Tag Archives: Greg Popovich

Heat – Spurs, los tres primeros asaltos

13 Jun

Primer partido: Heat 88 – Spurs 92, audiencia televisiva 10,6% de los hogares

 Los Spurs empezaron la serie con una defensa muy centrada en negarle espacios interiores a Lebron James, con todos los jugadores del lado débil pendientes de él. Los Heat reaccionaron buscando a sus triplistas, muy acertados en la primera fase del encuentro. Aprovechando los fallos en el tiro de los tejanos y su pésima transición defensiva, también corrieron al contrataque. Y a pesar de hacer el juego que más les gusta, no rompieron el partido.

 Los de San Antonio, con los triples de Daniel Green y el trabajo de un Tim Duncan negado en el primer cuarto (0 de 5 en tiros de campo) pero inspirado en el segundo y tercero, no le perdieron la cara al enfrentamiento. Y en el último cuarto apareció Tony Parker, muy gris hasta entonces. Y las dudas se apoderaron de los Heat, que empezaron a tomar malas decisiones en ataque.

 En defensa, Lebron James se emparejó los últimos 3 minutos con Parker. Y ni por esas. El francés estaba en racha. Sus 10 puntos en los 12 últimos minutos abrieron una brecha por la que se le escapaba la victoria a los de Florida. Y para culminar la noche, una canasta en la última décima de posesión de los Spurs, cuando sólo quedaban cinco segundos de juego para el final de los 48 minutos reglamentarios. Los de Popovich acababan de robarle el factor pista a los de Spoelstra.

Segundo partido: Heat 103 – Spurs 84, audiencia 8,5%

En el segundo partido de la serie el entrenador de los Heat, Erik Spoelstra, enseñó sus cartas. La buena defensa de Kahwi Leonard mantenía en segundo plano a Lebron James (fallando 10 de sus primeros 12 lanzamientos), pero los puntos llegaban de la mano de Mario Chalmers, Dwayne Wade, Ray Allen y Chris Bosh. La jugada básica del ataque de Miami, penetrar y doblar al tirador.

Mejora importante por parte de Miami de la defensa del bloqueo y continuación de los Spurs entre Tony Parker y Tim Duncan. Cambios en los bloqueos, dos contra uno al base y negación de pases hacia Duncan en la línea de tiros libres (mejor con el defensor recuperando su posición que con una ayuda). La circulación de pelota de los Spurs desapareció por completo. Sólo el acierto de Danny Green y aportaciones esporádicas de Parker salvaban al equipo de San Antonio del colapso.

Hasta que en los tres minutos finales del tercer cuarto la defensa de los Heat dio una vuelta de tuerca más. Tiros fallados y malas decisiones en ataque de los tejanos provocaron rebotes defensivos y recuperaciones de pelota de los Heat (8 balones perdidos de los Spurs en esta parte del encuentro, el doble de las pérdidas de todo el enfrentamiento anterior), que al fin pudieron correr. Parcial de 33-5 en apenas ocho minutos de juego, y partido sentenciado. Los dos entrenadores sentaron a sus estrellas, y Tracy McGrady (Spurs) pudo debutar al fin en una final de la NBA.

 Tercer partido: Spurs 113 – Heat 77, audiencia 8,5%

 La defensa de los Heat volvió a centrar sus esfuerzos en negar las penetraciones de Parker o Ginobili y los espacios interiores a Duncan. Pero cayeron en la trampa de hacerlo con ayudas. Y los Spurs pudieron mover la pelota con mucha facilidad. El primer pase no iba hacia dentro sino hacia fuera. Los tiradores locales hallaron más espacios para recibir y acribillaron el aro rival a base de triples. Danny Green (7/9) y Gary Neal (6/10) se dieron un verdadero festín. Especialmente al final del tercer cuarto y la primera mitad del último, cuando los tejanos arrollaron a los Heat

Los Spurs, por su parte, siguieron basando su defensa en negar a Lebron James la posibilidad de acercarse a canasta. La defensa de Kahwi Leonard fue modélica. Sin su rival en pista al final del primer cuarto, James aprovechó la superioridad física sobre Green para forzar a los tejanos a hacer ayudas y así poder asistir a sus compañeros. Al final del tercer cuarto, de nuevo con Leonard en el banquillo, anotó 8 puntos consecutivos. Pero no se le vio mucho más.

La estrella de los Heat parece haber perdido su confianza y acierto en el lanzamiento exterior. Si no puede penetrar, y tampoco las mete desde fuera, los Heat tienen un grave problema. Wade lo intenta, pero la sensación es que no da más de sí. Bosh, en cambio, da la impresión de poder aportar mucho más con un juego sobrio y efectivo desde la media distancia. ¿No quiere más protagonismo, o no se lo dan?

 

publicado en www.encancha, junio 2013

Los Spurs diseccionan a los Grizzlies

29 May

La temporada ha acabado para los Grizzlies de Marc Gasol, que han caído en las finales de la Conferencia Oeste contra los San Antonio Spurs. En este artículo intentaremos explicar el cómo y el porqué de esta derrota.

Los Spurs prepararon las finales de la Conferencia Oeste con un gran trabajo de scouting de su rival. Su ataque ha leído perfectamente las ayudas defensivas de los Grizzlies. La mayoría de sus jugadas estáticas se han iniciado con una penetración del hombre con balón, buscando crear un desequilibrio. Algo no demasiado difícil de conseguir si ese jugador es Tony Parker.

Jugando muchos minutos con un solo interior cerrado y cuatro abiertos, esta acción de los tejanos no buscaba anotar en primera instancia (aunque si te dejan llegar hasta canasta tampoco despreciarás el regalo). La primera opción era pasar al interior si la primera ayuda defensiva le dejaba libre. Y si la ayuda venía del exterior, se doblaba el balón fuera al compañero libre. Si llegaba una segunda ayuda, la pelota volvía a volar buscando otro compañero desmarcado. Y así hasta conseguir un tiro librado.

El primer partido de la serie quedó listo para sentencia en el primer cuarto, en doce minutos magistrales de movimiento de balón que se saldaron con un parcial de 31 a 14. Fue el día en que la batería de triplistas de los Spurs funcionó a la perfección. Entre Danny Green, Kahwi Leonard y Matt Bonner anotaron 11 de los 17 lanzamientos de 3 puntos que intentaron. Si además Parker convierte 9 de 14 en tiros de dos, poco importa que Duncan esté fallón y Ginobilli ausente.

El siguiente enfrentamiento pareció romperse en el segundo cuarto y parte del tercero, con diferencias de hasta 18 puntos favorables al equipo de Popovich. Digo “pareció” porque los locales dieron por acabada la noche antes de tiempo, y en un final de último cuarto lamentable dejaron que los Grizzlies forzaran la prórroga. En el tiempo extra, Duncan asumió la responsabilidad y evitó un traspiés de los suyos. Dos partidos en San Antonio, dos victorias locales.

En Memphis no cambia el panorama

Ya en casa, los Grizzlies parecían capaces de variar el rumbo de la eliminatoria en el primer cuarto del tercer partido. Una buena defensa del bloqueo y continuación, una presión intensa sobre el primer pase de ataque de los Spurs y un esfuerzo colectivo en el rebote en defensa les dieron hasta 18 puntos de ventaja, después que los de San Antonio perdieran 8 balones.

Pero en el segundo cuarto Parker recuperó el control. Anotando, y lo más importante, cuando la defensa local se cerró sobre él, implicando a Tim Duncan en el partido. Con Ginobilli rindiendo también a buen nivel, los de Popovich igualaron el marcador. Por suerte para los de Memphis, el trio no estuvo acompañado por el acierto de sus triplistas (Leonard, Green, Bonner). Por segunda vez consecutiva, tuvo que jugarse una prórroga para poder saber el ganador. Y por segunda noche, Duncan demostró su veterania y capacidad para desequilibrar enfrentamientos. La reacción de los Grizzlies sólo había durado 12 minutos.

En el cuarto y último partido de la serie los tejanos salieron con la lección bien aprendida. En defensa, apretando las tuercas a fondo a Zach Randolph y negando la pintura al resto de sus compañeros. En ataque, moviendo rápido la pelota y trabajando para Tony Parker. En los primeros 12 minutos su renta llegó hasta los 12 puntos. Y eso que, una noche más, sus triplistas no vieron aro.

Marc Gasol y compañía lucharon contra su destino, intentando reducir una ventaja que sus rivales administraban sabiamente. Entre el final del tercer cuarto y el principio del último la remontada parecía posible, tras ponerse a tres puntos. Hasta que Parker dijo basta. Una nueva versión del famoso artículo 33 de Shaquille O’Neal promulgado por Andrés Montes: “hago lo que quiero, como quiero y cuando quiero”.

Parker y Randolph, la cara y la cruz

La serie entre Spurs y Grizzlies puede resumirse en dos nombres propios. Uno que ha estado en todas las salsas y otro al que no le han dejado ni sentarse a la mesa. Tony Parker se ha reivindicado de forma espectacular. Ubicado a lo largo de su carrera siempre un escalón por debajo de los mejores bases de la liga (¿le pasaría lo mismo si jugase con la selección norteamericana?), ha hecho añicos esta injusta relegación.

Su juego en estos cuatro partidos se define con un par de adjetivos: fácil, sencillo. Me ha recordado el chico que baja la tarde de domingo a la canasta del parque, y va haciendo tiros y entradas mientras llega alguien más para jugar un partidillo. No lo hace para calentar, ni para afinar. Simplemente busca el placer de ver la pelota pasar por el aro. Limpia y silenciosa, hasta que el choque contra el cemento rompe esa màgica quietud. Parker no oye el cemento, sino los aplausos de miles de personas. Pero en el fondo, la sensación es la misma.

Greg Popovich, entrenador de los Spurs, analiza perfectamente a sus rivales para anular sus mejores bazas. Habiendo identificado a Zach Randolph como el principal peligro ofensivo de los Grizzlies, centró toda su estrategia en anularlo. Randolph es el segundo nombre propio al que me refería. Porque ha sido irrelevante en la eliminatoria. Lo ha intentado de todas las maneras posibles, pero se ha encontrado con un muro humano entre él y el aro rival.

Cada una de las canastas del ala pivot de Memphis merece el apelativo de épica. Siempre con un rival intentando sacarle de la pintura o negarle lineas de pase (sobresaliente para la oscura labor de Splitter, Diaw y Bonner), esquivando la ayuda de los defensores exteriores en el momento de botar para girarse y obstaculizando su trayectoria al encarar, para terminar chocando contra la torre rival (Duncan o Splitter) que le cierra el camino más directo hasta los dos puntos.

Los ajustes sobre Marc Gasol

Pero los planes de Popovich han ido más allá de reducir a la nada la aportación ofensiva de Randolph, sino que también han afectado a su socio en la pintura, Marc Gasol. No sólo ha bajado su media anotadora respecto a las dos eliminatorias anteriores, sino que ha visto como su porcentaje de lanzamientos de campo se reducía al 39,7%. La tupida red que han tejido sus rivales le ha forzado a buscar sus opciones fuera de la pintura, con lanzamientos desde los 5-6 metros.

El entrenador de los Spurs no ha olvidado en sus análisis el papel clave que juega Marc en la defensa de los Grizzlies. Sabedor que su presencia en el centro de la zona es clave para alterar los ataques rivales (como quedó demostrado en la eliminatoria anterior contra los Thunder), ha procurado hacerle salir de allí. Sea por que su par procurase llamar su atención buscando un pase en una posición ventajosa, o forzando una ayuda muy larga en el exterior. En este segundo aspecto, el entrenador de los Grizzlies Lionel Hollins ha caído en la trampa.

Esta duelo contra los Spurs ha abierto el debate sobre la capacidad de Lionel Hollins para revertir una dinámica negativa. Ha mantenido una primera unidad fija con Conley, Allen, Prince, Randolph y Marc Gasol. Y tras el éxito del esquema de Popovich destinado a inutilizar su juego interior, no lo ha variado. Aunque Conley no pudiera frenar a Parker, y ni Allen y Prince constituyan una amenaza con su tiro exterior. Hollins ha querido mantenerse fiel a la mejor defensa de la Liga Regular, y tal vez no se trataba de eso.

No hay en los Grizzlies grandes tiradores para abrir una defensa tan cerrada como la que han planteado los Spurs. En febrero se deshicieron de Rudy Gay y del especialista en triples Wayne Ellington. Pero aún tienen a Quincy Pondexter en el banquillo. El alero ha demostrado que podía servir para mucho más. Sin ir más lejos, sus 22 puntos en el último partido mantuvieron vivas las esperanzas de los Grizzlies. Indudablemente, ha hecho mucho mejor papel que Prince. Podría haber sido la baza que Popovich no esperaba.

De todas maneras, el 4 a 0 en las finales de la Conferencia Oeste no debe hacernos perder la perspectiva. Esta ha sido la mejor temporada en la historia de los Grizzlies de Memphis (y de Vancouver), que nunca habían llegado tan lejos en la lucha por el título. Sólo hay que recordar los primeros años del siglo XXI, cuando el hecho de entrar en playoffs (de la mano de Pau Gasol) ya era todo un logro. Aun así, hay que ser críticos y inconformistas con lo conseguido, porque esa es la mejor manera (puede que la única) de seguir avanzando.

 

publicado en http://www.encancha.com, mayo 2013

 

ProBasketballTalk | NBC Sports

NBA news, video, analysis and more

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: