Tag Archives: dillon brooks

NCAA: Villanova y Duke, eliminadas en el March Madness

21 Mar

El primer fin de semana del March Madness nos ha dejado buen sabor de boca. Buenos partidos en primera ronda, aunque con muchos resultados previsibles, y excelentes partidos en la segunda con las sorpresas típicas de la gran competición universitaria de los Estados Unidos. Villanova, la vigente campeona, y Duke, la gran favorita de la pretemporada, fueron dos de los pesos pesados que quedaron eliminados. La Locura de Marzo, en estado puro.

En tan sólo 4 días, los que iban del jueves 16 marzo al domingo 19 de marzo, los 64 equipos en liza quedaron reducidos a 16. Cuarenta y ocho partidos en 4 días de máxima emoción, buen baloncesto y alguna que otra polémica. El March Madness nunca ha sido apto para cardíacos.

Dividiré la cobertura de esta competición, para evitar que los artículos resulten excesivamente largos (más de lo habitual) en dos bloques. En este primero nos centraremos en lo ocurrido en el primer fin de semana del gran baile, mientras que lo que ocurra en los dos próximos fines de semana lo dejaré para la siguiente entrega, ya en abril.

Primera Ronda

El fuego del March Madness lo abrieron los ocho equipos implicados en los First Four, con cuatro puestos del cuadro final de 68 en juego. Dos eran eliminatorias trampa, destinadas a crear cenicientas para superar rondas ante equipos teóricamente superiores. Kansas State, con su batería de tiradores liderada por Wesley Iwundu (24 puntos, 6 rebotes, 7 asistencias) y Kamau Stokes (22 puntos, 5 de 8 en triples), superó el poder interior de John Collins (26 puntos, 9 rebotes) en Wake Forest (88-95). Southern California recuperó una desventaja de 17 puntos al inicio de la segunda parte para eliminar a Providence (71-75). En las otras dos eliminatorias previas, Mount Saint Mary’s eliminó a New Orleans (66-67) con 23 puntos del base Junior Robinson, el jugador más bajito de la Division I (1,65) y UC Davis a North Carolina Central (67-63).

Ya en el cuadro principal, los favoritos destacados superaron la primera ronda del torneo, aunque alguno se llevó un susto considerable. Los cabezas de serie, Villanova, Gonzaga, Kansas y North Carolina, ganaron respectivamente a Saint Mary’s (76-56), South Dakota State (66-46), UC Davis (100-62) y Texas Southern (103-64). Los tres primeros conjuntos concedieron unos minutos de cortesía a sus rivales antes de arrollarlos, mientras que los Tar Heels dejaron clara su superioridad de salida.

Entre los segundos cabezas de serie, Duke no tuvo compasión  de Troy (87-65) ni Arizona de North Dakota (100-82) en un partido perfecto de Rawle Alkins (20 puntos con 8 de 8 en tiros de campo y 2 de 2 en los libres, 4 rebotes, 5 asistencias, 1 tapón y ninguna pelota perdida). Kentucky derrotó a Northern Kentucky (79-70), un rival que luchó para acercarse en el marcador tras estar 18 puntos abajo en la segunda parte. Esta vez, los novatos de los Wildcats supieron cerrar el partido. Louisville fue por detrás en el marcador 13 minutos antes de poder dejar atrás a una Jacksonville State (78-63) donde el lituano Norbertas Giga (30 puntos, 9 rebotes) tuvo poca ayuda para frenar a los interiores de los Cardinals.

Por lo que hace referencia a  los números 3 del cuadro, Florida State contuvo el intento de remontada de Florida Gulf Coast en los últimos 2 minutos (86-80), Baylor no pudo dejar atrás a New Mexico State hasta el inicio de la segunda parte (91-73), Oregon dio buena cuenta de Iona (93-77) y Lonzo Ball (15 puntos, 3 asistencias) estableció un nuevo récord de asistencias en una temporada de UCLA  (257) en el triunfo de los Bruins sobre Kent State (97-80).

La número 4 West Virginia llegó a superar la decena de puntos de ventaja tanto en la primera como en la segunda parte frente a Bucknell (86-80), pero los Bison se las apañaron en ambas ocasiones para reengancharse al partido y dar emoción hasta el final. Purdue necesitó de los 15 puntos tras el descanso de Vince Edwards (21 puntos, 15 rebotes) para deshacerse de la correosa Vermont (80-70), que había encadenado 21 victorias seguidas hasta esta derrota, mientras que Butler fue siempre por delante en el marcador frente a Winthrop (76-64). Florida dio un espectáculo de mates frente a East Tennessee State (80-65).

De aquí para abajo los sufrimientos de los equipos mejor ranqueados se hicieron más evidentes. Iowa State, con Monte Morris rozando el triple doble (19 puntos, 8 rebotes, 8 asistencias), fue la única número 5 que no pasó apuros, en su caso frente a Nevada (84-73). Minnesota fue la protagonista pasiva del primer upset al caer frente a Middle Tennessee (72-81). Los Blue Raiders se están convirtiendo en una cenicienta habitual. El año pasado ya dieron la sorpresa en primera ronda frente a Michigan State. Los Golden Gophers cedieron una desventaja de 17 puntos en la segunda parte, y cuando intentaron rebajarla apareció Reggie Upshaw (19 puntos, 9 rebotes) para impedírselo.

La defensa de Virginia, cabeza de serie número 5, no consiguió frenar a los Seahawks de UNC Wilmington. Tras verse al borde del desastre, 15 abajo, (11-26), los Cavaliers reaccionaron. Y no lo hicieron con lo que ha sido su fuerte este curso, su defensa, sino con los puntos de London Perrantes (24, segunda mejor anotación del curso) y Marial Shayok (mejor anotación en sus 3 temporadas NCAA).

Otra número 5, Notre Dame, sufrió hasta el último segundo ante Princeton (60-58). El base de los Fightin Irish Matt Farrell (16 puntos, 4 rebotes, 4 asistencias) falló un 1+1 (en la NCAA aún existen) a pocos segundos del final con el marcador 59-58. Los Tigers tuvieron su oportunidad para ganar, pero el triple de Devin Cannady no entró.

Southern Methodist (SMU), sexta cabeza de serie, cayó ante una de las cenicientas trampa del cuadro, Southern California. Los Trojans, que venían de los First Four, volvieron a remontar una desventaja de dobles dígitos (en este caso de 10 puntos) en la segunda parte gracias a su gran acierto en el tiro tras el descanso (58,3%, 9 de 11 en tiros de 2 puntos). Elijah Stewart, con un triple, puso el 65 a 66 en el marcador a 36 segundos del final. Ben Moore falló el 1+1 que podría haber dado la vuelta al resultado. Chimezie Metzu falló el 1+1 que hubiera sentenciado para los californianos. Con el tiempo agotándose, Shake Milton se lanzó a una penetración suicida en un último intento, infructuoso, para evitar la derrota de los Mustangs.

Maryland, con el mismo rango que SMU, cayó eliminada ante Xavier (65-76). El escolta de los Musketeers Trevon Bluiett falló sus 7 primeros tiros a canasta para cerrar la primera parte con 3 puntos. En la segunda ajustó el punto de mira con 4 triples para irse hasta los 18 puntos. Los Terrapins se ahogaron ante los constantes cambios de defensa de su rival, y no supieron encontrar buenos lanzamientos. Su estrella, el base Melo Trimble, se quedó en 13 puntos tras fallas 10 de sus 15 tiros.

Creighton también cedió ante Rhode Island (72-84). Los cinco titulares de los Rams anotaron en dobles dígitos en un ataque compensado. Su estrella, E.C. Matthews, firmó 16 puntos, superados por los 23 de Jeff Dowtin (su media de la temporada era de 5,5) y los 17 de Kuran Iverson, primo de la estrella retirada de la NBA Allen Iverson. La gran sensación de Creighton de esta temporada ha sido el pivot de primer año Justin Patton, pero en esta ocasión tras fallar sus 7 primeros lanzamientos se quedó en unos insuficientes 8 puntos y 7 rebotes.

El único sexto cabeza de serie que pasó ronda fue Cincinnati, gracias a su triunfo sobre el segundo tapado de los First Four, Kansas State (75-61). Los Bearcats, que habitualmente destacan por su defensa, también brillaron en ataque, firmando un 62,8% de acierto en el tiro que no concedió ninguna opción a su rival. El base Troy Caupain desde fuera (23 puntos, 7 rebotes) y el alero alto Kyle Washington (16 puntos) en la pintura y la media distancia fueron los hombres más destacados de un equipo que asumió el mando de salida anotando sus 8 primeros tiros para construirse una ventaja de 9 puntos.

Entre los séptimos cabezas de serie, el único que cedió fue Dayton frente a Wichita State (58-64). El duelo se mantuvo igualado hasta los 6 minutos finales. Hasta ese momento la defensa de los Shockers había reducido considerablemente los números ofensivos de Dayton respecto a sus medias de la temporada. Y entonces apareció su ataque. Un triple de Zach Brown (12 puntos) les puso 6 puntos arriba, 45-51. Kyle Davis intentó acercar a los Flyers desde la larga distancia, pero una nueva canasta de tres puntos de Conner Frankamp, sus únicos puntos de la noche, frenó la remontada de los de Scoochie Smith (25 puntos, 3 rebotes, 4 asistencias, 4 recuperaciones).

Michigan supo sufrir ante Oklahoma State (92-91). Los Cowboys, en un buen inicio de Jeffrey Carroll (19 puntos), llegaron a mandar de 7 puntos en la primera parte. En la segunda, los Wolverines descargaron una autèntica lluvia de triples liderada por el base Derrick Walton (26 puntos, 6 de 9 en triples, 5 rebotes, 11 asistencias). Una canasta lejana de DJ Wilson (19 puntos, 5 rebotes)  puso el 73-66 en el marcador, pero Oklahoma State reaccionó. A Walton i Wilson no les tembló el pulso desde la linea de tiros libres en los últimos 10 segundos mientras por los Cowboys Jawun Evans (23 puntos, 7 rebotes, 12 asistencias) ajustaba el marcador con 5 puntos.

Saint Mary’s se fue al descanso ante Virginia Commonwealth (85-77) con 15 puntos de margen gracias al parcial de 23 a 6 iniciado por dos triples consecutivos de Calvin Hermanson (16 puntos). En la segunda mitad VCU, liderada en ataque por JeQuan Lewis (30 puntos) recurrió a la presión para intentar recuperarse, pero Jock Landale (18 puntos, 13 rebotes) y los suyos se recompusieron a tiempo para capear el temporal.

La South Carolina de Sindarious Thornwell (29 puntos, 11 rebotes) y PJ Dozier (21 puntos superó a Marquette (93-73) aguantando en la primera parte un chaparrón de triples, especialmente por parte de Jajuan Johnson (16 puntos, 6 rebotes) y Sam Houser (12 puntos), que concedieron hasta 10 puntos de margen a sus rivales. Tras el descanso los Gamecoks dierón un primer estirón con un parcial de 13 a 0. Los Golden Eagles encajaron este golpe, pero no el segundo, el arreón final de 6-25.

Por lo que respecta a los números 8 en sus  duelos a priori igualados contra los novenos cabezas de serie, Miami fue el único que no pasó. Los Hurricanes cedieron frente a Michigan State (58-78). A pesar de un mal inicio que les dejó 11 abajo (19-8), los Spartans llegaron al descanso por delante (27-38) gracias a la labor de sus dos novatos, Nick Ward (19 puntos, 7 rebotes) y Miles Bridges (18 puntos, 9 rebotes, 3 asistencias). Más igualado fue el duelo entre Wisconsin y Virginia Tech (84-74). Los ocho triples de Bronson Koenig (28 puntos, 8 de 17 en lanzamientos de 3 puntos) decantaron la balanza a favor de los Badgers.

Una falta tan clara como absurda, selló el destino de Vanderbilt ante Northwestern (68-66). Con su equipo ganando de uno a 14 segundos del final, Mathew Fisher-Davis (22 puntos) cometió personal voluntariamente a media pista sobre Bryant McIntosh (25 puntos), quien no falló los tiros libres. En su último ataque, los Commodores no consiguieron anotar. Otra personal, esta flagrante de Desi Rodriguez sobre Jaylen Barford (20 puntos, 7 rebotes, 4 recuperaciones) a 18 segundos del final permitió a Arkansas eliminar a Seton Hall (77-71). La decisión creó polémica, pero lo cierto es que Rodriguez empuja claramente a su rival.

Segunda Ronda

La campeona del March Madness del 2016, Villanova, fue la primera cabeza de serie eliminada tras su derrota frente a la número 8 Wisconsin (62-65). Los Badgers, conscientes de su superioridad en la pintura, focalizaron su juego en un gran Nigel Hayes (19 puntos, 8 rebotes) y un Ethan Happ (12 puntos, 8 rebotes) intermitente tras cargarse rápido de faltas. Wisconsin se puso 10 puntos arriba gracias también a los triples de Bronson Koenig (17 puntos) y Vito Brown. Josh Hart (19 puntos) y Donte DiVincenzo (15 puntos) igualaron la situación para los campeones que, aprovechando que Koenig también se cargó de faltas, se pusieron por delante tras el descanso. Pero el entrenador Greg Gard supo gestionar las faltas de sus jugadores para contar con ellos en un final igualado. En el último minuto, Hart empañó una excelente temporada con dos pelotas perdidas ante los dobles marcajes del rival que condenaron a los suyos.

Kentucky salió viva de la trampa de la 10 Wichita State (65-62) en un partido que curtió a sus jovenes jugadores. Los Shockers plantearon un partido serio, trabado, correoso, sin dejar correr a los de John Calipari y anulando a sus dos estrellas, Malik Monk (14 puntos) y De’Aaron Fox (14 puntos). Los Wildcats sobrevivieron con anotadores secundarios, Dominique Hawkins en la primera parte y Bam Adebayo (13 puntos, 10 rebotes) al inicio de la segunda. Hasta que con el partido ajustado, las estrellas aparecieron para decidir. Entre los dos sumaron los 10 últimos puntos de Kentucky, en una secuencia iniciada con un mate de Fox tras robo (58-51). Un entonadísimo Landry Shamet (20 puntos) les dio la réplica con 8 puntos. Los dos últimos triples de Wichita State fueron taponados por Monk y Adebayo.

North Carolina tuvo que echar mano de la veterania de sus pívots séniors Kennedy Meeks (16 puntos, 11 rebotes) y Isaiah Hicks (9 puntos, 7 rebotes, 4 asistencias) para sacar adelante su partido contra Arkansas (72-65). Un sufrimiento que parecía impensable cuando los Tar Heels ganaban de 17 a 5 minutos del descanso. Los Razorbacks apretaron en defensa hasta ponerse por delante en el ecuador de la segunda parte. A 3:30 del final, Arkansas ganaba de 5. Pero la experiencia es un grado, y de eso va sobrado el equipo de Roy Williams. Hicks sumó 4 puntos seguidos para devolver la iniciativa a los suyos, y Meeks encadenó un tapón y 2 puntos tras palmeo en rebote ofensivo. Hicks anotó dos tiros libres faltando 10 segundos de juego, y acto seguido el júnior Justin Jackson (15 puntos, 8 rebotes, 5 asistencias, 5 recuperaciones) robó la pelota para cerrar el partido con un mate.

Kansas mostró su solidez como cabeza de serie ante una guerrera número 9 Michigan State (90-70). Los dos conjuntos protagonizaron un espectacular intercambio de golpes en el que los Spartans se llevaron la peor parte, en sentido real y figurado. Real,  por el codazo que dejó fuera de combate unos minutos a su gran estrella Miles Bridges (22 puntos, 8 rebotes), y por el manotazo en la cara que recibió Lourawls Nairn en una entrada a canasta de Frank Mason (20 puntos, 5 asistencias). Y figurado, por la desventaja de 5 puntos con que llegaron al descanso tras encadenar una serie de ataques fallados. En la segunda parte buscaron acercarse en el marcador con los novatos Bridges y Nick Ward (13 puntos) hipermotivados. Pero el sénior Frank Mason y el freshman Josh Jackson (23 puntos) se conjuraron para evitarlo. Un triple de Devonte Graham (18 puntos, 4 rebotes, 4 asistencias, 3 recuperaciones) puso el 68-83 a poco menos de 3 minutos del final, dejando el partido visto para sentencia antes que un mate de Jackson hiciera levantarse al público de sus asientos.

Otra cabeza de serie, Gonzaga, fue la protagonista de la polémica de esta segunda ronda. A la número 8 Northwestern (79-73) la avasalló de salida, llegando a ganar de 21 puntos al inicio de la segunda parte. Y entonces, con todo perdido, los Wildcats iniciaron una remontada imposible. Bryant McIntosh anotó 13 de sus 20 puntos, tras el descanso, Vic Law 15 de sus 18. A 4:54 del final llegó la jugada clave. Con 63 a 58 en el marcador, Zach Collins taponó el lanzamiento de Derek Pardon, aunque lo hizo de forma ilegal, con la mano por dentro del aro. Los árbitros, de forma inexplicable, no lo vieron, y luego castigaron con técnica las airadas y lógicas protestas del entrenador de Northwestern, Chris Collins. De poder ponerse a 3 puntos, a verse a 7. Fin de la remontada.

Duke, cabeza de serie número 2 y gran favorita de la pretemporada a hacerse con el título, parecía haberse rehecho de un mal inicio de temporada para volver a aparecer en las quinielas. La 7 South Carolina hizo añicos los pronósticos (81-88) en una segunda parte de locura anotadora. Duke anotó 51 puntos, pero encajó 65, todo un récord de la época Krzyzewski. Los Blue Devils anotaron 5 de sus 8 triples, su principal arma en muchos momentos del curso, antes del descanso. Tras él, ahogados por la defensa de los Gamecoks de Sindarious Thornwell (24 puntos, 6 rebotes, 5 asistencias), se quedaron en un mísero 5 de 19. South Carolina llevó el partido al terreno físico y Duke no pudo igualar la apuesta pese a los esfuerzos de Amile Jefferson (14 puntos, 15 rebotes, 6 tapones).

Michigan prolongó su buen momento eliminando a la número 2 Louisville (59-63), en un partido donde los hombres altos llevaron la voz cantante. Primero fueron los del equipo de Rick Pitino, liderados por Mangok Mathiang (13 puntos), devastando a su rival en la pintura para darle las primeras ventajas a la favorita. Con los exteriores Derrick Walton (10 puntos, 7 rebotes, 6 asistencias) y Zak Irvin (11 puntos) anulados por la defensa de los Cardinals, la respuesta de Michigan vino de la versatilidad de sus interiores, Moritz Wagner (26 puntos) y DJ Wilson (17 puntos). El primero protagonizó una segunda parte espectacular, dando una demostración de fundamentos en el poste bajo y una exhibición de movilidad para un jugador de 2,10 penetrando. Con una jugada de este tipo, iniciada con una finta en la línia de 3 puntos, el alemán anotó el 61-67 a 1:19 del final. Dos pelotas perdidas por los Wolverines sirviendo de fondo permitieron a Deng Adel (16 puntos) y Donovan Mitchell (19 puntos, 7 rebotes, 5 asistencias) dar emoción al desenlace. La frialdad del otro interior de los de John Beilein, Wilson, en los tiros libres (4 de 4 en los últimos 20 segundos) sentenció a Louisville.

Saint Mary’s, séptima cabeza de serie, tuvo contra las cuerdas a la 2 Arizona (69-60) en la primera mitad, impidiéndole correr con su defensa. El pivot Jock Landale (19 puntos, 11 rebotes, 4 asistencias) anotó 10 de los primeros 14 puntos de los Gaels, además de repartir una asistencia para otros dos. Lauri Markkanen (16 puntos, 11 rebotes) empezó a dominar el rebote, forzar faltas y anotar, y los Wildcats se rehicieron. En la segunda parte, Allonzo Trier (14 puntos, 6 rebotes) anotó 9 puntos para Arizona en el parcial de 11 a 2 que dio a su equipo una ventaja de 7 puntos que administró hasta el final.

La número 11 Xavier se convirtió oficialmente en la cenicienta del March Madness 2017 al sobrevivir al primer fin de semana de competición eliminando con autoridad en esta segunda ronda a la número 3 Florida State (66-91). Con Trevon Bluiett (29 puntos, 6 rebotes) anotando desde fuera y Sean O’Mara (11 puntos) en la pintura, los Musketeers se escaparon de 15 puntos. En defensa, conscientes de su desventaja en centímetros respecto los Seminoles, se refugiaron en una zona 2-3 para obligarles a tirar desde fuera, y limitaron sus pérdidas de balón para evitar sus contraataques. En la segunda parte, tres triples casi consecutivos del sexto hombre Kaiser Gates (14 puntos, 4 de 5 en triples) acabaron de confirmar la sorpresa. Xavier firmó un 11 de 17 en triples, aspecto en el que naufragó su rival (4 de 21, 1 de 13 su quinteto titular).

En otro duelo entre un número 11 y un número 3, Rhode Island tuvo en sus manos echar a Oregon de la carrera por el título (75-72). Los Rams lucharon por cada pelota suelta y cada rebote ofensivo, a pesar de los problemas de faltas de uno de sus jugadores claves, Hassan Martin. Un casi infalible Tyler Dorsey (27 puntos, 9 de 10 en tiros de campo) sostenia en ataque a los Ducks ante los malos porcentajes en el tiro de Dillon Brooks (19 puntos, 7 de 20 en sus lanzamientos). Pero los tiradores siempre acaban metiendo. Con su equipo 7 puntos abajo, Brooks anotó dos triples y tres tiros libres en un parcial de 11 a 2 concluido a 5 minutos del final. Stanford Robinson (21 puntos, 10 de 12 en los tiros de campo) volvió a dar a Rhode Island 4 puntos de margen faltando 2:20. Dorsey solventó la papeleta con dos triples.

Southern California, otro cabeza de serie número 11, también le complicó la vida a su rival, la 3 Baylor. En sus dos partidos previos del March Madness, los Trojans habían remontado diferencias de dobles dígitos en la segunda parte. Claro que ni Providence ni SMU tenían a Manu Lecomte. El base belga, tras 35 minutos hivernando, apareció con 12 puntos en los 5 minutos finales para acabar con el sueño de hadas de Chimezie Metu (28 puntos, 5 rebotes), Bennie Boatwright (16 puntos) y compañía. La eliminación de la estrella de los Bears, Jonathan Motley (19 puntos, 10 rebotes), a 1:39 del final quedó compensada por la eclosión final de Lecomte.

La número 3 restante, UCLA, pasó menos problemas frente a la 6 Cincinnati (79-67), aunque tampoco tuvo un partido totalmente plácido. No fue hasta la segunda mitad, cuando los californianos dejaron ir una andanada de tres triples seguidos, 2 de Lonzo Ball (18 puntos, 7 rebotes, 9 asistencias) y otro de Bryce Alford (16 puntos), que el equipo del entrenador Steve Alford pudo construirse un margen de seguridad con el que llegar sanos y salvos al final del primer fin de semana del March Madness.

La defensa de la número 4 West Virginia impidió a la cinco Notre Dame desarrollar su habitual juego ofensivo, rápido y alegre. Los tiradores de los Fightin Irish no encontraron posiciones cómodas de tiro, y solo Bonzie Colson rindió a su nivel (27 puntos, 8 rebotes). Los Mountaineers, que además tenían el día inspirado en ataque con Juvan Carter (24 puntos, 4 de 5 en triples) y Daxter Miles (18 puntos) como estiletes, abrieron el partido con un parcial de 10 a 0 y ya nunca fueron por detrás en el marcador. A 10 minutos del final Colson cometió su cuarta falta, pero el entrenador Mike Brey se vio obligado a mantenerlo en pista para un último intento de remontada que acabó convirtiéndose en un intercambio de canastas que no le benefició.

Purdue, también cuarta cabeza de serie, sufrió para deshacerse de Iowa State (80-76), en el duelo entre un equipo sobrado de centímetros con Caleb Swanigan (20 puntos, 12 rebotes, 7 asistencias), Isaac Haas (14 puntos) y  el alero Vince Edwards (21 puntos, 10 rebotes), y otro carente de ellos. Los Boilermakers, tras un arreón al final de la primera parte, consiguieron una ventaja de 19 puntos a 14:30 del final. Pero entonces apareció la bateria exterior de los Cyclones, liderada por un Deonte Burton (17 de sus 25 puntos en la segunda parte) que estuvo bien acompañado por Matt Thomas (20 puntos, 6 rebotes) y Monte Morris (12 de sus 18 puntos en los segundos 20 minutos, 9 asistencias). A 3:11 del final, Iowa State se avanzó por primera vez, y única, en el marcador (71-73). Purdue supo reaccionar para seguir viva.

Las otras dos cabezas de serie número 4 solventaron con autoridad sus compromisos. Florida asfixió en defensa una Virginia con muchas carencias ofensivas este curso (65-39), y sentenció con un parcial de 21 a 0 gracias a las penetraciones de Kasey Hill y Chris Chiozza que facilitaron tiros librados a Devin Robinson (14 puntos, 11 rebotes) y Justin Leon (14 puntos, 10 rebotes). Butler, que fue siempre por delante en el marcador, acabó con las aspiraciones de la aspirante a ceniciente Middle Tennessee State (74-65).

 

Artículo publicado en http://www.encancha.com, 21 marzo 2017

Anuncios

NCAA: Ya está aquí el March Madness

13 Mar
Frank Mason, el líder de Kansas

Frank Mason, el líder de Kansas

Tras las ligas regulares, esta última semana se ha celebrado La Semana de los Campeones, en la que las 32 conferencias de la Division I han efectuado sus torneos para decidir que equipo las representa en el March Madness que está a punto de comenzar. El resto de equipos participantes en el gran campeonato nacional de los Estados Unidos los decidió el domingo 12 de marzo un comité de selección de la NCAA.

Para algunas universidades, los torneos han supuesto un mero trámite, sabiéndose invitadas gracias a una buena temporada. Otras, que estaban en el filo (o la burbuja, como se dice en argot NCAA), necesitaban completar una buena competición para conseguir una entrada al gran baile, o para alguno de los torneos menores de final de temporada. Y para algunas, tras una mala liga regular, era un todo o nada: ganar el torneo y seguir jugando, o no conseguir el título y además cerrar el curso.

A continuación os explico el desenlace de las ligas regulares de más nivel, y sus respectivos torneos. Para el final del artículo hablaremos de los equipos que participan en el March Madness y veremos como ha quedado el cuadro del gran torneo norteamericano.

Atlantic Coast

North Carolina supo sobreponerse a la férrea defensa de una de sus perseguidoras, Louisville (74-63), para sumar una victoria trascendental el 23 de febrero en su objetivo de ganar la liga regular. Durante la primera mitad los Tar Heels fueron muchos minutos por detrás en el marcador. En la segunda parte los de Roy Williams decantaron el partido a su favor cuando al fin encontraron la forma de dar balones interiores a sus pívots, especialmente a Kennedy Meeks (14 puntos, 10 rebotes). North Carolina se aseguró acabar primera, aunque fuera empatada con otro equipo, tras su victoria frente a Pittsburgh (67-85).

Además de distanciar a uno de sus más inmediatos perseguidores, North Carolina se vio favorecida el mismo día por la derrota de otro, Duke, en su visita a Syracuse (78-75). Con esta derrota los de Mike Krzyzewski veían truncada una racha de 7 victorias consecutivas para delirio de los más de 30.000 espectadores que asistieron en directo al duelo. Los Blue Devils dominaron la primera parte con un Jayson Tatum (19 puntos, 13 rebotes, 6 asistencias) muy activo. Tras el descanso, Tyus Battle (18 puntos) entró en ignición, con 8 puntos seguidos para los Orange para empatar a 47. El partido entró en el terreno del infarto hasta el final, cuando John Gillon (26 puntos, 6 asistencias) consiguió el triple definitivo para Syracuse.

Los Tar Heels no cerraron el título en solitario a la primera oportunidad, el 28 de febrero, por culpa de una derrota frente a Virginia (53-43) en la anotación más baja del equipo en las 14 temporadas a las órdenes de Roy Williams. La defensa de los Cavaliers funcionó a la perfección y dejó a los visitantes en un 25% en los triples. En un partido de baja anotación, los 17 puntos de Kyle Guy (5 de 7 en triples, además de 6 rebotes y 4 asistencias) bastaron para llevar a los Cavaliers al triunfo.

Louisville cedió el 2 de marzo ante Wake Forest (88-81), dándole a North Carolina el título en solitario de la liga regular. El equipo de Pittino comenzó el duelo acertado en ataque, anotando 12 de sus primeros 20 lanzamientos. Pero tras ponerse 14 arriba, su efectividad bajó, así como su capacidad para frenar a sus rivales. Especialmente al pívot John Collins, quien les endosó 25 puntos además de capturar 11 rebotes (5 ofensivos).

Louisville reaccionó cuando más lo necesitaba, en su último partido de liga frente a una Notre Dame (71-64) que aspiraba a desplazarla de los primeros lugares de la clasificación. Los locales dominaron claramente el rebote (44-27) con un papel destacado de Mangok Mathiang, pero no consiguieron quitarse de encima a los Fightin Irish liderados opr V.J. Beachem (17 puntos, 8 rebotes, 2 tapones) y Bonzie Coolson (20 puntos, 5 rebotes). Quentin Snider (17 puntos, 6 asistencias) anotó 4 triples en la segunda parte, pero allí seguía Notre Dame, 2 abajo a 50 segundos del final. Trece segundos más tarde, Deng Adel firmó el triple clave.

El 1 de marzo, antes de verse las caras con North Carolina, Duke se rehizo de una derrota en su visita a Miami (55-50) superando en casa a Florida State (75-70). Los Seminoles venían de romper una mala racha de dos partidos perdidos con dos triunfos frente a las débiles Boston College y Clemson. Frank Jackson (22 puntos), el novato menos reconocido de Duke de este curso y el único base puro de la plantilla, rompió a los visitantes con su acierto. Tras una buena racha del director de juego (13 puntos en 3 minutos y medio), los Blue Devils se pusieron 19 puntos arriba en la segunda parte.

North Carolina y Duke protagonizaron un espectacular intercambio de golpes el 4 de marzo (90-83). Empezó castigando Amile Jefferson (12 puntos, 6 rebotes) a Kennedy Meeks, pero fue un espejismo y pronto los pívots de North Carolina impusieron su ley, liderados por un Isaiah Hicks (21 puntos, 9 rebotes) que se cebó en la defensa de Jayson Tatum (13 puntos, 5 rebotes), un alero jugando de cuatro. Joel Berry  (28 puntos) se apuntó unos primeros 20 minutos espectaculares anotando 19 puntos y convirtiendo los 5 triples que lanzó, para compensar la noche de desacierto de Justin Jackson (15 puntos, pero 6 de 17 en el lanzamiento). Luke Kennard (28 puntos, 5 rebotes) le dio la réplica en Duke, manteniendo la igualdad al descanso. A 5 minutos del final los Tar Heels parecían en disposición de romper el partido desde el trampolín de sus 6 puntos de ventaja, pero Kennard sostuvo a los Blue Devils hasta que apareció Grayson Allen (14 puntos) para cerrar distancias con un triple. Berry, desaparecido tras el descanso, se reactivó con 7 puntos consecutivos para dar el estirón definitivo mientras Duke fallaba 4 tiros libres de 6 intentos (Allen, 1 de 4 en esta mala racha).

North Carolina cerró la liga regular de la Atlantic Coast con 14 victorias y 4 derrotas, con dos triunfos de margen respecto a Florida State (que mantuvo su posición superando a la complicada Miami el último día), Louisville y Notre Dame, todas ellas con un balance de 12-6. Por detrás de ellas finalizaron Duke y Virginia, ambas con 11 triunfos y 7 derrotas.

En el torneo de conferencia, Syracuse cayó a las primeras de cambio ante una Miami que luego no pudo plantar cara a North Carolina. El rival de los Tar Heels en la semifinal fue una Duke que venía de remontar ante Louisville una desventaja de 12 puntos a 13 minutos del final, gracias a los puntos de Jayson Tatum (25 puntos, 6 rebotes), Grayson Allen (18 puntos) y 3 triples claves de Luke Kennard (24 puntos, 10 rebotes). North Carolina impuso de salida su dominio en la pintura de Kennedy Meeks (19 puntos, 12 rebotes) y Isaiah Hicks (19 puntos, 7 rebotes) sobre Tatum (24 puntos, 7 rebotes), llegando a tener 13 puntos de ventaja a 14 minutos del final. Pero Duke supo esperar su momento, y éste llegó cuando el base Joel Berrry se fue al banquillo con 4 faltas. Luke Kennard (20 puntos) y Grayson Allen (18 puntos, 5 de 6 en triples) empezaron a anotar hasta conseguir un parcial de 4 a 20 para su equipo, que una vez se puso por delante ya no paró hasta el triunfo final (83-93).

En la otra semifinal Notre Dame, que venia de eliminar a Virginia en cuartos, superó a Florida State (73-77). En la primera parte los Fightin Irish anotaron 8 de sus 15 triples. Su rival, 0 de 7. Al descanso los de Mike Brey, formado como entrenador en Duke a las ordenes de “Coach” K, ganaban 26 a 42. En la segunda parte apareció desde el banquillo Braian Angola-Rodas (17 puntos), para anotar 14 de los 15 puntos de los Seminoles en un lapso de 5 minutos. La resucitada Florida State se animó hasta acercarse a sólo 5 puntos en el último minuto, pero los tiros libres de Bonzie Colson (18 puntos, 6 rebotes) y Rex Pflueger evitaron la remontada.

En su cuarto partido en 4 dias, Duke venció en la final a Notre Dame (69-75) en el duelo entre dos equipos de “small ball”. Amile Jefferson (14 puntos, 5 rebotes)  empezó aprovechando su mayor altura ante Bonzie Coolson (29 puntos, 9 rebotes, 3 recuperaciones). Coolson no tiene centímetros (1,95), pero si muchas otras cualidades. Un arreón del falso pivot permitió a los Fightin Irish cerrar la primera parte con sus opciones intactas (34-38) a pesar de su desacierto en los triples. Tras el descanso, una nueva racha de Coolson, secundado por VJ Beachem (15 puntos), dio a Notre Dame 8 puntos de margen. Jefferson apareció al rescate. Con el partido igualado, el atlético JaysonTatum (19 puntos, 8 rebotes) sentenció con tres jugadas. Tras poner un tapón a Steve Vasturia, atravesó la pista botando para anotar un bandeja a 1 minuto y medio del final.  Luego penetró para dar la asistencia del triple librado de Matt Jones. Y finalmente, con un mate y tiro libre adicional dio a Duke 5 puntos de ventaja con 25 segundos por jugarse.

Big East

Villanova, que ha tenido la baja en este tramo de la temporada de Darryl Reynolds (su único hombre alto fiable) por un problema en las costillas, podía haber certificado su título de liga regular el 22 de febrero, pero la visitante Butler no estaba para fiestas (66-74). Era la primera vez que los séniors Josh Hart, Kris Jenkins y Reynolds perdían un partido en casa en sus 4 años de carrera NCAA. Villanova parecía tener el triunfo encarrilado cuando ganaba de 7 a 10 minutos y 30 segundos del final. Los Bulldogs fueron entonces capaces de endosarles un parcial de 0-18 con 9 puntos de su mejor anotador Kelan Martin (22 puntos, 8 rebotes). De las tres derrotas sufridas hasta ahora en este curso por los de Jay Wright, dos han sido frente a este rival.

El título para Villanova llegó en su siguiente partido, también en casa, frente a Creighton (79-63). Marcus Foster (25 puntos, 6 de 9 en triples, 5 rebotes y 8 asistencias) y Khyri Thomas (17 puntos, 5 asistencias) habían evitado que los Wildcats se escaparan en el marcador en la primera parte. Pero a 11 minutos del final, cuando Kris Jenkins (15 puntos, 4 rebotes, 3 asistencias, 4 recuperaciones) conectó su primer triple tras haber fallado sus 5 intentos previos, Villanova puso en marcha el turbo y ya no hubo manera de frenarla.

Villanova, que recuperó a Reynolds en el último partido de liga regular frente a Georgetown, cerró esta parte de la temporada con 15 victorias y 3 derrotas, por delante de Butler (12-6), y 4 equipos con un balance idéntico de 10 triunfos en 18 partidos: Creighton, Seton Hall, Providence y Marquette.

La primera de esta liga regular se plantó en la final del torneo gracias a la canasta con tiro libre adicional tras rebote ofensivo a 9 segundos del final de Josh Hart (19 puntos, 10 rebotes) que les permitió derrotar a Seton Hall en la semifinal (55-53). Los Pirates, que habían dominado durante la primera mitad liderados por Desi Rodríguez (14 puntos, 6 rebotes), tuvieron un último lanzamiento cercano al aro de Angel Delgado para evitar la derrota, pero el pivot no supo definir ante Kris Jenkins. Villanova firmó el doblete tras ganar cómodamente a Creighton en la final (74-60). Los Wildcats tuvieron suficiente con una buena defensa y una correcta circulación de balón para conseguir buenos tiros. Una vez más, Josh Hart fue su líder con 29 puntos y 6 rebotes.

Big 10

El final de liga regular en esta conferencia ha sido de locos. El 22 de febrero la entonces tercera en liza, Maryland perdió ante la cuarta, una enrachada Minnesota que sumaba 6 victorias seguidas (75-89). El equipo de Pitino hijo, Richard, superó claramente a los Terrapins en la segunda parte gracias a la buena actuación de Dupree McBrayer (14 de sus 18 puntos en este período). La victoria tuvo un significado especial para Minnesota. Apenas un mes antes, precisamente ante Maryland, el equipo había tocado fondo encadenando cinco derrotas.

El sábado 25 de febrero Maryland volvió a caer, esta vez en casa ante Iowa (69-83). Por los Hawkeyes, Jordan Bohannon firmó el mejor partido de su carrera universitaria con 24 puntos y 8 triples convertidos de 10 intentados (a pesar de haberse lesionado un dedo en el entrenamiento del día anterior). Bien acompañado en la pintura por el freshman Tyler Cook (21 puntos y 10 rebotes), entre ambos inflingieron a los Terrapins su tercera derrota consecutiva (la primera, ante Wisconsin,os la comenté en mi artículo previo) dejándoles sin opciones de título.

La segunda aspirante, Wisconsin, cedió el 23 de febrero en su visita a la deshauciada Ohio State (83-73) que conseguía así su primera victoria frente a un equipo del Top 25 en casi un año. Los Badgers sólo mandaron en el marcador durante los 2 minutos y 19 segundos iniciales, gracias a los triples de Vitto Brown i Bronson Koenig (27 puntos). A partir de ese momento fueron incapaces de evitar que los Buckeyes se les escapasen de hasta 14 puntos.

Tras estos resultados, Purdue hubiera afianzado de forma casi definitiva su liderato con un triunfo. Pero Michigan y un alero alemán de 2,10, Moritz Wagner, se interpusieron en su camino (82-70) el 25 de febrero. Wagner anotó 22 de sus 24 puntos en la primera parte. Purdue no pudo recuperar los 15 puntos de desventaja con los que llegó al descanso (45-30). Michigan parecía el mundo al revés. Su hombre alto acabó con 4 de 8 en triples (10 de 15 global en el tiro) mientras su base, Derrick Walton (17 puntos, 5 asistencias), se convertía en el mejor reboteador del encuentro con 11 rechaces.

Wisconsin podía haber empatado con Purdue al frente de la clasificación de haber vencido a Michigan State el día siguiente, pero fueron incapaces de contrarestar la actuación de Nick Ward (84-74). El pívot freshman sólo estuvo en pista 19 minutos por problemas de personales, tiempo suficiente para anotar 22 puntos y capturar 9 rebotes. Los Badgers se anotaron un parcial de 4 a 15 que les permitió cerrar la primera parte con sólo un punto de desventaja. Mediada la segunda encajaron otro de 11 a 1 que no pudieron compensar, a pesar que Ward y el otro novato estrella, Miles Bridges (17 puntos, 7 rebotes, 4 asistencias), estaban en el banquillo cargados de faltas. En los últimos segundos el sénior Eron Harris, fuera de juego por una lesión de rodilla, entró en pista vestido de corto para cumplir el ritual de besar el escudo del centro de la pista en el último partido de su carrera en casa. Un bonito detalle del entrenador Tom Izzo.

El 28 de marzo al fin ganó Purdue. Frente a Indiana, los Boilermakers se aseguraron como mínimo un empate al frente de la clasificación (86-75). Los Hoosiers, campeones del año pasado, se avanzaron 14 a 17. Purdue respondió con un parcial de 19 a 6 alimentado por los 13 puntos de Dakota Mathias (19 puntos, 7 rebotes). En la segunda mitad, con los hombres altos de Indiana cargados de faltas, Caleb Swanigan (21 puntos, 10 rebotes) acabó de rematar a los visitantes.

La nueva derrota de la única que aún podía empatar con Purdue, Wisconsin, el 2 de marzo frente a Iowa (57-59) acabó de clarificar el panorama en este caótico final. Cuando parecía que los Badgers tenían el triunfo en la mano, ganando de 9 a 4:15 del final, llegó la remontada visitante. Wisconsin fue incapaz de sumar un solo punto en los últimos 3 minutos y 12 segundos. A 10 segundos del final Jordan Bohannon (11 puntos, 4 rebotes, 5 asistencias), cuyos hermanos mayores Zach y Jason habían jugado para su rival, anotó el triple definitivo.

En la última jornada de liga regular, el 5 de marzo, Purdue venció en su visita a Northwestern (65-69), con Caleb Swanigan (20 puntos, 14 rebotes) consiguiendo su doble doble número 25 del curso, para firmar un balance de 14 victorias y 4 derrotas en esta parte de la temporada. Wisconsin, que venía de perder 5 de sus 6 compromisos anteriores, superó a Minnesota (66-49) gracias a la actuación de Bronson Koenig tras el descanso. El base, que estuvo sentado muchos minutos en la primera parte con problemas de faltas, anotó todos sus puntos, 17, en la segunda para llevar a los suyos hasta el doceavo triunfo en liga regular. Sin embargo, un triple en el último segundo de Melo Trimble (16 puntos, 6 rebotes) para Maryland ante Michigan State (63-60) dejó a los Badgers sin el segundo lugar de la Big 10, que finalmente fue para unos Terrapins que también finalizaron con 12 victorias y 6 derrotas. Por detrás de este trio en la clasificación quedaron Minnesota (11-7), Northwestern (10-8), Michigan (10-8), Michigan State (10-8) y Iowa (10-8).

El avión que debía transportar a Michigan al torneo de esta conferencia sufrió un accidente en el momento de despegar. Aunque ninguno de sus jugadores resultó herido, los Wolverines hubieron de lamentar la perdida de su vestuario. Con la equipación de entrenamiento fueron capaces de derrotar a Illinois (75-55) y ya adecuadamente equipados, de dar la sorpresa frente al primer cabeza de serie, Purdue (70-74), en un partido tremendamente igualado que se decidió en la prórroga. Las dos canastas en juego de Michigan en el tiempo extra fueron de Zak Irvin, el mismo que había empatado a 66 al final del segundo tiempo justo antes que D.J. Wilson (26 puntos, 8 rebotes, 3 tapones) taponase el triple desesperado de Carsen Edwards (17 puntos, 4 recuperaciones). En semifinales los de John Beilein eliminaron a Minnesota.

En la otra parte del cuadro Indiana alimentó sus esperanzas con una victoria en primera ronda frente a Iowa (95-73), sólo para ceder en cuartos frente  Wisconsin (70-60). En otro duelo de cuartos, Northwestern sorprendió a Maryland (64-72). En los primeros compases de la segunda parte, los Wildcats se vieron 10 abajo, pero salieron del apuro gracias a un parcial de 2 a 20 con Scottie Lindsey (17 puntos) y Bryan McIntosh (16 puntos, 6 asistencias) asumiendo el mando. Durante ocho minutos Maryland sólo anotó 1 de sus 7 lanzamientos de campo y perdió 6 balones. En la semifinal, la defensa de Wisconsin no dio ninguna opción a Northwestern (76-48).

Bien está lo que bien acaba. Eso debió pensar Michigan, que se olvidó del susto inicial con el avión venciendo a Wisconsin en la final del torneo (56-71). Los Wolverines anotaron el 56% de sus tiros con Derrick Walton (22 puntos, 6 rebotes, 7 asistencias), DJ Wilson (17 puntos, 6 rebotes, 3 asistencias) y Zak Irvin (15 puntos, 7 rebotes, 5 asistencias) como estiletes ofensivos. Tras una primera mitad igualada, la defensa de Michigan impidió a los Badgers anotar ningún lanzamiento de campo durante 8 minutos (0 de 8), forzándoles además 4 pérdidas de pelota.

Big 12

Kansas se aseguró como mínimo acabar empatada en primer lugar la liga regular de su conferencia derrotando a Texas Cristian University (87-68). En su siguiente compromiso, el 26 de febrero en la pista de Texas, acabó el trabajo (67-77) proclamándose campeona de su liga regular por treceava temporada consecutiva (4 fueron empatadas con otro equipo) en los 14 cursos que el entrenador Bill Self lleva al frente del equipo. En su último partido en casa del curso, Oklahoma estuvo a punto de sorprender a los Jayhawks, pero Frank Mason y Devonte Graham se conjuraron para recuperar una desventaja de 10 puntos en el ecuador de la segunda parte. Mason cerró la liga regular a lo grande en la pista de Oklahoma State (85-90), con 27 puntos, 8 rebotes y 9 asistencias.

El resto de equipos, conscientes que Kansas era inalcanzable, buscaron mejorar sus opciones de cara a los playoffs. Iowa State sumó una importante victoria ante Baylor (72-69) con un triple crucial de Deonte Burton (22 puntos) a  tablero a poco más de un minuto para el final punteado por un jugador 15 centímetros más alto, Jo-Lual Acuil. Los Cyclones sumaban así 5 victorias consecutivas mientras su rival encajaba su quinta derrota en 8 partidos, a pesar de la buena actuación de su estrella Jonathan Motley (27 puntos, 11 rebotes, 4 asistencias) y de haber avasallado en el rebote (17 a 37). El sexto seguido de Iowa State llegó, también con sufrimiento final, frente a Oklahoma State (86-83).

West Virginia, por su parte, mantuvo momentáneamente el segundo lugar de la clasificación gracias al tiro libre de Daxter Miles a 4,8 segundos del final que le dio la victoria frente a Texas Christian University, o TCU (60-61), tras una más que rigurosa personal. Sin embargo la derrota en su visita a Baylor (71-62) la hizo caer dos posiciones. Tras una primera mitad igualada, el partido se decantó en la segunda por dos factores. El primero, la irrupción de Jonathan Motley con 19 de sus 23 puntos en este período. El otro, los problemas de personales de dos de los mejores hombres de los visitantes, Jevon Carter y Nathan Adrien.

Finalmente, West Virginia acabó con la buena racha de Iowa State (87-76) en el último partido de liga regular para ambos. Los Cyclones resistieron las primeras embestidas locales para llegar empatados a 33 a los 3 últimos minutos de la primera parte. Y entonces se le calentó la mano a Daxter Miles (23 puntos, 7 rebotes). Hasta el descanso anotó 8 de los 10 últimos puntos de los Mountaineers, y volviendo de los vestuarios 8 de los 10 primeros, para dejar el marcador en 53-45. La defensa de West Virginia colaboró dejando a Iowa State en un 3 de 20 en los lanzamientos en los primeros 10 minutos del segundo período.

Baylor cerró la liga regular con una victoria ante la decepcionante Texas (64-75) en una gran noche, otra más, de Jonathan Motley (17 puntos y 17 rebotes) que le daba el segundo lugar de la clasificación por detras de Kansas (16-2). Los Bears acabaron con el mismo balance que West Virgina y Iowa State, 12 triunfos y 6 derrotas.

En los playoffs de la Big 12 Kansas, primera cabeza de serie cayó de forma sorprendrente en cuartos de final ante la octava TCU (82-85). La defensa zonal de los Horned Frogs permitió a los Jayhawks, que no contaron a causa de una sanción por motivos extradeportivos con Josh Jackson, escaparse en el marcador en los primeros minutos. TCU pasó a individual y remontó para acabar ganando gracias a una mejor gestión de sus últimos ataques. La número 3 Baylor cayó en esta misma ronda frente a Kansas State (64-70). La táctica de los Wildcats de centrar sus esfuerzos defensivos en anular a Jonathan Motley y Manu Lecomte fue la clave de su triunfo, así como el 5 de 6 en tiros libres de Barry Brown en el último minuto.

Estas eliminaciones prematuras dieron alas a Iowa State y West Virginia para plantarse en la final. Los segundos se deshicieron en semifinales de Kansas State (51-50), aunque con mucho sufrimiento. Los Wildcats llegaron a tener 12 puntos de ventaja en la segunda parte, hasta que el entrenador de West Virginia, Bo Huggins, ordenó pasar a zona 1-3-1 en defensa. A 1:47 del final, un triple de Tarik Phillip (13 puntos) ponía el empate a 50 en el marcador. Un tiro libre de Esa Ahmad (15 puntos, 10 rebotes) marcó la sentencia. Los Cyclones, por su parte, no pasaron apuros frente a TCU (84-63).

En la gran final, Iowa State consiguió su tercer título de las últimas 4 temporadas (74-80). Los Cyclones no empezaron bien, lo que aprovechó West Virginia para conseguir 8 puntos de ventaja. Poco les duró la alegria. Diez puntos casi consecutivos del secundario Darrell Bowie (10 puntos, 6 rebotes en 14 minutos de juego) impulsaron a los campeones para llegar al descanso por delante, 29-35. La segunda mitad fue espectacular. Deonte Burton (16 puntos, 5 rebotes, 3 recuperaciones), desaparecido en la primera parte, apareció al principio de la segunda para ampliar la ventaja de los suyos. Los Mountaineers intentaron reaccionar con ataques fulgurantes y una presión agobiante a toda pista, y como no era suficiente, añadieron una zona 1-3-1 en estático. Iowa State se adaptó, superando la presión con pases largos para evitar que su rival les obligara a atacar en estático. Los fallos en los tiros libres de West Virginia hicieron vano el esfuerzo final de Jevon Carter (18 puntos).

Pacific 12

Allonzo Trier va cogiendo la forma poco a poco. El 24 de febrero, en su décimo partido tras volver de su suspensión de 19 por la presencia de un producto dopante en su sangre, el escolta anotó 25 puntos para Arizona frente a Southern California (90-77). En sus primeros 8 partidos su serie de acierto en los triples fue bastante floja, 10 de 33. Ante Washington sumó 4 de 5, y frente a USC conectó 4 de 6. Los Trojans llegaron a tener 9 puntos de ventaja tras un mate de De’Anthony Melton. Los visitantes aún ganaban de 5 a 2:41 del descanso cuando Kobi Simmons y Trier empezaron a meter triples (2 por cabeza) hasta firmar un parcial de 12 a 2. Arizona ya no volvió a ceder el mando en el marcador.

El 26 de febrero UCLA asaltó la pista de Arizona (72-77), un triunfo que reafirmaba a los Bruins de cara al cuadro del torneo del March Madness y que dejaba a los locales sin el liderato en solitario de la conferencia. La buena labor de Lonzo Ball (11 puntos, 5 rebotes, 8 asistencias) anotando y asistiendo dio 7 puntos de ventaja a los visitantes en la primera parte, pero el equipo de Sean Miller cerró el período con un parcial de 5 a 15 en el que destacó Parker Jackson-Cartwright (11 puntos, 6 asistencias). Tras el descanso los Bruins recuperaron el mando, y no lo hicieron sólo con su arma habitual, el triple, sino también con su ventaja en el rebote ofensivo (1 a 9 en la segunda parte). El pívot Thomas Welsh fue uno de los destacados, sumando 12 de sus 14 puntos en los últimos 20 minutos. Los esfuerzos de Allonzo Trier (28 puntos) por evitar la derrota fueron vanos.

La gran favorecida por este resultado fue una Oregon que el 23 de febrero perdia de 16 puntos al inicio de la segunda parte en la pista de California. Los Ducks empezaron a remontar  con su presión a toda pista hasta ponerse diez abajo a 4 minutos del final. 60 segundos más tarde la ventaja local era de sólo un punto con los triples consecutivos de Chris Boucher (18 puntos, 5 rebotes), Dylan Ennis y Payton Pritchard. La canasta definitiva, la del triunfo, la anotó el de siempre, Dillon Brooks (22 puntos), a 2 décimas de la conclusión del encuentro (65-68).

El entrenador de Oregon, Dana Altman, volvió a sudar de lo lindo el sábado 25 de febrero en la visita de su equipo a Stanford (73-75). Los Cardinals llegaron a perder de 12 puntos en la primera mitad para remontar y ponerse por delante (71-69) a 3 minutos del final con una canasta de Reid Travis (27 puntos, 14 rebotes). Con empate a 73, los Ducks capturaron hasta 4 rebotes ofensivos en su larga última posesión (duró 1 minuto y 24 segundos) para acabar sumando 2 puntos a 13 segundos del final con un palmeo afortunadísimo de Jordan Bell. En el último ataque local, Travis perdió la pelota.

En  la última jornada Arizona y Oregon solventaron holgadamente sus compromisos y ambos, con el mismo balance de 16 victorias y 2 derrotas, hubieron de compartir el título de campeones de la PAC 12, con un triunfo de margen respecto a la tercera, UCLA. Utah (11-7), cuarta, adelantó a Southern California (10-8) y California (10-8).

El torneo de la PAC 12 se desarrolló por los cauces lógicos hasta  la final. Oregon superó a California (73-65) en una de las semifinales a pesar de los problemas de personales de Dillon Brooks y perder por una grave lesión en la rodilla a Chris Boucher, mientras en la otra Arizona se impuso a UCLA (86-75). Los californianos fueron los primeros en golpear con el acierto de Isaac Hamilton (20 puntos), hasta que Lauri Markkanen (29 puntos, 6 rebotes) empezó a anotar. Dos triples de Parker Jackson-Cartwright (su única canasta en juego) y Allonzo Trier (20 puntos, 4 rebotes, 4 asistencias) permitieron a los Wildcats irse al descanso con 6 puntos de margen, una renta que nunca peligró en la segunda parte. La receta de triples y defensa de Arizona mostró todas sus virtudes.

En la final ante Oregon, Arizona aprovechó la baja de Boucher para buscar puntos cercanos mientras su defensa se aplicaba sobre los tiradores rivales. A los 4 minutos de la segunda parte los Wildcats ganaban de 14 tras un triple de Allonzo Trier (23 puntos,, 8 rebotes), 49-35. Tyler Dorsey (23 puntos) lideró la reacción de los Ducks con 9 puntos (6 de tiros libres) y una asistencia para Dylan Ennis (12 punts). La presión de Oregon hizo estragos en la subida de pelota de su rival. Dillon Brooks (25 puntos), desaparecido tras el descanso tras haber empezado muy bien, se dejó ver con un triple para poner a Oregon a 3 puntos a 1:37 del final. Jordan Bell (16 punts, 10 rebots) anotó el 79-77 cuando restaban 25 segundos de juego. Trier, anotando 4 tiros libres sin fallo, dio a Arizona el título (83-80).

Southeastern Conference

Kentucky consiguio el liderato en solitario de su liga con una victoria ante su rival directo, Florida (76-66), el 26 de febrero. Malik Monk protagonizó otra de sus exhibiciones, anotando 30 de sus 33 puntos en la segunda parte. El escolta de primer año jugó su partido más completo, sin limitarse a los triples (5 de 7), sino penetrando también para forzar tiros libres (10 de 11) o dar asistencias (5) a sus compañeros, asumiendo funciones de base ante la ausencia por lesión de D’Aaron Fox. Florida llevó la iniciativa en la primera parte gracias a Kevaughn Allen (24 puntos, 5 de 11 en triples) con una ventaja de hasta 12 puntos, pero el dominio de Bam Adebayo (18 puntos, 15 rebotes) bajo los tableros sostuvo a los Wildcats para llegar al descanso empatados a 28. En la segunda parte el margen de los Gators fue de hasta 8 puntos, pero ante el show de Monk, ya ejerciendo de escolta y con sus compañeros jugando para él, fueron cediendo poco a poco hasta caer derrotados.

Monk volvió a ser clave el 1 de marzo en una sufrida victoria de los suyos ante Vanderbilt (73-63). Los Commodores cosieron con sus tiros lejanos a Kentucky en la primera parte, llegando a tener una ventaja máxima de 19 puntos a 8 minutos del descanso. De nuevo los Wildcats recurrieron a Batman y Robin, en este caso BatMonk (27 puntos) y RoBam Adebayo (16 puntos, 6 rebotes). Monk anotó 20 puntos en la segunda mitad, entre ellos dos triples decisivos y 4 tiros libres en los últimos 4 minutos. Adebayo le acompañó en este segundo período con 10 puntos, los mismos que el reaparecido D’Aaron Fox (13 puntos, 4 rebotes).

El campeón de liga regular se decidió el último día de competición, el 4 de marzo, con el triunfo de Kentucky ante Texas A&M (63-71) y la derrota de Florida contra Vanderbilt (73-71). La victoria de los de John Calipari volvió a sembrar dudas sobre el juego del equipo. Tras fallar 9 de sus primeros 10 lanzamientos, los Wildcats se encontraron con un marcador muy adverso (19-4) en una mala noche, que también las tiene, de Malik Monk (6 puntos, 2 de 10 en tiros de campo). Esta vez fue el base D’Aaron Fox quien asumió la responsabilidad (19 puntos, 15 en la segunda parte). Kentucky consiguió un colchón de 8-10 puntos de margen en los minutos iniciales de la segunda mitad y lo mantuvo hasta el final, ayudado por el poco acierto de los Aggies en los tiros libres (12 de 25).

Florida, por su parte, fue capaz de mantener a raya a los triplistas de Vanberbilt (5 de 22). A 12 minutos del final, los Gators vencían de 12. Y entonces los Commodores ajustaron su defensa y en ataque, ante sus problemas en la larga distancia, concentraron sus esfuerzos anotadores en la pintura. Luke Kornet (24 puntos, 6 rebotes) se erigió en líder ofensivo hasta que Riley Lachance (13 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias) le relevó con 7 puntos seguidos para culminar la remontada. Florida volvió a avanzarse una última vez, faltando 2 minutos y 39 segundos de partido, pero Kornet, un alero triplista de 2,15, se encargó de rematar a los de Mike White. Kentucky ganó su liga regular cediendo 2 derrotas en 18 partidos, mientras que Florida perdió 4. Por detrás de ellas quedaron Arkansas y South Carolina, ambas con 12 victorias y 6 derrotas.

En cuartos del torneo de la SEC Vanderbilt volvió a sorprender a Florida (62-72). Los Gators recuperaron una desventaja de 8 puntos al final de la segunda parte, e incluso tuvieron dos lanzamientos con empate a 58 para evitar la segunda derrota ante Vanderbilt en 8 dias, pero Kasey Hill (16 puntos) no anotó en su entrada a canasta y el lanzamiento de Kevarrius Hayes tras rebote ofensivo fue taponado por Joe Toye. La prórroga se abrió con un parcial de 0 a 7 que fue definitivo. En la otra parte del cuadro, South Carolina confirmó su mal momento cediendo ante Alabama (53-64). Sindarious Thornwell anotó 16 puntos, pero con un mal porcentaje de tiro (5 de 12).

Kentucky volvió a sembrar dudas en la semifinal contra Alabama (79-74). La Crimson Tide, que llegó a tener 10 puntos de ventaja en la primera parte, les superó en rebotes (28-33), puntos en la pintura (24-46) y puntos desde el banquillo (9-22). Los Wildcats se mostraron excesivamente dependientes de Malik Monk (20 puntos), que volvió a brillar después de dos partidos con el punto de mira desviado, y D’Aaron Fox (28 puntos). Arkansas, correosa, no cedió hasta que Fox tomó el mando de las operaciones anotando 12 de los últimos 17 puntos de los campeones, 9 de ellos consecutivos. En la otra semifinal Arkansas impuso su mayor capacidad atlética frente a una Vanderbilt (76-62) que no pudo aguantar el ritmo en la segunda parte.

Ya en la final, Kentucky ganó a Arkansas (82-65) rompiendo su tónica para empezar bien el partido. Sus rivales aguantaron el tipo hasta los últimos tres minutos y medio de la primera parte, cuando encajaron los triples de Monk (17 puntos), Dominique Hawkins (14 puntos) y Mychael Murder. Cuatro puntos seguidos de Adebayo (17 puntos, 9 rebotes) al inicio de la segunda parte dejaron en el marcador un 46-30. En los minutos finales los Razorbacks enturbiaron el juego con una falta flagrante de Dusty Hannahs y la expulsión de Moses Kingsley por su dureza.

West Coast

Gonzaga se proclamó campeona de su liga regular a la primera oportunidad, el 23 de febrero, apalizando sin compasión a San Diego (38-96). Los 58 puntos de margen suponen la victoria más abultada de este curso para los Bulldogs. Los débiles Toreros fallaron sus 10 primeros lanzamientos para acabar con un flojo 24,1% de acierto (14 de 58). Tantos tiros errados dispararon la diferencia en rebotes en favor de los de Mark Few, 51 a 30. Es la dieciseisava vez que ganan su liga regular en los últimos 17 cursos.

Y cuando ya se daba por hecho que Gonzaga acabaría invicta la liga regular, el equipo sufrió tras 29 victorias su primera derrota de la temporada en el último partido de esta fase, en casa ante Brigham Young (71-79). Los locales, que abrieron el enfrentamiento con un parcial de 7 a 0, llegaron a estar 15 arriba (20-5). Los Cougars reaccionaron con los puntos en la pintura de Eric Mika (29 puntos, 11 rebotes) y 3 triples de TJ Haws (17 puntos), el hermano pequeño del Tyler que jugó en la ACB (Obradoiro) la temporada pasada. En la segunda parte los Bulldogs volvieron a escaparse de 12. Una técnica al entrenador local Mark Few y dos triples seguidos de Nick Emery ajustaron el marcador ante una Gonzaga desconcertada. BYU, que antes sólo había estado por delante en el marcador de forma fugaz, tomó la iniciativa a 1:06 del final y ya no la dejó escapar.

El balance final de Gonzaga, tras 18 enfrentamientos, ha sido de 17-1. Por detrás de los Bulldogs quedó Saint Mary’s con 16 victorias y 2 derrotas, ambas ante los campeones de la West Coast. Más alejada, en tercera posición, acabó la responsable de la mancha en el expediente de la primera, Brigham Young, con 12 partidos ganados de 18 jugados.

El campeón del torneo de la West Coast también fue Gonzaga. Para hacer su doblete, los Bulldogs derrotaron en la final a Saint Mary’s (74-56). Przemek Karnowski (15 puntos, 10 rebotes, 4 tapones) controló sin necesidad de ayudas en defensa a Jock Landale (10 puntos, 5 rebotes, 3 tapones), y sus compañeros exteriores pudieron centrarse en anular a los tiradores de los Gaels. Al descanso la renta de los Zags era de 19 puntos. En la segunda parte, aprovechando un descanso de la montaña humana rival, Landale resurgió. Evan Fitzner anotó dos triples y el marcador se ajustó, 51-46. Pero entonces el pivot de Saint Mary’s cometió su cuarta falta, quedando en desventaja ante Karnowski. Nigel Williams-Goss (22 puntos, 6 rebotes, 6 asistencias, 6 recuperaciones) recobró el nivel de la primera parte y los campeones de liga regular se escaparon definitivamente en el marcador con tres jugadas seguidas de canasta y tiro libre adicional (en una sumaron 4 puntos gracias al rebote ofensivo del lanzamiento fallado de personal).

Las 68 elegidas

Las 32 campeonas de torneo, y por tanto ganadoras de una plaza para el cuadro del March Madness, han sido Duke (Atlantic Coast), Vermont (America East), Southern Methodist (American), Rhode Island (Atlantic 10), Florida Gulf Coast (Atlantic Sun), Iowa State (Big 12), Villanova (Big East), North Dakota (Big Sky), Winthrop (Big South), Michigan (Big Ten), UC Davis (Big West), UNC Wilmington (Colonial), Middle Tennessee (Conference USA), Northern Kentucky (Horizon), Princeton (Ivy League), Iona (MAAC), Kent State (MAC), North Carolina Central (MEAC), Wichita State (Missouri Valley), Nevada (Mountain West), Mount Saint Mary’s (Northeast), Jacksonville State (Ohio Valley), Arizona (Pacific 12), Bucknell (Patriot League), Kentucky (SEC), East Tennessee (SoCon), New Orleans (Southland), South Dakota State (Summit League), Troy (Sun Belt), Texas Southern (SWAC), New Mexico State (WAC) y Gonzaga (West Coast).

El Comité de Selección de la NCAA completó la lista de 68 invitando a 8 equipos de la Atlantic Coast (Florida State, Louisville, Miami, North Carolina, Notre Dame, Virginia, Virginia Tech y Wake Forest), 6 de la Big East (Butler, Creighton, Marquete, Providente, Seton Hall, Xavier), 6 de la Big Ten (Maryland, Michigan State, Minnesota, Northwestern, Purdue, Wisconsin), 5 de la Big 12 (Baylor, Iowa State, Kansas State, Oklahoma State, West Virginia), 3 de la Atlantic 10 (Dayton, Rutgers, Virginia Commonwealth), 3 de la Pacific 12 (Oregon, Southern California, UCLA), 3 de la Southeastern Conference (Arkansas, South Carolina, Vanderbilt), 1 de la American (Cincinnati) y 1 de la West Coast (Saint Mary’s).

Los 4 cabezas del serie del cuadro final serán Villanova en el Este, Gonzaga en el Oeste, Kansas en el Medio Oeste y North Carolina en el Sur. Ocho equipos disputaran una eliminatoria previa, el 16 y 17 de marzo, para acceder a la primera ronda del cuadro final sin apenas tiempo de descansar (18-19 de marzo). Cuatro de ellos (Mountt Saint Mary, New Orleans, North Carolina Central y UC Davis) son campeones de sus torneos, y personalmente considero injusto hacerles jugar esta fase. Los otros cuatro (Kansas State, Wake Forest, Providence, Southern California) son las balas que el Comité se guarda en la recámara para tener una historia de cenicientas en el torneo. La siguiente semana (23-26 de marzo) los equipos supervivientes quedaran reducidos a 4. Las semifinales se disputaran el 1 de abril y la gran final, dos días más tarde.

 

Publicado en http://www.encancha.com, 13 marzo 2017

 

 

NCAA: Villanova se corona en el March Madness

5 Abr

Los Wildcats se coronaron ante North Carolina como el mejor equipo universitario de los Estados Unidos del curso 2015-16, imponiendo su equilibrio de conjunto al mayor talento y espectacularidad de sus rivales.

La Universidad de Villanova se impuso a la de North Carolina por 74 a 77 ante 74.340 espectadores en la final de la edición del March Madness de este año 2016. No fue la final más vistosa y espectacular de la historia, pero si lo hubiera sido los Wildcats no hubieran sido los campeones. El equipo de la Big East impuso su defensa y su ataque equilibrado sobre el mayor talento, altura y fondo de armario de sus rivales. Los de Jay Wright anotaron el 58,3% de sus lanzamientos (57,1% en triples) con su sexto hombre, Phil Booth, a un nivel estelar (20 puntos, 8 de 9 en tiros de campo). North Carolina, un conjunto que destaca por su anotación en transición y sus puntos en la pintura, tuvo que recurrir a los triples para mantener sus opciones. Y casi le sale bien.

Villanova intentó llevar la final a su terreno, con sus trampas sobre la subida del balón para no dejar correr a los Tar Heels, cerrándose entorno a su aro para negar la pintura a sus rivales y aprovechando al máximo sus opciones ofensivas. Los Tar Heels no encontraban pasillos para anotar, ni sus pívots tenían acceso al rebote ofensivo. Pero lo que los de Roy Williams no encontraban dentro, lo encontraron fuera. Tres triples consecutivos permitieron a North Carolina cambiar la dinámica (7 de 9 al descanso en canastas de 3 puntos, 6 de 6 entre Berry y Justin Jackson). El base Joel Berry (20 puntos, 4 asistencias) entró en ignición, sumando 12 puntos seguidos para la universidad de Michael Jordan que ganaba al descanso 39 a 34.

En la segunda mitad los Wildcats subieron un grado más el nivel físico del duelo. Los porcentajes de North Carolina en el lanzamiento exterior cayeron mientras sus rivales les seguían negando la pintura. Los Tar Heels no conseguían hacer llegar la bola a Brice Johnson (14 puntos, 8 rebotes) mientras Kennedy Meeks (1 de 8 en el tiro) vivía una noche para olvidar. El margen de los campeones subió hasta los 7 puntos de la mano de Kris Jenkins (14 puntos) y Ryan Arcidiacono (16 puntos). Marcus Paige (21 puntos, 5 rebotes, 6 asistencias) intentó evitar el desastre, pero cada una de sus acciones recibía respuesta. Booth anotó el 57 a 67 a 5:30 minutos del final. UNC presionó y empezó a remontar. Marcus Paige empataba a 74 cuando faltaban 4.7 segundos con un triple imposible. Y en el último segundo Kris Jenkins le respondió con el triple de la sentencia.

Casualmente la mayor alegría de Jenkins comportó la mayor decepción para su hermano, el base de North Carolina Nate Britt. Ambos jóvenes se conocieron en las ligas de verano, y se hicieron amigos. Kris, debido a una serie de problemas familiares, empezó a pasar cada vez más tiempo en casa de los Britt. Y cuando sus notas cayeron en el instituto y el chico empezó a frecuentar malas compañías, su madre Felicia lo tuvo muy claro: le pidió a los Britt que se convirtieran en los tutores legales de su hijo.

Esta es la intrahistoria más curiosa de un torneo que ha dado mucho de si. A continuación os hago un resumen de lo más interesante que ha ocurrido en estos tres fines de semana intensivos de baloncesto, empezando por una primera ronda de verdadera locura y acabando con unas semifinales apasionantes.

¡Vaya inicio de March Madness!

La primera tanda de 32 partidos del gran torneo universitario de este año envió a la basura la inmensa mayoría de las predicciones que con esmero e ilusión habíamos elaborado todos los aficionados. De los 13 millones que tenía registrada la ESPN, sólo 6 seguían impolutas. Cierto es que la temporada hasta ese momento había sido impredecible, sin un favorito claro e indiscutible, pero lo ocurrido en la primera ronda supera todo lo imaginable. Diez equipos con un número de cabeza de serie de dos dígitos (o sea, entre 10 y 16) dieron la sorpresa tumbando a sus rivales. Admitamos que la NCAA coló algunas trampas, como siempre, para asegurarse una historia de “cenicientas” (los 11 de Wichita State y Northern Iowa, por ejemplo), pero el resto fueron genuinos bombazos.

Era un sacrilegio pensar que Michigan State (número 2 de serie) no superaría las dos primeras rondas del torneo de marzo. Más del 90% de los aficionados eran de esta opinión. Entre ellos no debían estar los jugadores y técnicos de la modesta 15, Middle Tennessee (81-90). Los Blue Raiders, campeones de la Conference USA, abrieron el partido con un parcial de 15 a 2. Los jugadores de Tom Izzo se recuperaron, y se acercaron en el marcador, pero nunca se pusieron por delante. Su estrella, Denzel Valentine, anotó 13 puntos y repartió 12 asistencias, pero no fue el líder que los suyos necesitaban. A falta de 3 minutos, con Michigan State 3 abajo (76-79), perdió un balón. Más adelante tuvo un triple librado para empatar, y tampoco acertó.

El número 14 Stephen F. Austin eliminó a la número 3 West Virginia (56-70). Los Lumberjacks, el equipo con la racha más larga de victorias del país en aquel momento, le dieron a los Mountaineers de su propia medicina. A la presión a toda pista de los de Bob Huggins respondieron con su defensa cara a cara. Si West Virginia ha sido el líder universitario en pelotas recuperadas, su verdugo ha sido el equipo que más pelotas ha hecho perder a sus rivales. Ninguno de los dos equipos fue capaz de superar el 31% de acierto en sus tiros de campo. Al principio de la racha de triunfos de los suyos, Thomas Walkup se dejó la barba. Eso fue a primeros de noviembre. Y como si fuera Sansón, el escolta se fue hasta los 33 puntos (19 de 20 en tiros libres), 9 rebotes, 4 asistencias y 4 recuperaciones.

Hawaii dejó de ser tema de conversación este mes de marzo por sus olas, y pasó a serlo por el equipo de baloncesto de su universidad. Esta número 13 sumó su primer triunfo en la historia del March Madness a costa de la número 4 California (66-77). Fue el cierre lógico a una semana negra para los californianos. Tras ver como su máximo anotador, Tyrone Wallace, se rompía la mano en un entrenamiento en los días previos al encuentro, durante la rueda de calentamiento otro de sus jugadores claves, Jabari Bird, sufría unos problemas en la espalda que le impedían jugar. Y encima Yann Hufnagel , ayudante del entrenador Cuonzo Martin, estaba suspendido por una acusación de acoso sexual. Para rematar la faena, el novato Jaylen Brown (será uno de los 5 primeros elegidos en el draft de este año de la NBA) no tuvo su noche (4 puntos con 1 de 6 en los tiros de campo, y 5 faltas que le permitieron jugar tan solo 17 minutos).

La número 5 Purdue se escapó en el marcador de la número 12 Arkansas Little-Rock, campeona de la Sun Belt, tras el descanso. Un triple de Vince Edwards daba a los Boilermakers 14 puntos de ventaja a 5 minutos del final. Pero Josh Hagins (31 puntos, 7 rebotes, 6 asistencias, 5 recuperaciones) no se dio por vencido. El base sénior de los Trojans lideró la remontada, anotó el triple que forzó la primera prórroga, la entrada que forzaba la segunda, y los tiros libres que hicieron posible la sorpresa (83-85).

La otra número 12 que hizo saltar la banca en la primera ronda fue Yale. Los empollones de la Ivy League superaron a la correosa y física Baylor (75-79), consiguiendo el primer triunfo en el March Madness de la historia de esta universidad. El base Makai Mason (31 puntos, 6 rebotes, 4 asistencias) volvió locos a los Bears con su lanzamiento exterior en una primera parte casi perfecta. Baylor, un equipo que habitualmente defiende en zona, cambió a individual, probó zonas diferentes, presionó a toda pista, pero nada fue efectivo frente a un Mason en estado de gracia. En la segunda parte la renta de los Bulldogs llegó a ser de 13 puntos antes que las faltas les hicieran ceder terreno. En los segundos finales Baylor tuvo la opción de evitar la derrota, pero Lester Medford perdió la pelota en su último ataque.

Tres números 11 noquearon al 6 que les había tocado en suerte. Wichita State, que venía de la fase previa de los First Four, se deshizo de una Arizona (55-65) que no ha vivido su mejor temporada gracias a una buena defensa y los puntos de su dúo exterior, Fred VanVleet (16 puntos, 4 rebotes, 5 recuperaciones) y Ron Baker (13 puntos, 5 rebotes, 6 asistencias). Gonzaga apeó del torneo a Seton Hall (52-68) anulando al mejor jugador rival, Isaiah Whitehead (10 puntos, 4 de 24 en tiros de campo) y buscando en la pintura a Domantas Sabonis (21 puntos, 16 rebotes, 4 asistencias). Y Northern Iowa, en un final de locura (¿Acaso no estamos hablando de la Locura de Marzo?) eliminó a Texas (72-75) con un triplazo increíble de Paul Jesperson desde media pista que pasará a la historia del torneo.

Respecto a los números 10 que dieron la campanada en la primera ronda, Virginia Commonwealth (VCU) superó a Oregon State (67-75) liderada por JeQuan Lewis (21 puntos, 8 asistencias, 7 rebotes) y Mo Alie-Cox (20 puntos, 7 de 8 en los tiros de campo), y Syracuse fulminó a Dayton (51-70) a expensas una vez más de su típica zona 2-3.

Vuelve la normalidad en la segunda ronda

En la siguiente tanda de partidos la lógica recuperó su cetro, y las cenicientas fueron volviendo a casa una a una, aunque no sin provocar sudores fríos en más de un favorito. Sólo dos cabezas de serie de dos dígitos superaron esta ronda. Uno, por méritos propios. Otro, porque no había opción de que no fuese de esa manera.

Si en su cita anterior Gonzaga había eliminado a un número 6, en esta subió la apuesta frente a un número 3, Utah (59-82). Una vez más, la clave fue Sabonis (19 puntos, 10 rebotes). El hijo de la leyenda del baloncesto lituano está escribiendo a pasos agigantados su propia historia. El pívot, además de hacer sus números, sacó el partido al jugador básico de los Utes, el austríaco Jakob Poetl (5 puntos, 4 rebotes), cargándolo con 2 faltas en los minutos iniciales. El joven Sabonis, además, le comió la moral a su rival con un tapón en la primera jugada de la segunda parte.

Syracuse era el otro invitado inesperado que sobrevivió al primer fin de semana. En su caso, ayudado por el hecho de que su rival fuera Middle Tennessee (75-50). Tras una primera mitad igualada, un parcial de 21 a 2 durante la segunda basado una vez más en su defensa zonal dio el triunfo a los de Jim Boeheim. El caso de esta universidad es digno de estudio. Hace 40 años que defiende siempre en 2-3, sin ninguna variación, los 40 minutos de todos los partidos. Y le sigue funcionando.

Stephen F. Austin hizo sudar a Notre Dame (76-75) hasta el último segundo. Ambos conjuntos intercambiaron golpe por golpe, canasta por canasta, durante 40 minutos, hasta que en el último instante un palmeo del suplente Rex Pflueger permitió sobrevivir a los Fightin Irish. En un equipo plagado de jugadores con talento, con un cinco inicial con muchos puntos en las manos, tuvo que ser un especialista defensivo con escaso protagonismo en ataque el que salvara a los hombres de Mike Brey con sus 2 únicos puntos del encuentro. Adiós a la barba de Thomas Walkup.

Northern Iowa cayó de la forma más cruel posible. A falta de 44 segundos para el final de la segunda mitad ganaba de 12 a Texas A&M. Y entonces, en uno de los finales de partido más increíbles de la historia del baloncesto, los Aggies fueron capaces de remontar para forzar la prórroga. Los Panthers también llevaban la iniciativa en el marcador al final del primer tiempo extra, hasta que Alex Caruso forzó el segundo con una penetración a canasta. Y en este segundo período añadido, con su rival cargado de faltas, los tejanos se llevaron el triunfo (92-88). ¡Bendita Locura!

Yale cedió dignamente ante Duke (71-64). El duelo parecía decidido al descanso, pero los empollones, con todo perdido, echaron el resto en la segunda parte con un parcial de 0 a 15. Los Blue Devils, tras haber llegado a ganar de 27, se vieron sólo 3 puntos arriba a menos de un minuto para llegar al final de los 40 reglamentarios. Desde la línea de tiros libres, sus dos mejores jugadores, Grayson Allen y Brandon Ingram, aseguraron la victoria para los de Mike Krzyzewski.

Oklahoma, cabeza de serie número 2, sobrevivió ante VCU (85-81) gracias a una exhibición, y este curso van unas cuantas, de Buddy Hield. Al descanso los Sooners ganaban claramente, pero en la segunda mitad de la mano de Melvin Johnson los Rams despertaron para igualar de nuevo el encuentro. Y cuando más quemaba la pelota, en los 8 minutos finales, ahí estaba Hield para sumar 19 de sus 36 puntos. Era la onceava ocasión esta temporada que el escolta caribeño pasaba de los 30 puntos.

Miami dejó a Wichita State en 19 puntos al descanso. Los Shockers reaccionaron para recuperarse de su desventaja de 21 puntos, pero no encontraron la forma de frenar al base Angel Rodriguez (28 puntos, 9 de 11 en tiros de campo), y acabaron cediendo por 65 a 57. Hawaii aguantó 30 minutos frente a Maryland, hasta que Melo Trimble anotó el primer triple de su equipo tras 15 fallados. A partir de ese momento los Terrapins arrollaron a los Rainbow Warriors (73-60). Iowa State se centró en evitar otra noche loca de Josh Haggins como elemento clave para eliminar a Arkansas – Little Rock (78-61).

Respecto a los cuatro cabezas de serie principales del cuadro, todos ellos superaron las dos primeras rondas. Un hecho destacable que no sucede todos los años. Kansas, tras librarse muy fácilmente de Austin Peay (105-79), tuvo que tirar de los puntos de Wayne Selden y Perry Ellis (43 puntos entre ambos) para eliminar a Connecticut (73-61). Trayectoria similar la de Oregon, un partido fácil ante Holy Cross (91-52) y otro con sufrimiento ante Saint Joseph’s (69-64) en que perdía de 7 a falta de 5 minutos. North Carolina vio como Florida Gulf Coast le aguantaba 20 minutos (83-67), pero luego aplastó a Providence (85-66). Virginia no tuvo piedad ante Hampton (81-45), pero contra Butler tuvo que recurrir a una buena racha de tiro en la segunda parte (anotando 14 de sus 16 primeros lanzamientos) para pasar ronda (77-69).

Una tercera ronda sin sorpresas

Los favoritos mandaron con puño de hierro en esta tercera entrega del campeonato de marzo. En el duelo entre dos pesos pesados, la número 1 Kansas apeó a Maryland de la lucha por el título (79-63). Perry Ellis se comió a sus contrincantes en la pintura con sus 27 puntos, igualando su mejor marcada anotadora del curso. Después de una primera parte igualada, los Jayhawks pusieron la directa al principio de la segunda en unos minutos de inspiración del ala pívot, bien secundado por Wayne Selden (19 puntos, 7 asistencias, 6 rebotes), y con su esfuerzo defensivo sobre el base rival, Melo Trimble.

Otro número 1, Oregon, impuso su ley sobre una Duke (82-68) muy corta de efectivos en la pintura, y que además veía como su único cinco de garantía, Marshall Plumlee, se cargaba rápidamente de faltas. Grayson Allen y Brandon Ingram estuvieron los 40 minutos en pista en el equipo de Krzyzewski, mientras que los aleros de los Ducks, Dillon Brooks y Elgin Cook, jugaron 38. Sus producciones fueron parejas (39 los de los vigentes campeones por 38 los de Oregon). La diferencia estuvo en la mayor capacidad física de los de Dana Altman, decisiva en su defensa conforme pasaban los minutos. Un triple final de Brooks, con el partido ya sentenciado, no gustó nada al entrenador derrotado, y así se lo hizo saber al jugador en un gesto que levantó mucha polémica.

Villanova demostró ante Miami que no sólo sabe defender (92-69). Los Canes perdieron a pesar de conectar el 53,2% de sus lanzamientos de campo globales, y casi un 59% de sus triples. Y es que los Wildcats convirtieron el 62,7% de sus lanzamientos, y un espectacular 66,7% (10 de 15) en intentos triples. La exhibición de Kris Jenkins fue clave, con sus 5 de 6 triples anotados, aunque tampoco se pueden despreciar los 4 de 7 desde la distancia de Ryan Arcidiacono. La primera parte fue un festival ofensivo, con los dos conjuntos sumando puntos con facilidad (64% de acierto conjunto). En la segunda los de Jay Wright le apretaron un poco las tuercas a sus contrincantes en defensa, y en ataque se prodigaron en el pase extra buscando la mejor posición de tiro posible.

Buddy Hield (17 puntos, 10 rebotes) no tuvo una de sus noches espectaculares ante Texas A&M, pero Oklahoma tampoco lo necesitó (77-63). El partido quedó sentenciado en el tramo final de la primera mitad, cuando los Sooners consiguieron un parcial de 19 a 4. Jordan Woodard asumió el protagonismo desde la línea de triples (22 puntos, 5 de 6 desde la larga distancia). La preocupación de los de Lon Kruger tras el descanso era que los Aggies no protagonizaran otra remontada épica, pero la falta de puntería de dos puntales tejanos como Jalen Jones y Danuel House (7 de 24 en los tiros de campo entre ambos) hizo inviable una nueva heroicidad.

En el duelo entre los dos cabezas de serie con dobles dígitos, la número 10 Syracuse eliminó de forma ajustada a la 11 Gonzaga (63-60) gracias a un tapón de Tyler Lydon sobre Josh Perkins a 4 segundos del final. Los Zags, que fueron por delante toda la primera parte conducidos por Domantas Sabonis (19 puntos, 17 rebotes, 5 tapones) y Kyle Wiljter (23 puntos, 5 rebotes, 4 de 7 en triples), ganaban de 9 (48-57) cuando faltaban 6:28 para acabar el partido. A partir de entonces la defensa de los Orange les anuló por completo, y su equipo se deshizo como un azucarillo.

North Carolina, otra de las primeras cabezas de serie, pasó el rodillo sobre Indiana (101-86). Marcus Paige dio el primer tirón anotando sus 4 primeros triples. Para cuando cometió su segunda falta después de 10 minutos de partido ya llevaba 14 puntos. Indiana jugó un gran partido, con un Yogi Ferrell constante (25 puntos), un luchador Max Bielefeldt (15 puntos) y un Troy Williams (21 puntos) espectacular en la segunda parte sumando 14 puntos seguidos para los suyos. Sin embargo, el arsenal de los Tar Heels es interminable. Paige anotó dos triples más, Brice Johnson y Kennedy Meeks se impusieron en la pintura (35 puntos y 19 rebotes entre ambos), y Joel Berry y Justin Jackson aparecieron cuando el resto flojeaban, en un desesperante juego del gato y el ratón para los de Tom Crean.

Virginia, el cuarto número 1, tampoco falló ante Iowa State (84-71). Los Cavaliers abrieron el partido con un parcial de 17 a 3 en los primeros 5 minutos propiciado por los dos triples y las 3 asistencias en esta fase del base London Perrantes. Los Cyclones probaron a frenar a sus rivales variando su defensa, de hombre a zona, pero Tony Bennet ha conseguido una máquina bien engrasada de jugar a baloncesto. George Niang, en su último partido como universitario, se despidió con un recital en ataque (30 puntos), pero tuvo poca colaboración de Jameel McKay para frenar en la pintura a Anthony Gill (23 puntos, 8 rebotes) y Mike Tobey (18 puntos, 7 rebotes).

El otro partido de octavos no fue tan brillante. Notre Dame superó a Wisconsin (61-56) gracias a las buenas acciones en el último minuto de Demetrius Jackson. A 19 segundos del final el base anotó el 55 a 56. Tres segundos después recuperó la pelota para anotar el 57 a 56. Y con sólo tres segundos por jugarse fue objeto de falta tras otro robo de balón, y desde la línea de tiros libres estableció el marcador definitivo.

La última criba antes de la Final Four

La tranquilidad para los favoritos se acabó en la ronda de cuartos. La primera en avisar fue Oklahoma, número 2 de serie, que eliminó a la número 1 de la región Oeste, Oregon (68-80). Podría recurrir a toda una serie de explicaciones técnicas, pero lo cierto es que los Sooners se clasificaron para la Final a Cuatro porque esa fue la voluntad de Buddy Hield. El escolta se fue hasta los 37 puntos, anotando 8 de 12 intentos triples. Al descanso los suyos ganaban de 18 (48-30) después del quinto triple del caribeño en seis intentos. Sus compañeros remataron la faena aprovechando con una buena circulación de balón los huecos que la defensa de los Ducks sobre Hield les dejaba, y aprovechando las opciones al contraataque que un rival cada vez más desanimado les iba regalando.

Villanova culminó ante Kansas (59-64), en la final del Sur, el pleno de los números 2 en la primera noche de partidos de Elite 8. Los Wildcats, sabedores que no tenían nada que hacer en un partido abierto frente a los de Bill Self, prepararon una trampa con su defensa en zona 2-3 para trabar los ataques rivales y marcaron un ritmo pausado en ataque estático para bajar de revoluciones a sus rivales. La principal víctima de este planteamiento fue el ala pivot Perry Ellis (4 puntos), totalmente anulado. Kansas protagonizó algún chispazo, especialmente con los triples de Devonte´ Graham (5 de 9), pero sin continuidad en su juego. Y en un final ajustado, la serenidad de los de Jay Wright en los tiros libres (8 de 8 en los últimos 33 segundos) y una pelota perdida por Frank Mason sentenciaron.

La gran campanada en esta ronda la dio Syracuse frente a Virginia (62-68) en la final del Medio Oeste. Los favoritos se encallaron ante la zona 2-3 de los de Jim Boeheim hasta que el base London Perrantes vio la luz desde la línea de triples (5 de 7 en la primera parte). Tras el descanso Mike Tobey martilleó a los Orange en la pintura. A 9:28 los de Tony Bennettt ganaban de 14. Y entonces el entrenador de los Orange innovó ordenando presión a toda pista. Tres minutos después, el marcador volvía a estar igualado gracias a los malos ataques de Virginia y el estallido anotador de Malachi Richardson (21 de sus 23 puntos en la segunda parte). Syracuse recuperó su habitual zona, pero para entonces su rival se había desecho. El número 1 tuvo un triple para empatar a falta de 15 segundos, pero Devon Hall falló. Seguramente no era el tirador óptimo, pero la defensa de la número 10 no dejó más opciones a su contrincante. La jugada curiosa de este enfrentamiento fue el triple de Tyler Lydon después de perder una bamba.

North Carolina, en la final del Este, fue el único de los favoritos que evitó el descalabro. En su caso, el rival Notre Dame le era propicio (88-74). Fue un partido entre dos equipos que juegan un baloncesto abierto, ofensivo, espectacular. Pero todas las ventajas eran para los Tar Heels, que tienen más talento, más capacidad atlética y más jugadores capaces de aportar que los Fightin Irish. La Universidad de los irlandeses devolvió golpe tras golpe durante 30 minutos hasta que sus hombres básicos empezaron a notar el cansancio. En el otro bando, Roy Williams había podido dar descanso a sus titulares con la aportación básica de Isaiah Hicks, Theo Pinson y Nate Britt. Y en el tramo final North Carolina consiguió clasificarse por decimonovena ocasión para la Final Four (ninguna otra Universidad suma tantas presencias).

Se acaba la aventura de Syracuse

Durante la semana previa a las semifinales la prensa norteamericana publicó un estudio sobre como las grandes dimensiones del estadio de la cita, el NRG Stadium de los Houston Texans de la NFL, podían alterar la percepción de la profundidad de campo de los tiradores. Buddy Hield acertó en el primer triple de Oklahoma ante Villanova, pero luego sucumbió a la ciencia fallando sus 7 siguientes lanzamientos triples. Aunque la extraordinaria defensa de los Wildcats también influyó, y mucho, en su mal porcentaje. Tres recuperaciones permitieron a los de Jay Wright dar inicio a un parcial de 21 a 4 que fue definitivo. Villanova acertó más del 70% de sus lanzamientos, porque habían entrenado de forma específica el tiro ante las informaciones de la prensa. En una noche perfecta, acabaron ganando de 44, el mayor margen de la historia en una Final Four universitaria (95-51).

En la semifinal entre equipos de la Atlantic Coast la favorita más sólida, North Carolina, envió a casa a dormir después del baile a Syracuse (83-66), la última cenicienta que ha aprovechado el torneo para reivindicarse en un año convulso por la sanción de la NCAA. Hay dos formas de atacar una zona 2-3 como la de los Orange. Y los Tar Heels utilizaron las dos. Empezaron moviendo bien la pelota para anotar desde posiciones interiores y cargando el rebote en ataque, además de sumar en transición antes que la defensa estuviera bien plantada. Y en la segunda parte, cuando los de Boeheim redujeron su desventaja de 17 puntos a sólo 7con un parcial de 0 a 10, los Tar Heels, que habían fallado sus primeros 12 lanzamientos de 3 puntos, aseguraron su triunfo con 3 triples de Marcus Paige y un cuarto de Theo Pinson. Esta vez la presión no funcionó.

 

Versión íntegra del artículo publicado en http://www.encancha.com, abril 2016

NBA.com | Hang Time Blog

The official news blog of NBA.com with commentary and analysis from NBA.com's staff of writers.

ProBasketballTalk

Basketball - NBC Sports

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: