Tag Archives: Indiana

NCAA: UCLA, Indiana, Baylor y South Carolina sorprenden a los favoritos

4 Dic
phpthumb_generated_thumbnail

Aaron Holiday, de UCLA

En la previa de la temporada del baloncesto universitario os presentaba a los principales candidatos a proclamarse campeones del maravilloso March Madness en abril. Ha llegado el momento de hacer una evaluación para ver cómo ha ido este primer mes de competición.

La temporada de baloncesto en la NCAA se divide en tres fases. La primera, en la que nos hallamos ahora, es una especie de pretemporada en la que los equipos tienen total libertad para elegir sus rivales. Pero no es una fase inocua, ya que las victorias y derrotas son tenidas en cuenta por el Comité de Selección universitario para confeccionar el cuadro del gran torneo nacional de la tercera fase, el March Madness, que decidirá el campeón de los Estados Unidos.

Entre ambas partes del curso se halla la competición por conferencias, con unas ligas regulares que dan paso a los play-off, y que otorga a los respectivos campeones un lugar en el cuadro final del gran baile. En el cuadro entran 68 equipos (8 juegan una eliminatoria a partido único para acabar configurando un torneo de 64). Hay 32 conferencias, así que el Comité invita a 36 equipos. Y aquí es donde cada victoria y derrota de esta especie de pretemporada que se disputa ahora es ponderada cuidadosamente.

En esta primera parte de la competición los equipos potentes intentan evitar enfrentarse entre ellos. Siempre y cuando los contratos televisivos o las suculentas ofertas de torneos como el Invitacional de Maui, el Battle 4 Atlantis o el NIT de pretemporada, por citar algunos, no les hagan cambiar de opinión.  Hay que mantener un balance lo más impoluto posible para no verse condenados a un camino más complicado de lo necesario en el gran torneo de final de curso.

Los equipos de zona media (los de la “burbuja” en el argot NCAA), con aspiraciones a entrar en la Locura de Marzo pero sin la certeza de conseguirlo, se centran en derrotar a alguno de los favoritos para llamar la atención del Comité de Selección. Y a un equipo modesto, además de conseguir un triunfo histórico, derrotar a uno de los grandes les puede abrir las puertas del Madness.

Cuatro equipos han alborotado este inicio de temporada. Cuatro conjuntos en busca de mejorar su colocación en el cuadro final de marzo, un cuadro en el que se les esperaba pero no como favoritos. Indiana (7 victorias y 1 derrota), Baylor (8-0) y South Carolina (8-0) han empezado el curso pisando fuerte. Muy fuerte. Y este último fin de semana se les ha unido UCLA (9-0).

La labor de Tom Crean al frente de los Hoosiers de Indiana es discutida hace temporadas. Hace mucho que el equipo no cuaja una temporada a la altura de su historia, a pesar de tener plantilla para ello. Este año parece que será más tranquilo para el técnico, después de sorprender a dos de los favoritos: Kansas en su primer partido y a North Carolina en el sexto. Entre medio, una inexplicable derrota ante la desconocida Fort Wayne, pero ya se sabe, cosas de Indiana.

El base combo James Blackmon fue clave ante los JayHawks anotando 22 de sus 26 puntos en la segunda mitad y la prórroga. Frente a los Tar Heels, amargaron el partido 1000 del entrenador rival Roy Williams en la NCAA con su intensidad desde el salto inicial. UNC nunca se encontró cómoda ante una Indiana crecida en su casa, el Assembly Hall de Bloomingdale, y con un público que llegó a un brutal nivel de ruido ambiental de 98 decibelios.

El caso de Steve Alford en el banquillo de UCLA es similar al de Crean en Indiana. Un equipo con un pasado glorioso, el que más, que necesita títulos con regularidad para alimentar el legado del mítico John Wooden. Alford, una estrella en sus días de jugador universitario, empieza su cuarta temporada al frente del equipo californiano, hasta ahora sin resultados que justifiquen su elevado sueldo.

Este curso ha construido un equipo de triplistas liderado por el debutante Lonzo Ball, su hijo Bryce Alford, Isaac Hamilton, el ala pívot freshman TJ Leaf y el sexto hombre Aaron Holiday (el pequeño de la saga, sus hermanos Jrue y Justin juegan en la NBA). Después de un inicio de temporada tranquilo ante rivales asequibles (solo Nebraska y Texas A&M eran de nivel medio), dieron la sorpresa el 3 de diciembre derrotando a la entonces número 1 del ranking, Kentucky, en su propia casa. Un resultado que les sitúa como firmes candidatos a todo.

Baylor ha ganado sus 8 primeros partidos de la temporada, 4 de ellos contra equipos del Top 25: el favorito en horas bajas Oregon (aún sin el lesionado Dillon Brooks), Michigan State, Louisville (remontando 22 puntos de desventaja en la segunda parte en la final del Battle 4 Atlantis) y Xavier. Scott Drew tiene un grupo tremendamente atlético, con una zona defensiva 1-3-1 demoledora y un pivot, Jo Lual-Acuil, que acredita 4 tapones por partido. En ataque, la clave de los Bears es el polivalente alero de 2,08 Johnathan Motley, un generador nato de desequilibrios.

South Carolina es otro equipo tremendamente atlético. Frank Martin parece un entrenador desagradable y malcarado desde la distancia, pero ha construido un grupo de gladiadores que muerde por cada rebote, sea en defensa o en ataque. El líder de estos invictos Gamecocks que han vencido a los ranqueados Michigan y Syracuse es el escolta Sindarius Thornwell, un anotador versátil que también sabe bajar el culo para defender.

De entre los favoritos que citaba en mi artículo anterior, sólo Villanova (8-0) sigue invicta. Los Wildcats, por necesidad, se mantienen fieles a su estilo, en la obligación de cerrar más su defensa a causa de su carestía de pívots. Únicamente tienen un jugador fiable (que no brillante) por encima de los dos metros, Darryl Reynolds (2,05). Un buen reboteador y defensor, pero con limitadas capacidades ofensivas. Así que les toca anticipar los pases interiores, cerrar sus rebotes, y en ataque vivir del lanzamiento exterior.

Tiradores no les faltan, liderados por el escolta Josh Hart y el alero Kris Jenkins, y ayudados por la labor del base Jalen Brunson que les facilita tiros librados cerrando la defensa rival con sus penetraciones. En sus dos compromisos más complicados hasta el momento, tiraron del mejor Hart para vencer con sufrimiento al poblado juego interior de Purdue (uno de los más potentes de la Division I) y darse un festín triplista frente a Wake Forest. Ante Saint Joseph, el escolta sumó un triple doble: 16 puntos, 11 rebotes, 10 asistencias.

Kentucky (7-1) también se mantiene fiel a su estilo de estos últimos años. El entrenador John Calipari no se complica la vida con una receta de sobras conocida. Una receta que le ha permitido liderar dos semanas el Top 25 de Associated Press. Hasta su tropiezo en casa frente a UCLA. El rey del “one and done” arma conjuntos muy atléticos, con capacidad para avasallar a sus rivales en defensa.  En ataque, juego sencillo, sin demasiadas elaboraciones, buscando los desequilibrios más evidentes para anotar.

Un desequilibro que por ahora llega de la mano de su tripleta exterior, los debutantes Malik Monk (un anotador compulsivo con tremendas rachas de eficacia) y De’Aaron Fox (el base firmó frente a Arizona State el segundo triple doble de la historia de los Wildcats con 14 puntos, 11 rebotes y 10 asistencias), y el jugador de segundo año Isaiah Briscoe. La asignatura pendiente es involucrar ofensivamente  a los interiores Bam Adebayo y Wenyen Gabriel, unas murallas en defensa.

Kansas (7-1) y North Carolina (8-1) han cedido posiciones en el ranking de favoritos. Los Jayhawks de Bill Self se rehicieron de su tropiezo frente a Indiana en la prórroga derrotando a la entonces número 1 de la lista de 25 mejores, una Duke con muchos problemas de lesiones. A partir de entonces, su calendario ha sido totalmente plácido con partidos cómodos ante rivales asequibles. Y así seguirá hasta que empiece la Liga Regular de su conferencia, la Big 12.

A la espera de la explosión definitiva del alero debutante Josh Jackson, candidato unánime a ocupar uno de los primeros puestos del draft de la NBA del 2017, el líder de Kansas, el hombre que se jugará el tiro decisivo, es el base Frank Mason. Suya fue la canasta de la victoria frente a Duke. El sénior pone el carácter en un grupo no muy sobrado de este factor. Una característica que comparten con North Carolina, y que Indiana ya ha dejado en evidencia.

North Carolina es un equipo perfectamente engrasado, tal vez el que más a estas alturas de temporada. Su secreto, conservar el bloque del curso anterior. La plantilla de los Tar Heels se mantiene casi intacta, con dos excepciones de mucho peso, sus dos mejores anotadores. El base Joel Berry compensa los puntos que se fueron con el combo Marcus Paige, y entre el paso adelante del muy mejorado sénior Isaiah Hicks y la inesperada aportación (por temprana) del recién llegado Tony Bradley ayudan a sobrellevar la marcha del ala-pívot Brice Johnson.

Hicks y Bradley configuran junto a Kennedy Meeks un trío en la pintura de toda garantía para UNC. La guinda que redondearía una tarta para gourmets sería que el alero Justin Jackson, un todoterreno de gran capacidad atlética, se mostrase regular en sus lanzamientos triples. North Carolina se apuntó el torneo de Maui superando a Wisconsin en la final. Ante Indiana no pudo mantener su imbatibilidad. El 17 de diciembre tendrán la gran prueba contra una Kentucky que necesita este triunfo para recuperar la confianza.

Ya he mencionado antes los problemas físicos de Duke (8-1). El gran candidato al título nacional para la mayoría de analistas al principio del curso ha empezado la temporada sin tres de sus cuatro novatos estrellas. Hasta el noveno partido, frente a la débil Maine, no han podido debutar el alero Jayson Tatum y el pivot Marques Bolden. Harry Giles aún no tiene la rodilla a punto para jugar. Y aun así, solo han cedido ante Kansas, superando a los ranqueados Rhode Island y  (6 de diciembre, Florida).

La explicación, aparte de la debilidad de muchos de sus contrincantes, es el buen rendimiento de los Blue Devils veteranos. Amile Jefferson asegura rebotes y puntos en la pintura, Grayson Allen la garra mientras que Luke Kennard ha dado un paso al frente: ya no es solo un tirador, ahora es un jugador total. Junto a ellos, el cuarto novato, Frank Jackson, ha encontrado el hábitat perfecto para mostrar su talento. Cuando lleguen el resto de compañeros, veremos a la verdadera Duke.

Michigan State también ha comenzado el curso con problemas de lesiones, en su caso la de los interiores Gavin Schilling y Ben Carter. Eso deja a los de Tom Izzo con sólo dos pivots, un Kenny Goins (1,98) que juega con protecciones en las rodillas y el novato Nick Ward (2,03), quien a pesar de cumplir tiene los minutos limitados. El equipo lo ha pagado con un balance de victorias y derrotas inusual para los Spartans, 5-4.

La causa de este mal balance no es otra que la excesiva euforia de su entrenador ante la gran camada de rookies del curso, liderada por el espectacular alero Miles Bridges. Una euforia que le llevo a concertar un calendario durísimo, tanto por los rivales (derrotas antes los ranqueados Arizona, Kentucky, Baylor y Duke) como por la distancia viajada (cerca de 27.000 quilómetros en sus primeros 8 partidos). Y para acabar de estropear el panorama, Bridges será baja 2 semanas por una lesión de tobillo. Izzo, en un gesto que le honra, ha pedido perdón por su mala cabeza.

 

Artículo publicado en http://www.encancha.com, 4 diciembre 2016

 

Anuncios

NCAA: Kentucky sobrevive, Michigan State se reivindica y UCLA sorprende

23 Mar

Después del primer fin de semana de competición del March Madness ya tenemos un cabeza de serie fuera de la competición. Se trata de Villanova en el Este, una región que también ha perdido a su número 2. La primera ronda tuvo tantas sorpresas que de los 11,5 millones de brackets registrados por la ESPN, sólo 1 había acertado todos los vencedores.

El último ranking del curso

Kentucky empezó el March Madness tal como empezó la temporada: al frente del ranking de Asociated Press. Y de forma unánime. Al ser la última votación del curso los expertos se dejaron ir un poco subiendo a Villanova hasta la segunda posición para castigar a Duke (4) y Virginia (6) por sus derrotas en semifinales en el torneo de la Atlantic Coast. Wisconsin ascendió hasta la tercera posición mientras que Arizona cerró el Top 5 de la lista.

Notre Dame escaló hasta el octavo lugar, por detrás de Gonzaga, desde el onceavo, relevando a una Maryland que se fue hasta el número 12. Iowa State siguió a los Irish en su ascenso, del 13 al 9. Kansas, a pesar de perder un puesto, se mantuvo entre las 10 mejores. Davidson y Boise State desaparecieron del Top 25, dejando sitio para la llegada de Michigan State (23) y Virginia Commonwealth (25).

Los First Four

Hampton se ganó el derecho de ser eliminada por Kentucky en la primera ronda tras derrotar a Manhattan (64-74) en este partido previo. Los Pirates abrieron el encuentro con un parcial de 7 a 0. Un triple de Deron Powers elevó su ventaja hasta los 12 puntos a 3:52 del descanso. Su rival reaccionó hasta ponerse a un punto mediada la segunda mitad. Reginald Johnson (15 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias) frenó con sus puntos el empuje de los Jaspers. Luego, cuando su compañero Quinton Chievous (15 puntos, 13 rebotes) ya estaba fuera de juego por una torcedura de tobillo, los remató con dos robos de balón.

Ole Miss le dio a probar a Brigham Young su propia medicina. El 2012 BYU eliminó en esta fase a Dayton tras remontar 25 puntos de desventaja. En esta ocasión, los Rebels del madrileño Sebas Saiz (10 puntos, 9 rebotes, 2 tapones) ganaron (94-90) tras anular el margen rival de 17 puntos al descanso. En la primera mitad, los Cougars estuvieron acertadísimos en el triple (10 de 15) liderados por Tyler Haws (33 puntos, 19 en los primeros 20 minutos) y Chase Fischer (17 de sus 23 puntos en el primer tiempo). Ole Miss negó espacios a los tiradores rivales en la segunda parte y empezó a anotar cargando en la pintura con un destacado M.J. Rhet (20 puntos) o robando balones. De sus 62 puntos en este período, 48 llegaron por estas dos vías. Y cuando los Cougars se pusieron en zona, Stefan Moody (26 puntos, 5 asistencias) les martilleó con triples psicológicos.

Robert Morris derrotó a North Florida (77-81) a pesar de que perdía de 13 en los primeros compases de la segunda mitad tras dos triples de Beau Beach (28 puntos, 7 rebotes, 6 de 10 en canastas de 3 puntos). El secreto de la remontada de los Colonials estuvo en que no perdieron ningún balón después del descanso. En ataque, entre los titulares Marcquise Reed (19 puntos) Rodney Pryor (20 puntos) y el reserva Lucky Jones (21 puntos, 7 rebotes, 5 recuperaciones) anotaron 39 de los 50 puntos que sumó el equipo para salir del pozo.

Dayton aprovechó la ventaja de jugar en casa (esta fase de la Locura de marzo se disputó en la cancha de la Universidad de Dayton) para deshacerse de Boise State (55-56). El alma ofensiva de este equipo es Jordan Sibert (13 puntos en 24 minutos). Los Broncos aprovecharon que el escolta estaba en el banquillo con 3 faltas para cerrar la primera parte con 9 puntos de ventaja, liderados por Derrick Marcks (23 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias, 3 recuperaciones).

Una buena racha de Scoochie Smith (11 puntos, 6 asistencias) igualó la situación momentáneamente antes de un nuevo estirón de Boise State, que mantuvo su liderato aprovechando la cuarta falta de Sibert. A 3:40 del final el equipo que jugaba en casa perdía de 7. Con Sibert de nuevo en pista llegó la última remontada. Un triple suyo avanzaba a Dayton faltando 37 segundos. Los Broncos tuvieron dos posesiones para evitar su derrota, pero no estuvieron acertados. La jugada curiosa de la noche la protagonizó Dyshawn Pierre, a quien se le bajaron los pantalones en un rebote.

La batalla de Kentucky en el Medio Oeste

La principal favorita a ganar el torneo avasalló en primera ronda a Hampton (79-56) siguiendo el guión previsto. Su rival en la segunda ronda fue una Cincinnati que venía de eliminar a Purdue (66-65). El equipo de la Big Ten tuvo una noche negada en los triples (4 de 26) pero A.J. Hammons (17 puntos, 10 rebotes) y Vince Edwards (14 puntos, 8 rebotes, 7 asistencias) lo compensaban en la pintura. Fueron precisamente 2 canastas de tres puntos las que le dieron 7 puntos de ventaja a 48 segundos del final de la segunda mitad. Cincinnati respondió con un parcial de 2 a 10 culminado con la canasta de Troy Caupain (10 puntos, 4 asistencias) en el último segundo que forzó la prórroga. En el tiempo añadido Coreontae DeBerry (13 puntos) le dio la iniciativa necesaria a Cincinnati para vencer.

Cincinnati planteó su duelo contra Kentucky como una batalla, sin rehuir ningún contacto, sin dar un paso atrás, peleando por cada rebote y cada balón suelto como si su vida dependiera de ello, como si no hubiera un mañana. Fue un partido duro, incluso con momentos de tensión con Octavius Ellis de los Bearcats presente en todas las salsas. Los Wildcats se enfrentaron por primera vez esta temporada a un rival que les discutía su dominio físico.

Hasta los últimos 8:30 del encuentro no consiguieron los de Calipari estabilizar su ventaja por encima de los 10 puntos. Y ni así se rindieron los Bearcats. A pesar de recibir 4 tapones en una posesión, siguieron luchando por anotar en la zona. A pesar de estar 17 abajo en el marcador a falta de menos de 2 minutos siguieron negando canastas fáciles a la campeona de la SEC. Kentucky se acabó imponiendo 64 a 51 y lo que es más importante, sobrevivió a un tipo de juego al que aún no se había enfrentado.

West Virginia amargó el debut como entrenador de Bobby Hurley en el March Madness. El técnico se había proclamado campeón dos veces como jugador con Duke. Su Buffalo llegó a la media parte 10 puntos abajo. En la segunda mitad aprendieron a superar la presión de los Mountaineers y remontaron con 16 puntos en transición. Tarik Phillip (9 puntos, 3 rebotes), un suplente valorado sólo por su defensa, anotó el triple que aseguraba el triunfo de West Virginia por 68 a 62. Bob Huggins, su entrenador, se olvidó de hacer un cambio de balonmano y sentarlo en el ataque decisivo.

Maryland salió decidida a tumbar a Valparaíso por la vía rápida, con un parcial de salida de 11 a 2. Los Crusaders, sin embargo, encajaron ese golpe y todos los posteriores que le lanzó su contrincante. Cada vez que los Terrapins se escapaban, el equipo modesto conectaba una serie de triples (12 de 27) para volver a ponerse a su altura. Alec Peters fue su referente con 18 puntos (4 de 7 en canastas de 3 puntos). El encuentro se resolvió en dos jugadas en los últimos dos minutos, un 2+1 de Dez Wells (14 puntos) con rebote ofensivo incluido y la presión en la última jugada de Varun Ram que evitó el posible triple del empate de Keith Carter. Ram sólo estuvo en pista 13 segundos, pero aprovechó al máximo su tiempo de juego para ayudar a Maryland a vencer (65-62).

En el duelo de segunda ronda West Virginia superó a Maryland gracias a su defensa, que forzó 23 pérdidas de pelota a su rival, y el trabajo en la zona de Devin Williams (16 puntos, 10 rebotes). El encuentro se mantuvo en términos de igualdad hasta que un parcial de 0 a 8 concedió a los Mountaineers 9 puntos de ventaja a faltando 7 minutos y 15 segundos para acabar el encuentro. Las cuatro canastas de los de Bob Huggins coincidieron con la lesión del base de los Terrapins, Melo Trimble (15 puntos, 7 rebotes). El novato recibió un golpe en la cabeza por parte de un compañero y ya no pudo volver a la pista. El otro líder de Maryland, el escolta Dez Wells, sólo pudo jugar 13 minutos a causa de las personales. Mientras estuvo sobre el parquet, la defensa de West Virginia le provocó 8 pérdidas de balón que dieron origen a 10 puntos. Regaló más de los que anotó (9).

Notre Dame pasó muchos apuros para superar en primera ronda a Northeastern (69-65). Los Huskies no desesperaron cuando estaban 12 abajo a 6 minutos del final. Tras un parcial de 4 a 14, Scott Eatherton (18 puntos, 8 rebotes) redujo su desventaja a tan sólo 2 puntos con 37 segundos por jugarse. La mala gestión de su última posesión posibilitó el robo de balón de Jerian Grant (17 puntos, 5 asistencias) y los tiros libres de Zach Auguste (25 puntos, 5 rebotes) que cerraron el encuentro.

Texas puso el colofón a su irregular temporada cayendo en primera ronda ante Butler (56-48). Los Bulldogs ganaban de 11 a 4 minutos del descanso, tras un triple de Kellen  Dunham (20 puntos), cuando de forma súbita se les fundieron los plomos. No fue hasta que se habían disputado los 6 primeros minutos de la segunda mitad que Dunham volvió a anotar un lanzamiento de campo para Butler. Los Longhorns no aprovecharon plenamente la sequía rival, limitándose a igualar el encuentro con un parcial de 2 a 15. Los dos puntos de Dunham abrieron un parcial de 11 a 0. Los tejanos llegaron a ponerse a 1 punto nuevamente en un rabioso final de Isaiah Taylor (14 puntos, 4 asistencias), autor de 12 de los últimos 18 puntos de los suyos, pero Butler se mantuvo firme.

Roosevelt Jones (23 puntos, 5 rebotes, 3 asistencias), que se había lesionado la rodilla izquierda ante Texas, jugó 44 de los 45 minutos posibles frente a Notre Dame (hubo una prórroga) en la segunda ronda.  El escolta sumó 9 puntos en el parcial de 5 a 15 que permitió a Butler recuperar antes del descanso la ventaja de 10 puntos que habían alcanzado los Irish. En la segunda parte el destacado para los Bulldogs fue Andrew Chrabascz (20 puntos). Su equipo llegó a tener hasta 6 puntos de ventaja tras un parcial de 2 a 16, pero no los pudo conservar. Butler aún tuvo dos opciones de vencer a su rival al final de los 40 minutos.

Con empate a 55 los Bulldogs tuvieron 5 lanzamientos en los últimos 2 minutos por 0 de su oponente. Ninguno entró. En la prórroga se cambiaron las tornas. Los irlandeses asumieron el control y aseguraron el triunfo (67-64) tras dos triples consecutivos, uno de Pat Connaughton (7 puntos, 9 rebotes, 5 tapones) y otro de Steve Vasturia (20 puntos, 6 rebotes). Mike Brey, su entrenador, pudo dedicarle el triunfo a su madre, olímpica en natación con los EUA en 1956, fallecida de un ataque al corazón la misma mañana del partido.

Las esperanzas de Indiana de salvar la temporada, y de su entrenador Tom Crean de asegurar su cargo se esfumaron tras su derrota en primera ronda frente a Wichita State (81-76). Los Hoosiers llegaron a tener hasta 8 puntos de ventaja en la primera parte gracias a los triples de Yogi Ferrell (24 puntos, 4 de 6) y Collin Hartman (11 puntos, 3 de 4). Fred VanVleet (27 puntos, 4 asistencias) evitó el hundimiento de los Shockers antes del descanso. En la segunda mitad el base y el novato Zach Brown (11 puntos, 8 rebotes) contribuyeron de forma decisiva a poner contra las cuerdas a Indiana con un parcial de 15 a 3. En los 6 minutos finales Ron Baker (15 puntos, 5 rebotes, 5 recuperaciones) y Tekele Cotton (9 puntos, 5 rebotes) contuvieron la última ofensiva de los de Tom Crean anotando los últimos 14 puntos de los vencedores (7 por cabeza).

Kansas superó sin ningún tipo de problema a New Mexico State (75-56). Los Jayhawks estuvieron sensacionales desde la línea de triples (9 de 13). En segunda ronda ante Wichita State se quedaron en un paupérrimo 6 de 21 (28,6%). El equipo de este año de Bill Self ha evidenciado problemas de carácter, de alma, en los momentos complicados. En su último partido de curso esta carencia se hizo evidente de nuevo. Inicialmente parecía que Frank Mason (16 puntos, 6 rebotes) podría superar a Fred VanVleet (17 puntos, 6 rebotes, 6 asistencias, 4 robos) en el duelo de bases, dándole a Kansas una ventaja de 8 puntos. Pero entonces aparecieron los triples de Wichita State (10 de 20 al final del partido) para pulverizar la renta de su rival antes del descanso.

En la segunda mitad Tekele Cotton (19 puntos) tocó a carga. Un triple de Evan Wessel (12 puntos, 9 rebotes, 4 de 6 en triples) puso a los Shockers 13 arriba. Bill Self ordenó a sus jugadores que presionaran en toda la pista. El recurso fue efectivo hasta que Darius Carter (10 puntos, 4 rebotes) conectó dos canastas seguidas a falta de 5 minutos. Al técnico, que ya había agotado sus tiempos muertos, no le quedó más remedio que contemplar impotente la derrota de sus jugadores por 65 a 78.

Wisconsin sobrevive a Joseph Young en el Oeste

A falta de 4:30 para el descanso entre el enfrentamiento de primera ronda entre Oregon y Oklahoma State, Joseph Young (27 puntos, 4 rebotes, 4 asistencias) había fallado sus 3 lanzamientos y sólo llevaba 2 puntos de tiros libres. El hijo de Michael Young, ganador de la Euroliga en 1993 con el Limoges, cerró la primera parte con una racha de 15 puntos y su equipo pasó de perder de 8 a ganar de 4. Los Cowboys volvieron a plantar cara durante 16 minutos para volver a ceder en sus fatídicos últimos 4 minutos, en este caso de la segunda parte. En este lapso fallaron 6 de sus 7 lanzamientos de campo para encajar el parcial de 9 a 4 que les condenó a perder 79 a 73. Por los derrotados, Phil Forte sumó 12 puntos, pero se quedó en 1 de 7 en triples. ¿Recordáis lo que hemos dicho a lo largo de la temporada sobre Forte y sus rachas de triples? Pues eso.

Coastal Carolina resistió 12 minutos y 38 segundos antes de que Wisconsin, la primera cabeza de serie de esta región,  se le escapase de forma definitiva (86 -72) en su duelo de primera ronda. Los bajitos Chanticleers, sin ningún titular de más de 2 metros, no pudieron frenar a la línea frontal de los Badgers (62 puntos y 22 rebotes entre Frank Kaminsky, Sam Dekker y Nigel Hayes). El trío mantuvo un duelo desigual en segunda ronda contra Joseph Young. Con los puntos de Dekker (17 puntos, 5 rebotes), Kaminsky (16 puntos, 7 rebotes) y Hayes (14 puntos, 5 rebotes, 3 asistencias) Wisconsin abrió distancia en el marcador respecto a Oregon.

Young empezó frío, fallando sus 5 primeros lanzamientos, pero a la que anotó su primer triple no tuvo freno. El escolta le clavó 30 puntos a su rival, aunque estaba en inferioridad de 3 a 1. Los breves momentos en que Jalil Abdul-Bassit (12 puntos, 4 de 5 en triples) y Dwayne Benjamin (8 puntos, 8 rebotes) le acompañaron, los Ducks consiguieron empatar a 52. Cuando le dejaron solo, Bronson Koenig (12 puntos) se sumó al trío de Wisconsin para sentenciar el choque (72-65).

Wesley Saunders (26 puntos, 4 rebotes, 5 asistencias) anotó 15 de los 18 primeros puntos de Harvard en primera ronda ante North Carolina. Su liderazgo, no obstante, no resultó decisivo. Los Tar Heels se fueron hasta los 16 puntos de ventaja en la segunda mitad. Los empollones, con todo perdido, se fueron hacia delante tras una canasta de Siyane Chambers (13 puntos). Con un 3+1 de este jugador loscampeones de la Ivy League se ponían 2 puntos arriba a 1:15 del final tras un parcial de 13 a 31. Dos canastas del freshman Justin Jackson (14 puntos) salvaron del desastre a los de Roy Williams.

Arkansas también se libró por los pelos del upset frente a Wofford (56-53). Fue un duelo a cara de perro en el que los Razorbacks fueron por detrás en el marcador, aunque por pocos puntos, durante muchísimos minutos. Michael Qualls (20 puntos) y Bobby Portis (15 puntos, 13 rebotes) sostuvieron a los suyos en el tramo final del encuentro. La mala noche de Karl Cochran en el tiro (12 puntos pero 2 de 12 en triples) fue un lastre para los Terriers. Cochran falló uno de los tiros de tres de que dispuso su conjunto para forzar la prórroga.

North Carolina se metió en los “Sweet 16” (los mejores 16) superando a Arkansas en su segundo partido del fin de semana (87-78). Marcus Paige (22 puntos, 6 rebotes, 5 recuperaciones) empezó con la muñeca fría fallando 7 de sus 8 lanzamientos de la primera parte. Los Razorbacks salieron en tromba con Michael Qualls (27 puntos, 10 rebotes, 3 asistencias) dirigiendo la ofensiva secundado por los triples de Rashad Madden y Anthlon Bell. Pero los compañeros de Paige se mantuvieron firmes, y llegaron al descanso con ventaja en el marcador, 39 a 36.

Un Bobby Portis (18 puntos, 14 rebotes, 5 recuperaciones) prácticamente inédito durante la primera mitad empezó a anotar en la segunda, pero sin romper la igualdad del encuentro. Hasta que Kennedy Meeks se lesionó la rodilla. Sin su pívot, Roy Williams puso un equipo pequeño en pista. Paige asumió el liderazgo de los Tar Heels, anotando 20 puntos a partir de ese momento, 15 en el parcial de 24 a 11 que decantó el duelo. Justin Jackson (16 puntos) y J.P. Tokoto (13 puntos, 5 rebotes, 8 asistencias) remataron la faena. Tras la victoria, el entrenador de UNC se desmelenó en el vestuario.

La aventura de Sebas Saiz (4 puntos, 5 rebotes, 2 tapones en 21 minutos) en este Madness se acabó en primera ronda frente a Xavier (76-57). Unos cansados Rebels fueron incapaces de frenar a Matt Stainbrook (20 puntos, 9 rebotes, 5 asistencias) en la pintura ni a Dee Davis en la lejana distancia (17 puntos, 4 de 9 en triples).

Georgia State protagonizó una de las grandes sorpresas de la primera ronda eliminando a la cabeza de serie número 3 Baylor (56-57). A poco menos de tres minutos del final este resultado parecía imposible. Dos tiros libres de Rico Gathers (9 puntos, 10 rebotes) ponían a  Baylor 8 puntos por delante en el marcador a falta de 2:54. Pero el hijo del entrenador de los Panthers no quería que la fiesta acabase tan rápido.

R.J. Hunter (16 puntos, 3 rebotes, 3 recuperaciones) sumó 12 puntos en un parcial de 0 a 13 que dejó a los Bears KO en la lona. Los últimos 3, con un triple a falta de 3 segundos. Ron Hunter, que se había lesionado el tendón de Aquiles tras la decisiva actuación de su hijo en la final de conferencia, se cayó de su silla tras esta canasta de su vástago. En este final enloquecido Baylor tuvo 4 pérdidas de balón, 2 de ellas responsabilidad de Taurean Prince (18 puntos, 15 rebotes).

El viaje de marzo de Georgia State concluyó frente a Xavier (75-67). R. J. Hunter (20 puntos, 4 rebotes, 5 asistencias) volvió a brillar, pero sus compañeros estuvieron discretos. Por contra, los titulares de los Musketeers encontraron el apoyo de dos hombres de banquillo, Jalen Reynolds (21 puntos, 6 rebotes) y Myles Davis (17 puntos). Reynolds avasalló en la pintura mientras Davis frió a triples (5 de 8) a los Panthers. El equipo de Ron Hunter no fue nunca por delante en el marcador. Aunque en la primera parte pudo contrarrestar los arreones de su rival, en la segunda el acierto de Xavier en los tiros de campo (13 de 16) y su fiabilidad en los tiros libres (22 de 25 global) acabó por sentenciarles.

El sensacional freshman D’Angelo Russell (28 puntos, 6 rebotes) llevó a Ohio State al triunfo en la prórroga frente a Virginia Commonwealth (72-75). El base sólo estuvo en el banquillo 1 minuto, el tiempo necesario para ponerle un vendaje en la ceja tras recibir un codazo de Doug Brooks (14 puntos, 4 de 7 en triples) en el tramo final de la segunda parte. El técnico de VCU Shaka Smart empezó el duelo con su habitual “havoc”, una presión en todo el campo. Tras tener 12 puntos de ventaja, tuvo que renunciar a su defensa característica cuando Russell y el base Shannon Scott (9 puntos, 10 asistencias) le destrozaron la táctica. La igualdad se mantuvo hasta el final, con los Buckeyes aprovechando su mayor acierto en el tiro (49,1% por 38,1% de su rival) y VCU haciendo valer su dominio del rebote ofensivo (13 a 8). Russell se marcó la jugada de la noche, aunque la acción no acabase en canasta.

Arizona pasó el rodillo por encima de Texas Southern (93-72), a pesar de que el entrenador Sean Miller no se mostró nada contento con la defensa realizada por sus jugadores.  En su siguiente partido los Wildcats se vieron superados de salida por sus problemas para atacar la zona 2-3 de Ohio State. Los Buckeyes llegaron a tener 6 puntos de ventaja con un D’Angelo Russell (9 puntos, 7 rebotes, 6 asistencias) fallón en el tiro (3 de 19) pero autor de alguna asistencia espectacular. Arizona empezó a superar la defensa rival con la velocidad para romper las líneas del base T. J. McConnell (19 puntos, 6 rebotes, 6 asistencias, 5 recuperaciones) y la habilidad de Rondae Hollis-Jefferson (11 puntos, 10 rebotes, 5 asistencias) recibiendo en la línea de tiros libres y conectando desde ese punto con sus pívots, Brandon Ashley y Kaleb Tarczewski.

La tercera falta en los primeros compases de la segunda parte de Ashley no fue un problema sino una ventaja para los de Miller. El equipo pasó a jugar con 3 “bajitos”. El cuarto triple de Gabe York (19 puntos, 5 triples) tras el descanso les dio 13 puntos de ventaja mientras McConnell enfriaba el ritmo del partido. Con su rival asegurando sus ataques, Ohio State perdió la oportunidad de anotar en transición y se atascó en estático. Thad Matta ordenó cambiar a defensa individual a su equipo, con presión a toda pista los últimos 5 minutos, pero no pudo evitar la derrota por 73 a 58.

El Este, descabezado

El dominio abrumador de Louisiana State en la pintura durante la primera parte de su duelo de primera ronda frente a North Carolina State le dio una ventaja de 14 puntos al descanso. Jarell Martin (16 puntos, 11 rebotes, 4 asistencias) y Jordan Mickey (12 puntos, 14 rebotes, 6 tapones) campaban a sus anchas, bien escoltados por Tim Quarterman (17 puntos, 9 rebotes, 7 asistencias). A 10:25 del final los Tigers dominaban de 12, tras la última canasta en juego de Martin. Última suya, y de su equipo, que falló sus siguientes 12 lanzamientos. La debacle se completó con un 5 de 13 en los tiros libres. El parcial para la Wolfpack fue de 5 a 18. Una canasta a falta de 4 segundos de Bejaay Anya le acabó dando la victoria a North Carolina State (66-65).

La primera cabeza de serie de esta región Villanova no mostró ninguna compasión ante Lafayette (93-52) en su primer encuentro del fin de semana. Los Wildcats no salieron vivos del segundo, frente a una North Carolina State (68-71) con un ataque muy compensado (4 de sus titulares por encima de los 10 puntos). Su principio de partido ya fue premonitorio, acertando 2 de sus primeros 14 tiros de campo. Sólo las pérdidas de balón de la Wolfpack en estos minutos iniciales (4) evitaron una diferencia difícil de recuperar.

Tras remontar al descanso, Villanova volvió a las andadas en el inicio de la segunda parte (2 de 12 en sus primeros lanzamientos). Esta vez sus rivales si lo aprovecharon y se escaparon de 12 puntos. Jayvaughn Pinkston (13 puntos, 6 rebotes) y Darrun Hillard (27 puntos, 6 de 10 en triples) intentaron salvar al equipo de la eliminación. Dillard, tras conectar 3 triples en 90 segundos, puso a los Jay Wright a 1 punto. Lástima que sólo faltaba 1 segundo para el final.

Northern Iowa superó en primera ronda a Wyoming (71-54) a pesar de los esfuerzos de Larry Nance Jr (16 puntos, 7 rebotes). Los Panthers ganaban de 21 a 15 minutos del final. El hijo del ganador del primer concurso de mates de la NBA anotó 2 triples, Riley Grabau le secundó con 2 más y Charles Hankerson puso otro. La diferencia se redujo hasta 7 puntos sin que los jugadores de Norhtern Iowa perdieran la calma en ningún momento. Una vez se acabó la racha, volvieron a irse en el marcador.

Más problemas tuvo Louisville para vencer en su primer enfrentamiento a la UC Irvine (57-55) del gigante de 2,28 Mamadou N’Diaye (12 puntos, 5 rebotes). Los correosos Anteaters se mantuvieron pegados a los talones del equipo de Rick Pitino los 40 minutos. Con Montrezl Harrell anulado (8 puntos, 4 rebotes), los Cardinals tuvieron que recurrir a sus exteriores. En el último minuto Wayne Blackshear (19 puntos, 7 rebotes) penetró para anotar ante la torre rival el empate a 55, Quentin Snider (16 puntos, 5 rebotes) puso el marcador en 57 a 55 desde la línea de tiros libres y Terry Rozier (12 puntos, 3 rebotes, 5 asistencias) provocó una pérdida de pelota en la última posesión de UC Irvine.

Sin embargo, los Cardinals tuvieron un partido mucho más plácido en segunda ronda ante Northern Iowa (66-53). Rick Pitino tenía perfectamente estudiados a sus rivales y especialmente a su mejor jugador, el pívot Seth Tuttle (14 puntos, 7 rebotes). Para frenarlo, hizo salir de titular a Mangog Mathiang y dispuso a sus jugadores en una defensa que mutaba de zona 2-3 a individual y viceversa. Tras unos primeros minutos disputados, a la que Terry Rozier (25 puntos, 5 rebotes, 7 asistencias) encontró la canasta de los Panthers Louisville pasó a dominar de forma definitiva el encuentro.

Dayton se convirtió en el único equipo de los First Four en superar la primera ronda tras vencer a Providence (53-66). Para los Flyers, que no parecieron notar el cansancio, era su 5 partido en 8 días. Un fallón Jordan Sibert (15 puntos, 3 de 12 en los tiros) y Dyshawn Pierre (20 puntos, 9 rebotes) fueron sus hombres claves en ataque con 15 puntos. Un triple de Pierre puso el 42 a 50 a 4:28 del final. En el tiempo muerto de los Friars, el entrenador Ed Cooley fue sancionado con una técnica por lanzar su silla contra el suelo. El técnico afirma que no fue premeditado, que pretendía animar a sus jugadores, pero lo cierto es que su equipo le perdió la cara al partido de forma definitiva. Aunque si no lo digo reviento: la técnica me parece absurda.

Oklahoma dejó en la cuneta a las primeras de cambio a Albany (66-60). Su entrenador Lon Kruger se convirtió en el primero en ganar un partido del torneo con 5 universidades diferentes. En la segunda ronda frente a Dayton (72-66) se convirtió en el primero en meterse entre los 16 mejores con 4 equipos distintos. Oklahoma abrió las hostilidades ante los Flyers anotando 7 de sus 9 primeros tiros de tres. Los Sooners estaban 12 arriba, pero Dayton aún no tenía ganas de irse a casa y respondió con un parcial de 0 a 15 recuperando 6 pelotas. Los de Archie Miller creyeron que podrían repetir la historia del curso pasado cuando un triple de Dyshawn Pierre les dio 9 puntos de ventaja a 7 minutos del final. Oklahoma bajó el culo en defensa para sumar 16 puntos mientras dejaba a su rival, que falló 8 de sus 9 tiros de campo y regaló 5 pelotas, en 2.

Michigan State dio per acabado su primer partido del torneo antes de tiempo, y eso casi le cuesta la derrota. Los Spartans ganaban a Georgia de 12 a falta de 90 segundos. Un minuto después, sólo ganaban de 4. Denzel Valentine (16 puntos, 6 rebotes, 6 asistencias, 3 recuperaciones) anotó sus 6 tiros libres en los últimos 30 segundos para darle la victoria a los de Tom Izzo por 70 a 63.

Belmont, de la mano de Craig Bradshaw (25 puntos, 9 rebotes), le plantó cara a Virginia hasta el final (79-67). Dos triples seguidos del jugador pusieron a los Bruins 2 puntos por debajo a 4:36 del final. Los Cavaliers aseguraron su victoria en los tiros libres, anotando 11 de sus 13 intentos en la parte final del encuentro. La buena noticia para los de Tony Bennett fue la recuperación como anotador de Justin Anderson (15 puntos, 5 rebotes).

Michigan State ha llegado a marzo en su mejor momento del año. Su triunfo en la segunda ronda sobre Virginia (54-60), segunda cabeza de serie del cuadrante, es la prueba evidente. La defensa de los Spartans, aprovechando al máximo su potencial físico para cerrar su aro, desconectó por completo el estilo de ataque de su rival, pausado y controlado. No dejaron pensar a Malcolm Brogdon, y los de Tony Bennett no hallaron la manera de anotar con fluidez. En ataque, los de Tom Izzo vivieron de dos rachas. La primera, en los primeros 20 minutos, de Travis Trice (23 puntos, 3 asistencias). El escolta anotó 13 puntos de una tacada. El marcador pasó del empate a 2 hasta un 15 a 4.

La segunda racha llegó tras el descanso, cuando un Justin Anderson aun falto de forma acercó a los Cavaliers a tan sólo 2 puntos. Denzel Valentine encendió la mecha con un triple y Branden Dawson (15 puntos, 9 rebotes, 4 tapones) entró en ignición con 7 puntos. Michigan State se puso 12 arriba tras otro triple, esta vez de Brynn Forbes. Los últimos 15 minutos del encuentro, con pocas canastas en juego y muchos tiros libres, se hicieron interminables para los Spartans, que administraban su renta, y agónicos para Virginia que no consiguió eliminarla. La lucha de Darion Atkins (10 puntos, 14 rebotes) no tuvo premio.

UCLA, la inesperada superviviente en el Sur

Duke calentó en primera ronda ante Robert Morris (85-56) antes de enfrentarse a San Diego State en la segunda. Los Aztecs habían echado previamente del torneo a una Saint John’s (76-64) que jugó sin su pivot titular Chris Obekpa, sancionado por saltarse las reglas del equipo. El partido de la segunda ronda no tuvo más historia que la que escribieron los Blue Devils (68-49). Jahlil Okafor (26 puntos, 6 rebotes, 3 tapones) dio un clínic anotando 18 puntos en la primera parte. Su superioridad fue casi insultante. El pívot había anotado 9 de sus 11 lanzamientos de campo en su primera actuación del fin de semana. En la segunda acertó 12 de 16. El partido quedo rotó al descanso a pesar de los intentos del conjunto que entrena el veterano Steve Fisher de reengancharse en la segunda parte.

Utah cumplió las previsiones y derrotó a Stephen F. Austin (57-50) en su primer partido de la Locura de Marzo. El pívot austríaco Jacob Poetl fue su jugador más destacado con 18 puntos, 8 rebotes y 5 tapones. Su rival en la segunda ronda, Georgetown, también se ajustó al guión ante Eastern Washington (84-74) con 25 puntos y 8 rebotes de D’Vauntes Smith-Rivera. Una buena racha en los triples le dio a los Eagles el mando en el marcador durante el ecuador de la primera mitad, pero fue un liderazgo fugaz para el equipo del máximo anotador de la Division I, Tyler Harvey (27 puntos).

Diez años después, Utah volvió a colarse entre los 16 mejores de la NCAA tras derrotar a Georgetown (64-75). A los Utes les costó ajustar su defensa al ataque estilo Princeton de sus rivales. Con la inspiración de Jabril Tabrick (10 puntos) y L.J. Peak (18 puntos, 7 de 8 en el tiro) los Hoyas llegaron a tener 11 puntos de ventaja. D’Vauntes Smith-Rivera (12 puntos, 6 asistencias) estaba desaparecido pero el dúo, con la ayuda de Isaac Copeland (14 puntos), lo compensaba. Hasta que Utah ajustó y llegó a puntear los lanzamientos rivales. Un triple de Brandon Taylor (14 puntos, 3 rebotes, 5 asistencias) ponía a Utah 7 arriba a 2:47. Dakarai Tucker (11 puntos, 5 rebotes) hizo la brecha más grande.

UCLA eliminó a Southern Methodist en el final más controvertido de la primera ronda del torneo. El angoleño Yannick Moreira, intentando hacerse con el rebote, tocó en trayectoria descendente el lanzamiento triple de Bryce Alford (27 puntos, 9 de 11 en tiros de 3). Aunque el tiro no iba dentro, los árbitros concedieron los tres puntos. Los californianos se pusieron tras esta decisión un punto arriba (59-60) a 13 segundos del final. Nic Moore (24 puntos) tuvo dos oportunidades para intentar compensar el error de su compañero, pero falló sus dos lanzamientos.

La Universidad de Alabama – Birmingham hizo añicos todas las apuestas eliminando a Iowa State a las primeras de cambio (59-60). El equipo con la plantilla más joven del torneo le sacó los colores a una de las claras candidatas a estar entre las 16 mejores con un dominio apabullante del rebote (52 por los 37 de su contrincante). El outsider capturó 19 rebotes en ataque, 9 de ellos del jugador de 1,93 Tyler Madison (9 puntos, 11 rebotes). El principio de partido de los Cyclones, con un parcial de 12 a 2, no hacía presagiar su inminente derrota. Pero Robert Brown (21 puntos) empezó a meter sus tiros y UAB llegó al descanso con una ventaja de 3 puntos. La segunda mitad fue igualadísima hasta que 4 puntos de William Lee (14 puntos, 12 rebotes) en el último minuto impulsaron a los Blazers hasta la victoria.

En la segunda ronda UCLA acabó con el sueño de UAB. Los Blazers depositaron sus esperanzas en el gran partido de Robert Brown (25 puntos, 3 asistencias), pero el dominio incontestable bajo ambos aros de Tony Parker (28 puntos con 11 de 14 en los tiros de campo, 12 rebotes, 3 tapones) y una buena dirección de juego de Bryce Alford (22 puntos, 5 asistencias) permitieron a los Bruins clasificarse para el segundo fin de semana del gran torneo del baloncesto universitario.

Aaron White (26 puntos, 6 rebotes) se bastó para eliminar a Davidson (83-52). El versatil alero de Iowa anotó todos los puntos de los Hawkeyes en el parcial de 13 a 1 que dejó el choque visto para sentencia en la segunda parte. Gonzaga tampoco pasó apuros frente a North Dakota State (86-76). En la siguiente ronda los Bulldogs pasaron su rodillo de puntos por encima de Iowa (87-68). El equipo de Mark Few, liderado por Kyle Wiltjer (24 puntos, 10 de 12 en el tiro, 7 rebotes), anotó el 61,5% de sus lanzamientos con un destacable 10 de 16 en triples. Domantas Sabonis colaboró como sexto hombre con 18 puntos y 9 rebotes.

Versión íntegra del artículo publicado en http://www.encancha.com, marzo 2015

Varapalo de la NCAA para Jim Boeheim y Syracuse

9 Mar

Ya se han empezado a disputar los torneos de algunas conferencias mientras que las principales cerraban sus ligas regulares. Cuatro equipos tienen su plaza asegurada en el March Madness, aunque la noticia de la semana ha sido la sanción de la NCAA a Syracuse y su entrenador Jim Boeheim.

Como resultado de la investigación de la NCAA sobre las irregularidades cometidas por la universidad de Syracuse, el organismo rector del deporte universitario norteamericano decidió suspender a su entrenador Jim Boeheim para los primeros 9 partidos de la próxima liga regular de la Atlantic Coast y borrar del palmarés de los Orange 108 victorias obtenidas entre los períodos 2004-07 y 2010-12. El veterano técnico necesitaba 34 triunfos para llegar a los 1000, pero tras esta decisión se quedará con 858 partidos ganados.

La NCAA ha considerado culpable a Syracuse de ayudar de forma inadecuada a los deportistas en sus estudios para que pudieran seguir siendo elegibles para jugar (Fabricio Melo y James Southerland fueron los últimos beneficiados). El responsable de estos actos sería el director de operaciones baloncestísticas y sus ayudantes, a quien Boeheim encargó el control de los temas académicos. La universidad también ha sido sancionada por incumplir su programa de lucha contra el uso de sustancias prohibidas, y por promover las relaciones de sus jugadores con un grupo que les ayudaba financieramente a cambio de su participación en actos de una asociación juvenil de raíces religiosas, la popular YMCA de los Village People.

Boeheim, castigado por haber dejado que la situación se le fuera de las manos, está estudiando apelar. Sin embargo, Syracuse ha aceptado la pena. Además de las victorias que desaparecen de su historial, debe devolver el dinero que ingresó por su participación en los torneos de la NCAA entre el 2011 y el 2013, verá reducidas sus becas deportivas y estará 5 años bajo vigilancia. Pero conserva el campeonato nacional que ganó el año 2003 con Carmelo Anthony. Y el año que viene podrá participar en los torneos de final de temporada (incluyendo el March Madness si consigue plaza), ya que el organismo sancionador ha tenido en cuenta la autoexclusión que los Orange se han impuesto este año.

Tras hacerse pública la decisión, Syracuse cerró la temporada con una derrota en su último compromiso de la liga regular de la Atlantic Coast ante North Carolina State (71-57). Los Orange dominaban 17 a 25 a 3 minutos del descanso antes de encajar un parcial de 27 a 2 que les sacó del partido. Jim Boeheim envió a su segundo a la rueda de prensa posterior al encuentro, en una noche muy incómoda para él. La afición local se dedicó a abuchearle y a cantar la canción antes mencionada de los Village People durante las primeras posesiones del conjunto visitante.

Un repaso al ranking

Después de una semana con malos resultados para 15 equipos del Top 25, el ranking experimentó muchos cambios. Kentucky y Virginia, que solventaron con triunfos sus compromisos, se mantuvieron como primero (de forma unánime) y segundo. Por detrás de ellos Duke, Villanova y Arizona completaron el Top 5. Fuera de los dos primeros, tan sólo Utah (13), Arkansas (18) y West Virginia (20) mantuvieron sus posiciones de la lista previa.

Resumiendo los batacazos más destacados, Gonzaga cayó de la tercera posición a la séptima, Notre Dame de la nueve a la doce, Iowa State de la doce a la diecisiete y North Carolina de la quince a la diecinueve. Los grandes beneficiados fueron la 8 Wichita State (antes 11), la 10 Maryland (era la 14) y la 14 Baylor (desde el número 19). Virginia Commonwealth y San Diego State fueron sustituidos en la lista por la retornada Ohio State (23) y la debutante Murray State (25).

Ya tenemos a los primeros clasificados para el March Madness después de ganar los torneos de sus respectivas conferencias. Los agraciados con la invitación automática son, en estos momentos, Belmont (Ohio Valley), Coastal Carolina (Big South), North Florida (Atlantic Sun) y Northern Iowa (Missouri Valley).

American

Southern Methodist, 22 del ranking, salió vencedora del trascendental duelo frente a Tulsa con el título de la liga regular en juego (67-62), el primero que gana en 22 años. En un partido muy parejo, la presión defensiva de los Golden Hurricane les mantuvo dentro del partido. Los puntos del equipo llegaban gracias a las recuperaciones de balón o los triples de un inspiradísimo James Woodard (30 puntos, 10 de 16 en triples). Los campeones se apoyaron en la aportación de Marcus Kennedy (12 de sus 16 puntos tras el descanso, 7 rebotes, 3 tapones) y algunas acciones puntuales de Nic Moore (14 puntos, 5 rebotes, 3 asistencias) para conseguir el control del marcador durante la segunda mitad, aunque sin llegar a despegarse nunca de forma definitiva de sus rivales.

Atlantic Coast

La segunda del ranking Virginia no empezó con buen pie su visita a Syracuse (47-59). Después de trece minutos de juego, sólo había anotado un lanzamiento de campo de Anthony Gill (17 puntos, 9 rebotes) y perdía 13 a 2 habiendo encajado 6 puntos del pívot Rakeem Christmas (10 puntos, 4 rebotes, 3 asistencias) en su última noche en el pabellón de los Orange. Los Cavaliers apretaron los dientes y le cerraron los espacios a Christmas. Tras llegar al descanso ganando 20 a 23, anotaron 7 de sus 9 primeros lanzamientos de la segunda parte con 3 triples. Este triunfo convirtió al equipo de Tony Bennett en campeón de la liga regular de la ACC por segunda temporada consecutiva.

El entrenador esperaba recuperar a su segundo mejor anotador Justin Anderson (7 partidos de baja por una fractura en un dedo de su mano buena) de cara al duelo contra la 16 Louisville. Sin embargo, el alero tuvo que ser operado de apendicitis. El equipo echó en falta sus puntos en la pista de los Cardinals (59-57), finalmente cuartos de la ACC. Los locales pegaron primero, con Montrezl Harrell (20 puntos, 12 rebotes) haciendo estragos en la pintura y Quentin Snider  (11 puntos) colaborando con tres triples. Los Cavaliers se recuperaron, y tras haber llegado a perder de 14 en la primera parte, se pusieron por delante con los triples de Malcolm Brogdon (17 puntos, 6 rebotes, 4 triples tras el descanso).

El equipo de Pitino dio un nuevo estirón sólo para ver como una nueva canasta de 3 de Brogdon ponía el 56 a 57 en el marcador a falta de 16 segundos para el final. Estaba claro que las mejores opciones de Louisville eran Harrell o Terry Rozier (11 puntos, 7 rebotes, 4 asistencias). Así que cuando la pelota llegó a las manos del base, ya tenía a dos defensores encima. Y el que se jugó el tiro decisivo, y lo clavó, fue Mangok Mathiang (2 puntos, 2 rebotes). Era la segunda canasta de campo del pívot desde el  31 de enero (en este tiempo su serie ha sido 2 de 17).

Louisville se recuperó con este resultado de la derrota previa en casa contra Notre Dame, doceava de la lista de AP (59-71). Los Fightin Irish son un equipo de buenos tiradores, aunque a priori menos potentes en el  juego interior que su rival. El suplente Bonzie Colson (17 puntos, 9 rebotes, 7 de 7 en los tiros de campo) compensó este déficit. Precisamente los pívots de los Cardinals fueron los artífices del parcial inicial de 6 a 0. Los visitantes se rehicieron rápidamente, y con la aportación de Demetrius Jackson (21 puntos, 5 rebotes, 4 robos) y Jerian Grant (12 puntos, 7 asistencias) llegaron al descanso ganando 31 a 42.

Louisville empató en el inicio de la segunda parte con un parcial de 11 a 0, pero entre Colson y Jackson volvieron a poner tierra de por medio. Montrezl Harrell (23 puntos, 12 rebotes) asumió el liderazgo local ante la desacertada noche cara a canasta de Terry Rozier y Wayne Blackshear (11 puntos por cabeza, pero con una serie conjunta de 8 de 25 en el tiro), pero a su equipo le faltó capacidad de anotación para mantener el ritmo. ¡Cuánto daño le va a hacer a Louisville la expulsión del equipo de Chris Jones!

North Carolina, 19 del ranking, cogió moral para recibir a la número 3 Duke apalizando a Georgia Tech (49-81). Los Blue Devils, por su parte, prepararon la visita a su rival pasando por encima de Wake Forest (94-51). El freshman Grayson Allen (27 puntos, 9 de 11 en tiros e campo) le robó el protagonismo al senior Quinn Cook (13 puntos, 5 rebotes) en su última noche en Durham. Por primera vez en 29 partidos, el también novato Jahlil Okafor (6 puntos, 4 rebotes) no llegó a los 10 puntos. En parte porque el pívot, el primer freshman en ser proclamado mejor jugador del curso de esta conferencia, sólo jugó 19 minutos.

En la gran noche el triunfo acabó siendo para Duke (77-84). Si Kentucky y Virginia ganan sus partidos desde la defensa, los Blue Devils lo hacen desde el ataque. Anotando puntos sin cesar hasta que su rival se muestra incapaz de seguirles el ritmo. Y eso fue lo que pasó. Los de Krzyzewski salieron en tromba, desplegando todo su arsenal. Los Tar Heels se rehicieron antes del descanso con una buena aportación de Brice Johnson (17 puntos, 7 rebotes).

Los jugadores de North Carolina se hicieron ilusiones cuando se pusieron 7 arriba en el minuto 6 de la segunda mitad tras un triple de Marcus Paige (23 puntos, 5 asistencias). Jahlil Okafor (14 puntos, 4 rebotes) tocó a carga y Tyus Jones (24 puntos, 17 en la segunda parte, 6 rebotes, 7 asistencias, 3 recuperaciones) asumió el mando con Quinn Cook (20 puntos) de segundo para acabar con las esperanzas de los de Roy Williams.

Atlantic 10

Dayton salió vencedora del duelo entre dos de los colíderes de esta conferencia al imponerse a Rhode Island (75-59). El partido perfecto en el tiro de Jordan Sibert (21 puntos, 5 de 5 en tiros de 2, 1 de 1 en triples y 8 de 8 en las personales) contribuyó mucho a este éxito de los Flyers Tanto como los 19 puntos y 11 rebotes de Dyshawn Pierre y los 18 puntos de Kendall Pollard. El equipo de Archie Miller, hermano del entrenador de Arizona, pasó a compartir el primer lugar de la clasificación con Davidson. Los Wildcats, mejor equipo de la NCAA en ratio de asistencias/pérdidas y octavo mejor anotador de la DI, superaron a una VCU (82-55) que encadenaba así tres derrotas consecutivas en un momento de lo más inoportuno (si es que hay algún momento bueno para perder).  Virginia Commonwealth cerró su mal momento ganando a George Mason (71-60). En la última jornada, la inesperada derrota de Dayton en su visita a La Salle (55-53) concedió el título a una Davidson que arrolló a Duquesne (78-107) de la mano de un gran Tyler Kalinoski (32 puntos, 8 de 10 en triples, 5 rebotes, 9 asistencias).

Big East

Creighton intentó frenar a la número cuatro Villanova con las mismas armas de su rival, una defensa muy física. Y a punto estuvo de conseguirlo (72-76). Ryan Arcidiacono (23 puntos, 4 rebotes) y Dylan Ennis (19 puntos, 3 recuperaciones) sostuvieron con su anotación a los Wildcats durante la primera mitad, ante el éxito de sus rivales frenando a JayVaughn Pinkston. En la segunda parte el equipo de Jay Wright se fue de 11 puntos, pero los de casa siguieron insistiendo.

Austin Chatman (21 puntos, 5 rebotes) puso un punto arriba a los Bluejays a 1 minuto del final, pero Arcidiacono respondió forzando un 2+1. De nuevo Chatman, esta vez con un triple, dejó a Creighton a dos puntos a 10 segundos del final, tras dos tiros libres de Arcidiacono. El base de Villanova aseguró la victoria de su equipo capturando un rebote después de que Will Artino fallase el tiro que hubiera empatado el encuentro. Superado este escollo, la líder indiscutible de su conferencia se paseó ante Saint John’s (105-68).

La 21 del Top 25 Butler perdió la segunda posición de esta conferencia con una derrota ante su rival directa Georgetown (54-60). Los Hoyas dejaron a su rival en un 35,3% de efectividad en el tiro, consiguieron que su máximo anotador Kellen Dunham se quedase en 8 puntos con 3 canastas de campo de 12 intentos, y sellaron su canasta con 10 tapones (4 de Mikael Hopkins y 3 de Isaac Copeland). El mejor hombre en ataque de los de John Thompson III fue el de siempre, D’Vauntes Smith-Rivera (16 puntos, 7 rebotes).

La penúltima del ranking Providence perdía de 8 al descanso frente a Seton Hall después de haber anotado el 26% de sus tiros. En la segunda mitad el panorama varió totalmente. Kris Dunn anotó sus 17 puntos (que al final acompañó con 7 rebotes y 8 asistencias), Ben Bentil (21 puntos, 10 rebotes) puso 13 más y LaDontae Henton despejó la ecuación  (21 puntos, 7 rebotes) con otros 12. Los Friars acertaron el 67% de sus intentos de la segunda mitad para acabar venciendo 66 a 79. Su paso a defensa zonal también tuvo un papel decisivo en el resultado.

En la última jornada de la liga regular Providence recibió la visita de Butler (64-68). LaDontae Henton (8 puntos, 2 de 10 en el lanzamiento) no pudo despedirse de su afición como le hubiera gustado. Kris Dunn y Taylor Harris intentaron que al menos no dijera adios con una derrota, e impulsaron la remontada de unos Friars que perdían de 16 en los primeros minutos de la segunda parte. A partir de entonces Dunn anotó 21 de sus 23 puntos (más 3 rebotes, 6 asistencias y 4 roboso) y Harris 9 de sus 17, pero su esfuerzo fue baldío. Lo más que llegaron a acercarse fue a 3 puntos.

Big 10

El gran partido de Dez Wells (20 puntos, 10 rebotes, 4 asistencias) compensó la mala noche de Melo Trimble. La décima de la lista de AP Maryland arruinó la última noche en casa de los séniors de Rutgers (50-60). Los Scarlet Knights sumaban trece derrotas consecutivas. Los Terrapins batieron su récord de triunfos al final de la liga regular (26) con una victoria frente a una Nebraska (61-64) que acusó su desacierto en los tiros libres durante la segunda mitad (12 de 22 en el período). Aún así, Shavon Shields (26 puntos, 6 rebotes, 4 asistencias, 3 robos) tuvo un triple para forzar la prórroga. Por los segundos de esta conferencia destacaron  Melo Trimble (21 puntos, 7 rebotes, 4 asistencias) y Dez Wells (18 puntos, 12 rebotes, 4 asistencias).

El antepenúltimo del ranking Ohio State al fin rompió su maldición del recién llegado ganando su primer partido tras ser ranqueado. La escasa entidad de Penn State (67-77) contribuyó al logro de unos Buckeyes que llevan todo el curso entrando y saliendo de la lista de los 25 mejores. El freshman D’Angelo Russell contribuyó con 28 puntos, 6 rebotes, 3 asistencias y 3 robos. El base-escolta es el debutante que más veces ha llegado a los 25 puntos (6) este curso. Los Buckeyes no pudieron cerrar su semana con otro triunfo. Ya es mala suerte que en tu último partido en casa del curso te toque jugar contra el campeón de esta liga regular, la número 6 Wisconsin (48-72).

Los Badgers venían de asegurar su título de la liga regular con un triunfo en Minnesota (63-76) en el que brillaron Frank Kaminsky (25 puntos, 6 rebotes, 7 asistencias) y Sam Dekker (20 puntos, 6 rebotes).  Ante Ohio State no levantaron el pie del acelerador. D’Angelo Russell (17 puntos, 5 asistencias) intentó orquestar la remontada local cuando estaban 16 abajo a falta de 17 minutos con 6 puntos y 1 asistencia en un parcial de 9 a 0. Su rival le quitó rápidamente la idea de la cabeza con un parcial de 20 a 2 iniciado por dos triples de Bronson Koenig (15 puntos) y alimentado por Kaminsky (20 puntos, 5 rebotes, 3 asistencias).

Michigan State consiguió una victoria crucial ante Purdue (72-66) para mantenerse entre los 5 primeros de la conferencia. Los Spartans, además, rompieron una serie de dos derrotas consecutivas. La mala noticia de la noche fue la lesión de Branden Dawson en su último partido en  la que ha sido su casa durante 4 temporadas. Dawson sólo pudo jugar 9 minutos tras recibir un golpe en la cabeza. Matt Costello (13 puntos, 7 rebotes, 4 tapones) mantuvo a raya a las dos torres de 2,13 de los Boilermakers, A.J. Hammons (7 puntos, 8 rebotes) y Isaac Haas (9 puntos), mientras Travis Trice (27 puntos, 6 asistencias) masacraba el aro visitante.

Iowa amplió su racha de victorias a 5 a costa de una Indiana (63-77) que encadenaba dos derrotas. Los Hoosiers se pusieron por delante gracias a su acierto inicial (anotaron 8 de sus primeros 14 lanzamientos) para ceder la iniciativa a 8 minutos del descanso tras un parcial de 1 a 8 y volver a recuperarla. Aaron White hizo patente su buen momento de forma con 21 puntos y 5 rebotes. Mientras las críticas sobre el técnico de Indiana Tom Crean arreciaban, el director atlético de la universidad le mostraba su apoyo.

Despedir a Crean puede salirle muy caro al centro: 12 millones de dólares si lo hacen antes del 1 de julio o 7,5 si lo hacen a partir de esa fecha. El próximo año la cantidad bajaría hasta los 4 millones, y para el período 2017-20 sería de 1 millón. Más de un aficionado empezó a echar cuentas tras la derrota en la última jornada frente a Michigan State (72-74). La gran segunda parte de Travis Trice (anotó 18 de sus 21 puntos tras el descanso) impulsó a los Spartans. El sénior Yogi Ferrell (21 puntos, 7 rebotes y 6 asistencias) tuvo la oportunidad de despedirse a lo grande de Indiana con dos tiros libres a 2 segundos del final para forzar la prórroga. Lástima que sólo anotó uno. Michigan State acabó tercera la liga regular por delante de Iowa, Purdue y Ohio State.

Big 12

La novena Kansas se aseguró el título de la liga regular, y van once consecutivos, superando a la veinte West Virginia (76-69). Aunque antes tuvo que recuperar una desventaja de 18 puntos (22-40 a 1:23 del descanso) para conseguir forzar una prórroga. El triunfo les puede salir muy caro ya que su mejor interior, Perry Ellis, se lesionó la rodilla derecha en los últimos minutos de la primera parte. A esta baja se suma la del pívot freshman Cliff Alexander por problemas de elegibilidad para jugar en la NCAA.

Los Mountaineers, sin la presencia de sus base lesionados Juwan Staten y Gary Browne, fiaron sus cartas en ataque al acierto de Daxter Miles (23 puntos, 4 rebotes). El novato anotó 7 de los 10 puntos de los visitantes en el tiempo añadido, que no fueron suficientes ante la aportación del pívot Jamari Traylor (6 de sus 14 puntos en estos minutos ) y los 8 puntos consecutivos (6 de tiros libres) con los que el base Frank Mason (19 puntos, 7 rebotes, 3 asistencias, 3 recuperaciones) cerró el partido. Los Jayhawks acabaron ganando a pesar de su 0 de 15 en triples. West Virginia, aún sin Staten y Browne, cerró esta fase del curso superando a Oklahoma State (81-72).

Las posibilidades de Oklahoma, 15 del ranking, de arrebatarle el título de campeona de la liga regular de la Big 12 a Kansas se esfumaron tras su derrota en la pista de la 17 Iowa State (77-70). Y eso que parecía que tenían bien encarrilado el partido, con una ventaja de 20 puntos (28-48) a 15 minutos del final. Fue entonces cuando se produjo la jugada que lo cambió todo. Ryan Spangler (9 puntos, 11 rebotes)  le colocó un tapón a la estrella local George Niang, y a Isaiah Cousins (12 puntos, 4 rebotes, 3 asistencias, 3 recuperaciones) se le soltó la lengua ante el banquillo local. Los árbitros oyeron su comentario inapropiado y le sancionaron con una técnica.

Niang (23 puntos, 8 rebotes, 4 asistencias) convirtió la jugada en cinco puntos, 2 de los tiros libres y 3 del 2+1 de la posesión aparejada. El versátil jugador, que llevaba 5 puntos antes de este momento, se vino arriba y encadenó tres asistencias para que Monte Morris (19 puntos, 4 rebotes, 5 asistencias) sumara 8 puntos más. Los Cyclones, haciendo honor a su nombre, borraron a su rival de la pista con un parcial de 22 a 0 en 5 minutos. Los Sooners, superados por el delirio colectivo que se vivía en el Hilton Coliseum,  se olvidaron de su excelente circulación de balón de la primera parte. Sólo Buddy Hield (26 puntos, 5 rebotes) fue capaz de mantener el tipo. Iowa State acabó segunda de la clasificación tras derrotar a TCU (76-89).

El desquite de Oklahoma llegó en la última jornada con una victoria in extremis sobre la campeona Kansas (75-73). No fue la mejor noche en la carrera de Buddy Hield (18 puntos y 6 rebotes, pero 6 de 20 en los lanzamientos), pero si una de las que recordará con más agrado. Su palmeo en los últimos segundos fue el que provocó la derrota de los Jayhawks. Las bajas de los visitantes también contribuyeron al resultado final. Perry Ellis no se vistió a causa de su rodilla, Brannen Greene fue suspendido por conducta irresponsable y Cliff Alexander no viajó a la espera de resolver sus problemas de elegibilidad. El base Frank Mason cogió las riendas (21 puntos) mientras el suplente Landen Lucas aprovechó las bajas en la pintura para reivindicarse (13 puntos, 12 rebotes).

La 14 del ranking Baylor parecía tener controlado su enfrentamiento en la casa de una Texas que venía de sumar 4 derrotas consecutivas. Los Bears, liderados por Tayshaun Prince (17 puntos, 7 rebotes) y Rico Gathers (12 puntos, 11 rebotes),  tenían una ventaja de 10 puntos a falta de 6:30 y su defensa zonal mantenía a raya al equipo tejano. Pero los locales subieron su agresividad defensiva al tiempo que los visitantes especulaban con su ataque. Y así, tras malos tiros con el tiempo consumiéndose, pérdidas de pelota y alguna posesión agotada, Baylor se encontró jugándose la vida en una prórroga.

Con el marcador ajustado, el base de Tejas Isaiah Taylor recibió un codazo involuntario en la boca del alero de Baylor Royce O’Neale mientras ambos disputaban el balón en el suelo. Taylor perdió los nervios y se sacó de encima a su rival. Los suplentes saltaron a la pista previendo una pelea, pero lo hicieron demasiado pronto porque O’Neale no perdió la compostura. Cuatro jugadores de los Longhorns y 3 de los Bears fueron expulsados por dejar el banquillo. Y aún suerte que no voló ningún puñetazo, porque la sanción podría haber sido muy dura. Al final, Taylor pudo desquitarse anotando la canasta de la victoria tejana (61-59).

Baylor cerró la liga regular con una sufrida victoria ante la colista Texas Tech (77-74). Devaugntah Williams (28 puntos, 8 de 9 en triples), puso todo su empeño en arruinarle su noche sénior a Kenny Chery (18 puntos, 4 asistencias) y Royce O’Neale, y a punto estuvo de conseguirlo. Un triple suyo dejó contra las cuerdas a los Bears, 12 abajo en el marcador a 13 minutos del final. Rico Gathers (18 puntos, 7 rebotes) abrió y cerró un parcial de 26 a 14 en el que Taurean Prince (24 puntos, 9 rebotes) entró en ignición, anotando 18 puntos hasta empatar el encuentro a 65. Dos triples consecutivos de O’Neale acabaron de doblegar a los Red Raiders.

Ivy League

En esta conferencia, que engloba a los centros de más prestigio académico, Yale derrotó a Harvard (52-62) arrebatándole el primer lugar de la clasificación. Es la única que no celebra torneo tras la liga regular. Así que el equipo que se clasifica para el gran torneo norteamericano de marzo es el ganador de la liga. La última vez que Yale lo consiguió fue en 1962. Su entrenador actual, James Jones, ostenta la racha más larga de años de un técnico en una misma universidad sin participar en el gran torneo nacional (16).

Pero cuando Yale lo tenía todo a su favor, sucumbió en la última jornada  frente a Dartmouth (59-58) con una canasta en el último segundo de Gabas Maldunas. Como Harvard ganó a la colista Brown (72-62), se produjo un empate al frente de la clasificación que deberá resolverse con un partido de desempate el próximo fin de semana.

Missouri Valley

En el torneo de esta conferencia no se produjo la esperada final entre la 8 del ranking Wichita State y la 11 Northern Iowa. La culpa la tuvo Illinois State, que eliminó en semifinales a los Shockers (62-65) con Daison Knight de brazo ejecutor. Knight sumó 9 de sus 25 puntos en el parcial de 0 a 14 que dio a los Redbirds una ventaja de 5 puntos. Fred VanFleet (19 puntos, 7 rebotes, 5 asistencias), secundado por Darius Carter y Tekele Cotton, intentó con todas sus fuerzas que su equipo recuperase el mando en el marcador, pero no lo consiguió. Mikyle McIntosh, un freshman con una media de acierto del 55% en los tiros libres, convirtió los 4 que lanzó en los últimos 2 minutos para los inesperados vencedores.

Northern Iowa si cumplió su parte del guión superando en semifinales a Loyola de Illinois (63-49). En la final los Redbirds les plantaron más cara de la esperada, especialmente en una primera mitad que acabaron dominando 22 a 36 liderados nuevamente por Dayson Knight (16 puntos, 6 rebotes, 4 asistencias). Pero los Panthers reaccionaron tras el descanso. Tres triples de Jeremy Morgan y 8 puntos de Seth Tuttle (15 puntos, 9 rebotes, 3 asistencias) hicieron posible el parcial de 25 a 4 con el que empezó la segunda mitad. Illinois State consiguió empatar de nuevo el encuentro sólo para ver como Nate Buss (15 puntos) lideraba el esfuerzo conjunto de los ranqueados que les permitió hacerse con la invitación para el gran torneo de marzo.

Ohio Valley

Murray State también pudo con la maldición del recién llegado al ranking. El último de la lista salió victorioso en su primer partido tras ser seleccionado, derrotando a Morehead State (80-77) en la semifinal del torneo de la Ohio Valley. Los Racers perdían de 11 a 6:30 del final, pero Cameron Payne (25 puntos, 4 rebotes, 4 asistencias, 3 recuperaciones) resucitó al equipo con algunas canastas milagrosas. Un triple suyo puso por delante a los ranqueados  a falta de 56 segundos. Era la primera vez en toda la segunda parte que Murray State mandaba en el marcador. Los Racers, sin embargo, fueron superados por Belmont en la final (87-88), lo que les costó perder la invitación automática para el March Madness.

Craig Bradshaw (25 puntos) y Nick Smith (16 puntos) le habían dado las primeras ventajas a los futuros campeones de conferencia, pero T.J. Sapp (28 puntos) igualó de nuevo la situación. El equipo del ranking ganaba de 2 a falta de 10 segundos después de que Cameron Payne (20 puntos, 6 rebotes, 10 asistencias) devolviera el mando del marcador a los suyos con 5 puntos consecutivos. Rick Byrd, entrenador de los Bruins, pidió un tiempo muerto en el que planificó una jugada de 2 puntos para forzar la prórroga. Pero cuando los jugadores volvieron a la pista los árbitros detuvieron el juego por un fallo en el cronómetro. Y Byrd, que había revelado sus cartas, cambió la jugada. Taylor Barnette, desequilibrado, buscó el triple del triunfo. Y lo encontró.

Pacific 12

Arizona, quinta del Top 25, se proclamó campeona de la liga regular con un fácil triunfo frente a California (99-60). El base T.J. McConnell dio 11 asistencias sin perder ningún balón. El principal beneficiado de su buena actuación fue un Brandon Ashley que igualó su mejor marca anotadora con 21 puntos. McConnell volvió a dar 11 asistencias (además de anotar 10 puntos) para superar a Stanford (91-69) en su último partido como local de su carrera universitaria. Los Wildcats atesoran la racha de victorias más larga de la DI en estos momentos con 38 consecutivas.

La número 13 del ranking de AP Utah vio peligrar su segunda posición en esta liga en la segunda parte de su partido frente a Washington State, cuando perdía de 8 a 13 minutos del final.  Jordan Loveridge (16 puntos) y Brandon Taylor (11 puntos, 4 rebotes) pusieron los puntos, y Delon Wright (18 puntos, 8 rebotes, 8 asistencias) los pases para evitar la derrota de los Utes (59-67). El desastre se consumó con su derrota en la última jornada ante la Washington (77-68) de Nigel Williams-Goss (28 puntos, 6 rebotes, 3 asistencias). La temporada de los Huskies ha sido una montaña rusa. Ganaron sus 11 primeros partidos para colarse entre los 15 primeros del ranking antes de sumar 4 derrotas seguidas. Luego, tras expulsar del equipo al entonces líder en tapones de la DI, perdieron 10 de sus 11 siguientes encuentros para acabar cerrando la liga regular con un triunfo sobre un equipo ranqueado.

Oregon, finalmente la segunda de esta conferencia, superó a su rival regional Oregon State (62-65) liderada por Elgin Cook (17 puntos, 5 rebotes) y Joseph Young (15 puntos, 6 rebotes, 6 asistencias, 3 recuperaciones). En el bando local, Gary Payton Jr (13 puntos, 10 rebotes, 9 asistencias, 6 recuperaciones) se quedó a un paso de su segundo triple doble del curso. Como en el equipo de casa no había jugadores de la clase sénior, el entrenador Wayne Tinkle quiso homenajear a cinco jugadores sin beca deportiva (lo que se conoce como “walk on”) con la titularidad. Es muy posible que ninguno de ellos siga la próxima temporada ante la llegada de una buena remesa de novatos (con su correspondiente beca). Un gesto que honra al técnico en su primer curso al frente de los Beavers.

Southern Conference

Georgia esperaba evitar que la invicta y primera del ranking Kentucky sumase su victoria número 30 del curso. Conocedores de la irregularidad en el lanzamiento exterior de los Wildcats (4 de 15 en triples), su plan se basaba en, dificultar al máximo la anotación de los pívots en la pintura y forzar a su rival a jugar a un ritmo lento con ataques largos y una buena circulación de balón para evitar pérdidas.

El montenegrino Nemanja Djurisic (18 puntos, 6 rebotes) y su socio en la pintura Marcus Thornton (14 puntos, 7 rebotes), ambos en su noche sénior, anotaban eludiendo el cuerpo a cuerpo, ya fuera penetrando desde el exterior gracias a su mayor velocidad o aprovechando las superioridades tras los cambios defensivos en los bloqueos, tal como se ve en el vídeo. Una racha de acierto de los locales les puso 9 arriba a 9 minutos del final.

Pero tras unos momentos de intercambio de canastas, Kentucky pudo al fin imponer su físico en defensa al tiempo que sus exteriores hallaban la manera de hacer llegar balones a Karl-Anthony Towns (19 puntos, 7 rebotes). Los minutos finales del pívot le dieron la victoria al equipo de John Calipari (64-72), que hasta entonces había sobrevivido con los puntos de los gemelos Harrison, Andrew (12 puntos, 4 rebotes) y Aaron (16 puntos, 3 rebotes).

Kentucky quemó una etapa más de la temporada ante Florida: acabar invicta la liga regular (67-50). Los Wildcats llevaron a cabo otro de sus habituales trabajos de demolición en que van desgastando la energía del rival hasta que se queda sin fuerzas para más. La gasolina le duró 30 minutos a los Gators. Un triple de Devin Booker dio inicio al parcial de 23 a 9 de los 10 minutos restantes. Karl-Anthony Towns (13 puntos, 9 rebotes, 3 asistencias y 6 tapones) y Trey Liles (14 puntos, 6 rebotes) fueron los máximos anotadores del equipo de casa que por primera vez en su historia cierra esta parte de la competición sin haber perdido ningún partido. Su balance es de 31 victorias por ninguna derrota.

La número 18 para los votantes de AP Arkansas se aseguró la segunda plaza de su liga con un triunfo sobre South Carolina (74-78) en un partido en que hizo el Guadiana. Los Razorbacks convirtieron 17 de sus primeros 24 lanzamientos para conseguir una ventaja de 20 puntos (23-43) en 14 minutos. Tras alcanzar este hito, el equipo se relajó hasta tal punto que perdía 71 a 60 a 6 minutos del final. Arkansas volvió a despertar y, ayudada por la rampas que obligaron al máximo anotador local Tyrone Johnson (18 puntos, 6 asistencias) a dejar el juego cuando faltaban 2 minutos y medio (los Gamecocks sólo anotaron 1 punto a partir de su marcha), acabó ganando 74 a 78. Bobby Portis (24 puntos, 8 rebotes) y Michael Qualls (18 puntos, 7 rebotes, 4 recuperaciones) destacaron una vez más en los vencedores.

En su fiesta de los séniors Arkansas encajó una dolorosa aunque intrascendente derrota frente a Louisiana State (78-81). Los Tigers, que llegaron a tener una ventaja de hasta 12 puntos en la primera mitad, imponían la velocidad de sus ataques sobre la defensa local con Josh Gray (10 puntos, 6 asistencias) marcando el ritmo que más le convenía a los suyos. Los Razorbacks se aplicaron en frenar a sus rivales y poco a poco fueron remontando, a pesar de los esfuerzos de Jarell Martin (27 puntos, 8 rebotes) en unos minutos de baloncesto frenético y vibrante.

Los locales consiguieron ponerse 3 arriba para ver como un triple de Jalyn Patterson (20 puntos, 6 de 8 en triples) igualaba de nuevo el marcador en el último minuto. Alandise Harris buscó la canasta decisiva para encontrarse con un tapón de Martin. En la última posesión Keith Hornsby se jugó el triple decisivo. Y acertó para decepción de un trabajador Bobby Portis (21 puntos, 15 rebotes). Las opciones de LSU de ser invitada al gran baile de marzo han subido exponencialmente.

Stefan Moody anotó 22 de sus 25 puntos en la segunda mitad para hacer posible la remontada de Ole Miss frente a Alabama (74-82). El jugador de los Rebels le robó el protagonismo en su última noche  al sénior local Levi Randolph, el primer “All America” por sus buenas notas en la historia de su universidad. Randolph anotó 32 puntos con un inmaculado 17 de 17 en los tiros libres. Moody no se quedó atrás: 13 de 14 en los lanzamientos de personal. Ole Miss se llevó un varapalo en su último partido de liga regular cayendo ante Vanderbilt (77-86).

West Coast

En el torneo de la West Coast saltó la sorpresa cuando Portland, que había cerrado la liga regular con una racha de 4 derrotas, superó en cuartos de final a la tercera de la liga regular Saint Mary’s. Los Pilots mandaron siempre en el marcador a pesar de los 25 puntos y 8 rebotes de Brad Waldow para los Gaels. El problema para los derrotados es que el pívot fue el único de su equipo que estuvo por encima del 50% en sus tiros de campo. Mientras Waldow anotó 8 de 14, el resto de sus compañeros se quedó en un 5 de 29 global. Un duro golpe para las esperanzas de Saint Mary’s de cara a ser invitada al torneo nacional de marzo. Gonzaga, séptima del ranking, salió victoriosa de su duelo de cuartos contra San Francisco (81-72). Brigham Young sufrió para pasar a semifinales ante Santa Clara (78-76). Una canasta en los últimos segundos de Tyler Haws (30 puntos, 9 rebotes) les mantuvo vivos en el torneo.

El cajón de sastre

Bucknell, primer cabeza de serie del torneo de la Patriot League, sufrió para superar en primera ronda a Holy Cross (90-83). Los Bison ganaban de 13 en el ecuador de la segunda parte, pero tras cuatro triples en cuatro minutos de Malcolm Miller (25 de sus 34 puntos tras el descanso, 8 rebotes, 4 asistencias, 4 tapones) pasaron a perder de 3 a falta de 35 segundos. Chris Hass (32 puntos, 4 rebotes) rescató al equipo con una jugada de 2+1 que forzó una prórroga en la que se cumplieron los pronósticos. En la primera ronda del torneo de esta conferencia Navy superó a Army 56 a 52. En el equipo de la marina destacó el pívot Will Kelly con 13 puntos, 7 rebotes y 8 tapones.

Delaware State superó a Coppin State (92-104) en la liga regular de la MEAC. Su pívot Kendall Gray consiguió una estadística muy poco habitual: un doble 30 con 33 puntos y 30 rebotes. Consiguió más capturas él solo que todo el equipo contrario (26). Su compañero Amere May (40 puntos, 6 asistencias, 5 rebotes) le escatimó el honor de ser también el máximo anotador de la noche.

Las cheerleaders y los equipos de baile y animación de las universidades de Albany State y Tuskegee no estarán presentes en el torneo de la Southern Intercollegiate Athletic Conference (SIAC) de la Division II. Fueron expulsados tras la pelea que mantuvieron en el descanso del partido de la primera ronda que enfrentaba a sus respectivos conjuntos de baloncesto. La sanción afecta especialmente a los miembros de Tuskegee, vencedores del partido por 80 a 63. Tras perder, los de Albany State tenían que volver a a casa de todas formas.

Versión integra del artículo publicado en http://www.encancha.com, marzo 2015

NCAA: Kentucky, contra las cuerdas

16 Feb

La Universidad de Kentucky estuvo muy cerca de perder su primer partido de la temporada, con la inesperada colaboración de su propio entrenador John Calipari. Esta fue la noticia más destacada de la semana en que falleció otro de los históricos de los banquillos universitarios. Jerry Tarkanian.

La invicta Kentucky se mantuvo de forma unánime como  primera del ranking de Associated Press. No había ningún motivo para lo contrario. Virginia, tras sus triunfos sobre los ranqueados North Carolina y Louisville, recuperó la segunda posición. Gonzaga, el equipo que se la había arrebatado, volvió al tercer lugar de la lista precediendo a Duke y Wisconsin. Ese fue el primero de los dos cambios en el Top 10. El otro, el descenso de Arizona desde la sexta a la séptima posición tras su derrota frente a Arizona State. Villanova se aprovechó de la desgracia de los Wildcats para hacerse con el sexto lugar mientras que Kansas, Louisville y Notre Dame conservaron sus posiciones.

Texas y Georgetown pagaron sus partidos perdidos de la semana saliendo del ranking. Ambos equipos eran conscientes de su situación y no fueron capaces de mejorar. Su lugar lo ocuparon Oklahoma State (21) y Arkansas (24). Esta semana los amonestados son Southern Methodist (25), Ohio State (23) y West Virginia (21). Ya no queda ningún equipo sin estrenarse después que Florida A&M venciera a North Carolina A&T (57-50). Jermaine Ruttley (24 puntos, 9 rebotes, 3 asistencias) y Jorge Rosa (22 puntos) acapararon la anotación de los Rattlers.

Tarkanian nos deja

Si la semana pasada nos hacíamos eco del fallecimiento de Dean Smith, en esta la triste noticia es la muerte, con 84 años, de otro de los entrenadores míticos de la NCAA como Jerry Tarkanian. El técnico llevó a la Universidad de Nevada Las Vegas a ganar su único campeonato de la NCAA el año 1990. En la final superó a Duke por 30 puntos (103-73), la mayor diferencia en la historia de las finales del “March Madness”. El “Tiburón”, uno de los primeros en fichar atletas procedentes de Junior College, mantuvo un largo enfrentamiento con los responsables del baloncesto universitario, que le acusaron de reclutamientos irregulares en los tres equipos que dirigió (Long Beach, UNLV, Fresno State).

La relación de algunos de sus jugadores con un apostador profesional acusado de amañar partidos motivó su adiós a Las Vegas al final de la temporada 1991-92. Tarkanian obtuvo su venganza cuando denunció a la NCAA por acosarle durante 2 décadas y el tribunal fijó una compensación para él de 2,5 millones de dólares. El entrenador obtuvo el dinero para iniciar el pleito gracias al finiquito que le dieron los Spurs cuando le despidieron tras 20 partidos de la liga regular del año 1992. Casualidades de la vida, el mismo día de su fallecimiento se enfrentaban en la liga regular de la Missouri Valley dos de sus equipos. UNLV venció a Fresno State por 73 a 61 con 27 puntos, 19 rebotes (9 ofensivos) y 7 tapones de Christian Wood.

American

La última del ranking Southern Methodist se impuso a la colista de su conferencia Houston (69-75). Markus Kennedy (17 puntos, 6 rebotes) y Nic Moore (15 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias) se combinaron para anotar 23 puntos para los Mustangs en la segunda mitad. La ventaja visitante llegó a ser de 17 puntos. Los Cougars reaccionaron para entrar en el último minuto 4 puntos por debajo en el marcador. Su ímpetu les dio para capturar 3 rebotes ofensivos consecutivos en su penúltima posesión, pero no para amenazar el triunfo de sus invitados.

Este resultado, combinado con la derrota de la entonces líder Tulsa ante el vigente campeón norteamericano Connecticut (70-45), dio a SMU el liderazgo de su clasificación. Los Huskies encadenaban tres triunfos desde que su entrenador  se pasó al “small ball” desplazando a Daniel Hamilton de la posición de alero a la de ala pívot para dar entrada en el cinco titular a Terrence Samuel a la vez que enviaba al banquillo a Omar Calhoun y daba su lugar a Rodney Purvis.

La racha se truncó precisamente ante el equipo al que acababan de hacerle un favor, Southern Methodist (73-55). Los Huskies empezaron ganando 3 a 10 con dos triples de Ryan Boatright (19 puntos). Su dominio se acabó a la que aparecieron los interiores del equipo que entrena Larry Brown, Yannick Moreira (13 puntos, 10 rebotes) y Markus Kennedy (13 puntos, 8 rebotes).

Atlantic Coast

Virginia, segunda del ranking por detrás de Kentucky, superó con éxito su primer partido sin el lesionado Justin Anderson. Los Cavaliers sufrieron, pero vencieron a North Carolina State (47-51). Uno de los mejores jugadores locales, Ralston Turner (4 puntos, 0 de 6 en triples), jugó con problemas en una rodilla, lo que igualó la situación de ambos conjuntos. Aunque Malcolm Brogdon (15 puntos, 4 rebotes, 3 asistencias) fue el máximo anotador de los visitantes, el protagonista de las jugadas claves en un partido muy ajustado fue Mike Tobey (11 puntos, 9 en la segunda parte, y 9 rebotes). El pívot puso a su equipo 5 arriba a 5 del final. Con un mate mantuvo a los suyos por delante cuando el rival se acercó. Y cuando Trevor Lacey (14 puntos) falló la entrada que podía forzar la prórroga, él fue quien capturó el rebote y anotó dos tiros libres importantísimos.

Los Cavaliers tampoco tuvieron un rival sencillo en la Wake Forest que entrena el exNBA Danny Manning (61-60). El freshman griego Konstantinos Mitoglou (18 puntos, 6 de 12 en triples) rompió la igualdad en los últimos 5 minutos de la primera parte con 3 triples que permitieron a los Deamon Deacons llegar al descanso con 7 puntos de ventaja (24-31). Virginia empezó la segunda mitad pasando el rodillo, con un Anthony Gill (19 puntos, 6 rebotes) muy incisivo en la zona. Hasta 13 puntos de ventaja llegaron a tener los de Tony Bennett antes de fallar 7 lanzamientos consecutivos.

Los visitantes se acercaron en el marcador con la inspiración de Cornelius Hudson (12 puntos) y Mitoglou. El segundo equipo del ranking dejó su destino en manos del extraordinario Malcolm Brogdon (11 puntos, 9 rebotes, 5 asistencias, 4 recuperaciones). El base-escolta redujo el ritmo de acercamiento de sus rivales con una asistencia, una canasta y un tapón sobre Mitoglou. Aún así, Wake Forest tuvo una última jugada para ganar. Brogdon cerró todos los espacios a un Cody Miller-McIntyre (13 puntos, 8 rebotes, 4 asistencias) al que le acabó robando este último balón.

La número 4 Duke consiguió frente a South Florida (70-73) su tercera victoria en 6 días. Los de Krzyzewski, tras fallar sus 8 primeros lanzamientos, anotaron 12 de sus 17 intentos para llegar al  descanso con 8 puntos de ventaja. Entre Jahlil Okafor (13 puntos) y Quinn Cook (26 puntos) elevaron el margen de los Blue Devils a 14 puntos al inicio de la segunda parte, con 5 asistencias de Tyus Jones (16 puntos, 6 rebotes, 12 asistencias). La anotación constante de Devon Bookert (23 puntos, 6 asistencias) acercó a los Seminoles en el marcador. A 11 segundos del final, Xavier Rathan-Mayes anotaba el 69-70. En el tiempo restante Cook convirtió 3 de sus 4 tiros libres mientras Bookert falló 3 de 4. Pequeños detalles que marcan la diferencia.

Syracuse llegó a gozar de 11 puntos de ventaja sobre Duke a 3:30 del descanso. En defensa Rakeem Christmas era un muro contra el que se estrellaba una y otra vez Jahlil Okafor, aunque fuera a  costa de cargarse con 2 faltas mediada la primera parte. En ataque Michael Gbinije (27 puntos, 6 rebotes, 4 asistencias) era un auténtico ciclón con 19 puntos en este período (5 de 6 en triples). Los Blue Devils esperaron que capeara el temporal y con 3 triples (Quinn Cook, Justise Winslow, Matt Jones) llegaron al descanso sólo 3 abajo (39-36).

En la segunda parte apareció Okafor (23 puntos, 13 rebotes, 10 de 15 en el lanzamiento). El freshman de Duke ya controlaba en defensa a Christmas (11 puntos, 6 rebotes, 5 asistencias, 5 tapones aunque 5 de 17 de cara a canasta), pero tras el descanso además acertó en ataque anotando sus 7 tiros a canasta. Un mate del pívot a 10:09 del final ponía el 50-61 en el marcador. Aunque Tyler Robertson (19 puntos, 10 rebotes) rebajó este margen a 4 puntos faltando 3:51, Quinn Cook (17 puntos, 5 asistencias) evitó desde la línea de tiros libres que los Orange se acercasen más. Duke venció 72 a 80.

Montrezl Harrell (28 puntos, 12 rebotes, 5 tapones) lideró la victoria de la novena Louisville sobre Pittsburgh (69-56). El ala pívot anotó todos los puntos de su equipo en el parcial de 8 a 2 que permitió a los Cardinals cerrar la primera parte con 5 puntos de margen. En la segunda, un buen arranque de Michael Young (16 puntos, 4 rebotes) permitió a los Panthers arrebatarle la iniciativa a su rival. Los de Pitino respondieron con un parcial de 22 a 2 en el que Harrell estuvo omnipresente, ya fuera capturando un rebote para anotar o colocando un tapón. Louisville rompió su racha de dos partidos con sólo 4 jugadores anotando. En este encuentro 3 jugadores de su banquillo se combinaron para sumar 8 puntos.

Wayne Blackshear (19 puntos, 4 de 6 en triples) y Terry Rozier anotaron los primeros 13 puntos de Louisville en casa frente a North Carolina State (65-74). A partir de su inspiración los Cardinals consiguieron un margen de hasta 5 puntos.  Sin embargo, a la que desapareció este impulso el equipo empezó a ceder. Anthony Barber (21 puntos, 4 asistencias), un base de trayectoria irregular que hasta ahora no había cumplido las grandes expectativas con las que llegó a los Wolfpack, dejó una muestra de su potencial real en la casa de Rick Pitino.

La gran dirección del sophomore fue clave para que su equipo igualase el duelo antes del descanso y para que lo desequilibrara en la segunda mitad, perfectamente auxiliado por Trevor Lacey (14 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias). Su partido tiene más mérito teniendo en cuenta que enfrente tenía a un perro de presa como Chris Jones (20 puntos, 3 asistencias). Con los suyos ya al mando en el marcador, Barber dio una lección de cómo superar la presión de Louisville. Los 7 puntos de su equipo en el último minuto, todos ellos desde la línea de tiros libres, llevaron su firma.

Pittsburgh, por su parte, fue la protagonista de uno de los upsets de la semana derrotando a la 12 del ranking North Carolina (89-76) en su siguiente encuentro. Los Panthers anotaron los 10 primeros puntos del enfrentamiento. Los Tar Heels se recuperaron hasta empatar a 18 a 9:55 del final de la primera parte sólo para ver como los locales se volvían a escapar (48-34 al descanso) anotando un triple tras otro (6 les cayeron, 2 de Sheldon Jeter).

Volviendo de los vestuarios Jeter (22 puntos, 10 de 14 en sus lanzamientos) remató la faena anotando desde la media distancia. North Carolina, uno de los mejores reboteadores ofensivos de la temporada, capturó 12 rebotes en ataque. Lástima que 11 de ellos llegasen en los minutos de la basura. Su anotador Marcus Paige se quedó en 8 puntos (3 de 11 en tiros de campo). Los cambios en su marcaje hicieron que siempre tuviera encima un rival con las piernas frescas.

Jerian Grant (22 puntos, 5 asistencias, 3 recuperaciones) rompió la larga historia de amor de su familia con Clemson. Su tío Horace tiene la camiseta retirada tras 4 años gloriosos con el equipo. Su padre Harvey jugó una temporada para los Tigers, y su hermano mayor Jerai cuatro. Tantos años de idilio se fueron al garete cuando el escolta dio un paso al frente en los últimos minutos para darle el triunfo a la décima de la lista de AP Notre Dame (58-60). El escolta anotó dos tiros libres, robó un balón que acabó en canasta de Demetrius Jackson y anotó el lanzamiento que cerró el parcial de 0 a 8 con el que los Fightin Irish pasaron de perder de 4 a ganar de esa diferencia a 47 segundos del final.

Atlantic 10

La Salle derrotó a la 20 del ranking Virginia Commonwealth (69-74) aprovechando la conjunción de dos factores. El primero, las bajas de unos Rams sin Briante Weber (definitiva) y Treveon Graham. Y el segundo, el partidazo de Jordan Price (34 puntos, 18 rebotes, 5 asistencias en 48 minutos de juego). Price firmó una buena primera parte, aunque en la segunda se le vio poco. Aún así, apareció a tiempo de anotar el triple que forzaba la primera prórroga. Tras quedar inédito en estos 5 minutos añadidos, el jugador de los Explorers anotó los 12 puntos de su equipo en el segundo de los períodos suplementarios. JeQuan Lewis (26 puntos, 3 asistencias), titular en VCU ocupando el lugar de Weber, también fue protagonista aportando 14 de los 15 puntos que su equipo consiguió en las dos prórrogas.

Treveon Graham (10 puntos, 4 rebotes) reapareció en el triunfo sobre George Washington (66-79). VCU consiguió una ventaja de 9 puntos en los primeros 7 minutos de partido de la mano de un Melvin Johnson inspiradísimo en los triples (17 puntos, 5 de 8 en triples), pero no fue capaz de conservarla al descanso. En la segunda parte los Rams volvieron a irse en el marcador aprovechando una nueva racha de triples en la que destacó Doug Brooks (14 puntos, 7 rebotes, 4 de 7 en tiros de 3), y que los Colonials no pudieron contrarrestar.

Big East

La sexta de la lista de AP Villanova consolidó su dominio de esta conferencia derrotando a dos rivales por el liderato, Providence (68-74) y la 18 Butler (65-68). El partido frente a los primeros lo decidió con un parcial de 0 a 11 en el ecuador de la segunda mitad a cargo de Daniel Ochefu (19 puntos, 9 rebotes) y Josh Hart (10 puntos). El local Ladontae Henton, que hasta ese momento llevaba 4 puntos, explotó con otros 19 puntos en los 8 últimos minutos. Ryan Arcidiacono (20 puntos, 4 asistencias) se redimió de dos pérdidas de pelota que dieron alas a los Friars anotando 9 tiros libres sin fallo para enfriar la remontada de sus contrincantes.

Para derrotar a Butler los Wildcats necesitaron de un triple en los últimos segundos de Darrun Hilliard (31 puntos con 8 de 13 en triples, 8 rebotes). Los Bulldogs estaban acertados en su defensa y en ataque Kellen Dunham y Alex Barlow (19 puntos para cada uno) protagonizaron una buena racha de acierto en la segunda parte (entre ambos sumaron 21 de los 23 puntos del equipo en los 8 minutos iniciales del período) que convirtió una desventaja de 5 puntos al descanso en un margen favorable de 5 puntos. Hillard evitó la sorpresa.

Big 10

Wisconsin lidera esta conferencia con mano firme. La quinta del ranking abrió la semana derrotando a Nebraska (55-65) en un buen partido de Sam Dekker (21 puntos, 8 rebotes). Ante Illinois (68-49) marcó el mejor inicio de temporada de su historia con 23 victorias en 25 partidos. Frank Kaminsky (23 puntos, 11 rebotes) anotó 17 puntos en la primera parte. Cuando la defensa de los Fightin Illini consiguió controlarlo, aparecieron Bronson Koenig (15 puntos, 4 asistencias) y Nigel Hayes (14 puntos, 4 rebotes) para anotar 23 puntos entre los dos en la segunda mitad. Más complicada fue la semana de su perseguidor Maryland.

El jugador de Indiana Yogi Ferrell (23 puntos, 5 rebotes, 6 asistencias) le tiene tomada la medida a la 19 del ranking Maryland. En la primera vuelta les clavó 8 triples. En esta segunda anotó 6 de sus 9 tiros de 3 puntos, aunque dos de los que no acertó fueron decisivos. Con los Terrapins ganando 68 a 66, el base falló a 9 segundos del final el tiro que le hubiera dado el triunfo a su equipo. Él mismo capturó el rebote ofensivo para errar de nuevo. Un final emocionante para un ajustado enfrentamiento durante el cual ninguno de los dos rivales tuvo más de 5 puntos de ventaja, y en el que el mando en el marcador cambió 18 veces de manos. (partido completo: )

Maryland volvió a sufrir para sacar adelante su segundo compromiso de la semana. Los Terrapins abrieron la segunda mitad con un parcial de 8 a 22 que parecía encarrilar su victoria en la pista de Penn State (73-76), pero inmediatamente después encajaron otro de 20 a 5 que ponía a los Nittany Lions por delante. Melo Trimble (20 puntos, 6 rebotes, 4 asistencias) y Dez Wells (22 puntos, 6 rebotes) anotaron 12 de los últimos 16 puntos visitantes mientras Newbill (25 puntos, 4 asistencias) hacia lo propio con los 9 finales de su equipo. El base intentó compensar su pérdida de balón a 23 segundos de acabarse el partido con un triple para forzar la prórroga, pero no acertó con el lanzamiento.

La antepenúltima Ohio State obtuvo un fácil triunfo sobre Penn State (75-55). El novato D’Angelo Russell, que venía de firmar un triple doble la semana previa contra Rutgers, volvió a brillar con 17 puntos, 6 rebotes y 7 asistencias. Russell sumó 10 puntos, 5 rebotes y 6 asistencias en la derrota frente a Michigan State (59-56), en el primer triunfo esta temporada de los Spartans sobre un equipo ranqueado. Los de casa mandaban al descanso 33 a 24 gracias a un parcial de 15 a 2 con 8 puntos de Branden Dawson (15 puntos, 11 rebotes, 4 asistencias, 5 tapones). En la segunda mitad los Buckeyes, que levantaron el castigo al escolta Marc Loving, igualaron de nuevo el resultado para caer derrotados por un triple en los últimos segundos de Denzel Valentine (17 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias), casualmente en el día de San Valentín (chiste fácil que cuadra mejor en inglés).

Michigan ganaba de 7 a Illinois a 3:18 del final (43-50). Kendrick Nunn (21 puntos, 4 de 7 en triples) dio la asistencia y anotó los 5 puntos que permitieron a los Fightin Illini forzar una prórroga en la que aportó 4 puntos más. El pívot Nnanna Egwu (12 rebotes, 4 tapones) sumó sus 6 puntos en la prolongación. Los Wolverines encajaron en estos 8:18 un parcial de 21 a 2 en el que sus dos únicos puntos llegaron gracias a dos tiros libres de Abdur-Rahkman a 14 segundos de acabarse los 5 minutos de más. El marcador final fue de 64 a 52. Los jugadores de John Beilein habían mantenido una reunión sin la presencia de técnicos días antes de este encuentro. Parece que no sirvió de mucho.

Big 12

Bill Self, entrenador de la octava del ranking Kansas, introdujo a Cliff Alexander en el cinco titular en su visita a la pista de Texas Tech (51-73) desplazando al habitual Jamari Traylor. El pívot freshman le agradeció el detalle con  10 puntos, 5 rebotes y 4 tapones en 20 minutos en los que no dejó unos cuantos mates. Ante la debilidad del rival, el técnico de los Jayhawks se dio el lujo de dar minutos a todos y cada uno de sus 15 jugadores.

La líder de esta conferencia también solventó con un triunfo su segundo partido de la semana (74-64), a pesar de un flojo inicio. La 16 Baylor tenía 13 puntos de ventaja (10-23) después de dominar claramente el rebote durante los primeros 8 minutos del encuentro (1 a 11). Kelly Oubre (18 puntos, 6 rebotes, 4 de 6 en triples) y Wayne Selden (15 puntos, 3 rebotes, 4 asistencias) desde la línea de tres puntos, y Perry Ellis (18 puntos, 6 rebotes) machacando el aro acercaron a los Jayhawks hasta el 27 a 33 con el que se cerró la primera parte.

Volviendo del descanso 7 puntos de Selden redujeron al mínimo el margen de los Bears. A partir de ese momento, Kansas empezó a imponer su dominio de la mano de Perry Ellis y el inesperado Landen Lucas (9 puntos en el segundo período), a pesar de los esfuerzos de Kenny Chery (17 puntos, 3 asistencias) por evitarlo. Rico Gathers (18 puntos, 8 rebotes) vio rota su racha de 4 partidos seguidos con un mínimo de 15 capturas bajo los tableros.

Baylor venía de permitir en su propia pista que la 21 Oklahoma State rompiera la maldición del recién llegado al ranking (65-74). Los locales lograron un parcial de 11 a 2, con 9 puntos de Taurean Prince (20 puntos) en 100 segundos, durante los últimos minutos de la primera parte. Su falta de acierto posterior permitió a los Cowboys recuperarse antes de cerrarse el período. Volviendo de los vestuarios los visitantes se escaparon en el marcador gracias a sus triples. Phil Forte, el termómetro de Oklahoma State, anotó 16 de sus 18 puntos (3 de 7 en triples) en la segunda parte. Su compañero Le’Bryan Nash fue el máximo anotador con 22 puntos mientras el Bear Rico Gather firmaba un doble doble monstruoso (16 puntos, 16 rebotes).

La 17 Oklahoma sumó la mejor anotación del curso en su triunfo sobre la 14 Iowa State (94-83). El acierto exterior de Dustin Hogue (19 puntos, 4 de 5 en triples) y Naz Long (14 puntos, 4 de 7 en triples) y los mates de Jameel McKay (16 puntos, 9 rebotes) concedieron a los visitantes la iniciativa durante la primera mitad. La reacción local llegó de la mano de Buddy Hield (17 puntos) en los últimos minutos antes de un descanso al que se llegó con empate en el marcador, y se prolongó en la segunda mitad con la ayuda destacada de Tashawn Thomas (22 puntos, 11 rebotes, 5 asistencias, 3 tapones)  y Isaiah Cousins(19 puntos, 4 asistencias).

Iowa State, segunda de la conferencia, evitó ser sobrepasada en la clasificación por Oklahoma superando a la 21 del listado de AP y cuarta de la Big 12 West Virginia (79-59). Los Cyclones, que llegaron al descanso con una ventaja de 4 puntos a pesar de no estar acertados en ataque, cimentaron su triunfo en el parcial de 14 a 2 con el que abrieron la segunda parte. El base Monte Morris (19 puntos, 3 rebotes, 5 asistencias, 3 robos) clavó dos triples en estos momentos del encuentro. El alero reserva Abdel Nader brilló con 16 puntos y 7 rebotes en 21 minutos. El pívot Jamaal McKay (12 puntos, 8 rebotes, 5 tapones) se consolida en el quinteto titular de los locales en lugar del escolta Bryce Dejean-Jones (10 puntos), y parece que ambos jugadores se han amoldado bien a sus nuevos roles.

La única victoria de West Virginia en sus últimos 4 compromisos se produjo frente a un rival propicio, una Kansas State (76-72) con su líder anotador Marcus Foster apartado del equipo. Aunque  a punto estuvieron de desaprovechar la ocasión los Mountaineers, que pasaron de ganar de 10 a 5 minutos del final a perder de 2 a 2:25 después de encajar un parcial de 0 a 12 dirigido por Nigel Johnson (14 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias) y Nino Williams (22 puntos). Durante esta racha los locales fallaron 5 tiros libres consecutivos. Por suerte para los de Bob Huggins, a los Wildcats se les acabó el acierto. En el tiempo restante perdieron 3 balones y fallaron 3 de sus 4 tiros libres.

Marcus Foster (14 puntos) reapareció frente a Oklahoma tras estar castigado 3 partidos, y Kansas State cerró una racha de 5 derrotas consecutivas (59-56). El base, que no figuró en el quinteto titular, fue el autor del triple que dio el triunfo a los Wildcats. Se repetía así la historia de la primera vuelta de esta liga regular, en el que Foster decidió el resultado con un triple final. Los locales también basaron su éxito en los tiros libres. Tras el triple de Justin Edwards que les ponía 5 arriba a 9:25 del final, sólo anotaron 2 canastas más (ambas de Foster) aunque acertaron en 8 de sus 10 tiros libres. Las otras claves del resultado fueron la buena defensa sobre el escolta Buddy Hield (14 puntos) y los problemas de faltas del ala pívot de los Sooners Ryan Spangler y su sustituto Khadeem Lattin.

Oklahoma State, 21 del ranking, no pudo vencer en su visita a la pista de Texas Christian (70-55). Phil Forte se quedó en 7 puntos y 1 de 5 en triples. Como ya hemos comentado en artículos anteriores, cuando el tirador se queda en estos números su equipo pierde. Los Horned Frogs lanzaron su ofensiva definitiva en oleadas en forma de dos parciales de 10 a 0 en la segunda mitad. Los Cowboys, que neutralizaron el primero pero acabaron cediendo ante el segundo, veían romperse una racha de 3 victorias consecutivas, todas ellas frente a conjuntos ranqueados. TCU, por su parte, cerraba una serie de 7 derrotas seguidas. Los locales, tras empezar el curso ganando sus 13 primeros partidos, sólo han sumado 2 victorias en los 12 posteriores.

Conference USA

Southern Mississippi acabó con solo cuatro jugadores en pista su partido en casa contra Florida International (71-73). Enero fue un mes muy duro para los Golden Eagles. Primero la propia universidad excluyó al equipo del torneo de conferencia y de una hipotética participación en el torneo nacional de marzo a causa de unas presuntas irregularidades cometidas por su entonces técnico Donnie Tyndal (ahora al frente de Tennessee). Luego declaró no elegibles para jugar a 2 miembros de la plantilla, sin que hayan trascendido los motivos. Así que el equipo se presentó al encuentro contra FIU con 7 jugadores, de los que 3 fueron eliminados por faltas (el último a 48 segundos del final de la prórroga). Y aún así Chip Armelin (24 puntos, 8 rebotes) tuvo un tiro para alargar el enfrentamiento 5 minutos más.

Missouri Valley

Una semana más se mantuvo la hegemonía de Northern Iowa y Wichita State en esta conferencia. Illinois State lo sufrió por partida doble en sus dos partidos de la semana. Los primeros, 13 del ranking, la apalizaron entre semana (83-64) con el pívot Seth Tuttle (23 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias) anotando 18 de puntos en los primeros 9 minutos del enfrentamiento. Los segundos también la derrotaron el fin de semana (62-68), aunque un inoportuno colapso ofensivo de los Shockers les dio alguna opción. Los quinceavos del ranking vieron como durante la segunda mitad su ventaja se reducía de 11 puntos hasta tan sólo 2 después de sumar únicamente 6 puntos en un intervalo de 9 minutos.

Mountain West

Wyoming está notando la baja por mononucleosis de su estrella Larry Nance Jr. Tras caer en su visita a San Diego State (67-41) los Cowboys encadenaban dos derrotas consecutivas por primera vez esta temporada. Con este triunfo los Aztecs se ponían líderes en solitario de su conferencia, un honor que hasta hace poco reclamaban sus rivales. Wyoming rompió su mala racha derrotando al colista San Jose State (no conoce la victoria en esta liga tras 12 partidos disputados) por 77 a 60, aún sin Nance.

Pacific 12

Arizona, séptimo equipo del Top 25, derrotó fácilmente esta semana a Washington (86-62). Los Huskies han encadenado 7 derrotas consecutivas desde la expulsión del equipo de Robert Upshaw, líder taponeador en aquel momento de la Division I. Los Wildcats dejaron sentenciado el partido frente a Washington State (59-86) en el descanso al que se llegó con un marcador de 19 a 53 gracias a su buena defensa, su acierto en el tiro (60%) y su clara superioridad en el rebote en los primeros 20 minutos (9 a 30).

Utah, 11 del ranking y colíder de conferencia, superó claramente a un rival complicado como Stanford (75-59) liderada por Delon Wright (15 puntos, 5 rebotes, 4 recuperaciones). Los Utes rompieron el partido entre los dos minutos finales de la primera parte y los 5 primeros de la segunda con un parcial de 21 a 2. California plantó cara en su visita a Utah (76-61) durante 15 minutos gracias a los 17 minutos anotados en ese tiempo por Tyrone Wallace (26 puntos, 7 rebotes). La alegría les duró lo que tardaron los de Larry Krystowiak en ajustar su defensa.

Por detrás de estos dos equipos tenemos empatados en la clasificación a Oregon y UCLA gracias al triunfo de los segundos sobre los primeros (72-63). Norman Powell (23 puntos) y Kevon Looney (18 puntos, 11 rebotes) intentaron romper el partido de salida para los locales, pero los 5 triples de Jalil Abdul-Bassit (24 puntos, 7 de 12 en triples) en la primera mitad se lo impidieron. En la segunda parte, lejos de aflojar, Powell y Looney mantuvieron su ritmo de anotación. Los Ducks acabaron cediendo ante el desacierto de Joseph Young (18 puntos, 6 de 17 en tiros) tras el descanso.

Southeastern Conference    

John Calipari recuperó a Trey Liles a tiempo para la visita de Kentucky a Louisiana State, pero a punto estuvo de perder la imbatibilidad de su equipo este curso (69-71). La labor en la pintura de Jarrell Martin (21 puntos, 11 rebotes) y Jordan Mickey (16 puntos, 7 rebotes, 4 tapones) mantuvo por delante en el marcador a los locales la mayor parte de la primera mitad. Tras el descanso la número 1 del ranking parecía romper el encuentro obteniendo 13 puntos de ventaja liderada por Willie Cauley-Stein (15 puntos, 7 rebotes, 3 tapones). Pero los Tigers reaccionaron tras un tiempo muerto con un parcial de 21 a 2.

John Calipari, decidido a darles una lección a sus jugadores, desoyó a sus asistentes cuando le pedían que detuviera el partido. El entrenador confesó haber deseado que su equipo perdiera. Mejor ahora que en marzo, pensó. Y a punto estuvo de ver cumplido su deseo. Sólo faltó que el triple de Keith Hornsby (17 puntos) en los últimos segundos entrase. Pero no lo hizo. Con la lección bien aprendida los Wildcats barrieron a South Carolina (77-43). Con sus 25 victorias y ninguna derrota Kentucky ha igualado el mejor principio de temporada de su historia. Jordan Mickey, por su parte, volvió a destacar en el triunfo de LSU sobre Tennessee (55-73) con 20 puntos, 11 rebotes y 7 tapones.

La penúltima del ranking Arkansas tampoco sucumbió a la maldición del recién llegado a la lista. Los Razorbacks se dieron un banquete de puntos a costa de Auburn (87-101). Bobby Portis, máximo anotador de esta conferencia, se fue hasta los 22 puntos (a los que sumó 8 rebotes) el día en que cumplía 20 años. El encuentro se alargó hasta las dos horas y media por culpa de las 54 faltas personales y las 4 técnicas señaladas (tres para los visitantes). El partido fue bastante bronco y ambos entrenadores agradecieron la labor arbitral que evitó que la situación se descontrolase.

Arkansas se hizo con la segunda posición de la clasificación derrotando a otra de las candidatas, la Ole Miss del español Sebas Saiz (4 puntos, 3 rebotes en 22 minutos de juego). Fue un triunfo ajustado (70-71) gracias a una canasta de un jugador con el que nadie contaba para una jugada tan determinante, Manuale Watkins (8 puntos). Los Rebels fueron a rebufo de sus rivales la mayor parte del encuentro, pero consiguieron compensar su peor efectividad en los tiros a canasta (37,9% para un 47,5% de Arkansas) con su dominio del rebote (45, de ellos 21 ofensivos, por 31 de su rival). Si hubiera entrado el último tiro de Jarvis Summers habrían alargado a 7 su racha de triunfos consecutivos.

La última victoria de la serie de Ole Miss se produjo frente a Florida, uno de los equipos que llegó a la Final Four la temporada pasada y que está irreconocible en la presente. La marcha de 4 séniors es una de las causas. La otra, el flojo nivel de Chris Walker, en el que habían depositado muchas esperanzas. El pívot consiguió 7 puntos y 6 rebotes frente al español Sebas Saiz (6 puntos, 7 rebotes, 4 faltas en 15 minutos), firmemente asentado en el quinteto titular. En sus tres partidos previos había sumado un total de 1 punto y 5 rebotes.

Los Gators, sin el lesionado Michael Frazier, llegaron con ventaja en el marcador a los segundos finales. A pesar de realizar una buena defensa sobre la última posesión de los Rebels, no pudieron evitar el triple de Stefan Moody (18 puntos) que les mató (61-62). Florida volvería a caer por un solo punto frente a Texas A&M (63-62). Walker sumo 11 puntos y 4 tapones, pero él y sus compañeros flojearon en la defensa en la pintura. Los Aggies consiguieron el 66’6% de sus puntos (42) en la zona.

Southern

Virginia Military fusiló a Furman (93-59) desde la línea de triples. Hasta 24 (de 45 intentos) les clavaron los Keydets a sus rivales. VMI rompió el empate a 38 del descanso con una racha de 9 jugadas de 3 puntos seguidas (8 canastas de 3 y un 2+1) al principio de la segunda parte. Brian Brown anotó los 4 primeros triples y los dos últimos de esta racha para acabar con 29 puntos (9 de 14 en tiros de 3 puntos en total, 8 de 10 en los segundos 20 minutos). Su compañero Tim Marshall (25 puntos) contribuyó con 7 triples más de 15 intentos.

West Coast

Gonzaga, tercer equipo del ranking, se convirtió en el primero de la máxima categoría universitaria en llegar a los 25 triunfos (por tan sólo una derrota) este curso. Loyola Marymount le dio las máximas facilidades para ello (80-51). Antes de que los visitantes hubieran podido sumar un solo punto, los Bulldogs ya llevaban 20 en su casillero. Al descanso el partido estaba sentenciado (44-15) después de que los Lions hubiesen acertado tan sólo 3 de sus 25 lanzamientos de campo (12%). Pepperdine le planteó más problemas a Gonzaga, pero acabo cediendo en la segunda parte (56-48).

La ventaja de los Zags al frente de su conferencia se amplió gracias al triunfo de la tercera, Brigham Young, sobre la segunda, la Saint Mary’s (82-60) del pivot Brad Waldow (17 puntos, 5 rebotes). Kyle Collinsworth lideró a los mormones con 17 puntos (8 de ellos en el parcial de 13 a 0 que rompió el encuentro en la primera parte) y 9 rebotes. El alero de BYU estuvo a punto de conseguir su sexto triple doble de la temporada (12 puntos, 12 rebotes, 9 asistencias) en la abultada victoria sobre Pacific (84-59).

Versión íntegra del artículo publicado en http://www.encancha.com, febrero 2015

ProBasketballTalk

Basketball - NBC Sports

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: