vigente la franquicia ha pagado 30 millones de multa. Con las nuevas reglas hubieran pagado 85 millones de multa. Para pensárselo dos veces. Excepto si eres Mark Cuban, propietario de los Mavericks, cuyos bolsillos parecen no tener fondo.

El impuesto sobre salarios se implantó en 1999. Con el formato que ha tenido hasta ahora ha fracasado en su objetivo de mantener la igualdad de oportunidades para todos los equipos de la NBA. Con la nueva tasa se persigue el final de la moda de los “Big 3” o “Fantastic 4”, con una acumulación de estrellas en un puñado de conjuntos mientras el resto se conforman con referentes de segunda línea. La idea es volver a la época en que cada equipo podía hacer un póster con una cara bien reconocible para los aficionados de toda la liga.

Lebron, Wade y Bush en Miami “sólo” suman 52 millones de dólares en salarios esta temporada (17 por cabeza más o menos), pero esta cifra se dispara de forma progresiva en las siguientes. El quinteto titular de los Nets (Deron Williams, Joe Johnson, Gerald Wallace, Khris Humpries y Brook Lopez) cobra 72 millones de dólares, una inversión del millonario ruso Prokhorov, amo del equipo de Brooklyn, para hacerse un hueco en Nueva York. La misma cifra que cobran Bryant, Howard, Gasol y Nash en Los Lakers, 80 si sumamos a Metta World Peace.

Pau Gasol cobrará esta temporada 19 millones de dólares. Su sueldo subirá hasta los 19,6 la próxima. Una cláusula en su contrato establece que en caso de traspaso, estas cantidades se incrementan un 15%, pasando a los 21,85 para la temporada en curso y 22,54 para la posterior. Una cifra que muy pocos equipos pueden absorber. Y menos aún viendo el rendimiento ofrecido por el ala pívot en estos momentos (sea por responsabilidad propia o ajena) y sus continuos problemas físicos.

Los Lakers, por su parte, no están dispuestos a traspasarlo a cambio de nada. No se regala un All Star así por la buenas. Recordemos que la pasada temporada ya lo habrían cambiado por Chris Paul si los propietarios de las franquicias modestas lo hubieran permitido. En Los Angeles buscan las tres B: Bueno, Bonito y Barato. Y si es preciso se esperarán una temporada más. Un jugador con su sueldo es más atractivo en la última temporada de contrato. El equipo que lo recibe está liberando dinero de nóminas de forma casi inmediata, transfiriendo a cambio jugadores con contratos más largos.

Por si fuera poco, Dwight Howard acaba contrato a final de temporada. Ya hay rumores de equipos interesados en sus servicios. Entre ellos dos con propietarios dispuestos a gastar, los Mavericks y los Nets. Una mala temporada de los Lakers disminuiría el interés del pívot en renovar. Sería suicida para el equipo deshacerse de Gasol sin otro recambio interior. Visto lo visto, creo que Pau tiene más posibilidades de seguir en Los Ángeles una temporada más. Aunque como ya se vio en artículos anteriores, mis dotes adivinatorias no son nada fiables.

publicado en http://www.encancha.com, enero 2013

ProBasketballTalk | NBC Sports

NBA news, video, analysis and more

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: