Tag Archives: Jordan Morgan

NCAA: Cuatro equipos en busca de la gloria

31 Mar

Ya tenemos a los 4 aspirantes a Loco Mayor de Marzo. Sólo un número 1 ha sobrevivido, Florida. Muy difícil lo tendrá para hacer valer su jerarquía ante la eficaz Wisconsin, la jovencísima Kentucky y la muy descarada Connecticut.

Zona Sur (sede: Memphis)

La número 1 Florida puso el punto final al brillante final de temporada de UCLA (79-68). Los californianos tuvieron una primera ventaja tras dos triples seguidos de David Wear. Pero allí estaba el francotirador de Florida, Michael Frazier (19 puntos, 6 rebotes, 5 de 8 en triples), para devolverle la calma a su equipo con tres triples casi consecutivos (Scottie Wilbekin aportó otro más) en sus tres primeros lanzamientos. Con un buen Will Yeguette (8 puntos, 7 rebotes) los de Billy Donovan dieron un primer estirón en el marcador, contrarrestado de forma parcial por Zach Lavine con sus 5 únicos puntos. Al descanso ganaba la número 1 de 6 (36-30).

En la segunda mitad dos triples más de Frazier contuvieron los primeros intentos californianos de reducir distancias. Una buena racha de acierto de Kyle Anderson (11 puntos, 9 rebotes, 5 asistencias) permitía a los Bruins ponerse sólo 1 punto por debajo. Florida no concedió a sus rivales ningún punto al contrataaque en los 10 minutos finales (había anotado 23 previamente). Scottie Wilbekin (13 puntos, 3 asistencias) hizo subir la diferencia de los Gators hasta los 11 con 6 puntos consecutivos a 5:30 del final. Jordan Adams (17 puntos) y Travis Wear (14 puntos) intentaron la remontada, pero no pudieron ante la labor conjunta de sus rivales.

 

La número 11 Dayton que entrena brillantemente Archie Miller no dio ninguna opción a la número 10 Stanford (72-82) en el duelo entre cenicientas. Los Flyers consiguieron imponer su ritmo de juego, mucho más rápido que el de su rival, desde el primer minuto. La defensa zonal de los Cardinals era incapaz de frenar la movilidad de los atacantes de Dayton (destacó la inteligencia de Devin Oliver en este aspecto), y sus hombres altos (Stefan Nastic, Dwight Powell) se cargaron muy rápido de faltas. El entrenador Johnny Dawkins tuvo que dar minutos a unos jugadores de banquillo que no acostumbran a tener demasiado protagonismo en sus planteamientos.

La mala noche en el tiro del base Chason Randle (21 puntos pero con una serie de 5 de 21 en los lanzamientos de campo) permitía a los defensores rivales centrarse sobre los interiores rivales, un Powell muy apagado en la primera mitad (13 de sus 17 puntos en los segundos 20 minutos) y un Stefan Nastic (15 puntos). Sobre los hombros del serbio cargó Stanford el peso de su intento de remontada en la segunda mitad hasta que fue eliminado a 5 minutos del final. Sólo uno de los 12 jugadores de Dayton se quedó sin anotar. Jordan Sibert lideró el equipo con 18 puntos, bien acompañado por el inesperado Kendall Pollard con 12 (en 14 minutos en pista).

 

Dayton despertó de su sueño en la final regional ante Florida (62-52). Los Gators consiguieron lo que no había logrado ninguno de los rivales anteriores de los Flyers: controlar el ritmo del partido, anulando las oportunidades de anotar en transición de sus rivales (8 puntos a la contra). Los de Billy Donovan también fueron superiores en la lucha por el rebote (37 a 26), lo que les concedió 13 puntos tras segundas oportunidades (Dayton sólo anotó 1 tras no coger ningún rebote en ataque en los últimos 20 minutos). Destacó en este aspecto Patric Young (12 puntos, 6 rebotes, 2 recuperaciones, 4 tapones).

Scottie Wilbekin asumió el liderazgo ofensivo de Florida ya en la primera mitad, antes de lo que viene siendo habitual (14 de sus 23 puntos en el primer período). Tras un parcial de 15 a 1 en los últimos 4:40 antes del descanso, Florida se puso 14 arriba (38-24). Dos triples de salida de Dayton redujeron su desventaja a 8 en la reanudación, pero fue lo más que consiguieron acercarse a sus contrarios. En los 8 minutos y medio finales, sólo anotaron dos jugadores: Wilbekin por los vencedores (7 puntos) y Dyshawn Pierre por los derrotados (11 de sus 18 puntos). El líder anotador de los Flyers, Jordan Sibert, se quedó en 0 puntos (la defensa de Florida sólo le concedió espacio para 3 lanzamientos en 30 minutos).

 

Zona Este (sede: New York)

La número 4 Michigan State confirmó su fama de equipo sólido y derrotó a la cabeza de serie regional, Virginia (59-61). Los Cavaliers, un equipo que ha basado su juego en la defensa, se encontraron con un muro enfrente que dejó su acierto en el lanzamiento de campo en el 35,7%. El buen inicio de partido de Adreian Payne (16 puntos, 5 rebotes) y Branden Dawson (24 puntos, 10 rebotes) dio a los Spartans su primera ventaja importante (21-11)  mediado el primer periodo. Virginia se rehizo para llegar al descanso sólo 4 abajo, 27 a 31. En la segunda mitad fue la cabeza de serie, liderada por Malcolm Brogdon (17 puntos, 5 rebotes, 3 asistencias, 3 recuperaciones), la que sorprendió a Michigan State con un parcial de 9 a 1.

Dawson y Payne salieron al rescate de los suyos para estabilizar de nuevo la situación hasta llegar a unos 2 últimos minutos de locura. Un triple de Payne ponía a los Spartans 3 arriba. Un mate de Dawson ampliaba la ventaja de los suyos hasta los 5 puntos. Virginia se mantenía en el partido desde la línea de tres gracias a Joe Harris (17 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias) y Malcolm Brogdon, mientras que Michigan State rentabilizaba las faltas recibidas, a pesar del 1+1 fallado por Keith Appling a falta de 17 segundos para el final. Gary Harris, para asegurar, lanzó a fallar su segundo tiro libre a un segundo del final, dejando sin margen a los Cavaliers para una jugada desesperada.

 

En la otra semifinal regional, DeAndre Daniels (27 puntos, 10 rebotes, 2 tapones) aprovechó la baja de Georges Niang en la número 3 Iowa State para llevar a la 7 Connecticut a la victoria (76-81). La baja de su pívot no fue el único handicap al que tuvieron que hacer frente los Cyclones. El mal partido de otra de sus estrellas, Melvin Ejim (7 puntos, 8 rebotes) y la noche errática en el lanzamiento de DeAndre Kane (16 puntos, 8 rebotes, 9 asistencias, pero 6 de 18 en los lanzamientos de campo) pesó más en su contra que el excepcional enfrentamiento realizado por Dustin Hogue (34 puntos, 6 rebotes, 15 de 19 en el tiro).

UConn abrió el partido a ritmo de triples de la mano de sus dos bases, Shabazz Napier (19 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias, 4 de 6 en triples) y Ryan Boatright (16 puntos, 2 de 3 en triples). Hogue contuvo la primera oleada, pero cedió ante la segunda, y más después que Daniels se sumase a la fiesta de los Huskies. Al descanso la diferencia era de 10 puntos. En la segunda mitad llegó hasta los 17. Unos buenos minutos de Kane y Naz Long ( sus 7 puntos, consecutivos durante esta fase) más la lucha constante de Hogue redujeron la distancia entre los dos conjuntos a sólo 4 puntos a 2:24 del final, pero la solidez de Connecticut en los tiros libres en los últimos 60 segundos (10 de 11) le evitó un susto mayor.

 

En el partido que cerraba el fin de semana en esta fase regional, Connecticut protagonizó otro upset eliminando a Michigan State (54-60). UConn abrió el partido con una efectividad tremenda que llevó a un parcial de 2-12 en los primeros 5 minutos. Michigan State supo recomponerse. Atrás con una defensa individual asfixiante, cerrada sobre su canasta, con cambios en los bloqueos y ayudas constantes sobre el rival con pelota. En ataque, dos triples consecutivos de Adreian Payne (13 puntos, 9 rebotes) marcaron el camino a los Spartans que llegaron al descanso 4 arriba gracias a dos triples más de Gary Harris (22 puntos, 4 de 9 en triples) y otro, tras 3 minutos de sequía global, de Denzel Valentine.

Payne abrió la segunda mitad con 5 puntos consecutivos. Con los Huskies 9 abajo, Shabazz Napier (25 puntos, 6 rebotes, 4 asistencias) demostró que nadie le ha regalado los galones de líder. Anotó 7 puntos para empatar el partido justo antes de recibir un golpe en la cara de Gary Harris. UConn apretó en defensa negándole la pintura a Payne. El show de Napier siguió con un triple increíble y una asistencia a Neils Giffey en el contrataque. Un triple de Ryan Boatright devolvió a los Huskies sus 10 puntos de ventaja. Valentine y Harris acudieron al rescate, como no, desde la línea de 3 puntos. Hasta llegar al peor escenario posible para los Spartans, un final ajustado en el que sus nervios y la frialdad de los Huskies formaron la tormenta perfecta.

 

Zona Oeste (sede: Anaheim)

La número 4 San Diego State le complicó mucho las cosas a la cabeza de serie regional Arizona que dirige Sean Miller (70-64). Los Aztecs, un equipo con mucho más físico del que parece, le plantaron cara a la número 1 en la lucha por el rebote (hasta 19 capturaron bajo el aro contrario, por sólo 10 cedidos en el propio). La torre de Arizona Kaleb Tarczewski se cargó de personales ante las acometidas contrarias. Una excelente defensa de Dwayne Polee (13 puntos) dejó a los Wildcats huérfanos de los puntos de Nick Johnson. El mismo Polee y Winston Shepard (11 puntos) dieron a los de San Diego 8 puntos de ventaja antes del descanso. En la segunda mitad Xavier Thames (25 puntos), volvía a elevar la distancia entre ambos equipos hasta este límite.

 Arizona, aferrándose al trabajo de unos brillantes Aaron Gordon y Rondae Hollis-Jefferson (15 puntos y 6 rebotes para cada uno de ellos), logró remontar y ponerse por delante. Y a 2:46 del final, tras haber fallado sus 10 lanzamientos anteriores, Nick Johnson anotó su primera canasta de dos. Treinta y seis segundos más tarde, sumaba un triple. La bestia había despertado. Con los Aztecs perdiendo de 6, el escolta de los Wildcats reclamó la pelota para recibir las previsibles faltas. Johnson anotó los 10 tiros libres que lanzó, para cerrar su estadística personal con 15 puntos (además de 8 rebotes y 3 asistencias) y la colectiva con un nuevo triunfo.

 

La otra semifinal regional se preveía a priori mucho más igualada que la anterior, pero la 2 Wisconsin en encargó de pulverizar los pronósticos dominando desde el inicio a una desconocida 6 Baylor (69-52). La defensa zonal de los Bears, que tantos problemas había causado a Nebraska y Creighton, fue fácilmente superada por los Badgers durante la primera mitad. Frank Kaminsky (19 puntos, 4 rebotes, 3 asistencias, 6 tapones) anotó 8 de los 10 primeros puntos de los Badgers para darle una ventaja de 6 puntos. Con la ayuda de los triples de Ben Brust (14 puntos, 6 rebotes) y la aportación interior de Nigel Hayes (10 puntos, 6 rebotes), la diferencia subió hasta los 13 puntos al descanso.

La defensa de los de Bo Ryan sólo había concedido a un rival eminentemente ofensivo como Baylor 16 puntos durante los primeros 20 minutos. En la segunda mitad la diferencia entre ambos equipos subió hasta los 20 puntos a 9 minutos del final. Los Bears acabaron el encuentro con un porcentaje en sus lanzamientos de campo del 31,6% y sus triplistas Brady Heslip (1 de 4 desde la distancia) y Kenny Chery (12 puntos, pero 7 de tiros libres) perfectamente anulados. Su principal anotador fue Cory Jefferson (15 puntos, 7 rebotes), aunque gracias a que maquilló sus números (al igual que Chery) con el partido sentenciado.

 

No habrá duelo entre hermanos en la gran Final Four. Si la Dayton de Archie Miller cayó ante Florida, su hermano Sean vio como Wisconsin daba la sorpresa ante su equipo, Arizona (63-64). Los Wildcats empezaron más entonados, consiguiendo una ventaja de 7 puntos tras 2 tiros libres de Rondae Hollis-Jefferson (10 puntos, 4 rebotes). Con Kaminsky todavía sin entrar del todo en el juego (8 de sus 28 puntos antes del descanso, además de 11 rebotes), Wisconsin acabó la primera parte a tres de su rival gracias al trabajo de Nigel Hayes y Traevon Jackson (10 puntos, 5 asistencias).

En la segunda parte Kaminsky despertó para igualar el choque. Con un Aaron Gordon fallón (8 puntos y 18 rebotes, pero fallando 7 de sus 9 lanzamientos en la pintura), Nick Johnson (16 puntos, 4 rebotes, 3 asistencias) intentaba mantener a Arizona por delante, pero el pívot de los Badgers le devolvía punto por punto. Y así se llegó a la prórroga y a la discutida falta en ataque de Johnson a 4 segundos del final (de la misma manera la podían haber pitado en defensa, el escolta de Arizona saca el brazo tras recibir el choque de Josh Gasser), con Arizona un punto abajo. Los Wildcats tuvieron tiempo de recuperar el balón en el saque de fondo posterior, pero no de conseguir un lanzamiento ganador.

 

Zona del Medio Oeste (sede: Indianapolis)

La carrera de la número 11 Tennessee desde los First Four se acabó ante la número 2 Michigan (73-71). Los Wolverines hicieron dos cosas bien para despertar de su sueño a los Volunteers: mantener su acierto habitual en los triples (11 de 20) y contener a un Jarnell Stokes (11 puntos, 6 rebotes) demoledor en sus tres partidos anteriores de este “March Madness”. Y a pesar de todo, la aspirante a cenicienta tuvo opciones hasta los últimos instantes para seguir en la competición una noche más. A 11 minutos del final Michigan ganaba de 15. Fue entonces cuando Jordan McRae (24 puntos, 6 rebotes) decidió echar el resto.

A 3:40 del final, la distancia era de 10 puntos tras el último triple de Nik Stauskas (14 puntos). Y entonces a los Wolverines, que veían el partido ganado, les dominó el miedo a la derrota. Después de conceder un parcial de 1 a 11, McRae ponía a Tennessee a sólo 1 punto con 13 segundos por jugarse. Caris Levert (10 puntos, 5 asistencias) perdió su quinta pelota de la noche en un saque de fondo. En el peor de los escenarios posibles para su equipo, Jordan Morgan (15 puntos, 7 rebotes) cerró su gran partido forzándole una decisiva falta en ataque a Jarnell Stokes (muy protestada por los Volunteers) que decidió el encuentro.

 

En el duelo con más morbo del “Sweet Sexteen” (la ronda de 16), la número 8 venció a su gran rival y vigente campeona, la 4 Louisville (69-74). Dos factores fueron claves en la derrota de los Cardinals. El primero, su escaso acierto en los tiros libres (13 de 23, para un 22 de 27 de Kentucky). El segundo, su colapso en la pintura en los últimos 8 minutos (2 puntos, con 1 de 5 en el lanzamiento, mientras que en los minutos previos habían anotado 42 con una serie de 21 de 29). En este segundo factor destacó el trabajo para Kentucky de los freshman Julius Randle (15 puntos, 15 rebotes) y Dakari Johnson (15 puntos, 6 rebotes), después que Willie Cauley-Stein se lesionase el tobillo en los primeros minutos.

Los Cardinals, liderados por Russ Smith (23 puntos, 3 asistencias), Luke Hancock (19 puntos, 3 de 5 en triples) y Montrez Harrell (15 puntos, 8 rebotes), fueron por delante en el marcador casi todo el encuentro. Hasta que Alex Poythress, prácticamente inédito hasta entonces, decidió que había llegado su momento. Con los Wildcats 7 abajo a 4:30 del final, el alero anotó sus 6 puntos de forma casi consecutiva durante un apagón ofensivo de Louisville. Un triple de Aaron Harrison (15 puntos) ponía a Kentucky 2 arriba a 40 segundos del final. Julius Randle y Aaron Harrison sellaron la victoria de los de John Calipari sobre el conjunto de Rick Pitino (exentrenador de Kentucky). El parcial desde la aparición de Poythress fue de 3 a 15.

 

Nik Stauskas (24 puntos) masacró a los Wildcats durante la primera mitad de la final de esta sede, sumando 18 de los 37 puntos de su equipo. Los Wolverines dejaron a la figura rival Julius Randle (16 puntos, 11 rebotes) en 6 puntos en los primeros 20 minutos con una serie de 2 de 7 en los tiros de campo. Kentucky sobrevivió gracias a la perfección de su alero James Young (10 de puntos sin fallo con dos triples, acabó con 13) y otro freshman que ha tenido poco protagonismo esta temporada, Marcus Lee. Calipari tuvo que recurrir al ala pívot ante la baja de Willie Cauley-Stein y Lee se reivindicó con 10 puntos en 5 lanzamientos en este período. Kentucky consiguió irse al descanso con empate a 37 después de haber estado 10 abajo.

La segunda mitad empezó para Michigan con la tercera falta de su interior Jordan Morgan (11 puntos, 4 rebotes). Sin él en pista, Julius Randle despertó y campó a sus anchas. Michigan se refugió en una zona 1-3-1 para paliar el dominio de Kentucky en la pintura (35 rebotes a 24). Los de John Beilein también tenían problemas en ataque, ya que Stauskas no encontraba posiciones de lanzamiento. Con Randle de líder, los Wildcats se distanciaron en el marcador aprovechando casi 6 minutos sin anotar de sus rivales. A base de zarpazos de Glenn Robinson (14 puntos, 4 rebotes) y Jordan Morgan los Wolverines empataron a 72 a falta de 27 segundos. Aaron Harrison (12 puntos) resolvió  con su cuarto triple de la noche (todos en los últimos 8 minutos). Kentucky venció 72 a 75 a la finalista del año pasado.

 

artículo publicado en http://www.encancha.com, marzo 2014

NCAA: Louisville, un gran campeón

9 Abr

Louisville, el único de los cuatro cabezas de serie que llegó hasta la gran Final Four de Atlanta, se proclamó campeón derrotando a una brillante Michigan en el último partido. El reserva Luke Hancock fue el gran protagonista.

Semifinales

Louisville ganó a la sorprendente Wichita State por 72 a 68, aunque antes tuvo que tomar una gran dosis de su propia medicina. La buena defensa de los Shockers anuló por completo a su pívot Gorgui Dieng (0 puntos, sólo pudo lanzar a canasta una vez), y dificultó mucho la labor de Russ Smith. El escolta anotó 21 puntos (no ha bajado de los 20 en ninguno de los 5 partidos del torneo nacional), pero con un mal porcentaje, 6 de 17 en tiros de campo.

Wichita State peleó por cada rebote como si fuera el último y en ataque jugó sin precipitación, moviendo la pelota hasta encontrar un tiro claro. El base Malcolm Armstead, una de sus piezas claves, tuvo una mala noche cara al aro rival, pero el polivalente Cleanthony Early lo compensó con 24 puntos y 10 rebotes.

Los Cardinals estaban al borde del KO a 13:35 del final, cuando perdían de 12. Hasta que 2 triples del infrautilizado Tim Henderson (esta temporada su media de minutos en pista es de tres y medio) les dieron aire. Fueron sus únicas canastas de la noche, pero bastaron para animar a sus compañeros. Luke Hancock y Chane Behanan sumaron sus puntos al parcial mientras Peyton Siva y Russ Smith apretaban en defensa, forzando 7 pérdidas de pelota al rival en los 7 últimos minutos.

Los aficionados de Wichita no quedaron contentos de una decisión arbitral en los últimos segundos, cuando estaban 3 abajo en el marcador. Tras fallar un tiro libre Luke Hancock, los colegiados señalaron lucha en el rebote posterior. Su queja es que la pitaron demasiado rápido, sin que Hancock esté en posición real de arrebatar la pelota. Sea como fuere, la posesión correspondió a Louisville, esfumándose así la última opción de los Shockers.

En la otra semifinal Michigan se impuso a Syracuse por 61 a 56. Los Wolverines cimentaron su triunfo en una buena primera mitad que les permitió irse al descanso con 11 puntos de ventaja, 36 a 25. Tenían perfectamente estudiada la zona 2-3 de los Orange. Buscaron abrir espacios con puntos desde la línea triples, aspecto en el que destacaron los poco habituales Caris LeVert i Spike Albretch. Y cuando los jugadores de Boeheim se abrieron, entonces buscaron balones interiores.

El líder de Michigan Trey Burke aportó 7 puntos en una mala noche en el tiro (1 de 8 en tiros de campo). Su compañero Nik Stauskas aún estuvo peor, fallando sus 5 lanzamientos. Tim Hardaway Jr se fue hasta los 13 puntos, pero con sólo un 25% de acierto. Michigan superó este problema con la buena actuación de Glenn Robinson y Mitch McGary (10 puntos, 12 rebotes, 6 asistencias y 2 tapones), y los 21 puntos de sus jugadores de banquillo. Una brillante actuación de equipo.

Por los de Jim Boeheim el alero C.J. Fair se fue hasta los 22 puntos. Pero se encontró demasiado sólo. Su única ayuda consistente fueron los 11 puntos del escolta Brandon Triche. Ningún compañero más subió de 5 en anotación. Fallaron especialmente el base Michael Carter-Williams y el alero James Southerland, de los que se esperaba mucho más en esta faceta del juego.

Aún así, Syracuse tuvo opciones hasta el final. A falta de 20 segundos sólo perdía de 2. Brandon Triche penetró a canasta, pero Jordan Morgan consiguió provocarle una falta en ataque. Perdiendo de 3 en los últimos 15 segundos, los Orange tuvieron otra oportunidad, pero en lugar de buscar el triple para forzar la prórroga, lo resolvieron con una penetración a canasta. Trevor Cooney falló, y Jordan Morgan selló el marcador con un mate al contrataque.

La Gran Final

Louisville se impuso a Michigan por 82 a 76 en una final vibrante, y con protagonistas inesperados. Los Wolverines empezaron haciendo de la necesidad virtud. El base Trey Burke anotó los siete primeros puntos del equipo, pero cometió muy rápido su segunda falta personal. Su relevo lo cogió un secundario habitual, Spike Albrecht., con 17 puntos en la primera parte. Y Michigan se fue en el marcador. 21 a 33 a falta de 3:55 para el descanso.

Pero los Cardinals también se guardaban su as en la manga, el alero júnior Luke Hancock. En la semifinal contra Wichita State este reserva ya había anotado 20 puntos. En el tiempo de juego que quedaba de la primera mitad consiguió 14 puntos, con 4 triples consecutivos. La ventaja de Michigan se esfumó en un abrir y cerrar de ojos. Al final del primer período el resultado era de 37 a 38 para los Wolverines.

En la segunda parte Spike Albrecht se quedó en blanco, pero Trey Burke apareció de forma estelar con 17 puntos. Insuficientes para imponerse al trabajo coral de Louisville. Impulsados por la anotación de Chane Behanan y Peyton Siva, ahora eran los Cardinals los que abrían diferencias. El quinto triple de Luke Hancock marcaba la màxima ventaja de los campeones, 76 a 66. A Michigan sólo le quedaban 3 minutos y medio para remontar. Llegaron a ponerse 4 abajo, pero 2 tiros libres de Hancock acabaron con su reacción.

Louisville cierra la temporada con una serie de 16 victorias consecutivas. Luke Hancock fue elegido jugador más valioso de la final, con sus 22 decisivos puntos. Es el primer jugador de banquillo que gana el premio en la historia de la NCAA. Rick Pitino también pasará a la historia, en su caso como el primer entrenador que conquista el título con dos equipos diferentes (también fue campeón en 1996 con Kentucky). Justo la misma semana en que era elegido para el Hall of Fame y en que su hijo conseguía el cargo de entrenador jefe en la Universidad de Minnesota. Una semana redonda.

 Los otros torneos

Baylor conquistó el NIT por primera vez, tras vencer a Iowa 74 a 54. El base sénior Pierre Jackson fue elegido mejor jugador del torneo. No podía ser de otra manera, tras promediar 19,6 puntos y 11 asistencias. Acabó los últimos 4 enfrentamientos del NIT con un doble doble. Si no lo hizo en el primero fue porque sólo jugó 20 minutos (el rival, Long Beach State, no dio mucha guerra). Baylor salva así una mala temporada con un premio de consolación, y Jackson mejora sus escasas opciones de entrar en la NBA (lástima de su altura).

Santa Clara vencio en el CBI después de imponerse en la serie final a George Mason por dos victorias a una. El escolta sénior Kevin Foster demostró su gran habilidad para anotar con una media de 26,3 puntos en los 6 partidos del torneo. Por su estatura (1,87)  tiene muy difícil jugar en la NBA, pero seguro que no ha pasado desapercibido para los ojeadores de otras ligas de fuera de los Estados Unidos.

East Carolina se proclamó campeona del CIT, derrotando en la final a Weber State 74 a 77. Un triple en el último segundo de Akeem Richmond dió el título a los Pirates ante la mirada de Damien Lillard, máximo aspirante a rookie del año en la NBA y antigua estrella de Weber State .

Premios individuales

El base de Michigan Trey Burke ganó el premio John Wooden al mejor jugador de la temporada. Para obtener este prestigioso galardón no basta con ser el mejor sobre la pista. Los candidatos también deben ser buenos estudiantes y ser un modelo de comportamiento cívico.

El premio de Asociated Press sólo tiene en cuenta lo que pasa dentro de la pista. Y también lo ganó Burke. No sólo por su juego y sus estadísticas (19,2 puntos, 6,7 asistencias y 3,2 rebotes), sino también por su capacidad de liderazgo en un conjunto con fuerte presencia de novatos en pista.

Jim Larranaga de Miami fue elegido por los votantes de AP como mejor entrenador de la NCAA, después de llevar a los Hurricanes a conquistar la Liga Regular y el campeonato de la Atlantic Coast por primera vez en su historia. Por detrás suyo quedaron Jim Crews de Saint Louis y Mark Few de Gonzaga.

El lado oscuro de una semana brillante

Mike Rice, el vehemente entrenador de Rutgers, fue cesado después que la cadena de televisión ESPN hiciera pública unas imágenes durante los entrenamientos de pretemporada en las que maltrataba a sus jugadores, tanto física como verbalmente. Esta conducta fue denunciada ante los responsables de la universidad por un extécnico del equipo, primero en junio y luego con un video a finales de noviembre.

Rutgers lo resolvió inicialmente con una multa, 3 partidos de suspensión y unas horas de terapia para Rice. Y procurando que el tema no trascendiera. La exposición pública del comportamiento de Rice les hizo reconsiderar su decisión. Justo cuando negocian un nuevo contrato de sus derechos televisivos. El escándalo también ha provocado la dimisión del director deportivo del centro, Tim Pernetti. Ambos se llevan una sustanciosa indemnización

Adidas ha dejado de vender las camisetas de Louisville homenajeando a Kevin Ware, el jugador que sufrió una gravísima lesión durante la final del Medio Oeste contra Duke. La Universidad había renunciado a sus derechos económicos sobre estas camisetas para que nadie pudiera decir que se lucraba con la desgracia de Ware. Adidas, por su parte, se comprometía a hacer contribuciones al fondo de becas de Louisville.

Una demanda de un grupo de antiguos jugadores que han denunciado a la NCAA y la empresa de videojuegos Electronic Arts por usar su nombre sin permiso acabó con este trato. Sin el permiso explicito de Ware, la marca deportiva no podía vender las camisetas. Y si el jugador consentía, estaría violando la normativa de la liga universitaria y no podría volver a competir nunca más.

El director de arbitraje de la Pacific 12, Ed Rush, dimitió después de filtrarse que ofreció 5000 dólares o un viaje a Cancún al árbitro que le señalase una técnica al entrenador de Arizona Sean Miller durante los partidos de la conferencia. Algunos de los colegiados, de forma anónima, admitieron que su exdirector hizo la oferta en dos ocasiones diferentes. Rush, por su parte, se justificó diciendo que era una broma en el marco de la crítica a la conducta de algunos entrenadores que debe ser corregida. Evidentemente, muchos de los árbitros presentes se lo tomaron en serio. Por no hablar de los entrenadores de la conferencia, a los cuales la supuesta broma no les ha hecho ninguna gracia.

 

publicado en www.encancha.com, abril 2013

ProBasketballTalk | NBC Sports

NBA news, video, analysis and more

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: