Tag Archives: Mason Plumlee

Los Estados Unidos no encuentran rival en el Mundial

15 Sep

Los Estados Unidos han acabado imponiéndose en el que debía ser el Mundial de España. Y en lugar del cambio de hegemonía mundial que debía servir para despedir a la generación dorada del baloncesto español, hemos asistido a la constatación que la distancia entre la NBA y la FIBA ha crecido.

La selección de los Estados Unidos se ha proclamado campeona del Mundial de Baloncesto del 2014, disputado en España. Hasta ahí, lo previsible. En la final derrotó a Serbia. Este es el detalle inesperado. Hasta para los propios americanos, que deseaban una final contra los anfitriones para rebajar los humos a un rival que les había plantado cara en las dos últimas finales olímpicas.

El planteamiento de esta competición por parte de la organización fue muy tramposo. Es el primero que recuerdo en que los equipos discurren por dos caminos paralelos sin la posibilidad que los de un lado del cuadro se crucen con los del otro. El motivo era evidente: negar un posible cruce entre España y Estados Unidos antes de la final del torneo. Este detalle que pretendía favorecer a la selección local la acabó perjudicando, ya que en su lado cayeron las selecciones más potentes.

Así, el equipo yanqui quedó encuadrado en un grupo en la primera fase que incluía a los combinados de Turquía (98-77), República Dominicana (106-71), Nueva Zelanda (98-71), Ucrania (95-71) y Finlandia (114-55). En octavos su rival fue México (86-63), en cuartos de deshizo de Eslovenia (119-76), en las semifinales superó a Lituania (96-68) y en la final barrió a Serbia (129-92). Mientras, España peleó en su grupo contra Francia (88-64), Serbia (89-73), Brasil (82-63), Egipto (91-54) e irán (90-60). En octavos Senegal (89-56) no fue un obstáculo, pero Francia la eliminó en cuartos (52-65).

Un equipo sin grandes estrellas

La selección norteamericana que entrena Mike Krzyzewski empezó con mal pie su preparación. A las bajas ya conocidas de Lebron James, Carmelo Anthony, Chris Paul o Kobe Bryant se unieron las de Russell Westbrook, Blake Griffin y Kevin Love (pendiente de un traspaso, no quiso arriesgar). En el último partido de la primera fase de entrenamientos se lesionó gravemente el que había de ser uno de sus jugadores clave, Paul George (será baja probablemente para toda la temporada NBA). Este percance conllevó la retirada de Kevin Durant por miedo a lesionarse mientras negociaba un importante contrato publicitario (Nike le pagará cerca de 300 millones de dólares repartidos entre las 10 próximas temporadas).

Y así “Coach K” hizo su selección. Y su trampa. Porque para todos aquellos que no son seguidores de la NBA, la selección USA parecía un conjunto de segundo nivel. Su gran estrella era James Harden, jugador franquicia de un equipo de segunda fila en el Oeste (Houston Rockets). Su jugador más conocido, Derrick Rose, llevaba dos temporadas prácticamente en blanco por dos graves lesiones de rodilla. La mayoría de sus componentes eran jóvenes de equipos secundarios en la NBA (sólo Mason Plumlee llegó a segunda ronda de playoffs con los Nets) y con poca experiencia internacional .

Pero para los habituales de la Liga Norteamericana, éste era un equipo con un gran potencial. Con una solidez interior poco habitual en los equipos anteriores en los que se impuso el esquema de juego del “small ball” en torno a Lebron y Carmelo. Con unos tiradores exteriores demoledores para aprovechar las cerradas defensas rivales entorno a los pívots (40,1% de acierto final en triples). Y en la dirección, un Kyrie Irving llamado a ser el mejor base de la NBA en poco tiempo (Stephen Curry ha ejercido más como escolta).

Con un calendario favorable, podemos decir que la selección de los EUA se ha proclamado campeona del mundial sin necesidad de disputar ningún partido completo al 100%. No se ha encontrado un rival delante que les haya obligado a dar el máximo de sus posibilidades físicas y  técnicas. Tan solo Turquía, en la primera fase, les mantuvo en jaque durante 28 minutos con un tempo de juego lento, apurando sus ataques moviendo el balón hasta el último segundo, con un acierto inusual de sus tiradores, negando las transiciones rápidas norteamericanas y con Asik cerrando su pintura. A los de Krzyzewski se les atragantó el juego posicional en ataque y defensa hasta que apareció Kenneth Faried para devastar dentro de las dos zonas.

Solidez interior, defensa y el temido tercer cuarto

Faried, jugador de los Denver Nuggets, ha sido una de las claves del equipo norteamericano y una de las sorpresas agradables de este Mundial. Su nivel de actividad y entrega física no ha tenido igual, recogiendo rebotes y balones sueltos en cualquier zona de la pista. Sellando a su par en defensa o superándolo en ataque. La sociedad que ha formado con el pívot de los Pelicans Anthony Davis ha dotado al equipo norteamericano de un poderío interior imposible de superar para sus rivales.

A partir de ellos nacía el juego clásico de su equipo: rebote y contraataque, saltar y correr. Fruto de su superioridad física, es el único esquema táctico que han necesitado para desequilibrar la balanza. Saliendo del banquillo, DeMarcus Cousins ha completado la labor de este duo. Aunque ha estado a punto de hacer honor a su fama perdiendo la cabeza en algún partido (en la semifinal contra Lituania de poco no pega a Valanciunas), al final la sangre no llegó al río.

La otra clave del juego del único combinado totalmente NBA ha sido el tercer cuarto. El equipo norteamericano se ha dedicado a ir madurando los partidos para romperlos de forma definitiva en el tercer período, con las fuerzas  de los rivales muy mermadas. Podrían haberlos decantado antes, pero eso les hubiera supuesto por un lado más desgaste físico ante unos rivales más enteros  y por otra disputar menos minutos competitivos. Dejar los deberes para el cuarto final suponía correr el riesgo de una derrota inesperada. Así que su opción era la más lógica de todas las posibles.

El único partido en que se han saltado la dictadura del tercer cuarto ha sido en la final. Más por gusto que por obligación. Porque después de todo el verano preparando este partido, les apetecía jugarlo. Aunque no fuera contra el rival previsto, han aprovechado la ocasión para reivindicarse, y para volver a ampliar las distancias entre el baloncesto NBA (el suyo) y el del resto del Mundo. Después de esta final, el Océano Atlántico se ha hecho algo más ancho.

En la defensa practicada por este equipo ha predominado la actividad por encima del orden. La indudable ventaja física de la mayoría de los jugadores respecto a sus contrincantes les otorgaba un punto a su favor. Los jugadores de Coach K se han mostrado hiperactivos en su desempeño. Este exceso de celo ha provocado desorden en algunas jugadas (demasiados jugadores saltando a la vez a puntear un lanzamiento o yendo a una ayuda dejando libres a sus pares) pero a la vez ha servido para confundir a sus contrincantes que nunca sabían de donde podía salir un nuevo defensor (y el inevitable robo o tapón).

Mención aparte merece James Harden, tan brillante en ataque (máximo anotador de su equipo con 14, 2 puntos de media y segundo mejor pasador con 3,2 asistencias) como obtuso en defensa. Ha sido un coladero abriendo pasillos hacia su propia canasta que la entrega del resto ha ayudado a tapar, aunque la estadística dirá que fue el mejor “ladrón” norteamericano con 2,1 robos por partido. Como reza el dicho, hay mentiras, medias verdades y estadísticas.

Un reparto equilibrado del tiempo

Krzyzewski ha repartido los minutos entre todos sus jugadores, gracias a la superioridad de su equipo y a un calendario favorable (lo que no hizo Orenga, el seleccionador español). Kyrie Irving, su jugador más utilizado, ha estado en pista 24,3 minutos por partido. Klay Thompson (su sexto hombre) ha jugado 23,4 minutos de media, Harden 22, Faried 21,4, Stephen Curry 20,7 y Davis 19,7. Del resto, únicamente los secundarios Mason Plumlee y Andre Drummond no han llegado a los 10 minutos de promedio.

Derrick Rose ha jugado 17,1 minutos, alternando algunas acciones espectaculares con momentos de desaparición. Lo normal después de su largo período de inactividad. El base de los Bulls, más que disputar un mundial, ha hecho una puesta a punto individualizada seguida de cerca por su entrenador Tim Thibodeau (asistente de Krzyzewski) de cara a la próxima temporada NBA. Por tanto, para valorar su papel en este mes de septiembre habrá que esperar a la fase regular de la Liga Norteamericana. Ese era su verdadero objetivo.

Su compañero en la dirección del combinado estadounidense Kyrie Irving ha sorprendido a todos los que no lo conocían. Más allá de su exhibición en la final, el único partido en que se dejó ir por completo (26 puntos en 24 minutos con un 6 de 6 en triples), se ha mostrado como un director de juego sobrio, capaz de leer las alternativas defensivas de sus rivales y de dar al equipo lo que más necesitaba. Su adaptación al baloncesto FIBA ha sido sobresaliente, muy por encima de la de la mayoría de sus predecesores.

No me gustaría cerrar mi comentario acerca de este equipo sin hablar del “gafe” oficial de la NBA: Rudy Gay. Su movilidad y tamaño han sorprendido (y amargado) a muchos de sus rivales. Con este título Gay, Stephen Curry y Derrick Rose se convierten en los primeros jugadores norteamericanos en ganar dos mundiales. Gay además tiene el récord de ser el jugador mejor pagado de la NBA de los que no han participado nunca en un partido del All Star (19,3 millones de dólares la próxima campaña, el onceavo sueldo de la Liga).

Criticado por mirar sólo sus números, el alero salió de los Grizzlies rumbo a los Raptors para ver como la franquicia de Memphis se convertía en un equipo temible en los playoffs. Y no fue hasta su traspaso a los Kings que los aficionados canadienses vieron como su equipo se colaba en la lucha por el anillo (aunque fuese en la temporada del tanking). No sé yo si este Mundial acabará con su mala racha en la NBA (en lo deportivo, no en lo económico). En Sacramento así lo esperan.

artículo publicado en http://www.encancha.com, septiembre 2014

Indiana sufre hasta el final

11 Mar

Por primera vez en su historia, la semana pasada Gonzaga ocupó el número 1 del ranking AP, por delante de Indiana y Duke. Esta semana puede confirmar su gran momento ganando la final del Campeonato de la West Coast. Acabaron las ligas regulares de las conferencias importantes, con suspense hasta el último día.

El último partido como local de la temporada de un equipo se aprovecha para despedir a los jugadores que acaban su ciclo universitario. La Noche de los Séniors es un momento muy emotivo para jugadores y aficionados. Deshaun Thomas y Aaron Craft  aguaron la fiesta en Indiana (número 2), guiando a Ohio State (número 14) a la victoria por 58 a 67. Este resultado impedía a los Hoosiers proclamarse campeones de la liga regular en la Big Ten, manteniendo abierta la pugna con la misma Ohio State, Michigan, Michigan State y Wisconsin.

Michigan State (número 10) apeó de la pugna a Wisconsin (número 22) derrotándola por 58 a 43. Michigan (número 7) se libró por los pelos de caer ante Purdue. Venció a los Boylermakers por 75 a 80, en el penúltimo partido antes de cerrar la liga regular contra Indiana, con el campeonato en juego.

Y llegó el momento de la verdad. Michigan ganaba de 5 a 50 segundos del final. El pívot local Cody Zeller anota. Y Tim Hardaway falla un 1+1 (en la NCAA aún existe). Dos puntos de tiros libres de Cody Zeller, y Trey Burke que falla otro 1+1. Los Hoosiers lo tienen claro. Saben quien es su hombre. Y aciertan. Nueva canasta de Cody Zeller que da la vuelta al marcador, 72-71. Los Wolverines aún tuvieron una última opción para impedir que Indiana se proclamara campeona de la Big Ten, pero ni Trey Burke ni Jordan Morgan atinaron. Zeller acabó el partido con 25 puntos.

Ohio State y Michigan State habían hecho los deberes, derrotando respectivamente a Illinois y Northwestern, pero la victoria de Indiana acababa con sus opciones. Hacía 20 años que Indiana no se proclamaba campeona en solitario de la liga regular de su conferencia.

Emoción al límite

 En la Pacific 12, la derrota de UCLA (número 23) contra el colista, Washington State, por 73 a 61, daba a Oregon (número 19) toda la ventaja para alzarse con el primer lugar en la liga regular. Ventaja que quedaba anulada tras la derrota de los Ducks en Colorado por 76 a 53. UCLA necesitaba una victoria en Washington y la consiguió, 54 a 61. Shabazz Muhammad anotó 21 puntos, 14 de ellos en la segunda parte.

 Tras el partido, los Bruins se retiraron al vestuario a esperar noticias del partido de Oregon en Utah. Y los Ducks volvieron a perder, 72 a 62, tras ir siempre por detrás en el marcador. La defensa local no les permitió ninguna canasta en transición, forzándoles a jugar siempre en estático. El vestuario de UCLA estalló de alegría. Eran campeones de liga regular.

 El número 3 Duke, invicto como local esta temporada en la Atlantic Coast, cerró la temporada regular venciendo en su visita a North Carolina, 53 a 69. El partido acabó muy rápido, tras un parcial inicial de 0 a 14 para los jugadores de Krzyzewski que los Tar Heels fueron incapaces de devolver. Un inspiradísimo Seth Curry marcó las diferencias de salida, anotando sus 7 primeros lanzamientos (15 de sus 20 puntos en los primeros 10:30 de juego). El pívot Mason Plumlee tomó el relevo al inicio de la segunda parte con 13 puntos en 10 minutos (para un total de 23) cortando de raíz cualquier posibilidad de remontada.

 Miami (número 6) se proclamó campeona de liga regular de la ACC en su último partido de esta fase, venciendo a la débil Clemson (ha perdido 9 de sus últimas 10 citas). Previamente los Hurricanes habían caído en su noche de los graduados contra Georgia Tech por 69 a 71. Los jugadores locales tenían a punto sus camisetas de campeones, pero no pudieron lucirlas por culpa de Marcus Georges-Hunt. El alero de los Yellow Jackets palmeó la pelota en el último segundo. Sus compañeros de poco no le aplastan en la posterior celebración.

 http://www.youtube.com/watch?v=vRb3-1b9qDI

 Títulos compartidos

 La Derrota de Georgetown (número 5) contra Villanova por 67 a 57 apretó la cabeza de la clasificación en la Big East, con un empate entre los Hoyas, Louisville (número 8)  y Marquette (número 15).  Este resultado puede valerle a Villanova una invitación para el gran torneo nacional. El equipo que entrena John Thompson III se rehizo de la derrota ganando a Syracuse (número 17) por 61 a 39. Los Orange de Boeheim están cerrando de forma desastrosa su última temporada en la Big East antes de saltar a la Atlantic Coast, con 4 derrotas en los últimos 5 partidos.

 El trabajado triunfo de Marquette en la prórroga contra Saint John’s por 67 a 69, y la victoria de Louisville ante Notre Dame (número 24) por 73 a 57 mantuvieron el triple empate en la clasificación de la Big East al final de la liga regular. Los tres equipos figurarán en los registros históricos como campeones de esta temporada.

 En la Big 12, la derrota de Kansas State (número 9) ante Oklahoma State (número 13), por 76 a 70 daba a Kansas (número 4) la opción de proclamarse campeona en solitario.  A 4:45 del final ganaban los Wildcats por 57 a 61. La defensa de los Cowboys impidió a sus rivales anotar ningún lanzamiento de campo en los siguientes 4 minutos y 16 segundos, propiciando un parcial de 14 a 1 que sería definitivo. Dos triples postreros de  Will Spradling permitieron a Kansas State maquillar el resultado, pero poco más.

 Sin embargo, Kansas no sólo fue incapaz vencer su partido, sino que además salió apalizada en su visita a Baylor (81 a 58). Los Jayhawks anotaron la primera canasta, pero a partir de entonces fueron siempre por detrás en el marcador. El base Pierre Jackson se despidió a lo grande en su Noche de los Séniors con 28 puntos (11 de 13 en tiros de campo), 10 asistencias y 6 rebotes. Kansas y Kansas State compartirán los honores.

 El sufrimiento de Kentucky

 Los Wildcats vieron peligrar sus opciones cara al torneo nacional de marzo por una dolorosa derrota ante Georgia (72 a 62). Es difícil que el comité de selección no invite al vigente campeón (aunque no imposible, y además aún no se ha jugado el campeonato de la SEC, que da plaza directa), pero este resultado podía condenarle a una posición difícil en el cuadro de la competición. Su gran ocasión de arreglarlo era vencer en el último partido a Florida (número 11), campeón de la liga regular de la South Eastern Conference.

 Y Kentucky dominaba en el marcador hasta que encajó un parcial de los Gators de 5 a 19 que les puso contra las cuerdas. 50 a 57 a 7 minutos y medio del final. Pero los de Calipari encajaron el golpe, apretaron los dientes y cerraron su guardia. En sus siguientes posesiones, Florida falló sus 11 lanzamientos y perdió 5 balones. Mientras, los locales lanzaban sus directos contra la canasta rival, principalmente a través de Archie Goodwin. Al final, 61 a 57. Los Wildcats evitaron el KO, en una buena demostración de carácter para un equipo bisoño.

 En esta conferencia, Alabama derrotó a Georgia 61 a 58 gracias a un triple desde el centro de la pista del base Trevor Releford. El júnior es un gran anotador, con un 42% de acierto en los triples. Claro que no todos sus lanzamientos son como éste.

 http://www.youtube.com/watch?v=SvmBB7VZV5M

 Campeonatos de conferencia

 Una vez acabada la liga regular, todas las conferencias excepto la IVY League disputan un campeonato con un formato tipo Copa. La mayoría de los ganadores de estos torneos, además de proclamarse campeones de su conferencia, consiguen una plaza para el “March Madness”. Este fin de semana ha sido el turno de las conferencias menores, ya que las conferencias más fuertes aún tenían partidos de liga regular.En una de ellas, la West Coast, juega el número 1 del ránking.

 En este torneo Loyola Mary dio la sorpresa plantándose en semifinales, tras acabar colistas de la liga regular encadenando 14 derrotas consecutivas.  Eliminaron a Portland, San Francisco y Santa Clara, y aguantaron hasta el descanso contra Gonzaga. En la segunda parte los Zags, muy superiores, acabaron con su sueño (66-48). En la final, Olynyk y compañía se enfrentarán a Saint Mary’s.

 Belmont se proclamó campeón de la Ohio Valley tras derrotar en la la prórroga a Murray State 70 a 68. A pesar de perder de 7 a falta de 3 minutos para consumir los 40 reglamentarios. Con 26 segundos de juego para el final del tiempo extra y el marcador empatado, una pérdida de pelota de Isaiah Canaan (22 puntos, 10 asistencias y 9 rebotes) daba la posesión a Belmont . Kerron Johnson, el mismo jugador que había forzado los 5 minutos adicionales, anotaba la canasta de la victoria de los suyos.

 Creighton ganó el torneo de la Missouri Valley por segunda temporada consecutiva. Doug McDermott se convirtió en el máximo anotador en la historia de la universidad. En tres temporadas ha conseguido 2.168 puntos. Florida Golf Coast (Atlantic Sun Conference) y Liberty (Big South Conference) también se ganaron un lugar en la Locura de Marzo al proclamarse campeones de sus respectivos campeonatos. Liberty jugará el torneo nacional a pesar de haber ganado sólo 15 de sus 35 partidos de esta temporada.

 

publicado en http://www.encancha.com, marzo 2013

Duro castigo para Myck Kabongo

23 Dic

Esta semana Indiana ha dejado de ser la primera universidad del ranking. Jim Boeheim, entrenador de Syracuse, ha llegado a las 900 victorias. Y cada vez quedan menos equipos invictos. Texas no podrá contar con los servicios de su base titular, Myck Kabongo, hasta febrero.

 Myck Kabongo, el base canadiense de Texas, se perderá 23 partidos por sanción. En mayo, mientras flirteaba con la idea de dar el salto la NBA, entrenó con su compatriota y exjugador de los Longhorns Tristan Thompson, ahora en la nómina de los Cleveland Cavaliers.  Y con el preparador Jerry Powell, en cuyas manos se han puesto jugadores NBA como Ben Gordon, Andrew Bynum o Rajon Rondo. El técnico está relacionado con Rich Paul, amigo de la infancia y agente de Lebron James.  

 Kabongo fue sancionado por la NCAA por recibir una cantidad de dinero inapropiada para estos gastos, aunque Thompson afirmó que el hermano del base de Texas le había reembolsado lo que él había pagado en una primera instancia por estos entrenamientos. La severidad de la pena se debe a que el jugador no informó de todos estos detalles a las autoridades universitarias durante la investigación.

 Su equipo se quitó el mal sabor de boca derrotando a North Carolina por 85 a 67. Los Tar Heels llevan por ahora una temporada decepcionante. James Michael McAdoo no ha confirmado hasta el momento las previsiones que le situaban en las primeras posciones del draft. Poco le duró la alegria a Texas, que cayó derrotada en su siguiente partido ante Michigan State por 67 a 56. El pivot Derrick Nix, después de haber perdido más de 30 kilos de peso, lideró a los Spartans con 25 puntos y 11 rebotes.

 Duke celebró su ascenso al número 1 del ranking nacional con dos victorias en dos dias, aunque contra rivales modestos. A Cornel la demolió con un parcial de 23 a 0, y a Elon con una nueva exhibición de Mason Plumlee, que firmó 21 puntos y 15 rebotes. En las 11 victorias de 11 partidos que llevan los Blue Devils de Krzyzewski, el pivot no ha anotado nunca menos de 16 puntos. Michigan, flamante número 2, tampoco pasó apuros, y derrotó sin problemas a Eastern Michigan por 93 a 54.

 Indiana ha bajado desde la primera posición del país hasta la sexta, pero sigue siendo el equipo más anotador de la NCAA (89,2 puntos por partido). Vencieron a Florida Atlantic por 88 a 52. El pivot Cody Zeller rindió a un nivel descomunal, con 24 puntos y 6 rebotes. Christian Watford anotó 17, y el incansable escolta Víctor Oladipo aportó 16 puntos y 8 rebotes. No tardarán en ascender de nuevo posiciones.

 Jim Boeheim, entrenador de Syracuse, llegó a las 900 victorias en su carrera, cifra sólo superada en la I División por Mike Krzyzewski y Bobby Knight. Su equipo venció a Detroit por 82 a 78, con 22 puntos de James Southerland. Los locales ganaban de 20 a falta de 6 minutos, pero un parcial de 0-16 de los visitantes puso algo de emoción. Por detroit destacó Juwan Howard jr (si, su padre es el jugador NBA), con 18 puntos, 14 de ellos en la remontada de la segunda mitad. Sin embargo, la número 3 del ránking encajó su primera derrota de la temporada ante Temple por 83 a 79. El base Khaliff Wyat los destrozó con 30 puntos. Los de Boeheim no estuvieron acertados ni en los triples (2 de 12) ni en los tiros libres (19 de 34). Al menos mantienen intacta su racha de 30 victorias consecutivas como locales.

 Y es que cada vez quedan menos invictos. Illinois mantuvo su casillero de derrotas a cero inaugurando el de Eastern Kentucky (66-53). Los locales, desacertados desde el la linia de tres puntos (6 de 23) por segundo partido consecutivo, se llevaron la victoria gracias a su defensa. Illinois juega mejor fuera de casa que como local, para decepción de su fiel afición. La prueba de esta afirmación se dio en su siguiente partido, en el que Missouri acabo con su invencibilidad derrotándoles por 73 a 82. Y Illinois siguió sin acertar con los lanzamientos triples.

 Doble derbi en 4 dias entre las universidades de New Mexico y New Mexico State (sábado y miércoles). En los dos la victoria fue para New Mexico. El base Kendall Williams lideró a Los Lobos en ambos enfrentamientos con 15 puntos en el primero y 24 en el segundo. Tanto esfuerzo para que luego venga South Dakota State con Nate Wolters (28 puntos y 7 asistencias) y rompa tu racha de 12 victorias ganándote por 65 a 70. Y eso que los de South Dakota no habían podido volar por el mal tiempo, y habían tenido que recorrer los casi 2000 kilómetros que los separan en autocar.

 En un duelo con 80 años de historia entre dos universidades de la misma ciudad Cincinnati venció a Xavier por 60 a 45, con 25 puntos de Sean Kilpatrick. El año pasado este enfrentamiento fue algo más que un partido de baloncesto, y se saldó con una dura pelea en la cancha. En esta ocasión hubo mucha menos tensión en la pista. Más le costó a Cincinnati seguir invicta ante Wright State (68-58). La defensa visitante anuló por completo a las estrellas locales. Suerte de los 21 puntos de Jaquon Parker.

 Louisville, número 5 del ránking, derrotó a Florida Internacional por 79 a 55 en un enfrentamiento fratricida entre padre e hijo. El de Rick Pitino, entrenador de los Cardinals, y Richard Pitino, técnico de los Golden Panthers. El base Peyton Siva anotó 15 puntos y repartió 12 asistencias. Entre él y Wayne Blackshear acabaron con los visitantes desde más allá de la linia de 3 puntos.  Por los de Florida el malagueño Marco Porcher, ex Oak Hill, anotó 6 puntos en 8 minutos.

 Kansas (número 9) derrotó a Ohio State (numero 7) por 66 a 74 en su primer partido realmente lejos de casa. Tras recuperarse de un parcial de 14 a 0 de los de Ohio en la primera parte, mantuvieron a los locales más de 10 minutos en la segunda mitad sin anotar un lanzamiento de campo. El escolta Ben McLemore fue su líder en ataque con 22 puntos, mientras que el pivot Jeff Withey fue su baluarte en defensa.

 Michigan State sufrió más de la cuenta para ganar a Bowling Green por 53 a 64. El local Chauncey d’Or, máximo anotador con 16 puntos, anotó una canasta para empatar a 45 a falta de 10 minutos. Y entonces le fallaron las fuerzas. Con fuertes rampas que le hicieron ir dos veces al vestuario a recibir asistencia, no pudo seguir ni un segundo más. Bowling Green no supo jugar sin el concurso del hijo de su entrenador y acabó derrotada.

 

publicada en www.encancha.com, diciembre 2012

NCAA: DUKE PUEDE ASPIRAR A TODO

4 Dic

Los partidos de esta semana han confirmado que Kentucky no va a dominar como la temporada pasada, que Indiana es el equipo más serio de la competición, y que Duke tiene jugadores para aspirar a todo. Además, hemos asistido al que probablemente será el peor partido de la temporada (por el bien del baloncesto, esperemos que no se repita un espectáculo igual).

Kentucky cayó contra Notre Dame por 64 a 50, en su segunda derrota de la temporada. Los Wildcats no pudieron sobreponerse a la mala noche de Archie Goodwin y Alex Poythress.  Días después Kentucky veía rota su racha de 55 victorias consecutivas en casa, al caer ante Baylor por 55 a 64. A los locales se les atragantó una defensa zonal a la que no supieron cómo superar. Ni pudieron meter balones interiores ni acertaron con el lanzamiento exterior . La buena noticia es que Goodwin y Poythress recuperaron su nivel. La mala que Kyle Wiltjer sigue en caída libre, sin encontrar el camino a la canasta.

Una semana nefasta para el equipo de John Calipari, que ya suma tres derrotas en 7 partidos. Los chicos que entrena este año no están al nivel de sus predecesores de la temporada anterior, en que sólo tuvieron una derrota, y fue en un partido trepidante contra Indiana resuelto con un triple en el último segundo de Christian Watford. Será muy difícil que revaliden el título nacional, aunque con Kentucky siempre hay lugar para la sorpresa.

Indiana, que si que ha conseguido mantener el bloque de la temporada pasada, apalizó a North Carolina por 83 a 59, confirmándose como el equipo a batir, el nº 1 del ranking. Si había dudas acerca de la capacidad defensiva de los Hoosiers, éstas han quedado solventadas. Por su parte, los Tar Heels fueron incapaces de detener al pívot Cody Zeller, autor de 20 puntos.

Contra Coppin State, los jugadores de Indiana no empezaron el partido acertados, tal vez confiados ante la escasa entidad del rival. Fallaron sus 9 primeros lanzamientos a canasta. Y Coppin sí que acertó en la defensa sobre Zeller. Así que al descanso el entrenador Tom Crean se llevó a sus jugadores a un vestíbulo situado entre la pista donde jugaban y su pista de entrenamiento. Allí les hizo ensayar la defensa presionante que ejecutaron en la segunda parte. Y funcionó. Resultado final, 87 a 51.

Duke sigue derrotando a rivales de entidad. Tras Kentucky (nº 3 del ranking) y Louisville (nº 2 del ranking), esta semana le tocó el turno a Ohio State (nº 4 del ranking). El freshman Rasheed Sulaimon anotó 17 puntos en la segunda parte, y Mason Plumlee volvió a conseguir unas estadísticas de escándalo: 21 puntos, 17 rebotes. Victoria por 73 a 68 de los de Krzyzewski, que ahora tienen en el punto de mira a Indiana.

Gonzaga, sin hacer mucho ruido, tampoco conoce la derrota.  Liderados por el alemán Elias Harris, los canadienses Kelly Olynyk y Kevin Pangos, el polaco Przemek Karnowski, y con la ayuda de Guy Landri Edi, de Costa de Marfil, los globalizados Bulldogs han ganado los 8 primeros partidos de un calendario hasta ahora no demasiado complicado. El base David Stockton suma saliendo del banquillo, pero hasta el momento no ha dado muestras de poder emular a su padre en la NBA.

En un duelo de invictos, Virginia Tech mantuvo sin estrenar su casillero de derrotas tras vencer por 81 a 71 a Oklahoma State. El artífice del triunfo fue Erick Green, un jugador al que habrá que seguir muy de cerca. El base sénior no sólo anotó 28 puntos, sino que además acertó con sus ocho tiros libres en los 76 segundos finales del partido. Green ha anotado 51 de sus últimos 53 lanzamientos desde la línea de personal. Su porcentaje desde la distancia de esta temporada es del 87,7%. Mejor no tocarlo cuando entra a canasta. Por Oklahoma State brillaron los dos de siempre, el alero Le’bryan Nash y el escolta Marcus Smart.

Pésimo espectáculo el ofrecido por Georgetown y Tennessee. 37 a 36 fue el resultado al final del partido. La canasta decisiva la anotó Markel Starks… a 4 minutos de acabar el tiempo reglamentario. La anotación de los perdedores incluso quedó por debajo de la media de anotación del equipo de su universidad de ¡futbol americano! (36,2). Tal vez algún iluminado podría argumentar que fue un gran partido defensivo. Que yo sepa, los tiros libres no se defienden, y el acierto combinado de los dos equipos fue de 7 de 20. Imaginaos el resto de porcentajes.

Publicado en www.encancha.com, diciembre 2012

ProBasketballTalk | NBC Sports

NBA news, video, analysis and more

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: