Tag Archives: Notre Dame

NCAA: El resurgir de Duke

23 Feb

allenNunca hay que dar por muerto antes de tiempo a uno de los favoritos en la NCAA. La temporada es tan intensa que muchos pasan por malas rachas. La gracia está en recuperarse a tiempo. Y eso parece haber hecho Duke. Tan bueno es eso, como malo es entrar en crisis en el momento álgido del curso, como les ha pasado a Florida State, Indiana, South Carolina y Virginia.

Entramos en la recta final de las ligas regulares, y en las principales conferencias sólo Villanova (Big East) y Kansas (Big 12) parecen tener bien encarrilados sus títulos (porque la West Coast de Gonzaga no llega a este nivel). En el resto de ligas importantes, aún queda mucho por decidir en las pocas jornadas que faltan antes de dar paso a los play-offs con una plaza en juego para el March Madness, entre el primer y segundo fin de semana de marzo.

Una de las noticias más sonadas de estas dos últimas semanas ha sido la confirmación de que Duke ha vuelto. Favorita casi unánime de la pretemporada, las lesiones y un reparto de roles aún por definir llevó a los Blue Devils a protagonizar un comienzo de curso vacilante (por definirlo de forma suave). Ahora, cuando se acerca el momento culminante de la temporada, los de Kryzewski vuelven a irrumpir entre la lista de favoritos, junto a una Oregon a la que algunos descartaron antes de tiempo.

En el ranking semanal de los 25 mejores de Associated Press Gonzaga ha mantenido sin problemas su número 1. Al fin y al cabo, con 28 victorias y ninguna derrota, son el único equipo invicto esta temporada en la Division I de la NCAA. Al acecho de un fallo de los Bulldogs se han mantenido Villanova y Kansas, mientras Arizona ha ido escalando posiciones hasta llegar al cuarto lugar, por delante de UCLA, Oregon, Louisville, North Carolina, Baylor, Duke y Kentucky. El mal momento de Southern California y South Carolina las ha dejado fuera de la lista, un destino que podrían compartir Florida State y Virginia si no salen pronto del bache.

Atlantic Coast

El 9 de febrero Duke y North Carolina vivieron un nuevo episodio de su larga rivalidad histórica (78-86). De sus 96 últimos enfrentamientos, cada una había ganado 48. El empate se rompió a favor de los de Mike Krzyzewski gracias a su acierto en los triples (13 de 27), especialmente por parte de un Grayson Allen (25 puntos, 7 de 12 en triples) que recuperó su mejor nivel. El escolta sumó 4 en una primera mitad igualada (40-39) que sirvieron para contrarrestar los 14 puntos del visitante Justin Jackson (21 puntos). En el inicio de la segunda mitad, los Blue Devils abrieron brecha con dos triples de Luke Kennard (20 puntos) y otro de Allen, y el despertar anotador de Jayson Tatum (19 puntos, todos tras el descanso, 9 rebotes, 5 asistencias). North Carolina se aplicó en defensa para igualar el marcador con Joel Berry (15 puntos) asumiendo el mando de las operaciones. El último triple de Allen a poco más de un minuto para el final y justo antes de ser eliminado por 5 faltas, fue clave para decidir un partido igualado.

Sin tiempo para recuperarse después de vencer a los Tar Heels, Duke jugó menos de 48 horas después contra Clemson. Los de Krzyzewski dominaron la primera parte, pero necesitaron de la aportación estelar de Luke Kennard (20 de sus 25 puntos en la segunda parte) para sobrevivir tras el descanso (64-62). En su visita a Virginia (55-65), se atascaron ante su defensa en la primera mitad. Krzyzewski afrontó la segunda con un planteamiento diferente: no marcar más jugadas y dejar total libertad a sus jugadores.  El principal beneficiado fue Jayson Tatum, quien anotó 21 de sus 28 puntos tras el descanso, anotando tres triples al límite de la posesión. El tercero puso a los suyos 10 arriba a 2 minutos del final.

La buena racha de los Blue Devils llegó hasta los siete triunfos consecutivos tras vencer en casa a Wake Forest (99-94). La primera mitad fue muy igualada. En la segunda los locales llegaron a tener una máxima ventaja de 12 puntos gracias a un triple de Tatum, pero los Deamon Deacons fueron remontando poco a poco hasta llegar al final del partido con opciones de ganar. En una penetración a canasta Bryant Crawford (21 puntos) puso en el marcador el 93-92. El base no consiguió acertar sus dos siguientes entradas, y Duke se aseguró un resultado favorable desde la línea de tiros libres.

North Carolina venció claramente el 15 de febrero en su visita a la pista de su rival estatal (73-97), la North Carolina State de un Dennis Smith (27 puntos), que cumplió como siempre. En su primer partido tras la dolorosa derrota frente a Duke, los Tar Heels controlaron el rebote (25 a 41), dominaron en la pintura (22 a 60 en puntos interiores) y consiguieron buenos tiros (56% en tiros de campo). La derrota de los Wolfpack, la tercera seguida tras perder de 30 ante Wake Forest y de 24 contra Florida State, sentenció el destino de su entrenador, Mark Gottfried, a quien la universidad le comunicó su cese del cargo al final de temporada. La noticia no cambió nada, y North Carolina State cedió en su siguiente compromiso contra una Notre Dame (72-81) que encadenaba 4 victorias seguidas tras un importante cambio táctico.

Mike Brey decidió probar un cambio radical en sus sistemas para sacar a Notre Dame del bache que le llevó a sumar 4 derrotas seguidas: poner a Bonzie Colson (1,95) de pívot rodeado por 4 exteriores de los cuales sólo el alero VJ Beachem  (2,03) pasa de los 2 metros.  Los Fightin Irish pasan mucho tiempo con sus 5 jugadores fuera de la pintura, negando una referencia clara en defensa a los pívots rivales. Florida State, un equipo con muchos hombres altos, cayó en su trampa (84-72) el 11 de febrero. Después de conseguir 27 puntos y 16 rebotes frente a Wake Forest, Coolson se fue hasta los 33 puntos (20 en la segunda parte) y 13 rebotes contra los Seminoles. 7 puntos seguidos del atípico interior pusieron a los Fightin Irish 17 puntos arriba a 15 minutos del final. El mejor equipo de la Division I NCAA lanzando tiros libres sacó provecho de la mala noche de los visitantes en este apartado (7 de 22). Boston College y la citada North Carolina State fueron sus siguientes víctimas.

Florida State vio esfumarse sus últimas esperanzas de luchar por el título de la liga regular con su derrota en la pista de Pittsburgh (80-66). Ante la mayor altura y fortaleza de las torres visitantes, el entrenador Kevin Stallings decidió explotar la movilidad de sus dos aleros altos. Michael Young y Chase Jeter. El primero, máximo anotador de los Panthers esta temporada, se quedó en 11 puntos (además de 4 rebotes y 6 asistencias), por debajo de su media de 20,2. El segundo, que promediaba 7,6 puntos, tuvo su gran noche con 29 (y 8 rebotes). El otro acierto de los de Stallings fue anular por completo a uno de los referentes ofensivos de los Seminoles, Dwayne Bacon (0 puntos con tan solo 4 lanzamientos de campo).

Rick Pitino estaba orgulloso de sus jugadores por la buena racha de Louisville (7 victorias en 8 partidos) tras vencer a Boston College el 4 de febrero). No lo estaba tanto al día siguiente, cuando su hombre más atlético, el alero Deng Adel, y su cerrojo en defensa, el pivot Mangok Mathiank, se saltaron el toque de queda la noche antes de un entrenamiento matinal. Ambos fueron suspendidos un partido, el que los Cardinals debían jugar ante Virginia. Sin ellos, y sin su máximo anotador, el lesionado Quinn Snyder, Louisville cayó 71-55.

Una vez recuperadas a sus tres piezas, el equipo de Pitino remonto en la segunda parte frente a Miami (71-66) y sobrevivió en la pista de Syracuse, aunque necesitó una prórroga para hacerlo (72-76).  Los Orange perdían de 14 a cinco minutos del descanso, pero no tardaron en reducir su desventaja. En la segunda parte su margen en contra era de 7 a 3 minutos para acabar, pero consiguieron forzar un tiempo extra. Y aquí Louisville si sentenció con un parcial de 0-10 con 6 puntos, 4 rebotes, 1 tapón, 1 pelota recuperada y 1 asistencia del pívot egipcio Anas Mahmoud (12 puntos, 8 rebotes, 3 tapones) en este lapso. El 18 de febrero ganaron en un partido espectacular a una Virginia Tech  (94-90) que firmó un 59,2% en sus tiros de campo (65,4% en triples). Los de casa no se quedaron muy atrás en acierto (51,5% global con un 54,5% en triples) en un duelo en el que aprovecharon las posesiones extra tras pérdida de pelota de los Hookies. No os perdáis en el vídeo el cambio de vestuario del entrenador de Virginia Tech, Buzz Williams, a causa del calor en la pista.

Virginia, situada en la zona media del ranking, cedió el domingo 12 de febrero en su visita a Virginia Tech (80-78). Seth Allen hizo bueno el refrán de “a la tercera va la vencida” para convertirse en el héroe de la noche. Los Hookies fueron por detrás en el marcador casi todo el tiempo, pero Allen (20 puntos) tuvo la ocasión de empatar al final de los 40 minutos. Falló, pero el palmeo de Ty Outlaw (su única canasta del partido) forzó la prórroga. Con empate a 68 London Perrantes (22 puntos) pudo darle el triunfo a los Cavaliers, pero su entrada a canasta tuvo un final sorprendente: la pelota se quedó muerta en el soporte del aro sin entrar. Allen tuvo el triple para ganar, pero falló. Pero nuevamente perseveró, y a 4 segundos del final de la segunda prórroga su esfuerzo se vio recompensado con la canasta de la victoria para Virginia Tech.

Tras esta decepción Virginia volvió a ceder ante Duke, como ya hemos comentado, antes de visitar a North Carolina. Los Cavaliers consiguieron forzar a los Tar Heels a jugar a un ritmo más lento del habitual, pero con eso lo único que consiguieron fue evitar una paliza de escándalo (65-41). Y es que fallando 17 triples seguidos antes de meter uno (su serie final fue 2 de 20) y transformando un 28% de lanzamientos de campo, es imposible aspirar a ganar. En la segunda mitad Virginia estuvo casi 10 minutos sin anotar un tiro de campo. En los locales, Justin Jackson anotó 18 de sus 20 puntos en la primera parte (su estadística final incluye 4 rebotes y 6 asistencias). En la segunda, su relevo lo recogió Kennedy Meeks, que sumó sus 13 puntos y sus 7 rebotes tras el descanso.

La caída en picado de Virginia se confirmó tras su cuarta derrota consecutiva. Los Cavaliers cedieron en su propia pista ante la Miami que entrena Jim Larranaga (48-54), en un partido que se resolvió en la prórroga. Es la peor racha de derrotas del equipo desde que el entrenador Tony Bennett tomó las riendas la temporada 2009-10. Los locales ganaban 35-24 a 12 minutos del final gracias a un parcial de 12 a 0, pero a partir de ese momento estuvieron 6 minutos sin anotar. Una demostración más de los problemas del equipo para anotar, agravados por el mal momento de su base y único sénior London Perrantes, fue su pésimo 31,4% en tiros de campo (16 de 51).

North Carolina se mantiene al frente de esta conferencia, con una victoria de margen respecto a Louisville y la renacida Duke. Tras ellas andan lo bastante cerca como para aspirar al título de liga regular Florida State y Notre Dame.

Big East

El entrenador de Villanova Jay Wright sumó el triunfo 500 de su carrera en la visita de los suyos a la pista de Xavier (57-73), un conjunto que deambulaba por la parte baja del ranking de 25. Los Musketeers, que ya no contaban con Edmond Summer por una grave lesión de rodilla, se quedaron durante el partido sin su máximo anotador Trevon Bluiett al agravarse el esguince de tobillo que arrastraba. Villanova también tenía una ausencia de consideración, la de su único hombre fiable de más de 2 metros, Darryl Reynolds, por una lesión en las costillas.

Butler había llegado a estar en el onceavo puesto del Top 25 antes de que dos derrotas consecutivas frente a Georgetown y Creighton a finales de enero les hicieran bajar. En el veintidosavo lugar de la lista, los Bulldogs cayeron en su visita a Providence (71-65) con su mejor anotador, Kelan Martin fuera del cinco titular por segundo partido consecutivo. Los minutos del alero se han reducido, y lógicamente también lo ha hecho su anotación. Los Bulldogs se rehicieron apalizando a la decepcionante Saint John’s que entrena el exNBA Chris Mullin y a la última de la Big East De Paul.

Creighton perdió en su visita a la pista de Seton Hall (87-81) ante la noche tonta de Khadeen Carrington. El escolta anotó 41 puntos (10 de 15 en tiros de campo), capturó 5 rebotes, dio 7 asistencias y robó 4 pelotas. Carrington anotó 10 puntos en el último minuto del encuentro, justo cuando los Pirates estaban sólo un punto por delante de su rival. Dos de ellos, los decisivos, tras un increíble robo de pelota.

La estrella de Seton Hall se fue hasta los 22 puntos frente a una Villanova que venía de superar a De Paul, pero en esta ocasión no fueron suficientes para ganar (70-92). Los vigentes campeones de la NCAA, liderados por un Jalen Brunson infalible (22 puntos, con 7 de 7 en tiros de campo, 10 asistencias), se quedaban a un paso de ganar por cuarta vez seguida su liga de conferencia. Sólo necesitan sumar un triunfo en uno de los tres partidos que les restan para conseguirlo. El primero de los tres es contra Butler, la segunda y la única que puede aspirar a acabar la liga regular empatada con ella. Un triunfo en este partido acabaría con el suspense. Creighton, la tercera, ya no tiene opciones de ganar el título.

Big 10

Wisconsin, que había escalado hasta el séptimo lugar del Ranking de Associated Press, cayó en casa ante una Northwestern (59-66) que buscaba un triunfo de prestigio que le permitiera disputar por primera vez en su historia el March Madness (59-66). Los Wildcats basaron su victoria en el doble marcaje al que sometieron a una de las estrellas locales, Ethan Happ (Nebraska les había hecho lo mismo en su partido previo, aunque los Badgers acabaron ganando en la prórroga 69-70). Con el pívot anulado, el base Bronson Koenig arrastrando problemas musculares, y Nigel Hayes desaparecido en la primera parte (sólo 4 de sus 13 puntos en los primeros 20 minutos), Northwestern consiguió un parcial de 3-19 tras anotar 5 triples que les dio una renta de 9 puntos de margen que supo mantener en la segunda mitad.

La mala racha de esta universidad se alargó ante Michigan, un equipo que intenta desesperadamente mejorar sus opciones en los play-off de esta conferencia. Ante los Badgers, que por primera vez este curso encadenaron 2 derrotas seguidas, sumaron su tercera victoria consecutiva (64-58). Zak Irvin, el que debía ser el jugador más importante de los Wolverines esta temporada, dejó atrás un mal momento anotador (13 puntos en sus 4 partidos previos) para contribuir con 18 puntos en la victoria, secundando a Moe Wagner (21 puntos).  Hubo dos factores claves que explican la derrota de Wisconsin. El primero, la ausencia por lesión de Bronson Koenig. Su sustituto, el freshman D’Mitrik Trice (su hermano mayor Travis fue una de las piezas claves de la Michigan State que jugó la Final Four del 2015), anotó 9 puntos pero convirtiendo sólo 2 de sus 15 lanzamientos.  La otra clave fue el doble marcaje sobre Ethan Happ tras el descanso. El pívot sumó 18 puntos en la primera parte, con 8 de 9 en sus tiros de campo, por tan sólo 4 en 4 lanzamientos en la segunda.

Tras estas dos derrotas Wisconsin cedió su ventaja en la clasificación de la liga regular para verse empatada con Purdue y Maryland. Contra los segundos se enfrentó en su siguiente cita, el 19 de febrero, consiguiendo una victoria importantísima (71-60). Bronson Koenig volvió a jugar, anotando 9 puntos en la segunda parte. El alero Nigel Hayes (21 puntos, 10 rebotes) sumó 14 tras un descanso al que se había llegado con 6 puntos de margen de los visitantes liderados por el base Melo Trimble (27 puntos, 5 rebotes, 3 asistencias).  Los Badgers ya habían previsto que Ethan Haap (20 puntos, 7 rebotes, 5 recuperaciones) recibiría un doble marcaje. En la primera mitad el pívot dio buenos pases a sus compañeros libres, y en la segunda, ante las dudas de Maryland, les remató en la pintura. Trimble intentó en solitario la remontada aprovechando que Haap estaba en el banquillo con 4 faltas, pero Koenig y Hayes le dieron la réplica.

Purdue, por su parte, avasalló con sus dos torres, Caleb Swanigan (24 puntos, 15 rebotes, 5 asistencias)  y Isaac Haas (18 puntos, 5 rebotes) a una Michigan State con muchas carencias en la pintura (80-63). Para colmo de males de los Spartans que se aferraban a sus últimas opciones de ser invitados al torneo de marzo, se lesionó de gravedad una rodilla el escolta Eron Harris, que ya no volverá a jugar en su último curso en la NCAA. Los Boilermakers sólo tuvieron que centrarse en limitar la producción del alero de primer año (y posiblemente último antes de dar el salto a la NBA) Miles Bridges (14 puntos con 4 de 6 en triples, 9 rebotes). Purdue, que lidera la liga regular de esta conferencia con una victoria de margen respecto a Wisconsin (ahora la 16 del ranking), 2 sobre Maryland y 3 respecto a Northwestern, tuvo que recurrir a una prórroga para superar a la modesta Penn State (70-74). En este último encuentro Swanigan se quedó en 10 puntos y 9 rebotes, rompiendo una racha de 9 partidos seguidos firmando un doble doble.

La decepcionante Indiana, que abrió la temporada en el ya lejano noviembre venciendo a una de las grandes favoritas como Kansas, es la antepenúltima de esta conferencia tras haber perdido 7 de sus 8 últimos partidos cuando tiene equipo para aspirar a mucho más. Por detrás suyo encontramos otra universidad histórica como Ohio State. Ahora mismo, es muy difícil que ninguna de las dos sea invitada al March Madness.

Big  12

Kansas sufrió, y de qué manera, para vencer en la pista de Texas Tech (79-80), uno de los equipos de la cola de la clasificación de la conferencia. La defensa de los Raiders dejó al base Frank Mason en tan sólo 12 puntos (4 de 13 en tiros de campo), pero no pudo frenar a Josh Jackson (31 puntos, 12 de 15 en tiros de campo, 11 rebotes, 4 asistencias). Con empate a 79 a 3 segundos del final, el alero se vio en la tesitura más complicada para un jugador de primer año: lanzar los tiros libres claves. Tras errar el primero, anotó el segundo. El triple a la desesperada de Keenan Evans no entró (25 puntos, 4 de 5 en triples).

En uno de sus dos compromisos más complicados para asegurarse un nuevo título de liga regular de su conferencia, Kansas derrotó a West Virginia el 13 de febrero en un partido trepidante con una prórroga (84-80). Los visitantes golpearon primero con una defensa modélica. Los Jayhakws, que se vieron 0-10 en el marcador, sólo acertaron 1 de sus 10 primeros lanzamientos. Tras  dos triples de Lagerald Vick (14 puntos) y una mejora defensiva que les permitió rebotear y correr, los locales devolvieron el golpe con un parcial de 16 a 0. West Virginia reaccionó para cerrar la primera parte 32-39. Tras el descanso, los de Bob Huggins mantuvieron su dominio para ponerse 14 arriba (50-64) a 3 minutos del final con los puntos de Esa Ahmad (20) y Tariq Phillip (18). Y entonces llegó la locura, con los de casa recuperando pelotas con su presión a toda pista y con Frank Mason (24 puntos, 3 de 13 en tiros de campo pero 16 de 18 en los libres) y Devonte Graham (18 puntos) de ejecutores en una remontada que parecía imposible. La prórroga se abrió con un parcial de 8 a 0 con 2 triples de Graham y una penetración tras robo de Josh Jackson (14 puntos, 11 rebotes, 5 recuperaciones) que West Virginia no pudo contrarrestar.

El panorama se le acabó de aclarar a Kansas esa misma noche con la derrota de Baylor en su visita a Texas Tech (84-78), el mismo equipo que dos días antes había estado a punto de noquear a los Jayhawks. Los Red Raiders abrieron el partido con un 11-0. El belga Manu Lecomte entró en ignición al final de la primera parte, anotando 12 de los últimos 14 puntos de los Bears para darle la vuelta al marcador antes del descanso, 32-36. Pero mediada la segunda mitad Texas Tech reapareció con otro parcial de 11 a 0 que la puso 8 puntos arriba a 4 minutos del final. Los Raiders a punto estuvieron de dar una nueva sorpresa frente a West Virginia, pero las piernas les flaquearon en la segunda prórroga (83-74).

Precisamente Baylor era el gran rival a batir que le quedaba a Kansas. Los Jayhawks se llevaron una victoria crucial de la pista de los Bears (65-67), y esta vez no fue por su gran capacidad en ataque sino por su determinación y su buena defensa en la última jugada. Los locales fueron por delante la mayor parte del tiempo imponiendo su juego físico, y llegaron a los 3 minutos y medio finales de partido con 6 puntos de margen. En una nueva demostración de carácter, los jugadores de Bill Self volvieron a remontar tal como hicieran ante West Virginia. Josh Jackson (16 puntos), que ya había salvado a los suyos con un triple lejano para cerrar la primera mitad, consiguió dos canastas y Devonte Graham anotó dos tiros libres para empatar a 65. Landen Lucas fue objeto de falta tras capturar un rebote ofensivo, y anotó dos tiros libres a 11 segundos del final. En el último ataque, Kansas cerró la línea de pase para la estrella de Baylor, Jonathan Motley (19 puntos, 9 rebotes, 4 asistencias), y negó un tiro librado a su segunda opción, Lecomte (16 puntos, 4 de 9 en triples). Los Bears, que llegaron a figurar entre la lista de candidatos a cabezas de serie del March Madness, sumaban su cuarta derrota en 6 enfrentamientos.

Con cuatro partidos por jugar, Kansas es la primera de su liga regular con dos victorias de margen respecto a tres perseguidores que han jugado un partido más, una Baylor que rompió su racha de dos derrotas seguidas superando a una Oklahoma (60-54) muy lejos del nivel del curso pasado, West Virginia y Iowa State.

Pacific 12

El 9 de febrero UCLA y Oregon se enfrentaron con 21 ojeadores de la NBA acreditados y una leyenda como Magic Johnson en las gradas ( 82-79). Todos querían ver a las dos perlas de los de casa, Lonzo Ball (15 puntos, 11 rebotes) y TJ Leaf. En la primera mitad Dillon Brooks (19 puntos) castigó duramente a los locales, bien secundado por Tyler Dorsey (19 puntos). Los Ducks llegaron a ganar de 17 hasta que Bryce Alford (12 puntos, 4 asistencias) conectó 9 puntos para liderar un parcial de 14 a 0. Oregon se rehizo y al descanso el marcador era 39-48. En el inicio de la segunda parte Brooks volvió a aparecer, y su equipo se puso 15 puntos arriba a 15 minutos del final.  Los Bruins probaron suerte con la misma zona 3-2 que no les había funcionado en la primera mitad, con idéntico resultado. Mejor les fue con una agresiva individual que les concedió un parcial de 7-0. La remontada de UCLA era imparable mientras sus rivales perdían su puntería. Un triple del tercero de los Holiday (Jrue y Justin juegan en la NBA), Aaron (15 puntos, 7 rebotes), les daba el mando con menos de 4 minutos por jugarse, 72-70. Ball asumió el mando con una entrada y un triple lejanísimo en el último minuto. Las libretas de los ojeadores de la NBA echaban humo.

UCLA se vengó, el 18 de febrero, de la derrota que había encajado en enero frente a Southern California (102-70). Los Bruins, además, hicieron sangre ante un rival que va cediendo poco a poco en la clasificación de esta conferencia con los puntos de Bryce Alford (26 puntos, 4 rebotes, 6 asistencias). El hijo del entrenador sumó 10 puntos seguidos para su equipo. Cuando empezó su serie, USC estaba a 12 a poco más de 7 minutos para el final. Tras su décimo punto consecutivo, la distancia en el marcador entre ambos conjuntos era de 20 puntos. Pero el joven Alford no tenía bastante. Tras una asistencia suya para el mate de Lonzo Ball (15 puntos, 8 rebotes, 8 asistencias) y un triple faltando 2 minutos y 5 segundos para acabar, la ventaja de UCLA llegó hasta los 30 puntos.  Él acabó el trabajo que habían empezado en la pintura TJ Leaf (19 puntos, 8 rebotes) y Thomas Welsh (16 puntos, 16 rebotes).

Oregon, por su parte, se recupero de su decepción ante UCLA derrotando también a Southern California (70-81). Los locales llegaron a perder de 11 en la primera parte, pero se recompusieron antes del descanso. En la segunda parte Dillon Brooks (21 puntos)  volvió a poner a los Ducks 10 arriba, pero cuando fue eliminado por faltas a 3:28 del final su equipo sólo ganaba de 5. El encargado de frustrar las esperanzas de remontada de los californianos fue Tyler Dorsey (19 puntos) con 2 triples decisivos.

Arizona superó a California (62-57) a pesar de que entre sus dos mejores anotadores, Allonzo Trier y Lauri Markkanen, sólo anotaron una canasta de 10 intentos. Los Wildcats se dedicaron a mover la bola en ataque buscando a Kobi Simmons (13 puntos) y Kadeem Allen (11 puntos) por fuera, y Dusan Ristic (12 puntos) por dentro, y se aplicaron duro en defensa para contrarrestar la mala noche de sus dos estrellas. Arizona lidera la Pac 12 habiendo perdido sólo un partido de los 15 jugados de liga regular. Tras 4 victorias frente a rivales asequibles, ahora le llega el esprint final. De sus últimos 3 partidos, uno es contra Southern California y otro contra UCLA. En la clasificación, a una victoria de los Wildcats está Oregon, precisamente la única capaz de derrotarles en su conferencia. Por detrás, la tercera en discordia es UCLA. De las tres, la que presenta un final de calendario más asequible es Oregon.

Southeastern Conference

Kentucky sufrió para vencer a una Georgia (77-82) que a los dos minutos de juego perdió por una lesión de rodilla a su estrella, el alero alto Yante Maten. A pesar de esta importante baja, los Bulldogs no se rindieron y tuvieron a los de John Calipari contra las cuerdas hasta el final, liderados por el base JJ Frazier (36 puntos). A un minuto del final, una canasta suya ponía por delante a los de casa, 75-73. El base de los Wildcats D’Aaron Fox empató con dos tiros libres y un tapón de Bam Adebayo le dio la iniciativa a Kentucky. Fox marcó distancia con otros 4 tiros libres y Malik Monk remató la faena con dos puntos más, también desde la línea de personal. Tras el partido Calipari aprovechó para elogiar el trabajo del entrenador rival, Mark Fox, y se despachó a gusto contra la decisión de despedir al entrenador de North Carolina State, Mark Gottfried, a medio curso. El entrenador de Kentucky recomendó a los entrenadores incluir en sus contratos una cláusula para cobrar toda la temporada en estos casos. Kentucky volvió a sufrir frente a Missouri (62-72), pero Adebayo (22 puntos, 15 rebotes) compensó en la pintura la falta de acierto del equipo en el lanzamiento exterior.

 

South Carolina perdió en casa contra Alabama en el partido más maratoniano de lo que llevamos de curso (86-90). Hasta 4 prórrogas hicieron falta el 8 de febrero para conocer al vencedor. La estrella local, Sindarious Thornwell, firmó unas cifras monstruosas, 44 puntos y 21 rebotes (10 ofensivos), pero compensó con sus 25 tiros libres anotados (de 33 lanzados) su pobre 9 de 25 en tiros de campo. El entrenador Frank Martin se culpó de la derrota por haber programado una serie previa de entrenamientos demasiado duros que dejaron agotados a sus jugadores. Ni Thornwell ni ninguno de sus otros dos mejores anotadores, PJ Dozier y Duane Notice, estaban frescos para lanzar. Aún así, su técnico mantuvo en pista 56 minutos al primero y 54 a los otros dos. El máximo encestador de Alabama fue Avery Johnson Jr (23 puntos), el hijo del entrenador. ¿Os suena el nombre? Avery Johnson padre jugó 16 temporadas en la NBA, ganando un anillo de campeón con los Spurs el 1999 anotando la canasta ganadora del quinto partido de la serie contra los Knicks. Como entrenador, llevó a los Dallas Mavericks a las finales del 2006 (ganadas por los Miami Heat).

Este no fue el único traspié de los Gamecocks. El 12 de febrero vencieron a Mississippi State, pero el 16, fueron derrotados por Arkansas en casa (76-83). Sindarious Thornwell jugó otro gran partido (27 puntos), pero tampoco fue suficiente. Los Razrobacks perdian de 14 en el minuto 6 de partido. Menos de 10 minutos más tarde, ganaban de 9 tras un parcial de 2 a 25. South Carolina fue por detrás en el marcador toda la segunda mitad, pero consiguió acercarse a un punto a 1:16 del final tras dos puntos de PJ Dozier.  Una afortunadísima canasta de Manuale Watkins acabó con su capacidad de reacción.

South Carolina sumó su tercera derrota en cuatro partidos en su visita a la pista de Vanderbilt (71-62). Los Gamecocks probaron su propia medicina ante un rival que decidió superar en defensa a uno de los mejores defensores de la NCAA.  Los Commodores impidieron a los visitantes anotar ninguna canasta en juego durante unos 9 minutos. En este tiempo el entonces 21 del ranking pasó de ganar 49 a 53 a perder 70 a 59, con Vanderbilt impulsado por los triples de Riley LaChance (14 puntos) y la anotación de Matthew Fisher-Davis (17 puntos) saliendo del banquillo. Thornwell superó los 20 puntos (21) por cuarto partido consecutivo, y de nuevo no fue suficiente para que South Carolina venciese.

En este estado de cosas, la visita del 21 de febrero a la pista de Florida se presentaba como un revulsivo o como un hundimiento casi definitivo. Fue lo segundo. Los Gators atraparon en su trampa defensiva a los visitantes que además vieron como un Thornwell (23 puntos, 10 rebotes, 11 de 11 en tiros libres) desactivado se cargaba muy rápido con dos faltas. Frank Martin tuvo que jugársela cuando los Gamecoks perdían de 12 a 5:30 del descanso dando entrada de nuevo a Thornwell. La jugada le salió bien, y South Carolina se recuperó con un parcial de 2 a 17. Aunque su liderato en el marcador les duró sólo 50 segundos.  Tras cerrarse la primera parte con un resultado de 35 a 33, en la segunda Kevaughn Allen (26 puntos, 7 rebotes, 13 de 14 en tiros libres) y Devin Robinson (14 puntos, 6 rebotes, 3 tapones) se encargaron de que Florida se apuntase un nuevo triunfo (81-66).

Florida, sin hacer ruido y tras 9 victorias consecutivas se mantiene al frente de la clasificación de la SEC, empatada con el único rival ranqueado al que venció en esta racha, Kentucky. Su final de calendario de cara a acabar primera la liga regular es complicado, debiendo visitar el feudo de los de Calipari. Si supera este escollo, aún tendrá que ganar como local a la cuarta, Arkansas, antes de cerrar esta fase de la temporada en la pista de Vanderbilt. Y todo ello sin poder contar sin su pívot titular, John Egbunu, fuera de combate por una grave lesión de rodilla.

La gran curiosidad de Florida es Canyon Barry, hijo de uno de los nombres míticos de la NBA, Rick Barry. Su padre era un gran anotador con un curioso estilo a la hora de lanzar tiros libres. El mismo que ha adoptado su hijo, con un elevado porcentaje de acierto (89,9% este curso). El escolta sénior ha batido el récord de lanzamientos de personal consecutivos anotados sin fallo de la Universidad de Florida. Ante Texas A&M llegó a los 39 seguidos. La racha se rompió en su siguiente partido, frente a Auburn, donde falló uno de sus doce tiros, el cuarto. Barry se consoló anotando 30 puntos.

West Coast

Gonzaga, único equipo invicto de la Division I, superó en su visita a la pista de Saint Mary’s  (64-74) el último obstáculo serio para mantener su imbatibilidad hasta el final de la liga regular de su conferencia. Los Gaels sólo fueron por delante en el marcador tras la canasta inicial de Evan Fitzner. El hombre montaña Przemek Karnowski (19 puntos, 8 rebotes) sumó 10 de los 12 primeros puntos de una Gonzaga que anotó 11 de sus 12 primeros lanzamientos de campo para escaparse. La ventaja visitante llegó hasta los 15 puntos. Saint Mary’s, el equipo que juega los ataques más largos de la categoría, aceleró su ritmo para remontar, y llegó al descanso 31-40 tras 6 puntos seguidos de su estrella, el pivot Jock Landale (24 puntos, 8 rebotes). El australiano se vio muy condicionado por las faltas intentando frenar a Karnowski y su socio en la pintura, el ala pívot Jonathan Williams (17 puntos, 9 rebotes). En la segunda mitad los Bulldogs se dedicaron a administrar su renta, liderados por Nigel Williams-Goss (14 punts, 3 rebotes, 3 asistencias, 3 recuperaciones), contrarrestando las rachas de acierto rivales.

A Gonzaga solo le quedan dos partidos para cerrar la liga regular, frente a la débil San Diego y la tercera de la clasificación a 6 triunfos de distancia, Brigham Young, y la única posibilidad de que no sea campeona en solitario es que pierda los dos. Y aún así, sería campeona empatada con la segunda, Saint Mary’s. Yo no apostaría a que los Bulldogs perdiesen ninguno de los dos.

Máquinas de anotar

Lamelo Ball es el hermano pequeño del base de UCLA Lonzo Ball. Aunque aún estudia en el instituto, ya genera tanta expectación como su hermano. El motivo, los 92 puntos que anotó en un partido con su centro de estudios, Chino Hill, 41 de ellos en el último cuarto.

Mike Daum marcó un nuevo récord anotador de la temporada en la Division I de la NCAA con los 51 puntos que anotó frente a Fort Wayne. El ala pivot (2,05) de South Dakota State, tercero del ranking de anotadores con casi 25 puntos de media, superó de un punto la marca que había establecido en enero el líder de esta categoría, Markus Keene de Central Michigan. Daum anotó 14 de sus 29 lanzamientos de campo (7 de 18 en triples) y 16 de sus 17 tiros libres. A sus 51 puntos les sumó 15 rebotes.

La imagen más lamentable del curso se vio en la Division III, en el partido entre Daniel Webster College y Southern Vermon, cuando Marquise Caudill (de Daniel Webster) dejó KO de un puñetazo a un oponente y aún luego intentó rematarlo con una patada en el suelo. La policía lo arrestó por su acción juntamente con otro jugador implicado en la tangana. A Caudill le han  caído 50.000 dólares (casi 47.500 euros) de multa.

 

Versión íntegra del artículo publicado en http://www.encancha.com, el 23 de febrero del 2017

NCAA: Una de cal y otra de arena para Kentucky

27 Dic

phpthumb_generated_thumbnail-copiaEste diciembre se han vivido los últimos episodios (por el momento, claro está) de dos de las grandes rivalidades del baloncesto universitario norteamericano, y las dos con una misma protagonista, una Kentucky que no consiguió hacer el pleno.

Kentucky (8 del Top 25 con 10 victorias y 2 derrotas) es uno de los grandes poderes del baloncesto universitario norteamericano, por tradición, y también en tiempos más recientes por la llegada del entrenador John Calipari y su sistema de reclutamiento de “ones and dones”. La excelencia histórica del programa le ha granjeado rivales en la lucha por la supremacia. Este mes de diciembre, antes del inicio de las ligas regulares de las diferentes conferencias, los Wildcats se han visto las caras con dos de sus archienemigos, North Carolina y Louisville.

El duelo entre los de Calipari y los Tar Heels de Roy Williams (9 del Top 25, 11 victorias y 2 derrotas) nos dejó un espectáculo único en Las Vegas que se saldó con triunfo de Kenrtucky por 103 a 100, un auténtico monumento al baloncesto que ningún aficionado debería dejar de ver. Dos equipos jugando al límite de sus pulsaciones, sin freno. Dos conjuntos que han hecho de la velocidad su credo. Cuarenta minutos de ritmo desenfrenado, sin tiempo para celebrar una canasta antes de recibir la respuesta del contrincante.

Los Wildcats llegaron a tener 10 puntos de margen en la primera mitad, gracias al acierto de un descomunal Malik Monk. El escolta batió el récord de puntos en un partido para un jugador de primer año de Kentucky. Se fue hasta los 47 con una serie increible en los triples, 8 de 12. Monk no estuvo solo. El base D’Aaron Fox le acompañó con 24 puntos y 10 asistencias, y el pivot Bam Adebayo maltrató los aros con 13 puntos más.

Pero North Carolina supo resistir el temporal, y se cobijó en una defensa zonal esperando que amainara. Su chico para todo de cursos anteriores, el alero Josh Jackson, asumió el papel de estrella que le corresponde esta temporada con 34 puntos. El siempre solvente Joel Berry le secundó con una buena dirección y 23 puntos más. En los últimos minutos los chicos de Roy Williams se avanzaron en el marcador. Y ahí apareció de nuevo Monk con dos triples, uno para empatar y el definitivo para ganar.

Este triunfo permitia a Kentucky remontar el vuelo tras su derrota ante UCLA que os comenté en mi anterior artículo. Por otra parte, la forma en que se produjo su derrota no hacia preveer grandes consecuencias negativas para North Carolina. La alegria de la victoria, no obstante, les duró muy poco a los jovenes prodigios de Calipari. Justo hasta el partido en la pista de su gran némesis, su rival estatal, la Louisville (6 del Top 25, 11 victorias y 1 derrota) que dirige su exentrenador Rick Pitino (73-70).

El dominio inicial en el derbi del estado de Kentucky fue para los visitantes gracias a su velocidad. Los Cardinals, superados al principio, fueron imponiendo poco a poco su ritmo de juego con unas defensas cambiantes que obligaban a sus rivales a un esfuerzo constante de lectura de juego, un esfuerzo al que los novatos de Calipari no están acostumbrados. Los Wildcats priorizan los ataques directos, con uno o dos pases, lo ideal para equipos que llevan poco tiempo juntos.

Con Kentucky al ralentí, Louisville eliminó la ventaja visitante de la mano de un chico de la ciudad más importante del estado del Bluegrass, Quentin Snyder (22 puntos, 6 rebotes, 5 asistencias), y de un alero nacido en el Sudán con grandes capacidades atléticas, Deng Adel (18 puntos, 6 rebotes). Monk, negado en el triple tras fallar sus 7 primeros lanzamientos de larga distancia, conectó uno a 10 segundos del final para poner a su equipo a sólo un punto de los de casa, 71 a 70. Donovan Mitchell no falló desde la línia de tiros libres, mientras que el tiro a la desesperada de Monk se convirtió en su octavo triple fallado de nueve intentos.

Los 6 magníficos de la primera fase

Seis equipos han llegado al parón navideño de la competición sin haber encajado ninguna derrota. Uno es el vigente campión y actual primer equipo del ranking de 25 de Associated Press, Villanova (12 victorias). Otro es el que le sigue en este TOP 25, UCLA (13 victorias). Los 4 restantes también figuran en la lista de los mejores de la NCAA: Baylor (4 del Top 25, 12 victorias), Gonzaga (7 del Top 25, 12 victorias), Creighton (10 del Top 25, 12 victorias) y Southern California (22 del Top 25, 13 victorias).

El partido más complicado para Villanova este diciembre ha sido contra una Notre Dame que llegaba invicta a la cita. Los Fightin Irish han hecho de la necesidad virtud. Sólo tienen un hombre alto, el lituano Martinas Geben, y no es ninguna maravilla. Así que el entrenador Mike Brey ha dado al concepto “small ball” un nuevo sentido haciendo jugar muchos minutos de pivot a Bonzie Colson, que mide 1’95.

Notre Dame tiene un base maravilloso, Matt Farrell, un escolta elegante y anotador con cara de no haber roto nunca un plato, Steve Vasturia, y un alero con un físico perfecto para la posición y unas peligrosas rachas de acierto, VJ Beachem. Junto a Colson, completan una formación móvil, ágil y aguerrida, que practica un juego rápido, alegre y atractivo. Villanova necesitó al mejor Josh Hart (37 puntos, 10 de 14 en los tiros de campo) para mantener su imbatibilidad.

El calendario de UCLA, en este mes menos cargado de partidos por los exámenes y la Navidad, ha sido más relajado tras su compromiso frente a Kentucky del dia 3. Los Bruins han disputado 4 encuentros, y sólo dos ante rivales de renombre (aunque en horas bajas), Michigan y Ohio State. Con 12 victorias y ninguna derrota, los californianos estan a 2 triunfos de igualar su último mejor inicio de curso, el de la temporada 2006-07.

Baylor empezó diciembre derrotando a Xavier (partido ya mencionado en el anterior artículo) para luego enfrentarse a 4 rivales mucho más modestos: Southern, Jackson State, John Brown y Texas Southern. Con los deberes hechos el primer mes de competición, tampoco necesitaban más.

Para Gonzaga es todo un logro mantenerse imbatida tras perder a su duo mágico del curso pasado, Kyle Wiltjer y Domantas Sabonis. El transfer de Washington Nigel Williams-Goss y el de California Jordan Mathews son dos fichajes que valen su peso en oro. Por dentro, la montaña polaca Przemek Karnowski ha encontrado en el freshman Zach Collins su relevo ideal. Por cierto, también en la segunda unidad encontramos un apellido conocido: Killian Tillie, el hermano del jugador del Baskonia Kim. Hasta ahora, los Zags han conseguido triunfos interesantes sobre Florida, Iowa State y Arizona.

Creighton y Southern California completan el elenco de invictos. Los Bluejays son liderados por el base júnior Marcus Foster, quien ya dejó constancia de su capacidad anotadora durante sus dos temporadas en Kansas State. Como demérito de este equipo habría que señalar que no se han enfrentado aún a rivales de gran entidad, más allá de una Wisconsin que empezó el curso titubeante y una North Carolina State en clara reconstrucción. Los rivales de los californianos aún han sido de menor peso.

Grayson Allen y Sindarius Thornwell, suspendidos

Ahora que parecía que se despejaban los nubarrones que se cernían sobre Duke con el debut (al fin) de sus tres novatos que arrastraban problemas físicos desde el inicio del curso, el escolta Grayson Allen ha vuelto a las andadas para complicarle la vida a su entrenador, Mike Krzyzewski.

El júnior le puso una clara trabanqueta a Steven Santa Ana en el partido contra Elon. Una jugada que esta vez su técnico, tras hacer la vista gorda dos veces la temporada pasada ante acciones similares, no ha tenido más remedio que castigar. Allen ha sido suspendido de forma indefinida, lo cual en realidad no significa nada en concreto. Coach K puede levantar el castigo a su jugador cuando lo considere oportuno.

Duke no vuelve a jugar hasta el 31 de diciembre, ya en la liga regular de la Atlantic Coast, frente a Virginia Tech. El 4 de enero se enfrentará a Georgia Tech, el 7 a Boston College, el 10 a Florida State (primer rival ranqueado en el calendario de conferencia, 20 del Top 25) y el 14 a Louisville. Dudo mucho que Allen no juegue alguno de estos dos últimos partidos, o los dos.

La suspensión de Allen ha rebajado la euforia en los “Blue Devils” tras el debut del alero Jayson Tatum, el pivot Marques Bolden y el ala pivot Harry Giles. Tatum hasta el momento es el que más aporta. Tras 5 partidos superando en todos ellos los 20 minutos en pista, acredita 15,4 puntos y 7,6 rebotes de media. Bolden también ha participado en 5 encuentros, aunque sólo en dos ha pasado, y por poco, de los 10 minutos de juego. El retorno de Giles aún está siendo más controlado. Dispuso de 4 minutos contra Tennessee State y 6 frene a Elon. Hay que cuidar sus rodillas.

Krzyzewski no es el único entrenador que ha tenido que hacer frente a problemas disciplinarios en su equipo. Frank Martin, el técnico de South Carolina, ha apartado de forma indefinida a su lider anotador, Sindarious Thornwell, por violar las normas del departamento atlético. Posteriormente se supo que el escolta fue arrestado el pasado mes de mayo por conducir con un permiso suspendido y por posesión de marihuana.

Thornwell, que habia disputado los primeros 7 partidos del curso de los Gamecocks, aportaba 18,7 puntos, 6,7 rebotes y 4,1 asistencias por encuentro con un 48,3% de acierto en los triples. La suya es, sin duda, una baja destacada. El base PJ Dozier ha intentado ocupar el hueco dejado por su compañero. Su media anotadora ha subido de los 11,7 puntos de los 7 duelos iniciales a los 22,3 de los 4 siguientes. Pero South Carolina, que con Thornwell se mantenia invicta, ha cedido frente a Seton Hall y Clemson para verse fuera del Top 25.

Una curiosa apuesta

El entrenador de Oakland, Greg Kampe, afirmó públicamente que iba a lucir el jersey navideño más feo de la historia. Y la verdad es que hizo honor a su palabra. Hace falta mucho valor para ponerse un jersey com el que se puso Kampe en el partido contra Northeastern. Su logro no fue completo ya que Oakland acabó perdiendo por culpa de una canasta en el último segundo.

 

Artículo publicado en http://www.encancha.com, 27 diciembre 2016

 

NCAA: Towns mantiene a Kentucky en su búsqueda de la perfección

30 Mar

Kentucky contra Wisconsin y Duke contra Michigan State. Esos son los duelos que abrirán la Final Four  en Indianapolis el próximo 4 de abril. De los 4 clasificados, sólo 1 (Michigan State) no partía como cabeza de serie. Veamos que han hecho este pasado fin de semana para meterse en la gran fiesta del baloncesto universitario.

Medio Oeste

A West Virginia, tras eliminar a Maryland en segunda ronda, se le subieron los humos. Hasta el punto de dar por segura su victoria frente a Kentucky en las declaraciones previas a su partido de la tercera ronda. Y ocurrió lo previsible, que Kentucky ejerció de macho alfa y marcó territorio de forma despiadada. Abrió el encuentro con un parcial de 18 a 2 para llegar al descanso ganando 44 a 18. El resultado final fue de 78 a 39. El técnico derrotado, Bob Huggins, dijo al final que “es el mejor equipo defensivo al que me he enfrentado. Y cuando les entran los tiros no hay quien les venza”.

La presión defensiva a toda pista de los Mountaineers no fue efectiva. En los 22 ataques rivales que la aplicaron sólo recuperaron 4 balones. En total Kentucky perdió 10 pelotas, que se transformaron en 11 puntos (la media de West Virginia de puntos tras recuperación es de 20,7). Por el contrario, la defensa de los de Calipari maniató a su rival. 39 puntos es la anotación más baja en esta ronda desde que se amplió el March Madness a 32 equipos en 1975. El 24,1% de acierto en el tiro es el peor porcentaje en este torneo en las últimas 50 temporadas. Los de Bob Huggins acabaron con más tapones recibidos (7) que canastas interiores convertidas (6).

Notre Dame superó a Wichita State en el otro partido de la tercera ronda de esta región (81-70). Los vencedores dieron el primer aviso a su rival en los minutos iniciales del duelo con 2 triples seguidos de Demetrius Jackson (20 puntos, 4 rebotes, 3 asistencias) y otro de Pat Connaughton (16 puntos, 10 rebotes). Zach Auguste (15 puntos, 6 rebotes) se unió a la fiesta y los Fightin Irish pusieron el 20 a 7 en el marcador. La efectividad de los de Mike Brey bajó tras este hito, lo que aprovecharon Ron Baker y Fred VanVleet (25 puntos, 6 rebotes) para igualar la situación al descanso.

Lo que en la primera parte había sido un ensayo, en la segunda fue una realidad. Notre Dame anotó 18 de sus 24 tiros de campo (6 de 8 en triples) para conseguir un 75% de acierto en los segundos 20 minutos. Jerian Grant (9 puntos, 11 asistencias), tras haber fallado sus 5 lanzamientos de la primera parte, se dedicó a pasar la pelota. Un vendaval para el que los Shockers no tuvieron respuesta. VanVleet intentó resistir, pero sólo Darius Carter (22 puntos, 8 rebotes), primo lejano de Lebron James, le secundó en su empeño.

Los irlandeses cerraron su temporada en un grandísimo partido, la final regional contra Kentucky. Fue el enfrentamiento del March Madness más visto en la historia de la televisión de pago de los EUA. Notre Dame tuvo contra las cuerdas al gran favorito, pero le faltó un golpe más para tumbarlo (68-66). Los de John Calipari recurrieron al mejor Karl Anthony Towns (25 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias) para superar a su rival. El candidato más enigmático a entrar en el draft (el estricto reparto de minutos en su equipo le ha privado del tiempo necesario para mostrar todas sus posibilidades) firmó una gran segunda parte con 17 puntos. Sólo 2 pelotas perdidas impidieron que fuera perfecta.

Los Wildcats frenaron a Jerian Grant (15 puntos, 6 asistencias, 4 de 14 en sus tiros de campo), Pat Connaughton (8 puntos, 9 rebotes, 3 de 10 cara a canasta) y Demetrius Jackson (1 de 7 en el tiro), pero no a Zach Auguste (20 puntos, 9 rebotes) ni a Steve Vasturia (16 puntos). Así que el último equipo invicto también tuvo que echar mano de su capacidad en ataque para vencer. Los Wildcats anotaron sus últimos 9 lanzamientos a canasta para remontar una diferencia en contra de 6 puntos a 6 minutos del final. Dos tiros libres de Andrew Harrison y una buena defensa sobre Grant en las 3 últimas posesiones de los irlandeses decidieron el resultado. Kentucky suma ya 38 victorias por ninguna derrota.

Oeste

Wisconsin recuperó a su base titular Traevon Jackson, ausente 18 partidos por una lesión, para su primer triunfo del fin de semana ante North Carolina (79-72). Durante la primera mitad un renqueante Kennedy Meeks fue capaz de frenar a Frank Kaminsky (19 puntos, 8 rebotes), pero el buen partido de Sam Dekker (15 de sus 23 puntos antes del descanso, 9 de 9 de sus tiros en la pintura convertidos) mantuvo a su equipo a rueda de los Tar Heels al final de los primeros 20 minutos.

En la segunda parte los de Roy Williams tuvieron su mejor momento a 11:11 del final, cuando una canasta de Isaiah Hicks les dio 7 puntos de ventaja. Kaminsky estaba en el banquillo tras haber recibido un golpe en el ojo. Wisconsin reaccionó de la mano de un protagonista inesperado, Zak Showalter (6 puntos en 8 minutos). Con Frank “the Tank” de nuevo en pista (aunque con el ojo izquierdo más cerrado de lo habitual), los de Bo Ryan consiguieron un parcial de 23 a 11. Dos triples seguidos de Marcus Paige (12 puntos) dejaron a UNC a 1 punto en el último minuto, pero Wisconsin cerró su victoria anotando sus 8 tiros libres.

El baile de la cenicienta Xavier se acabó en la tercera ronda. Su príncipe, Arizona, la envió a dormir (68-60). A lo largo del primer período los de Sean Miller, entrenador jefe de Xavier durante 5 temporadas (2004-2009) fueron incapaces de contener al pívot Matt Stainbrook (17 puntos, 10 rebotes). La mala primera parte del base T.J. McConnell para los Wildcats (2 de 7 en los tiros de campo y 3 pelotas perdidas) condujo a un empate a 28 al descanso.

En la segunda mitad, a pesar de tener a Stainbrook controlado, Arizona fue incapaz de dejar atrás a Xavier. Los Wildcats perdían de 4 a 7:25 del final. La defensa de Arizona cumplió su cometido, consiguiendo que su rival fallase 7 de sus últimos 8 lanzamientos. Y entre Kaleb Tarczewski (12 puntos, 12 rebotes) y McConnell (15 puntos, 7 rebotes, 5 asistencias, 4 pelotas perdidas) iniciaron el parcial de 19 a 7 que les dio el triunfo. El base subió el nivel en este segundo período anotando 13 puntos y liderando la defensa.

Wisconsin se clasificó para su cuarta Final Four tras derrotar a Arizona en la final del Oeste (85-78). Frank Kaminsky (29 puntos, 6 rebotes) abrió las hostilidades desde el primer minuto forzándole dos faltas a Brandon Ashley. Los Badgers se pusieron 10 a 2 en el marcador, pero los Wildcats supieron reaccionar. Brandon Ashley (17 puntos, 4 rebotes) empató el encuentro y luego Rondae Hollis Jefferson (17 puntos, 8 rebotes) y Kaleb Tarczewski (11 puntos) permitieron a los de Sean Miller llegar al descanso por delante (30-33).

Kaminsky volvió a arrancar fuerte en la segunda parte, anotando 8 puntos en un parcial de 11 a 1. Wisconsin se escapó de 7 puntos, y halló en los triples la respuesta a todos los intentos de su rival de acercarse. Los jugadores de Bo Ryan anotaron 10 de sus 12 lanzamientos de 3 puntos en este período. Cinco fueron de Sam Dekker (27 puntos, 5 rebotes, 5 de 6 en triples), que frenó en seco cada arreón de una Arizona que recurrió a la presión a toda pista en los últimos 4 minutos. El base T.J. McConnel cerró su último curso en la NCAA con 14 puntos y 5 asistencias.

Este

La aventura de North Carolina State en esta Locura de Marzo se acabó en la tercera ronda ante Louisville (75-65). Trevor Lacey (18 puntos, 5 rebotes, 3 asistencias) y Ralston Turner (12 puntos) lideraron a la Wolfpack durante la primera mitad. Dos triples de seguidos del base Anthony “Cat” Barber (8 puntos, 3 asistencias), inédito hasta entonces en anotación, dieron a NC State 8 puntos de ventaja al inicio de la segunda parte. Pero el júnior Montrezl Harrell (24 puntos, 7 rebotes, 4 asistencias), previsiblemente en su último año en la NCAA, estaba dispuesto a llevar a los de Pitino lo más lejos posible.

Harrell se puso manos a la obra tras el descanso, anotando 8 de los primeros 9 puntos de su equipo en un parcial de 16 a 2 que devolvió el mando a los de Rick Pitino. Lacey y Turner igualaron de nuevo el marcador desde la línea de tres puntos antes de que Terry Rozier (17 puntos, 14 rebotes, 4 asistencias), secundado por Quentin Snider (14 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias) y el omnipresente Harrell, decidiera finiquitar el duelo dando inicio a un parcial en los últimos 4:20 de 17 a 8 que ya fue definitivo.

Michigan State superó en su partido de la madrugada del viernes a Oklahoma (58-62). Tom Izzo siempre saca lo mejor de sus jugadores cuando llega marzo. Los Sooners empezaron el encuentro con acierto, anotando 8 de sus primeros 11 lanzamientos para conseguir una ventaja de 10 puntos, 18 a 8. Los Spartans ajustaron su defensa y se acabó el festival ofensivo de Oklahoma, que hasta el final del encuentro anotó 12 de sus siguientes 44 lanzamientos. Los  de Izzo perdían de 4 una vez concluida la primera mitad.

Tras el descanso despertó Denzel Valentine (18 puntos, 7 rebotes). El chico para todo de Michigan State había fallado 6 de sus 8 tiros en la primera parte. En la segunda anotó 13 puntos, con 3 triples incluidos. Travis Trice (24 puntos) también aumentó su actividad anotadora. Entre los dos sumaron 27 de los 35 puntos de los Spartans en el período. Buddy Hield (21 puntos, 6 rebotes) y Tashawn Thomas (16 puntos, 7 rebotes) intentaron igualar su producción para Oklahoma, pero se quedaron cortos (22 de los 27 puntos de su equipo). El duelo de parejas fue para los Spartans.

En la final tuvo lugar un duelo entre dos entrenadores abonados a la Final Four, Tom Izzo (Michigan State) y Rick Pitino (Louisville). Sólo uno de los dos podía pasar, y finalmente fue Izzo el afortunado (76-70). Fue un enfrentamiento entre dos equipos muy serios en defensa, con pocas concesiones al rival, cada uno desde su estilo propio (individual los Spartans, zona 2-3 match up los Cardinals). En la segunda mitad parecía imponerse el planteamiento de Michigan State. Louisville, tras haber anotado 17 de sus 32 lanzamientos en la primera parte con un inspirado Wayne Blackshear (28 puntos, 3 rebotes, 4 de 6 en triples y 12 de 12 en los tiros libres), se quedó en un 6 de 32 en la segunda.

Los Spartans pasaron de perder de 8 al descanso a llegar a los últimos 4 minutos con 6 puntos de ventaja. En ataque, una vez más el escolta Denzel Valentine (15 puntos, 7 rebotes, 6 asistencias) asumía la dirección para liberar al anotador base Travis Trice (17 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias). Blackshear, tras muchos minutos sin anotar, volvió a aparecer para meter a los de Pitino de nuevo en el partido. Mangok Mathiang, anotó 1 de sus dos tiros libres a falta de 2 segundos para forzar la prórroga. El pívot había capturado el rebote en ataque tras un tiro fallado por Terry Rozier (13 puntos, 8 rebotes, 3 asistencias, 4 recuperaciones).

En el tiempo añadido Michigan State se había quedado sin pívots para defender a Montrezl Harrell (16 puntos, 9 rebotes, 4 asistencias), pero lo resolvieron cerrándose sobre él para negarle espacios. Brynn Forbes (14 puntos, 4 de 6 en triples) le dio el mando a Michigan State anotando los puntos de los suyos en un parcial de 5 a 1, y Branden Dawson (9 puntos, 11 rebotes, 4 tapones) consiguió la canasta decisiva tras un rebote en ataque de un tiro fallado por Forbes.

Sur

Utah consiguió algo realmente difícil: frenar a Jahlil Okafor (6 puntos, 8 rebotes). Su esfuerzo, sin embargo, no fue suficiente para derrotar a Duke (63-57). En los primeros 4 minutos del encuentro ambos conjuntos se combinaron para fallar los primeros 14 lanzamientos del partido. Los Utes se pusieron por delante de modo fugaz (8-5) hasta que Justise Winslow (21 puntos, 10 rebotes) hizo su primera aparición. La tercera falta de la estrella de Utah, Delon Wright (10 puntos, 6 rebotes, 3 recuperaciones), a cinco minutos del descanso, acabó de complicar su situación. Los de Larry Kristkowiak llegaron a perder de 10 tres minutos más tarde.

En la segunda parte Utah intentó acercarse a su rival, pero Justise Winslow los mantuvo a raya. El base Brandon Taylor lideró la última carga con 15 puntos (todos los que anotó) de los últimos 23 de los derrotados. Esta vez Winslow contó con la ayuda de un Tyus Jones sereno en los tiros libres (15 puntos, 9 de 10 desde la línea de personal). La anécdota fue el tiro libre final de Quinn Cook (11 puntos, 4 rebotes), señalado con el tiempo prácticamente agotado, que hizo perder unos cuantos millones de dólares a las casas de apuestas al hacer pasar la diferencia final en el marcador de 5 a 6 puntos.

Gonzaga y UCLA batieron la marca de desacierto del encuentro entre Duke y Utah. Tras 5 minutos y 32 segundos de juego ganaban los Zags 13 a 10. En los siguientes 6:42 entre ambos conjuntos erraron 19 tiros a canasta (la anotación en estos minutos se limitó a 3 tiros libres de Gonzaga). Después de la sequía, rota por el escolta de UCLA Norman Powell (16 puntos, 5 rebotes), llegaron las lluvias para los de Mark Few que se pusieron 11 arriba. Tony Parker (16 puntos, 11 rebotes), con dos jugadas de 2+1, permitió a los californianos cerrar la primera parte 7 puntos abajo.

UCLA sólo acertó en 5 de las 25 veces que lanzó desde fuera de la pintura en todo el encuentro. Gonzaga no estaba mucho mejor. En la primera mitad convirtió únicamente 3 de sus 17 tiros exteriores. Así que el equipo buscó a su hombre-montaña polaco, Przemek Karnowski (18 puntos, 9 rebotes). Los de Steve Alford llegaron a recortar su desventaja a sólo 1 punto, pero las diferencias se hicieron insalvables cuando Domantas Sabonis (12 puntos, 8 rebotes) también empezó a anotar. Los puntos en la pintura le dieron el triunfo a Gonzaga por 74 a 62.

Mike Krzyzewski igualará el récord del legendario John Wooden de UCLA con 12 participaciones en una Final Four. En la final regional contra Gonzaga al entrenador de Duke le preocupaba la versatilidad de Kyle Wiltjer (16 puntos, 5 rebotes), capaz de hacer daño tanto en la pintura como desde la línea de 3 puntos. Y por eso introdujo una variación en su cinco inicial, sentando al ala pívot Amile Jefferson para dar entrada al alero Matt Jones y así poder poner a Justise Winslow (16 puntos, 5 rebotes) de cuatro. Jones cumplió por encima de lo esperado, batiendo su mejor marca en anotación (16 puntos, 3 rebotes, 3 recuperaciones).

Entre los dos Jones, Matt y el base Tyus (15 puntos, 6 asistencias), le dieron a los Blue Devils una primera ventaja importante, de hasta 11 puntos. Justise Winslow se torció el tobillo en una entrada a canasta. El juego se detuvo unos instantes, permitiendo a Gonzaga recomponerse en unos minutos productivos de Domantas Sabonis (9 puntos, 4 rebotes). Los Zags culminaron su remontada tras el descanso, poniéndose 4 puntos por delante en el marcador. Apareció de nuevo Matt Jones con 2 triples para restablecer la calma antes que Justise Winslow anotara 7 puntos consecutivos para distanciar de forma definitiva a los Blue Devils (66-52).

Donnie Tyndall se queda sin trabajo

La Universidad de Tennessee ha despedido a su entrenador jefe, que está siendo investigado por saltarse las reglas de reclutamiento de jugadores mientras ejercía el mismo cargo en la universidad de Southern Mississippi. Su anterior equipo, ante la investigación de la NCAA, se autoexcluyó del torneo de su propia conferencia y de una posible participación en el March Madness u otro torneo de final de temporada (NIT, CBI, CIT). Hasta ahora ni Tyndall ni los Volunteers habían reaccionado a esta noticia.

El técnico ha acabado su primera temporada (y última) en Tennessee con un registro de 16 victorias y 16 derrotas, sin ser invitado al gran torneo de marzo. Su predecesor, Cuonzo Martin, se marchó ganando 24 partidos y cayendo en la ronda de 16 de marzo frente a Michigan. Una cláusula en el contrato de Tyndall permitía a la universidad despedirlo sin compensación alguna si se detectaban infracciones de las reglas de la NCAA. Y a eso se ha acogido Tennessee. La duda es si lo ha hecho para castigar a su exentrenador por saltarse las reglas o por su mal año al frente del equipo.

Texas también ha despedido a su entrenador Rick Barnes, tras una mala temporada con una plantilla que claramente daba para bastante más. Barnes ha estado al frente de los Longhorns 17 cursos. En su caso la Universidad no tiene ninguna clausula a la que acogerse y deberá pagarle al técnico 1,75 millones de dólares.

Cambio en el día de publicación

La gran final de este torneo se disputará la noche del 6 de abril (en España, la madrugada del lunes al martes). Por ese motivo, como viene siendo habitual cada temporada, retrasaré un día la fecha de publicación de mi resumen semanal, de lunes a martes, para poder recoger todo lo ocurrido en el partido más esperado del curso.

Artículo publicado en http://www.encancha.com, marzo 2015

¡Al fin ya es marzo en la NCAA!

16 Mar

Esta semana quedó configurado el cuadro del March Madness después de que se resolvieran todos los torneos de las diferentes conferencias. Kentucky se mantuvo invicta tras llevarse el de la SEC, mientras que Notre Dame y North Carolina pusieron patas arriba el de la Atlantic Coast.

Un repaso al ranking

Kentucky empezó la temporada como número 1 del ranking de AP, y la acabará sin haber bajado de esta posición. Decir que una semana más lo han sido de forma unánime es redundante. Duke sobrepasó a Virginia para ponerse segunda. Villanova, cuarta, y Arizona, quinta, mantuvieron sus puestos lo mismo que Wisconsin (6) y Gonzaga (7). Maryland subió dos puestos hasta el octavo, a costa de una Wichita State que cayó 4 lugares a causa de su derrota en semifinales del torneo de la Missouri Valley. Kansas (9) y Northern Iowa completaron el Top 10.

Utah también se dio el batacazo, retrocediendo desde el puesto 13 al 17. Iowa State hizo el viaje opuesto, del 17 al 13. Arkansas, avisada de expulsión, pasó del número 18 al 21 mientras que Ohio State salió una vez más de la lista de 25. La acompañaron en su caída Providence y Murray State. Cubrieron las vacantes la retornada Georgetown (23) y las debutantes Davidson (24) y Boise State (25).

American

Connecticut, vigente campeona del March Madness y sexta de su liga regular, eliminó en semifinales a la segunda Tulsa (42-47). UConn perdía de 8 a 3:40 del final, pero acabó derrotando a su contrincante con un parcial de 1 a 14 en el que el base Ryan Boathright (21 puntos, 6 rebotes) aportó la mitad de los puntos. Su rival en el último partido del curso de esta conferencia fue la 20 del ranking Southern Methodist, que venía de eliminar a Temple ( 69-56) en la otra semifinal. Los Huskies necesitaban una victoria ante SMU para no convertirse en el sexto campeón de la NCAA que se pierde el gran torneo al año siguiente de ganarlo. Sin embargo, la superioridad del equipo que dirige el veterano Larry Brown durante la primera mitad les impidió conseguir su objetivo (62-54), a pesar de las ganas que le puso Rodney Purvis (29 puntos). La campeona no defenderá su título.

Atlantic Coast

North Carolina State venció en la segunda ronda a Pittsburgh (81-70) de la mano de un Anthony Barber (34 puntos, 3 rebotes, 5 asistencias) pletórico. El base llevaba 21 puntos al descanso, sólo 2 menos que los anotados por todo el equipo rival. En la posterior derrota en cuartos frente a la segunda del ranking Duke (77-53), Barber aún no había anotado cuando tuvo que dejar el juego a falta de 13:26 por un bloqueo de Amile Jefferson. No fue una acción decisiva porque para entonces su equipo ya perdía de 27.

Miami, un equipo en la burbuja (aquellos que tienen opciones de ser invitados al torneo nacional pero sin méritos suficientes para darlo por seguro; al final quedaron fuera) superó a Virginia Tech (59-49) en la segunda ronda pero cayó ante la 11 del ranking Notre Dame en cuartos (70-63). Los Fightin Irish llegaron al descanso con una ventaja de 18 puntos al descanso gracias a su 63% de acierto en la primera parte (con un 8 de 13 en triples). Sin embargo, en la segunda parte los de Tim Brey erraron sus 10 primeros lanzamientos, Los Hurricanes se pusieron por delante faltando 6 minutos y medio para acabar el partido. Un triple de Steve Vasturia (16 puntos, 4 rebotes, 4 asistencias, 3 recuperaciones) cortó su progresión al tiempo que Notre Dame, uno de los mejores equipos ofensivos de la DI, les ahogaba con su defensa.

En semifinales Notre Dame noqueó a Duke (64-74). Los Fightin Irish sacaron el máximo provecho de una mala primera mitad de los de Mike Krzyzewski. Demetrius Jackson (15 puntos, 5 asistencias) y Bonzie Colson (17 puntos, 5 rebotes) anotaron 20 de los primeros 26 puntos de unos irlandeses que cerraron los primeros 20 minutos con una ventaja de 15 puntos. Los Blue Devils, liderados por Jahlil Okafor (28 puntos, 8 rebotes), anotaban prácticamente a voluntad en la pintura (42 de sus 57 puntos fruto de canastas en juego) pero eran incapaces de superar la defensa de sus rivales para anotar desde la línea de 3 puntos (3 de 17).

El principal damnificado de la estrategia de Notre Dame fue Quinn Cook, que se quedó en 7 puntos (1 de 8 en triples). En la segunda mitad un Justise Winslow (11 puntos, 11 rebotes) inédito en anotación hasta entonces sumó sus fuerzas con Okafor. Un triple de Tyus Jones dejaba a los Blue Devils a 4 puntos cuando faltaban 3 minutos para el final. Y ahí se acabó la remontada porque Duke no volvió a anotar. Tim Brey es el único discípulo de Coach K que ha derrotado a su mentor. Este curso lo ha conseguido en 2 de las 3 veces que se han enfrentado. Tal vez en el March Madness haya un cuarto duelo.

Otro que estuvo inspirado en la segunda ronda del torneo fue Xavier Rathan-Mayes. El freshman de Florida State le clavó 30 puntos a Clemson. Los Seminoles acabaron pidiendo la hora (73-76). Faltó poco para que su ventaja de 20 puntos a 9 minutos del final se les quedase corta. En los cuartos contra la número 3 para AP Virginia (58-44), una canasta de Rathan-Mayes redujo la desventaja de los suyos a 5 puntos faltando 7:11 para el final.Y 5 fueron justamente los puntos que los Seminoles sumaron en esos minutos tras anotar 1 de sus 10 lanzamientos de campo. En ese mismo lapso de tiempo, sólo Malcolm Brogdon ya contribuyó con 8 puntos para unos Cavaliers que recuperaron a Justin Anderson.

North Carolina, 19 del ranking, superó en la segunda ronda a Boston College (81-63)  con una buena defensa sobre Olivier Hanlan. El base falló 12 de sus primeros 14 lanzamientos de campo (18 puntos con una serie de 5 de 19 en el tiro). En cuartos los Tar Heels enviaron a casa a la 14 Louisville. Tras 4 minutos de tanteo, la defensa de los Cardinals le dio a los de Pitino el mando del marcador impidiendo que UNC anotase ninguna canasta de campo en 7 minutos. El parcial fue de 10 a 3. Los de Roy Williams parecieron resucitar gracias a 8 puntos de Joel Berry (con 2 triples), pero Wayne Blackshear (18 puntos) y Terry Rozier (20 puntos) impidieron que la cosa fuera a más. Louisville llegó al descanso con 5 puntos de ventaja (37-32). En la segunda parte el panorama cambió por completo.

Marcus Paige (13 puntos, 3 rebotes, 5 asistencias, 4 recuperaciones) abrió el período con un triple a los que se sumaron 4 puntos de Brice Johnson. El ala pívot anotó 18 de sus 22 puntos en esta mitad. North Carolina cerró a cal y canto su pintura a los pivots rivales, y eso mantuvo el encuentro igualado hasta que a 7 minutos del final Louisville perdió totalmente su puntería. Los Cardinals fallaron 10 de sus últimos 11 lanzamientos. Sólo Montrezl Harrell (14 puntos, 12 rebotes), Rozier y Blackshear aportaron puntos para su equipo en los segundos 20 minutos.

Ya en la semifinal North Carolina prosiguió con su linea ascendente derrotando contra pronóstico a Virginia (67-71). Los Tar Heels acabaron el encuentro con un 54,8% de acierto en el lanzamiento, el porcentaje más alto que Virginia ha concedido este curso. El principal exponente de la buena punteria de los vencedores fue el freshman Justin Jackson, que acertó 8 de sus 10 lanzamientos para anotar 22 puntos. UNC se puso por delante con la primera canasta del encuentro y no consintió que su rival le arrebatara la iniciativa. Los de Roy Williams llegaron a tener 13 puntos de ventaja en la segunda mitad hasta que despertó Malcolm Brogdon (22 de sus 25 puntos tras el descanso).

El escolta de Virginia anotó 8 lanzamientos seguidos sin fallo. Con la única ayuda de London Perrantes (12 puntos, 3 asistencias) puso a los Cavaliers a tan sólo un punto. North Carolina aguantó gracias a dos canastas, una de Jackson y otra de Marcus Paige (14 puntos, 5 asistencias), y no hizo concesiones desde la línea de tiros libres (6 de 6 en los últimos 15 segundos). Virginia echó en falta los puntos de Justin Anderson, quien se ha quedado en blanco en los dos partidos que ha jugado tras su reaparición (lesión en un dedo de la mano y apendicitis).

La primera parte de la final entre Notre Dame y North Carolina fue un toma y daca entre los dos equipos, con Jerian Grant (24 puntos, 10 asistencias), Pat Connaughton (20 puntos, 4 de 5 en triples) y Steve Vasturia (14 puntos) llevando la voz cantante en los Irish y Brice Johnson (20 puntos) y Kennedy Meeks haciendo lo propio en UNC. La segunda mitad se abrió con 9 puntos seguidos de los Tar Heels que les pusieron 4 puntos arriba. Marcus Paige (22 de sus 24 puntos en el segundo período) despertó de su letargo y el margen de los suyos subió hasta los 9 puntos.

Y cuando mejor parecían estar las cosas para los de Roy Williams, Notre Dame echó mano de su arsenal ofensivo para endosarle a su rival un parcial demoledor de 24 a 2, alimentado con sus triples y 6 pelotas robadas a unos desconcertados Tar Heels. Marcus Paige luchó con todo lo que tenía para evitar la derrota, pero el margen que su equipo había concedido era demasiado grande. Notre Dame venció 90 a 82, consiguiendo el primer campeonato de conferencia de su historia.

Atlantic 10

Davidson estrenó su condición de ranqueada (es la penúltima del Top 25) con un ajustado triunfo sobre La Salle (67-66) en cuartos de final de su torneo. Después de ir por detrás de sus rivales casi todo el partido, una canasta in extremis de Tyler Kalinoski (18 puntos) le dio el triunfo a los Wildcats. En las semifinales contra VCU el resultado no fue nada ajustado, en este caso para desgracia del equipo del ranking (73-93). Los Rams les sacaron de la pista con el trabajo conjunto de Mo Alie-Cox (18 puntos, 7 rebotes ofensivos y 1 defensivo) dentro de la zona y Treveon Graham fuera de ella (18 puntos, 4 de 4 en triples, 9 rebotes). Mientras el banquillo de los Wildcats aportó 5 puntos, el de sus rivales se fue hasta los 27.

En la final los de Shaka Smart hicieron bueno el refrán “a la tercera va la vencida”. Virginia Commonwealth había disputado y perdido las finales de las dos temporadas pasadas. Este año, cuando más se les había complicado conseguir una invitación para el torneo nacional de marzo, competirán por derecho propio gracias a su triunfo sobre Dayton (65-71) en el partido que cerraba el curso en la Atlantic 10. Doug Brooks no anotó, pero fue decisivo al robar un balón que rompió en el último minuto el intercambio de canastas entre ambos equipos en un final de partido igualado. Esa acción le dio la iniciativa, de forma definitiva, a los Rams.

Big East

Seton Hall cerró el curso con una derrota en primera ronda ante la Marquette (56–78) de un inspiradísimo Matt Carlino (26 puntos, 8 de 12 en triples). Los Pirates, en un final de curso para olvidar, han perdido 9 de sus 10 últimos partidos. La temporada de Marquette sólo se prolongó un partido más al caer en cuartos frente a la número 4 del ranking Villanova (84-49). La entrada en pista del sexto hombre de los Wildcats, Josh Hart (20 puntos, 5 de 7 en triples) fue decisiva. En defensa, anuló a Carlino. En ataque anotó sus 6 primeros tiros, 5 de ellos triples.

Villanova pasó muchos más apuros en la semifinal frente a Providence (63-61). Josh Hart (18 puntos) volvió a ser importante, siendo el autor de 8 puntos en el parcial de 11 a 3 que puso a los Wildcats 11 puntos arriba en el marcador en el tramo final de la primera mitad, pero Kris Dunn (22 puntos, 7 rebotes, 9 asistencias) no dejó que los Friars se rindieran. Un triple de Jalen Lindsey dejaba la distancia entre ambos equipos en 4 puntos cuando faltaban 5 minutos de partido. Dunn, con dos canastas consecutivas, empató a 12 segundos del final. A falta de 3 segundos los árbitros señalaron una discutida falta de Ben Bentil (12 puntos, 10 rebotes) sobre Ryan Arcidiacono. El base, con una lesión en las costillas, anotó los dos tiros libres definitivos.

A la número 22 del ranking Butler la Big East no le sienta bien. Lleva dos temporadas en ella y aún no ha conseguido ganar ningún partido de su torneo. Esta temporada cayó en cuartos frente a Xavier (61-67), otro recién llegado que a diferencia de los Bulldogs ha llegado a semifinales en sus dos participaciones. El encuentro se resolvió en una prórroga en la que los ranqueados no pudieron contar ni con su líder anotador Kellen Dunham (17 puntos) ni con su mejor reboteador Kameron Woods (2 puntos, 14 rebotes), ambos eliminados por faltas. Uno de los handicaps de Butler fue que 55 de sus 61 puntos se los repartieron entre Dunham, Andrew Chrabascz (16) y Alex Barlow (22). El equipo pagó la falta de acierto de Roosevelt Jones (4 puntos con una serie de 2 de 9, 10 rebotes, 4 asistencias).

El contrincante en semifinales de Xavier fue otro equipo con un ataque previsible. La 23 del listado de AP Georgetown juega para D’Vauntes Smith-Rivera. El base anotó 12 de los últimos 14 puntos de los Hoyas ante Creighton (60-55) para un total personal de 25, pero se quedó en 11 frente a los Musketeers. Otro de los centros de interés del encuentro era el duelo entre dos pesos pesados, los pivots de 2,08 Matt Stainbrook (122 quilos) y Joshua Smith (158 quilos). Stainbrook (20 puntos, 9 rebotes) ganó el pulso. Los suyos se fueron de 21 puntos en la segunda mitad. Isaac Copeland (15 puntos, 7 rebotes) y Jabril Tawrick (19 puntos, 5 rebotes) redujeron la desventaja de Georgetown hasta 2 puntos, el 63 a 65 con que acabó el partido.

Xavier no fue rival para Villanova en la final (69-52). El equipo de Jay Wright asumió el mando de salida y empezó rápidamente a marcar distancias ante un rival cansado de piernas y fallón en los lanzamientos. Josh Hart cerró su sensacional participación en el torneo con 15 puntos y 7 rebotes, demostrando el acierto de los que le han elegido como mejor sexto hombre del curso en la Big East. Sus actuaciones le han valido ser designado MVP del torneo. Es el primer hombre de banquillo en la Big East que consigue este premio.

Big 10

Penn State, penúltima de la liga regular, superó dos rondas en el torneo derrotando a Nebraska (65-68) y Iowa (58-67). D.J. Newbill sumó 26 puntos en la primera de las dos victorias y 18 en la segunda. El sueño de los Nittany Lions se acabó en cuartos frente a Purdue (64-59), cuando no encontraron la forma de detener al pívot A.J. Hammons (23 puntos, 9 rebotes, 4 tapones). Newbill consiguió 19 puntos, pero a costa de fallar muchos tiros (6 de 18).

Purdue cayó en semifinales ante la sexta del ranking y primera de su liga regular Wisconsin (71-51). Los Boilermakers llegaron con 5 puntos de ventaja al descanso para ver como la defensa de la gran favorita les mataba en la segunda parte dejándoles en un 24% en el tiro con sólo 6 canastas de campo anotadas. El base Bronson Koenig, intuyendo su próximo retorno a la suplencia ante la vuelta inminente del lesionado Traevon Jackson, lideró a los Badgers en anotación con 19 puntos. El pivot Frank Kaminsky se tomó un ligero respiro en ataque (12 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias, 3 recuperaciones, 3 tapones) para concentrarse en la defensa sobre Hammons (10 puntos, 7 rebotes, 3 tapones).

La octava del Top 25 Maryland superó a Indiana en cuartos de final (75-69) con 39 puntos de su pareja exterior, Melo Trimble y Dez Wells. Los Hoosiers, a pesar de su pésima racha de tiro en la segunda parte, mantuvieron sus opciones casi hasta el final. A falta de 39 segundos estaban a 2 puntos. Tres triples fallados y la consiguiente falta rápida posterior les dejaron 9 puntos abajo antes del inútil triple final de Max Hoetzel. Esta derrota avivó el debate sobre la continuidad de su entrenador Tom Crean. Un grupo de aficionados ha puesto en marcha una iniciativa de crowfounding con el fin de recaudar los 4 millones necesarios para despedirlo la próxima temporada. Por el momento sin demasiado éxito, todo hay que decirlo.

La buena racha de Maryland se acabó en semifinales ante la tapada de su conferencia, una Michigan State (58-62) fuera del ranking que venía de eliminar a Ohio State con su tripleta mágica funcionando a las mil maravillas: Branden Dawson (14 puntos, 8 rebotes, 7 asistencias), Travis Trice (18 puntos) y Denzel Valentine (23 puntos, 8 rebotes, 7 asistencias). Frente a los Terrapins Valentine estuvo discreto, pero Trice (20 puntos, 4 asistencias) y Dawson (17 puntos, 8 rebotes) camparon a sus anchas.

Los Spartans perdían de 16 en el ecuador de la primera parte, con un Melo Trimble (22 puntos) absolutamente desatado en ataque. A la que ajustaron su defensa sobre él, empezaron su remontada. En el ecuador de la segunda mitad la situación se había igualado. A 5 del final, ya mandaba Michigan State gracias a la aportación de Dawson y Gavin Schilling. Trimble reapareció para anotar los 8 últimos puntos de Maryland, pero su esfuerzo no bastó.

En la final Michigan State contuvo a Wisconsin durante la primera mitad. En la segunda, un parcial de 5 a 17 impulsado por Denzel Valentine (16 puntos, 8 rebotes, 6 asistencias) puso a los Spartans 11 puntos por delante de su rival a 7:46 del final de la segunda parte. Bronson Koenig (18 puntos, 4 rebotes, 9 asistencias) y Frank Kamisnky (19 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias) resucitaron a los Badgers. Dos tiros libres del base forzaron la prórroga. En los 5 minutos de prolongación sólo hubo un equipo, Wisconsin. Los de Bo Ryan anotaron 11 puntos, 7 de Nigel Hayes (25 puntos, 5 rebotes) y 4 de Koenig, y dejaron a su rival en blanco. Desde el momento en que los Spartans marcaron su màxima diferencia, encajaron un parcial de 31 a 10 para acabar cediendo 80 a 69.

Big 12

Las aspiraciones de Kansas State de cara al March Madness se esfumaron tras su eliminación ante Texas Christian (65-67) en la primera ronda del torneo de su conferencia. En cuartos los Horned Frogs a punto estuvieron de aprovechar las bajas interiores de la número 9 del ranking Kansas (Perry Ellis lesionado y Cliff Alexander con problemas de elegibilidad). El buen partido de Kelly Oubre (25 puntos, 6 rebotes) y la buena defensa sobre Trey Zeigler (20 puntos pero 8 balones perdidos) en el tramo final del encuentro evitaron la sorpresa (64-59).

En los cuartos de final Baylor, 16 del ranking, superó a la 18 West Virginia (80-70) en un partido apretado casi hasta el final. Los Mountaineers, con las bajas de su base estrella Juwan Staten y su suplente Gary Browne, renunciaron a su defensa individual presionante por toda la pista para refugiarse muchos minutos en una zona que se ajustaba mucho a los exteriores rivales y cerraba las líneas de pase interiores.

Rico Gathers (15 puntos, 9 rebotes) lo pagó en la primera mitad en la que estuvo apagado, aunque Ishmail Wainright (7 puntos, 6 rebotes) le suplió perfectamente en el rebote. El pívot de los Bears apareció no obstante en la segunda mitad, en especial en los últimos minutos en los que su rival Devin Williams (18 puntos, 7 rebotes) se cargó de faltas. Sobre sus anchas espaldas y su dominio de los rechaces Baylor abrió brecha por primera vez, y de forma definitiva, en el marcador en los 4 últimos minutos.

En la semifinal contra Baylor Kansas pudo recuperar a Perry Ellis (11 puntos, 6 rebotes) para intentar contener a Rico Gathers (11 puntos, 13 rebotes). Los Jayhawks se olvidaron de hacer un juego bonito y se pusieron el mono de trabajo frente a un equipo correoso. Los Bears se caracterizan por su incómoda defensa 1-3-1, pero sin embargo la menos sofisticada individual de los de Bill Self hizo más daño durante la primera mitad (5 de 25 en los tiros de campo para Baylor) que la zona de su rival. Los 8 puntos de ventaja para Kansas al descanso se convirtieron en 15 en la segunda parte tras un 2+1 de Wayne Selden (20 puntos, 8 rebotes, 3 asistencias). Baylor, que acusó el desacierto de Taurean Prince (2 puntos, 1 de 11 en los lanzamientos), respondió con un parcial de 0 a 8 antes de encajar otro de 10 a 0 alimentado por Selden y Frank Mason que selló el triunfo de la campeona de la liga regular por 62 a 52.

Texas, un equipo en entredicho, resolvió su primer compromiso ante Texas Tech (65-53). Los Longhorns tuvieron en cuartos contra las cuerdas al número 13 para los votantes de AP Iowa State, pero acabaron perdiendo (69-67). El equipo de Rick Barnes, que había tenido una màxima ventaja de 16 puntos en el tramo final de la primera mitad, llegó con un margen favorable de 10 puntos a los 4 minutos finales. Fred Hoiberg se jugó su última carta con una presión a toda pista y acertó. Texas falló sus 5 lanzamientos siguientes y perdió 4 balones. Los Cyclones le dieron la vuelta a la situación con un parcial de 12 a 0 que les dio el triunfo . El base Monte Morris (24 puntos, 5 recuperaciones) aportó 7 de esos puntos, 2 gracias a la canasta definitiva en el último segundo.

El rival en semifinales de Iowa State fue la 15 del ranking Oklahoma. Los Sooners venían de eliminar a Oklahoma State (64-49). Le’Bryan Nash lideró a los derrotados con 24 puntos y 12 rebotes, insuficientes para compensar la escasa aportación de Phil Forte (3 puntos, 0 de 7 en triples). En el bando vencedor Buddy Hield se fue hasta los 22 puntos, pero con una pésima serie en el tiro: 5 de 15. El escolta prometió que tiraría mucho mejor en su siguiente encuentro, aunque su promesa no se cumplió.

Hield anotó 16 puntos contra Iowa State, pero su porcentaje en los triples fue bastante malo (2 de 13). Los Sooners anotaron 5 de sus 7 canastas de 3 puntos del encuentro en los primeros 11 minutos. Isaiah Cousins estuvo especialmente certero con 3. Unido a una mala salida de Iowa State, esto provocó una primera brecha de 11 puntos entre ambos conjuntos. La entrada de los jugadores de banquillo de los Cyclones despertó a los de Fred Hoiberg, que consiguieron empatar antes del descanso.

En la segunda mitad los puntos interiores de Jameel McKay (12 puntos, 9 rebotes) y 2 triples de Dustin Hogue le dieron a Iowa State un liderazgo de 7 puntos. Oklahoma se recuperó, lo que dio paso a unos minutos de igualdad y emoción rota por dos canastas de McKay y Georges Niang (13 puntos, 8 rebotes, 4 asistencias). A 2:24 para acabar ganaban los Cyclones 66 a 61. Los Sooners se acercaron. Ryan Spangler tuvo el tiro para forzar la prórroga, pero no acertó y el triunfo fue para su contrincante (67-65).

En la gran final ante Kansas, Iowa State remontó una diferencia de dobles dígitos por quinto partido consecutivo (66-70). El equipo se está abonando a los partidos épicos, aunque sus seguidores seguramente les agradecerían un pequeño respiro. Contra los Jayhawks perdían de 17 en los primeros instantes de la segunda parte. El entrenador Fred Hoiberg reunió a sus agotados jugadores y les pregunto cuanto les quedaba por darle.

Hoiberg obtuvo su respuesta en la pista con un parcial de 2 a 17 que igualaba el marcador. 7 puntos fueron de George Niang (19 puntos, 5 rebotes) y 6 de Jameel McKay (11 puntos, 8 rebotes). Otro parcial posterior de 0 a 10 puso a los de Hoiberg 6 arriba a 5:40 del final. Wayne Selden (25 puntos) lideró el contraataque de los Jayhawks, que llegaron a empatar el encuentro. En el último minuto los de Bill Self se vieron obligados a cometer faltas, lo que aprovecharon sus rivales para sentenciarlos desde la línea de tiros libres.

Mountain West

Boise State llegaba a su torneo con la confianza de estar entre las 25 mejores, aunque fuese como colista, y de haber estrenado su condición de ranqueada con un triunfo frente a Air Force (80-68) en cuartos. Wyoming acabó con su ilusión (66-71). Los Cowboys tuvieron un bajón durante la liga regular cuando una mononucleosis les dejó sin Larry Nance Jr. Con 20 puntos del hijo del exNBA, el equipo derrotó a los ranqueados en la semifinal. Los Broncos parecían tenerlo todo de cara cuando ganaban de 12 a 2:30 del descanso, hasta que Josh Adams (27 puntos, 5 rebotes, 3 recuperaciones) encontró la inspiración dándole la iniciativa a los suyos. Boise State luchó por no descolgarse y forzó la prórroga, pero no pudo hacer más. En la final de la conferencia Wyoming derrotó a San Diego State (43-45).

Pacific 12

La número 17 Utah le pasó por encima a Stanford en la segunda mitad (el parcial de estos minutos fue de 46 a 17) de su duelo de cuartos de final. Los Utes acertaron sus lanzamientos durante los segundos 20 minutos, pero además dejaron a su rival en un mísero 25% en el tiro (6 de 24). Los Cardinals no tenían las piernas frescas tras su duro duelo de primera ronda la noche anterior contra Washington (71-69) y lo pagaron con una derrota (80-56) que les dejó fuera del torneo de marzo.

Oregon ha estado toda la temporada a la sombra en la Pacific 12, agazapada tras las ranqueadas Arizona y Utah. En la semifinal contra la segunda decidió revelar su potencial. Ambos equipos comenzaron el encuentro metiendo muchos puntos. De Oregon se esperaba, de Utah no. Brandon Taylor (24 puntos, 6 de 9 en triples) anotó 3 triples para los Utes en los primeros 5 minutos. A 1:40 del descanso anotó el cuarto de su cuenta para dar 6 puntos de ventaja a su equipo. Joseph Young (25 puntos) y Elgin Cook recortaron el margen antes del descanso.

En la segunda mitad los que consiguieron 6 puntos de ventaja fueron los Ducks, pero Taylor empató de nuevo a 2:35 del final con un nuevo triple. Con empate a 64 a falta de 7 segundos, Dana Altman pidió tiempo muerto. El entrenador de Oregon planteó un último tiro para Young saliendo de un bloqueo. Su escolta le contradijo. Prefería subir él mismo la pelota. Su triple metió a su equipo en la final (64-67), dejando a Delon Wright (16 puntos, 9 rebotes, 5 asistencias) sin su final de conferencia en su última temporada NCAA.

UCLA se quedó sin Kevin Looney en la primera mitad del duelo de cuartos contra Southern California por una herida en la cara. En la segunda mitad, Norman Powell pagó con muchos minutos de banquillo sus problemas con las faltas. La buena actuación de Isaac Hamilton convirtió estos problemas del equipo en irrelevantes. Hamilton acertó 13 de sus 17 tiros a canasta (con un 7 de 9 en triples) para irse hasta los 36 puntos y llevar a los Bruins al triunfo (96-70).

Una máscara facial permitió a Kevon Looney disputar la semifinal contra la quinta del ranking Arizona, aunque rindió muy por debajo de su media habitual. Los Wildcats abrieron el partido con un parcial de 11 a 2, pero sus problemas para atacar la defensa en zona de UCLA permitieron a los de Steve Alford llegar al descanso con empate a 27. Norman Powell (21 puntos, 4 rebotes) y Tony Parker (15 puntos, 4 rebotes) empezaron la segunda mitad muy inspirados, dándole a los californianos una ventaja de 7 puntos. La respuesta de Arizona les hizo añicos: un parcial de 15 a 0. Norman Powell acercó a su equipo a 2 puntos faltando 2 minutos, pero Stanley Johnson (15 puntos, 9 rebotes) aseguró el triunfo de Arizona por 70 a 64. Brandon Ashley fue el máximo anotador con 24 puntos (y 9 de 11 en el tiro).

Ya en la final, Arizona no se dejó sorprender por un lobo vestido con piel de cordero como Oregon (80-52), rompiendo una sequía de 13 años en el campeonato de su conferencia. Los Wildcats llegaron al descanso con una ventaja de 15 puntos construida desde los triples y las canastas en transición. En la segunda mitad los de Sean Miller bajaron algo la intensidad en defensa, pero mejoraron en ataque, dejando claro a los Ducks que la remontada era una utopía inalcanzable. Brandon Ashley, con 20 puntos y 5 rebotes, se llevó el trofeo al mejor jugador.

Southeastern Conference

La 21 del ranking Arkansas sufrió para deshacerse de Tennessee en cuartos (80-72). Los Razorbacks ganaban de 20 a los 4 minutos de la segunda parte cuando empezaron a fallar sus lanzamientos (de sus últimos 15, sólo anotaron 3). A falta de 3 minutos y medio, su margen se había reducido a 4 después de una racha de 9 puntos de Kevin Punter. Arkansas sobrevivió gracias a los tiros libres (11 de 14 en este tramo final). La segunda de la liga regular tuvo una semifinal más plácida frente a Georgia (60-49). Tanta que apenas le afectó la mala noche cara a canasta de Bobby Portis (4 puntos con una serie de 1 de 14 en los tiros de campo).

La indiscutible número 1 de los EUA Kentucky se clasificó para las semifinales de su torneo tras vencer a Florida en cuartos (64-49). Los Gators consiguieron aguantar durante la primera mitad gracias a su efectividad en la pintura. En la segunda mitad Kentucky impuso su mayor físico y el acierto de su rival en el tiro interior bajó del 60 al 27,8%. Los de Billy Donovan,que el año pasado llegaron hasta la Final Four, se han quedado fuera del Gran Baile de final de curso este año.

El tercero de los favoritos para de esta conferencia, Louisiana State, cayó en cuartos frente a Auburn (70-73). Los Tigers habían controlado todo el encuentro, aunque sin grandes ventajas, hasta que despertó KT Harrell (29 puntos) con 15 puntos seguidos, entre ellos el triple que forzaba la prórroga y los 4 primeros del tiempo añadido que ponían por delante a los otros Tigers. LSU no pudo rentabilizar el dominio de los tableros de Jarell Martin (18 puntos, 16 rebotes). Su compañero en la pintura Jordan Mickey había enojado tanto a Jordon Granger con su juego de codos que éste le dejó ir un par de puñetazos.

La expulsión de Granger dejó el juego interior de Auburn mermado de cara a la semifinal contra la todopoderosa Kentucky. Los Wildcats se exhibieron, derrotando claramente a su rival (91-67) y rompiendo el anterior récord de victorias consecutivas de la universidad (32 entre el 5 de diciembre de 1953 y el 8 de enero de 1955). La defensa de los de Calipari se cebó con Harrell (13 puntos, 1 de 12 en tiros de campo).

La final de esta conferencia no tuvo demasiada historia. Kentucky abrió las hostilidades con un parcial de 8 a 0 gracias a 2 triples de Andrew Harrison (15 puntos). Arkansas se rehizo, pero tras la canasta de Michael Qualls (18 puntos) que ponía el 25 a 21 a 8:10 del descanso encajo el parcial de 16 a 4 (y los 4 de tiros libres) que la destrozó. En la segunda mitad los Wildcats se dedicaron a conservar su ventaja para acabar ganando 78 a 63, pensando ya en el gran torneo de marzo. Hasta tal punto están concentrados en la gran cita que los jugadores no cortaron las redes de la canasta. Dejaron esa tarea al personal auxiliar. Ellos quieren las de la gran final del March Madness.

West Coast

Brigham Young superó en semifinales a Portland (84-70). BYU rompió el partido en la primera parte con cuatro triples consecutitvos, 1 de Tyler Haws (18 puntos) y los otros 3 de un Chase Fischer que convirtió 6 antes del descanso. El base sumó 20 de sus 24 puntos en el primer período. No obstante, el nombre propio de la noche fue Kyle Collinsworth. Con sus 13 puntos, 14 rebotes y 11 asistencias sumó su sexto triple doble de la temporada. Ya tenía el récord de triples dobles en un sólo curso, pero ahora también ha igualado el de triples dobles en toda una carrera NCAA. Otros dos jugadores también consiguieron 6, aunque en su caso repartidos en diferentes temporadas: Michael Anderson (Drexel, 1985-88) y Shaquille O’Neal (LSU, 1990-92).

El rival de los mormones en la final del torneo de conferencia fue la número 7 del ranking Gonzaga, que de la mano de Byron Wesley (25 puntos, 3 asistencias, 4 robos) y Kyle Wiltjer (17 puntos, 9 rebotes) había derrotado en la otra semifinal a Pepperdine (79-61). Los dos jugadores se combinaron para anotar 25 de los primeros 30 puntos de su equipo en la segunda parte para desequilibrar un marcador igualado.

En el último partido del curso de la West Coast, Gonzaga centró su defensa de salida en frenar a la efectiva linea exterior de BYU ante la poca aportación ofensiva de los pivots rivales. Los Cougars, por el contrario, se cerraron en torno a su aro preocupados por la superioridad de las torres de su adversario. Tras unos 6 primeros minutos de pocos puntos, un triple de Kevin Pangos (16 puntos, 3 rebotes, 5 asistencias) abrió la caja de los truenos.

Los vigentes campeones se distanciaban con dos triples más obra de Kyle Wiltjer y Gary Bell. Tyler Haws (15 puntos, 4 rebotes, 4 asistencias), que había cometido dos faltas en menos de 4 minutos de juego, volvió a la pista. Con la ayuda de un Kyle Collinsworth (28 puntos, 8 rebotes, 5 asistencias) brillante en las penetraciones consiguieron estabilizar la desventaja de los suyos entorno a los 6 puntos. Volviendo del descanso los Bulldogs buscaron de forma insistente a Przemek Karnowski (12 puntos, 4 rebotes). El gigante polaco hizo estragos en la pintura rival, tanto anotando como cargando de faltas a sus defensores.

Domantas Sabonis (15 puntos, 6 rebotes) dio continuidad a la labor. Pero ni aún así Gonzaga conseguía dejar atrás de forma definitiva a su contrincante. Dos triples puntuales de Wiltjer (18 puntos, 10 rebotes) y Bell (15 puntos, 4 rebotes) aumentaron levemente el  margen de seguridad de los de Mark Few hasta que Pangos cerró el partido. Primero, con un triple a 2:44 del final que ponía a los suyos 13 arriba. Y luego con una entrada cuando faltaban 68 segundos para acabar, tras haber consumido casi por completo el tiempo de posesión, que hizo bajar los brazos a una BYU que acabó cediendo por 91 a 75.

Otros invitados por derecho propio al Gran Baile

Northeastern superó en la final de la Colonial Athletic Association a la favorita William&Mary (61-72). Wofford se impuso en  el último partido del torneo de la Southern a Furman (67-64), la colista de la liga que se había colado en la gran final. Los Paladins acusaron los 4 partidos jugados en 4 días. Manhattan, después de haber perdido sus dos partidos de la liga regular contra Iona, derrotó a los Gaels (69-79) en la final de la Metro Atlantic Athletic.

Robert Morris había llegado a la final de la Northeastern cuatro veces en los últimos cinco años. Tras perder en las tres primeras ocasiones, este curso superó a Saint Francis (63-66). La defensa de Valparaiso sobre el base Keifer Sykes (14 puntos, 5 rebotes, 3 asistencias) permitió a los Crusaders superar a Green Bay (54-44) en la final de la Horizon. Los 17 puntos de Lawrence Alexander (25 puntos, 6 de 9 en triples) en la segunda parte ayudaron a que North Dakota State entrase en los dos últimos minutos de la final de la Summit contra South Dakota State con 8 puntos de margen. Sus rivales sólo pudieron recuperar 7 (56-57).

Lafayette se proclamó campeona de la Patriot gracias a Nick Lindner. En los tres partidos jugados por los Leopards en su torneo el base sumó un total de 71 puntos, además de repartir 16 asistencias. En la final, además, anotó los tiros libres decisivos ante American University (65-63). Albany ganó a Stony Brook (51-50) en la final de la America East con un triple en el último segundo de un Peter Hooley inmerso en una noche de poco acierto (3 de 13 en los tiros). Entre Jameel Warney y Carson Purefoy anotaron 43 de los 50 puntos de Stony Brook.

Hampton ganó la plaza para la gran fiesta del baloncesto de marzo de la Mid-Eastern Athletic Conference derrotando a Delaware State (61-82) a pesar de no poder contar con Dwight Meikle, su máximo anotador y reboteador. Texas Southern superó a Southern (62-58) en el torneo de la Southwestern Athletic Conference gracias a una falta flagrante (2 tiros libres y posesión) a falta de 27 segundos para acabar el encuentro. Harvard venció a Yale (51-53) en el partido de desempate de la liga regular de la Ivy League (no hacen torneo).

El legendario Bobby Hurley volverá al March Madness. El dos veces ganador como jugaor de Duke participará ahora como entrenador de Buffalo, representante de la Mid-American. Eastern Washington, el equipo del líder en anotación de la DI Tyler Harvey, superó a Montana en la final de la Big Sky (65-69). Stephen F. Austin ganó la invitación de la Southland apartando de su camino a Sam Houston (83-70). Era su triunfo 28 en sus últimos 29 partidos.

New Mexico State ganó por cuarta temporada consecutiva el torneo de la Western Athletic mientras que UC Irvine participará por primera vez en el gran baile de marzo tras derrotar a Hawaii (67-58) en la final de la Big West. Florida International derrotó a Texas-San Antonio (54-57) en primera ronda del torneo de la Conference USA gracias a un triple de Dennis Mavin (15 puntos, 9 rebotes, 5 asistencias) desde medio campo en el último segundo del encuentro. La final de esta conferencia la ganó la universidad de Alabama – Birmingham (UAB).

Georgia State superó a Georgia Southern en la final de la Sun Belt, en un partido con muy pocos puntos: 38 a 36. R.J. Hunter, hijo del entrenador campeón Ron Hunter, no estuvo muy inspirado, aunque consiguió los dos tiros libres decisivos. En la euforia de la celebración, su padre se lesionó el tendón de Aquiles. Kevin Ware, el jugador de Louisville que se rompió una pierna durante el March Madness del 2013, fue el máximo anotador para los vencedores con 18 puntos.

El cuadro del March Madness

Una vez acabada la reducida jornada de partidos de domingo, el comité de sabios de la NCAA se puso manos a la obra a la selección de los equipos que participaran en su gran torneo de marzo y su colocación en el cuadro. 32 se ganaron su lugar como campeones de sus conferencias. Los otros 36 los eligió, en función de sus méritos, la propia NCAA. A continuación os detallaré las universidades en liza. Entre paréntesis indicaré la conferencia de la que han quedado campeonas (las que lo hayan sido)

Entre martes y miércoles abrirán el fuego los ocho conjuntos que están en puertas de entrar en el torneo propiamente dicho. Son los First Four, que se juegan 4 puestos en el cuadro definitivo. Estos últimos años la NCAA ha considerado estos partidos como la primera ronda mientras que este humilde redactor se alineaba con los puristas que pensamos que las rondas empiezan con el cuadro completo y el resto son previos. Éste será el último curso que el organizador del torneo mantiene su empeño. A partir de la próxima temporada, los First Four serán los First Four y la ronda con los 64 equipos del cuadro en liza la primera. Los 4 emparejamientos previos son:

FF1: Manhattan (Metro Atlantic) – Hampton (Mid-Eastern)

FF2: Boise State (Ohio Valley) – Dayton  (Dayton fue la cenicienta del pasado curso; este año el vencedor de este partido podría volver a serlo superando a Providence en primera ronda).

FF3: North Florida (Atlantic Sun) – Robert Morris (North East)

FF4: BYU – Ole Miss (BYU y Ole Miss apuntan al habitual tapado que la NCAA coloca en estas eliminatorias para asegurarse una historia de cenicientas; la disposición del ganador en el cuadro final contra Xavier me lo confirma ).

Una vez resueltas estas eliminatorias, dará comienzo la lucha en la primera ronda de un torneo dividido en cuadrantes. Aquí los tenéis (el número entre paréntesis de cada equipo corresponde a su número de cabeza de serie):

A) MEDIO OESTE

Kentucky (1, SEC) – FF1 (16)

Cincinnati (8) – Purdue (9)

West Virginia (5) – Buffalo (12, Mid-American)

Maryland (4) – Valparaíso (13, Horizon)

Butler (6) – Texas (11)

Notre Dame (3, ACC) – Northeastern (14, Colonial)

Wichita State (7) –Indiana (10)

Kansas (2) – New Mexico State (15, Western Athletic)

B) ESTE

Villanova (1, Big East) – Lafayette (16, Patriot)

North Carolina State (8) – LSU (9)

Northern Iowa (5, Missouri Valley) – Wyoming (12, Mountain West)

Louisville (4) – UC Irvine (13, Big West)

Providence (6) – FF2 (11)

Oklahoma (3) – Albany (14, America East)

Michigan State (7) – Georgia (10)

Virginia (2) – Belmont (15, Ohio Valley)

C) SUR

Duke (1) – FF3 (16)

San Diego State (8) – Saint John’s (9)

Utah (5) – Stephen F. Austin (12, Southland)

Georgetown (4) – Eastern Washington (13, Big Sky)

Southern Methodist (6, American) – UCLA (11)

Iowa State (3, Big 12) – Universidad de Alabama – Birmingham (14, C-USA)

Iowa (7) – Davidson (10)

Gonzaga (2, West Coast) – North Dakota State (15, Summit)

D) OESTE

Wisconsin (1, Big 10) – Coastal Carolina (16, Big South)

Oregon (8) – Oklahoma State (9)

Arkansas (5) – Wofford (12, Southern)

North Carolina (4) – Harvard (13, Ivy League)

Xavier (6) – FF4 (11)

Baylor (3) – Georgia State (14, Sun Belt)

Virginia Commonwealth (7, Atlantic 10) – Ohio State (10)

Arizona (2, Pac 12) – Texas Southern (15, Southwestern Athletic)

Planes para que los jugadores acaben sus estudios

La NCAA, conjuntamente con la NBA y la Asociación de Entrenadores de Baloncesto han decidido unir fuerzas para diseñar una solución que evite que los jugadores dejen sus estudios antes de graduarse para entrar en el draft sin tener asegurada una buena elección. La propuesta pasaría por retrasar la fecha tope para retirar su candidatura al draft hasta finales de mayo, cinco semanas más tarde de la actual. Esto permitiría a los candidatos a profesionales tener una mejor perspectiva de sus posibilidades reales en la noche mágica.

El plan también contemplaría la existencia de un entrenamiento predraft a mediados de mayo, al que se accedería por invitación de la NBA. Si un jugador no fuera invitado, se le recomendaría retirar su petición de entrar en el draft y volver a la universidad. Esta propuesta podría ser aprobada por la NCAA el próximo mes de enero, y ya entraría en vigor de cara al draft del 2016. No obstante, esta no es la única iniciativa para que los jóvenes permanezcan el tiempo debido en la universidad.

Shawn Fojtik ha ideado un creativo sistema que ayuda a incentivar la permanencia de los deportistas universitarios en la NCAA. Fojtik es el creador de una iniciativa de crowfunding, FanAngel, que se encargaría de recoger las aportaciones económicas de los afcionados para premiar a sus estrellas por seguir sus estudios y no dar el salto a profesionales. De estas cantidades, el 80% serían para el jugador en cuestión, un 10% para sus compañeros y el 10% restante para fines benéficos y becas.

Los deportistas universitarios tienen prohibido cobrar por jugar, así que la recaudación se iría acumulando hasta que los jugadores se graduasen. Y como los beneficiados de la iniciativa no han dado expresamente su aprobación, tampoco se les puede castigar por ello mientras están en la universidad (según Fojtik, claro). ¿Y que pasa si un jugador se hace profesional antes de tiempo? La bolsa acumulada se devuelve a los aficionados. ¿Qué interés tiene Fojtik en esto? El 9% que pretende embolsarse por organizar las transacciones.

Versión íntegra del artículo publicado en http://www.encancha.com, marzo 2015

ProBasketballTalk | NBC Sports

NBA news, video, analysis and more

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: