Tag Archives: Mario Chalmers

Finales NBA: El día que Lebron afinó la puntería

22 Jun

El séptimo y definitivo partido de las finales de la NBA del 2013 entre los Miami Heat y los San Antonio Spurs estuvo lleno de nervios, fallos e imprecisiones, como no podía ser de otra manera. Si en los anteriores enfrentamientos uno de los dos equipos siempre tenía algo que ganar, en este los dos conjuntos se lo jugaban todo a una carta, sin red de seguridad. O la alegría más absoluta o el sabor amargo de la derrota. Sin términos medios.

Durante el primer cuarto Lebron James seguía intentando anotar acercándose a la pintura, pero Leonard y Diaw no se lo permitían. Los Spurs tampoco estaban acertados cara a canasta, pero las acciones de Duncan y el trabajo en el rebote ofensivo de un Leonard sensacional les daban aire. Dos triples consecutivos de Battier permitieron a los Heat cerrar este período con dos puntos de ventaja, 18 a 16.

El segundo cuarto comenzó con un nuevo triple de Batier, pero los Spurs recortaron diferencias. No era la noche de Chris Bosh en ataque (acabó el partido con 0 puntos), y sus problemas de faltas le enviaron al banquillo. Los dos equipos defendían con intensidad, lo que eliminó la circulación de balón. Así que el partido entró en una fase de guerra de guerrillas en la que cada uno hacía la guerra por su cuenta. Dwayne Wade sostenía el marcador de los Heat.

Lebron cambia de táctica

En una serie tan larga como ésta, es difícil que los equipos se guarden alguna sorpresa para última hora. Los ases ya están todos sobre la mesa. Y sin embargo, a Miami aún le quedaba uno bajo la manga. A 5:32 para el descanso Lebron James, libre de marca, anotó un triple. Tres minutos después, otra vez solo, anotó otro desde la esquina. Y los Heat cambiaron su planteamiento. Durante todas las series, su gran estrella no había encontrado el camino para penetrar a canasta. Ya no lo iba a buscar más. A partir de ahora, James era un tirador.

Si en los seis enfrentamientos anteriores de la serie se había mostrado totalmente ineficaz lejos de la pintura, en el momento de la verdad recuperó la confianza y el acierto fuera de la zona. La inmensa mayoría de sus canastas en este encuentro son exteriores. Y las que son interiores llegan en los dos primeros cuartos. Antes de su primer triple.

Tras una primera parte igualada, en el tercer cuarto no se rompió el marcador pero si varió la dinámica del partido. Wade y James habían asumido todo el peso del ataque local. Hasta el extremo que de los 54 puntos del equipo en el segundo y el tercer cuarto, 34 fueron obra de esta pareja, con tres triples más de Lebron James tras el descanso (estadística maquillada por sus compañeros con dos triples en el último minuto del tercer cuarto de Battier y Chalmers, sino las cifras hubieran sido 34 de 48).

De hecho, sólo Lebron James (37 puntos), Dwayne Wade (23 puntos), Shane Battier (18 puntos), Mario Chalmers (14 puntos) y Chris Andersen (3 puntos) anotaron para los Heat en este último duelo de las Finales de la NBA. Casi todos los puntos de los Heat vinieron de los jugadores exteriores. El small ball en su máxima expresión.

Por los Spurs Leonard seguía manteniendo un excelente nivel, acosando los aros en busca de rebotes (16 en total, 4 en ataque). En defensa, sin embargo, la nueva táctica de James le había pillado a contrapié, al igual que al resto del equipo. Parker no tenía la chispa de siempre, lastrado por la amenaza de una lesión muscular que podía producirse en cualquier momento (sus 10 puntos fueron todos en la primera parte). Y Daniel Green, la figura tejana en los tres primeros partidos de la serie, estaba desaparecido (acabó con 1 de 12 en lanzamientos de campo). El tercer período acabó 72 a 71 después de un triple sobre la sirena de Mario Chalmers. 

La hora de los valientes

En el último cuarto de la temporada 2012-13 de la NBA siguió la guerra de nervios. Spoelstra reclamó a los suyos la mejor defensa de la temporada. Y para ello mantuvo de salida en pista a Chris Andersen. Battier inauguró los 12 minutos finales con un nuevo triple. Los Spurs empezaban a perder balones (2 de Ginobili en esta fase, 4 en el cuarto) y los Heat abrieron una brecha de hasta 6 puntos de ventaja con James martilleando desde los 5-6 metros y Battier desde la línea de tres puntos. Pero un triple de Leonard puso el 90 a 88 en el marcador a falta de 2 minutos.

Popovich puso en pista a su cinco de gala: Parker, Ginobili, Green, Leonard y Duncan (a pesar del mal momento de los tres primeros). Spoelstra no atendió a nombres sino a rendimiento. Battier (6 de 8 en triples) siguió en pista en lugar de Ray Allen. Junto a él, Chalmers, Wade, Lebron y Bosh (decisivo en rebote y defensa en los momentos clave del sexto partido).

 Los nervios se hicieron muy presentes en la pista en forma de tiros fallados, imprecisiones y pelotas perdidas. Duncan falló un gancho para empatar a 90. Pudo remediarlo palmeando su propio rebote pero tampoco acertó. Y entonces llegó el momento del héroe que hizo los últimos méritos que necesitaba para ser elegido MVP de las Finales por segundo año consecutivo.

Lebron James con una nueva suspensión anotó el 92 a 88. En la siguiente jugada de los Spurs Ginobili entró a canasta y, muy bien cerrado por Bosh, intentó pasar la pelota a Duncan. James, muy atento, interceptó el pase. Falta rápida del ala pívot de los Spurs y dos tiros libres anotados por la figura de los Heat que prácticamente sellaban el resultado a 23 segundos del final. El marcador definitivo fue 95 a 88.

Al final del último partido de la temporada Greg Popovich abrazó muy afectuosamente a su rival de los Heat, Erik Spoelstra. Incluso bromeó con los asistentes rivales. Eso es saber encajar la derrota con estilo, a pesar de no tener práctica. Es la primera final de la NBA que pierden los Spurs.

Y Lebron cumplió su doble objetivo

En el artículo “Los antitelevisivos Spurs de San Antonio”, del dia 8 de junio, señalaba que Lebron James se enfrentaba a un doble reto. Después que los Heat perdieran el primer partido de esta serie, la estrella debía remontar tanto en lo deportivo como en lo referente a las audiencias de televisión. Del aspecto deportivo ya hemos hablado. Respecto a las audiencias, el séptimo partido de las Finales de la NBA fue seguido por una media del 17,7% de los hogares de los Estados Unidos de América, el segundo más visto de los últimos 15 años. La audiencia media de estas series ha sido la mejor de las tres finales consecutivas disputadas por los Miami Heat.

 

publicado en www.encancha.com, junio 2013

Heat – Spurs, las finales empatadas a 3 victorias

20 Jun

Las series finales de la NBA están empatadas a 3 victorias después de las victorias de los Spurs en los partidos impares (1,3 y 5) y de los Heat en los pares. En este artículo repasaremos los tres últimos encuentros de una final que mejora noche tras noche.

Cuarto partido: Spurs 93 – Heat 109, 12% audiencia

 Greg Popovich puso de salida a dos hombres altos, Duncan y Splitter. Pero en la primera posesión de los Heat Wade forzó falta del brasileño. El entrenador de los Spurs lo sustituyó por Gary Neal, renunciando a su planteamiento. Los Spurs salieron en tromba con un Tony Parker inspiradísimo, y se escaparon de 10 en el marcador. Pero a la que fue sustituido por Cory Joseph la ventaja se esfumó. Cuando el francés volvió a la pista, su equipo perdía de 4.

 La defensa de los Spurs siguió centrada sobre James, pero apareció el mejor Wade de los últimos tiempos, con sus cambios de dirección y sus tiros desde la media distancia. Bosh también estuvo inspirado desde los 5-6 metros. La defensa de los Heat, escarmentada de la derrota anterior, puso mucha atención en los pases a los tiradores rivales, lo que les permitió cortar bolas y correr. El juego perfecto para que Lebron James se luzca.

 Los Spurs empezaron el segundo cuarto con Parker y Duncan en el banquillo, permitiendo que el equipo de Miami consiguiera 10 puntos de ventaja. No era la noche de Splitter, que recibió 2 tapones. Popovich, sin recambio para sus estrellas, volvió al esquema de dos altos con Boris Diaw. Los Heat sufrían para controlar su rebote defensivo y los Spurs empataron. Aunque uno de los dos altos tuviera que emparejarse con Wade en defensa.

 Los Spurs volvieron a jugar con cuatro bajitos a mediados del tercer cuarto, y los Heat se fueron de nuevo en el marcador. Para cuando Popovich quiso volver a poner centímetros en pista, era tarde porque Wade le había cogido el truco al esquema y se lo destrozó totalmente. Y eso que Lebron James estaba exhausto en el banquillo. Cuando King James se incorporó de nuevo al juego, el resultado estaba decidido, con 85 a 98 a 5 minutos y medio del final. 90 segundos después, las figuras de San Antonio se sentaron en el banquillo para no volver a entrar más.

El dominador del cuarto partido de la serie fue Dwayne Wade. Aunque Lebron James anotó un punto más que él, cada uno de los 32 de Wade valen su peso en oro. La actuación del escolta en defensa también fue espectacular, con 6 pelotas recuperadas.

Quinto partido: Spurs 114 – Heat 104, 11,4% de audiencia

Si en el cuarto partido asistimos al resurgimiento de Dwayne Wade, en el quinto de la serie el resucitado fue Ginobili. Con la defensa de los Heat empeñada en anular a Parker y Duncan, y sin quitarle un ojo de encima a Green, el francotirador tejano, el argentino fue el designado por Popovich para coger la batuta del ataque de los Spurs penetrando con agresividad. El inicio del primer cuarto fue una declararación de intenciones. De los 15 primeros puntos de los locales, 7 son de “Manudona” y 6 más llegaron fruto de 3 asistencias suyas.

El equipo de San Antonio abrió brecha en el marcador en el primer cuarto, que acabó 32 a 19, con una estructura en pista de dos jugadores interiores (Diaw con Duncan, o Diaw con Splitter). Los Heat llevaron el small ball al extremo. Bosh lo jugó prácticamente todo, con pequeños relevos de Haslem para darle descanso. Segundo partido consecutivo sin minutos para Chris Andersen y Joel Anthony jugando los de la basura.

Los Spurs aprovecharon una racha de 3 triples de Green para irse en el marcador, 45 a 28. Pero Los Heat aún no estaban maduros y remontaron. Con los de Spoelstra comiéndole terreno, el entrenador local sentó a Diaw y Leonard. Lebron James dominó a Green y empezó a entrar en el partido. Popovich tuvo que deshacer rápidamente el cambio para evitar males mayores. Hasta final de partido, James fue defendido siempre por Leonard o Diaw.

En el tercer cuarto, con un Wade muy inspirado, los de Miami remontaron hasta uno abajo en el marcador, 75 a 74. Los Spurs respondieron con un parcial de 19 a 1 en los tres minutos finales de cuarto y los 2:30 iniciales del último periodo, con un nuevo festival de Ginobili. Ni Ray Allen ni Norris Cole pudieron frenarlo. Con la defensa de los Heat hecha un lío, apareció Parker para controlar el resultado y echarle el cerrojo al partido.

Sexto Partido: Heat 103 – Spurs 100, 14,7% de audiencia

Los Heat, escarmentados de partidos anteriores, centraron su interés defensivo sobre Parker como creador de todo el juego de ataque de los Spurs (Lebron en persona asumió la tarea), y sus tiradores, que tanto daño les han hecho durante la serie. El gran beneficiado de esta disposición fue Tim Duncan, que dejó de ejercer de distribuidor del segundo pase para ser finalizador. 25 puntos al descanso, 11 de 13 en lanzamientos de campo. Spoelstra, después de dos partidos sin darle minutos, volvió a confiar en Chris Andersen para defenderle. Sin resultado inmediato porque Popovich rehusa el duelo.

Los Spurs siguieron negándole espacios interiores a Lebron James, absolutamente ineficaz desde la media distancia y poco pródigo a buscar el triple. Por suerte para los locales, Chalmers recuperó su punteria y Battier se parecía al de las Finales de la pasada temporada. Wade y Bosh, discretos en esta fase del encuentro. Alternancia en el marcador hasta que en el tercer cuarto despertó Parker. San Antonio llegó a tener 13 puntos de ventaja en el tercer cuarto.

Y por fin apareció Lebron James. 14 puntos con 3 de 12 lanzamientos de campo en los primeros 36 minutos. 16 puntos en el último cuarto. Los Heat pudieron correr, y un Lebron al fin decisivo en la serie encontró el camino hasta las proximidades del aro rival después que Popovich centrase su atención defensiva en los tiradores locales tras dos triples de Mike Miller y Mario Chalmers. Miami disfrutó de ventaja en el marcador hasta que Parker volvió a aparecer. Un triple, un robo de pelota y una canasta de dos del base francés pusieron por delante de nuevo a los Spurs.

Lebron James estuvo a punto de pasar de salvador a villano. Con las pulsaciones a tope, perdió dos pelotas en ataque que le podrían haber costado el título a su equipo. Popovich también tomó decisiones discutibles. Decidió que en las últimas jugadas Duncan sólo jugase en ataque, subtituyéndolo por Diaw en defensa. Lebron intentó un triple (un auténtico melón), pero el rebote en ataque fue para Mike Miller (Bosh estaba en el banquillo). Lebron anotó el triple a la segunda.

Kahwi Leonard tuvo dos tiros libres para sentenciar la final a 20 segundos, con 92 a 94 en el marcador. Falló uno. Con 92 a 95 Lebron James erró otro triple, pero el rebote ofensivo de Chris Bosh permitió a Ray Allen forzar la prórroga con un triple increible. Porque Parker falló con el tiempo agotándose. Tras una prórroga igualada se acabaron imponiendo los locales con un tapón monumental de Chris Bosh a Daniel Green.

 ¿Debería haber estado Duncan en pista para asegurar esos dos rebotes? Popovich quería que sus jugadores pudieran hacer cambios sin problemas en los bloqueos para evitar tiros librados. Por eso puso a Diaw, un jugador con más movilidad. Renunciando a asegurar su rebote. Prefería poner más énfasis en impedir que sus rivales anotaran el triple. En ese caso, ¿Por qué no ordenó hacer falta y conceder 2 tiros libres para evitar el lanzamiento de tres puntos? Preguntado por ello en rueda de prensa, dijo “nosotros no lo hacemos”. Pues tal vez de haberlo hecho, ahora tendría 5 anillos de campeón de la NBA.

Los Heat incluso podrían haber ganado el partido antes de la prórroga. Mientras los árbitros comprobaban en video que el lanzamiento de Ray Allen era de tres puntos, Tim Duncan volvió a entrar en pista para jugar la última posesión. Él sirve la pelota desde la línea de fondo para Tony Parker. Según el reglamento NBA, no se pueden hacer cambios mientras los colegiados miran el video. Si el entrenador de los Spurs quería hacer el cambio debería haber detenido el partido con un tiempo muerto, pero no le quedaban más. Esta infracción se castiga con técnica. Es decir, tiro libre y posesión para Miami.

Si los Spurs de San Antonio se hubieran impuesto en la prórroga, los Heat podrían haber impugnado el resultado. Una enorme confusión, con un campeón celebrándolo sobre la cancha y un grupo de ejecutivos superados por la situación intentando solucionar un lío de dimensiones mayúsculas. Por suerte para la NBA, Bosh le clavó el tapón a Green en la última posesión de la prórroga.

 

publicado en www.encancha.com, junio 2013

 

ProBasketballTalk | NBC Sports

NBA news, video, analysis and more

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: