Tag Archives: Markel Brown

NCAA: Arizona pierde en la semana de los buzzers beaters

3 Feb

Arizona se dejó la imbatibilidad, y posiblemente el número 1 del ránking, ante California. Si la semana pasada triunfaban los pósters, en esta proliferan las canastas al límite del cronómetro. Pasen y vean.

UN REPASO AL RÁNKING

Las dos primeras posiciones de la lista siguieron en posesión de Arizona y Syracuse por octava semana consecutiva. La buena actuación de Florida en la Southeastern Conference catapultó a los Gators hasta el tercer lugar, por delante de Wichita State y la pujante San Diego State. Kansas precedió a Michigan State, que cayó del podio, Oklahoma State, Villanova y Michigan.

La exhibición triplista de Creighton ante Villanova significó el reingreso en el Top 25 de los Bluejays. Texas, tras vencer a tres equipos ranqueados de una tacada, cerró la lista de los mejores equipos de la NCAA. Baylor, que ya estaba sobre aviso, salió del ránking tras sus dos derrotas de la semana anterior,  acompañada por Kansas State. Los Wildcats son el Guadiana de esta temporada, entrando y saliendo del listado.

Tres equipos empezaron la semana invictos: Arizona, Syracuse y Wichita State. El domingo sólo quedaban dos, tras la derrota de Arizona ante California. Y dos son también los conjuntos que no han vencido a rivales de su categoría.  Cornell abrió la semana con una derrota ante Brown per 78 a 66 y la cerró perdiendo con Yale 61 a 57 (empezó ganando 11 a 3, pero ahí se le acabó el fuelle). Gambling State cayó ante Arkansas Pine Bluff 66 a 64. Una pérdida de balón a 8 segundos del final les condenó.

AMERICAN ATLETIC

Cincinnati (13 del ránking) se consolida al frente de esta conferencia después de vencer al equipo que le precede en la lista de AP, la vigente campeona nacional Louisville (66-69). Los Bearcats dominaban de 17 (42-25) a los 4 minutos de juego de la segunda mitad, con unos dominantes Shaquille Thomas (11 puntos, 6 rebotes) y Justin Jackson (11 puntos, 9 rebotes, 2 tapones). Hasta que los Cardinals decidieron que había llegado el momento de la remontada.

Enfrente había un hombre dispuesto a impedírselo, Sean Kilpatrick. La estrella del equipo visitante anotó 17 de sus 28 puntos en esta fase del encuentro. Y aunque Louisville consiguió ponerse por delante de forma fugaz tras un triple de Russ Smith, Kilpatrick no perdió la calma. Su serenidad en los tiros libres (11 de 11, 4 en los últimos 9 segundos) selló el resultado. Cincinati, que también derrotó a South Florida, es primera destacada en la AAC con 10 victorias y ninguna derrota. Lousiville, por su parte, ha perdido las 4 veces que ha jugado esta temporada contra rivales del Top 25.

 

Southern Methodist derrotó a la 22 del listado de AP Memphis (87-72). Los Tigers se escaparon de 8 puntos en la primera mitad tras un parcial de 0 a 12, pero los Mustangs que entrena el venerable Larry Brown  igualaron de nuevo el resultado en menos de 2 minutos. En la segunda mitad se cambiaron las tornas. Un parcial de salida de 10 a 2 para abrir boca, un respiro y luego la estocada definitiva en forma de 15 a 3. Joe Jackson jugó un partido bastante completo (22 puntos, 8 rebotes, 6 asistencias, 3 robos), pero se quedó sin el premio de la victoria que fue para Markus Kennedy (21 puntos, 15 rebotes, 10 de 10 en los lanzamientos de campo). Ojito con SMU, que aspira a colarse en el March Madness.

 

ATLANTIC COAST

El partido entre la segunda de la lista, Syracuse, y la 17, Duke, marca el nacimiento de una nueva era de rivalidades en esta conferencia. Ganaron los Orange 91 a 89 con una asistencia récord a su pabellón de 35.446 personas. Los locales parecían haber roto el partido a 6:40 del final, cuando se fueron de 7 en el marcador, pero tres triples consecutivos de Tyler Thornton (9 puntos) restablecieron la igualdad. Rasheed Sulaimon (16 puntos, 6 asistencias) llevó el partido a la prórroga con un triple sobre la bocina (el segundo que metía en el último minuto).

Ya en el tiempo extra, C.J. Fair (28 puntos, 5 rebotes), el hombre más inspirado de Syracuse hasta ese momento, cedió su protagonismo a Jerami Grant (24 puntos, 12 rebotes). El alero de los Orange, aprovechando la eliminación por faltas de Jabari Parker (15 puntos, 9 rebotes) y Amile Jefferson (14 puntos, 7 rebotes, 5 asistencias), encadenó tres mates respondidos por dos triples de Andrew Dawkins (14 puntos). Duke firmó un 15 de 36 desde la línea de 3 puntos. Tyler Ennis (14 puntos, 9 asistencias) mostró su serenidad desde la línea de tiros libres para sellar una victoria que puede catapultar a los de Jim Boeheim al lugar más alto del ránking AP.

 

Syracuse previamente había vencido  a Wake Forest  (57-67) impulsado por la buena segunda mitad del base Tyler Ennis. El base freshman anotó 16 de sus 18 puntos en ese período, imponiendo un ritmo anotador que los Deamon Deacons no pudieron seguir. C.J. Fair consiguió 16 puntos en una noche errática en el lanzamiento (4 de 14). Tampoco se pudo ver la mejor versión de Trevor Cooney. Anotó sólo 8 puntos, pero los consiguió en tan solo 45 segundos, en el penúltimo minuto del enfrentamiento. La jugada del partido fue este mate de Arnaud Williams, de Wake Forest.

 

Duke venía de vencer en su visita a la pista del equipo que la sigue en el ránking, Pittsburgh (65-80), ante una afición hostil que no intimidó a sus jugadores. Jabari Parker, con 21 puntos y 11 rebotes, sumó su tercer doble doble consecutivo. Andre Dawkins anotó tres triples (20 puntos, 6 de 7 en triples, en sólo 15 minutos de juego) durante el parcial de 3 a 15 en la segunda mitad que decidió el signo del encuentro. Este sénior de quinto año es el termómetro de los Blue Devils, que han ganado 10 de los 11 partidos de esta temporada en que Dawkins ha anotado en dobles digitos (la excepción fue ante Syracuse).

 

Pittsburgh cerró una mala semana con una derrota  ante Virginia (45 – 48) con un triple en el último segundo de Malcolm Brogdon, en el enfrentamiento entre los dos equipos con las mejores defensas de la conferencia. Una muestra de ello, además del escuálido marcador final, es que al descanso ambos conjuntos llevaban un porcentaje de lanzamientos de campo idéntico: 9 de 24. De la escasez de puntos, no obstante, no son totalmente culpables las defensas. Los locales anotaron 6 de sus 12 tiros libres, y los visitantes 11 de 19. Que yo sepa, estos lanzamientos se llaman libres porque se efectúan sin oposición alguna.

 

BIG EAST

En el enfrentamiento entre Georgetown y la número 9 Villanova (60-65) casi hubo más pérdidas de balón (34) o faltas (39) que tiros de campo anotados (41). Al uso de lo que solía ser la vieja Big East. Los locales anotaron los 8 primeros puntos de la noche, y esa fue la diferencia más amplia que alguno de los dos equipos tuvo sobre el otro. Los tiros libres marcaron el signo: 8 de 9 para los Hoyas por 22 de 28 para Villanova. Georgetown  jugó sin sus pívots puros. A la suspensión por toda la temporada de Joshua Smith se unió la de un partido de Moses Ayegba.

Saint John’s era consciente que no podía parar a Dough McDermott, asi que se centró en minimizar la aportación del resto de jugadores de la número 20 Creighton. La táctica estuvo a punto de darles resultado (63-60).  Los secuaces del alero se quedaron en un 8 de 21 en el lanzamiento, y perdieron 17 balones que los Red Storm transformaron en 21 puntos. Los locales ganaban de 18 a 12 minutos del final, pero los visitantes consiguieron empatar a falta de 1:30. El fallo en su planteamiento estuvo en que el segundo máximo anotador de la División I de la temporada hizo su mejor partido del curso, con 39 puntos y el triple de la victoria de Creighton.

 

BIG TEN

La número 15 Iowa tuvo a la séptima del ránking Michigan State contra las cuerdas, pero no supo rematarla (69-71). Los Spartans se presentaban sin sus dos hombres más atléticos, Adreian Payne y Branden Dawson. El entrenador de Iowa, Frank McCaffery, consciente de la debilidad interior de su rival, ordenó a sus jugadores cargar todo su juego hacia el interior de la zona contraria. De los 30 puntos que los Hawkeyes llevaban al descanso, 16 fueron dentro de la pintura, y otros 12 fruto de tiros de personal por faltas provocadas mayoritariamente en esa zona.

Iowa se obcecó en la segunda mitad, y Michigan State acertó con su defensa. Desde el minuto 10 de la segunda parte los locales no anotaron ningún lanzamiento de campo hasta que Roy Devin Marble (21 puntos) les puso sólo 2 abajo con un 2+1 a 6 segundos del final de la prórroga. Tres veces tuvieron el partido en sus manos, y las tres perdonaron. Las dos primeras, cuando abrieron brecha pero fueron incapaces de irse en el marcador. La tercera,  en la última posesión del tiempo reglamentario. Marble se emborrachó de responsabilidad y fue incapaz de conseguir un tiro claro para ganar.

Michigan State es un equipo con una mentalidad a prueba de bombas. A pesar de la buena defensa local sobre sus triplistas, Keith Appling (16 puntos) encontró huecos para anotar tres triples claves. Los dos primeros, las dos ocasiones de la segunda mitad en que Iowa se puso 6 arriba. El tercero, en la prórroga, para dar la iniciativa a los de Tom Izzo. La labor del base fue complementada por Matt Costello (11 puntos, 12 rebotes), vital en los instantes decisivos del encuentro. Mike Gesell, el base de Iowa, pudo forzar una segunda prórroga, pero falló la entrada .

 

Georgetown, sin embargo, si que fue capaz de triunfar allá donde fracasó Iowa. Los Hoyas se impusieron a Michigan State 64 a 60 en el Madison Square Garden en un enfrentamiento entre equipos de conferencias distintas. Jabril Tawrick y Nate Lubick aportaron el punto de físico que le faltó a los Hawkeyes y que los Spartans, sin Payne ni Dawson, no pudieron contrarrestar. Los locales abrieron la segunda parte con un parcial de 11 a 2 que les permitió abrir diferencias en el marcador. Gary Harris (20 puntos) intentó reducirlas, pero su esfuerzo solitario encontró poca ayuda de sus compañeros. Demasiadas heroicidades para una sola semana. Iowa, por su parte, le inflingió a Illinois (74-81) su séptima derrota consecutiva.

 

Wisconsin (14 del ránking ) sumó su cuarta derrota en cinco partidos tras caer ante Northwestern (56-65). El esfuerzo defensivo de los Wildcats, que dejaron a los locales en un paupérrimo 26,3% de acierto en el tiro (15 de 57) tuvo su merecido premio. Comandados por el sénior de quinto año Drew Crawford (30 puntos, 8 rebotes), los visitantes ganaban de 15 (39-54) a 3:41 del final. Los Badgers se encomendaron al milagro con Ben Brust de santo patrón (21 puntos y 5 recuperaciones), pero una pérdida de pelota de Traevon Jackson a 23 segundos del final, cuando estaban 7 abajo, ahondó aún más su crisis. Northwestern volvió a ganar en su siguiente encuentro, en Minnesota (54-55).

Otra que no levanta cabeza es Ohio State (24 del Top 25). La derrota ante Penn State en la prórroga (70-71) puede provocar su salida del ránking. D.J. Newbill fue el héroe de los Nittany Lions. Con un triple forzó los 5 minutos de tiempo suplementario. Y con un nuevo triple, esta vez ante Aaron Craft, uno de los mejores defensores de la categoría, dio el triunfo a los visitantes. El escolta acabó con 25 puntos (11 en los instantes decisivos de final de segunda parte y final de prórroga). El base Tim Frazier, la estrella del equipo, se quedó en 8 puntos, pero ayudó con 10 rebotes y 7 asistencias.

Wisconsin y Ohio State se enfrentaron en un duelo a vida o muerte entre dos equipos que necesitaban un triunfo como el aire que respiran. En un duelo marcado por las rachas de acierto individuales, la victoria fue para los Buckeyes (58-59). Cuando los Badgers abrían diferencias en la primera parte, 9 puntos de Amadeo Della Valle (11 puntos) salvaron a los visitantes. A partir del minuto 16 de la segunda mitad, Nigel Hayes anotó 12 de los 17 puntos de Wisconsin, que se puso 7 arriba. Hasta que apareció Aaron Craft con 7 puntos y 1 asistencia para poner el 56-57 a 1:30 del final. En esos 90 segundos, cada equipo tiró 4 tiros libres y falló 2.

 

Indiana cayó en su visita a Nebraska (60-55). Los Cornhuskers llevan tres victorias en 8 partidos en el calendario de su conferencia, pero los tres triunfos ante equipos con pedigrí: Ohio State, Minnesota y ahora los Hoosiers. Terran Petteway, su jugador más decisivo, anotó 13 de sus 18 puntos en una segunda mitad en la que los locales cambiaron por completo la dinámica, tras llegar al descanso perdiendo 19 a 32. Indiana no aprovechó los 4 tiros libres fallados (de 8 lanzados) por sus rivales en los últimos 69 segundos.

Los Hoosiers compensaron su derrota venciendo a la número 10 Michigan (63-52). El base Yogi Ferrell fue su hombre clave. En ataque, con 27 puntos y 7 triples anotados de 8 intentos. Y en defensa, secando al principal anotador rival, Nik Stauskas. El canadiense se quedó en 6 puntos, acertando 1 de sus 6 lanzamientos. Una muestra de la buena defensa de Indiana es que en la primera mitad los Wolverines tenían más pérdidas de balón (8) que canastas (7), anotando 6 puntos en sus últimas 11 posesiones. Lo cual, mirado desde otra perspectiva, nos indica que los Hoosiers tampoco andan muy boyantes, ya que al descanso sólo ganaban 25 a 22. El siguiente enfrentamiento de Michigan es contra Nebraska. ¿Romperán de nuevo los pronósticos los Cornhuskers?

 

BIG 12

Andrew Wiggins dio una muestra esta semana de hasta donde puede elevarse su nivel de juego. El freshman llevó en volandas a la número 6 de la lista de AP Kansas con su mejor marca personal en anotación, 27 puntos, al triunfo ante la 16 del ránking Iowa State (92-81). Los Jayhawks ganaban de 16 en el ecuador de la primera mitad (30-14), hasta que el alero se sentó en el banquillo para tomarse un respiro.

 Los Cyclones remontaron, e incluso consiguieron neutralizar otro parcial favorable a los locales al inicio de la segunda mitad. Hasta que 6 puntos consecutivos de Wiggins permitieron a los de Bill Self entrar en los 3 minutos finales con un margen suficiente para ganar. El candidato a número 1 del draft 2014, con problemas de tiro en los últimos enfrentamientos, anotó 4 de los 6 triples que intentó. Su compañero y también candidato a liderar el próximo draft Joel Embiid acabó con 14 puntos y 11 rebotes.

 

Sin embargo, los Jayhawks cayeron en su siguiente cita ante la última del Top 25 Texas (81-69). Los Longhorns encadenan cuatro victorias consecutivas ante equipos ranqueados. La defensa zonal de los locales se aplicó sobre los tiradores de Kansas. Entre los damnificados, un Andrew Wiggins que anotó 7 puntos tras convertir 2 de sus 12 lanzamientos de campo. Sólo Wayne Selden fue capaz de encontrar el camino hacia la canasta rival (21 puntos, 8 de 16 en el tiro).

Los interiores de Kansas no tuvieron una noche mucho más plácida (Embiid 8 puntos, 10 rebotes). Doce tapones colocaron los jugadores de Texas, destacando con 4 por barba el mastodóntico Cameron Ridley (más 9 puntos y 10 rebotes)  y Prince Ibeh. Liderados en ataque por Isaiah Taylor (23 puntos) y Jonathan Holmes (22 puntos, 4 rebotes, 3 recuperaciones, 3 tapones), los Longhorns consiguieron una ventaja superior a la decena de puntos ya en la primera mitad y no concedieron a Kansas ninguna ocasión para minimizarla.

 

La número 23 Oklahoma venció a su rival estatal, la octava del ránking Oklahoma State (88-76). El ex de Gonzaga Ryan Spangler les dio a los Sooners el músculo interior que necesitaban, con 15 puntos y 17 rebotes. El freshman Jordan Woodard anotó 18 puntos (17 en la segunda mitad), y desde el banquillo Tyler Neal aportó otros 15 . Oklahoma State no realizó una buena defensa y se cargó de faltas. Marcus Smart anotó 22 puntos en los 25 minutos que estuvo en pista y Le’Bryan Nash (8 puntos) sólo pudo jugar 17 minutos antes de ser eliminado. Phil Forte acabó con 20 puntos (y 6 de 6 en triples) y Markel Brown realizó sus mates marca de la casa.

 

La alegría no le duró mucho a Oklahoma, ya que cayó en su visita a la dolida Iowa State (81-75) a pesar de los 30 puntos de Buddy Hield. Fred Hoiberg introdujo cambios en el cinco inicial de los Cyclones, otorgando el puesto de base titular al suplente Monte Morris para pasar a la posición de escolta a DeAndre Keane. Mientras Morris anotó 12 puntos, Keane se quedó en solo 5. Aunque dio la asistencia para el triple de George Niang (27 puntos) que ponía a su equipo 6 arriba a falta de 1 minuto. Melvin Ejim, una vez más, hizo un poco de todo (22 puntos, 16 rebotes, 2 recuperaciones, 2 tapones).

 

Y por fin, a la sexta fue la vencida y Baylor volvió a ganar. Los Bears le endosaron a Oklahoma State su segunda derrota consecutiva (70-76). Y eso que las cosas no pintaban bien para los locales que perdían poco antes del inicio del partido a su base titular Kenny Chery, por una lesión en un  pie. El enfrentamiento se mantuvo igualado hasta que en los últimos 3:30 Gary Franklin (11 puntos) conectó 3 triples consecutivos, seguido de un mate de Royce O’Neale. Hasta este momento Brady Heslip (20 puntos) había sostenido a su equipo ante las acometidas del trío de los Cowboys: Marcus  Smart (15 puntos, 6 rebotes, 7 asistencias, 3 recuperaciones  pero 3 de 14 en el tiro), Markel Brown ( 24 puntos) y Le’Bryan Nash (19 puntos). Rico Gathers (14 puntos) firmó para los locales la jugada del partido.

 

PACIFIC 12

La serie de partidos invictos de Arizona se quedó en 21, tras caer ante California 60 a 58. Lo peor del partido para los Wildcats, que ya venían de un partido complicado ante Stanford (57-60), no fue la derrota sino la lesión en un pie en los primeros minutos de Brandon Ashley. A falta de confirmación, parece que podría perderse lo que queda de temporada. Tampoco fue la noche de Nick Johnson, que se quedó en 4 puntos con una serie de 1 de 14 en el lanzamiento. El equipo que entrena Sean Miller se encomendó a la superioridad en la zona de Kaleb Tarczewski (18 puntos, 6 rebotes).  

La número 1 de los EEUU, que perdía de 6 a 9 minutos del final, se puso dos arriba a falta de 2:47. Fue incapaz de conseguir ningún punto más. Justin Cobbs (19 puntos, 7 asistencias), autor de los últimos 12 puntos de los Golden Bears, les sentenció con una canasta en el último segundo. Los aficionados invadieron la pista dos veces. Una, tras los dos puntos, creyendo que había finalizado el encuentro. Y la otra, cuando realmente finalizó.

 

SOUTHEASTERN CONFERENCE

La número 11 Kentucky salió escaldada en su visita a Louisiana State (87-82). En ataque, la defensa zonal de los locales se le atragantó. Y en defensa, no supieron como parar a Johnny O’Bryant III (29 puntos, 9 rebotes, 2 tapones). El ala pívot, en una tremenda exhibición física, fue una pesadilla para los interiores de los Wildcats, superando a unos Julius Randle y Willy Cauley-Stein inoperantes en ataque (9 puntos entre los dos). Jordan Mickey ayudó a O’Bryant con 14 puntos, 6 rebotes y 5 tapones.

Los Tigers empezaron anotando 9 de sus 12 primeros lanzamientos ante un rival que en el mismo número de ataques solo consiguió 4 canastas, y que perdió 5 balones en los primeros 5 minutos del encuentro. Después de 6 minutos y medio de partido, ganaban de 16 (22-6). Kentucky redujo distancias hasta perder de 6 al descanso conducidos por James Young (23 puntos) y Dakari Johnson (15 puntos), pero un nuevo arreón local en la segunda mitad dio al traste con su esfuerzo.

 

Tras esta derrota, Alex Poythress convocó a sus compañeros  a una reunión solo de jugadores. Y parece que funcionó, ya que vencieron a Missouri 79 a 84. Los exteriores de los Tigers Jabari Brown (33 puntos) y Jordan Clarkson (28 puntos) fueron su principal obstáculo, encontrando muchas facilidades para anotar. Sin embargo, en el juego interior los Wildcats fueron netamente superiores a sus rivales. Aun así, Kentucky vio como una diferencia de 15 puntos a su favor mediada la segunda mitad quedaba reducida a sólo tres puntos en el último minuto. Cuatro puntos consecutivos de Aaron Harrison (21 puntos) dieron a su equipo el impulso que necesitaba para cerrar el partido. James Young (20 puntos) y Julius Randle (18 puntos, 9 rebotes, 3 asistencias, 3 recuperaciones) también destacaron.

 

OTRAS CONFERENCIAS

En la Missouri Valley parecía que iba a saltar la sorpresa cuando a 8:47 del descanso la número 4 Wichita State perdía de 15 ante Evansville. Pero fue un espejismo. Al descanso los Shockers ya ganaban de 6. El base Fred VanVleet (14 puntos, 7 rebotes, 5 asistencias, 2 robos) reaccionó a tiempo, involucrando también al ala pívot Cleanthony Early (13 puntos, 8 rebotes). Al final los líderes de la conferencia  acabaron sumando su victoria número 23 de la temporada (81 – 67) a pesar del buen partido de D.J. Balentine (26 puntos).

Cuando Steve Fisher se hizo con las riendas de San Diego State en 1999, el programa de baloncesto era irrelevante y su mejor jugador, Tony Gwynn, se había convertido en una estrella de los San Diego Padres…de beisbol. Esta semana Fisher, que cumplirá 69 años en marzo, sumó su victoria 300 con el número 5 del ránking. Xavier Thames, como de costumbre, lideró a los Aztecs (24 puntos, 7 rebotes) en el triunfo sobre Colorado State (65-56). Uno de los hombres claves de los Rams, Daniel Bejarano, jugó sólo 3 minutos porque a su entrenador no le gustó su nivel en la pista.

El número 21 Massachusetts, de la Atlantic 10, encajó dos derrotas esta semana. Saint Bonaventure anuló perfectamente a su motor, el base Chaz Williams, para derrotarlos  78 a 65. Para los Bonnies el resultado es una venganza de su derrota ante los Minutemen del pasado 11 de enero, en que se dejaron remontar en la segunda parte una ventaja a su favor de 13 puntos para acabar cayendo 73 a 68. Los días en que UMass se dedicaba a arrollar a sus rivales en los 20 minutos finales parecen quedar muy lejos. Ante Saint Joseph’s anularon una desventaja de 20 puntos para acabar sentenciados en los últimos segundos por los tiros libres (73-68). Hace apenas un mes, los minutemen habían ganado a los Hawks tras ir 9 puntos abajo en el marcador.

El festival anotador de la semana llegó de la Big South. UNC Asheville cayó en casa ante Virginia Military Institute por 105 a 109 (56-55 al descanso). Por los Keydets brilló su pareja de exteriores, Rodney Glasgow (35 puntos, 6 rebotes, 10 asistencias) y QJ Peterson (37 puntos, 15 rebotes, 4 asistencias). Andrew Rowsey (35 puntos) les dio la réplica por parte local. En unos frenéticos 13 segundos finales, se anotaron 2 tiros libres, un mate y dos triples. Lo dicho, un festival.

Ninguno de los tres llegó, no obstante, a los 38 puntos que Tyler Haws consiguió en la victoria de BYU sobre Pacific (88-78), en la West Coast. Contra Saint Mary’s, en un nuevo triunfo de su equipo (84-71) sumó 33 más. El anotador habitual de los Cougars encadena 37 partidos consecutivos anotando al menos 10 puntos. En la Ivy League, que agrupa a las universidades de más prestigio académico, se ha vivido esta semana el derbi entre Harvard y Princeton (82-76).

EL TOP 3 DE LAS CANASTAS IMPOSIBLES

Para ir cerrando el artículo, dos triples irrepetibles. El primero lo tenemos en la victoria de Grand Rapids Community College sobre Kalamazoo, de la Division II de Junior Colleges. Empataron con un triple a falta de 10 segundos y recuperaron la posesión en el siguiente ataque de su rival con el tiempo justo para que Courtney Hill acertase con un triple increíble. La calidad del video no es muy buena, pero vale la pena dejarse un poco la vista para ver este buzzer beeter.

 

El segundo en el enfrentamiento entre Sacramento State y Webber Sate, de la Big Sky. En unos 15 segundos finales de la prórroga  de locura, los árbitros pitaron dos técnicas por protestar y otra por pedir un tiempo muerto cuando ya se habían agotado. McKinney empató a 75 para los visitantes en un triple sensacional. Y con sólo 7 décimas en el cronómetro, Dylan Garrity anotó un triple desde su propio campo.

 

Pero para canastas alucinantes la de Ashlee Arnau, una animadora de la Universidad de William Carey durante el descanso de un partido de este equipo de la NAIA. Tal vez deberían pedirle que cuelgue los pompones e ingrese en el equipo de baloncesto.

 

versión íntegra del artículo publicado en http://www.encancha.com, febrero 2014

NCAA: La quiniela de los 1.000 millones

27 Ene

Esta semana el interés en la NCAA se ha desplazado de las canchas, tras el premio ofrecido por el multimillonario Warren Buffett al acertante del vencedor de todos los cruces del March Madness. Una locura, pero no en marzo sino ya en enero.

La compañía de inversiones del megamillonario Warren Buffett (más conocido como “el oráculo de Omaha”), junto con la empresa Quicken Loans Inc (su máximo responsable es Dan Gilbert, el dueño de los Cleveland Cavaliers), ofrecen un premio de 1000 millones de dólares (si, en euros también es una burrada) a aquel que acierte los resultados de todos los cruces del “March Madness”.

Las posibilidades de acertar el resultado de los 63 partidos son de 1 entre 9  quintillones (o sea, una probabilidad absurda). Los requisitos para participar, ser ciudadano norteamericano mayor de 21 años. Solo se permite una predicción por cada uno de los 10 millones de participantes como tope que admite el concurso.

El ganador, si lo hubiera, podrá elegir entre cobrar 25 millones de dólares anuales durante 40 años, o ingresar de golpe 500 millones. Si aparece más de un ganador (¡no se rian, por favor!) , se repartirán el premio. En el concurso anual de la ESPN no ha habido ningún pleno en los últimos 16 años. Y si no aparece ninguno, Quicken Loans premiará a las 20 personas que más se hayan aproximado con 100.000 dólares.

UN REPASO AL RÁNKING

Arizona y Syracuse se mantuvieron una semana más como números 1 y 2 del Top 25 de Associated Press. Su solidez no despierta dudas. Michigan State subió hasta el tercer lugar del podio tras el derrumbe de Wisconsin de la semana anterior (los Badgers son ahora novenos). Los votantes prefirieron darle el cuarto lugar de la lista a Villanova antes que a Wichita State, que mantuvo su quinta posición.

Por detras, San Diego State siguió escalando, y ya es la séptima del país. Kansas, tras sus dos victorias contra equipos ranqueados, fue premiada con la octava posición. Iowa State, que anteriormente ocupaba este puesto, es ahora la 16 de la lista por delante de Ohio State y Duke. Son tres equipos bajo vigilancia, lo mismo que Baylor (ha caído desde el número 12 hasta el 24).

Caen del Top 25 UCLA, Colorado y Creighton, entrando en su lugar Michigan y Kansas State. Y vuelve a haber 25 equipos. Empezaron y acabaron la semana invictos Arizona, Syracuse y Wichita State. Y como equipos sin triunfos ante rivales de la División I, Cornell (nueva derrota con Columbia 58 a 74), y Grambling State. Los Tigers rozaron de nuevo el triunfo, esta vez ante Prairie View (82-83) tras desperdiciar una ventaja de 14 puntos en la segunda parte, pero cayeron ante Jackson State (76-59).

ATLANTIC 10

Tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe. Es lo que le pasó a la 13 del ránking Massachussetts, acostumbrada a ir por detrás en el marcador y acabar remontando. Contra Richmond se rompió la tendencia. Los Spiders se impusieron en un partido de baja anotación (58-55) de la mano de un Kendall Anthony inspiradísimo (21 puntos con 4 triples de 6 intentos) y un Cedrick Lindsay fallón pero que supo acertar en los momentos clave.

La número 16 Cincinnati empezó como un tiro ante Temple (76-80). Al descanso ganaba de 10 con un Sean Kilpatric (29 puntos) que había empezado inspiradísimo consiguiendo 12 de los 14 primeros puntos de los Bearcats. En la segunda mitad parecía que iba a repetirse la historia hasta que a Kilpatric se le enfrió la mano a 14 minutos del final. Su desaparición coincidió con el despertar de su rival Dalton Pepper (33 puntos) anotando 19 puntos en 5 minutos. Los Owls igualaron el partido. Hasta que reapareció la estrella de Cincinnatti para anotar 2 tiros libres a 7 segundos del final y reafirmar su liderato de la conferencia con 8 victorias y ninguna derrota.

El póster colectivo de la semana es para Memphis, que pasó por encima de Houston 82 a 59. Un festival liderado por Shaq Goodwin (20 puntos) y Joe Jackson (18 puntos y 7 asistencias) con mates de todos los colores.

ATLANTIC COAST

Mike Krzyzewski llegó a las 900 victorias como entrenador de Duke (34 temporadas dirigiendo a los Blue Devils) cuando sus jugadores vencieron a Florida State 78 a 56. La número 18 del ránking superó una mala noche en los porcentajes de lanzamiento (18 aciertos en 59 intentos) gracias a sumar 29 puntos tras recuperaciones de pelota y rebotes ofensivos. Coach K es el entrenador con más partidos ganados, 973, en la historia de la Division I. Ahora se une a Jim Boeheim, de Syracuse, como los dos únicos técnicos con 900 partidos ganados con una misma universidad. La número 2 de esta semana, por cierto, derrotó a Miami (52-64).

Virginia hundió un poco más a North Carolina en un pozo al que no se le ve el fondo (76-61). Los Cavaliers se fueron al descanso preocupados por su mal juego, y aliviados porque ganaban de 9, gracias a un parcial final de 12 a 2. No tenían porque angustiarse. En la segunda mitad los Tar Heels siguieron sin dar la talla tras una nueva noche errática en el lanzamiento de Marcus Paige y Leslie McDonald (8 de 26 entre los dos, 3 de 13 en triples). La única nota positiva el buen nivel demostrado una noche más por el pívot novato Kennedy Meeks (15 puntos, 9 rebotes). Ante Clemson UNC mostró una mejor imagen (80-61).

BIG EAST

Villanova pagó el pato de la exclusión de Creighton de la lista de los mejores (68-96). Los Bluejays acribillaron al flamante número 4 desde la linea de 3 puntos, transformando 21 de sus 35 lanzamientos. Los visitantes abrieron el enfrentamiento anotando sin fallo sus nueve primeros triples, rompiendo el partido de salida. Ethan Wragge anotó 9 (27 puntos). Wrage es un alero que vive en la línea. De los 714 lanzamientos que ha realizado en sus cinco años en Creighton, sólo 53 fueron de 2 puntos. Doug McDermott  no faltó a la fiesta con sus 23 puntos (5 triples).

Exhibiciones como estas gustan. Tanto que Creighton batió el récord de público de su pista. 18.859 personas vieron como los locales vencían a Georgetown (76-63) y se consolidaban en el liderato de la conferencia por delante de una Villanova que se desquitó venciendo a Marquette (85–94).  Aunque para ello necesitó una prórroga, 30 puntos de James Bell y 20 de Ryan Arccidiano y Darrun Hillard.

Con anterioridad Marquette había vencido precisamente a Georgetown y tambien tras una prórroga (72-80), en un duelo entre dos históricos de la NCAA venidos a menos. Los Hoyas, que han perdido para el resto de la temporada a su pívot Joshua Smith por motivos académicos, vivieron casi exclusivamente de la aportación de Markel Starks (28 puntos) y D’Vauntes Smith-Rivera (24 puntos). El ataque de los Golden Eagles estuvo más equilibrado, con 5 jugadores anotando en dobles figuras.

BIG TEN

Michigan (21 del ránking y subiendo) cerró sus 7 días de gloria con una victoria ante el tercer equipo de la lista, Michigan State (75-80). Nik Stauskas (19 puntos), volvió a ser el hombre clave de los Wolverines. Primero, a falta de 4 minutos para el final, calmando a su entrenador John Beilein y evitando así que los árbitros le pitasen una técnica cuando el partido estaba igualado. Y poco después, clavando el triple que ponía por delante a su equipo. Derrick Walton Jr (19 puntos, 6 rebotes, 4 asistencias) remató la faena con 10 puntos en los 3 minutos finales.

Por los Spartans destacó Gary Harris con su mejor marca personal 27 puntos, pero estuvo muy solo en un equipo diezmado por la lesiones. Keith Appling (10 puntos y 10 asistencias) jugó mermado con dolor de espalda y una muñeca lesionada (3 de 11 en el lanzamiento). Los de Tom Izzo no pudieron contar con su musculo interior. A la baja de Adreian Payne (lleva 5 partidos fuera por una fascitis plantar) se unió la de Branden Dawson, que se fracturó la mano esta semana tras golpear la mesa durante una sesión de vídeo (estará de 4 a 5 semanas de baja).

Michigan se había desecho previamente de Ia décima de la lista Iowa (75-67) tras haber vencido a Wisconsin la semana anterior. Los Wolverines han aprendido a vivir sin Mitch McGary.  Nik Stauskas había asumido el liderazgo (26 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias) secundado por Glenn Robinson (14 puntos, 9 rebotes). Por los Hawkeyes Obaseni aguantó el equipo en la primera mitad (15 de sus 17 puntos) ante el letargo de un Aaron White (17 puntos, 7 rebotes, 4 asistencias) que no despertó hasta la segunda parte encadenando 14 puntos consecutivos de su equipo que Michigan supo responder. A Iowa le faltó algo más de Roy Devyn Marble (13 puntos con una serie de 3 de 9 en los lanzamientos de campo) para ganar.

Michigan State, por su parte, vio en su partido anterior como Indiana les plantaba cara  (71-66). Los locales se aferraron a la buena segunda mitad de Gary Harris (20 de sus 24 puntos en esta mitad), siendo protagonista junto con el luego lesionado Branden Dawson en un parcial de 21 a 6 que los Hoosiers no pudieron contrarrestar. El base visitante Yogi Ferrell también subió el nivel en la segunda parte, anotando 14 de sus 19 puntos, pero a diferencia de en la victoria ante Wisconsin, esta vez no bastó.

Wisconsin salió de su dinàmica negativa. Tras haber encadenado tres derrotas consecutivas, se reencontró con la victoria ante Purdue (58-72). Bo Ryan pidió a sus jugadores más agresividad a la hora de atacar la canasta rival. Y sus hombres le respondieron forzando 33 tiros libres (en las derrotas ante Indiana, Michigan y Minnesota sumaron entre las tres 41 lanzamientos de personal). Todos sus titulares llegaron a la decena de puntos liderados por los 16 de Frank Kaminsky que sólo jugó 23 minutos por su problemas, precisamente, con las faltas.

Los Badgers venían de perder ante Minnesota (81-68). El trabajo del otro Pitino, Richard, sigue dando sus frutos en los Golden Gophers. Ni siquiera la lesión de una de sus piezas claves, Andre Hollins, a los 16 segundos de juego pudo frenarles. Las dos rápidas personales de la torre visitante Kaminsky en 2 minutos y medio de juego compensó la situación. Mo Walker (18 puntos, 9 rebotes) abusó de su sustituto, Nigel Hayes, mientras Deandre Mathieu completaba el trabajo desde el exterior (18 puntos). Este partido nos dejó uno de los pòsters de la semana, a cargo de Austin Hollins precisamente sobre Hayes.

Ohio State (número 17) siguió hundiéndose sumando su cuarta derrota consecutiva, la última ante la débil Nebraska (68-62). Terran Petteway lideró a los Cornhuskers con 7 puntos en los 2:22 finales, y 13 de sus 18 en la segunda mitad. Nebraska sobrevivió a un pésimo inicio del segundo período. De entrada, con 7 pérdidas de balón en sus primeras nueve posesiones. Y luego, con una sequía anotadora de 6 minutos.

El mal momento de los de Thad Matta queda demostrado porque, además de no aprovechar la flaqueza del rival, encajaron a continuación un parcial de 18 a 7 que les hizo entrar en el último minuto 10 abajo en el marcador. La última victoria de los Buckeyes, antes de su caída libre, por 31 puntos de margen, había sido el 4 de enero ante esta misma Nebraska.

Los Buckeyes rompieron al fin su racha de derrotas ante Illinois (62-55). Ohio State no tuvo el triunfo en la mano hasta que un 2+1 de LaQuinton Ross (18 puntos) y un triple de Lenzelle Smith (16 puntos, 5 rebotes) les pusieron 8 arriba a falta de 1:21. Los de Thad Matta también recuperaron buenas sensaciones defensivas. Es todo un mérito dejar sin anotar a Rayvonte Rice, que lleva una media de 17,4 puntos, por primera vez esta temporada. Rice se fue hasta los 20 puntos en su siguiente partido, pero no pudo evitar una nueva derrota de los Fightin Illini, esta vez ante Indiana (56-46). Yogi Ferrell volvió a despertar en la segunda mitad.

Nebraska, por su parte, venció a Minnesota (82-78) gracias a otro gran partido de Petteway (35 puntos). El enfrentamiento fue un duelo anotador entre el jugador de los Cornhuskers y el base rival Malik Smith. El base, titular a causa de la baja por lesión de Andre Hollins, se fue hasta los 29 puntos, con un 8 de 12 en triples.

BIG 12

Kansas (número 8) siguió con su mejoría, sumando su quinta victoria consecutiva a costa de una deprimida Baylor (78-68). Wiggins sigue sin encontrar su tiro, pero llegó hasta los 17 puntos gracias a su fiabilidad en los tiros libres (10 de 12). Los Jayhawks han aprendido a sobrevivir a los días flojos de su novato estrella. Su defensa les brindó un parcial de 14 a 2 decisivo en una segunda mitad en la que Perry Ellis anotó 16 de sus 18 puntos. Wiggins brilló ante Texas Christian University (69-91) con 27 puntos, su mejor marca personal.

La número 11 Oklahoma State tuvo que improvisar para vencer a West Virginia (81-75) a causa del mal partido de Marcus Smart . Los Mountaineers plantearon un enfrentamiento muy físico y consiguieron sacar de sus casillas al base, eliminado por faltas tras 25 minutos en pista y con sólo 4 puntos en su haber (Smart se disculpó via twiter por su mala actuación). Con Phil Forte también muy fallón (una serie de 2 de 12 en el lanzamiento) los Cowboys se encomendaron a los 29 puntos y 9 rebotes de Le’Bryan Nash, ayudado por los 15 y 10 de Markel Brown que además nos dejó un espectacular 360.

Los jugadores de Iowa State, descendida hasta el lugar 16 de los EEUU, mantuvieron una reunión sin presencia de entrenadores para intentar encauzar la situación después de tres derrotas consecutivas. Para ellos, el retorno a la disciplina de Bubu Palo (con la oposición de los órganos rectores del centro), apartado hasta que fue retirada una acusación de agresión sexual contra el base, no supone ninguna distracción. La universidad, por su parte, estaría encantada con la marcha del base a otro equipo.

La reunión parece que fue efectiva, y Iowa State superó a la número 22 Kansas State (81-75). Los Cyclones recuperaron su acierto desde la línea de 3 puntos (9 de 18), pero las aguas aún no han vuelto por completo a su cauce. Tras llegar al descanso 12 arriba, Iowa State vió como los Wildcats le igualaban el enfrentamiento. A 36 segundos del final Melvin Ejim (20 puntos, 9 rebotes, 3 recuperaciones, 3 tapones) desvió el lanzamiento triple con el que Shane Southwell quería empatar a 76. Poco después, dos tiros libres del alero supusieron el 79 a 73 a falta de 23 segundos.

La retornada al ránking Kansas State venía de caer en Texas (67-64) con un triple de Jonathan Holmes sobre la bocina. Fue un duelo igualado hasta el final ejemplificado en la lucha bajo los aros del local Cameron Ridley (18 puntos, 6 rebotes, 3 tapones) y el visitante Thomas Gipson (24 puntos, 5 rebotes). Javan Felix anotó 4 puntos importantes en la recta final para los Longhorns, pero falló dos tiros libres a falta de 12 segundos que hubieran sentenciado el encuentro. Por suerte para él, Holmes acertó.

No fue la única victoria de Texas esta semana ante un equipo del ránking. Los Longhorns también fueron superiores a la número 24 Baylor (60-74). Con el liderazgo del freshman Isaiah Taylor (29 puntos) y Jonathan Holmes (14 puntos, 8 rebotes), Texas encadenó tres triunfos consecutivos ante equipos del Top 25, tras haber superado la semana anterior a Iowa State. Una semana negra para Baylor, que ha caído ante Kansas y Texas. Los Bears tienen un pie y medio fuera de los lugares de privilegio del baloncesto universitario.

PACIFIC 12

Arizona sigue firme por séptima semana en lo más alto de la tabla. Los Wildcats se mantuvieron invictos tras 19 partidos derrotando a Colorado (69-57). A los seis minutos de partido ya ganaban de 14, a pesar de que no fue su noche en los triples (3 de 15). Lo compensaron con 44 puntos en la pintura, y su habitual exhibición de mates. Ante Utah State tampoco estuvieron inspirados, pero un parcial de 14 a 2 a 11 minutos del final les bastó para ganar (65-56). Colorado volvió a caer ante Arizona State (72-51).  Los Buffaloes van a echar mucho de menos a su lesionada estrella Spencer Diwinddie.

Oregon al fin acabó con su mala tanda de resultados. Después de 5 derrotas consecutivas, los Ducks volvieron a ganar. Lo hicieron ante Washington State (44-71), el último de la conferencia, y con 20 puntos de Jason Calliste saliendo del banquillo.

SOUTHEASTERN CONFERENCE

Michael Frazier II (18 puntos) apareció en los momentos claves para la número 6 Florida. Al filo del descanso con un triple y tiro libre addicional que permitía a los Gators dominar a Alabama 26 a 33 camino del vestuario. En la segunda mitad, con dos triples consecutivos, para que la ventaja de su equipo subiera hasta los 10 puntos. Los de Billy Donovan tuvieron suficiente con su inspiración y el acierto en los tiros libres en el último minuto (8 de 10) para mantener a raya a Alabama (62 – 68).

En su siguiente cita los Gators vencieron a Tennessee (67-41) gracias a una excepcional defensa sobre los anotadores de los Volunteers. Florida dejó a Jordan McRae, que venia de anotar 34 puntos ante Arkansas, en 5 y convirtiendo sólo 1 de sus 15 lanzamientos a canasta. Únicamente los interiores de Tennessee estuvieron acertados en ataque. Jarnell Stokes consiguió 16 puntos y 10 rebotes, y Jeronne Maymon, 8 y 7. Por los vencedores, Frazier destacó de nuevo con 17 puntos.

OTRAS CONFERENCIAS

La número 5 Wichita State sigue con paso firme en la Missouri Valley Conference. Esta semana llegó a las 21 victorias después de deshacerse de Illinois State (55-70) y Drake (61-78). Ante el nivel de los rivales de su conferencia, parece difícil que los Shockers pierdan algun partido antes del “March Madness”. Tekele Cotton nos dejó otro de los pósters de la semana.

El líder de la Mountain West y séptima del ránking AP San Diego State sufrió más de la cuenta ante Utah State (69-74). En la prórroga apareció su hombre más fiable, Xavier Thames, para anotar 10 de sus 31 puntos. Suyo fue el triple que ponía a su equipo 4 puntos arriba a falta de 50 segundos. Los Aztecs son el equipo más eficaz en defensa. Referenciando la anotación rival a 100 posesiones, sólo permiten 82,8 puntos.

El marcador quedó temblando después de las tres prórrogas que disputaron Portland y Brigham Young University. Ganaron los locales 114 a 110 después de remontar una desventaja de 8 puntos en el segundo período extra. Tyler Haws, de BYU, igualó el récord anotador de esta temporada con 48 puntos (Aaric Murray lo hizo en 40 minutos). Matt Carlino, desde el banquillo, le secundó con 25 puntos, 9 asistencias y 7 recuperaciones. Por los Pilots, los más destacados fueron el holandés Thomas van der Mars y Bobby Sharp con 27 puntos.

BYU cayó ante el sólido líder de la West Coast Conference, Gonzaga (84-69). Sam Dower les machacó desde dentro (18 puntos) y Kevin Pangos desde fuera (24 puntos con 6 triples de 10 intentos). Los Cougars, el segundo equipo más anotador de la Division I, pagaron su día aciago en los lanzamientos de 3 puntos. Solo transformaron 2 de los 11 que intentaron, quedándose en la mitad de su porcentaje habitual. Tyler Haws a lo suyo, 23 puntos.

En otra exhibición anotadora, Billy Baron de Canisius se fue hasta los 38 puntos en la victoria sobre Marist (78-65). Y llegamos al póster más desequilibrado de la semana. Mamadou Ndiaye, de UC Irvine, el jugador más alto de la NCAA con 2,26, hace un mate sobre Landon Drew (1,85, Cal State Northridge) que, optimista él, salta para intentar evitar la canasta. Lo que sobra es la palmadita condescendiente de Ndiaye en el pecho del rival.

versión íntegra del artículo publicado en http://www.encancha.com, enero 2014

ProBasketballTalk | NBC Sports

NBA news, video, analysis and more

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: