Tag Archives: Nikola Mirotic

NBA: Los hermanos Gasol ya están de vacaciones

17 May

Chicago Bulls y Memphis Grizzlies han caído en el sexto partido de las semifinales de sus respectivas conferencias. Ha sido el último partido de la temporada NBA para Pau y Marc Gasol. Repasemos porqué los dos hermanos no han llegado más lejos en los play-offs.

Los Chicago Bulls de Pau Gasol partían a principio de temporada como uno de los dos grandes favoritos de la Conferencia Este para jugar las Finales de la NBA. El otro eran los Cleveland Cavaliers de Lebron James, Kyrie Irving y Kevin Love. Todos los pronósticos daban por hecho que ambos equipos protagonizarían una final de la Conferencia Este apasionante. Los vaticinios acertaron, pero sólo a medias. Hubo un duelo a muerte entre los dos aspirantes, pero no fue por la disputa del honor de proclamarse campeones de su conferencia.

La temporada irregular de Bulls y Cavs les condenó a un enfrentamiento prematuro en play-offs. Los de Cleveland, por ejemplo sufrieron a principios de enero una racha de 6 partidos perdidos seguidos. La ausencia por lesión de 2 semanas de Lebron les sirvió de excusa para esta sucesión de malos resultados aunque su registro en esos momentos era de 19 victorias y 20 derrotas. A partir de ese momento enderezaron el rumbo (34-9), pero no lo suficiente como para atrapar a los sorprendentes líderes del Este, los Atlanta Hawks.

El equipo del mayor de los Gasol, al contrario de su verdugo en los play-offs, empezó la temporada con un nivel más que correcto. Todo se le complicó a partir del día de Reyes. Hasta ese momento, habían ganado 25 partidos de los 35 que habían jugado. Desde del 7 de enero al 4 de febrero sólo vencieron en 4 de 14. Tras rehacerse en febrero (7-3), en marzo volvieron a flojear (8-7) lastrados por las lesiones simultáneas de Derrick Rose y Jimmy Butler. Así que quedaron terceros en su conferencia por detrás de Hawks y Cavaliers.

Las carencias de los Bulls

En la serie ante las huestes de Lebron, que podría finiquitar la época de Tom Thibodeau en el banquillo de los Bulls, se han podido ver las costuras por las que se descosía el equipo de Chicago: una interior y otra exterior. Y eso a pesar de la baja por lesión en los Cavaliers de Kevin Love y los graves problemas físicos de un Kyrie Irving muy tocado. La interior ha sido la poca producción en puntos de los hombres altos del equipo. Más allá de Pau Gasol, los pívots de Thibodeau no han sido unos anotadores fiables.

La lesión del catalán expuso las carencias de sus compañeros y la poca visión de su entrenador. Expuso las carencias porque Joakim Noah es un especialista defensivo, con buena visión de juego pero con muchas carencias de definición. Taj Gibson es un gran atleta, un buen acabador de jugadas pero con problemas en la creación de sus propias oportunidades. La poca visión del técnico, porque el mismo había desactivado la alternativa a Gasol. Nikola Mirotic hizo un excelente mes de marzo aprovechando los tiros extra por las lesiones de Rose y Butler. Cuando estos volvieron, Thibodeau se olvidó del montenegrino. Y para cuando lo necesitó de nuevo, el buen momento de Mirotic era historia.

La segunda costura del traje de los Bulls que se desgarró no fue otra que la principal, la que aguantaba toda su estructura: Derrick Rose. El base, tras su calvario con las lesiones que le han tenido casi dos temporadas en blanco, tenía ganas de demostrar que volvía a ser aquel jugador que ganó el MVP de la Liga Regular 2010-11. Con sus rodillas recuperadas, el problema ha sido que le ha faltado fondo físico. A lo largo del curso Rose ha tenido problemas para hilvanar dos partidos seguidos con buenos porcentajes en el tiro. Su secuencia de lanzamientos en los partidos “Back to back” (dos noches seguidas jugando) o en noches alternas (con un día de descanso entre medio) así lo revela. Su porcentaje de tiro esta temporada ha sido de los peores de su carrera, lastrado precisamente por esos fallos.

En las semifinales del Este contra los Cavaliers Derrick Rose ha pretendido asumir el liderato de su equipo. Y más a partir de la lesión de Pau Gasol. Pero a diferencia de Lebron James, que anota cuando ve que su equipo más lo necesita y genera para sus compañeros (que le pregunten al cojo Irving, a Iman Shumpert o a Matthew Dellavedova), Rose acapara todo el juego sin dejar espacio libre para Butler, el tercer pilar ofensivo de los Bulls junto con Gasol. Rose empieza los partidos metiendo sus tiros. A medida que se cansa falla cada vez más, pero sigue tirando como en el quinto de la serie. O se diluye como en el sexto. Si los de dentro no meten y los de fuera se anulan entre sí, la derrota de Chicago en esta serie parecía inevitable.

Los Warriors no solo atacan

El Oeste se presentaba a principio de temporada no como un duelo al sol entre dos pistoleros sino como la pelea alocada de una cantina en día de cobro, con muchos gallitos peleándose por la dama. San Antonio Spurs y Oklahoma City Thunder (lástima de lesiones) parecían los candidatos más claros a jugar la Final de esta conferencia, con Los Angeles Clippers casi al mismo nivel y los Grizzlies y los Houston Rockets medio peldaño más abajo, con los Portland Trail Blazers aspirando a romper de una vez su habitual bajón de forma en play-offs (sin conseguirlo) y con la incógnita de los Golden State Warriors, un equipo de juego preciosista y entrenador novato (la receta típica para no llegar lejos en la lucha por el título).

Pero la sorpresa mayúscula ha sido que los Warriors han demostrado a lo largo de la Liga regular ser mucho más sólidos en defensa de lo que se les suponía. No sólo han sido el equipo de la NBA que más puntos ha metido en esta primera fase de la competición (110 de media), sino que además han sido el sexto del Oeste que menos ha encajado. Esta última estadística tiene su trampa, porque el equipo del debutante Steve Kerr juega ataques más rápidos que la mayoría de sus rivales. En sus partidos hay más puntos que en los del resto.

Si relacionamos los puntos encajados con el número de posesiones, resulta que el equipo californiano es el más eficiente en defensa de los 30 que participan en la Liga. Si relacionamos también los puntos anotados con las posesiones, resulta que los Warriors son los segundos más eficientes tan sólo con una décima menos que Los Angeles Clippers (109,8 y 109,7). Este sí que hubiera sido un duelo entre auténticos pistoleros si los Houston Rockets no lo hubiesen impedido.

Así que en la semifinal del Oeste los Grizzlies se encontraban ante un doble reto: frenar a uno de los mejores ataques de la liga y superar a la mejor defensa del campeonato. Los de Memphis empezaron la serie, además, sin su base titular Mike Conley. Y decidieron jugar a atacar. Craso error. El primer encuentro, disputado a un ritmo altísimo, se convirtió en una sucesión inacabable de 1×1 en la que los de California se llevaron la mejor parte.

El retorno de Mike Conley en el segundo partido cambió el panorama. Los Grizzlies bajaron el ritmo del juego y cargaron el peso ofensivo sobre sus mejores anotadores, los pívots Marc Gasol y Zach Randolph. Por fuera, con la reincorporación del base por fin tenían a alguien capaz de aprovechar los dobles marcajes sobre los jugadores altos. Kerr demostró su bisoñez como técnico renunciando al small ball (Harrison Barnes y Draymond Green de aleros) e intentó detener a su rival poniendo también dos hombres altos en pista. Con ello sólo consiguió ralentizar más la velocidad de su equipo. Los de Memphis ganaron dos partidos seguidos y tomaron la iniciativa.

La trampa de Steve Kerr

Pero en el cuarto partido llegó el giro inesperado que ha provocado las prontas vacaciones del mediano de los Gasol. Una innovación sugerida por el entrenador ayudante Ron Adams tras la derrota en el segundo partido, pero que los Warriors no se atrevieron a implantar hasta que se vieron contra las cuerdas perdiendo el tercero. Tony Allen es el especialista defensivo de los Grizzlies, el hombre encargado de secar a Klay Thompson. Pero el alero se comporta en ataque casi como un pívot, anotando la mayoría de sus puntos en la pintura.

Así que la idea era que lo marcase Andrew Bogut. Más que marcarlo, flotarlo descaradamente esperándolo cerca del aro por si quería penetrar pero regalándole todos los tiros exteriores que quisiera tomar. La misma táctica que el Panathinaikos utilizó en los cuartos de final de la Euroliga 2010-11 contra los bases del F. C. Barcelona Ricky Rubio y Víctor Sada, el mismo concepto: si tienes que dejar tirar a alguien, asegúrate que sea el peor tirador del equipo contrario.

Y la táctica funcionó. Allen vio el aro cuadrado mientras Bogut reforzaba la defensa de sus compañeros sobre los pívots de Memphis. Lo que Allen ganaba en defensa lo regalaba en ataque. Y las dudas se cernieron sobre el entrenador de Memphis Dave Joerger: ¿debía sentar a Allen para anular la táctica renunciando al concurso de su mejor secante defensivo o debía excluirlo de la circulación de la pelota para atacar abiertamente 4 contra 5?

Esta estratagema de los Warriors dejó además al descubierto la más grave de las carencias de los Grizzlies: su excesiva dependencia de la anotación interior ante la falta de un anotador exterior fiable más allá de Mike Conley y los breves minutos de Vince Carter. La ausencia por lesión del perro de presa de los de Joerger en el quinto partido y sus apenas 5 minutos en el sexto antes de resentirse no cambiaron el panorama. Los de Steve Kerr cerrados en su pintura, atosigando a Marc y a Randolph antes de recibir, cuando intentaban botar o girarse y cuando tiraban. Negándoles espacio hasta para respirar.

El entrenador de los Grizzlies probó a sacar a uno de los dos fuera de la pintura para amenazar desde la media distancia mientras le dejaba más espacios libres a su compañero. Sólo consiguió disminuir su capacidad para controlar el rebote ofensivo. Los Warriors pudieron correr. Si el conjunto de Oakland corre, Stephen Curry está en su salsa. Y si Curry funciona, su equipo funciona. Es como un reloj de maquinaria suiza engrasado a base de triples. El base anotó 26 canastas de 3 puntos en esta eliminatoria de las 68 de los Warriors. Entre todos los jugadores de los Grizzlies sólo sumaron 25.

Marc Gasol es agente libre este verano. En sus manos está cambiar de equipo o seguir en Memphis. Ofertas no le van a faltar siendo como es uno de los mejores cincos de la NBA. Tal vez ha llegado el momento de valorar si la progresión de los Grizzlies ha llegado hasta lo más alto o si al equipo le queda margen (y ganas) de mejora. Porque si no es así, ha llegado el momento para Marc de dar el salto al siguiente nivel, el de aquellos que luchan por ganar un anillo de campeones, el de los que no tienen miedo a asumir grandes retos, el de los que prefieren pensar en la gloria sin miedo al fracaso. El nivel de su hermano Pau.

Artículo publicado en http://www.encancha.com, mayo 2015

Anuncios

NBA: Mirotic, aspirante a ser el mejor rookie de la temporada

26 Mar

El premio al mejor debutante del año parecía decidido a favor de Andrew Wiggins, pero el sensacional mes de marzo de Nikola Mirotic ha permitido a la NBA darle emoción al asunto. Algunos medios hispanos se han sumado rápidamente a esta campaña. Veamos cuan sólidas son sus bases.

El mes de marzo de Nikola Mirotic está siendo espectacular. Pieza clave de unos Bulls ya clasificados para los play offs, sus estadísticas personales han llegado a su cénit en esta fase de la temporada. Hasta el punto que se ha empezado a sonar como candidato a mejor rookie del año. Los que me seguís hace tiempo sabéis que me gusta nadar contra corriente. Así que en lugar de sumarme a la ola haremos un análisis de la situación para determinar sus posibilidades reales de ganar tan distinguido premio.

El hispano-montenegrino está firmando en sus encuentros de este mes unos números de 20,6 puntos y 7,7 rebotes por noche, muy por encima de los 9,9 puntos y 5,7 rebotes que se apuntó en su segundo mejor mes del curso, diciembre. La explicación de su progresión no está en unos mejores porcentajes de tiro, sino en el número de minutos que permanece en pista. De los 18 por partido en noviembre, 19 en diciembre, 17 en enero y 14 en febrero ha saltado a los 31 minutos que pisa el parquet en la actualidad.

En los meses previos disponía de entre 5 y 6 tiros a canasta por noche (en diciembre llegó hasta los 6,5). Ahora,  mira el aro casi 15 veces por partido. Acierta el 43,5% de los que lanza, un porcentaje similar al de noviembre y diciembre (en enero y febrero se quedó por debajo del 35%), lastrado por su bajo acierto desde más allá de la línea de 3 puntos (25%). Y sin embargo, sigue tirando mucho (poco más de 6 veces por duelo) desde la larga distancia. En sus 14 partidos de marzo, sólo ha bajado de los 15 puntos en dos ocasiones (10 contra los Pacers y 8 contra los Pistons, aunque en este último sólo estuvo en pista 24 minutos). Ha sumado tres dobles dobles en puntos y rebotes.

Andrew Wiggins, el rival a batir

Si sólo mirásemos marzo, la proclamación de Mirotic como mejor rookie del año en la NBA sería indiscutible. Ponderando sus números con el resto del curso, la cosa varía. Su promedio global es de 9,8 puntos y 4,9 rebotes por partido. Unos números que quedan lejos de los del aspirante mejor situado hasta ahora, Andrew Wiggins. El alero de los Minnesota Timberwolves acredita 16 puntos y 4,4 rebotes de media.

El canadiense tuvo su peor mes en noviembre (octubre no lo cuento, que fueron 2 partidos), cuando se quedó en 12 puntos de media. Y el mejor en febrero, en que su anotación subió hasta los 19 coincidiendo con un aumento de sus minutos de juego (pasó de rondar los 30 hasta los 38). En febrero y marzo se ha estabilizado en torno a los 16 por noche.

Mirotic aprovecha las ausencias de Rose y Butler

Los números de Wiggins no tan espectaculares como los que ahora firma Mirotic, pero si mucho más constantes. ¿El exjugador del Real Madrid podría haber presentado unas estadísticas similares de haber tenido tantos minutos como su rival? Aunque eso sea baloncesto-ficción, probablemente sí. Pero no los tuvo. Dos factores explican el sensacional marzo del debutante de los Bulls, y son dos lesiones.

La primera, la de Derrick Rose. El base jugó su último partido de la temporada (por ahora) el 23 de febrero, dejando a repartir entre el resto de la plantilla sus 16,9 lanzamientos a canasta por noche (18,4 puntos de media). Aaron Brooks, el nuevo base titular, ha pasado de los 9 que tenía cuando salía del banquillo a los 13,8 actuales. La segunda baja fue la de Jimmy Butler. El alero promedia unos 14 lanzamientos por noche, pero este mes de marzo se ha perdido 11 partidos por lesión. Entre los 12 tiros que faltaban por asignar de Rose y los 14 que liberó Butler, eran 26 a repartir.

La parte del león ha sido para Mirotic, que se ha quedado 10. ¿Y cuántos le han tocado a Pau Gasol? Entre 0 y 1. El catalán ya está lo bastante explotado en los esquemas del equipo y tampoco interesa quemarlo. La opción no era darle todas las pelotas a Pau, sino crear nuevas amenazas para los rivales. Y en esta función la nota del balcánico ha sido de sobresaliente lindando la matrícula de honor. Veremos si con el retorno de Butler le respetan los galones y los minutos que se ha ganado. Más difícil será en un hipotético retorno de Rose de cara a los play offs (la estrella se ha mostrado optimista al respecto). Pero eso ya se verá.

Las bazas de Mirotic

Si el debutante de los Chicago Bulls pretende proclamarse mejor rookie de esta liga regular, debe mantener su nivel y estadísticas hasta final de temporada, y rezar para que Wiggins no suba el nivel. De cara a los votantes, siempre es mejor acabar bien que empezar bien. El recuerdo de tus acciones está más fresco. Mirotic cuenta con dos compañeros excepcionales en su equipo para ayudarle, Pau Gasol y Joakim Noah, dos pívots con una gran visión de juego que le facilitarán el trabajo.

Uno de los aspectos claves en la valoración de los candidatos es su impacto en el equipo. El año pasado los Chicago Bulls acabaron la liga regular cuartos del este con 48 victorias y 34 derrotas. En los play offs cayeron en primera ronda ante los Washington Wizards. Esta temporada son terceros de su conferencia con 44 triunfos y 29 partidos perdidos. La lástima es que en la posible mejora de resultados de los Bulls también habrá influido la recuperación de Derrick Rose (sólo jugó 10 encuentros la temporada anterior) y la llegada de Pau Gasol. Demasiados a repartir los méritos.

Aún así, por poca que sea la parte de la posible mejora que se le atribuya a Mirotic, la ventaja es suya. Los Timberwolves acabaron décimos del Oeste la última liga regular (y por tanto fuera de la lucha por los anillos de campeones) con un balance de 40-42. Perdedor, pero por poco. De los 30 equipos de la liga, fueron el diecisieteavo mejor. En la presente edición del campeonato, son colistas de su conferencia incluso por detrás de los desastrosos Lakers con tan sólo 16 partidos ganados por 54 perdidos. Sólo los Knicks en el Este tienen menos victorias que ellos. Y están descartados para los play offs, otro factor importante a tener en cuenta.

Las bazas de Wiggins

En Chicago tienen como objetivo prioritario llegar lo más adelante posible en los play offs, mientras que en Minnesota no tienen nada mejor que hacer que convertir a Wiggins en el mejor novato del año. Mirotic sólo es un peón más que puede ser sacrificado a conveniencia del equipo. En los Wolves todos trabajarán sin discusión para el rookie. Y no olvidemos que en los Timberwolves está Ricky Rubio, un excelente pasador que se complementa perfectamente con el canadiense para aprovechar sus cualidades en las transiciones ofensivas.

Andrew Wiggins es el número 1 del último draft (punto a su favor) y con posibilidades de reinar en la NBA en un futuro no muy lejano (otro punto por aquello del marketing, no hay que olvidar que la NBA es un negocio y muy rentable). Ha sido regular en su rendimiento mientras que Mirotic no ha tenido números destacables hasta este último mes. La diferencia de edad juega a favor del compañero de Ricky (20 recién cumplidos por 24 del europeo). La experiencia previa acumulada por el de los Bulls en el baloncesto europeo de máximo nivel le convierte en un debutante atípico. De Wiggins se tiene la expectativa que es un jugador en progresión sin techo definido mientras que a su rival se le ve como un jugador en proceso de adaptación que está alcanzando su tope antes de lo esperado.

Otros aspirantes

Llegados a este punto algunos os preguntareis: ¿Por qué hablas de sólo dos jugadores? ¿Acaso no hay más candidatos? No, no hay más novatos al nivel de Wiggins y Mirotic. Y si los hay se les está acabando el tiempo para revelarse. Se suponía que este curso se iba a vivir una pugna entre el jugador de los Wolves y Jabari Parker. Pero el alero de los Bucks quedó fuera de la carrera (y de la temporada) tras romperse en diciembre los ligamentos de la rodilla izquierda. También se esperaba una buena actuación de Julius Randle. El ala-pívot de los Lakers aún duró menos que Parker: fractura de tibia en su debut como profesional el 29 de octubre.

Joel Embiid, elegido por los Sixers en el tercer lugar del último draft , no jugará este año por una fractura de estrés en su pie derecho mientras estaba en la Universidad de Kansas. A su compañero de equipo Nerlens Noel le pasó lo mismo tras ser elegido en el draft del 2013, en su caso por una lesión de rodilla que tuvo mientras jugaba en la NCAA con Kentucky. En su segundo año como profesional, aunque primero en activo, Noel acredita 9,5 puntos, 7,9 rebotes y 2 tapones por encuentro. Pero destaca por su defensa y juega en Filadelfia, el tercer peor equipo de la NBA y famoso por deshacerse de sus mejores jugadores en los últimos años. No creo que la liga vaya a premiar a los Sixers.

Elfryd Payton juega de base en los Orlando Magic. Sus números son completos en cuanto a categorías pero poco impactantes: 8,6 puntos, 6,2 asistencias y 4,3 rebotes de media. Cuenta a su favor con haber sumado dos triples dobles seguidos este mes de marzo,  frente a los Dallas Mavericks y los Portland Trail Blazers. No ganará el premio salvo sorpresa mayúscula de última hora, pero os recomiendo que no le perdáis de vista. No sólo por su calidad individual, sino también por el interesante proyecto que está configurando el equipo de Florida. Con su llegada el número 2 del draft del 2014 Victor Oladipo puede volver a su posición natural, la de escolta. La presencia del escolta francés Evan Fournier, de los aleros Maurice Harkless y Tobias Harris, y del pívot Nikola Vucevic completa un núcleo joven (Vucevic, con 24 años, es el mayor) que puede tener una interesante progresión si goza de continuidad.

Artículo publicado en http://www.encancha.com, marzo 2015

NBA.com | Hang Time Blog

The official news blog of NBA.com with commentary and analysis from NBA.com's staff of writers.

ProBasketballTalk

Basketball - NBC Sports

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: