Tag Archives: Elgin Baylor

La NBA fulmina a Donald Sterling, dueño de los Clippers

30 Abr

La larga trayectoria de desprópositos y comentarios inapropiados del propietario de Los Angeles Clippers, Donald Sterling, ha llegado a su fin esta semana. Su última salida de tono ha llegado en el peor momento.

El pasado viernes 25 de abril la web TMZ publicó un fragmento de una conversación del 9 de abril entre el dueño de Los Angeles Clippers, Donald Sterling, y la pareja con la que aparecía en público hasta hacía poco, la modelo S. Stiviano. Posteriormente Deadspin.com publicó una versión ampliada. El diálogo se inicia con el magnate reclamándole a su entonces chica que borrase de su cuenta de instagram todas las fotos que se había hecho con personas de raza negra.

Sterling le decía: “¿Por qué te haces fotos con minorías? Es como hablar con el enemigo. Los latinos tienen ciertos sentimientos hacia los negros, y los negros hacia los otros grupos (…) Siempre será así (…) Me preocupa mucho que te juntes con negros (…) Se supone que eres una delicada chica blanca o latina. No deberías mezclarte con personas de color”.

Stiviano le respondía que las había borrado todas excepto la del jugador de Los Angeles Dodgers (beisbol) Matt Kemp, porque es mulato y tiene la piel muy clara, y la de Magic Johnson. Sterling, de raza judía, se indignaba cuando Stiviano sacaba a colación el tema del Holocausto, y negaba ser racista. Se justificaba diciendo que ese es el mundo en el que vive, esa es la cultura predominante, y él es muy mayor para cambiar las cosas. El fragmento que más ha indignado es el siguiente:

Ella: No lo entiendo, yo no lo veo como tú. No me han educado como a ti.

El: Bueno, si no opinas igual..no vengas a los partidos. No traigas negros y no vengas.

Ella: ¿Sabes que tienes un equipo entero de negros que juga para ti?

El: Les mantengo y les doy comida, ropa, coches y casas. ¿Quién más se lo da? Sé lo que tengo. ¿Quién hace posible el juego? ¿Yo o ellos? ¿No hay 30 propietarios que han creado la liga?

Para acabar de situar el tema debemos aclarar que el dueño de los Clippers está casado con Rochelle Sterling, quien ha denunciado a Stiviano por haberle robado (supuestamente) 1,8 millones de dólares a su marido. Esta no es la primera relación extramarital pública de Sterling, y tampoco la primera que acaba en los tribunales.

Según TMZ, el domingo posterior a la filtración el dueño de los Clippers habría llamado a la modelo para intentar recuperar no la conversación filtrada, sino otras 100 horas de diálogos entre ambos que Stiviano habría grabado (según ella, tiene mala memoria y así se acuerda de lo que ha dicho).

La joven remitió a Sterling a sus abogados para hablar de un posible acuerdo, los mismos que negaron en un comunicado que la filtración a los medios de este material tan dañino provenga de su cliente. Teniendo en cuenta que habitualmente lo primero en aparecer es lo más “light”, el resto de las grabaciones puede ser demoledor. Y otra bomba, la señorita Stiviano se habría puesto a escribir un libro sobre su aún corta vida (no ha cumplido los 30).

Un largo historial de polémicas

Donald Tokowitz nació en 1934 en Chicago, hijo de dos inmigrantes judíos. Ya adulto añadió a su nombre el apellido Sterling. Este licenciado en derecho hizo fortuna con negocios inmobiliarios, y fueron estos los que le llevaron a la NBA. Jerry Bush le vendió unos apartamentos en 1979 para recaudar parte del dinero que necesitaba para comprar los Lakers (y Los Angeles Kings de la NHL y El Forum de Los Angeles que venían en el mismo paquete). Dos años más tarde, el ya dueño de los Lakers le sugería a Sterling que se comprase su propio equipo de la NBA. Y el abogado adquirió Los Clippers de San Diego por 12,5 millones.

La gestión de los Clippers bajo Sterling no pasará a la historia como gloriosa. El equipo no tuvo su primera temporada ganadora (con más victorias que derrotas) hasta la 91-92, 11 años después de su adquisición. Ni tampoco como plácida. En 1981 se negó a pagar un premio de 1000 dólares al ganador de un concurso de tiros libres. El perjudicado resultó ser abogado y le denunció. Sterling se acabó rascando el bolsillo. En 1982 la NBA le multó con 10.000 dólares por comentar que aceptaría que su equipo quedase último de la Liga Regular para poder elegir en el draft a Ralph Sampson (un claro antecedente de tanking).

En 1984, fue multado con 25 millones de dólares por trasladar los Clippers desde San Diego a Los Angeles sin el permiso del resto de propietarios. Sterling puso una demanda contra la liga por valor de 100 millones, que retiró cuando la sanción anterior le fue rebajada a 6 millones. El año 2004 se negó a pagarle una operación de cáncer de próstata al entrenador ayudante Kim Hughes. El técnico se había operado de urgencia y fuera del seguro médico costeado por el equipo para no perderse ningún partido. Cuatro jugadores asumieron el pago de los 70.000 dólares en gastos médicos: Corey Maggette, Elton Brand, Chris Kaman y Marco Jaric.

Tampoco sorprenden las palabras racistas de Sterling a Stiviano. En agosto del 2006 fue acusado por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos de discriminación racial a la hora de alquilar sus apartamentos (las frases aportadas como prueba contra negros, mejicanos y coreanos no tienen pérdida, tales como “es por los negros del edificio, apestan, no son limpios”o “no me gustan los mejicanos porque beben, fuman y hacen el vago”). El dueño de los Clippers llegó a un acuerdo y pagó una multa millonaria.

En febrero del 2009, quien le denunció por discriminación fue Elgin Baylor, exjugador de la NBA y hasta entonces ejecutivo del equipo de Sterling. Baylor acusó a su exjefe de querer construir su equipo bajo un modelo de plantación, con “chicos negros y pobres del Sur y un entrenador blanco” y de comentar, durante las negociaciones por Danny Manning, que “estoy ofreciendo un montón de dinero por un pobre chico negro”. A Rollie Massimino, candidato a entrenar su equipo en 1983, le preguntó si se creía “capaz de entrenar a estos negros” (usando el despectivo término “nigger”).

La repulsa generalizada acaba con Sterling

Los años de impunidad de Sterling se han acabado a partir de la airada reacción provocada por la amplia exposición pública de sus palabras. Nunca hasta ahora sus comentarios habían gozado de tanta difusión, ni nunca antes la sociedad americana había estado tan mentalizada en la lucha contra el racismo. No olvidemos que por primera vez en su historia tienen un presidente de raza negra.

Los avances en las tecnologías de la comunicación han permitido no sólo la rápida difusión de sus comentarios racistas, sino también las de las réplicas en su contra. Uno de los primeros en cargar con toda dureza fue el Rey de la Liga, Lebron James, marcando la postura de los jugadores. La plantilla de Los Clippers se rebeló al completo. En plenos playoffs, antes del cuarto partido de la primera ronda en la pista de los Warriors,  se despojaron de la chaqueta del chándal, la dejaron en mitad de la pista e hicieron el calentamiento con las camisetas de entreno del revés para ocultar cualquier logo del equipo. Los Miami Heat se solidarizaron con ellos la noche siguiente.

 

Los pronunciamientos de personalidades se sucedieron al mismo ritmo que el de la gente de la calle. Sterling no encontró quien le defendiese más allá de su mujer. Hasta el propio Barak Obama, presidente de los EEUU, le censuró. Las empresas que mantenían contratos de esponsorización con el equipo empezaron a anunciar la suspensión de los mismos. La Universidad de California – Los Angeles (la prestigiosa UCLA) hizo su pública su renuncia a un generoso donativo del millonario.

Adam Silver, flamante comisionado de la NBA, tuvo una primera comparecencia en público el día después de la publicación de los desafortunados comentarios de Sterling. Medido en sus formas, se limitó a anunciar la apertura de una investigación. Un tono similar al de un primer comunicado del presidente de los Clippers, Andy Roeser, que no daba total veracidad al fragmento de conversación filtrado y recordaba el pleito de la familia Sterling contra Stiviano para desviar la atención.

En su rueda de prensa del martes 29 de abril, con todo el planeta pendiente de sus palabras, Silver fue mucho más contundente: Donald Sterling quedaba suspendido de forma indefinida de todas las actividades de la NBA. Ya no puede entrar en un pabellón, o participar en una reunión, ni mucho menos dirigir un equipo. El magnate tendrá además que pagar una multa de 2,5 millones de dólares, la más alta prevista en la reglamentación, y cuyo importe irá a fines benéficos. Y aunque aún sigue siendo el propietario de los Clippers, el comisionado anunció que hará todo lo que esté en su mano para desposeerle.

Debemos recordar que aunque cada equipo tiene su dueño, en realidad son franquicias de la NBA. Y con el voto de tres cuartas partes de los propietarios (22 votos de 30) se puede forzar la venta de una. Cuando Silver anunció en público sus intenciones, es porque había hablado con los dueños y conseguido su apoyo. Los comunicados emitidos por los diferentes conjuntos apuntan en esta dirección. Así que aunque Sterling ha dicho que no tiene intención de vender los Clippers, lo acabará haciendo (con o sin pleito legal por en medio). Sólo es cuestión de fijar un precio (y eso dependerá de hasta donde llegue el equipo en la lucha por los anillos).

El trasfondo social

Cabe preguntarse el porqué ahora de una respuesta tan enérgica ante unos hechos largamente repetidos en el tiempo. Y no creo que sea sólo por la magnitud mediática que sus últimas declaraciones han conseguido. Tal vez la amenaza de algún tipo de plante por los jugadores también haya tenido algo que ver. Integrantes de los Warriors han dicho que el equipo en pleno tenía previsto abandonar la pista el pasado martes por la noche durante el salto inicial del quinto partido en Los Angeles si las sanciones que Silver debía anunciar no les parecían suficientes. Toda la jornada del martes peligraba, y tras ella el resto de los playoffs.

Según datos de octubre del 2013, el 76% de los jugadores de la NBA son negros, el 19% blancos y el 4 % latinos (hay un 2% de otras razas). En entrenadores, la proporción entre negros y blancos se iguala a favor de los segundos (43% por 53%) mientras que los latinos siguen siendo marginales (3%). En el personal de la NBA los blancos son claramente mayoría (64%), seguidos por negros (18%) y asiáticos (11%). Y cuando llegamos al escalafón más alto, el de los propietarios mayoritarios de los equipos, nos encontramos con que todos los dueños son de raza blanca excepto uno, Michael Jordan.

Respecto a los aficionados de la NBA, en un país de mayorías minoritarias y minorías muy importantes, las cifras apuntan que el 45,7 por ciento de ellos son blancos, el 31,4% negros, el 16,1 % latinos y el 6,8% asiáticos. En los Clippers, los aficionados blancos representan el 40,2% del total, los negros el 27,5%, los latinos el 21,7% y los asiáticos el 10,6%. En los vecinos Lakers los porcentajes son bastante similares. Los seguidores de raza negra sólo son mayoritarios en tres franquicias: Memphis Grizzlies (48,6%), Atlanta Hawks (47,8%) y Washington Wizards (44%).

Ante esta composición de su sociedad, ni los Estados Unidos ni la NBA pueden hacer otra cosa que cortar de raíz este tipo de comentarios. De lo contrario peligran la paz social y el negocio. En tiempos de grave crisis, cualquier pequeña chispa puede desencadenar el incendio. La inconsciencia de Sterling debía ser castigada de forma ejemplar. Por la celeridad y contundencia de su reacción (más allá de la esperada por muchos), el comisionado Adam Silver sale muy reforzado tras resolver la primera “patata caliente” de su gestión, dejando claro que el único color que de verdad cuenta para la NBA es el verde del dinero. 

Pero no sólo él ha afianzado su posición. Este episodio puede dar a los jugadores una muestra de su fuerza a la hora de presionar a la Liga cuando se muestran unidos y firmes. Y cual es el mejor momento para hacerlo. Porque aunque parezca lo contrario, el verdadero poder no está en manos de aquel que lo ejerce sino de aquellos que legitiman su ejercicio.

 

Artículo publicado en http://www.encancha.com, abril 2014

Lebron James y el club de los 60

6 Mar

En la lucha por el MVP entre Lebron James y Kevin Durant, el jugador de los Heat se marcó un tanto importante anotando 61 puntos en un partido. Una cifra que a la que sólo han llegado unos pocos elegidos en la historia de la NBA.

Lebron James ingresó la noche del pasado lunes 3 de marzo en el distinguido club de los jugadores capaces de superar los 60 puntos en un partido oficial de la NBA. Ante los Charlotte Bobcats King James se fue hasta los 61 puntos, en una serie de 22 de 33 en los lanzamientos de campo (de ellos, 8 de 10 desde la línea de 3 puntos y, cosa extraña, ningún mate entre sus canastas), en 41 minutos de juego. Una exhibición que los medios de comunicación de todo el mundo recogieron en sus diferentes ediciones.

Todo lo que rodea a Lebron James es desmesurado, y cualquiera de sus actos se magnifica. Parte del mérito/culpa habría que atribuírselo al departamento de marketing de la NBA que ahora se estará tirando de los pelos a raíz de una decisión inmovilista y con muy poca visión de futuro  de la dirección de la Liga, y que les ha privado de una imagen que podrían haber explotado durante muchísimos años. Un error que no acostumbran a cometer y que puede repercutir en su cuenta de beneficios.

La estrella de los Heat está jugando con una máscara como protección para su tabique nasal fracturado. Lebron lució en su primer partido después de la lesión una impactante máscara negra que la liga le obligó a cambiar por una más clara (y mucho más sosa). Y por eso se han quedado sin una foto que sin duda se habría convertida en icónica, la de la noche de los 61 puntos con la máscara negra. Una imagen con claras reminiscencias del cómic de superhéroes que habría vendido miles de camisetas (más bien millones) en todo el mundo.

Tan exagerado es lo que rodea a este inmenso jugador que con sus 61 puntos ha eclipsado que hace poco más de un mes Carmelo Anthony le metió 62 puntos a estos mismos Bobcats en el Madison Square Garden, y con otra gran racha en el lanzamiento (23 de 35). Aunque este olvido puede servir también de magnífico ejemplo de cómo la estrella de Melo va apagándose lentamente en Nueva York, tal y como comenté en un articulo anterior.

 

El club de los 60 está integrado por 22 jugadores, y tiene un presidente inamovible a pesar de su fallecimiento: Wilt Chamberlain. El gigante, alguien más desmesurado en sus actuaciones e impacto en el juego que el propio Lebron (que ya es decir), es tanto el jugador que más puntos ha anotado en un solo partido (100), como el que más veces ha llegado a los 60 puntos (lo hizo en 32 ocasiones). La última vez que lo consiguió, en 1969, tenía 32 años y 162 dias, y 22 de sus 29 canastas fueron mates.

Chamberlain es también el único que ha sumado esta cifra en partidos consecutivos: una racha de 2 en diciembre de 1961,  una racha de 3 en enero de 1962, una serie de 4 entre febrero y marzo de 1962 cerrada con su famosa noche de los 100 puntos (el término dominante define a la perfección su actuación durante la temporada 1961-62 con 50,4 puntos por partido de media), y una última racha de 2 en diciembre de 1962.

El pívot de Filadelfia Warriors, San Francisco Warriors, Filadelfia 76ers y Los Angeles Lakers no es el único jugador con más de un partido de 60 puntos en su carrera. En esta élite dentro del selecto club que nos ocupa tenemos a Kobe Bryant  y Michael Jordan (5) y Elgin Baylor (4). Esta es una de las cosas en las que el discípulo Kobe (creció viendo una y otra vez los videos de Air Jordan) ha podido igualar al maestro.

 Jordan y Baylor son los únicos que han llegado a esta cifra en un partido de playoffs. Baylor anotó 61 en el quinto partido de las Finales de 1962 entre sus Lakers y los Celtics. Michael Jordan, en los Bulls de Chicago, le endosó 63 tras dos prórrogas también a los Celtics, en la primera ronda del campeonato de 1986. Una actuación memorable definida por la frase de otro socio del club de los 60, Larry Bird:”Es Dios disfrazado de Michael Jordan”.

 

Bryant, por su parte, es el que más se ha acercado a igualar la cifra de los 100 de Chamberlain. Fue el 22 de enero del 2006, cuando se quedó en 81. El escolta anotó más puntos en la segunda mitad que todo el equipo rival, los Toronto Raptors (55 a 41). El 20 de diciembre del 2005, ante los Mavericks, Kobe consiguió más puntos en los tres primeros cuartos que el equipo rival (62 a 61). Phil Jackson lo mantuvo en el banquillo todo el último cuarto, aunque a la Mamba Negra no le hiciera mucha gracia.

El año 1978 dos jugadores consiguieron la gesta en la misma noche. David Thompson y George Gervin rivalizaban por ver quién de los dos acababa la liga regular como máximo anotador. Thompson firmó 73 puntos en la última noche de competición. El jugador de los Denver Nuggets anotó 13 de sus 14 lanzamientos en un primer cuarto en el que consiguió 32 puntos, y 20 de 23 en los 22 minutos que estuvo en pista durante la primera mitad. En la segunda parte su acierto bajo ligeramente, para acabar al final con 28 canastas de 38 intentos.

Gervin, sabedor de la exhibición de su rival, empezó fallando sus 5 primeros lanzamientos y aún así acabó el primer cuarto con 20 puntos. En el segundo “Iceman” anotó 33 puntos. En la primera mitad encadenó dos rachas brutales de acierto, una de 22 puntos consecutivos y otra de 18. Al final del encuentro sus Spurs perdieron, pero él había sumado 63 puntos (en sólo 33 minutos en pista), 5 más de los que necesitaba para superar a Thompson. Su media final de anotación fue de 27,22 puntos por partido por 27,15 de su rival.

El primer jugador en superar esta barrera fue Joe Fulks, quien anotó 63 puntos para los Filadelfia Warriors el 10 de febrero de 1949. Su gesta tiene un mérito especial ya que es previa a la instauración del reloj de posesión (tampoco habían canastas de 3 puntos). Fueron pocos los afortunados que pudieron ser testigos de su exhibición. A causa de una huelga del transporte que afectaba la movilidad, sólo 1500 personas se aventuraron a ir hasta el pabellón.

 

artículo publicado en http://www.encancha.com, marzo 2014.

ProBasketballTalk | NBC Sports

NBA news, video, analysis and more

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: