Tag Archives: nets

NBA: Buenos deseos para el 2014

2 Ene

Cada vez que que acaba un año formulamos nuestros deseos para el siguiente, y los acompañamos de todo tipo de rituales para conseguir que funcionen.  Pero toda esta diversidad puede acabar resumiéndose en un cuarteto básico: buena suerte, amor, salud y riqueza. El mismo que puede aplicarse a las peticiones de los equipos de la NBA.

QUE ME TOQUE LA LOTERÍA

Con las previsiones de excelencia para el siguiente draft ya confirmadas en el caso de algunos jugadores universitarios, son varias las franquicias que están comprando papeletas (o sea, perdiendo partidos) para tener más probabilidades matemáticas de conseguir una de las tres primeras elecciones de rookies.

Milwaukee Bucks es el conjunto con peor margen de victorias y derrotas en estos momentos, seguido de cerca por New York Knicks, Utah Jazz, Sacramento Kings, Brooklyn Nets, Orlando Magic y unos 76ers de Filadelfia que de forma sorprendente empezaron como un tiro la temporada para acabar luego confirmando los pronósticos que los situaban a la cola de la NBA. De este grupo debemos descontar a Knicks y Nets, un caso claro de desastre deportivo inesperado.

A los restantes ya los podíamos considerar candidatos a ocupar el lugar en el que están desde el primer partido de la liga regular. A este grupo le podríamos añadir los Lakers si acaban traspasando a Pau Gasol a cambio de Andrew Bynum. Porque su interés no es ganar partidos, sino conseguir un jugador franquicia, una estrella que al menos durante cuatro temporadas (el margen que les permite el primer contrato para un rookie en la liga) brille en sus filas, los haga mejorar, atraiga a otros jugadores interesantes y sirva de reclamo para aumentar el número de espectadores en las gradas.

Excepto en el caso de los Bucks (y Lakers, si finalmente se añade a la terna), el equipo con la peor plantilla de los implicados, el resto de sospechosos de tanking  tienen jugadores preparados para acompañar al mesías basquetbolístico hacía la tierra prometida de los playoffs, un  buen grupo a la espera de un líder.  Otra cosa es que estos destinos sean del agrado de las futuras estrellas.

OJALA ME DIGA QUE SÍ                                                  

A final de temporada Lebron James y Carmelo Anthony pueden ejecutar una clausula de finalización de sus respectivos contratos que les convierten en agentes libres. Carmelo ya ha afirmado que piensa hacerla efectiva mientras Lebron juega al despiste. Sus compañeros Dwayne Wade y Chris Bosh también tienen esta opción. Ellos abren el desfile de toda una serie de jugadores que saldrán al mercado este verano

Con la misma posibilidad de finalizar su contrato anticipadamente figuran Amar’e Stoudemire y Andrea Bargnani. Zach Randolph, Rudy Gay, Metta World Peace, Andrei Kirilenko y Nate Robinson son los más destacados de entre los que tienen la opción de alargar su contrato una temporada más, o por el contrario quedar libres para negociar su futuro. Tim Duncan también figura en este grupo, pero lo más probable es que si sale de los Spurs sea para retirarse.

Lance Stephenson, Luol Deng, Danny Granger, Dirk Nowitzki, Pau Gasol, Marcin Gortat y Spencer Hawes son algunos de los jugadores que acaban contrato a final de esta temporada y quedan absolutamente soberanos para decidir su destino si antes no han recibido una oferta de renovación a su gusto.

Entre la excelencia del draft del 2014 de la que ya hemos hablado, y la importancia de algunos de los jugadores que quedarán libres, se espera un verano muy movido. Muchos equipos ya han empezado a posicionarse, firmando contratos de baja cuantía y/o corta duración para disponer de un mayor margen para fichar. De lo que siembren ahora, dependerá su cosecha de sus siguientes temporadas.

QUE LA VIRGEN ME CONSERVE LA SALUD

En los pasados playoffs, la lesión de Russell Westbrook rompió los planes de los Oklahoma City Thunder. Como la de Gallinari o Kobe Bryant al final de la liga regular quebró buena parte de las esperanzas de Denver Nuggets o Los Angeles Lakers. Por no hablar de lo que les pasó hace dos temporadas a los Chicago Bulls con Derrick Rose. Evidentemente, todas las franquicias suspiran por que sus jugadores, en especial los de más relevancia, se mantengan sanos. Este deseo llegará tarde para algunos.

El mal fario ha atacado de nuevo a Derrick Rose, que tuvo que ser operado del menisco de la rodilla derecha tras perderse toda la temporada anterior recuperándose de la lesión en los ligamentos de su otra rodilla. Una fractura en su pie dejará a Brook Lopez fuera de las pistas lo que resta de temporada, agravando la crisis de unos Nets en los que un tobillo está amargando la existencia a Deron Williams, la espalda de Kirilenko sólo le ha dejado jugar 5 partidos hasta ahora, y Paul Pierce y Jason Terry también han pasado por la enfermería

Los Nets no son el único equipo frágil. Dos de los hombres claves de los Golden State Warriors, Stephen Curry y Andrew Bogut, son especialmente proclives a lesionarse. El equipo ya perdió durante casi un mes a Andre Iguodala por una lesión muscular. Al Horford, de los Hawks, es baja indefinida operado de un desgarro del musculo pectoral. Y en los Thunder Russell Westbrook estará de baja unos dos meses, hasta después del All Star, dejando muy solo a Kevin Durant.

Marc Gasol, otro de los lesionados ilustres de lo que llevamos de temporada, se perderá dos meses de competición por un esguince de rodilla. Su hermano Pau no acaba de levantar cabeza en los Lakers, encadenando un problema físico con otro. Lo cual preocupa en un equipo que le ha firmado 48 millones de dólares por dos temporadas más a Kobe Bryant (35 años) un mes antes de que una lesión le mantenga 6 semanas fuera de juego (podríamos incluir a los californianos también en el grupo de equipos que pedirían el siguiente deseo).

LA ETERNA JUVENTUD

Los Spurs de San Antonio se presentan otro año más como candidatos al título de campeones de la NBA. Y lo hacen con su mismo núcleo básico de jugadores, un trío que acumula 104 años. De Tim Duncan (37 años) hace ya tantas temporadas que decimos que vive una segunda juventud que el tópico ha perdido todo su sentido. Aunque alguna será la última, en San Antonio esperan poder seguirle exprimiendo este año, mientras Popovich acaba de moldear a la Next Generation (Danny Green, Kawhi Leonard, Tiago Splitter).

El argentino Manu Ginobili tiene un año menos que Duncan. En las finales del año pasado contra los Heat no estuvo muy fino, y esta temporada querrá desquitarse. El otro vértice del triángulo es el más joven de los tres, Tony Parker, con “sólo” 31 años. Él está llamado a ser el nexo entre esta generación de Spurs y sus sucesores. Con los mismos años que Parker figura otro hombre clave por su entendimiento del juego, Boris Diaw, y con 33 el heterodoxo triplista Matt Boner.

Los Mavericks no tienen aspiraciones tan altas como su rival tejano, pero coinciden con él en los problemas de edad. Su jugador franquicia, Dirk Nowitzki, tiene 35 años, los mismos que el polivalente Shawn Marion y uno menos que el antaño rey de los aires Vince Carter. Con 32, a punto de entrar en la zona peligrosa, José Manuel Calderón y Samuel Dalembert.

Ambas franquicias desearían que el mito de la fuente de la eterna juventud fuera cierto. Y que aunque la leyenda diga que Ponce de León la buscó en Florida, esperan que el explorador español estuviera equivocado, y que en realidad la mítica fuente se halle ubicada algo más cerca, en Texas.

Algo parecido podrían haber deseado los Nets, con Pierce (36 años) y Garnett (37 años) en su quinteto titular, y Jason Terry (36 años) como uno de sus hombres principales de banquillo. Pero a estas alturas de liga lo más sensato que puede pedir el equipo de Brooklyn es que la temporada se acabe pronto, para dejar de hacer el ridículo lo antes posible. Un deseo que sin duda compartirían sus vecinos Knicks.

UN ANILLO DE ORO Y BRILLANTES

El objetivo confesado de unos pocos equipos en la liga es ganar la competición. Lo que para la mayoría no es más que una quimera, para algunas franquicias es casi una obligación. Los jugadores de ese selecto grupo de franquicias estarían dispuestos a casi cualquier cosa por conseguir la joya más preciada de la NBA, el anillo de campeones.

Los Heat de Miami son los vigentes campeones (llevan dos títulos consecutivos conseguidos después de disputar las tres últimas finales). Tienen a Lebron James, el jugador más determinante, en sus filas. Y le secundan dos escuderos de lujo como Dwayne Wade (con el permiso de sus castigadas rodillas) y Chris Bosh liderando un vestuario con pocos cambios respecto al de la temporada pasada.

En el Este, el único equipo que parece tener posibilidades de plantarles cara con éxito son los Pacers. El año pasado estuvieron a punto de conseguirlo. El conjunto de Indiana también ha mantenido el bloque del último año, al que suma el recuperado Danny Granger (lesionado prácticamente toda la temporada anterior) y Luís Scola. Si el último campeonato fue el el de la eclosión de Paul George, éste el que ha dado un paso adelante ha sido Lance Stephenson.

En el Oeste los sorprendentes Blazers se mantienen en la pugna con los Oklahoma City Thunder y los eternos San Antonio Spurs, un paso por delante del otro equipo de Los Angeles, Los Clippers. Otro contendiente a considerar serían los Houston Rockets. Pero, a excepción de los Spurs, no dan la misma impresión de poder mantener su solidez hasta los playoffs que sus rivales del Este. El tiempo dirá…

 

articulo públicado en http://www.encancha.com, enero 2014

Tendencias para el curso 2013-14 en la NBA

4 Sep

Después del parón estival del mes de agosto, la NBA se despereza y vuelve a la actividad. Al menos en los despachos, ya que hasta el 28 de septiembre no empezarán los entrenamientos oficiales. Aún tienen que producirse muchos movimientos en el mercado de jugadores hasta el principio de la temporada. Algunas franquicias siguen ocultando sus cartas (los Thunder no han reaccionado a la marcha de Kevin Martin, por ejemplo), pero los fichajes y traspasos registrados por otras hasta el 31 de agosto nos indican sus intenciones.

Antes de mis merecidas vacaciones (al menos en mi opinión) ya hablamos de la marcha de Dwight Howard de los Lakers a los Houston Rockets (Lakers: Adios a los 4 Fantásticos), y del megatraspaso que envió a Kevin Garnett, Paul Pierce y Jason Terry de los Boston Celtics a los Brooklyn Nets (Celtics: Juventud, divino tesoro).

Tras estas operaciones, la histórica franquicia de Boston entra de forma oficial en periodo de reconstrucción, mientras que el equipo de Los Angeles hace hueco con fichajes baratos (Chris Kaman, Jordan Farmar, Nick Young, Wesley Johnson y el rookie Elias Harris) para poder asumir las fichas del último año de contrato de Kobe Bryant (casi 30 millones y medio de dólares) y Pau Gasol (algo más de 19 millones). Son además incorporaciones de corta duración cara al presumiblemente movido mercado del próximo verano.

La lucha por el título

Nets y Rockets se configuran como equipos aspirantes al campeonato. Los de Brooklyn, nuevamente a corto plazo, con un cinco titular All Star con Deron Williams, Joe Johnson, Paul Pierce, Kevin Garnett y Brook Lopez, un sexto hombre de lujo como Jason Terry y un banquillo profundo con Andrei Kirilenko, Reggie Evans, Andray Blatche y Alan Anderson, además del prometedor Mason Plumlee. ¿Tendrá minutos Mirza Teletovic?

Los Rockets asientan los cimientos de su proyecto con un duo formidable, Dwight Howard y James Harden. El pívot intentará callar las bocas a sus críticos y librarse de la etiqueta de perdedor. La pareja debería aprovechar al máximo la polivalencia del “chico para todo” Chandler Parsons. Los tejanos también consiguieron que el turco Omer Asik renovase su contrato. Con estas piezas, se convierten en un destino apetecible para jugadores con ganas de inaugurar o ampliar su palmarés. Aunque se antoja complicado que Howard-Asik sean las nuevas Torres Gemelas a la manera de Olajuwon-Sampson.

Otro equipo que mejora de forma sustancial son los Golden State Warriors. Han perdido a Jarret Jack, quien cumplió con creces su papel de base suplente. Pero han incorporado a Andre Iguodala, que se unirá a Stephen Curry, Klay Thompson y Harrison Barnes para conformar una linea exterior temible. Para dar más rotación a su juego interior, han fichado a Marreese Speights y al veterano Jermaine O’Neal. Con Iguodala de cuatro podrán jugar su propia versión del small ball. Si, en cambio, el alero juega por fuera, incrementará su capacidad defensiva y fuerza en el rebote. La versatilidad del ex de los Nuggets puede ser el factor que les faltó en los pasados playoffs.

Para conseguir el deseado anillo deberán superar a los actuales campeones, los Miami Heat. Fieles a la filosofía de “si algo funciona, mejor no tocarlo”, han mantenido su bloque con la excepción del veterano Mike Miller. Y con los deberes hechos, han decidido jugársela contratando por un módico precio a Greg Oden (lo que podría provocar la salida del ahora residual Joel Anthony). El pívot fue elegido por Portland Trail Blazers con el número 1 el draft del 2007, por delante de Kevin Durant, pero sus maltrechas rodillas han cortado hasta ahora su carrera como profesional. Si la apuesta funciona, habrá que sudar sangre para anotar en la zona de los Heat ante la presencia de Oden y Chris Andersen.

Cambios de rumbo

Los Hawks han tirado la toalla en su objetivo de mantener un equipo con aspiraciones tras la marcha de Josh Smith, quien ha acabado en los Pistons. El proyecto de equipo campeón en Atlanta ya empezó a desmembrarse la temporada pasada cuando Joe Johnson se fue a los Nets. Los supervivientes de aquella época, Al Horford y Jeff Teague, serán el timón de la nueva plantilla, junto con el recién llegado Paul Millsap.

En Toronto Andrea Bargnani agotó todo su crédito como jugador franquicia de los Raptors. La llegada de Rudy Gay a mediados de la pasada temporada ya dotó al equipo de un nuevo líder. Así que los canadienses han enviado al ala pívot a los Knicks de Nueva York sin grandes contraprestaciones a cambio (de los tres jugadores recibidos a cambio, ya han cortado a Marcus Camby y posiblemente harán lo mismo con Quentin Richardson).

Los Utah Jazz han desmantelado su juego interior. Además de la ya citada marcha de Millsap a los Hawks, Al Jefferson también cambiará de aires. En su caso, a los Charlotte Bobcats con rango de jugador estrella de su nuevo equipo. Los Jazz del futuro tendrán como pilares básicos a Gordon Hayward y Derrick Favors, y rezarán para que la progresión de Trey Burke, Enes Kanter y Alec Burks dé buenos frutos.

En Milwaukee no quedaron contentos con el funcionamiento de la dupla Brandon Jennings – Monta Ellis. Asi que los Bucks han hecho un cambio radical. O.J. Mayo será la nueva estrella de un equipo de presente gris y futuro incierto, secundado por Caron Butler. Ellis vestirá el uniforme de los Mavericks reemplazando a Mayo, mientras que Jennings será el timonel de los nuevos Pistons.

El equipo de Detroit espera salir de la mediocridad con el fichaje del hasta ahora base de los Bucks, el de Josh Smith, y la vuelta del veteranísimo Chauncey Billups para ejercer de entrenador en la pista y jefe de vestuario. Si consiguen que Greg Monroe y Andre Drummond coexistan simultaneamente en la pista, seran un equipo ilusionante.

El furgón de cola

Se prevee que el draft del 2014 será uno de los mejores de los últimos tiempos. Muchos equipos ya empiezan a posicionarse para aprovecharlo. Algunos intentan acaparar elecciones via traspasos con otras franquicias. Otros buscan aligerar su presupuesto en nóminas. Y luego están los espabilados.

Las tres primeras elecciones de novatos se sortean entre los equipos que no se clasifican para los playoffs. Es un sorteo dirigido, en el que los peores equipos tienen más posibilidades (hasta un 25% para la peor franquicia de la liga regular). A partir del cuarto el orden de selección lo determina la clasificación antes de los playoffs, de abajo a arriba. Ya se especula que algunos equipos no se esforzarán demasiado en configurar una plantilla competitiva. Y más si no tienen aspiraciones de entrar en playoff. Para ellos, perder puede ser el objetivo. Es lo que se conoce como “tanking”. Memorizad esta palabra, porque esta temporada va a ser bastante utilizada.

Los Charlotte Bobcats fueron el peor equipo con mucha diferencia hace dos temporadas, y acabaron penúltimos la última regular season. Este año tendrán más difícil ocupar esos lugares de “privilegio”. Los movimientos ya mencionados de Celtics y Lakers podrían apuntar en esta dirección. Respecto a los Lakers, parece difícil que Kobe Bryant lo permita. En cuanto a los de Boston, siempre se puede hacer referencia al famoso tópico del orgullo céltico (si es que esas cosas aún cuentan en el siglo XXI).

Los Raptors de Toronto parecen firmes candidatos a esta práctica, tras regalar a Bargnani. Rudy Gay, hasta ahora, ha sido un líder sólo en las estadísticas. No parece capacitado para salvar la temporada de los canadienses. Los Phoenix Suns han conseguido como pieza mayor a Eric Bledsoe, pero han perdido a Jared Dudley y a Luis Scola (que reforzará el juego interior de los Pacers). Caron Butler, que llegó junto con Bledsoe, ya ha sido traspasado a los Bucks. Una operación que les ha dejado el hueco monetario que necesitaban para despedir al decepcionante y problemático Michael Beasley. A los aficionados de Arizona la temporada se les puede hacer muy larga.

Pero la palma se la llevan los Sixers de Filadelfia. La temporada pasada se deshicieron de Iguadala a cambio del lesionado Andrew Bynum. El pívot no disputó ni un minuto de juego. Y ahora, ya recuperado, ha fichado por los Cavaliers. No satisfecha con su éxito, la gerencia del equipo ha traspasado a su mejor jugador de este último año, Jrue Holiday, a los New Orleans Pelicans. Y lo han hecho a cambio de otro pívot lesionado, el número 6 del último draft Nerlens Noel (se espera que pueda debutar antes de Navidad). Carne de sorteo del draft.

publicado en http://www.encancha.com, septiembre 2013

¿QUIEN SE COMERÁ LA MANZANA

3 Oct

Después de 35 años jugando en Nueva Jersey, los Nets se trasladan esta temporada a la ciudad de Nueva York. No es el primer traslado en la historia de la NBA, ni será el último, pero éste es especial…

“Estamos en el buen camino, y espero ganar el Campeonato en 3 años”. Asi de seguro se mostraba Mikhail Prokhorov, el millonario ruso propietario de los Nets, en la inauguración de su nueva pista en Brooklyn, el Barclays Center. Un recinto que ha costado 1000 millones de dólares (algo menos de 800 millones de euros). Una declaración grandilocuente a la altura del reto que espera a los Brooklyn Nets, que no es otro que desbancar a los New York Knicks como primer equipo del principal mercado televisivo de los Estados Unidos.

 

Y por dinero no va a quedar. Los Nets se han gastado más de 250 millones de euros en los contratos de su 5 inicial. Al base Deron Williams, al pivot Brook López (que se perdió prácticamente toda la temporada pasada por una lesión) y al polivalente Gerald Wallace se sumará esta temporada el tirador Joe Johnson, los Cuatro Fantásticos de Brooklyn. Les secundará el alapivot Kris Humphries, y saliendo desde el banquillo Mirza Teletovic (ex Caja Laboral), el pivot Andray Blatche y el veteranísimo Jerry Stackhouse (si,no es una broma, sigue en activo a punto de cumplir los 38 años y tras 17 temporadas en la NBA).

 

El otro equipo de la ciudad que nunca duerme le opondrá  una frontcourt  con el alero Carmelo Anthony, el alapivot Amare Stoudamire y el pivot Tyson Chandler. Stoudamire ha entrenado este verano con el mítico Hakeem Olajuwon, pero siguen sin disiparse las dudas sobre la salud de las rodillas del que fuera una de las “bestias” de la NBA. Y si es por veteranos, los Knicks se llevan la palma con el pivot Marcus Camby (cumplirá 39 años en marzo), el base Jason Kidd (hará 40 un dia después que Camby) y el alapivot Kurt Thomas (empezará la temporada con 40 años). Incluso uno de sus debutantes no es otro que Pablo Prigioni, que con 35 años puede ser unos de los rookies de más edad de la historia de la NBA. Por si fuera poco, le han ofrecido a Rasheed Wallace (38 años) la posibilidad de volver a jugar, después de dos temporadas retirado. El equipo del Madison Square Garden tiene una bomba de relojeria en el vestuario, el escolta J.R. Smith, tan talentoso como díscolo (además de Rasheed, claro está, si es que finalmente decide volver a jugar)

 

La batalla no se va a librar solamente en el terreno deportivo. Spike Lee, forofo de los Knicks y habitual de los asientos a pie de pista del Madison, nació en el barrio de Brooklyn. Lee ya ha tomado su decisión. Seguirá fiel a su equipo de toda la vida. En la guerra mediática ya tiene rival. El rapero Jay Z es copropietario de los Brooklyn Nets. Y dónde va él, va su esposa, la diva Beyoncé. ¿Cual será el equipo de los famosos a partir de ahora?

 

En la NBA, una empresa que domina el marketing como pocas, se frotan las manos. Tienen la rivalidad històrica Lakers – Celtics, el enfrentamiento por el trono de mejor jugador entre Lebron James (Miami Heat) y Kevin Durant (Oklahoma City Thunder), y ahora, por fin, un derbi urbano prometedor (al menos, con muchísimo más interés que los enfrentamientos entre Clippers y Lakers). Un derbi que ya existia en las ligas de beisbol (el derbi del metro entre los Yankees y los Mets) y de hockey sobre hielo (los Islanders y los Rangers, ambos juegan en el Madison), y que ya tiene su equivalente en el baloncesto. Y para empezar a alimentar el fuego, la NBA ha decidido que que los Brooklyn Nets empiecen la liga regular en casa, el 1 de noviembre, contra los Knicks. ¡Más madera!, como diria el gracioso de los Marx (Groucho, por supuesto).

 

(publicado en la web encancha.com, septiembre 2012)

ProBasketballTalk | NBC Sports

NBA news, video, analysis and more

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: