Tag Archives: Nate Robinson

Esos locos bajitos

10 May

En un deporte dominado por los centímetros, en plena carrera alcista en busca de jugadores cada vez más altos que sean capaces de moverse con plena desenvoltura, aún quedan románticos apegados a la tierra, con vértigo a las alturas. Son los “locos bajitos” que no llegan al metro ochenta.

Primer partido de las semifinales del Este en Miami, entre los Heat y unoos Bulls diezmados por las lesiones. Los de Chicago, de forma sorprendente, llegan vivos y con opciones al final del partido. Y en esos momentos es cuando se agiganta la diminuta figura (dentro de una pista de baloncesto, claro está) de Nate Robinson. El base anota las dos últimas canastas de los Bulls, que le roban el factor pista a los Heat.

La recta final de la Liga Regular y estos primeros partidos de los playoffs han servido para que el menudo jugador de los Bulls de Chicago reivindique sus cualidades baloncestísticas, que no son pocas. Y haga méritos para seguir jugando en la NBA, algo que muchos le han negado por su estatura. Porque Robinson infringe una ley no escrita de la Liga, la de los seis pies (pasado al sistema métrico decimal, un metro y ochenta y tres centímetros).

Esta es la altura mínima oficiosa (que no oficial, porque no hay ningún apartado del convenio de la NBA o de la reglamentación del juego que lo especifique) que debería tener un base para hacerse con una plaza en un equipo. Para un escolta nos iríamos al metro y noventa y tres centímetros, y un alero debería rondar los 2 metros. Se espera que los interiores superen esa altura, aunque un “center” como Dios manda debe llegar a los 7 pies (2,13).

El rey de los mates

Todas las reglas tienen sus excepciones. Y en este caso se hacen mucho más evidentes entre los bases, los pequeños en un mundo lleno de gigantes. Nate Robinson, con su 1,75 de altura, hace ya 8 temporadas que lucha contra la dictadura de los centímetros. Desde que lo eligieran los Phoenix Suns en la posición 21 del draft del 2005 para mandarlo inmediatamente a los Knicks.

En Nueva York, ciudad cosmopolita acostumbrada a romper clichés, fue donde Nate vivió sus mejores años. En especial, la temporada 2008-09, en la que promedió 17,2 puntos por partido. En su período en los Knicks ganó tres veces el concurso de mates del All Star, siendo el jugador que más veces ha ganado esta competición.

Su primera victoria, en el 2006, fue polémica. Necesitó 14 intentos para realizar el mate final. En la edición del 2009 saltó por encima de su gran rival, Dwight “Superman” Howard, ganador del concurso del año anterior. Con uniforme verde, caracterizado como “Kryptonate” (para los no comiqueros, la kriptonita es un extraño mineral verde que anula todos los poderes de Superman). Su último triunfo fue en el 2010, días antes de ser traspasado a los Celtics.

En Boston duraría poco más de un año, antes de ser transferido a los Thunder. Pero en Oklahoma City no contaban con él, y le cortaron el dia de Navidad del 2011, justo antes de iniciarse la liga. Por suerte, el Día de Reyes ya tenía un nuevo equipo, los Golden State Warriors, en los que vuelve a recuperar parte del nivel mostrado en sus primeros años en los Knicks.

Esta temporada firma con los Chicago Bulls. Su papel era dar descanso a Kirk Hinrich, a la espera de la recuperación de la estrella del equipo, Derrick Rose. Con el retorno de éste, su papel pasaría a ser marginal, equiparable al del rookie Marquis Teague. Pero entre que Rose aún no ha reaparecido, y que Hinrich ha tenido sus lesiones (principalmente en febrero y marzo, y los últimos 5 partidos de playoffs), Robinson ha gozado de más protagonismo. Y lo ha aprovechado.

Los otros “enanos”

Nate Robinson no es el único caso de jugador “bajito” en la NBA. En los Kings de Sacramento ha disputado su segunda temporada como profesional Isaiah Thomas, que mide lo mismo que el base de los Bulls. En un entorno de gente más alta, más pesada y más fuerte, estos dos bases hacen gala de sus mejores armas: su habilidad en el bote, su rapidez y su astucia. Ty Lawson, John Lucas, y el fugaz Josh Akognon completan el elenco de jugadores de esta temporada en la NBA por debajo de los seis pies, aunque estos tres si llegan al metro ochenta.

Otro jugador de corta estatura que ha pasado a la historia ha sido Spud Webb. El base de los Atlanta Hawks, de metro sesenta y ocho, venció en el concurso de mates de 1986 derrotando en la final a su compañero de equipo Dominique Wilkins. Los aficionados más veteranos de nuestro país seguramente recordarán a Keith Jennings (1,70). Tras no hacerse un hueco en la NBA, hizo carrera en Europa, jugando en la ACB en el Estudiantes (donde fue rebautizado como “Conguito”) y Real Madrid.

Estos no son los únicos casos de bajitos en la NBA. Cada cierto tiempo aparece un jugador de estas características para recordar a los aficionados que no todo en el baloncesto depende de la altura. De todos los jugadores que han participado en alguno de los miles de partidos de la historia de la liga, tan sólo 24 medían 1,75 o menos. Uno de ellos es Earl Boykins, que no ha encontrado equipo para esta temporada después de haber estado presente trece años en la competición.

Boykins, o “Lentejita” según el desaparecido Andrés Montes, es el segundo jugador más bajo en la historia de la NBA con su metro y sesenta y cinco centímetros de altura. Durante su carrera ha ido dando tumbos de un equipo a otro (ha estado en diez diferentes), siendo su periodo de mayor estabilidad (y rendimiento) las tres temporadas y media que pasó en los Denver Nuggets.

El inolvidable “Mugsy”

El honor de ser el jugador más bajito en la historia de la liga se lo lleva el entrañable Tyrone “Mugsy” Bogues, con su 1,60. A pesar de su estatura, o tal vez gracias a ella, se hizo un sitio en una competición en la que disputó catorce temporadas, entre 1987 y 2001. Pasó por cuatro equipos, aunque la mayor parte de su carrera transcurrió en los Charlotte Bobcats. Como anécdota, coincidió una temporada en los Washington Bullets con Manute Bol (2,31), en aquellos momentos el jugador más alto de la historia de la NBA.

Antes de hacerse profesional, Bogues participó en el Mundial disputado en España en 1986, proclamándose campeón con Estados Unidos. Protagonizó una jugada sorprendente, robándole un balón en alto al mismísimo Arvidas Sabonis (2,20 de altura). Ya en profesionales, le puso un tapón a Patrick Ewing en 1993. Y es que, aunque fuera pequeñito, su capacidad de salto le permitía elevarse más de un metro del suelo.

Tal vez no lo hayais visto jugar, pero es posible que su cara os sea familiar. Y es que Bogues hizo sus pinitos en el cine, aunque siempre interpretándose a si mismo. Aparece en la película “Eddie”, una historia sobre los Knicks de Nueva York protagonizada por Whoopi Gooldberg, y es también uno de los jugadores a los que unos alienígenas roban sus habilidades en “Space Jam” hasta que Michael Jordan los derrota. Ambos títulos son de 1996.

publicado en http://www.encancha.com, mayo 2013

Anuncios

Los Lakers evitan el ridículo

19 Abr

Miami Heat ha sido el mejor equipo de la Liga Regular. Y finalmente, los Lakers consiguieron su plaza para jugar los playoffs. Mucha emoción en el Oeste durante los últimos partidos de la liga regular este mes de abril. En el Este, sólo los Knicks han animado el cotarro.

Los Lakers siguen en liza

La octava plaza vacante para los playoffs del Oeste no se decidió hasta el último día de Liga Regular. Lakers y Jazz pelearon hasta el final. Una lucha encarnizada en la que la ventaja que un día favorecía a un contendiente cambiaba de bando al siguiente. Los Jazz solventaron correctamente sus enfrentamientos asequibles, pero las derrotas ante Denver Nuggets, Oklahoma City Thunder y la del último partido contra los Memphis Grizzlies les dejaron sin playoffs.

Y así los Lakers tendrán opciones de luchar por el campeonato una vez más. Su temporada ya no podrá ser calificada como calamitosa. Aún puede ser un fracaso, pero han evitado el desastre absoluto. El ahora segundo equipo de la ciudad de Los Angeles cerró la liga regular de forma brillante: 7 triunfos y sólo una derrota en abril, ante el primer equipo de la ciudad, los Clippers.

Kobe Bryant tiró del carro hasta que su cuerpo dijo basta. Promediaba 30,5 puntos, 7 rebotes y 7,5 asistencias en este último mes hasta que se le desgarró el talón de Aquiles en la victoria ante los Warriors. Una lesión que le mantendrá fuera de las pistas hasta bien empezada la próxima temporada, la última de su contrato. Se especuló con su retirada, pero alguien tan competitivo como Bryant querrá decir adiós vistiendo de corto. Apuesto por su retorno.

Al final los Lakers quedaron séptimos tras vencer el último día a los Houston Rockets, que les precedían en la clasificación. Pau Gasol, en su mejor mes de la temporada, conseguía su segundo triple doble en menos de una semana. Él y Dwight Howard son los dos jugadores más en forma de los angelinos, que se han encontrado con dos regalos inesperados: el retorno de Metta World Peace sólo 12 días después de una operación de menisco y el despertar anotador del base Steve Blake, titular en ausencia de Steve Nash.

Los Mavericks se quedaron muy pronto fuera de la lucha por la octava plaza. Su consuelo es que sus jugadores al fin pudieron afeitarse la barba. A la cuarta ocasión en que podían situar su balance de victorias-derrotas en el 50%, lo consiguieron. Fue en el último partido como locales de los Hornets de Nueva Orleans, que la próxima temporada cambian su denominación por la de Pelicans. Asi que hubo un doble adiós. A las barbas de los Mavericks y a la mascota local, la avispa Hugo.

Los Spurs flaquean al final

En la parte alta de la Conferencia, Spurs y Thunder pugnaban por la primera plaza. Un pésimo final de los de San Antonio, con 6 derrotas en 9 partidos, dio la posición a los de Oklahoma. Los tejanos tuvieron que lidiar con las lesiones de Ginobili, Parker, Duncan y Kawhi Leonard. Y los Thunder, que afrontaron unos primeros partidos de abril complicados, se los comieron crudos (tanto en el duelo directo entre ambos, 100 a 88, como en la clasificación).

Los Nuggets son el tercer cabeza de serie tras un abril en que sólo cayeron en casa de los Mavericks, y después de una prórroga. La ventaja de campo en su caso es especialmente importante. Esta liga regular sólo han perdido tres partidos como locales, ante Miami Heat, Minnesota Timberwolves y Washington Wizards. Han recuperado al lesionado Ty Lawson, pero Danilo Gallinari se rompió para lo que resta de competición, y Kenneth Faried será duda los primeros partidos de playoff.

Clippers y Grizzlies han luchado por la cuarta posición del Oeste, que finalmente se quedó en Los Angeles. La victoria de los californianos en el partido que enfrentó a estos dos equipos ha decantado esta igualada pugna. Un duelo que se repetirá en la primera ronda de la lucha por el campeonato. La ventaja de campo estará en posesión de los Clippers, que han batido su récord de victorias en liga regular (56) y han conquistado el primer campeonato de división de su historia. Habrá que prestar atención a la actuación de Mike Conley. El base de Memphis ha subido sus cifras en anotación tras el traspaso de Rudy Gay.

Los Golden State Warriors finalmente han sido el sexto equipo del Oeste. Stephen Curry vio como Damien Lillard, de los Blazers, le arrebataba el récord de más triples anotados en liga regular por un rookie (185). Minucias para Curry, que con 272 batió el récord total de triples anotados en una temporada, anteriormente en posesión de Ray Allen.

Los Knicks animan el Este

 Los Miami Heat nadaron y guardaron la ropa. Fueron dando descanso a los miembros del “Big Three” (Lebron James, Dwayne Wade y Chris Bosh sólo coincidieron contra Celtics y Bulls) sin por ello dejar de asegurarse el mejor registro de victorias y derrotas de la Liga. De sus nueve partidos jugados en abril sólo perdieron el primero, contra los Knicks. Tendrán el factor pista a su favor incluso en la final. Con 66 triunfos han firmado la mejor liga regular en la historia de la franquicia.

Los Knicks han conseguido la segunda posición de la Conferencia gracias a un Carmelo Anthony extraordinario, bien secundado por J.R. Smith. En su peor partido del mes, contra los Pacers, el alero se quedó en 25 puntos. Sumaron 13 victorias consecutivas entre marzo y abril (tumbando entre otros a Heat y Thunder) hasta caer después de una prórroga en su visita a los Bulls de Chicago (si, el mismo equipo que dejó en 27 triunfos la racha histórica de los Heat).

Melo ha asumido su responsabilidad de jugador franquicia en un equipo con problemas de lesiones en todos sus interiores, promediando 36,9 puntos y 9,9 rebotes en los ocho partidos que ha jugado este mes. Una vez lograda la segunda plaza del Este para los Knicks, habiendo ganado el campeonato de la División Atlántica (primero desde 1994) y con el título individual de máximo anotador de la temporada en el bolsillo, Anthony obtuvo un merecido descanso.

Los Indiana Pacers no pudieron mantener el ritmo de los Knicks, y acabaron cediendo en su lucha por el subcampeonato del Este. Lo cierto es que tenían un calendario complicado. Cayeron ante Oklahoma City Thunder, los Washington Wizards (John Wall, en una noche loca, les metió 37 puntos), Brooklyn Nets (esta vez la noche tonta fue de Deron Williams, 33 puntos y 14 asistencias) y finalmente los Knicks. Su visita a los Celtics, intrascendente cara a la clasificación, fue cancelada después del atentado durante la maratón de Boston.

Los Nets de Brooklyn tuvieron un calendario sencillo, sin ningún choque contra equipos del Oeste.  Lo aprovecharon para asegurarse la cuarta plaza de la conferencia y el factor pista en la primera ronda de playoff como mínimo. Reggie Evans no ha aflojado en los rebotes (16,7 de media) y Deron Williams parece que ha superado sus problemas de tobillo justo a tiempo (27 puntos, 8,7 asistencias de promedio en abril).

Un final complicado para los Bulls

El abril de los Chicago Bulls ha rozado la épica. Lo que hubiera debido ser un mes tranquilo, con la mayoría de partidos asequibles, se ha transformado en un via crucis de derrotas por culpa de la plaga de lesiones (Noah, Gibson, Belinelli, Hamilton, Deng, y la larguísima baja de Derrick Rose). De sus tres enfrentamientos contra rivales de nivel, derrotaron a Knicks y Nets y cayeron ante unos Heat al completo.

La buena noticia es que Jimmy Butler ha ganado minutos y confianza, demostrando que puede ser un jugador importante. Y el renacer de un ilustre temporero, Nate Robinson. Los Hawks podrían haber sacado más partido de los problemas de los Bulls para mejorar su sexta posición de la conferencia. Pero por suerte para los de Chicago, los de Atlanta tampoco han acabado bien esta fase de la temporada. 

Boston Celtics y Milwaukee Bucks, una vez asegurados los playoffs, y ante la imposibilidad de mejorar o empeorar su séptimo y octavo lugar, han tenido un abril anodino. En el caso de los Bucks, 2 victorias en 10 partidos, un balance indigno para un equipo de playoffs.

En la parte baja de la clasificación Charlotte Bobcats y Orlando Magic pelearon hasta el último día por ver cual era el peor equipo de la temporada. Al final el dudoso honor se quedó en Orlando. Los de Florida pueden justificarse con la marcha de Dwight Howard y alguna lesión de importancia. La explosión de juego de Tobias Harris (fue un riesgo cambiarlo por JJ Reddick) y Nikola Vucevic suaviza la decepción.

La primera ronda de los playoffs

 Después de la innumerable serie de partidos de la liga regular, llegamos a los playoffs por el campeonato. Estos son los emparejamientos de la primera ronda. El primero de los dos equipos es el que tiene el factor campo a su favor.

a) Este

Miami Heat – Milwaukee Bucks

New York Knicks – Boston Celtics

Indiana Pacers – Atlanta Hawks

Brooklyn Nets – Chicago Bulls

b) Oeste

Oklahoma City Thunder – Houston Rockets

San Antonio Spurs – Los Angeles Lakers

Denver Nuggets – Golden State Warriors

Los Angeles Clippers – Memphis Grizzlies

 

publicado en www.encancha.com, abril 2013

¿Aún interesa el Slam Dunk?

14 Mar

Los mates son una de las jugadas preferidas de los aficionados al baloncesto. Animan los partidos. Sin embargo, el concurso del All Star de la NBA ya no levanta las mismas pasiones. A pesar de los múltiples intentos por buscar nuevos alicientes.

A principios de marzo, Magic Johnson ofrecía a Lebron James un millón de dólares por participar en el concurso de mates de la NBA. Técnicamente, la suma no era para la estrella de los Heat, sino para el ganador de la cita. Magic ya daba por descontada la victoria de Lebron.

Para acabar de animar la fiesta, el portal de internet sex.com (supongo que no hace falta aclarar nada sobre sus contenidos) ofrecía a Kobe Bryant 5 millones de dólares para causas benéficas por enfrentarse a Lebron James en la próxima edición del concurso de mates del Fin de Semana de las Estrellas de la NBA.

El escolta de los Lakers ya participó una vez en el concurso, el año 1997. Lo ganó, estableciendo el récord que aún conserva de vencedor más joven. Tenía 18 años. Desde entonces no ha vuelto a participar. Lebron James nunca ha participado como profesional. La última competición de este tipo en la que tomó parte fue en 2003, en el equivalente del All Star para jugadores de Instituto.

El verdadero trasfondo de la cuestión no es si Kobe es mejor que Lebron, o viceversa, sino la deserción de las estrellas de la liga de este certamen. Un hecho que le resta interés año tras año, a pesar de los esfuerzos del departamento de márketing de la Liga para mantenerlo vivo.

El mejor inicio posible

En 1984, el primer concurso de mates de la NBA contó, entre otros participantes, con los mejores matadores del momento: Julius Erving (Doctor J), Larry Nance (The High-Ayatolla of Slamola), Dominique Wilkins (The Human Highlight Film), Darrell Griffith (Doctor Dunkenstein), Orlando Woolridge y Clyde Drexler (The Glide).

La nómina de 1985 aún fue mejor. A los Erving, Nance, Wilkins, Griffith, Woolridge y Drexler se unieron un tal Michael “Air” Jordan y otro especialista con muelles en las piernas, Terence Stanbury. La victoria fue para Wilkins. En 1986 asistimos al primer experimento. Ganó Spud Webb. No hizo los mejores mates (de hecho, fueron justitos), pero sólo medía 1,70 de altura.

 Jordan participó y venció en las ediciones de 1987 y 1988. La segunda, enfrentándose de nuevo a Dominique Wilkins en el duelo más deseado por los aficionados. Wilkins volvería a ganar en 1990, pero ya sin la competencia de Jordan. En 1989 no participaron ninguno de los dos, y ganó Kenny “Sky” Walker (jugador con un paso fugaz por la ACB, en Granollers).

Se agota el modelo

En la década de los 90 del siglo pasado empieza la lenta agonía del concurso. Las grandes estrellas dejan paulatinamente de acudir. Por miedo a las lesiones o por considerar que han agotado el repertorio de saltos y arabescos. Jugadores secundarios y jóvenes promesas ocupan su lugar.

 El elenco de ganadores de los 90 es el siguiente: Dee Brown (inflando la cámara de aire de sus zapatillas y tapándose los ojos en su último mate) en 1991, Cedric Ceballos (machacando con los ojos vendados) en 1992, Harold Minner (más conocido como Baby Jordan, fue en lo único que emuló al modelo) en 1993 y 1995, Isaiah Rider (lo tenía todo para ser una estrella, lástima de su carácter) en 1994, Brent Barry en 1996 (el único jugador de raza blanca que ha ganado la competición), y el ya citado Kobe Bryant en 1997. En 1998 y 1999 no se celebró.

Hasta que llegamos al año 2000. No es que las estrellas volvieran a participar. Es que las jóvenes promesas estuvieron brillantísimas. La final, que enfrentó a Vince Carter, Steve Francis y Tracy McGrady , fue de un nivel increíble. Los mates del ganador, Vince Carter, han pasado a la historia de la NBA, pero la actuación de sus dos rivales también fue memorable. Junto con la edición de 1988, posiblemente los dos mejores concursos de la historia de la liga.

Sólo para jóvenes

No volvió a sonar la flauta hasta el 2006. Nate Robinson era la nueva versión de Spud Webb, el matador bajito. Aunque este base de 1,75 si que hacía mates de auténtico mérito. Ganó tres veces la competición de 4 participaciones entre 2006 y 2010. En 2009 derrotó en la final a Dwight Howard, en una versión baloncestística del mito bíblico de David contra Goliat. El ahora pívot de los Lakers concursó en tres ocasiones como jugador de los Magic, ganando en el 2008 (sin la participación de “Kriptonita” Robinson).

A pesar de estos destellos momentaneos, la dinámica no ha cambiado. La NBA utiliza el concurso como plataforma para lanzar jóvenes jugadores. Con unos lo consiguió. Para otros sólo fue un éxito fugaz. Desmond Mason, Jason Richardson (en 2 ocasiones), Fred Jones, Josh Smith, Gerald Green, Blake Griffin, Jeremy Evans y finalmente Terrence Ross  completan la lista de vencedores. A muchos de ellos cuesta ponerles una cara. Respecto a las figuras consagradas, sólo aparecen cámara de video en mano para grabar y poner cara de pasmados.

Un mate, dentro del entorno de un partido de baloncesto, es una jugada espectacular, vigorizante, que puede valer más de 2 puntos. Levanta el ánimo de un equipo decaído y le hace reaccionar, o hunde definitivamente a un contrario al que le tienes comida la moral.

Pero fuera de contexto tiene mucho de espectáculo circense. La capacidad de salto del ser humano y la permanencia en el aire tienen un límite. Y tras cientos de mates, hasta la creatividad de los especialistas se agota. Así que mejor organizarlo bien, porque el público se acaba cansando de ver siempre los mismos números. Y más si le sisan la actuación de sus artistas preferidos.

Youtube supone un problema adicional. Hay mucho matador fuera de la NBA que cuelga sus videos. Con mates que luego copian los profesionales, reforzando más la sensación de ir a remolque por falta de originalidad. La solución, que vuelvan a concursar los mejores.

 

publicado en http://www.encancha.com

 

NBA.com | Hang Time Blog

The official news blog of NBA.com with commentary and analysis from NBA.com's staff of writers.

ProBasketballTalk

Basketball - NBC Sports

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: