Tag Archives: Ryan Boatright

NCAA: Las Bahamas, un infierno para los equipos del TOP25

1 Dic

Se preveen cambios de trascendencia en el ranking de esta semana. Muchos equipos, entre ellos North Carolina, encajaron a lo largo de la semana pasada derrotas inesperadas. Gran parte de la culpa de estos futuros movimentos la tuvo el torneo Battle for Atlantis.

Kentucky, Arizona, Wisconsin y Duke (por este orden) mantuvieron las cuatro primeras posiciones del ranking de AP. Kansas, la anterior número 5, bajó hasta el 11 tras perder ante Kentucky. Los votantes castigaron al equipo de Bill Self no solo por la derrota sino también por la forma en que se produjo. Su lugar lo ocupó una pujante North Carolina, aunque probablemente de forma breve.

Texas (7), Wichita State (9) y Gonzaga (10) vieron mejoradas sus posiciones respecto a la anterior lista, entrando en un Top10 en el que también estaban Louisville (6) y Virginia (8). Florida cayó desde el octavo lugar hasta el 18, y Connecticut bajó desde el 17 hasta el 24. Primer aviso para estos dos equipos.

Miami (17) entró con fuerza en el ranking de los mejores. En los últimos 5 lugares asomaron la cabeza West Virginia (21), UCLA (22), Creighton (23) y Arkansas (25). Esto equipos ocuparon el sitio de Oklahoma, Nebraska, Utah, Southern Methodist y Syracuse. Una debacle, aunque menor, para Larry Brown (SMU) y de grandes proporciones para Jim Boeheim.

Battle for Atlantis

Butler dio la primera sorpresa en unos cuartos muy movidos de este torneo celebrado en las Bahamas eliminando en cuartos de final a la 5 del ranking de AP North Carolina (74-66). Los Bulldogs estuvieron fatal en el lanzamiento (22 de 72, 30,6%), con un dia nefasto de dos de sus mejores tiradores, Kellen Dunham (3 de 17) y Roosevelt Jones (3 de 11). Y aun así, ganaron. Dominar en el rebote a los Tar Heels (57 con 29 ofensivos por 40 del rival) les ayudó. Su defensa en el inicio de la segunda mitad hizo el resto parando el ataque de los de Roy Williams.

El margen a favor de Butler llegó a ser de 14 puntos. Un Marcus Paige errático en el tiro apareció al rescate de NC con 11 puntos en los 3:35 finales (3 jugadas en que el defensor se quedó en el bloqueo más un palmeo). Pero cuando tenían a Butler a tiro, 2 pelotas perdidas condenaron a North Carolina a encajar su primera derrota del año. Los Tar Heels intentaron minimizar los efectos en el ranking de este revés venciendo a UCLA (78-56) y Florida (75-64) en el cuadro de los perdedores.

En el segundo duelo de cuartos del torneo Oklahoma acabó con la imbatibilidad de la número 22 del ranking UCLA (65-75). Buddy Hield estuvo desatado (24 puntos). Su momento de locura llegó a 9 minutos del final, con los Sooners 7 abajo. Él solito le endosó a los Bruins un parcial de 10 a 0 para poner a su equipo por delante. Un triple suyo a con 2:20 por jugarse abrió una brecha de 6 puntos entre los dos equipos que los de Steve Alford no pudieron cerrar. Por UCLA, que estuvo negada en los tiros libres (9 de 21) destacaron el base Bryce (19 puntos), hijo del entrenador, y el ala pivot Kevon Looney (16 puntos, 15 rebotes).

Georgetown obtuvo su “upset” en estos cuartos ante la 18 de los EUA, Florida (66-65). Fue un duelo igualado en el que el mando del marcador cambió 21 veces de bando. El partido se resolvió en la prórroga después que L.J. Peak taponase a Eli Carter para dejar el marcador en empate a 53 tras 40 minutos de juego. Un lanzamiento en suspensión de D’Vauntes Smith-Rivera (17 puntos) a 5 segundos del final del tiempo extra le dio el triunfo a los Hoyas. Los Gators no han llegado a los 70 puntos en ninguno de sus 6 partidos disputados (3 victorias y 3 derrotas). Desde la temporada 1949-50 no anotaban tan poco.

En el único cruce de cuartos que no hubo sorpresa fue en el de la tercera de la lista de AP Wisconsin, que se deshizo de UAB (72-43). Los Badgers derrotaron en semifinales a una Georgetown que le plantó cara hasta el final (68-65) de la mano de D’Vauntes Smith-Rivera (29 puntos con 5 de 6 en triples). En la segunda mitad los Hoyas llegaron a tener 8 puntos de ventaja (42-50) con una racha de ultraactividad de su mejor jugador (2 triples consecutivos, 2 asistencias, una falta forzada y 2 puntos en penetración, todo ello en un parcial de 14 a 5).

Dos hombres de banquillo de Bo Ryan rescataron a Wisconsin: Bronson Koenig (7 de sus 14 puntos en estos momentos) y Duje Dukan (8 puntos consecutivos con 2 triples). Con esta inercia positiva los Badgers se pusieron 7 arriba, pero los de John Thompson III no se dejaron ir. Un palmeo de Nigel Hayes (15 puntos, 7 rebotes) a 20 segundos del final fue la jugada decisiva.

En la otra semifinal Oklahoma controló su rebote defensivo y anotó 13 de sus 16 lanzamientos de 2 puntos de la primera mitad (para un 0 de 4 en triples). Butler, sin un buen porcentaje de lanzamiento, no pudo seguir el ritmo de los Sooners. Al descanso Oklahoma ganaba de 12 (36-24) a pesar de que Buddy Hield estaba fallón (5 puntos, 2 de 10 en el tiro) y Ryan Spangler desaparecido (4 puntos, 10 rebotes, solo lanzó 2 veces en 30 minutos). En la segunda mitad Oklahoma no recuperó su nivel de acierto inicial pero tampoco subió el de sus rivales (23,7%, 14 de 59), con la consiguiente derrota final de los Bulldogs por 59 a 46. El máximo anotador del encuentro fue el derrotado Kellen Dunham con 17 puntos (y un 5 de 16 en canastas en juego).

En la gran final Wisconsin superó a Oklahoma (69-56). Los Sooners encontraron su acierto de cara a canasta sólo a rachas (37% global, pero un 29% en la segunda parte). Buddy Hield se quedó en un 2 de 11 en los lanzamientos de campo. Por si fueran pocas facilidades para los Badgers, Oklahoma perdió 21 balones, que sus rivales aprovecharon en forma de 27 puntos.

El encuentro, no obstante, no fue un paseo para los campeones. En una primera mitad igualada (34-33) el pivot Frank Kaminsky sólo pudo jugar 6 minutos tras cometer dos faltas. Duje Dukan saliendo desde el banquillo compensó este problema con 11 de sus 13 puntos de la noche (3 de 5 en triples). Ya en la segunda mitad Kaminsky apareció (14 de sus 17 puntos y 7 de sus 8 rebotes) para sentenciar y hacerse con el MVP del torneo.

Maui

En semifinales del torneo hawaiano se enfrentaron dos Wildcats, Arizona contra Kansas State, en el primer reto serio para la segunda del ranking. Venció Arizona (72-68) a pesar de los esfuerzos de Marcus Foster. Los de Sean Miller llegaron a ganar de 9 en la segunda mitad con Tarczewski cebándose en los pívots rivales (18 puntos). Foster redujo las diferencias de triple en triple (23 puntos, 6 de 9 en triples). A falta de 6 segundos, el base de Kansas State tuvo dos tiros libres con su equipo tres abajo. Metió el primero y falló el segundo, pero Rondae Hollis-Jefferson capturó el rebote decisivo para Arizona. Marcus Foster venía de anotar 24 puntos (9 de 14 en el tiro) en la primera ronda del torneo ante Purdue, recuperándose de su mala noche previa ante Long Beach State (1 de 13 en los lanzamientos).

Después de necesitar dos prórrogas para superar a BYU en la primera ronda (92-87), la 15 de la lista de AP San Diego State se deshizo de Pittsburgh (74-57) en la otra semifinal. Su buena noche en el tiro les permitió ir siempre por delante. Al descanso ya tenían una cómoda ventaja (39-25), que se amplió hasta los 25 puntos en la segunda mitad. Los Panthers, conducidos por James Robinson (17 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias), maquillaron el marcador en los minutos finales.

En la final Arizona tuvo que usar todo su arsenal para vencer a San Diego State, un equipo que le iguala en despliegue físico (61-59 ). La defensa de los Aztecs controló perfectamente el ataque rival durante la primera mitad hasta que un parcial de 8 a 2 en los 3 últimos minutos del período permitió a los Wildcats llegar al descanso con un punto de ventaja, 32-31. Si en la primera parte Arizona había compensado con sus rebotes ofensivos los fallos en el lanzamiento, en la segunda los tiros entraron. Y aún así se mantuvo la igualdad casi hasta el final. La serenidad del freshman Stanley Johnson (18 puntos, 9 rebotes, 3 robos) en los tiros libres le dió a los campeones del torneo su màxima ventaja (6 puntos) a 35 segundos del final. Una brecha insalvable para los de Steve Fisher.

Los torneos del Barclays Center de NY

Villanova (12) superó a Virginia Commonwealth (14) en una de las dos semifinales del Progressive Legends Classic de Brooklyn por 77 a 53. Los Wildcats sentenciaron el duelo gracias a un demoledor parcial de 16 a 0 en los primeros minutos de la segunda parte. La número 19 Michigan superó a la Oregon (70-63) del anotador Joseph Young (20 puntos) en la otra semifinal. El escolta no estuvo acertado de cara a canasta (5 de 16 en el tiro). Los Wolverines fueron siempre por delante en el marcador a pesar de ceder claramente en la lucha por el rebote: 29 a 41 (de ellos, 18 ofensivos).

Villanova y Michigan disputaron una final resuelta en los últimos segundos en favor de los primeros (60-55). Los Wildcats liderados por Dylan Ennis (15 puntos) mantuvieron a los de John Beilein sin anotar los últimos 7 minutos de la primera parte y los primeros 2:40 de la segunda, consiguiendo una ventaja de 13 puntos. Zak Irvin (11 puntos) despertó a los Wolverines para igualar de nuevo la contienda. Jayvaughn Pinkston (8 puntos, 9 rebotes) por los Wildcats y Caris Levert (16 puntos, 6 rebotes) por Michigan asumieron la responsabilidad ofensiva de sus conjuntos en los últimos dos minutos. Hasta que a 4 segundos del final un tapón monstruoso de Pinskton decidió el partido.

La pista de los Nets acogió el fin de semana un segundo torneo, el Barclays Center Classic. En la final Rutgers igualó en su derrota ante la 8 Virginia (26-45) la marca negativa de anotación para un equipo de la Division I establecida esta misma semana por Savannah State. Los Scarlet Knights encajaron un parcial inicial de 3 a 11, pero luego los Cavaliers fallaron 13 de sus 16 lanzamientos para llegar al descanso 17 a 18.

En la segunda mitad los de Tony Bennett estuvieron más acertados en defensa (que no en ataque, 25% de efectividad de los derrotados por 32,7% de los vencedores) y evitaron un revolcón que, dadas las circunstancias del encuentro, podía haber sido bochornoso. Ambos equipos no se salvaron de la vergüenza de establecer la peor marca anotadora conjunta de la temporada. La imagen del torneo, no obstante, se vio en la final de consolación entre Vanderbilt y Lasalle, cuando de forma involuntaria el pívot de los primeros Damion Jones noqueó al árbitro Rick Crawford en el salto inicial. Tras ser atendido en el hospital, el colegiado se recuperó de la conmoción.

Hall of Fame Classic

En la final de este torneo disputado en Kansas Maryland superó a la 12 del ranking AP, Iowa State (63-72). Mark Turgeon, conocedor del talento de sus rivales, centró sus esfuerzos por ganar en la defensa de su equipo. Los Terrapins dejaron a sus rivales en un 29,7% en el lanzamiento. El único de los Cyclones que consiguió ver aro fue Bryce Dejean-Jones (17 puntos, 7 rebotes). Tras llegar al descanso 34-37, Iowa State no consiguió anotar en los primeros 5:30 minutos de la segunda parte. La ventaja de los Terrapins llegó hasta los 15 puntos a 3 minutos del final.

NIT Season Tip Off

En la semifinal de la edición de pretemporada del torneo neoyorquino, Gonzaga (10 del ranking) superó a Georgia (88-76) con 32 puntos de Kyle Wiltjer. El base Kevin Pangos colaboró con 22 puntos, 6 asistencias y 3 recuperaciones. Pangos también perdió un balón, el primero de la temporada tras 5 partidos disputados. El jugador de los Bulldogs Josh Perkins tuvo que dejar el encuentro tras recibir un fuerte golpe de Kenny Gaines que le rompió la mandíbula.

En la final Gonzaga se las vió con la universidad por excelencia de la ciudad, una Saint John’s que venia superar a Minnesota (70-61, aquí os dejo el enlace del partido completo por si teneis ganas y tiempo de verlo). Los Zags acabaron ganando, aunque la Red Storm se lo puso muy difícil (73-66). Los pupilos de Mark Few ganaban de 15 a nueve del final con un buen papel de Domantas Sabonis (14 puntos, 9 rebotes), pero los de Steve Lavin empezaron una remontada que dejó el marcador, tras dos triples consecutivos de Phil Greene IV (20 puntos), 69-66 a 1 minuto del final.

Después que cada equipo fallase su ataque, Greene recuperó una pelota, pero la estrella de Saint John’s D’Angelo Harrison (15 puntos, 5 rebotes) fue castigado con una falta en ataque muy rigurosa cuando faltaban 15 segundos para acabar el encuentro (a partir de 1:34:00 de la transmisión). Los neoyorquinos cometieron entonces una personal sobre Kevin Pangos (11 puntos, 9 asistencias), que debería haber sido señalada como flagrante pero no lo fue. El base anotó los dos tiros libres y selló el signo del resultado.

Orlando Classic

Kansas, 11 del ránking, empezó a recuperar crédito ante los votantes de AP con un triunfo en este torneo ante la número 20 Michigan State (56-61). El ala pivot Perry Ellis fue el hombre más incisivo de los Jayhawks con 17 puntos y 9 rebotes, bien secundado por los 10 puntos y 10 rebotes y 5 asistencias del base Frank Mason. Este partido fue otro ejemplo del desacierto ofensivo que muchos equipos han padecido esta semana. En los primeros 12 minutos de la segunda parte, los Spartans sólo anotaron 4 de sus 22 lanzamientos. Sus rivales no estuvieron mucho mejor: 6 de 17.

La marca de Pitino

Rick Pitino, de 62 años, llegó a las 700 victorias en la NCAA con el triunfo de Louisville ante Cleveland State (45-33), en un partido como muchos otros esta semana marcado por el desacierto ofensivo. Su equipo venía de machacar a Savannah State (87-26), conjunto al que hicieron batir la marca negativa de anotación de esta temporada para un equipo de la Division I. La defensa de los Cardinals dejó a su rival en un 19,6% de acierto en el tiro (10 de 51) y le forzó 26 pérdidas de balón, concediendo sólo 7 puntos en la primera parte (41-7). Montrezl Harrel nos regaló un alley hoop al contraataque.

La número 7 Texas no pudo respirar tranquila ante la 24 Connecticut hasta el último segundo del partido (54-55). Tras dominar de 5 al descanso, los tejanos vieron como una falta flagrante por sacar a pasear el codo de Kendal Yancy daba pie a un parcial de 11 a 1 que les ponía por detrás en el marcador. Ryan Boatright (24 puntos, 7 rebotes) anotó 15 de los 18 puntos de los Huskies hasta el final del encuentro (2 de los que no son suyos los generó él con una asistencia). En la última jugada, el base de UConn se torció el tobillo intentando evitar el triple ganador de Jonathan Holmes (13 puntos, 8 rebotes).

Tras perder ante Villanova, VCU cayó de forma inesperada contra Old Dominion (73-67). Aaron Bacote, que hasta ese partido llevaba una media de 4 puntos y un acierto en el tiro del 16%, anotó 31 puntos para los Monarchs con un porcentaje inmaculado en los tiros de campo (8 de 8) y muy elevado en los libres (11 de 13). Los Rams sólo fueron por delante tras la canasta inicial del inspirado Treveon Graham (34 puntos). Bacote empezó a anotar, y cuando le secundó Aaron Mosley con 3 triples y una asistencia consecutivos, la ventaja de Old Dominion se disparó más allá de lo que los de Shaka Smart pudieron recuperar.

Sheldon McClellan evitó que Charlotte diera la sorpresa ante la 17 Miami (74-77). El transfer procedente de Texas se fue hasta los 31 puntos (5 de 7 en triples) y los 11 rebotes. Estos dos equipos se enfrentaron dos veces en tres días. En el primero de los dos encuentros la victoria también fue para los Hurricanes (58-77), con 19 puntos de McClellan.

Southern Methodist sigue cayendo en picado. En esta ocasión perdió ante el equipo que cierra el Top25, Arkansas (72-78). En una primera parte desastrosa, los de Larry Brown perdieron 16 pelotas. Su equipo, habitualmente sólido en casa, ya iba 11 puntos por detrás en el descanso. Por los Razorbacks destacaron Bobby Portis (22 puntos, 5 rebotes) y el siempre explosivo Michael Qualls (13 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias).

Indiana cedió en casa ante Eastern Washington (86-88) tras desperdiciar una ventaja de 12 puntos a 15:30 del final. Es el primer triunfo de los Eagles ante un equipo de la Big Ten, y también el primero que consiguen ante más de 10.000 espectadores. Problemas para el entrenador Tom Crean, con el cargo en peligro. Auburn tuvo su noche negra ante Tulsa (35-53) a pesar de los 17 puntos y 15 rebotes de Cinmeon Bowers. Sus compañeros debieron pensar que la cosa no iba con ellos.

Los “metralletas” de la semana

Craig Bradshaw, autor de la canasta de la victoria de Belmont ante Ohio State (81-83), se fue hasta los 42 puntos (con 8 de 12 en triples) en 33 minutos. Sterling Gibbs (Seton Hall) anotó 40 puntos (3 de 5 en tiros de dos, 7 de 9 en triples y 13 de 13 en los libres) en el triunfo ante Illinois State (80-84). Otro Gibbs, de nombre Jack, llegó hasta los 37 (10 de 10 en 2 puntos, 5 de 7 en triples y 2 de 2 en la línea de personal) en la victoria de su Davidson ante UCF (95-69), un punto menos de los que anotó el interior de Eastern Washington Venky Jois (38) para derrotar a Eastern Oregon (104-87).

En promedio de puntos por minuto Schadrac Casimir gana por los pelos a Bradshaw. El jugador de Iona se fue hasta los 40 puntos en 28 minutos (8 de 9 desde detrás de la linea de 3 puntos que redondeó con 11 de 12 en tiros libres y 3 de 4 en tiros de 2) en la paliza sobre Delaware State (126-76). A ambos los supera Jevon Carter (West Virginia) , que anotó 28 (12 de 14 en tiros de campo) en 17 minutos en la victoria ante VMI (103-72).

El irregular trotamundos (UCLA, BYU y ahora Marquette) Matt Carlino tuvo una gran noche superando a Georgia Tech (70-72) con 38 puntos (8 de 14 en triples y 14 de 16 en los libres, de ellos 5 de 6 en los últimos 30 segundos). Shavon Shields lideró con sus 35 puntos (8 de 12 en dobles, 4 de 4 en triples y 7 de 8 en libres) el triunfo de Nebraska ante Omaha (80-67). Los Cornhuskers perdían de 16 en la primera parte hasta que apareció Shields para rescatarlos con 19 puntos en los 13 minutos que faltaban para el descanso. Derrick Randall, de Pittsburgh, capturó 21 rebotes (por 17 de todo el equipo rival) en la victoria contra Chaminade (68-81).

Chase Fischer (30 puntos), de BYU, tuvo su noche tonta desde la linea de 3 puntos (10 de 13) en la victoria ante Chaminade (85-121). Nate Engesser, de Denver, anotó 7 de 8 (26 puntos en 21 minutos) pero no pudo evitar la derrota ante Belmont (78-56). Jonathan Gilling, de Arizona State, también se unió al club de las muñecas calientes (7 de 10 en triples, 21 puntos) en la derrota ante Maryland (78-73). Montana State anotó 18 de 26 triples ante UT-Arlington (104-81), con un mano a mano de dos de sus jugadores: Michael Dison (32 puntos, 7 de 8 triples) y Stephan Holm (25 puntos, 7 de 11).

James McGee anotó 7 de sus 8 triples para Southern Utah ante UT San Antonio (92-93), el primer triunfo de la temporada para su equipo. Los Thunderbirds, tras ir por detrás en el marcador todo el encuentro, se pusieron 1 por debajo con 3 triples consecutivos en un lapso de 40 segundos. Jerome Hill anotó uno de sus dos tiros libres para UT permitiendo a A.J. Hess poner la guinda para Southern Utah con un triple desde media pista.

La jugada de la semana, precisamente un triple lejano, es este canastón de Jalen Jenkins que le dio el triunfo a George Mason ante Manhattan (63-64) después que Shane Richards fallase deliberadamente su segundo tiro libre con 3 segundos por jugarse para evitar que el rival ejecutase una jugada ensayada sacando de fondo. Una decisión lógica que por una vez acabó en desastre.

 

Versión íntegra del artículo publicado en http://www.encancha.com, diciembre 2014

NCAA: Connecticut da la gran campanada

8 Abr

La NCAA echó al cierre a su temporada con un baile en el que la cenicienta se convirtió en princesa. Connecticut culminó su gran torneo (dejó en la cuneta a Villanova, Iowa State, Michigan State y Florida) derrotando a una joven Kentucky que perdió su recién ganada madurez cuando más la necesitaba.

SEMIFINAL 1: FLORIDA 53 – CONNECTICUT 63

Desde que empezó la temporada, surgieron las comparaciones entre el actual equipo de Connecticut  con el que se proclamó campeón en 2011. En aquella ocasión, como en esta, un base llevaba el timón con mano firme. La diferencia es que en el 2011 Kemba Walker estaba peor acompañado que Shabazz Napier. Y este hecho quedó bien patente en la semifinal ante Florida.

Los Gators abrieron el enfrentamiento con un triple de Michael Frazier (el único del equipo en toda la noche) y una defensa presionante a toda pista tras canasta o saque de fondo del rival. Si además le añadimos el dominio en el rebote (bajo ambos tableros), no es de extrañar que tras 11 minutos de juego el último número 1 superviviente dominase por 16 a 4. Ambos conjuntos se dedicaron a desactivar a la estrella rival, Nappier (12 puntos, 3 rebotes, 6 asistencias, 4 recuperaciones) en UConn y Wilbekin (4 puntos, 2 recuperaciones) en el bando contrario.

Y fue entonces cuando DeAndre Daniels (20 puntos, 10 rebotes) y Ryan Boatright (13 puntos, 6 rebotes, 3 asistencias y excepcional en la defensa sobre los bases rivales) rescataron a los de Kevin Ollie con tres triples. Connecticut no levantó el pie del acelerador hasta llegar al descanso 22 a 25, culminando un parcial de 6 a 21. En la segunda mitad la diferencia favorable a los “outsiders” llegó hasta los 9 puntos tras un triple de Napier. Patrick Young (19 puntos, 5 rebotes) y Casey Prather (15 puntos, 6 rebotes) contraatacaron para Florida, poniendo a su equipo a 3 puntos.

Daniels respondió con dos canastas consecutivas, elevando el margen de su equipo hasta los 10 puntos a 5:37 del final. Young cargó sobre sus anchas espaldas la responsabilidad del milagro, anotando 10 de los 12 últimos puntos de los Gators. Pero la habitual frialdad de Connecticut en el tramo final de los partidos (anotó en 6 de sus 9 últimas posesiones) les concedió el pase a la final. Florida volvió a perder tras 30 victorias contra el último equipo que les había derrotado, el 2 de diciembre.

 

SEMIFINAL 2: WISCONSIN 73 – KENTUCKY 74

Kentucky encarna perfectamente el concepto de equipo joven. Sólo tiene un sénior, Jarrod Polson, cuya participación en el juego es anecdótica, y 2 sophomores, Alex Poythress y Willie Cauley-Stein (lesionado). Todo el peso y el protagonismo recae principalmente sobre unos freshman hegemónicos en el cinco titular. Entre ellos, el único de los novatos estrella del año en la NCAA que ha llegado hasta la Final Four, Julius Randle. Enfrente tenían a Wisconsin, un conjunto con una mayoría de jugadores júniors (de tercer año).

Los Wildcats tuvieron éxito en un cometido indispensable para lograr la victoria. Detener a Frank Kaminsky. El pivot de Wisconsin, con un promedio de 22 puntos en sus tres partidos anteriores,  se quedó en 8 en esta semifinal con momentos destacados de Alex Poythress ejerciendo de lapa. Sam Dekker y Ben Brust (15 puntos y 4 rebotes para cada uno) compensaron este problema, bien ayudados por el novato Bronson Koenig, que anotó sus 11 puntos durante los primeros 20 minutos, compensando los problemas de personales de Traevon Jackson.

Dos triples de Brust dieron a los Badgers una ventaja de 8 mediado el primer período, ante un James Young (17 puntos, 5 rebotes) demasiado solo en Kentucky en los minutos iniciales. Cuando el resto del equipo se puso manos a la obra, redujo la distancia hasta los 4 con que se llegó al descanso. En el inicio del  segundo tiempo Kentucky impuso su exuberancia física para conseguir un parcial de 0 a 15. Wisconsin superó la crisis con buenos minutos de Duje Dukan (el hijo del ejecutivo de los Bulls y  antiguo capitán de la Yugoplastika Ivika Dukan sumó 8 puntos y 5 rebotes) para Wisconsin. Randle (16 puntos, 5 rebotes) aparecía en Kentucky. Se llegó a los tres minutos finales con empate a 69.

Alex Poythress (8 puntos, 7 rebotes) y Kaminsky anotaban para sus conjuntos. Traevon Jackson (12 puntos, 4 rebotes, 3 asistencias), explotando su mayor veteranía, le sacó a Andrew Harrison una falta en un lanzamiento triple cuando se agotaba la posesión. El base anotó dos de los tres tiros libres (el único error desde la línea de personal de su equipo en el encuentro, 19 de 20). Y eso le concedió la oportunidad a Aaron Harrison (8 puntos, 3 rebotes), el héroe del partido previo de los Wildcats ante Michigan, para volver a anotar el triple de la victoria de su equipo.

 

FINAL: CONNECTICUT 60 – KENTUCKY 54

Kevin Ollie se doctoró como entrenador llevando a Connecticut a la cuarta victoria en su historia en el March Madness en su primera participación en el torneo (aunque el año pasado ya estaba en el cargo, UConn quedó excluida por las malas notas de sus jugadores). Napier fue elegido mejor jugador de la final (22 puntos, 6 rebotes, 3 asistencias, 3 recuperaciones), pero contó con la ayuda de un gran Ryan Boatright (14 puntos, 4 rebotes, 3 asistencias, 3 recuperaciones). Kentucky, que desperdició sus opciones fallando demasiados tiros libres (su porcentaje fue del 54,2%, 13 de 24), echó en falta una mayor aportación de los gemelos Harrison.

La final registró un récord de espectadores del torneo, 79.238, en el estadio de los Dallas Cowboys de la NFL. Connecticut golpeó primero. La pareja de bases Boatright y Napier presionaban a sus rivales, Randle (10 puntos, 6 rebotes, 4 asistencias) no podía superar los 2 contra 1 en que se veía inmerso cada vez que recibía, y Brimah cerraba perfectamente el rebote en defensa, privando a los Wildcats de cualquier segunda opción. En ataque, los dos bases de los Huskies se mostraban certeros, llevando a su equipo a una ventaja de 15 puntos (30-15). Pero John Calipari no estaba dispuesto a arrojar la toalla tan pronto.

Kentucky se situó en una zona 2-3, coincidiendo con la marcha al banquillo por problemas de faltas de Boatright y un desacertado DeAndre Daniels (8 puntos, 6 rebotes, 4 de 14 en el tiro). Randle aparecía en los 2 minutos finales del primer período para acercar a Kentucky (35 a 31  al descanso). En el inicio de la segunda parte los Wildcats siguieron explotando su físico buscando penetraciones, en los mejores minutos de James Young (20 puntos, 7 rebotes). Llegaron  a ponerse a tan solo un punto, pero no aprovecharon sus oportunidades para sobrepasar a UConn en el marcador. Y con Napier en el banquillo, absolutamente colapsado por la responsabilidad, Connecticut se recompuso después de un triple de Neils Giffey.

El alero alemán anotó luego otro triple rompiendo una mala racha personal en el tiro (hasta este momento llevaba 1 de 13 en el torneo cuando había acreditado un porcentaje cercano al 50%). Napier, con las pilas cargadas, consiguió otra canasta de 3 puntos clave. Las diferencias a favor de los Huskies se estabilizaron en los 5-6 puntos mientras los Wildcats perdían demasiados balones. En los minutos finales, la sangre fría del equipo de Kevin Ollie se impuso ante una Kentucky que no supo jugar bajo presión, que ni metió sus tiros ni hizo faltas por miedo a la fiabilidad contraria en los tiros libres (10 de 10) ni apretó a los bases rivales por miedo a ser sobrepasados.

Warren Buffet, el oráculo de Omaha, se acabó ahorrando los 1.000 millones de dólares que ofrecía a aquel que acertase los vencedores de los 63 partidos del cuadro final de La Locura de Marzo. En este sentido, ya podía estar tranquilo. Nadie había hecho un pleno en la ronda de 64.  Para la próxima temporada ya ha avanzado que rebajara la dificultad del reto. No sabemos si también rebajara el premio. De los 11 millones de quinielas recogidas en la web de la cadena deportiva ESPN, sólo el 0,3%  (27.203) daban como ganador a Connecticut. La mía no es una de ellas.

 

DOUG MCDERMOTT, MEJOR JUGADOR DE LA TEMPORADA

El alero Doug McDermott, que acabó su carrera en Creighton en el quinto lugar de la lista de anotadores de la historia de la NCAA (3.150 puntos), fue elegido por unanimidad Mejor Jugador de la temporada. En su curso sénior ha sido el máximo anotador de la competición con una media de 26,7 puntos por partido y un porcentaje de acierto en el lanzamiento del 52,6% (44,9% desde la línea de 3 puntos).

McDermott figura, evidentemente, en el equipo ideal de jugadores universitarios de este año, junto con el base Shabazz Napier (Connecticut), los comboguard Sean Kilpatrick (Cincinnati) y Russ Smith (Louisville) y el alero Jabari Parker (Duke). Greg Marshall, entrenador de Wichita State (temporada de 35 victorias y 1 derrota) fue elegido como el mejor técnico. Marcus Lewis ganó el concurso de mates universitario con una actuación de altísimo nivel.

 

LOS TORNEOS MENORES

Además del March Madness, plato estrella del baloncesto universitario, se disputan tres torneos menores para equipos que no han logrado su invitación para el Gran Baile. El más importante de ellos es el NIT (National Invitational Tournement), en el que el honor de la familia Pitino quedó a salvo esta temporada. El patriarca Rick no pudo revalidar su título de campeón de la  NCAA con Louisville, pero su hijo Richard, entrenador de Minnesota, ganó el torneo de consolación en el Madison Square Garden de Nueva York derrotando en la final a Southern Methodist (65-63). Tras el partido, no se sabía quién de los dos estaba más contento, si el hijo o el padre.

El CBI (College Basketball Invitational) presenta la particularidad que la final se disputa al mejor de tres partidos. Siena se impuso por 2 victorias a 1 a Fresno State, consiguiendo su primer título a nivel nacional desde que accedió a la Division I en 1976. El sophomore Brett Bisping fue elegido mejor jugador de la final. Se rehizo de una discreta primera noche ante Fresno State (se quedó en 8 puntos) para irse hasta los 20 en los dos enfrentamientos siguientes.

Y finalmente Murray State superó a Yale (65-57) en la final del CollegeInsider.com Postseason Tournament (CTI). Jonathan Fairell y Jarvis Williams intimidaron a unos Bulldogs (5 tapones cada uno) que se quedaron en un mísero 26% de acierto en el tiro, mientras que en ataque Cameron Payne  ejerció de punta de lanza (24 puntos, 7 rebotes, 6 asistencias), bien secundado por Williams (16 puntos).

NCAA:¡Que empiece la fiesta!

13 Nov

Por fin empezó la temporada de baloncesto universitario de los Estados Unidos. Sin olvidar que nos hallamos ante una liga de formación, es a la vez uno de los grandes espectáculos que nos ofrece nuestro deporte. Un baloncesto auténtico, intenso y sincero, con errores propios de jugadores jóvenes y aciertos reservados para las grandes estrellas. Un baloncesto muchísimo más táctico que la NBA, pero a la vez lleno de pasión y corazón. En definitiva, el alma , la esencia y la épica de este juego de canastas que tanto nos gusta.

Sólo en la primera de las tres divisiones de la categoría hallamos a 347 equipos repartidos en 32 conferencias. Ahora empieza una primera fase, con aparentemente nada en juego más que el honor de la victoria, en que los equipos juegan libremente entre ellos. Luego llegará el torneo de cada conferencia. Los campeones de cada una de ellas (excepto el de la Great West) se clasifican finalmente para el gran torneo nacional, el “march madness” o locura de marzo (tan loco que la gran final es el primer fin de semana de abril). En este gran torneo juegan 68 equipos, en un formato de eliminatorias a un partido. Si ganas, sigues. Si pierdes, a casa.  Participan los 31 campeones y 37 equipos invitados por el comité de la NCAA, en función de los torneos de conferencia y…aquella primera fase en que decíamos que no había nada en juego.

El telón se alzó oficialmente la noche del viernes 9 de noviembre, con la friolera de 123 partidos. La siguiente noche, 51 encuentros más. Y así cada día. En tan solo una semana se jugarán 422 enfrentamientos. Como comprenderéis, resulta imposible informar de todos ellos en un artículo semanal. Haremos un gran esfuerzo de síntesis.

La gran noticia de la primera noche no se produjo dentro de la pista sino fuera. La NCAA no permitía jugar con UCLA a su novato estrella, Shabazz Muhammad, por violar las estrictas reglas de amateurismo. Un “amigo de la familia” financió el viaje y alojamiento del jugador en visitas no oficiales a universidades durante su proceso de reclutamiento.  La NCAA considera que el amigo no lo era tanto como para justificar esos gastos. UCLA puede apelar y/o solicitar la readmisión de Muhammad (tras cumplir un número indeterminado de partidos de penitencia y devolver el dinero recibido). El escolta es uno de los firmes candidatos a los lugares de honor en el próximo draft de la NBA. Aún sin él, UCLA venció a Indiana State.

Había expectación por ver a Kentucky, los vigentes campeones nacionales. Su cinco inicial de la pasada temporada pasó en pleno a la NBA. El ala pivot de segundo año Kyle Wiltjer (hijo del pivot exbarcelonista Greg Wiltjer), que  el año pasado apenas tuvo minutos, fue titular y lideró en anotación a los Wildcats con 19 puntos. Sin embargo, la clave en la victoria de Kentucky sobre Maryland por  72 a 69 no fue él, ni ninguno de sus novatos estrellas (Nerlens Noel, Alex Poythress y Archie Goodwin), sino el base junior Jarrod Polson, un jugador con escaso protagonismo en sus temporadas anteriores pero que acertó en las jugadas decisivas (1 rebote en ataque + canasta, robo + canasta y 2 tiros libres para sellar victoria). Por Maryland estuvo inmenso el pivot ucraniano Alex Len, de 2,15. Dominó a Noel y acabó con 23 puntos, 12 rebotes y 4 tapones.

Connecticut derrotó a Michigan State, en un partido jugado en el hangar de la base aérea norteamericana de Ramstein, en Alemania, por 66 a 62. Una victoria de prestigio, que es a lo máximo que aspira UConn esta temporada. Es uno de los centros sancionados por que sus deportistas no obtuvieron la nota académica mínima en sus estudios. Así, Connecticut no podrá optar al título de su conferencia, ni mucho menos al nacional, que ganaron hace tan sólo dos temporadas. Aunque lideró en anotación Shabazz Napier con 25 puntos, me quedo con el gran partido en la dirección del equipo, defensa, liderazgo y control del tempo del base Ryan Boatright.

Otro de los habituales del torneo nacional, la Universidad de Duke del entrenador Mike Krzyzewski, también se estreno con victoria  contra Georgia State. El pivot Mason Plumlee tuvo una actuación dominante en las zonas, con 19 puntos, 14 rebotes y 4 tapones. Indiana, principal favorita de la presente edición del  campeonato NCAA después de mantener sus jugadores claves de la temporada pasada, apalizó a la débil Universidad de Bryant con sus dos interiores, Cody Zeller y Christian Watford, haciendo estragos en el aro rival. Louisville, presente en la última Final Four del “March Madness” y otro de los grandes favoritos de esta temporada, tuvo un fácil estreno contra Manhatan (79-51). Ohio State tenía previsto empezar la temporada la noche del viernes contra Marquette en un partido sobre la cubierta del portaviones US Yorktown, pero la elevada humedad obligó a suspender el partido. Se desquitaron el domingo por la noche apabullando a Albany (82-60).

 

Publicado en www.encancha.com, noviembre 2012

ProBasketballTalk | NBC Sports

NBA news, video, analysis and more

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: