Tag Archives: DRAFT

Los retos de Adam Silver, el nuevo jefe de la NBA

6 Feb

El quinto comisionado de la historia de la NBA ha empezado el ejercicio de su cargo con la liga saneada y una posición hegemónica a nivel mundial que nadie discute. Y viene con ideas en mente acerca de los cambios necesarios para mantener su status. En este artículo analizamos algunas de estas posibles variaciones.

Adam Silver tomó las riendas de la NBA en sustitución de David Stern el 1 de febrero,  justo cuando se cumplían 30 años de la toma de posesión del que ahora se jubilaba. El saliente y el entrante son dos personalidades opuestas que, sin embargo, se han complementado muy bien durante los últimos 22 años.

Silver, un abogado licenciado en las universidades de Duke y Chicago, entró a trabajar como ayudante del comisionado de la NBA en 1992. El 2006 fue elevado a la categoría de segundo al mando de la Liga. Si Stern era un directivo a la antigua usanza, con un fuerte personalismo y un duro e hiriente sarcasmo, su sucesor es un ejecutivo moderno, de bajo perfil personal, dialogante y buscador de consensos, que se distinguió durante la negociación del último convenio colectivo.

Otra muestra de la modernidad del nuevo comisionado de la Liga es su apoyo total al uso de estadísticas avanzadas. Fruto de su afición al beisbol, Silver es un ferviente creyente en la utilidad de este tipo de analítica del juego. Partidario de abrir estos datos a todos los aficionados, se adivina su mano tras la remodelación esta temporada del apartado de estadística de la web de la NBA.

Cuando Stern se convirtió en el cuarto comisionado en la historia de la NBA, se encontró con una liga en bancarrota e infiltrada por el fantasma de las drogas. Stern limpió los vestuarios de estupefacientes y devolvió los números negros a los balances poniendo la liga en manos de las estrellas (primero, Magic Johnson y Larry Bird, luego Michael Jordan), concebidas como instrumentos de marketing para atraer público y anunciantes.

Para saber a qué retos se enfrenta Adam Silver al principio de su mandato, recurriremos a los globos sonda que ha lanzado antes de tomar posesión de forma oficial del cargo. Así sabremos los temas que Silver identifica como problemáticos.

REDUCCIÓN DE LA DURACIÓN DE LOS PARTIDOS

A la NBA parece preocuparle la duración de los partidos, que considera excesiva.  Según fuentes de varios equipos, el mismo Silver habría propuesto, de forma informal en reuniones a lo largo de las dos últimas temporadas, reducir el tiempo de juego de los partidos de 48 a 40 minutos, y las prórrogas de 5 minutos a 3.

Para acortar, ya ha limitado las presentaciones de equipos y otros rituales prepartidos, y ha establecido un mayor control sobre el cumplimiento de los tiempos muertos. A los anunciantes les gusta que la transmisión tenga una duración más o menos fija, y no debe ser demasiado larga para que los ajetreados espectadores puedan seguirla en su totalidad. Dos horas parece ser el minutaje adecuado.

A la Liga, además de la extensión en el tiempo de sus enfrentamientos, le inquieta el alargamiento de sus minutos finales, a la manera del baloncesto NCAA, cuando el resultado está ajustado. La NBA ya ha avanzado en este camino con una modificación de la reglamentación de las faltas intencionadas en los dos últimos minutos de partido.

Sobre este tema hay que seguir los cambios introducidos en la D-League, campo de pruebas de futura reglamentación NBA. El objetivo en esta competición es reducir los encuentros a una duración de 2 horas, lo que complace a los anunciantes. Para ello la liga de formación ha reducido el número y extensión de los tiempos muertos (decisión no viable en la NBA para no perder publicidad) y ha prohibido los tiempos muertos consecutivos. También se plantea reducir el descanso entre partes (las marcas asumen que los espectadores hacen zapping, así que esta decisión no supondría un problema).

REPLANTEAMIENTO DE LAS DIVISIONES

Mirando la clasificación de la NBA, a fecha de 27 de enero, sólo tres equipos del Oeste (y uno de ellos los Lakers) tenían peor registro que el octavo clasificado del Este. Lo cual implicaba que cuatro equipos de la Conferencia más potente se quedarían fuera de los playoffs a pesar de haber hecho más méritos que sus rivales del Este, en la que hace años que se van colando equipos en la lucha por los anillos con un balance de victorias inferior al 50%.

Este año esa diferencia es aún mucho más exagerada. Mientras que los ocho privilegiados del Oeste presentaban todos un balance ganador, sólo cinco equipos del Este tenían más triunfos que derrotas. Y gracias a que los Toronto Raptors (22-21)  había encontrado su juego tras un mal noviembre (5-9) y que los Chicago Bulls (22-21) arreglaron en enero (10-3) un pésimo diciembre (5-10).

Modificar el sistema de conferencias  supondría un cambio drástico del calendario (los equipos se enfrentan más veces durante la liga regular contra los de su misma división que contra los de la otra mitad de la NBA), pero con la mejora de los medios de transporte sería asumible.

Los aficionados agradeceríamos que en la lucha por los anillos participasen los 16 mejores equipos de la liga, sin importar de qué parte de los Estados Unidos sean. Pero como no se puede empezar la casa por el tejado, lo primero que revisarán serán las divisiones, en la próxima  reunión del Comité de Competición.

Los campeones de División ganan plaza de forma automática para los playoffs y pasan como cabezas de serie delante del resto de equipos que no lo son aunque hayan finalizado la liga regular con un peor balance de victorias y derrotas. Silver, al que no le gusta este privilegio, manifestó respecto a esta forma de agrupar los equipos que “el objetivo era fomentar rivalidades y ahora no estoy seguro que eso esté ocurriendo”.

En un primera fase lo más probable es que realineen algunos equipos para potenciar rivalidades y darle así una última oportunidad a esta forma de organizar los equipos. Pero si no obtienen los resultados esperados, podéis apostar que no les temblará el pulso para abolirlas.

HACER UN DRAFT MENOS ALEATORIO

Un repaso a las plantillas de esta temporada, y a los fichajes y movimientos efectuados por algunos equipos, revela motivaciones ocultas. Coinciden demasiadas franquicias con equipos nada competitivos. Si unimos este dato a las opiniones de los expertos en baloncesto universitario de que el draft del 2014 será de calidad excepcional, es imposible no pensar en el tanking (tirar la temporada para conseguir una mejor elección de rookies).

El problema es la mala imagen que la NBA proyecta. Los tramposos, los que hacen las cosas mal a posta, tienen premio. Hasta 1984, los dos peores equipos se jugaban a cara o cruz las dos primeras elecciones.  Precisamente hasta el año en que llegaron a la liga Olajuwon y Jordan, pocos meses después de la toma de posesión del comisionado David Stern. Aquella temporada también hubo fundadas sospechas de tanking.

Stern modificó de forma progresiva el draft hasta su forma actual, en que un sorteo entre los equipos que no juegan playoffs determina las 3 primeras opciones de elegir. Con más posibilidades para los peores equipos, pero no tantas como para ser una garantía de nada. Eso si, el equipo con menos victorias se asegura como poco ser el cuarto en escoger jugador (este año ésa será una posición excelente).

Y ahora de nuevo coincide un cambio en el máximo dirigente de la NBA con una camada de novatos de gran talento. El enfoque del nuevo comisionado para resolver el problema es radicalmente opuesto al de Stern. Si su antecesor apostó por el azar controlado, Silver pretende establecer un patrón fijo de 30 años, alternando elecciones altas con bajas. Una secuencia como la siguiente:

1, 30, 19, 18 ,7, 6, 25, 23, 14, 11, 2 ,29, 20, 17, 8, 5, 26, 22, 15, 10, 3, 28, 21, 16, 9, 4, 27, 24, 13, 12.

Con este sistema los equipos sabrían exactamente sus opciones en el draft. Se evitarían los malos ciclos de franquicias atrapadas durante años en las elecciones medias-altas (del 20 al 30), y los golpes de fortuna exagerados, con plantillas renovadas después de encadenar varias elecciones bajas. Y sería inútil dejarse perder, puesto que tu lugar en el draft está marcado. Así que si perder no sirve, solo queda ir a ganar.

El punto oscuro de este sistema es que las futuras estrellas NBA también sabrían de antemano cual sería su destino. Y podrían decidir estar más o menos tiempo en la universidad en función de sus preferencias. La función igualadora entre conjuntos que se supone tiene el draft peligraría. Aunque sea a costa de los derechos de estos futuros trabajadores (serán millonarios, pero siguen siendo asalariados), que seguirán sin poder elegir su “primera empresa”.

Sin embargo, pasará mucho tiempo antes de que modificaciones de este tipo puedan aplicarse. Al menos, 10 temporadas, hasta que se hayan consumado todos los cambios pendientes entre las franquicias. Y quien sabe, igual para entonces ha hay otro comisionado.

ELEVAR LA EDAD DE INGRESO DE LOS JUGADORES

Adam Silver habría revelado después de tomar posesión del cargo que una de sus prioridades es elevar un año más la edad mínima de acceso a la NBA, pasándola de los 19 actuales hasta los 20. Un empeño heredado de su predecessor David Stern, a quien tampoco le gustaban los “one and done” de la NCAA.

Con el sistema actual se pone en duda el compromiso de las futuras estrellas con las Universidades que los reclutan. Y condiciona el sistema de trabajo de los equipos, que no pueden construir proyectos de crecimiento a medio plazo (en la liga universitaria no existe el largo plazo ya que la carrera de sus jugadores se limita a 4 temporadas activas).

Una opción sería volver a los viejos tiempos, y permitir la entrada de jugadores en la liga con 18 años, al salir del instituto. Así, el que fuera a la Universidad no lo haría por obligación. Pero a la NBA no le gusta esta opción. Así que su solución es elevar la edad de ingreso. Una idea a la que se oponen los jugadores. Sea cual sea la resolución del tema, no podrá abordarse hasta la negociación del siguiente convenio colectivo. El vigente no caduca hasta el 2017.

PUBLICIDAD EN LAS CAMISETAS

La Junta de Gobernadores (los propietarios, para entendernos) debe ratificar un primer acuerdo para introducir publicidad en las camisetas de los jugadores. De forma muy tímida en este primera tentativa, pero publicidad. David Stern se oponía a esta medida y pretendía hacer cambiar de decisión a los dueños de los equipos. Desconozco la postura de Silver al respecto. Tal vez a final de temporada la sepamos. Y para la siguiente, las camisetas ya no estarán tan “limpias”.

publicado en http://www.encancha.com, febrero 2014

NBA: Los desheredados del Draft

3 Jul

En el artículo anterior ya hablamos del draft del 2013 de la NBA, de su sorprendente número 1 (Anthony Bennet), de cómo algunos de los principales candidatos habían caído por debajo de las previsiones, y de la gran cantidad de movimientos de jugadores por parte de los equipos. Todos los que salieron elegidos en primera ronda se han ganado un contrato garantizado en la liga. Ya tienen los dos pies dentro. Los elegidos en segunda ronda no tienen asegurada su inclusión en un equipo, pero saben que están en el punto de mira de entrenadores y directivos. La mayoria tendrá su oportunidad.

¿Pero que pasa con el resto? La cifra de candidatos superaba de largo a los 60 escogidos. Muchos ya daban por descontado que David Stern, comisionado de la NBA, no iba a pronunciar su nombre. Para otros ha sido un shock. Pero el no ser elegido en el draft no implica que no acabes jugando en la NBA. Aunque ello supone mucho trabajo, mucha paciencia y, sobre todo, mucha fe.

El primer paso son las Ligas de Verano. Abre el fuego la que organizan los Orlando Magic en su ciudad, entre el 7 y el 12 de julio, con participación de 10 equipos y cerrada a la asistencia de público. Sin pausa entre ambas, del 12 al 22 de julio, se disputa la “oficial”, la NBA Summer League. En Las Vegas, 21 franquicias de la liga y una selección de jugadores de la Liga de Desarrollo disputaran una competición que este año estrena formato, con playoffs y gran final. Los interesados pueden ver todos estos partidos a través de NBA TV (previo pago, claro está, explorando así una nueva via de ingresos).

La lucha por un contrato

Las franquicias envian a estas ligas estivales equipos compuestos por miembros de la plantilla con poca experiencia en la NBA, sus elecciones de draft y algunos jugadores invitados a los que quieren evaluar con más detenimiento. Para muchos es una primera aproximación a la forma de trabajar y al estilo de juego de la liga profesional. Y también es una guerra. Por ganar un minuto más de juego en pista. Por convencer a los entrenadores de tu validez. Por ganar un contrato. Por cumplir un sueño.

Pero la NBA no es la única salida para los participantes de estas dos citas estivales. Muchos acabaran en la Liga de Desarrollo, con un sueldo sensiblemente más bajo del que esperaban, pero suficiente para vivir. Porque la filosofía de esta competición no es que los jugadores se labren unas largas carreras en ella, sino que pasen el tiempo justo para mejorar técnicamente, cojan ritmo de juego y consigan un contrato, en la NBA o fuera de ella.

Otra posible salida de las Ligas de Verano es un contrato en el extranjero. Numerosos agentes y directivos de equipos de fuera de los Estados Unidos acuden a ver estos enfrentamientos, buscando el talento que no encuentran en sus paises. Para muchos jugadores estos partidos a vida o muerte han sido el primer paso de una fructífera y larga carrera en Europa.

No todos los participantes en las ligas de Orlando y Las Vegas se aplicarán con la misma intensidad. Los elegidos en primera ronda procurarán exhibirse para ganarse sus minutos en la próxima temporada, pero con mucho cuidado de no lesionarse de gravedad. Lo mismo se puede aplicar a los jugadores con contrato. Los seleccionados en segunda ronda tienen que ir a por todas, para ganarse el contrato en la NBA. Y los que no fueron drafteados, tienen que conseguir un contrato. Donde sea y cómo sea.

Entre los no afortunados en la noche del draft de este año hay nombres que en algún momento figuraron en las previsiones de la primera ronda del draft. Y otros que se daba por descontado que saldrían, aunque fuera en la segunda. Jugadores con una buena trayectoria universitaria, incluso figuras en sus respectivos equipos.

Buscando una oportunidad

C.J. Leslie es un prototipo de estrella durmiente que quizás no despierte jamás. Un ala pívot que generó unas tremendas expectativas en su época de instituto, pero que decepcionó por su inconstancia en su etapa NCAA en North Carolina State. Tiene cualidades atléticas y técnicas más que suficientes para jugar en la NBA, sólo le falta centrarse en su juego. Otro con cualidades físicas descollantes es Rodney Williams, formado en la Universidad de Minnesota. Se le auguraba futuro como profesional si pulía su técnica, pero no ha dado este paso adelante.

El base canadiense Myck Kabongo era la estrella de Texas. A pesar de perderse la mayor parte de la última temporada por unos problemas de elegibilidad que ya explicamos en su día (“Duro castigo para Myck kabongo”, diciembre 2012). Parecía otro de los fijos, como el base de Gonzaga Matthew Dellavedova, internacional absoluto con Australia.

A Kenny Kadji le ha perjudicado la edad. El sénior de Miami es un ala pivot completo, con tiro exterior, buenas condiciones atléticas y gran envergadura de brazos. Pero en mayo cumplió 25 años. Su constitución física le daba ventaja contra jugadores más jóvenes. Ahora tendrá que demostrar su nivel real. A Jack Cooley, en cambio, le faltan centímetros. El pivot sénior, estrella de Notre Dame, “sólo” mide 2,05. A pesar de su coraje, su lucha constante y su entrega, se le considera bajito.

Brandon Triche, ex de Syracuse, y Brandon Paul, la estrella de Illinois, también tienen problemas con su altura. Son escoltas que en las mediciones previas al draft dieron una talla más propia de un base. Su esperanza es conseguir reconvertirse. Phil Pressey es el hijo de Paul Pressey, el creador en la NBA de la figura del alero distribuidor de juego desde su 1,96 de altura. Phil es un base pequeño que mide menos de 1,80, con muy buena visión de juego (7,1 asistencias por partido), pero con un tiro exterior nada fiable.

Los equipos europeos pueden encontrar perlas interesantes en estas Ligas. Intensos defensores con capacidad para generar puntos como el escolta Durand Scott, buenos triplistas como el alero de Indiana Christian Watford, bases técnicos “Old School” como Vander Blue o anotadores como Khaliff Wyatt, B.J. Young o Ramon Galloway. O el espectacular D.J. Stephens. El alero, de 1,95, batió el récord de salto vertical en las pruebas predraft, con una elevación de 116,8 centímetros.

Y mi debilidad especial entre los desheredados, Laurence Bowers. El ala pívot de Missouri es un jugador con gran técnica individual al que la falta de centímetros (otro caso más) ha cerrado las puertas de la NBA. Firme candidato a entrar en mi lista de jugadores NCAA que tanto me hicieron disfrutar y que luego no triunfaron en el siguiente nivel. Como el bailarín Taj Gray (jugador LEB en Murcia), el malabarista Carl Krauser, el “killer” Kyle McAlarney o el francotirador prematuramente retirado Blake Hoffarber, autor, en su época de instituto, de una de las canastas más increibles de la historia del baloncesto.

 

publicado en http://www.encancha.com, julio 2013

DRAFT NBA 2013: una noche sin estrellas

24 Jun

El draft de la NBA es uno de los mecanismos claves, junto con el tope salarial, para intentar igualar la competición, evitando que siempre ganen los mismos equipos. No siempre se consigue este efecto, ya que al tratarse de un tope salarial “blando” se puede sobrepasar pagando una multa. De hecho, esta próxima temporada se empezará a aplicar un regimen de penalizaciones mucho más duro para limitar este fallo del sistema. Mientras tanto, y gracias al draft, las franquicias pequeñas pueden disfrutar durante algunas temporadas, a un precio asequible de las futuras estrellas de la liga.

 La noche del jueves (madrugada del jueves al viernes hora española) los equipos de la NBA seleccionaran a sus futuros jugadores. Los primeros en elegir serán los Cleveland Cavaliers, luego los Orlando Magic y finalmente los Washington Wizards, tal como marcó el sorteo. A partir de ahí, llegará el turno del resto de equipos en función de su clasificación de esta temporada, y de los diferentes cambios de cromos que hayan tenido lugar entre ellos tanto en traspasos de años anteriores como en operaciones de última hora (los Suns, los Hawks o los mismos Cavaliers tienen dos opciones en la primera ronda, por ejemplo).

 Este año la noche del draft se presenta muy incierta, porque no hay un número 1 claro. Ninguno de los candidatos a entrar en la NBA parece superior al resto, no porque sean todos muy buenos, sino porque no se vislumbra ninguno con un perfil de futura estrella de la Liga. El hecho de estar tan abierta la selección hace que las previsiones varien en cuestión de horas, en función de la actuación de los jugadores en los distintos entrenamientos (abiertos o privados para cada equipo), conversaciones entre los ejecutivos de las franquicias o la rumorologia variada.

 Candidatos en apuros

 Nerlens Noel parece el principal candidato a ser el primer elegido de la noche. Hablamos de un pivot muy atlético de 2,10 de altura, con un buen salto que le convierte en excelente taponador y reboteador. Ha jugado una temporada en la Universidad de Kentucky a las ordenes de John Calipari, un entrenador que saca muy buen rendimiento de estos jugadores que sólo están en la universidad el tiempo que les obliga la reglamentación de la NBA (no se puede pasar a profesional con menos de 19 años en tu primera temporada, y habiendo estado un curso fuera del instituto o high school).

 Calipari, sin embargo, no ha podido trabajar mucho con Noel. El pivot se lesionó gravemente los ligamentos de la rodilla, y fue operado en marzo. Las previsiones médicas situan su retorno hacia finales de diciembre, lo que le haría perderse los dos primeros meses de la liga regular. Y eso sin haber pulido su juego ofensivo, muy limitado por lo visto hasta ahora. En la NCAA vivía de los rebotes ofensivos o de las asistencias de sus compañeros, pero no era capaz de generarse sus propias jugadas.

Shabazz Muhammad empezó la temporada siendo otro de los candidatos al número 1, pero conforme discurría la competición universitaria sus opciones han ido cayendo. El alero de UCLA ha demostrado ser un anotador tremendamente eficaz, pero a los ojeadores de la NBA no les ha gustado el hecho de que no genere juego para sus compañeros. Muhammad es un finalizador de jugadas. Durante el curso también se desveló que su padre había mentido sobre su edad. En lugar de 19 años tenía 20. Eso le hace menos dominante físicamente de lo que parecía, y limita su capacidad de progresión. Las dudas sobre su entorno familiar le han acabado de relegar en las previsiones.

El escolta de la Universidad de Kansas Ben McLemore era otro de los que estaba en la pugna. Ha realizado una buena temporada, evidenciando una gran capacidad de anotación. Y lo que es más importante, sin necesidad de acaparar demasiadas pelotas ni condicionar el juego de su equipo. Sin embargo, su floja actuación en los diferentes entrenos previos al draft ha sembrado dudas sobre sus posibilidades como profesional. También arrastra una historia personal potente, con un padre (jugador callejero de cierto renombre) que le abandonó de niño, y un hermano mayor, que ejerció de modelo paterno, actualmente en prisión con una larga condena tras verse envuelto en un tiroteo.

Las posibles sorpresas

Como pasa cada año, mientras unos bajan, otros suben. Alex Len es un pívot ucraniano de 2,15. Un cinco puro de los que cada vez cuesta más de encontrar. Las dudas sobre Noel han hecho mejorar sus opciones. Y en su caso, una lesión de tobillo le ha favorecido, al hacerle perderse las pruebas anteriores al draft. Así los ojeadores han tenido que quedarse con sus actuaciones durante la temporada, y no le han podido someter a pruebas específicas para revelar las debilidades de su juego.

Otto Porter es un alero completísimo. En la Universidad de Georgetown ha aportado en todas las facetas del juego. Proviniente de un entorno rural, criado en el seno de una familia donde se mama el baloncesto desde el mismo momento de nacer, y educado en una estricta ética de trabajo, presenta todas las cualidades para ser un buen jugador profesional. La duda, en su caso, es si tiene el carácter para dar el paso adelante y convertirse en una estrella.

Victor Oladipo ha hecho una temporada monstruosa en Indiana. Este escolta con unas capacidades atléticas excepcionales ha destacado en defensa y ataque. Su seguimiento del juego le ha hecho estar presente en la mayoría de jugadas importantes de su equipo. Un jugador listo para producir desde el primer minuto. Lástima que en el draft las franquicias prefieren arriesgar en hipotéticas figuras antes que en jugadores sólidos.

Y luego está Trey Burke. El base de Michigan ha sido el mejor base de esta temporada en la NCAA. Dirige, anota y además aporta liderazgo en pista. Un director de juego que sabe ser decisivo cuando hace falta serlo. Un jugador excepcional, lástima de la posición que ocupa. Porque de los primeros equipos en elegir en el draft, ninguno tiene urgencias en el lugar de base.

La gran incógnita es el griego Giannis Adetokunbo, un polivalente jugador exterior de 2,06 que cumplirá 19 años el 16 de diciembre. Las expectativas sobre él son enormes. Ya se le califica como el nuevo “Magic” Johnson. Los informes de los ojeadores dicen que incluso puede ejercer de base. Claro que jugaba en el Filathlitikos, de la segunda división griega. Habrá que ver de que es capaz contra rivales de más nivel. El equipo que lo quiera deberá llegar a un acuerdo con el CAI de Zaragoza que, anticipándose a la NBA, le firmó un contrato por 4 temporadas.

Los expertos ven el draft de este año como uno de transición a la espera del siguiente, el del 2014, en el que se prevee una remesa excepcional de talento. Además de algunos jugadores que no han querido entrar en el presente, como Marcus Stark, Glenn Robinson III, James Michael McAdoo o Mitch McGary, se espera una clase de novatos extraordinaria, con Andrew Wiggins, Jabari Parker, los gemelos Harrison, Julius Randle, Noah Vonleh o Aaron Gordon entre otros. Si no sois seguidores de la Liga Universitaria, la próxima temporada será un momento inmejorable para empezar a serlo.

 

publicado en http://www.encancha.com, junio 2013

La suerte de los Cavaliers

24 May

Los Cleveland  Cavaliers son un equipo en reconstrucción desde que Lebron James cambió los grandes lagos de Ohio por las soleadas playas de Florida. Con Kyrie Irving como nuevo jugador franquicia, la fortuna les brinda una gran oportunidad de acelerar este complejo proceso.

Esta semana se celebró el sorteo del draft de la NBA, que decide el orden en que elegirán los equipos que han quedado fuera del playoff. Se realiza mediante un sistema aleatorio, aunque con un reparto de probabilidades inversamente proporcional a la clasificación de las franquicias. Los que han ganado menos partidos durante la liga regular tienen más posibilidades de elegir entre los tres primeros.

Originariamente la primera elección del draft recaía en el peor equipo de la temporada. Posteriormente,  las dos primeras opciones de elegir pasaron a repartirse entre los dos peores equipos por el nada sofisticado método de la moneda al aire. Actuaciones escandalosas de equipos que se dedicaban a perder partidos de forma descarada para asegurar sus opciones de futuro llevaron a implantar un sistema de sorteo de las tres primeras plazas.

Abonados al número 1

El ganador de este año han sido los Cleveland Cavaliers. Desde que se instauró esta lotería, en 1985, es la cuarta vez que esta franquicia se lleva el premio gordo. En 1986 eligieron al pívot Brad Daugherty, entorno al cual formaron un gran bloque con Mark Price, Craig Ehlo, Larry Nance  y John “Hot Rod” Williams, entre otros. Sin embargo, sus continuos problemas de espalda le forzaron a retirarse tras 8 temporadas, con tan solo 28 años.

En junio de 2003, tras una serie de años anodinos, los Cavaliers fueron doblemente afortunados. Por una banda, consiguieron nuevamente la primera elección del draft. Y por otra, este hecho se produjo el mismo año que Lebron James optaba a hacerse profesional.  James volvió a poner la franquicia en el mapa,  llevándola hasta las finales de la NBA en 2007. Se enfrentaron a los Spurs en año impar. O sea que perdieron.

Con el proyecto agotado, Lebron James voló a Miami en 2010, dejando tras de sí un equipo desolado…pero con mucha suerte. El propietario Dan Gilbert envió a su hijo Nick como representante del equipo al sorteo del draft del 2011. Y el chaval fue talismán al obtener de nuevo una primera elección. Los Cavaliers se hicieron con Kyrie Irving, llamado a ser el mejor base de la NBA dentro de no demasiado tiempo. Un jugador sobre el que cimentar un nuevo proyecto.

Este año han sido agraciados de nuevo con el número uno. Por cuarta vez en su historia. Y de nuevo, con Nick Gilbert como talismán. Aunque en esta ocasión su sonrisa no sea tan amplia y sincera como en la anterior. Porque si hay un año en el que perder no era tan malo, y ganar no significaba tanto, era este. Los Cavaliers tienen una patata caliente en las manos.

En 1986, 2003 y 2011 era muy fácil elegir. Había unos números 1 bastante claros, y era muy difícil equivocarse. Algo que no ocurre en 2013. La clase de novatos de este año presenta buenos jugadores (como siempre), pero muy pocas opciones de que alguno de ellos se convierta en estrella.

Una elección complicada

El honor de ser el primer elegido se lo disputan básicamente dos jugadores, Nerlens Noel y Ben McLemore. Noel es un pívot eminentemente defensivo, muy intimidador y reboteador, pero con un juego de ataque muy limitado. Y además, convaleciente de una grave lesión en los ligamentos de la rodilla que no le permitirá reaparecer, según las previsiones, hasta diciembre. McLemore es un escolta muy anotador, con más probabilidades de llegar a all star. Lástima que los Cavaliers eligieron con el número 4 del pasado draft a otro escolta, Dion Waiters.

Elegir a Noel como número 1 supone un gran riesgo. Porque tal vez nunca llegue a desarrollar su juego de ataque. Y porque seguramente su nivel defensivo no alcanzará la excelencia demostrada en la liga universitaria, ante rivales menos poderosos físicamente. Pero si no lo eliges, y luego resulta ser un jugador determinante, se te puede quedar la misma cara de tonto que a los Portland Trail Blazers cuando eligieron a Sam Bowie en 1984 por delante de Michael Jordan.

Así que por primera vez en 20 años, desde que los Orlando Magic traspasaron a Chris Webber, el número 1 del draft podría ser traspasado. Los cavaliers tienen una plantilla joven, con Irving, Waiters y el ala pivot Tristan Thompson como nucleo de futuro, y 20 millones de dólares de espacio para absorber los emolumentos de una figura sin que ello les aboque a pagar la temida multa por superar el tope salarial. Recordemos que este año se endurece, y mucho, esta tasa.

La rumorología ya ha empezado a funcionar. Por ahora, la mayoría de bulos incluyen también en la operación al convaleciente Anderson Varejao. A cambio, uno o varios jugadores de calidad contrastada y alguna elección para el draft del 2014. Porque según parece, esa promoción de rookies será la buena, una lluvia de futuras estrellas que las franquicias esperan como maná caído del cielo. Y para el que hay que empezar ya a posicionarse.

La segunda elección del draft del 2013 será para los Orlando Magic. Sin la presión de los Cavaliers, tendrán la oportunidad de conseguir piezas para reconstruir su destartalada plantilla, aunque sin partir de cero gracias a la presencia de los prometedores Tobias Harris y Nikola Vucevic. El podio lo completan los Washington Wizards, un conjunto al que una buena decisión la noche del draft puede convertir en un equipo interesante. Con el trío John Wall, Bradley Beal y Nené Hilario, sólo necesitan una pieza para completar el puzle.

 

publicado en www.encancha.com, mayo 2013

ProBasketballTalk | NBC Sports

NBA news, video, analysis and more

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: