Tag Archives: Indiana Pacers

NBA: Sobreviviendo a la primera ronda

5 May

Ya ha finalizado la primera ronda de los play offs. La mayoría de cabezas de serie, excepto los Denver Nuggets, Los Angeles Clippers y los Brooklyn Nets, han superado este primer escollo de la lucha por el campeonato. Unos con mayor claridad que otros. Y alguno, además, con contratiempos inesperados en forma de lesiones.

El emparejamiento de primera ronda de playoffs entre los Oklahoma City Thunder de Kevin Durant, el equipo con mejor récord en liga regular del Oeste, y los Houston Rockets fue la serie del morbo por el enfrentamiento de James Harden, la barba más famosa de la NBA y jugador franquicia de los tejanos, contra sus excompañeros de la temporada anterior.

Kevin Durant ha rendido a un nivel extraordinario con unos promedios de 32,5 puntos, 7,8 rebotes y 6 asistencias por partido. Por ponerle un pero a su actuación, su bajo porcentaje en triples, del 28,6 % e inferior al certero  41,6% que firmó en la liga regular. Los números de Harden también son buenos, aunque deslucen al compararlos con los de su rival: 26,3 puntos, 6,7 rebotes y 4,5 asistencias.

Y sin embargo, lo más trascendente de la eliminatoria fue el choque entre el base de los Thunder Russell Westbrook y el rookie (aunque fogueado convenientemente en Europa) de los Rockets Patrick Beverley en el segundo partido de la serie. Una acción que levantó polémica porque Beverley acomete sobre su rival instantes después que los árbitros hayan detenido el partido. Ambos jugadores habían convertido el enfrentamiento colectivo en algo personal, y esta jugada fue el colofón.

Westbrook se levantó con evidentes muestras de ira hacia el exjugador de Olympiakos. Se había lesionado el cartílago de su rodilla derecha. Tras pasar por el quirófano será baja hasta la siguiente temporada. Una pérdida que trastoca todos los planes trazados cuidadosamente por el equipo de Oklahoma City para ser campeones de la NBA y vengarse de la derrota en las Finales de la pasada temporada contra los Miami Heat.

Los Thunder ganaron ese partido y el posterior para ponerse 3 a 0 en la eliminatoria. Pero los Rockets fueron capaces de vencer los dos siguientes. En el sexto partido sentenciaron los de Kevin Durant, pero sin resolver la incógnita. ¿Serán capaces de superar la baja de Westbrook, a pesar del paso delante de Reggie Jackson? ¿Podrá asumir Derek Fisher la carga de trabajo extra que se le viene encima?

La mala pata de Griffin

Su rival en segunda ronda serán los Grizzlies de Marc Gasol, que han dejado fuera a Los Angeles Clippers. En un duelo muy igualado, la lesión de tobillo de Blake Griffin fue clave en el desenlace. El ala pívot pisó a su compañero Lamar Odom en un entrenamiento previo al quinto partido. Griffin disputó ese enfrentamiento, pero con signos visibles de dolor y evidentemente mermado en su juego. Y los Grizzlies se adelantaron 3 a 2, en su única victoria fuera de casa de la serie.

En el sexto partido Griffin volvió a intentarlo, pero tampoco pudo ayudar en exceso a sus compañeros. Su tobillo sólo le dio para jugar 14 minutos. Ante un equipo con tanto poder en el juego interior como el de Memphis con la pareja Gasol – Randolph, esta baja fue el factor que inclinó la eliminatoria y acabó con las aspiraciones de los mejores Clippers de la historia.

Los Warriors fuerzan su suerte

Otros que caminan sobre el filo del alambre son los Golden State Warriors. En el último cuarto del primer partido de su serie contra los Denver Nuggets el ala pívot David Lee sufría una lesión en un musculo de la cadera en una mala caída. El pronóstico inicial era que el jugador, clave por su aportación en el juego interior, no volvería a jugar en todos los playoffs.

Y sin embargo, los Warriors fueron capaces de eliminar a los Nuggets de la mano de Stephen Curry, protagonizando la gran sorpresa de la primera ronda. El base ha sido una pesadilla para todos sus defensores. En el cuarto partido de la eliminatoria anotó 22 puntos sólo en el tercer cuarto, para un total de 31. Curry ha tenido la colaboración en la pintura del pívot australiano Andrew Bogut.

 Curry y Bogut son dos jugadores tan talentosos como frágiles. Bogut, de hecho, tuvo que infiltrarse para poder saltar a la cancha en el último partido contra los de Denver. Y esa es la mala noticia para los de Oakland, que rezan cada partido para que sus dos figuras acaben enteros los 48 minutos. Especialmente Curry, cuyos tobillos son realmente de cristal.

Los Warriors se enfrentarán en segunda ronda a unos San Antonio Spurs frescos y descansados, que siguen recuperando efectivos (Boris Diaw ya está listo para jugar) tras barrer a unos Lakers demasiado huérfanos de Kobe Bryant. Sin el escolta, referente indiscutible del equipo de Los Angeles, los tejanos resolvieron el cruce en tan sólo 4 partidos. Un barrido en toda regla para Pau Gasol y sus compañeros, y que augura un verano movido como ya anticipamos en el artículo anterior (El fiasco de los Lakers).

La buena noticia para los Warriors es que o David Lee es Superman o los médicos del equipo unos exagerados. Porque el jugador, contra todo pronóstico, saltó a la pista en el sexto y definitivo partido contra los Nuggets. De acuerdo que no llegó a jugar ni dos minutos. Pero jugó. Se espera que vaya entrando poco a poco en la rotación en su próxima serie contra los Spurs de San Antonio, en una nueva versión de la historia del mítico Willis Reed de los Knicks.

En las finales de 1970 este pívot lideraba a los de Nueva York frente a los Lakers con actuaciones estelares. Hasta que se lesionó en el quinto partido. Los de Los Angeles apabullaron a los Knicks en el sexto partido para empatar la serie a 3. El séptimo partido se disputaba en el Madison Square Garden. Y cuando ni sus compañeros contaban con él, Reed salió a hacer el calentamiento ante la euforia del público. Fue titular y anotó las dos primeras canastas de su equipo, aunque cojeaba de forma evidente. No anotó más, ni falta que hizo. El efecto moral de su aparición fue milagroso para los suyos, y devastador para el rival.

Los Bulls luchan contra su destino

En el Este las lesiones se han quedado todas en un mismo equipo,  los Chicago Bulls. Su estrella, el base Derrick Rose, se lesionó en el primer partido de los playoffs de la temporada pasada, dinamitando las opciones de uno de los grandes aspirantes al campeonato. Aún no ha debutado esta temporada y es difícil que lo haga ahora. Joakim Noah era duda para toda la primera ronda de playoffs contra los Brooklyn Nets. Y sin embargo, no se ha perdido ni un partido, aunque  con mucho dolor y sufrimiento.

A partir del quinto enfrentamiento de la serie no pudieron contar con el base (y titular) Kirk Hinrich. Lo que les dejaba con un único director de juego de garantías, Nate Robinson, y justo después de un cuarto partido con 3 prórrogas (Robinson había conseguido 23 puntos en el último cuarto). Y para el sexto también perdieron a Luol Deng (otro titular), con meningitis.

Y aún así los Bulls llegaron vivos hasta el séptimo partido. Y no sólo eso. Fueron capaces de ganar en Brooklyn, sin Rose, Henrich ni Deng. Y con Noah de estrella y firmando una estadística de 24 puntos, 14 rebotes y 6 tapones, a pesar de su fascitis plantar y su tobillo maltrecho. El equipo ha dado una lección de coraje ante unos Nets a los cuales un proyecto campeón les ha venido demasiado grande.

En segunda ronda les esperan los temibles y sanos Miami Heat, que barrieron a los Milwaukee Bucks. Y sin apenas tiempo para lamerse las heridas. En la otra semifinal del Este los New York Knicks, que sufrieron para doblegar el orgullo de los Celtics a partir de que a Carmelo Anthony se le torciera el punto de mira, se medirán a los Indiana Pacers, que por fin volvieron a ganar un partido en Atlanta (no lo hacían desde diciembre de 2006) para eliminar a los Hawks.

En resumen, que por muy bien que hayas fichado, por muy duro que entrenes, por muy bien que juegues y por muy guapo que seas, todo eso no basta para ser campeón de la NBA. También hace falta una buena dosis de suerte. Y no sólo en un lanzamiento imposible, o en aquel tiro libre en que la pelota rebota repetidas veces en aro y tablero antes de entrar (o salirse). Especialmente necesitas los favores de la Diosa Fortuna con la salud de tus jugadores principales.

En playoff el papel de las estrellas es especialmente importante. Durante la liga regular un equipo coral, con responsabilidades repartidas y profundidad en su rotación, funciona muy bien. Pero cuando cada partido cuenta, y se acumulan las noches que pueden ser la última, es necesario alguien que asuma el liderazgo. Los Nuggets son el mejor ejemplo de este hecho. Y la baja de Gallinari no cuenta, porque no ejerce de líder.

 Las lesiones en liga regular son un contratiempo, pero en la mayoría de ocasiones tienes margen para recuperar al jugador o fichar un sustituto para paliar su baja (excepto en  casos como el de Kobe Bryant y su tendón de Aquiles). Pero en playoff, con un duelo a vida o muerte cada dos o tres días, tiempo es algo que no tienes. Cada partido de playoff supone un doble reto para los jugadores, especialmente las estrellas. Por un lado, conseguir la victoria. Y por otro, acabar los 48 minutos ileso. Porque de eso puede depender un anillo.

Los Heat reinaron en marzo

3 Abr

Entramos en abril y ya se huelen los playoffs. A los equipos les quedan unos 10 partidos para asegurarse la clasificación, mejorar su posición cara a los futuros emparejamientos, o simplemente echar el cierre e irse de vacaciones. De estos últimos no hablaremos en este artículo. Porque lo interesante pasa más arriba.

Este mes de marzo ha tenido dos puntos principales de interés: la racha victoriosa de los Heats en el Este y la lucha por el octavo lugar de la clasificación en el Oeste, el último que da acceso a los playoffs. Empezaremos nuestro repaso por este segundo tema.

Jazz, Lakers y Mavericks pelean por ser octavos en el Salvaje Oeste. Los de Utah dieron facilidades a sus perseguidores con un mal inicio de mes, perdiendo 9 de sus 12 primeros partidos. Los Lakers les robaron el deseado octavo lugar. Con el agua al cuello, cerraron el mes con 4 victorias en 6 días, recuperando la posición. Aunque empatados con los angelinos.

Pau Gasol parece haber superado sus problemas físicos, pero Steve Nash y sobre todo Kobe Bryant andan renqueantes. Metta World Peace será baja como mínimo hasta el final de la liga regular.  Los Lakers,  con una buena racha (7 partidos ganados, 2 perdidos), metieron la cabeza entre los 8 primeros. Y cuando parecía que iban a consolidar su posición,  4 derrotas en 5 encuentros (2 especialmente dolorosas por la poca entidad de los rivales, ante Suns y Wizards) cortaron su progresión.

Los californianos cerraron el mes venciendo, aunque con mucho sufrimiento, a otro equipo de su mismo estado, los Kings de Sacramento. La misma noche en que Kobe Bryant superaba a Wilt Chamberlain para colocarse cuarto en la lista de máximos anotadores en la historia de la NBA.

En mi resumen de febrero descartaba a los Mavericks. Craso error. Dirk Nowitzki y 6 compañeros más se conjuraron el 8 de febrero a no afeitarse hasta que el equipo tuviera tantos partidos ganados como perdidos en la liga regular. Este mes, con el alemán cogiendo la forma, la conjura ha empezado a ser efectiva. Cierran marzo sin afeitarse aún, pero con 11 victorias por sólo 5 derrotas. Y pisando los talones a Jazz y Lakers.

Por encima de esta tripleta de equipos los Houston Rockets no pueden descuidarse, con dos victorias de ventaja sobre Jazz y Lakers, si no quieren complicarse el tramo final de liga regular, mientras que los Golden State Warriors se hallan en aguas tranquilas, muy lejos tanto de la cabeza como de la cola. Suyas serán con toda probabilidad la sexta y séptima plazas del Oeste.

La eterna juventud de Duncan

En la parte alta de la clasificación San Antonio Spurs y Oklahoma City Thunder luchan por ser campeones de conferencia.  La  baja del base Tony Parker durante 8 encuentros sólo les costó 2 derrotas a los tejanos (10 victorias de 14 partidos en el total del mes).

El secreto de su éxito es un Tim Duncan en su mejor momento. En marzo ha promediado 20,8 puntos y 11,6 rebotes por partido. Mucha atención también al acierto en los triples de Daniel Green. Lástima de la derrota del día 31 contra los Miami Heat. Y de la reciente baja de Manu Ginobili, que podría alargarse hasta los playoffs.

Los Thunder sólo han perdido 5 de sus 17 partidos de marzo. Una de sus derrotas fue contra unos Spurs sin Tony Parker y con Duncan fallón, dos circunstancias que difícilmente se repetirán en los 7 partidos de una serie por el título de conferencia.   También cayeron dos veces contra los Denver Nuggets y otra contra Memphis, con los que podrían cruzarse en los playoffs.

Kevin Durant, Russell Westbrook, Serge Ibaka y Kevin Martin son la base del equipo de Oklahoma. Especialmente los dos primeros, que se multiplican noche tras noche. El problema es que necesitarán mucha más aportación del resto de sus compañeros para aspirar al premio gordo.

Señales de alarma en los Clippers

Por debajo de los dos ogros del Oeste tenemos una tripleta formada por Denver Nuggets, Los Angeles Clippers y Memphis Grizzlies. Los Nuggets encadenaron 15 victorias consecutivas entre finales de febrero y marzo, para caer de forma inesperada y contundente contra los Hornets (110-86). También perdieron contra los Spurs, aunque dando la cara hasta el último segundo. Un bloque con muchas ganas de dar guerra, especialmente en casa.

Los Clippers han tenido un mes flojo, con 7 victorias y 7 derrotas. Y lo que es peor, de los equipos del Oeste contra los que han jugado sólo han podido ganar a los Hornets. Fueron derrotados por Thunder, Nuggets, Grizzlies, Kings, Mavericks, Spurs y Rockets. Una pésima señal cara a sus aspiraciones de luchar por el campeonato. El no tener en perfecto estado a Chauncey Billups y Grant Hill, y la escasa aportación de Lamar Odom les resta potencial.

Y respecto a los Grizzlies de Marc Gasol, 11 victorias en 17 partidos. El catalán se perdió 2 partidos por una lesión abdominal, pero eso no le ha impedido consolidarse como uno de los pívots más completos de la NBA. En marzo, sus números han sido dignos de una estrella: 17 puntos, 7 rebotes, 4,5 asistencias y casi 2 tapones por partido.

El Este pertenece a los Heat

Una racha de 27 victorias consecutivas entre febrero y marzo aseguró a los Heat el primer lugar de la Conferencia Este. Los de Miami cerraron el mes con una importantísima victoria sobre los Spurs. Un triple en el último instante de Chris Bosh impidió a los tejanos aprovechar las ausencias por lesión de Lebron James, Dwayne Wade y Mario Chalmers. Y concedió a los vigentes campeones una ventaja real de 4 victorias a falta de 9 partidos sobre sus más directos perseguidores, precisamente los de San Antonio.

Muy por detrás suyo, Knicks y Pacers mantienen una dura pugna por el segundo lugar en la conferencia.  Los de Nueva York encadenaron 4 derrotas consecutivas en su gira por el Oeste justificadas por las lesiones de Carmelo Anthony, Tyson Chandler y Amare Stoudemire. Sin embargo, han acabado marzo ganando sus últimos ocho partidos con J.R. Smith, un suplente de lujo, viendo el aro como una piscina.

Los Indiana Pacers se esfuerzan cada noche en demostrar que hay vida más allá de Danny Granger. El alero, cuya rodilla izquierda le obligará a pasar por el quirófano, sólo tuvo una participación testimonial en los dos primeros partidos de marzo. Sin él, los Pacers se han centrado en su defensa, para consolidarse como el equipo que menos puntos encaja (89,7 por partido) y el que mejor rebotea. Y ya sabéis lo que dicen de la defensa…

Mucha irregularidad y poca emoción

A mucha distancia del trio de cabeza Brooklyn Nets, Chicago Bulls y Atlanta Hawks luchan por ser el cabeza de serie restante del Este. Los tres conjuntos han vivido un último mes bastante gris. En Chicago sigue el suspense sobre el retorno de Derrick Rose, pero al menos se llevaron una alegría. Pasarán a la historia como el equipo que cortó la racha de 27 victorias consecutivas de los Heat.

 En los Nets la única constante fiable ha sido la lucha por el rebote del veterano Reggie Evans, con 15,5 capturas de media en marzo. A los Hawks viajar no le ha sentado bien. A pesar que Al Horford ha mantenido el nivel (19 puntos y 10,9 rebotes por partido), sólo han ganado 3 de sus 10 desplazamientos.

Los Celtics y los Bucks se encuentran un poco en tierra de nadie, con escasa opciones tanto de mejorar como de empeorar en los partidos que les resta, languideciendo a la espera de conocer rival en playoffs. La derrota con que cerraron el mes los de Boston, contra Knicks, escuece. La buena noticia para ellos es la recuperación de Jeff Green.

En Milwaukee al show habitual de los bajitos Brandon Jennings y Monta Ellis se ha sumado este último mes como artista invitado Ersan Ilyasova, con algunos partidos monstruosos (atención a sus 19 puntos y casi 10 rebotes de promedio en marzo). Junto a Larry Sanders pueden conformar una pareja interior de garantías. Siempre y cuando los pequeños les cedan algo de protagonismo…y la pelota.

 

publicado en http://www.encancha.com, abril 2013

Miami Heat busca la excelencia

29 Mar

Miami Heat ha marcado entre los meses de febrero y marzo el mejor registro de partidos ganados en la historia de la franquicia. Hasta el punto de amenazar con marcar un nuevo récord de victorias consecutivas en la NBA. Una demostración de porqué son uno de los máximos aspirantes a ganar el campeonato esta temporada.

Los Chicago Bulls dejaron en 27 la marca de triunfos encadenados de los Miami Heat. La segunda mejor racha de triunfos en la historia de la NBA. Con un equipo diezmado por las lesiones, sin su estrella Derrick Rose (baja durante toda la temporada), ni el básico Joakim Noah, ni Marco Belinelli ni Richard Hamilton, los Bulls vencieron a los Heat por 101 a 97.

Para encontrar la derrota anterior de los de Florida, tenemos que retroceder hasta el 1 de febrero, cuando cayeron 102 a 89 en la pista de los Pacers de Indiana. Han sido casi dos meses seguidos sin perder, con triunfos de prestigio ante Clippers, Thunder o Knicks, victorias sufridas contra Celtics, Magic, o Cavaliers y una dulce venganza contra los Pacers. A los Kings de Sacramento les endosaron 141 puntos tras dos prórrogas, en un enfrentamiento con tintes épicos. Y si, también han tenido sus partidos tranquilos.

En todo este tiempo Lebron James ha jugado a un nivel espectacular, casi sobrehumano. Sus números han sido espectaculares, cercanos al triple doble de media: 27 puntos, 8,1 rebotes, 8 asistencias, 1,9 robos y un 57,5% de acierto en sus lanzamientos de campo. En sólo dos meses ha dejado clara su supremacía ante el resto de gallitos de la liga.

El hito de las 33

Fue una racha que empezó de forma natural, con un calendario bastante favorable que encadenaba 5 partidos seguidos como locales. El equipo fue cogiendo velocidad de crucero hasta convertirse en un camión sin frenos, arrollando un rival tras otro. Una vez superada la quincena de victorias, la prensa empezó a desempolvar los viejos registros de récords de la Liga. Y los Heat aceptaron el reto.

Superaron a los Blazers de 1990-91, (16 victorias), a los Suns y los Mavericks de 2006-07 y a los actuales Clippers (17), a los Knicks de 1969-70 y los Bulls de 1995-96 (18), a los Celtics de 2008-09 (19), a los Bucks de 1970-71 y los Spurs de la temporada pasada (20), y a los Rockets de 2007-08 (22). Superaron rachas de grandes equipos campeones, y de otros que simplemente tuvieron unos momentos de inspiración. Hasta que por delante suyo sólo quedaron los 33 triunfos consecutivos de Los Angeles Lakers en 1971-72.

Aquella temporada los Lakers ganaron su primer anillo después de su mudanza desde Minneapolis en 1960. Jerry West, Wilt Chamberlain y Gail Goodrich eran sus estrellas. Elgin Baylor se retiró por una lesión de rodilla tras sólo 9 partidos de liga regular. La misma noche que sus compañeros, sin su ayuda, daban comienzo a una racha histórica. En aquella plantilla había un férreo defensor, que incluso amargaba los entrenamientos a sus compañeros. Pat Riley. El mismo que ahora ocupa el despacho presidencial en Miami.

Para el entrenador de los Heat, Erik Spoelstra, llega ahora un momento crucial. Sin quitar valor a lo conseguido por sus jugadores, deberá combatir algo tan humano como su relajación. Tras dos meses agotadores tanto física como psíquicamente persiguiendo una quimera, sus hombres se han quedado ahora sin un objetivo tangible.

Ahora toca pensar en el campeonato

Después de estas semanas de gloria, los de Miami son virtualmente, a falta de 11 partidos aún de liga regular, el mejor equipo del Este. Lo que les da ventaja de campo en los playoffs de su conferencia hasta llegar a unas lejanas finales. El entrenador Spoelstra podría dedicarse ahora a dosificar a sus jugadores, dar descanso a sus estrellas, concediendo incluso alguna derrota, de cara a la lucha por el anillo.

Pero la gran final se juega contra un equipo del Oeste. A pesar de su prodigiosa racha, los Heat no han conseguido despegarse ni de los San Antonio Spurs ni de Los Oklahoma City Thunder. Centrados todos los focos en el desafío titánico de los Heat, los dos equipos del Oeste se han comportado como diligentes hormiguitas, sumando pacientemente victoria a victoria para no perder la estela del equipo de moda.

Durante estos dos meses pletóricos Lebron, Wade, Bosh y Los Otros han doblegado en su único enfrentamiento directo a Durant, Westbrook y Asociados. Pero no se han medido con los tejanos del eterno Duncan. Lo harán este domingo, 31 de marzo, en San Antonio. El enfrentamiento puede servir como referencia comparativa entre ambos equipos.

Sea cual sea el resultado del domingo, ceder la ventaja de campo en una hipotética serie a 7 partidos a un equipo sólido, de plantilla profunda y compensada, y sobretodo curtido en mil batallas como los Spurs no parece un buen negocio. Como tampoco lo sería concederles el privilegio de jugar un último partido en casa a unos Thunder resabiados de su experiencia de la temporada pasada. Se dice que para ganar una Final primero tienes que perder otra. Los de Oklahoma ya lo hicieron, y este año querrán devolverles el favor a los Heat.

Porque el verdadero objetivo en Miami no es (o era) pasar a la historia por ser el equipo que ha ganado más partidos seguidos. El gran reto que afrontan es volver a ganar el campeonato. Y a partir de este segundo anillo consecutivo, seguir buscando más títulos. Crear su propia dinastia,  como los Minneapolis Lakers de los 50, los Boston Celtics de los 60, Los Angeles Lakers de los 80 o de principios del siglo XXI, y los Chicago Bulls de los 90. ¿Serán capaces de conseguirlo?

 

publicado en http://www.encancha, marzo 2013

NBA: Febrero resuelve dudas

4 Mar

Se acabó febrero, los equipos rondan la barrera de los 60 partidos disputados. Con prácticamente tres cuartas partes de la Liga Regular consumidas, las cosas ya están bastante claras. No sólo la mayoría de las franquicias que jugarán los playoffs, sino también quienes lo harán con opciones de ser campeones.

El Este lo lideran los Miami Heat de forma indiscutible. Su mes de febrero ha sido casi perfecto. Perdieron el primer día del mes contra los Pacers de Indiana  para luego encadenar 12 victorias consecutivas. Y de paso, ganarse el respeto del Oeste derrotando a los Houston Rockets, a los dos equipos de Los Angeles y a los Oklahoma City Thunder.

Las estadísticas de febrero de Lebron James también son terroríficas: 29,7 puntos, 7,5 rebotes y 7,8 asistencias en 38 minutos en pista, con un 64%  de acierto global en tiros de campo (43% en triples). Los extraordinarios 23,9 puntos, 6,2 rebotes y 5,5 asistencias de Dwayne Wade parecen vulgares comparados con las cifras de su compañero.

A mucha distancia de los Heat (insalvable salvo catástrofe, diría yo) andan los Knicks y los Pacers. Los de Nueva York han flojeado este mes, con 5 derrotas en 11 partidos. Y eso que han tenido un calendario sencillo. Los Pacers han aprovechado esta debilidad para echárseles encima en la clasificación, venciendo en 9 de sus 12 citas de este febrero. Por fin debutó Danny Granger  (jugó los 3 últimos partidos de febrero), aunque nadie lo había echado de menos gracias al polivalente Paul George.

La zona tranquila

Por detrás de los tres favoritos del Este andan Atlanta Hawks, Brooklyn Nets y Chicago Bulls. Por los Hawks, el mes del pívot Al Horford ha sido para enmarcar, especialmente después del Fin de Semana de las Estrellas para el que no fue seleccionado. Los Brooklyn Nets no han mantenido el gran nivel de enero. Parece ser que el efecto revulsivo de Carlesimo en el banquillo ya se ha acabado. El anuncio de Derrick Rose de que no jugará hasta estar plenamente recuperado (lo que puede descartar su reaparición para esta temporada) entierra las aspiraciones de los Chicago Bulls.

Y cerrando las plazas que dan acceso a playoffs, los Boston Celtics y los Milwaukee Bucks. La baja de Rondo no ha sido cubierta con garantías por los Celtics en el mercado de traspasos (era muy difícil hacerlo sin desprenderse de alguno de sus jugadores clave, lo que hubiera sido desvestir un santo para vestir otro). Sus compañeros apelaron al orgullo de los verdes para paliarla. Ganaron 7 partidos consecutivos entre enero y febrero (con victorias ante rivales duros como Heat, Clippers, Lakers y Nuggets)  para luego volver a la normalidad.

Los Bucks perdieron 8 de sus 12 partidos de febrero. Pero una de sus cuatro victorias fue clave. Vencieron a los Sixers, uno de sus rivales por la última plaza que da acceso a la lucha por el campeonato, abriendo entre ambos una brecha importante en la clasificación. Ni los de Filadelfia (7 derrotas consecutivas para cerrar el mes) ni los Toronto Raptors parecen capaces de alcanzar a los de Milwaukee. Podemos dar por cerradas las plazas de playoff en el Este (otra vez más, tentando a la suerte con mis dotes proféticas).

Los Lakers siguen al acecho

En el Oeste sigue la lucha de los Lakers para meterse en playoff. A pesar de perder por lesión a Pau Gasol para lo que queda de liga regular, y de los problemas con Dwight Howard (de juego y de vestuario), los californianos han ganado 9 de sus 13 partidos de este febrero. Cerraron el mes a sólo dos victorias de Utah Jazz y Houston Rockets, séptimo y octavo clasificados de la Conferencia.

 De sus 4 derrotas, 3 fueron contra Miami Heat, Los Angeles Clippers y Denver Nuggets, contra los que se podía perder. Respecto a sus victorias, derrotaron a dos rivales directos en la lucha por la octava plaza del Oeste, Portland Trail Blazers y Dallas Mavericks. Kobe Bryant da el callo cada noche, Earl Clark parece haber encontrado su lugar en la Liga y Antawn Jamison ha acabado febrero muy fino de forma. Dwight Howard, Steve Nash y Mettaworld Peace han rendido por debajo de lo esperado.

El mes de febrero de los Blazers sólo puede calificarse de desastroso. Tres victorias en 12 partidos. Sus titulares arrastran demasiados minutos y su banquillo es improductivo (Claver incluido). El balance de los Mavericks también ha sido insuficiente para mantener viva la persecución, con 5 victorias y 6 derrotas (3 consecutivas para cerrar el mes). Dirk Nowitzki se está poniendo en forma demasiado tarde. Adios a los playoffs para ambos.

Golden State Warriors, Utah Jazz y Houston Rockets viven pendientes del retrovisor, descolgados de los cinco primeros del Oeste. El mes de los Warriors ha sido especialmente malo. Ocho derrotas en 12 partidos, dos de ellas contra los Rockets y otra contra los Jazz. Su calendario de febrero era duro, con ocho partidos a domicilio. Díficil papeleta la de estos tres equipos, que lo mismo pueden ser sextos de conferencia que quedarse fuera de los playoffs.

Los Spurs se reservan

Memphis Grizzlies y Denver Nuggets han aprovechado un mes con partidos asequibles para abrir distancias respecto a la tripleta anterior. Los Grizzlies no han acusado en exceso la marcha de Rudy Gay, a falta de rivales que les pusieran en apuros.

Y por encima de ellos, el trio de firmes aspirantes a finalistas por el Oeste. Los más sólidos, los habituales Spurs, un equipo veterano que sabe dosificarse. Tras un enero pletórico, este último mes se han limitado a mantener las distancias. Greg Popovich reparte a la perfección los minutos entre sus jugadores, para disgusto de David Stern que querría ver más tiempo en pista a las estrellas de San Antonio. Llegaran frescos a los playoffs. Atención a los jóvenes Daniel Green y Kahwi Leonard, “The Next Generation” como dirian los trekkies.

Los Oklahoma City Tunder no reparten tanto sus minutos, pero Kevin Durant y Russell Westbrook son jóvenes. Este mes no han estado a la altura. Ganaron sus partidos fáciles, pero perdieron contra Rockets, Jazz y especialmente contra los Heat, un mal augurio cara a unas posibles finales.

Los Angeles Clippers acusaron la baja por lesión de Chris Paul en los primeros partidos del mes. Una vez que el base volvió, otra vez cogieron velocidad de crucero. También han recuperado a Chauncey Billups, un jugador vital si quieren aspirar a ganar el anillo. Sus dos derrotas con la plantilla al completo fueron contra Miami Heat y San Antonio Spurs. Un aviso de cara a los playoffs.

 

publicado en http://www.encancha.com, marzo 2013

ProBasketballTalk | NBC Sports

NBA news, video, analysis and more

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: