Tag Archives: Rick Pitino

Ben Simmons y los 30 segundos, las claves de la temporada NCAA 2015-16

8 Nov

Un año más, se alza el telón de una la temporada de uno de los baloncestos más intensos, emocionantes y apasionantes del mundo, la NCAA. Una competición con una constante renovación de equipos, estrellas y reglas para mantener, siempre constante, el interés de los aficionados. A lo largo de los primeros días de noviembre las universidades han empezado a desentumecerse con los primeros partidillos de exhibición ante sus seguidores, ya sea en pachangas entre los propios jugadores del equipo o contra rivales de entidad bastante menor (al fin y al cabo, no deja de ser una fiesta de presentación).

Esta semana ya empezaremos a ver algunos duelos de interés en la primera parte de la temporada, la fase del calendario “libre” previa a las ligas de conferencias. A continuación paso a desglosarte las principales claves del curso 2015-16: los novatos más destacados, los principales cambios de reglas y los grandes favoritos. Y con un apéndice final, 4 técnicos de prestigio implicados en prácticas poco edificantes.

El talento llega de fuera de los Estados Unidos

En una competición cuyos jugadores se renuevan año a año, el nombre propio de este curso será el de Ben Simmons. Natural de Australia, resulta un jugador difícil de encasillar en una posición concreta. Por su altura, 2,08 con bambas, podríamos definirlo como ala pívot. Sus habilidades, sin embargo, trascienden la pintura para mostrarse en toda la pista. Evidentemente, es capaz de rebotear. Pero luego puede poner la pelota en el suelo y atravesar la pista a toda velocidad. Su visión de juego es privilegiada para encontrar siempre el pase adecuado. Y se maneja bien con ambas manos (sólo su tiro exterior le delata como zurdo). Por ponerle un pero, lo encontramos en su mecánica de lanzamiento. Pero seguro que la pulirá.

Simmons, cuya mascota es un dragón barbudo que responde al nombre de Mutombo, se acabó decantando por una universidad de cierto peso deportivo como Louisiana State, pero con pocas posibilidades de títulos en las quinielas de pretemporada. Una universidad que compite en la Southeastern Conference (SEC), la misma de la todopoderosa Kentucky. El candidato a número 1 del draft de la NBA del 2016 no será el único freshman de los Tigers. El escolta Antonio Blakeney, quien renunció a una beca de Louisville porque a esta universidad la viste Adidas y él ha recibido el apoyo de Nike desde el instituto, será la amenaza exterior de LSU, una de los centros que tiene suscrito un acuerdo con esta segunda marca deportiva.

El otro gran candidato sobre el papel a encabezar el próximo draft de la liga profesional es Skal Labissiere, un interior de 2,10. La rivalidad con Simmons no se limitará al draft, sino que también vivirá sus episodios en la NCAA. Labissiere se ha decantado por Kentucky, el gran favorito a proclamarse campeón de la SEC en la que también se halla LSU. Este haitiano de 19 años vio cómo su casa se hundía en el terremoto de 2010. Él, su madre y su hermano permanecieron 3 horas atrapados bajo los escombros.

Pocos meses después de la catástrofe, se fue a vivir a los Estados Unidos con Gerald Hamilton, responsable de Reach Your Dream Foundation, una “ONG” que lleva a Norteamérica a jóvenes con talento procedentes de países subdesarrollados. Labissiere se matriculó en un instituto de Memphis, la Escuela Evangélica Cristiana, sin un buen nivel de inglés. Los primeros meses necesitó un intérprete en clase. En su año sénior de instituto se matriculó en otro centro, la Lausanne Collegiate School (en el que estudió en su día Marc Gasol).

Sin embargo, tras el cambio de centro la Asociación Atlética de Escuelas Secundarias de Tennessee no le dio permiso para jugar la liga oficial. Su mentor lo inscribió como miembro de Reach Your Dream Prep Academy, un equipo ajeno a esta organización, que puede enfrentarse a conjuntos de la misma en partidos amistosos pero que no puede participar en competiciones oficiales del Estado. Un buen recurso para no estar una temporada inactivo. La NCAA ha investigado los movimientos de Hamilton, pero ha dado el permiso a Labissiere para competir.

Por detrás de estos dos jugadores nos encontramos con el espectacular Jaylen Brown, un alero de 2 metros con unas excepcionales dotes atléticas que le permiten jugar de escolta, alero o ala pívot. En su primera temporada al frente de California, el entrenador Cuonzo Martin ha conseguido hacerse con los servicios de dos de los novatos con mejor cartel de la promoción, el propio Brown y el interior de 2,08 Ivan Rabb. El equipo de la universidad de California – Berkeley cuenta con una tripleta de anotadores exteriores de mucha categoría como Tyrone Wallace, Jordan Mathews y Jabari Bird. La llegada de los dos jóvenes alimentará sus esperanzas de culminar una buena temporada, aunque su corto banquillo será un hándicap muy importante.

Reloj, no cantes las horas…

Esta temporada del baloncesto universitario pasará a la historia por un importante cambio en la reglamentación: el reloj de posesión bajará de los 35 a los 30 segundos. No parece demasiado, pero es un rebaja que acerca un poco más este baloncesto de formación al baloncesto profesional.

En términos prácticos, con el reloj a 35 segundos el número mínimo de posesiones (suponiendo que todas llegasen hasta el límite) era de 68,5, unas 34 por equipo. Ahora, con el límite de 30, esta cifra sube hasta las 80, unas 40 por bando. Es lógico suponer que aumentará el número de puntos anotados, acabando con la tendencia a la baja de los últimos cursos.

Otra variación del reglamento que también ayudará a agilizar los partidos será la reducción de los tiempos muertos. Primero, porque así no se parará tanto el juego. Y segundo, porque se reducirá el tacticismo excesivo de algunos técnicos. Además, a partir de ahora los entrenadores sólo podrán pedir un tiempo muerto con el juego parado. Y se podrá castigar con una técnica de tipo B (un tiro libre) a los equipos que se demoren en exceso en volver a la pista tras una de estas interrupciones o más de 15 segundos en sustituir un jugador.

La NCAA volverá a hacer hincapié en que los jugadores atacantes dispongan de la mayor libertad de movimientos posible, castigando por ejemplo los contactos con la mano de los defensores para mantener la distancia en el exterior y vigilando los cortes. Para compensar un poco, se prohíbe a los tiradores buscar el contacto con un defensor que evita tocarles y la simulación de faltas (flopping) será castigada con una técnica de tipo A (2 tiros libres y posesión).

Otro de los cambios destacados en el reglamento es la ampliación del semicírculo bajo canasta dentro del cual no existe falta en ataque para las penetraciones. Esta zona de la pintura pasa de 90 centímetros de diámetro a 1,20, como en la NBA. Con esa medida se pretenden reducir las acciones en que el defensor se planta delante de su aro a la espera de la llegada del atacante, y de esta forma facilitar también el ataque. Por contra, se permitirá a los defensores hacer uso del antebrazo para mantener su posición (no para empujar) en el poste bajo ante rivales que les ataquen “culeando”.

Cinco candidatos a la victoria

Aunque la NBA le arrebató a John Calipari 7 jugadores al final de la temporada pasada (6 fueron elegidos en el draft, y el séptimo se hizo un hueco en los entrenamientos de pretemporada), el técnico de Kentucky ha manifestado que la de este año puede ser la mejor plantilla con la que haya trabajado jamás. De sus jugadores con protagonismo de la temporada pasada conserva al base de segundo año Tyler Ulis, al ala pívot júnior Marcus Lee y al alero sénior (no recuerdo demasiados jugadores de Kentucky que a las órdenes de este técnico hayan agotado sus cuatro años de elegibilidad antes de dar el salto a profesionales) Alex Poythress.

Entre los recién llegados, además del ya mencionado Labisiere, los escoltas Jamal Murray (que tan buen papel hizo con Canadá en los juegos Panamericanos), Isaiah Briscoe (con un físico ya formado para los profesionales), Charles Matthews y Mychael Mulder (que procede de un Junior College), y el pívot australiano de 2,13 Isaac Humphries. Y aún así, Calipari ha visto como el base-escolta Malik Newman prefería otra universidad de la Southeastern Conference, Mississippi State, a la suya. Culpa tal vez del sistema de 2 unidades de 5 jugadores que utilizó mientras las lesiones así se lo permitieron el curso anterior, y que no dejó brillar a algunas de sus estrellas por el estricto reparto de minutos. Esta temporada ya ha anunciado que volverá a un despliegue más clásico, con sus titulares y sus jugadores de rotación.

Duke también ha perdido al núcleo duro que la llevo a proclamarse campeona de los Estados Unidos en abril del año pasado. Jahlil Okafor, Justise Winslow y Tyus Jones fueron elegidos en el draft. El sénior Quinn Cook no fue seleccionado por ninguna franquicia, y tras probar en la liga de Verano y la pretemporada, finalmente no consiguió hacerse un hueco en la NBA (espera su oportunidad en la Liga de Desarrollo).

El entrenador Mike Krzyzewski podrá seguir contando con Grayson Allen, Amile Jefferson, Matt Jones y Marshall Plumlee. Llegan el base Derryck Thornton (un curso antes de lo previsto), el tirador Luke Kennard, el hombre con muelles en las piernas, Brandon Ingram, el ala pívot Chase Jeter y dos jóvenes con apellidos ilustres: Antonio Vrankovic (el hijo de Stojan) y Justin Robinson (el hijo de David). En definitiva, junto con Kentucky las dos universidades con una mejor hornada de novatos para la temporada 2015-16. Y mimbres suficientes para luchar por conservar su título de campeones del March Madness.

Si Kentucky y Duke parten en el grupo de favoritos por la calidad de sus nuevos reclutas, algunos de sus rivales a priori para ganar el título nacional el primer fin de semana de abril lo son por sus jugadores del curso pasado que siguen en la universidad. North Carolina sólo ha tenido la baja destacada de su chico para todo JP Tokoto, pero conserva a su anotador Marcus Paige (aunque empiece el curso lesionado) con sus escuderos exteriores Justin Jackson y Theo Pinson, a sus interiores Bryce Johnson y Kennedy Meeks, a su sexto hombre Joel James y a un Isaiah Hicks que debe seguir su progresión.

Kansas ha incorporado a dos freshman de mucho talento y proyección,  los interiores Carlton Bragg Jr y Cheik Diallo. El segundo, natural de Mali y elegido mejor jugador del último McDonalds All American (el partido de las estrellas para jugadores de high school), se enfrenta a problemas de elegibilidad relacionados con la homologación de los contenidos de algunas de las asignaturas que cursó en su instituto, Our Savior New American School. Aún sin su concurso, el entrenador Bill Self va sobrado de efectivos con el base Frank Mason,  el triplista Branen Greene, un Wayne Selden que este verano se ha mostrado más efectivo reconvertido desde la posición de escolta a la de alero, el ucraniano Sviatoslav Mykhailiuk, y sobre todo con un prodigio de técnica en la pintura como Perry Ellis.

Maryland ha visto marchar al escolta Dez Wells, pero ha retenido al base de segundo año Melo Trimble. El polivalente alero Jake Layman completará su curso sénior. Junto a ellos tres debutantes en el equipo, pero sólo uno rookie: el pivot Diamond Stone. El quinteto inicial lo completaran dos jugadores transferidos de otras universidades, el ala pívot Robert Carter (procedente de Georgia Tech, la temporada pasada no pudo jugar tal como marca la normativa NCAA para los cambios de centro) y el escolta tirador Rasheed Sulaimon (ex de Duke, el único jugador que el entrenador Mike Krzyzewski ha expulsado del equipo en los 35 años que lleva al frente del programa). Sulaimon, un freshman prometedor en la temporada 2012-13, tiene una oportunidad única para enderezar el rumbo tras haber perdido el norte.

Virginia ha perdido a uno de sus líderes en ataque, Justin Anderson, y al mejor defensor de la Atlantic Coast del pasado curso, Darion Atkins. Por contra, mantienen al base London Perrantes y al hombre desequilibrante en su juego, el escolta Malcolm Brogdon. Por dentro, Mike Tobey pondrá el carácter y la lucha y Anthony Gill la clase y la versatilidad. El año pasado el bloque que entrena Tony Bennett realizó la mejor defensa de toda la Division I, concediendo tan solo una media de 51,5 puntos por partido a unos rivales a los que dejó en el 36,7% de acierto en los tiros de campo. Este curso, su principal baza para optar al título volverá a ser la misma: cerrar su aro a cal y canto atrás.

Tramposos de alto copete

Los que seguro que no aspiran al gran título nacional son los Mustangs de Southern Methodist. La NCAA ha apartado este curso al equipo de los partidos de post-temporada (o sea, el March Madness) por fraude académico (se permitió jugar a algunos de los integrantes del equipo aunque no tenían la nota mínima para hacerlo), conducta poco ética en el reclutamiento de jugadores y poca diligencia por parte del entrenador jefe Larry Brown a la hora de informar de las irregularidades.

Brown, quién además no dijo la verdad en su primera declaración ante la NCAA, no podrá dirigir el 30% de los partidos (9) de sus jugadores esta próxima temporada. El organismo universitario también ha dejado a la universidad sin 9 becas deportivas repartidas entre las tres próximas temporadas, en las que el equipo estará “a prueba”. Tras este castigo, no sería extraño que su conferencia, la American Athletic, les impidiera participar también en su torneo tras la liga regular, el que da una plaza para la Locura de Marzo que SMU de todas maneras no podría aprovechar.

SMU ha visto como, además de su equipo de baloncesto, también era sancionado el de golf. Con estos dos expedientes llega a las 10 infracciones en el deporte universitario a lo largo de la historia (la mayoría fueron en futbol americano), convirtiéndose en el programa más sancionado de todos los tiempos en la NCAA. Su entrenador también suma un poco edificante récord. Antes de SMU, el veterano Larry Brown de 75 años, único técnico que a lo largo de su carrera ha ganado el March Madness y un anillo de campeón en la NBA, dirigió a UCLA y Kansas. Ambos programas también recibieron sanciones relacionadas con el período que Brown los entrenó.

El entrenador de SMU no es el único que tendrá problemas este curso. Como ya explicamos en la temporada pasada, Jim Boeheim también deberá cumplir su sanción por no haber sabido atajar las malas prácticas en Syracuse. O haberse hecho el sueco, que vendría a ser lo mismo. Roy Williams podría ver como su North Carolina, que parte como una de las favoritas, recibe una dura sanción por una trama que a lo largo de 18 años infló las notas de sus atletas para que pudieran ser elegibles para jugar. A lo largo del curso se espera al fin un veredicto de la NCAA al respecto.

El último centro en unirse al grupo de la vergüenza ha sido la Louisville de Rick Pitino, acusada de haber utilizado la prostitución como medio para reclutar jugadores. Según un libro publicado recientemente(“Breaking Cardinals Rules: Basketball and the Escort Queen”), uno de los auxiliares de Pitino, Andre McGee, contrató los servicios de una proxeneta, Katina Powell, para abastecer de prostitutas (entre ellas 3 de las hijas de la madame) fiestas celebradas en el dormitorio de los atletas de la universidad, el Billy Minardi Hall (llamado así en honor del mejor amigo y cuñado del técnico de Louisville, muerto en los atentados de Nueva York del 11 de septiembre del 2001). Es un asunto bajo investigación, pero que si finalmente se demuestra cierto comportará un castigo ejemplar.

Artículo publicado en http://www.encancha.com, novembre 2015.

La guerra de las bambas también se libra en los institutos de los EUA

27 Oct

Este verano un jugador de instituto que había aceptado una beca universitaria de Florida renunció a ella. El motivo, que la marca de zapatillas que patrocina a la universidad no es la misma que le ha patrocinado a él hasta ahora. La guerra entre marcas deportivas por el talento joven se libra ahora en los institutos.

Antonio Blakeney, jugador de baloncesto de 1,93 que destaca como escolta en el instituto Oak Ridge de Florida, se  comprometió el 4 de septiembre a jugar como universitario en Louisville a partir del verano del 2015. El chaval se desdijo de su decisión 13 días más tarde, renunciando por tanto a la beca deportiva en una de los centros más prestigiosos de la Division I del baloncesto NCAA. “Creo que tomé una decisión rápida y emotiva basada en algunas razones equivocadas”,  argumentó el chaval a CBSSports.com.

Louisville firmó un contrato en abril con Adidas de 5 años de duración valorado en 39 millones de dólares por el que todos sus deportistas competirán durante su vigencia con zapatillas de esta marca. Blakeney ha jugado en las ligas de verano de la Amateur Athletic Union (AAU) con Each 1 Teach1, equipo patrocinado por Nike. Su fidelidad a esta marca le ha llevado a romper su compromiso e iniciar de nuevo la búsqueda de equipo en el siguiente nivel de la competición. No le faltan ofertas.

“No me gusta no poder reclutar a un chaval por su afiliación a una marca de zapatillas. Debemos mantener lejos a estas marcas”, afirmó el entrenador de Louisville Rick Pitino. “No me refiero a un caso que nos acaba de suceder a nosotros”, aclaró un técnico que según el reglamento NCAA no puede hablar de los aspirantes a entrar en alguna universidad, ”digo que en los últimos 5 años he visto un cambio tremendo. Creedme, estas empresas compiten muy duro para conseguir a sus jugadores”.

El entrenador de Louisville, universidad que después del plantón recibido  ha retirado a Blakeney de su lista de candidatos a beca deportiva, afirmó que “lo que no me gusta es no poder reclutar a un chico porque le equipa Nike en el circuito AAU. Yo nunca había oído una cosa así, pero ahora está pasando. O que las universidades de Nike no estén interesadas en un chico porque juegue en el circuito de Adidas”.

Pitino arremetió contra la influencia de las marcas deportivas en estas ligas veraniegas, muy seguidas en los Estados Unidos por los aficionados al baloncesto, y en las que las jóvenes promesas se integran en equipos más o menos potentes al margen del conjunto de su instituto con el que participan en las diferentes ligas escolares. En opinión de este entrenador, uno de los más prestigiosos de la NCAA, sus colegas de estos equipos “saben que si uno de sus chicos va a una universidad de Adidas, puede perder el patrocinio de la otra marca. Nadie quiere hablar de esto”.

Mientras tanto, Blakeney está considerando otros centros universitarios en los que jugar. Entre los que mantienen su interés por él, tenemos a Kentucky, Missouri, Louisiana State (LSU) Oregon y Southern California (USC). Casualmente, todos ellos con contratos firmados con Nike. De los 31 jugadores del equipo veraniego de Blakeney que han dado el salto a universidades de la Division I, 28 lo han hecho a centros esponsorizados por esta marca deportiva.

Es difícil de creer que el director general de Nike haya llamado directamente al prometedor escolta para pedirle que reconsiderase su decisión. Pero no sería extraño que alguien de su entorno le haya hecho ver al joven Antonio que en el año de instituto que le queda la marca podría excluirle de sus eventos, entre ellos uno de grandísimo impacto mediático: el Jordan Brand Classic (este partido catapultó al decepcionante Kwame Brown a ser número 1 del draft del 2001).

Todas las marcas importantes captan jóvenes promesas de los institutos para tenerlos controlados antes de su paso a profesionales. Tienen prohibido darles dinero en metálico, ya que eso les cerraría las puertas de la NCAA. Pero nada les impide equiparlos de arriba abajo con su material, ni llevarlos en giras por todo el país para que puedan lucirse ante los ojeadores universitarios. Y aunque no pueden pagar a los jugadores, si pueden tener en nómina a sus entrenadores para que influyan en sus decisiones. Las marcas deportivas también trabajan, a su manera, la cantera.

El último fenómeno surgido del baloncesto universitario, Andrew Wiggins, también competía en el circuito de Nike en sus años en el instituto. Cuando llegó el momento de dar el salto a la Universidad eligió la Kansas de Bill Self, un centro Adidas. Después de haber pasado a profesionales como el número 1 del último draft, ha firmado un contrato con esta última marca por unos dos millones de dólares anuales. Una dura pérdida para Nike a manos de un rival al que gana en goleada en zapatillas vendidas.

Adidas no conseguía un número 1 del draft desde Derrick Rose, en el 2008. En el mercado de zapatillas de los EEUU, el 95% de las ventas son para Nike (58% a través de Jordan y 37% propiamente con su marca), mientras que su competidora se queda en un testimonial 3%. Lógicamente, la empresa minoritaria espera ampliar su cuota de mercado a costa de la mayoritaria, y procurando que otras competidoras como Under Armour no se le adelanten. Una manera de conseguirlo es incrementando el número de estrellas que lucen sus modelos.

Karl Towns Jr, freshman que debutará esta temporada con Kentucky en la NCAA, ha sido el protagonista de otro incidente relacionado con esta guerra por las estrellas juveniles. En el entrenamiento abierto de su equipo televisado por la ESPN, el pívot de 2,13 llevaba unas zapatillas Under Armour cuando resulta que su universidad tiene un contrato con Nike. Saltaron las alarmas, pero la sangre no llegó al río.

Towns calza un 20 americano, un pie de un tamaño monstruoso. Ningún jugador antes en Kentucky había llegado a esta talla. Para que os hagáis una idea, yo en mis tiempos gastaba un 12, que equivale a un 46 europeo. Y un 16 sería una inmensa talla 50. Durante la gira de esta universidad por las Bahamas el freshman jugó con unas zapatillas de la marca que patrocina a su equipo, pero se le rompieron.

Mientras le llegaba un nuevo par (que igual han tenido que fabricar sólo para él), tuvo que usar un par viejo de su época de instituto durante unos días. Con la mala suerte para su actual marca que han coincidido con un evento televisado a todos los Estados Unidos. Una publicidad que su marca anterior se ha llevado gratis. Como este año creo que hablaremos bastante de Towns, os dejo un vídeo para que os vayáis haciendo una idea de sus enormes posibilidades.

Artículo publicado en http://www.encancha.com, octubre 2014

Los Wildcats de Arizona se consolidan en el número 1 del ránking

23 Dic

Arizona, después de su sufrida victoria ante Michigan de la semana anterior, mantuvo el primer lugar del ránking de Asociated Press.  Los Wildcats, con un solo partido esta semana ante la floja Southern (victoria por 69-43, con 21 puntos de Aaron Gordon),  tienen muchas papeletas para repetir posición en las próximas votaciones de AP. Syracuse, a quien también le tocó sufrir ante Saint John’s, siguió otra semana en la segunda posición del podio. Esta semana sólo tuvo un fácil partido contra High Point (75-54, con 5 de 6 en triples para Trevor Cooney), así que tampoco se preveen cambios en su lugar en en el ránking.

Las acompaña en el podio universitario Ohio State. Los Buckeyes salvaron un partido que tenían perdido, ante Notre Dame (64-63), en unos minutos finales de locura. A dos del final un triple de Jerian Grant ponía a los Fightin Irish 8 puntos arriba. Entrando en el último minuto, 2 recuperaciones de pelota situaban a los locales  4 abajo en el marcador. Un balón perdido de Notre Dame permitía a los de Thad Matta reducir la diferencia a sólo 2. 7 puntos seguidos de Lenzelle Smith culminaban la remontada. La defensa de Ohio State había colapsado a Notre Dame en el último partido para Grant. El máximo anotador de la universidad católica no volverá a jugar esta temporada por una cuestión académica.

Wisconsin y Michigan State completan un Top 5 que siguió tal como estaba la semana anterior. Los Badgers no jugaron esta semana mientras que los Spartans derrotaron a Texas (78-93) gracias al mejor partido de su carrera de Adreian Payne. El pívot anotó 33 puntos con una serie de 10 de 13 en los lanzamientos de campo (de ellos 2 de 5 en triples), y 11 de 12 en los libres. Payne compensó así la mala noche de Keith Appling (2 de 13 en el tiro), con problemas en la cadera.

La número 6 Louisville abusó de Missouri State (90-60). Rick Pitino dijo que era el mejor partido que había jugado su equipo esta temporada. “No sé si fue mejor la defensa, el ataque o el rebote ofensivo. La primera parte fue increíble”. El novato Terry Rozier añadió que “si defendemos así, podemos ganar a cualquier equipo del país”. A ver si contra Arizona o  Syracuse son capaces de repetirlo. Lástima que estos duelos no figuren en su calendario.

Oklahoma State (7) acabó con la racha de 10 victorias seguidas de Colorado (29), derrotándola 73 a 78. Los Cowboys cogieron el mando del marcador en el minuto 4 de la primera parte y no lo soltaron hasta el final. Primero, con un margen muy reducido, y ya en la segunda parte con una ventaja de hasta diez puntos gracias un triple de Phil Forte a 7:47 del final. Tras un intento de remontada de los Buffaloes, un nuevo triple de Phil Forte (4 de 7 desde la distancia) faltando 3:10 ponía a Oklahoma State 12 arriba, demasiado lejos para Colorado. Markel Brown hizo un completo partido para los ganadores con 23 puntos y 11 rebotes.

La número 8 Duke eligió para volver a la carga tras 2  semanas de parón a Gardner Webb. Los Blue Devils cumplieron venciendo 85 a 66 con 21 puntos de Jabari Parker. En ataque de los de Krzyzewski empezaron entonados, transformando 17 de sus 23 primeros lanzamientos, aunque en defensa naufragaron en la primera mitad. El enfrentamiento les sirvió de rodaje para su siguiente cita, mucho más complicada, ante UCLA.

Los Blue Devils vencieron a los californianos por 80 a 63, con el Jabari Parker de las grandes noches (23 puntos, 10 rebotes, 5 asistencias). Participó con un triple y un mate en el parcial de 16 a 4 que rompió definitivamente el partido en la segunda mitad. Quinn Cook y Rodney Hood le secundaron con 14 puntos cada uno, mientras que la labor de distribución desde el poste alto de Amile Jefferson ayudó a Duke a superar la defensa zonal de los Bruins.

En la primera parte los de Krzyzewski habían llegado a ganar de 10, pero  un parcial de 18 a 5,  con 7 puntos y 3 asistencias de Kyle Anderson, permitió a los de Steve Alford dar la vuelta a la tortilla. Anderson, que ejerció funciones de director de juego, firmó una estadística muy completa, con 15 puntos, 10 rebotes, 7 asistencias y 5 robos, sólo empañada por sus 7 pelotas perdidas. Jordan Adams, que promedia 20 puntos por partido, se quedó en 10 ante la buena defensa rival.

Wichita State, número 11 del ránking de la semana, mantuvo en blanco al líder anotador de Alabama durante los primeros 14 minutos del enfrentamiento. Luego, Trevor Releford se soltó el pelo y se fue hasta los 22 puntos. La Crimson Tide recuperó una desventaja de 9 puntos para mantener el enfrentamiento igualado hasta el final ante unos Shockers liderados por Cleanthony Early con 26 puntos, y que alargaron su racha de imbatibilidad hasta las 12 victorias con un posterior triunfo ante North Carolina Central (77-66).

Tras un parón de 12 días, Baylor, la número 12, sufrió ante Northwestern State (91-84). El base Kenny Chery falló la canasta que podía haber dado la victoria a los Bears al final de unos 40 minutos que acabaron con empate a 76. En la prórroga compensó a su equipo anotando 12 de sus 20 puntos. Los otros tres puntos de Baylor en el tiempo extra los anotó Gary Franklin con un lanzamiento triple. ¿Sabeis a quien le apuntaron la asistencia de este tiro? Exacto, a Chery.

La número 13 Oregon alargó su racha de victorias hasta las 10, derrotando a UC Irvine 91 a 63. Los Ducks recuperaban al base Dominic Artis tras cumplir 9 partidos de sanción por vender parte de la ropa deportiva que le proporcionaba la universidad.  Por los Anteeaters de Irvine, llama la atención la presencia del freshman senegalés Mamadou Ndiaye, el jugador más alto de la NCCA con 2,30 de altura. En los Ducks juega uno de los más bajitos, Johnathan Loyd (1,72).

En su siguiente enfrentamiento Oregon tuvo que llegar a la prórroga para derrotar a Brigham Young University (100-96). Un festival ofensivo en el duelo entre el tercer mejor anotador, Oregon (89,3 puntos de media) y el quinto, BYU (88,6). Los mormones ganaban de 7 a falta de 2 minutos para agotar los 40 reglamentarios, después de ir por delante desde casi el inicio del partido, pero la última carga de los Ducks forzó el tiempo extra. Jason Calliste (31 puntos) y Joseph Young (25) lideraron al 13 del ránking, mientras que Tyler Haws fue el máximo anotador de los Cougars con 32 puntos.

North Carolina, el número 14, es un equipo capaz de derrotar a Michigan State, Kentucky y Louisville, y también de perder anteTexas (83-86) a pesar de los 23 puntos de Marcus Paige y de recuperar al sancionado Leslie McDonald (15 puntos con 4 triples. Su entrenador, Roy Williams, estalló: “Si quereis saber lo enfadado que estoy, les he dicho que entrenaremos esta medianoche. Y luego les he dicho que mejor comprobaría las reglas de la NCAA para saber si podíamos hacerlo. No podemos entrenar hasta las 5 de la mañana. Así que todo el mundo estará allí a las 5”.

El entreno matutino no parece haber sido muy efectivo. El equipo de Roy Williams ganó 97 a 85 a Davidson. El marcador engaña, ya que corresponde al final de la prórroga. Los 40 minutos acabaron con empate a 79. Brian Sullivan se fue hasta los 33 puntos con 7 triples, y falló el lanzamiento que le podía haber dado la victoria a Davidson a 4 segundos del final. Ya en el tiempo reglamentario, despertó el que siempre aparece, Marcus Paige, anotando 11 de sus 17 puntos.  Una semana complicada para una universidad que, además, ha decidido no solicitar a la NCAA el reingreso de su estrella de la pasada temporada, P.J. Hairston, excluído por motivos extradeportivos.

En estos últimos 7 días se han dado pocos enfrentamientos entre equipos rankeados. En uno de ellos, la número 15 Memphis perdió contra una pujante Florida, situada una posición por debajo suyo en el ránking (75-77). Casey Prather anotó 22 puntos, incluyendo los 8 últimos de los Gators. A falta de 18 segundos Scottie Wilbekin no aprovechó tras falta de Geron Johnson un 1+1.  Los locales tuvieron su oportunidad, pero los de Billy Donovan habían aprendido la dura lección que les enseñó Shabazz Napier de Connecticut. Tapón de Dorian Finney-Smith sobre la entrada de Joe Jackson, y los Gators esforzándose por evitar que los Tigers pudieran aprovechar el rechace para tener una segunda opción.

 

Kentucky, tras su derrota ante North Carolina, se precipitó hasta el lugar 19. Un serio aviso para los de Calipari, que con un tropiezo más podrían caer del Top 25.  Y este pudo haber llegado ante  la misma Belmont que había vencido semanas atrás a North Carolina. Los Bruins llegaron a tener 11 puntos de ventaja durante la primera parte. Por suerte para los Wildcats, apareció la mejor versión de Julius Randle con 29 puntos, 15 de ellos en el parcial de la segunda mitad que sentenció el enfrentamiento. Aaron Harrison (23 puntos) y Willie Cauley-Stein (16 puntos) fueron los otros dos jugadores de John Calipari que dieron la cara.

Los Wildcats están una posición por detrás de Kansas (18 del ránking), que solventó con mayor autoridad su enfrentamiento contra un rival de más entidad que Belmont. Los Jayhawks derrotaron 86 a 64 a Georgetown con un gran papel de sus interiores. Tarik Black, que había sido relegado a la suplencia, hizo su mejor partido para Bill Self con 17 puntos. Joel Embiid, el jugador que le ha desplazado al banquillo, sumó otros 17. Ambos jugadores devastaron de faltas a sus rivales, convirtiendo 16 de 21 tiros libres. En un duelo muy físico, Perry Ellis dejó el juego como consecuencia de un codazo en la nuca.

La número 21 Gonzaga se dejó sorprender en su visita a Kansas State (72-62). A falta de 7:51 los locales ganaban de 2. Su entrenador, Bruce Weber, les retó a mejorar su defensa después de haber encajado casi 30 puntos en el tiempo jugado de la segunda parte. Y los Bulldogs anotaron únicamente 2 puntos en los siguientes 7 minutos. Estos 62 puntos son la anotación más baja de Gonzaga en lo que llevamos de temporada.

14 universidades empezaron la semana invictas (Arizona, Syracuse, Ohio State, Wisconsin, Villanova, Connecticut, Wichita State, Oregon, Iowa State, Massachusetts, Missouri y las no ranqueadas Pittsburgh, Saint Mary’s y Toledo). No todas consiguieron mantener inmaculado su marcador de derrotas.

EL PEOR PARTIDO DE LA TEMPORADA

Pittsburgh vio truncada su racha de 10 victorias consecutivas en el Madison Square Garden al perder contra Cincinnati por 44 a 43. Un grandioso escenario que no se merecía el espectáculo ofrecido por ambos conjuntos en lo que es un firme candidato al peor partido de la temporada. Los Panthers sabían que Cincinnati depende en exceso de la producción ofensiva de Sean Kilpatrick, y lo neutralizaron. El ataque de los Bearcats, habitualmente con un ritmo dinámico, se atascó por la desaparición de su estrella, a la que sus compañeros tampoco ayudaron a reaparecer.

Cincinnati, por su parte, conocía las facilidades que los defensores de Pittsburgh conceden para ganarles la espalda, sea en estático o cuando intentan capturar un rebote defensivo. Y la mayoría de los 12 puntos de Justin Jackson llegaron tras rebote ofensivo, lo mismo que la canasta que le dio la victoria a los Bearcats tras un rebote en ataque de Titus Rubles. Lo que no podían preveer los Panthers es que además les fallara su faceta más segura, los tiros libres. Firmando de media un acierto que ronda el 75%, en el Madison no acertaron en 10 de los 29 que lanzaron.

El juego lento y controlado en ataque de Pittsburgh se volvió aburrido y monótono ante una defensa que les esperaba sabiendo que el tiro exterior no es su fuerte.  Los Panthers fueron incapaces de anotar ningún lanzamiento de campo en los últimos 9 minutos de la primera parte. En la segunda mitad sólo anotaron uno en los 15 minutos finales. En total, estuvieron 21:43 sin hacer una canasta, viviendo de los tiros libres. Y aún así estuvieron a punto de ganar, lo cual no dice mucho a favor de Cincinnnati.

MÁS IMBATIBILIDADES PERDIDAS

Connecticut, número 10 del ránking, acusó los 12 días que ha estado sin competir, perdiendo su primer partido de la temporada. Los Huskies fueron derrotados por Stanford (51 – 53), a pesar de que al descanso ganaban de 10.  Durante la primera mitad el equipo de Kevin Ollie había anotado 6 de sus 10 lanzamientos de 3 puntos. En la segunda, con los Cardinals refugiados en una zona, fallaron sus 12 intentos de triple. Un parcial de 0 a 14 volvió a meter a Stanford en la lucha por el triunfo. En los últimos 45 segundos los locales fallaron 4 lanzamientos ( 3 de ellos Napier) que podrían haber variado el signo del encuentro.

El número 22 Massachusetts cayó en su visita a Florida State (60-55) acusando su pésimo acierto en el lanzamiento triple, con solo un acierto de quince intentos. Los Minutemen recibieron 12 tapones de sus rivales, 7 en 16 minutos de Boris Bojanowski (2,20). Los hasta entonces invictos ganaban 54 a 55 a falta de 1:51, pero no fueron capaces de anotar en sus últimas 4 posesiones.

El siguiente en el ránking, Missouri, también salió de la lista de equipos imbatidos. Illinois les derrotó 64 a 65 con dos tiros libres a falta de 4,6 segundos de Tracy Abrams (22 puntos, 6 rebotes). Los Fightin Illini rompían así una serie de 4 derrotas consecutivas en un duelo clásico que llegaba a su edición 33.  Los Tigers desperdiciaron su última posesión por un mal entendimiento entre Tony Criswell y Jordan Clarkson (25 puntos, 6 rebotes, 8 asistencias).

Los Gaels de Saint Mary’s encajaron su primera derrota ante South Carolina (71-78). Los Gamecocks fueron por delante en el marcador prácticamente todo el encuentro, liderados por su pareja exterior. Tyrone Johnson, muy acertado en el tiro, anotó 16 puntos mientras que Sindarius Thornwell aportó 13. Saint Mary’s, que tuvo como jugadores más destacados a los aleros Brad Waldow (20 puntos, 5 rebotes) y Beau Levesque (15 puntos,  8 rebotes), encontró a faltar una mayor aportación de su banquillo (sólo 5 puntos por 26 de South Carolina).

OTRAS RACHAS ROTAS

Después de 737 partidos, New Mexico se quedó sin anotar un triple. Ocurrió en la derrota de Los Lobos ante su rival estatal, New Mexico State, por 61 a 67. Los locales fallaron sus siete intentos desde más allá de la línea de 3 puntos. Lo más grave, sin embargo, es que concedieron una ventaja de 18 puntos a los Aggies en tan sólo 6 minutos de juego, lo que les hizo ir todo el enfrentamiento persiguiendo a su contrincante. A 34 segundos del final tuvieron ocasión de empatar, pero Cullen Neal recibió un tapón en el último lanzamiento.

Grambling State, equipo encuadrado en la Southwestern Athletic Conference, rompió una serie de 32 derrotas consecutivas. Aunque para ello tuvo que buscarse un rival de la Division II, Central Baptist (83-75).  Los Tigers no ganaban un partido desde el 3 de marzo del 2011. La victoria se hizo esperar más de lo deseado, no solo por la mala racha sino además porque este enfrentamiento empezó con 70 minutos de retraso. Los árbitros llegaron tarde.

UN FINAL CON POLÉMICA

El duelo que disputaron South Florida y Florida Gulf Coast fue de baja anotación. Ganaron los locales 68 a 66…¡tras dós prórrogas! Los cuarenta minutos acabaron con empate a 55, y en la primera prórroga cada equipo sólo anotó 2 puntos. Por los Eagles, una de las revelaciones del pasado “March Madness”, Bernard Thompson se fue hasta los 32 puntos, casi la mitad de los conseguidos de su equipo. Su compañero Nate Hicks capturó 19 rebotes (todos defensivos), pero se quedó sin anotar. Se podrían haber repartido un poco mejor el trabajo.

El partido acabó con polémica. En la última posesión para Florida Gulf Coast, con sólo 3 décimas de segundo en el reloj, Jamail Jones lanzó un pase desde su propia línea de fondo para Chase Fieler, en la linea de fondo contraria. Fieler capturó la pelota y lanzó, anotando una canasta complicadísima. A pesar de que el vídeo la muestra dentro del tiempo, los árbitros no la concedieron porque la reglamentación establece el tiempo mínimo para coger el balón y lanzar en 4 décimas.  Es la regla Trent Tucker (fue el jugador de los Bulls de la NBA que la originó en un partido contra los Knicks el 15 de enero de 1990), que la FIBA también ha adoptado.

LA EXHIBICIÓN DE LA SEMANA

El talentoso Aaric Murray, tras su paso por Lasalle y West Virginia, parece haber encontrado su sitio en Texas Southern. En su Filadelfia natal batió su récord anotador con 48 puntos en la victoria de su equipo sobre la local Temple por 89 a 90, con una serie de 20 de 28 en los lanzamientos de campo ( y sí, antes de que me lo preguntéis, acaparó casi la mitad de los 59 tiros de los Tigers). El pívot, en su temporada sénior, promedia 24,5 puntos por partido.

Una versión resumida de este artículo se publicó en http://www.encancha.com, en diciembre de 2013

Pitino sigue sin poder derrotar a North Carolina

25 Nov

Ya han empezado a disputarse los primeros torneos de la fase de no conferencias de la temporada. Esta semana centran nuestro interés. Prestad atención, porque Massachussetts y Charlotte han dado la campanada. Y Pitino no pudo romper la maldición que le persigue

COACHES VS CANCER

Por tercera vez en su historia, Michigan State llegó al número 1 del ránking de Associated Press, y lo celebró con una victoria en este torneo benéfico contra el cáncer. Los Spartans estrenaron su posición de privilegio ante una correosa Portland (82-67) con 25 puntos y 7 asistencias de Keith Appling y 19 puntos y 7 rebotes de Adreian Payne. En la semifinal del torneo, ya con menos nervios, derrotaron claramente a Virginia Tech 96 a 77. Payne batió su tope anotador con 29 puntos, a los que sumó 10 rebotes.

Ya en la final Michigan State mantuvo su marcador de derrotas a 0 venciendo a Oklahoma por 87 a 76. Los Sooners empezaron el partido muy fuertes, con un Cameron Clark estelar (32 puntos, 7 rebotes). Tras convertir 9 de sus 11 primeros lanzamientos, ganaban 11 a 22. Los Spartans esperaron a que amainara la tormenta, y cuando bajó la efectividad de su rival, les endosaron un parcial de 34 a 9 para dominar al descanso 45 a 31.

En la segunda parte los intentos de Oklahoma de recuperar el control del resultado se encontraron con un obstáculo insalvable, el base Keith Appling. En la mitad del segundo periodo los Sooners se pusieron 4 abajo hasta que 7 puntos consecutivos de Appling volvieron a abrir distancias. Y ya en los 4:30 finales, el base anotó 11 de los 16 puntos de Michigan State. Sus 27 puntos y su  acierto en los momentos claves le dieron el galardón de MVP del torneo.

 

HALL OF FAME TIP OFF

North Carolina, la número 24 del ránking, necesita un nuevo anotador tras la baja por sanción de su mejor anotador de la temporada pasada, P.J. Hairston. En la semifinal contra Richmond, Marcus Paige y Brice Johnson presentaron la solicitud para ocupar la vacante. El base anotó 26 puntos (6-9 en triples) mientras que el interior aportó desde el banquillo 24 puntos y 12 rebotes en 22 minutos.  Entre ambos minimizaron otro discreto partido de un James McAdoo que sigue sin cumplir las expectativas. Ganaron los Tar Heels 82 a 72.

En la otra semifinal Louisville, la tercera mejor del pais la semana pasada, sumó 21 victorias consecutivas, aunque su entrenador Rick Pitino no quedó satisfecho. Los Cardinals, terceros del ranking,  derrotaron a Fairfield 57 a 71 pero a su entrenador no le gustaron las 26 faltas cometidas, las 14 pelotas perdidas, las sólo 9 asistencias repartidas y el bajo 38,3% de acierto en el lanzamiento ante un equipo muy inferior.

En la final Marcus Paige se mantuvo firme en su candidatura, siendo el máximo anotador de los de Roy Williams con 32 puntos (9-12 en lanzamientos de campo y 11-11 en tiros libres).  Por los Cardinals Russ Smith le dio la réplica con 36 puntos, aunque con una serie de 11 de 24 en el tiro. Rick Pitino siguió con su mala racha ante North Carolina, a la que nunca ha ganado. Louisville perdió 84 a 93.  El duelo estaba igualado hasta que Montrezl Harell cometió su cuarta falta a 13 minutos del final, y se acabó de decidir cuando Harrell cometió la quinta a 5 minutos más tarde.

 

 2K SPORTS CLASSIC

La número 18 Connecticut sufrió hasta el último segundo para vencer en su enfrentamiento contra Boston College (70-72) y clasificarse para la final del torneo que se disputa en el Madison Square Garden. El partido se cerró con un monumental tapón del base Ryan Boatright sobre el intento triple de Lonnie Jackson que le podía haber dado la victoria a los Eagles.

En la otra semifinal, la rejuvenecida Indiana (ha perdido 4 de los titulares de la pasada temporada) se aplicó a lo que mejor hace en este inicio de temporada para derrotar a Washington 84 a 102. Los Hoosiers rebotean como si les fuera la vida en ello (50 rebotes por 29 del rival). Noah Vonleh, otro de los freshman de los que se espera mucho, acabo el duelo con 18 puntos y 9 rebotes. Su compañero de promoción Troy Williams firmó 22 y 8.

En la gran final Connecticut se puso en las manos de Shabazz Napier para derrotar a Indiana 59 a 58, en unos últimos minutos de infarto. El base aportó 10 de los 21 lanzamientos de campo convertidos por los Huskies para liderar a los suyos con 27 puntos. La defensa de los de Kevin Ollie sobre los dos freshman de los Hoosiers fue muy efectiva. Vonleh se quedó en cero puntos y Troy Williams en 2. En la final de consolación, Washington cayó ante Boston College (78-89) a pesar de los 30 puntos (6-7 en triples) del enrachado C.J. Wilcox.

 

PUERTO RICO TIP OFF

 Florida State se mantenia invicta  tras cuatro partidos después de derrotar al número 10 del ránking, Virginia Commonwealth (VCU) por 67 a 85. Y lo hizo pese a sus 25 pelotas perdidas. Los Seminoles lo compensaron con su dominio en el rebote.  Los de Florida habían anotado al menos 80 puntos en todos sus enfrentamientos hasta ese momento.

En su quinto partido perdieron la imbatibilidad tras una prórroga, pero no bajaron su media anotadora. La número 14 Michigan sufrió de lo lindo para derrotar a Florida State 80 a 82. En los Wolverines Nik Stauskas confirmó su gran inicio de temporada (4 partidos seguidos pasando de los 20 puntos) con 26 puntos, entre ellos los dos que forzaron la prórroga y 7 más en el tiempo extra, mientras Mitch McGary (14 puntos, 12 rebotes), sigue recuperando ritmo de competición saliendo desde el banquillo.

 

Northeastern le endosó a Georgetown su segunda derrota de la temporada (56-63). Victoria inesperada teniendo en cuenta que además los Hoyas ganaban de 11 al descanso. Pero en la segunda parte los de John Thompson III perdieron de vista la canasta rival (su porcentaje de acierto en los lanzamientos bajó hasta el 23%).

Georgetown se rehizo de esta derrota pasando por encima de una Kansas State que preferiria no haber viajado a San Juan de Puerto Rico (90 – 63). Tras las críticas de su entrenador por su pésima segunda parte ante Northeastern, los jugadores de los Hoyas consiguieron un acierto en sus lanzamientos de campo del 63%. Para los Wildcats, esta era su segunda derrota en el torneo tras haber sido sorprendidos por Charlotte (61 a 68).

Georgetown siguió su buena racha derrotando a VCU 80 a 84, en un partido en el que se señalaron 61 faltas personales. El enfrentamiento que decidía la quinta posición en el torneo duró casi 3 horas. Los Rams forzaron 26 pérdidas de pelota a su rival, pero no pudieron aprovecharlas por su poco acierto en el lanzamiento (35,7%).

En la final del torneo Charlotte protagonizó una nueva sorpresa. Su segunda víctima fue Michigan, a la que venció 61 a 63 gracias a una canasta de Terrence Williams a 4 décimas del final. Previamente, Mitch McGary había empatado a 61 cuando faltaban 9 segundos para acabar el partido. Los Wolverines acusaron la baja de Glenn Robinson III, que sólo pudo jugar 9 minutos con dolor en la espalda. Nik Stauskas, MVP del torneo, anotó 20 puntos, a pesar de tener problemas en un tobillo durante los últimos 10 minutos.

 

CHARLESTON CLASSIC

La número 19 New Mexico no pudo respirar hasta el final de la segunda prórroga de su partido contra la no rankeada UAB (97 – 94).  Tres triples les salvaron de encajar su primera derrota. Uno de Kendall Williams para forzar la primera prórroga, otro del pívot Alex Kirk para provocar la segunda, y el último de Cleveland Thomas para poner el resultado definitivo en el marcador.

 

En su siguiente partido New Mexico acusó el sobreesfuerzo contra Massachusetts. Un parcial de 0 a 14 (del empate a 61 se pasó al 61 a77 a 1:45 para el final) condenó a Los Lobos, que acabaron cayendo 65 a 81. El buen partido de Alex Kirk  con 32 puntos, 11 rebotes y 5 tapones no pudo contrarrestar el efecto devastador de la tripleta de los Minutemen, Chaz Williams (19 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias), Cady Lalane (16 puntos, 14 rebotes, 4 tapones) y Raphiael Putney (18 puntos, 4 rebotes). Putney es, precisamente, el autor del hasta ahora mate de la temporada ante Youngstown State.  ¿Creeis que alguien podrá mejorarlo?

 

En la final Massachusetts derrotó a Clemson 56 a 62, con 20 puntos y 12 rebotes de Cady Lalane, sumando su séptima victoria en este inicio de temporada. La defensa de los Minutemen se centró en K.J. McDaniels, líder anotador de los Tigers de Clemson con casi 19 puntos de media. McDaniels llegó hasta los 14 puntos, pero con una serie en el lanzamiento de campo de 4 de 14.

LAS PENURIAS DE DUKE

Duke, que ha bajado hasta la sexta posición del ranking AP, sufrió contra Belmont hasta que un tiro libre de Rodney Hood a 5 segundos del final puso el definitivo 91 a 90 en el marcador. Jabari Parker anotó 26 puntos (no ha bajado de la veintena en sus seis partidos universitarios) y Hood se fue hasta los 22. Los de Krzyzewski se dejaron remontar 16 puntos para llegar a un final ajustado.

En su partido anterior, los Blue Devils ganaban de 16 a East Carolina en un partido del NIT Season Tip Off tras anotar sus 11 primeros lanzamientos de campo. Pero los Pirats, lejos de rendirse, empezaron a reducir la diferencia. Al descanso perdían de 11, y a 7 minutos del final sólo de 1. Rodney Hood (30 puntos) y Jabari Parker (21 puntos, 9 rebotes y 6 tapones) se pusieron las pilas y salvaron la noche a los de Krzyzewsski. Al final, 83 a 74 para los Blue Devils y esta jugada de Parker para los highlights.

 

En el torneo de Las Vegas Kyle Anderson consiguió un triple doble en la victoria de UCLA sobre Morehead State por 81 a 70, con 13 puntos, 12 rebotes y 11 asistencias. Jordan Adams, otro de los jugadores “on fire” en estos inicios de temporada, se fue hasta los 30 puntos. En el duelo de bases reservas en el equipo californiano, Zach Levine parece haberle ganado la partida a uno de los hijos del nuevo entrenador Steve Alford, Bryce. Su hermano Kory también está en la plantilla de esta universidad.

En los preliminares del torneo de Maui Saint Francis estuvo a punto de conseguir su segundo “upset” de la temporada. Tras derrotar a Miami, campeón de la ACC, en su primer partido, sólo cedieron ante la número 9 Syracuse en el último minuto de su enfrentamiento (56-50). Una buena defensa sobre la estrella de los Orange C.J. Fair (al que dejaron en 7 puntos con una serie de 2 de 13 en el lanzamiento) les dio opciones de victoria hasta que Jerami Grant (13 puntos, 8 rebotes) anotó una canasta y robó la pelota en el ataque posterior.

El partido entre Oklahoma State (número 7) y Memphis (número 11) se presumía igualado entre dos equipos cuyos jugadores interiores principales no son demasiado altos. Se esperaba un baloncesto rápido, alegre, y unas defensas muy activas. Los cowboys cumplieron su parte,  por eso ganaron 101 a 80. Por eso, y por el gran partido del sophomore Marcus Smart. El base anotó 39 puntos (26 antes del descanso, y 12 de los primeros 14 de Oklahoma State). Joe Jackson no estuvo a la altura en lo que debería haber sido un gran duelo de bases. No sólo por su escasa anotación (6 puntos), sino porque estuvo muy poco participativo en el juego de los Tigers de Memphis. Smart, mucho más físico, le borró de la pista.

 

La número 16 Florida sigue con problemas en su rotación. Cuando los Gators empezaban a recuperar lesionados y sancionados, perdieron al base titular Kasey Hill en la victoria sobre Southern por 67 a 53. El freshman, con una lesión en el tobillo izquierdo, será baja al menos un mes. Así que le han levantado el castigo a Scottie Wilbekin, que se ha perdido los primeros 5 partidos de la temporada.

La diferencia de 20 puntos entre el número 2 Kansas y Iona (86-66) no refleja lo ocurrido sobre la pista. Los Gaels, con una defensa zonal 1-2-2 y gran acierto en los triples, se mantuvieron en el partido hasta la mitad de la segunda parte. La entrada del pívot freshman Joel Embiid (16 puntos, 13 rebotes, 2 tapones) fue clave en un parcial de 19 a 4 para los Jayhawks. Kansas no es sólo Andrew Wiggins (13 puntos, 7 rebotes).

Si a Bo Ryan, entrenador de la 12 del ránking AP Wisconsin, le dicen que su equipo es capaz de anotar más de 100 puntos le da algo (la última vez que llegaron a la centena fue en diciembre de 1995). Y sin embargo, lo hizo en la noche mágica de Frank Kamisnky. El alero júnior de 2,13 rompió el récord de anotación de los Badgers con 43 puntos (6-6 en triples, 10-13 en tiros de 2, 5-6 en tiros libres en 28 minutos en pista) en la victoria ante North Dakota por 103 a 85. Por los visitantes Troy Huff le dio la réplica con 37 puntos.

 

Wichita State, 14 del ránking, llegó al descanso en Tulsa con empate a 31 en el marcador. Los jugadores tuvieron que escuchar como los aficionados locales les cantaban que su equipo, uno de los 4 mejores del último “March Madness”, estaba sobrevalorado. Pero no contaban con que los Shockers son un equipo de segunda partes (en sus cuatro partidos, han obtenido una renta total de 71 puntos sobre sus adversarios en la segunda mitad). El resultado final, el lógico: Tulsa 54 – Wichita State 77, y más de uno se tuvo que comer sus cánticos.

En su siguiente partido de la semana, Tulsa sólo perdía de 1 al descanso ante la número 23 del ranking AP, Creighton. Hasta que en la segunda parte despertó Doug McDermott. El alero anotó 21 de sus 33 puntos en esta mitad para acabar con la resistencia del Golden Hurricane. El hijo del entrenador de Creighton aportó además 15 rebotes, 2 asistencias y 2 recuperaciones.

La número 21 Iowa State sufrió de lo lindo para derrotar a BYU por 88 a 90. Los locales consiguieron una renta de 12 puntos en la primera parte, pero Melvin Ejim y DeAndre Kane (21 puntos cada uno) organizaron la remontada. Y cuando los Cyclones ganaban de 5 a 3:28 para el final, Kane estropeó su buen partido con una falta flagrante. La jugada dio nueva vida a los Cougars que aún pudieron ganar, pero el lanzamiento de Tyler Haws (20 puntos, pero con una serie de 6 de 19 en los tiros de campo) fue taponado por Daniel Edozie.

 

Billy Baron, el hermano pequeño del exACB Jimmy Baron, juega en la universidad de Canisius. El acierto en el tiro les debe venir en los genes. La prueba, el triple que marcó ante Elon para ganar el partido.

 

Kameron Woods, de Butler, finaliza un contrataque con un poderoso mate. Sin embargo, los dos puntos no subieron al marcador. La pelota no cayó por la red, sino que volvió a salir por el aro. ¡Una jugada curiosa!

 

La jugada cómica de la semana se vio en la victoria de Duke sobre UNC-Asheville por 91 a 55, cuando uno de los encargados de mantener seco el parquet de poco no acaba arrollado por el visitante Sam Hughes, el mejor de los Bulldogs con 16 puntos.

 

Versión íntegra del artículo publicado en http://www.encancha.com, noviembre 2013

ProBasketballTalk | NBC Sports

NBA news, video, analysis and more

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: