Tag Archives: knicks

NBA: el esperado draft del 2014

28 Jun

La madrugada del jueves al viernes tuvo lugar el draft más esperado de los últimos años. En este artículo te damos las principales claves de la lluvia de talento que la NBA disfrutará a partir de la próxima temporada.

Al final, no hubo sorpresas en el draft y los Cleveland Cavaliers eligieron como abanderado de la promoción del 2014 a Andrew Wiggins. Los Cavs fueron los primeros en escoger por segunda temporada consecutiva, y por segunda eligieron a un jugador de nacionalidad canadiense. Los Cavaliers esperan no equivocarse esta vez, tal como hasta ahora parece que hicieron con Anthony Benett.

Wiggins ha hecho una buena temporada en su año freshman en Kansas, con algunas noches memorables y otras no tanto. Lo típico en un jugador joven. En Cleveland esperan que aporte al equipo desde el primer día, gracias a sus dotes atléticas que lo convierten en un jugador ideal para un juego en transición que será alimentado por el gran base Kyrie Irving . En cuanto supere la irregularidad en su tiro, este chico iniciará su camino hacia el estrellato en un equipo joven pero provisto de buenos jugadores y que aspira a fichar a Lebron James (como media liga). Si no llega el Rey, hay bloque para cumplir una buena temporada.

Los Milwaukee Bucks se hicieron con los servicios del alero freshman de Duke Jabari Parker. Con un físico robusto, una muñeca bien calibrada y buenos movimientos de aproximación a canasta, este hijo de exjugador NBA (como Wiggins) está preparado para amortizar el coste de su salario desde el primer día. Esta elección ha hecho felices a dos jugadores.

A Wiggins. que se salió con la suya siendo el número 1. Y a Parker, que no quería ir a Cleveland (los rumores apuntan que se dejó ir en su entrenamiento privado para la franquicia que tenía el privilegio de la primera elección). En los Bucks, un equipo sin figuras, Parker tendrá el terreno abonado para llevar las riendas del juego. Las elecciones de segunda ronda de esta franquicia, el ala pívot Johnny O’Bryan y el alero Lamar Patterson, pueden ser una agradable sorpresa si se les da confianza.

Los Sixers juegan con fuego

En Filadelfia siguen apostando por el riesgo, o mirando hacia un futuro que sólo ellos ven. Hace dos temporadas, dejaron ir a su entonces estrella Andre Iguodala a cambio de Andrew Bynum, un pívot con una lesión de rodilla que se pasó la temporada en blanco. El curso pasado reincidieron, cambiando a su mejor jugador (J’rue Holiday) por un pívot rookie que se había lesionado la rodilla (rotura de ligamentos) jugando en la NCAA (Kentucky) y que aún no ha debutado como profesional. Y este año, con el número 3 del draft, han apostado por Joel Embiid, el pívot que apuntaba a número 1 del draft hasta que fue operado de una fractura por estrés en el pie. Esta lesión le mantendrá fuera de las canchas de 4 a 6 meses.

Tras un cambio con los Orlando Magic, el equipo de Filadelfia se ha hecho también con los derechos de la gran perla europea del momento, el croata Dario Saric. Este ala pívot acaba de renovar con la Cibona, y ha manifestado que hasta dentro de dos temporadas no tiene previsto cruzar el océano. Así que los Sixers tendrán que tirar de lo que han conseguido en segunda ronda, que no ha sido poco: el alero pequeño K.J. McDaniels, el alero de grandes condiciones atléticas Jerami Grant, el base serbio Vasilije Micic, el escolta anotador Jordan McRae y los derechos sobre el base Pierre Jackson. Grant y McRae parecen ya preparados para el reto. No creo que la siguiente temporada vaya a ser la del despegue de los Sixers.

En el canje con el equipo de Filadelfia, los Magic se han hecho con los servicios de una de las revelaciones de la temporada NCAA, el base Elfrid Payton (10) de la modesta universidad de Louisiana-Lafayette. Previamente, la franquicia de Orlando había seleccionado con el número 4 a Aaron Gordon. Este ala pívot no ha conseguido realizar la transición a alero en su única temporada en la Universidad de Arizona, aunque ha destacado por sus condiciones físicas y su capacidad defensiva.

En el segundo equipo de Florida buscan potenciar el atleticismo de su plantilla, un camino que iniciaron con la selección de Victor Oladipo en el draft del 2013. Han traspasado a su anotador exterior, el veterano Arron Afflalo, pero sin perder potencia de fuego, ya que a cambio han conseguido al tirador rookie Roy Devin Marble (segunda ronda). Los Magic tienen un buen y barato bloque de jugadores con calidad y sacrificados en su trabajo, ahora sólo les falta una estrella para ponerle la guinda al pastel.

El top 5 del draft más esperado de los últimos años lo completa el australiano Dante Exum, seleccionado por los Utah Jazz que así añaden más juventud a su plantilla. Exum , a mitad de camino entre las posiciones de base y escolta, cubrirá desde el banquillo a Trey Burke y Alec Burks. En un equipo con unas pésimas prestaciones defensivas en la temporada pasada, el hijo de un excampeón NCAA con la North Carolina de Michael Jordan y James Worthy deberá colaborar cerrando su aro. Si no mejoran, Gordon Hayward (agente libre restringido) se plantearía cambiar de aires, y su marcha podría romper los planes de la franquicia. Con el número 23 los Jazz también eligieron al tirador James Young. Más refuerzos para el perímetro.

Una elección muy especial

Isaiah Austin es un pivot de 2,15 con una triste historia a sus espaldas. A lo largo de su carrera universitaria ha disputado todos sus partidos con gafas. Hasta esta pasada temporada decía que era para protegerse los ojos, porque todos los golpes le iban a parar a esa zona. En su segundo y último curso en Baylor, Austin (sobrino del exNBA Ike Austin) desveló el secreto: en su infancia recibió en su ojo derecho el impacto de una bola de béisbol. Como consecuencia, sufrió un desprendimiento de retina que le hizo perder la visión en ese ojo. Múltiples operaciones no resolvieron el problema, y el jugador ha acabado con una prótesis.

A pesar de este grave problema que le resta profundidad de campo a su visión, Austin ha destacado como triplista (con buenos porcentajes para un jugador de su altura). Y luchaba por hacerse un sitio en la NBA. Hasta que pocos días antes del draft se hacía público que padece el síndrome de Marfan. Esta extraña enfermedad genética afecta al esqueleto, los pulmones, los ojos, el corazón y los vasos sanguíneos, y en los casos más graves puede ser mortal. Adiós a la carrera profesional de un joven que apuntaba a ser elegido en segunda ronda.

La Liga tuvo un bonito detalle con él. Entre las elecciones 15 y 16, el comisionado Adam Silver tomó el micrófono para pronunciar las frases más emocionantes de la noche: “Como los demás jóvenes que están aquí esta noche, Isaiah se entregó a trabajar duro para tener una carrera como jugador profesional y nos queremos asegurar que pueda cumplir al menos una parte de ese sueño. Dejadme que tenga el gran placer de decir que con la próxima elección del draft de 2014, la NBA elige a Isaiah Austin, de la Universidad de Baylor”. Austin, a quien le han propuesto entrar en el cuerpo técnico de su universidad, pudo al menos ser seleccionado en el draft.

 

Comienza la carrera por Lebron y Melo

El 1 de julio se abre el período de los agentes libres. A partir de esa fecha los equipos pueden empezar a negociar con los jugadores sin equipo para incorporarlos. Ese es el día en el que algunas estrellas de la Liga pueden decidir si ejecutan la cláusula de su contrato que les permite darlos por finalizados o permanecen en sus actuales conjuntos. Entre los dos más destacados que tienen esta opción, Lebron James y Carmelo Anthony.

Los Miami Heat son conscientes de que a su estrella no le faltarán ofertas. Y de que el equipo necesita una remodelación a fondo tras su actuación en las últimas finales. James había dicho que el jugador de este draft que más le gustaba para los Heat era el base de Connecticut Shabazz Napier, campeón y jugador más valioso de la Final de la NCAA.

El problema es que los Heat tenían la elección número 26. Y en la 24, los Hornets se les adelantaron. La gerencia se pudo rápidamente manos a la obra, y convencieron a la franquicia de Charlotte de aceptar un canje a cambio del escolta P.J. Hairston, un escolta fogueado en la D-League después de ser expulsado de North Carolina a causa de las malas compañías. Los Heat consiguieron darle a Lebron lo que pedía. Punto para ellos.

El segundo punto puede llegar con las decisiones de Dwayne Wade, Chris Bosh y Udonis Haslem de poner fin también a sus contratos. Pero no con la idea de cambiar de ciudad, sino de rebajarse sus sueldos y aportar así más fondos al equipo de Miami para afrontar una renovación más que necesaria. Si esta noticia se confirma, otro punto para ellos. Porque si Lebron se acaba marchando, añadirá la etiqueta de “egoísta” a su perfil biográfico. Y una segunda salida en falso de un equipo tras la que protagonizó de los Cavaliers.

Desde la llegada de Phil Jackson a la gerencia de los Knicks de Nueva York su principal preocupación ha sido asegurarse la continuidad de la estrella del equipo, Carmelo Anthony. En un trueque previo al draft, el ahora ejecutivo envió a los Mavericks a Tyson Chandler y Raymond Felton, obteniendo a su vez a los bases José Manuel Calderón y Shane Larkin, el escolta Wayne Ellington y el pivot Samuel Dalembert (que acaba contrato), más dos elecciones de segunda ronda que se concretaron en el ala pívot Cleanthony Early y Thanasis Antetokoumpo, el hermano de Giannis (Milwaukee Bucks).

El cambio, más allá del posible interés entre los aficionados españoles por el destino de Calderón, no parecía presentar mayor interés. Hasta que se supo que Jackson pretendía fichar a Pau Gasol, a quien ya dirigió en los Lakers, para hacer pareja con Anthony. Y con este movimiento de jugadores abría hueco para hacerle sitio. En su nómina de pívots y en su limitada disponibilidad económica para hacerle una oferta al de Sant Boi de Llobregat. Los Knicks, que no tenían ninguna elección de primera ronda, deberán recurrir a los fichajes de relumbrón si quieren retener a Melo. A pesar de que sólo puedan ofrecerle 4 millones de dólares por temporada al mayor de los Gasol.

Los Lakers, por su parte, no parecen confiar en renovar a su ala pívot (o tal vez no ni siquiera se plantean intentarlo). Y eso explicaría su elección en este draft, con el número 7, de Julius Randle. Las características de este ala pívot son diametralmente opuestas a las de Gasol. Justo de centímetros pero con buena envergadura y excelente juego de pies, duro como una roca y muy vertical en su juego ofensivo, ataca la canasta con decisión buscando siempre acercarse al máximo antes de dejar ir el balón. El equipo californiano pretender cambiar radicalmente su estilo la próxima temporada. La marcha del entrenador D’Antoni fue la primera señal. La llegada de Randle tal vez sea la segunda.

Los Celtics también andan inmersos en un proceso de renovación, y su selección en este draft aviva los rumores surgidos en los últimos días sobre una salida, vía traspaso, del base Rajon Rondo. Con la sexta elección de la noche el equipo de Boston se hará con los servicios de Marcus Smart, un base de un físico exuberante y explosivo, capaz de desarrollar un juego eléctrico. Un jugador de rachas, muy difícil de parar en sus momentos álgidos al que le lastra su irregularidad en el lanzamiento exterior. Unas características muy similares a las del último superviviente de la plantilla que se proclamó campeona de la NBA el año 2008.

Curiosidades del draft

Andrew Wiggins fue el primer canadiense de la noche, pero no fue el último. Sus compatriotas el escolta Nik Stauskas (Sacramento Kings, 8) y el base Tyler Ennis (Phoenix Suns, 18) también fueron elegidos en primera ronda, y el ala pivot Dwight Powell en la segunda (Charlotte Hornets, 45). Habrá que seguir de cerca a Canadá de cara a futuros campeonatos internacionales de selecciones aunque la FIBA haya preferido invitar a Finlandia antes que a ellos de cara al próximo mundial. En breve puede armar un equipo temible.

El primer jugador sénior de los aspirantes a pasar a profesionales fue elegido en la onceava posición. El alero Doug McDermott, quinto anotador histórico de la NCAA, fue seleccionado por los Denver Nuggets y traspasado a los Chicago Bulls. Antes que él, habían sido seleccionados 6 freshman, dos sophomores, 1 júnior y el australiano Exum, que en pocos días cumplirá los 19 años. Nuevamente, los managers de la NBA han preferido las perspectivas de crecimiento a los jugadores más hechos.

En primera ronda han sido 6 los elegidos que no han pasado por alguna universidad norteamericana. A los ya nombrados Exum y Saric hay que añadir el pivot bosnio Jusuf Nurkic (16), el brasileño Bruno Caboclo (la gran sorpresa en el número 20, un jugador anónimo hasta la noche del draft), el suizo Clint Capela (25) y el serbio Bogdan Bogdanovic (27).

En segunda ronda, su presencia también ha sido importante. Del Mega Vizura, club de Belgrado, han sido nombrados 3 jugadores: el pívot Nikola Jokic (41), el base Vasilije Micic (52), y el escolta Nemanja Dangubic (54). A ellos se les unen el pivot del Herbalife Gran Canaria Walter Tavares (43, único representante de la ACB), los franceses Damien Inglis (31) y Louis Labeyrie (57), el italiano Alessandro Gentile (53) y el griego Thanasis Antetokounmpo (51), que esta temporada ha jugado en la Liga de Desarrollo de la NBA. Precisamente éste ha sido el primer draft de la historia con dos jugadores provenientes de la NBA-DL, Antetokounmpo y P.J. Hairston.

En un draft con tanto talento, no había sitio para todos en las primeras posiciones. Así que ya han empezado las especulaciones sobre quienes de estos jóvenes serán los “robos” del draft, aquellos elegidos lejos de los lugares de privilegio y con un rendimiento mejor al de los que les precedieron. Permitidme que no entre aún en un debate tan prematuro, aunque si os dejaré una sensación que me transmite: ojo a la segunda ronda, que puede dar muchas alegrías.

 

publicado en http://www.encancha.com, junio 2014

NBA: El dinero no compra anillos de campeón

19 May

En un marco tan competitivo como el del deporte, el dinero puede ser una buena herramienta que ayude en el camino hacia el éxito. Sin embargo, por si mismo no garantiza el triunfo. En este artículo repasamos la relación  entre los últimos campeones de la NBA y sus presupuestos. Porque el dinero tal vez compre la felicidad, pero no los títulos.

Ya tenemos a los cuatro semifinalistas de la NBA. En el Oeste, San Antonio Spurs y Oklahoma City Thunder luchan por ser campeones del Oeste. En el otro lado del cuadro, Indiana Pacers y Miami Heat compiten por el título del Este. Los ganadores optarán al premio gordo, los anillos de campeones de la NBA.

Ninguno de estos cuatro equipos es el que tiene la plantilla más cara (en cuestión de salarios) de la liga norteamericana. Este honor le corresponde a los Brooklyn Nets (102,5 millones de dólares), que han sido eliminados en segunda ronda por los Heat. El segundo equipo que más ha gastado en jugadores esta temporada son los Knicks de Nueva York (88,2 millones), y ni siquiera se han clasificado para los playoffs. Cierran el podio de los “espléndidos” los vigentes campeones, Lebron James y amigos (80,7).

Respecto al resto de semifinalistas de la presente campaña, Oklahoma es el doceavo de la lista con un gasto en nóminas de jugadores de poco más de 70 millones, los Pacers de Indiana ocupan el puesto 16 con 67,2 millones y, como ya dijimos en el artículo anterior, los Spurs de San Antonio ocupan el veinteavo lugar en gasto con 63,1 millones. El equipo que menos se gastará este año en recompensar el esfuerzo de sus obreros cualificados de pista son los Sixers de Filadelfia (no creo que este dato sea una sorpresa) con un presupuesto de 52,2 millones de dólares.

El dinero no siempre compra la felicidad, ni el éxito. Esta frase ha sido cierta en la NBA desde las finales del 2011. Los Dallas Mavericks, con el presupuesto en jugadores más alto de la temporada (91,5 millones), se impusieron 4 a 2 en la última y definitiva ronda de los playoffs a los Miami Heat, onceavos en gasto ( 68,8 millones para la plantilla en el primer año del Big Three: Lebron, Wade, Bosh). El incremento del coste del equipo de Florida desde entonces hasta ahora responde básicamente a la subida de sueldo progresiva de su trío de estrellas.

Una mejora merecida (aunque ya estaba firmada de antemano), porque los Heat fueron campeones las dos temporadas siguientes (2012 y 2013). Aún así, se mantuvieron como el tercer equipo en la lista de pagadores (con unos totales de 75,3 y 81,5 millones, respectivamente). Derrotaron en la primera final a uno de los presupuestos de la zona media-baja (Oklahoma City Thunder, 59,5 millones para sus jugadores) y en la segunda al noveno de la lista (San Antonio Spurs, 69,6 millones).

Previamente al triunfo de los Mavericks, los Lakers se habían proclamado campeones dos temporadas consecutivas. Sólo en la segunda de ellas partían como el equipo más caro de la competición. La temporada 2008-09 figuraban como los quintos de la lista, un puesto por detrás del ganador de la temporada anterior, los Celtics. Los de Boston tampoco fueron el equipo que mejor pagó a sus jugadores el año en que conquistaron su último anillo hasta la fecha. Eran los sextos, dos lugares por delante del otro finalista, los Lakers.

Los campeones del 2007, 2005 y 2003 fueron los Spurs de San Antonio, un equipo sin sobrecostes salariales en forma de impuesto de lujo porque es reacio a traspasar el tope salarial. Con esta política difícilmente llegarán al lugar de honor del ránking de pagadores. El año 2006 ganaron los Heat de Shaquille O’Neal y Dwayne Wade, con un montante en nóminas muy inferior al de su rival en la final, los Dallas Mavericks (60,7 contra 98,5 millones). Y el 2004 se proclamó campeón un equipo de gladiadores, los Pistons, con un presupuesto muy reducido (53,9 millones) y con uno de los mejores anotadores peor pagados de la Liga, Richard Hamilton (6,5 millones).

Los sueldos de las estrellas

Por lo que se refiere a salarios individuales y logros colectivos, el MVP de la liga regular 2014 ha sido Kevin Durant, 11 en la lista de los mejor pagados esta temporada (18,8 millones). Su principal rival por el galardón fue Lebron James (19 millones), que le precede en la lista empatado con el también jugador de los Heat Chris Bosh.

Dwayne Wade figura en la treceava posición del ránking individual con un sueldo de 18,5 millones, Russell Westbrook es el 24 con 14,7 millones y Roy Hibbert el 29 gracias a su nómina de 14,3 millones anuales. Son los únicos 6 jugadores, en los 4 conjuntos semifinalistas, que figuran entre los 30 que más cobran esta temporada. Nótese que no hay ninguno de los Spurs.

Kobe Bryant será el mejor pagado de esta temporada, con 30,5 millones, aunque las lesiones no le han permitido justificar su sueldo. Su ausencia ha sido clave para que Pau Gasol (19,3 millones) y los Lakers acabasen la liga regular como el sexto peor equipo de la NBA. Los Mavericks de Dirk Nowitzki (22,7 millones) plantaron cara a los Spurs en primera ronda. Los Knicks de Amar’e Stoudamire (21,7) y Carmelo Anthony (21,5) no han entrado en playoffs. Los Nets de Joe Johnson (21,5) cayeron en segunda ronda ante los Heat y los Rockets de Dwight Howard (20,5) en primera contra los Blazers.

Lebron James ha sido el MVP de las últimas dos finales disputadas, y que ganó su equipo. Tan sólo en la última figuraba en el TOP 10 (8, precedido por Chris Bosh y seguido por Dwayne Wade) de los mejor pagados. En el 2011 el mejor jugador de las finales fue Dirk Nowitzki, también fuera de las primeras posiciones de este ránking (le mejoraron el contrato la siguiente temporada).

Kobe Bryant fue el jugador más destacado en los dos últimos anillos de los Lakers (2009 y 2010). En el segundo de ellos era el jugador que más cobraba (23 millones) y en el primero el cuarto. En el campeonato ganado por los Celtics el MVP fue Paul Pierce, que no figuraba entre los 10 primeros de una lista liderada por su compañero Kevin Garnett (23,7 millones). En los años anteriores tampoco hubo coincidencia entre sueldo y rendimiento en el momento cumbre del año baloncestístico. Ni Tony Parker (Spurs, 2007), ni Dwayne Wade (Heat, 2006), ni Tim Duncan (Spurs, 2005 y 2003) ni Chauncey Billups (Pistons, 2004) figuraban en el TOP 10 de sueldos.

En el caso de los jugadores, esta anomalía tiene una explicación lógica, amparada en el convenio colectivo firmado entre la NBA y el sindicato de jugadores. Los elegidos en el draft tienen un salario de entrada determinado en función de la posición en que son escogidos, y con unos incrementos anuales máximos preestablecidos. Los que no entran en draft empiezan en niveles económicos mucho más bajos.

A medida que los afortunados jóvenes consiguen sobrevivir más años en la jungla de la Liga, y van mejorando su rendimiento, crecen sus posibilidades de firmar contratos más sustanciosos. En especial cuando pasan a ser agentes libres, con total control sobre su destino y libertad para firmar con el mejor postor. Este momento suele llegar poco antes de los 30 años, en plena madurez de juego. Mientras tanto, las franquicias han sacado todo el jugo que han podido, y a un coste por debajo del mercado, a las jóvenes estrellas.

Cuatro plantillas, cuatro situaciones diferentes

Y esto nos devuelve al punto de partida, los cuatro semifinalistas de esta temporada. Miami Heat es el que más se gasta en fichas porque su trío básico ha alcanzado este punto de su carrera. Lebron James, Bosh y Wade consumen 56,7 de los 80,7 millones que el equipo de Florida gasta en sueldos. Si el trío lo desea, se puede marchar este verano o alargar sus contratos (hasta un máximo de 2 temporadas más). La decisión es de los jugadores, y no del equipo.

Los Thunder son un conjunto joven, pero sus jugadores claves se acercan al cénit de sus carreras, económicamente hablando. La franquicia ya ha cerrado las primeras renovaciones de contrato de sus piezas básicas. Durant tiene sueldo de estrella. Westbrook y Ibaka han extendido su vínculo con el equipo hace poco (en el verano del 2012) por unas buenas cantidades. Para no descompensar el presupuesto, en Oklahoma se vieron obligados a traspasar a James Harden.

Los Pacers se hallan inmersos en ese mismo proceso.  En el mismo verano de 2012 firmaron sus nuevos contratos Roy Hibbert y George Hill. El salario de Paul George subirá la próxima temporada hasta los 15,8 millones (y seguirá aumentando progresivamente) desde los 3,3 que está cobrando ahora. Lance Stephenson acaba contrato y su sueldo actual no llega al millón. Querrá mejorar, sin duda, y pretendientes no le van a faltar. El equipo de Indiana probablemente deberá elegir entre él y Evan Turner, sobre el que tiene una opción para el curso 2014-15 por 8,7 millones.

Los Spurs son una rareza. Porque sus estrellas aceptan cobrar menos para mantener el bloque. Tim Duncan renovó en el 2012 (vaya ajetreo de firmas la de aquel verano) por tres temporadas a cambio de 30 millones de dólares en total. Seguramente su edad (36 años) ayudó en la rebaja, pero aún así llama la atención la drástica reducción de su sueldo. Venía de cobrar unos 20 millones por temporada desde el curso 2007-08. Ginobili este último verano también se rebajó el sueldo a la mitad (de 14 millones por temporada a 14,5 por dos años). Estas rebajas permitieron renovar a Daniel Green, Boris Diaw y Tiago Splitter, y mantener el nivel del equipo.

En definitiva, y como bien sabemos todos los aficionados a las ligas de fantasía (en mi caso, el supermánager de la ACB), la plantilla más cara o los jugadores que más cobran no garantizan el éxito. Ejemplos recientes en la NBA, los actuales Nets o los Lakers de los Fantastic Four. La falta de presupuesto es un problema, pero lo mismo puede serlo su exceso. Porque al final, lo más importante no es la cantidad de dinero de que se dispone sino como se gestiona. Eso, y la capacidad con presupuestos reducidos para descubrir el talento que a otros se les pasa por alto. Es lo que se llama hacer de la necesidad virtud.

 

Publicado en http://www.encancha.com, mayo 2014

NBA: Buenos deseos para el 2014

2 Ene

Cada vez que que acaba un año formulamos nuestros deseos para el siguiente, y los acompañamos de todo tipo de rituales para conseguir que funcionen.  Pero toda esta diversidad puede acabar resumiéndose en un cuarteto básico: buena suerte, amor, salud y riqueza. El mismo que puede aplicarse a las peticiones de los equipos de la NBA.

QUE ME TOQUE LA LOTERÍA

Con las previsiones de excelencia para el siguiente draft ya confirmadas en el caso de algunos jugadores universitarios, son varias las franquicias que están comprando papeletas (o sea, perdiendo partidos) para tener más probabilidades matemáticas de conseguir una de las tres primeras elecciones de rookies.

Milwaukee Bucks es el conjunto con peor margen de victorias y derrotas en estos momentos, seguido de cerca por New York Knicks, Utah Jazz, Sacramento Kings, Brooklyn Nets, Orlando Magic y unos 76ers de Filadelfia que de forma sorprendente empezaron como un tiro la temporada para acabar luego confirmando los pronósticos que los situaban a la cola de la NBA. De este grupo debemos descontar a Knicks y Nets, un caso claro de desastre deportivo inesperado.

A los restantes ya los podíamos considerar candidatos a ocupar el lugar en el que están desde el primer partido de la liga regular. A este grupo le podríamos añadir los Lakers si acaban traspasando a Pau Gasol a cambio de Andrew Bynum. Porque su interés no es ganar partidos, sino conseguir un jugador franquicia, una estrella que al menos durante cuatro temporadas (el margen que les permite el primer contrato para un rookie en la liga) brille en sus filas, los haga mejorar, atraiga a otros jugadores interesantes y sirva de reclamo para aumentar el número de espectadores en las gradas.

Excepto en el caso de los Bucks (y Lakers, si finalmente se añade a la terna), el equipo con la peor plantilla de los implicados, el resto de sospechosos de tanking  tienen jugadores preparados para acompañar al mesías basquetbolístico hacía la tierra prometida de los playoffs, un  buen grupo a la espera de un líder.  Otra cosa es que estos destinos sean del agrado de las futuras estrellas.

OJALA ME DIGA QUE SÍ                                                  

A final de temporada Lebron James y Carmelo Anthony pueden ejecutar una clausula de finalización de sus respectivos contratos que les convierten en agentes libres. Carmelo ya ha afirmado que piensa hacerla efectiva mientras Lebron juega al despiste. Sus compañeros Dwayne Wade y Chris Bosh también tienen esta opción. Ellos abren el desfile de toda una serie de jugadores que saldrán al mercado este verano

Con la misma posibilidad de finalizar su contrato anticipadamente figuran Amar’e Stoudemire y Andrea Bargnani. Zach Randolph, Rudy Gay, Metta World Peace, Andrei Kirilenko y Nate Robinson son los más destacados de entre los que tienen la opción de alargar su contrato una temporada más, o por el contrario quedar libres para negociar su futuro. Tim Duncan también figura en este grupo, pero lo más probable es que si sale de los Spurs sea para retirarse.

Lance Stephenson, Luol Deng, Danny Granger, Dirk Nowitzki, Pau Gasol, Marcin Gortat y Spencer Hawes son algunos de los jugadores que acaban contrato a final de esta temporada y quedan absolutamente soberanos para decidir su destino si antes no han recibido una oferta de renovación a su gusto.

Entre la excelencia del draft del 2014 de la que ya hemos hablado, y la importancia de algunos de los jugadores que quedarán libres, se espera un verano muy movido. Muchos equipos ya han empezado a posicionarse, firmando contratos de baja cuantía y/o corta duración para disponer de un mayor margen para fichar. De lo que siembren ahora, dependerá su cosecha de sus siguientes temporadas.

QUE LA VIRGEN ME CONSERVE LA SALUD

En los pasados playoffs, la lesión de Russell Westbrook rompió los planes de los Oklahoma City Thunder. Como la de Gallinari o Kobe Bryant al final de la liga regular quebró buena parte de las esperanzas de Denver Nuggets o Los Angeles Lakers. Por no hablar de lo que les pasó hace dos temporadas a los Chicago Bulls con Derrick Rose. Evidentemente, todas las franquicias suspiran por que sus jugadores, en especial los de más relevancia, se mantengan sanos. Este deseo llegará tarde para algunos.

El mal fario ha atacado de nuevo a Derrick Rose, que tuvo que ser operado del menisco de la rodilla derecha tras perderse toda la temporada anterior recuperándose de la lesión en los ligamentos de su otra rodilla. Una fractura en su pie dejará a Brook Lopez fuera de las pistas lo que resta de temporada, agravando la crisis de unos Nets en los que un tobillo está amargando la existencia a Deron Williams, la espalda de Kirilenko sólo le ha dejado jugar 5 partidos hasta ahora, y Paul Pierce y Jason Terry también han pasado por la enfermería

Los Nets no son el único equipo frágil. Dos de los hombres claves de los Golden State Warriors, Stephen Curry y Andrew Bogut, son especialmente proclives a lesionarse. El equipo ya perdió durante casi un mes a Andre Iguodala por una lesión muscular. Al Horford, de los Hawks, es baja indefinida operado de un desgarro del musculo pectoral. Y en los Thunder Russell Westbrook estará de baja unos dos meses, hasta después del All Star, dejando muy solo a Kevin Durant.

Marc Gasol, otro de los lesionados ilustres de lo que llevamos de temporada, se perderá dos meses de competición por un esguince de rodilla. Su hermano Pau no acaba de levantar cabeza en los Lakers, encadenando un problema físico con otro. Lo cual preocupa en un equipo que le ha firmado 48 millones de dólares por dos temporadas más a Kobe Bryant (35 años) un mes antes de que una lesión le mantenga 6 semanas fuera de juego (podríamos incluir a los californianos también en el grupo de equipos que pedirían el siguiente deseo).

LA ETERNA JUVENTUD

Los Spurs de San Antonio se presentan otro año más como candidatos al título de campeones de la NBA. Y lo hacen con su mismo núcleo básico de jugadores, un trío que acumula 104 años. De Tim Duncan (37 años) hace ya tantas temporadas que decimos que vive una segunda juventud que el tópico ha perdido todo su sentido. Aunque alguna será la última, en San Antonio esperan poder seguirle exprimiendo este año, mientras Popovich acaba de moldear a la Next Generation (Danny Green, Kawhi Leonard, Tiago Splitter).

El argentino Manu Ginobili tiene un año menos que Duncan. En las finales del año pasado contra los Heat no estuvo muy fino, y esta temporada querrá desquitarse. El otro vértice del triángulo es el más joven de los tres, Tony Parker, con “sólo” 31 años. Él está llamado a ser el nexo entre esta generación de Spurs y sus sucesores. Con los mismos años que Parker figura otro hombre clave por su entendimiento del juego, Boris Diaw, y con 33 el heterodoxo triplista Matt Boner.

Los Mavericks no tienen aspiraciones tan altas como su rival tejano, pero coinciden con él en los problemas de edad. Su jugador franquicia, Dirk Nowitzki, tiene 35 años, los mismos que el polivalente Shawn Marion y uno menos que el antaño rey de los aires Vince Carter. Con 32, a punto de entrar en la zona peligrosa, José Manuel Calderón y Samuel Dalembert.

Ambas franquicias desearían que el mito de la fuente de la eterna juventud fuera cierto. Y que aunque la leyenda diga que Ponce de León la buscó en Florida, esperan que el explorador español estuviera equivocado, y que en realidad la mítica fuente se halle ubicada algo más cerca, en Texas.

Algo parecido podrían haber deseado los Nets, con Pierce (36 años) y Garnett (37 años) en su quinteto titular, y Jason Terry (36 años) como uno de sus hombres principales de banquillo. Pero a estas alturas de liga lo más sensato que puede pedir el equipo de Brooklyn es que la temporada se acabe pronto, para dejar de hacer el ridículo lo antes posible. Un deseo que sin duda compartirían sus vecinos Knicks.

UN ANILLO DE ORO Y BRILLANTES

El objetivo confesado de unos pocos equipos en la liga es ganar la competición. Lo que para la mayoría no es más que una quimera, para algunas franquicias es casi una obligación. Los jugadores de ese selecto grupo de franquicias estarían dispuestos a casi cualquier cosa por conseguir la joya más preciada de la NBA, el anillo de campeones.

Los Heat de Miami son los vigentes campeones (llevan dos títulos consecutivos conseguidos después de disputar las tres últimas finales). Tienen a Lebron James, el jugador más determinante, en sus filas. Y le secundan dos escuderos de lujo como Dwayne Wade (con el permiso de sus castigadas rodillas) y Chris Bosh liderando un vestuario con pocos cambios respecto al de la temporada pasada.

En el Este, el único equipo que parece tener posibilidades de plantarles cara con éxito son los Pacers. El año pasado estuvieron a punto de conseguirlo. El conjunto de Indiana también ha mantenido el bloque del último año, al que suma el recuperado Danny Granger (lesionado prácticamente toda la temporada anterior) y Luís Scola. Si el último campeonato fue el el de la eclosión de Paul George, éste el que ha dado un paso adelante ha sido Lance Stephenson.

En el Oeste los sorprendentes Blazers se mantienen en la pugna con los Oklahoma City Thunder y los eternos San Antonio Spurs, un paso por delante del otro equipo de Los Angeles, Los Clippers. Otro contendiente a considerar serían los Houston Rockets. Pero, a excepción de los Spurs, no dan la misma impresión de poder mantener su solidez hasta los playoffs que sus rivales del Este. El tiempo dirá…

 

articulo públicado en http://www.encancha.com, enero 2014

NBA, notas de la segunda evaluación

24 Dic

Ya se acerca el final de mes, y va siendo hora de volver a dar las notas. Al cierre de este artículo, 23 de diciembre, suspensos claros para Bobcats y Wizards, suspensos con opción a mejora para Cavaliers, Hornets, Kings y Lakers, notable bajo para Grizzlies, notable alto para Miami Heat, y excelentes para Knicks, Clippers y Thunder. Claro que sólo son notas parciales. Las que de verdad cuentan son las de final de temporada. 

 En nuestro anterior balance, allá por el mes de noviembre y antes del Fin del Mundo de los Mayas, decíamos que los Charlotte Bobcats habían encontrado su camino hacia la redención gracias a sus siete victorias. Mis dotes proféticas, como las de la civilización precolombina, han quedado en evidencia. Desde entonces no han sumado ninguna victoria, y encadenan 15 derrotas consecutivas. Incluso llegué a mencionarlos como candidatos a unos playoff que ahora parecen quedarles bastante lejanos.  Washington Wizards y Cleveland Cavaliers aún se mantienen por detrás suyo en la clasificación del Este, pero como la racha de los Bobcats se alargue no tardarán en pasarles.

 Una situación tan preocupante que ha motivado que el mismísimo Michael Jordan, presidente del equipo, se haya vestido de chándal para entrenar con sus jugadores. Les ha dado un clínic de como girarse después de recibir la pelota de espaldas a canasta, y de como aprovechar el paso de salida. Muy mal lo ha tenido que ver Air para rebajarse a enseñarle fundamentos básicos a unos profesionales de la NBA.

 La temporada pintaba fatal para Jose Manuel Calderón en los Raptors de Toronto con la llegada de Kyle Lowry, que le ha desplazado a la suplencia. Sin embargo, las lesiones del nuevo base titular han dado una oportunidad al de Villanueva de la Serena que está aprovechando a la perfección. Los canadienses en 6 partidos sin Lowry y sin Barnagni (un jugador franquícia que nunca ha ejercido como tal) han conseguido 5 victorias seguidas (solo perdieron el primero)  con un promedio  del extremeño  de 14 puntos y 11 asistencias por partido (85 puntos, 68 assistencias en total).

 En la parte alta de la clasificación del Este sigue la pugna entre los sorprendentes New York Knicks y los Miami Heats, vigentes campeones de la Liga. Carmelo Anthony se ha consolidado como el líder indiscutible de unos Knicks en los que se vislumbra tormenta con un Amar’e Stoudemire que aún no ha debutado este año. En los Heats Lebron James confirma su peso en el equipo liderándolo en minutos jugados, puntos, rebotes, asistencias…y pérdidas de pelota. Una curiosidad: a pesar de la llegada de Ray Allen, el jugador que más triples tira en Miami (aunque por poco) es Shane Battier. El acierto de ambos anda parejo.

 En la Conferencia Oeste toda la atención se centra en Los Angeles. Para lo bueno y lo malo. Como positivo, el proyecto de Los Clippers que se consolida noche tras noche. Han encadenado una racha de 12 victorias consecutivas, récord de la franquicia, y son segundo equipo del Oeste por detrás de los inevitables Oklahoma City Thunder. La conexión Chris Paul – Blake Griffin surte de material la selección de las mejores jugadas. Y como negativo, el culebrón de los Lakers del que os mantenemos puntualmente informados. Se hace muy extraño verlos con un registro negativo de victorias y derrotas que en estos momentos les mantiene fuera de los puestos de playoffs. Como decíamos la semana pasada, el retorno de Nash marcará el punto de inflexión del proyecto.

 Los Oklahoma City Thunder son los líderes del Salvaje Oeste. Han elevado el concepto de juego físico a unos niveles insospechados. Desplegan una actividad frenética, y cuando se ponen a correr parece que haya 10 jugadores en pista y no sólo 5. El trueque Harden – Martin se ha revelado como todo un acierto. Los Rockets están encantados con la barba más famosa de la NBA, y en Oklahoma nadie la encuentra a faltar gracias a la perfecta adaptación de Kevin Martin a la hiperactividad de los Thunder.

 Los jugadores claves de Los Grizzlies han acumulado demasiados minutos. El equipo ha aflojado el paso, pero aún se mantiene tercero por delante de San Antonio Spurs. Los tejanos son un equipo diésel, que empieza la liga regular con discreción y la termina liderando su división, como mínimo.

 Los Hornets de Nueva Orleans están muy a la cola en esta conferencia, luchando duramente con Washington, Cleveland y Charlotte por ser el peor equipo de la NBA. No obstante, sus aficionados pueden consolarse con las grandes actuaciones que les está brindando el número 1 del pasado draft, Anthony Davis. Este pívot va camino de ser una estrella de la NBA. Lo mismo podríamos decir de los Cavaliers con respecto al base Kyrie Irving, número 1 del draft del 2011, y ya entre los mejores bases de la liga.

 Otro equipo en caída libre son los Kings de Sacramento, con un grave problema de vestuario. Tyreke Evans está más fuera que dentro, y la discusión de Demarcus Cousins con su entrenador Keith Smart, en un tiempo muerto del primer cuarto del partido en casa de los Clippers, ha añadido otro factor de tensión en el equipo. El ala pívot ha sido suspendido de forma indefinida. En los Kings quieren deshacerse de los dos jugadores. Por el talento de ambos no les faltarán ofertas. Eso si, el equipo que se los quede necesitará de un bombero experimentado para apagar los incendios que generen en el vestuario.

publicada en http://www.encancha.com, diciembre 2012

ProBasketballTalk | NBC Sports

NBA news, video, analysis and more

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: