Tag Archives: Dwight Howard

El fiasco de los Lakers

1 May

Y finalmente se produjo lo inevitable, aunque no por ello menos previsible. Los Surs eliminaron a los Lakers en la primera ronda de los playoffs. Y por 4 victorias a 0. Tal vez los aficionados hubiesen esperado alguna victoria de los de Los Angeles, pero las circunstancias no han ayudado. Ahora ya podemos hacer balance de su temporada.

El históricamente primer equipo de la ciudad de Los Angeles había configurado para esta temporada 2012-13 un proyecto ilusionante, basada en un cuarteto de impacto: Kobe Bryant, Pau Gasol, Steve Nash y Dwight Howard. Los dos primeros ya estaban en el equipo, mientras que Howard venía a ser el fichaje estrella. Para consolidar el juego de bloqueo y continuación, se fichó a Nash, el mejor base posible disponible (y de paso se reforzaba una de las posiciones débiles del equipo).

El entrenador Mike Brown, tras una temporada en el equipo, no había conseguido un buen juego ofensivo más allá del kobesistema. Así que se fichó como ayudante a Eddie Jordan, un especialista en sistemas  tipo Princeton. Y todos nos pusimos a buscar cómo se jugaba a eso. La teoría dice que es un ataque basado en la movilidad constante de los jugadores, que van ocupando los espacios que sus compañeros liberan, y con continuos cortes hacia canasta. Eso dirá la teoría, porque en la práctica no lo vimos.

Tras 8 derrotas en pretemporada y 4 más en los 5 primeros partidos de la liga regular, Mike Brown se quedó sin trabajo. Phil Jackson se postuló para el cargo. Los aficionados locales le aclamaron. Pero su cuñado Jim Buss, gestor del equipo y uno de los motivos de la marcha del Maestro Zen el 2011, fichó a Mike D’Antoni en su lugar. Nueva orientación hacia un baloncesto sencillo, sin complicaciones: correr, pasar y tirar. Y además, los Lakers tenían a Nash, quien ya había brillado en Phoenix con los sistemas de D’Antoni. Carpetazo a Princeton.

Lástima que Nash se hizo viejo de golpe. Y lo de correr se convirtió en algo del pasado. Y por si fuera poco, las lesiones que le habían respetado a lo largo de su carrera se presentaron todas de golpe. El base se ha perdido 32 de los 82 partidos de la Liga Regular, y sólo ha estado disponible en los dos primeros partidos de playoffs. Ahora es cuando en los Lakers recuerdan que ya tiene 39 años, y que alguien le firmó un contrato de 3 temporadas. Su falta de ritmo y adaptación ha provocado que durante una fase de la temporada Kobe fuera el encargado de asistir a sus compañeros, pasando el base a hacer de tirador.

Un calvario de lesiones

Los Lakers han tenido muchas más lesiones de las habituales, especialmente sus interiores. Howard sólo se perdió 4 partidos de liga regular, pero muchos los ha disputado con dolor en su espalda y/o en su hombro derecho. Las rodillas y los pies de Pau Gasol le dejaron fuera de la pista en 33 citas de la liga regular. Y Jordan Hill sólo jugó 29 de esa parte de la temporada, aunque volvió a tiempo para participar de la eliminación ante los Spurs. Respecto a los bases, Steve Blake no empezó la liga por una estúpida lesión en un pie mientras salía de un parking. Mala señal. Al final de la primera parte de la temporada se había perdido 37 partidos.

Y llegamos a un fatídico final de temporada. Metta World Peace (o EJACCRA, El Jugador Antes Conocido Como Ron Artest) se lesionó una rodilla a finales de marzo, lo que le obligó a operarse. Cuando todos los descartaban para lo que quedaba de competición, el alero volvió a jugar 12 días después de la operación. Y en playoffs pagó la factura por estas prisas (jugó los dos primeros partidos, pero sólo aguantó 17 minutos del tercero).

Los Lakers estaban en un sprint final contra Utah Jazz y Dallas Mavericks por entrar en playoffs. Kobe Bryant se lo tomó como algo personal, elevando su rendimiento a un nivel excepcional. Tanto se exprimió por meter al equipo en la lucha por el título que en los últimos partidos de la liga regular se rompió el tendón de Aquiles. También pasó por el quirófano, pero él no volvió a tiempo para luchar por el campeonato. Era materialmente imposible.

A la lista de bajas en playoffs hay que sumar a estos dos nombres y al del ya citado Nash los del reincidente Steve Blake y el escolta Jodie Meeks. Mientras la tendencia de los Spurs era ir recuperando jugadores que poco a poco entraban en la dinámica del equipo, los Lakers perdían efectivos noche tras noche. Las cuatro estrellas del equipo sólo han coincidido en 7 de los 86 partidos oficiales disputados esta temporada por el equipo. Por cierto, los perdieron todos.

Pero las lesiones no han sido el único escollo en la azarosa travesia de los Lakers. La tripulación del barco tampoco estaba demasiado unida, con dos parejas de baile como principales centros de atención. Por un lado, Kobe Bryant, y Dwight Howard, pasado y presente contra el hipotético futuro. Y por otro lado, Pau Gasol y el entrenador D’Antoni.

Y ahora, una vez se ha acabado la temporada de los angelinos, ya podemos calificar el presente curso como un fracaso en toda regla. Se eliminó el ridículo y el bochorno con la clasificación para la lucha por el título, pero no se pudo maquillar más el desastre. La primera versión de los Cuatro Fantásticos, la de Shaquille O’Neal, Kobe Bryant, Karl Malone y Gary Payton, llegó a las Finales del 2004, cayendo ante los Detroit Pistons. Anque acabaron como el rosario de la aurora. O’Neal y Payton se fueron a los Heat. Malone se retiró tras una lesión y una disputa pública con Bryant que le acusó de coquetear con su esposa.

La continuidad de Howard

Ahora es momento de ponerse a trabajar para salir del pozo. La primera decisión atañe a Dwight Howard. El pívot queda libre de contrato el 1 de julio. La franquicia debe decidir si le presenta una oferta de renovación (como parecía ser la idea inicial cuando se le incorporó al equipo) o si, visto como han ido las cosas, se le deja marchar. Caso de presentarle la oferta, está en la mano de Howard aceptarla o no.

 Los Lakers, según marca el convenio, son el equipo que puede ofrecerle más dinero, unos 120 millones de dólares por 5 temporadas.  Aunque habría que restarle el impuesto del 10% del estado de California para ingresos millonarios. El resto de franquicias pueden poner encima de la mesa casi 90 millones en 4 temporadas.. Por otra parte, no está claro si al pívot le interesa seguir en un esquema de juego que no le ha favorecido, una vez reconducida su relación con Kobe Bryant. Tal vez cesar a D’Antoni ayudaría a que se quedara.

Por si fuera poco, a final de la próxima temporada sólo habrá un contrato en vigor, el de Steve Nash. Si Howard se queda, estaría ligado a un equipo que debe afrontar una reconstrucción. Y que sacrificó dos primeras rondas de draft a cambio del base canadiense. ¿Está el pívot dispuesto a hipotecarse en este reto, y a liderar un equipo en formación que difícilmente aspirará a ganar anillos en un corto plazo?

El tema Howard puede marcar el futuro de Pau Gasol. Los Lakers se enfrentan la próxima temporada a un impuesto por sobrepasar el tope salarial nunca visto hasta ahora (si mantienen la actual plantilla, 85 millones de dólares). La salida del pívot de Sant Boi, via traspaso o amnistia (se rescinde el contrato del jugador pagándole los 19 millones de sueldo de la temporada que le queda, pero esta cantidad no cuenta para establecer el tope salarial) aligeraría bastante esta cifra. Más la aligeraría librarse de Kobe Bryant, pero el escolta parece el único intocable junto con Jim Buss, un desastre como ejecutivo pero uno de los dueños del equipo.

Preparémonos pues para un verano movido en Los Angeles. Y quien sabe si para otra temporada difícil de olvidar. Para lo bueno o para lo malo. Con o sin Pau.

 

publicado en http://www.encancha.com, abril 2013

Siguiendo a @kobebryant

23 Abr

Las nuevas tecnologías configuran un universo cambiante, lleno de nuevas posibilidades. La tendencia innata de los humanos a experimentar nos lleva en ocasiones a precipitarnos sin medir las consecuencias de nuestros actos. Es lo que le pasó a Kobe Bryant con el twiter.

Primer partido de play off en San Antonio. Los Lakers intentan dar la sorpresa y empezar la serie contra los Spurs con una victoria. La verdad, sin demasiado éxito. Mike D’Antoni no acaba de dar con la clave. Su problema es que está a pie de pista. Desde el sofá de casa, mirando el partido por televisión, las cosas se ven mucho más claras. El entrenador de los Lakers podría saberlo si consultase su cuenta de twiter.

Pero D’Antoni no lo sabe. Es un entrenador de la vieja escuela, y sólo utiliza las nuevas tecnologías para el scouting. Nunca durante los partidos. Tampoco puede ayudarle ninguno de sus jugadores. Los uniformes de baloncesto no llevan bolsillos para guardar el teléfono móvil. Por suerte para él, la televisión que retransmite el encuentro sí que está al día de las vanguardias tecnológicas. Y sobreimpresiona en pantalla alguno de los tweets reveladores de un aspirante a entrenador de la NBA.

El autor de estos consejos para mejorar el juego de los Lakers  no es otro que el lesionado Kobe Bryant. El escolta, convaleciente de la operación de su talón de Aquiles, no ha viajado a Texas. Tiene vendada su pierna, pero no sus pulgares. Y combate su ansiedad e impotencia por no estar en la pista comentando en tiempo real sus impresiones de lo que ve a través de la televisión.

“¿Qué diría si estuviera ahí? Pau, pon tu culo en la zona y no lo saques hasta que anotes”.”Aprovechemos a Pau en el poste ahora mismo y a Howard. Conseguiremos buenos tiros”.”Balones dentro. Veremos como paran los Spurs a Pau y Howard”. No sabemos si alguien le pasó el chivatazo a D’Antoni, pero lo cierto es que los dos hombres altos de los Lakers sumaron 36 puntos y 31 rebotes.

Los californianos acabaron perdiendo su primer duelo contra los tejanos. Cuando la prensa preguntó al entrenador angelino sobre los comentarios y críticas de su estrella, D’Antoni respondió:”Está muy bien tener sus comentarios. Es un seguidor de los Lakers. En estos momentos, es un seguidor”.

 El técnico no pensó que Kobe Bryant podía seguir estirado en su sofá, oyéndole. A la estrella la respuesta de su jefe no le hizo mucha gracia: “¿Un aficionado? LOL”. Para los ajenos al mundo de twiter (si, los hay), LOL es una abreviatura. Viene a significar reírse a carcajadas, morirse de risa. Vamos, en versión castiza me troncho o también me parto.

Lo ocurrido no es sólo una demostración de cómo las nuevas tecnologías cambian nuestro mundo. Es también saltarse todas las reglas no escritas de conducta en los equipos. La estrella de los Lakers no hizo sus comentarios mientras seguía el partido con su grupo de amigos. Comentó y criticó a su entrenador y compañeros para una audiencia global de millones de personas. En directo, como si fuera un jugador retirado en funciones de analista.

Kobe Bryant no es el primer deportista que muestra su disconformidad o su enfado con su superior. Ni con la actuación de algún compañero. Pero hasta ahora eso era algo que había ocurrido después de los partidos. Y que había provocado un terremoto resuelto habitualmente  con la salida de alguno de los implicados, una disculpa o el consabido recurso de echar la culpa al mensajero con los tópicos de “se ha sacado de contexto”,  ”se han malinterpretado mis palabras”…Y con una reunión a puerta cerrada del equipo en el vestuario de esas en las que nadie habla bajito. Pero hasta ahora nadie lo había hecho en directo.

¿Que pasaría si Messi o Cristiano Ronaldo comentasen via twiter los partidos de sus respectivos equipos?¿Cómo encajarían Mourinho o Vilanova que se cuestionasen sus decisiones tan abiertamente? Claro que no es lo mismo si lo hacen ellos que si el que comete la indiscreción es Albiol o Pinto. Ser la estrella atenúa las consecuencias de tus actos. Kobe Bryant sabe que en estos momentos es el único intocable en los Lakers. Y Mike D’Antoni también es consciente de ello. Y por cierto, ¿cómo encajaría Kobe que alguno de sus compañeros le hiciera a él esto mismo?

Una vez acabado el encuentro, Bryant se dio cuenta de la trascendencia de lo que había hecho. Internet magnificó el impacto de sus mensajes más allá de lo que se podía imaginar. Y antes de que la cosa fuera a más, se disculpó:”Se ha hablado más de mis mensajes durante el partido que del partido en si. No era mi intención”. No sin antes bromear que vería el segundo duelo de la serie con la camiseta de Pau Gasol puesta y la cara pintada con los colores de los Lakers.

Un enfrentamiento en el que podremos centrarnos en la pantalla de televisión (o de ordenador), y dejar tranquilo el móvil.  Porque Kobe Bryant ya ha anunciado que no hará trabajar a sus pulgares: “Twitear o no twitear. Elijo no hacerlo. La atención debe centrarse en el equipo y no en mi”. Una desilusión para millones de aficionados, y un alivio para los seguidores del equipo de Los Angeles. El que no debería dejar su terminal muy lejos es la estrella de los Lakers. Igual recibe algún mensaje directo de D’Antoni pidiéndole consejo.

 

publicado en http://www.encancha.com, abril 2013

¿Aún interesa el Slam Dunk?

14 Mar

Los mates son una de las jugadas preferidas de los aficionados al baloncesto. Animan los partidos. Sin embargo, el concurso del All Star de la NBA ya no levanta las mismas pasiones. A pesar de los múltiples intentos por buscar nuevos alicientes.

A principios de marzo, Magic Johnson ofrecía a Lebron James un millón de dólares por participar en el concurso de mates de la NBA. Técnicamente, la suma no era para la estrella de los Heat, sino para el ganador de la cita. Magic ya daba por descontada la victoria de Lebron.

Para acabar de animar la fiesta, el portal de internet sex.com (supongo que no hace falta aclarar nada sobre sus contenidos) ofrecía a Kobe Bryant 5 millones de dólares para causas benéficas por enfrentarse a Lebron James en la próxima edición del concurso de mates del Fin de Semana de las Estrellas de la NBA.

El escolta de los Lakers ya participó una vez en el concurso, el año 1997. Lo ganó, estableciendo el récord que aún conserva de vencedor más joven. Tenía 18 años. Desde entonces no ha vuelto a participar. Lebron James nunca ha participado como profesional. La última competición de este tipo en la que tomó parte fue en 2003, en el equivalente del All Star para jugadores de Instituto.

El verdadero trasfondo de la cuestión no es si Kobe es mejor que Lebron, o viceversa, sino la deserción de las estrellas de la liga de este certamen. Un hecho que le resta interés año tras año, a pesar de los esfuerzos del departamento de márketing de la Liga para mantenerlo vivo.

El mejor inicio posible

En 1984, el primer concurso de mates de la NBA contó, entre otros participantes, con los mejores matadores del momento: Julius Erving (Doctor J), Larry Nance (The High-Ayatolla of Slamola), Dominique Wilkins (The Human Highlight Film), Darrell Griffith (Doctor Dunkenstein), Orlando Woolridge y Clyde Drexler (The Glide).

La nómina de 1985 aún fue mejor. A los Erving, Nance, Wilkins, Griffith, Woolridge y Drexler se unieron un tal Michael “Air” Jordan y otro especialista con muelles en las piernas, Terence Stanbury. La victoria fue para Wilkins. En 1986 asistimos al primer experimento. Ganó Spud Webb. No hizo los mejores mates (de hecho, fueron justitos), pero sólo medía 1,70 de altura.

 Jordan participó y venció en las ediciones de 1987 y 1988. La segunda, enfrentándose de nuevo a Dominique Wilkins en el duelo más deseado por los aficionados. Wilkins volvería a ganar en 1990, pero ya sin la competencia de Jordan. En 1989 no participaron ninguno de los dos, y ganó Kenny “Sky” Walker (jugador con un paso fugaz por la ACB, en Granollers).

Se agota el modelo

En la década de los 90 del siglo pasado empieza la lenta agonía del concurso. Las grandes estrellas dejan paulatinamente de acudir. Por miedo a las lesiones o por considerar que han agotado el repertorio de saltos y arabescos. Jugadores secundarios y jóvenes promesas ocupan su lugar.

 El elenco de ganadores de los 90 es el siguiente: Dee Brown (inflando la cámara de aire de sus zapatillas y tapándose los ojos en su último mate) en 1991, Cedric Ceballos (machacando con los ojos vendados) en 1992, Harold Minner (más conocido como Baby Jordan, fue en lo único que emuló al modelo) en 1993 y 1995, Isaiah Rider (lo tenía todo para ser una estrella, lástima de su carácter) en 1994, Brent Barry en 1996 (el único jugador de raza blanca que ha ganado la competición), y el ya citado Kobe Bryant en 1997. En 1998 y 1999 no se celebró.

Hasta que llegamos al año 2000. No es que las estrellas volvieran a participar. Es que las jóvenes promesas estuvieron brillantísimas. La final, que enfrentó a Vince Carter, Steve Francis y Tracy McGrady , fue de un nivel increíble. Los mates del ganador, Vince Carter, han pasado a la historia de la NBA, pero la actuación de sus dos rivales también fue memorable. Junto con la edición de 1988, posiblemente los dos mejores concursos de la historia de la liga.

Sólo para jóvenes

No volvió a sonar la flauta hasta el 2006. Nate Robinson era la nueva versión de Spud Webb, el matador bajito. Aunque este base de 1,75 si que hacía mates de auténtico mérito. Ganó tres veces la competición de 4 participaciones entre 2006 y 2010. En 2009 derrotó en la final a Dwight Howard, en una versión baloncestística del mito bíblico de David contra Goliat. El ahora pívot de los Lakers concursó en tres ocasiones como jugador de los Magic, ganando en el 2008 (sin la participación de “Kriptonita” Robinson).

A pesar de estos destellos momentaneos, la dinámica no ha cambiado. La NBA utiliza el concurso como plataforma para lanzar jóvenes jugadores. Con unos lo consiguió. Para otros sólo fue un éxito fugaz. Desmond Mason, Jason Richardson (en 2 ocasiones), Fred Jones, Josh Smith, Gerald Green, Blake Griffin, Jeremy Evans y finalmente Terrence Ross  completan la lista de vencedores. A muchos de ellos cuesta ponerles una cara. Respecto a las figuras consagradas, sólo aparecen cámara de video en mano para grabar y poner cara de pasmados.

Un mate, dentro del entorno de un partido de baloncesto, es una jugada espectacular, vigorizante, que puede valer más de 2 puntos. Levanta el ánimo de un equipo decaído y le hace reaccionar, o hunde definitivamente a un contrario al que le tienes comida la moral.

Pero fuera de contexto tiene mucho de espectáculo circense. La capacidad de salto del ser humano y la permanencia en el aire tienen un límite. Y tras cientos de mates, hasta la creatividad de los especialistas se agota. Así que mejor organizarlo bien, porque el público se acaba cansando de ver siempre los mismos números. Y más si le sisan la actuación de sus artistas preferidos.

Youtube supone un problema adicional. Hay mucho matador fuera de la NBA que cuelga sus videos. Con mates que luego copian los profesionales, reforzando más la sensación de ir a remolque por falta de originalidad. La solución, que vuelvan a concursar los mejores.

 

publicado en http://www.encancha.com

 

NBA: Febrero resuelve dudas

4 Mar

Se acabó febrero, los equipos rondan la barrera de los 60 partidos disputados. Con prácticamente tres cuartas partes de la Liga Regular consumidas, las cosas ya están bastante claras. No sólo la mayoría de las franquicias que jugarán los playoffs, sino también quienes lo harán con opciones de ser campeones.

El Este lo lideran los Miami Heat de forma indiscutible. Su mes de febrero ha sido casi perfecto. Perdieron el primer día del mes contra los Pacers de Indiana  para luego encadenar 12 victorias consecutivas. Y de paso, ganarse el respeto del Oeste derrotando a los Houston Rockets, a los dos equipos de Los Angeles y a los Oklahoma City Thunder.

Las estadísticas de febrero de Lebron James también son terroríficas: 29,7 puntos, 7,5 rebotes y 7,8 asistencias en 38 minutos en pista, con un 64%  de acierto global en tiros de campo (43% en triples). Los extraordinarios 23,9 puntos, 6,2 rebotes y 5,5 asistencias de Dwayne Wade parecen vulgares comparados con las cifras de su compañero.

A mucha distancia de los Heat (insalvable salvo catástrofe, diría yo) andan los Knicks y los Pacers. Los de Nueva York han flojeado este mes, con 5 derrotas en 11 partidos. Y eso que han tenido un calendario sencillo. Los Pacers han aprovechado esta debilidad para echárseles encima en la clasificación, venciendo en 9 de sus 12 citas de este febrero. Por fin debutó Danny Granger  (jugó los 3 últimos partidos de febrero), aunque nadie lo había echado de menos gracias al polivalente Paul George.

La zona tranquila

Por detrás de los tres favoritos del Este andan Atlanta Hawks, Brooklyn Nets y Chicago Bulls. Por los Hawks, el mes del pívot Al Horford ha sido para enmarcar, especialmente después del Fin de Semana de las Estrellas para el que no fue seleccionado. Los Brooklyn Nets no han mantenido el gran nivel de enero. Parece ser que el efecto revulsivo de Carlesimo en el banquillo ya se ha acabado. El anuncio de Derrick Rose de que no jugará hasta estar plenamente recuperado (lo que puede descartar su reaparición para esta temporada) entierra las aspiraciones de los Chicago Bulls.

Y cerrando las plazas que dan acceso a playoffs, los Boston Celtics y los Milwaukee Bucks. La baja de Rondo no ha sido cubierta con garantías por los Celtics en el mercado de traspasos (era muy difícil hacerlo sin desprenderse de alguno de sus jugadores clave, lo que hubiera sido desvestir un santo para vestir otro). Sus compañeros apelaron al orgullo de los verdes para paliarla. Ganaron 7 partidos consecutivos entre enero y febrero (con victorias ante rivales duros como Heat, Clippers, Lakers y Nuggets)  para luego volver a la normalidad.

Los Bucks perdieron 8 de sus 12 partidos de febrero. Pero una de sus cuatro victorias fue clave. Vencieron a los Sixers, uno de sus rivales por la última plaza que da acceso a la lucha por el campeonato, abriendo entre ambos una brecha importante en la clasificación. Ni los de Filadelfia (7 derrotas consecutivas para cerrar el mes) ni los Toronto Raptors parecen capaces de alcanzar a los de Milwaukee. Podemos dar por cerradas las plazas de playoff en el Este (otra vez más, tentando a la suerte con mis dotes proféticas).

Los Lakers siguen al acecho

En el Oeste sigue la lucha de los Lakers para meterse en playoff. A pesar de perder por lesión a Pau Gasol para lo que queda de liga regular, y de los problemas con Dwight Howard (de juego y de vestuario), los californianos han ganado 9 de sus 13 partidos de este febrero. Cerraron el mes a sólo dos victorias de Utah Jazz y Houston Rockets, séptimo y octavo clasificados de la Conferencia.

 De sus 4 derrotas, 3 fueron contra Miami Heat, Los Angeles Clippers y Denver Nuggets, contra los que se podía perder. Respecto a sus victorias, derrotaron a dos rivales directos en la lucha por la octava plaza del Oeste, Portland Trail Blazers y Dallas Mavericks. Kobe Bryant da el callo cada noche, Earl Clark parece haber encontrado su lugar en la Liga y Antawn Jamison ha acabado febrero muy fino de forma. Dwight Howard, Steve Nash y Mettaworld Peace han rendido por debajo de lo esperado.

El mes de febrero de los Blazers sólo puede calificarse de desastroso. Tres victorias en 12 partidos. Sus titulares arrastran demasiados minutos y su banquillo es improductivo (Claver incluido). El balance de los Mavericks también ha sido insuficiente para mantener viva la persecución, con 5 victorias y 6 derrotas (3 consecutivas para cerrar el mes). Dirk Nowitzki se está poniendo en forma demasiado tarde. Adios a los playoffs para ambos.

Golden State Warriors, Utah Jazz y Houston Rockets viven pendientes del retrovisor, descolgados de los cinco primeros del Oeste. El mes de los Warriors ha sido especialmente malo. Ocho derrotas en 12 partidos, dos de ellas contra los Rockets y otra contra los Jazz. Su calendario de febrero era duro, con ocho partidos a domicilio. Díficil papeleta la de estos tres equipos, que lo mismo pueden ser sextos de conferencia que quedarse fuera de los playoffs.

Los Spurs se reservan

Memphis Grizzlies y Denver Nuggets han aprovechado un mes con partidos asequibles para abrir distancias respecto a la tripleta anterior. Los Grizzlies no han acusado en exceso la marcha de Rudy Gay, a falta de rivales que les pusieran en apuros.

Y por encima de ellos, el trio de firmes aspirantes a finalistas por el Oeste. Los más sólidos, los habituales Spurs, un equipo veterano que sabe dosificarse. Tras un enero pletórico, este último mes se han limitado a mantener las distancias. Greg Popovich reparte a la perfección los minutos entre sus jugadores, para disgusto de David Stern que querría ver más tiempo en pista a las estrellas de San Antonio. Llegaran frescos a los playoffs. Atención a los jóvenes Daniel Green y Kahwi Leonard, “The Next Generation” como dirian los trekkies.

Los Oklahoma City Tunder no reparten tanto sus minutos, pero Kevin Durant y Russell Westbrook son jóvenes. Este mes no han estado a la altura. Ganaron sus partidos fáciles, pero perdieron contra Rockets, Jazz y especialmente contra los Heat, un mal augurio cara a unas posibles finales.

Los Angeles Clippers acusaron la baja por lesión de Chris Paul en los primeros partidos del mes. Una vez que el base volvió, otra vez cogieron velocidad de crucero. También han recuperado a Chauncey Billups, un jugador vital si quieren aspirar a ganar el anillo. Sus dos derrotas con la plantilla al completo fueron contra Miami Heat y San Antonio Spurs. Un aviso de cara a los playoffs.

 

publicado en http://www.encancha.com, marzo 2013

ProBasketballTalk | NBC Sports

NBA news, video, analysis and more

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: