Tag Archives: Butler

NCAA: North Carolina vence a Gonzaga en la final del March Madness

4 Abr

Cerca de 80.000 personas asistieron en directo en el Phoenix University Stadium, sede los Arizona Cardinals de la NFL, a la victoria de North Carolina ante Gonzaga (71-65) en el último partido del March Madness. Los campeones, con Joel Berry (22 puntos, 6 asistencias) como jugador más valioso de la final, sumaban así su sexto título en el torneo, tercero para su entrenador Roy Williams, desquitándose de la final perdida el curso pasado con un triple en el último segundo de Kris Jenkins. El alero de Villanova siguió el partido muy cerca del banquillo de los Tar Heels animando a uno de los miembros del equipo, su hermanastro Nate Britt. Gonzaga cierra la temporada con un balance de 37 victorias y 2 derrotas, ambas dolorosas. La primera, en el último partido de la liga regular de la West Coast Conference, y la segunda, con el gran premio en juego en la primera Final Four de su historia. North Carolina, por su parte, ha ganado 32 de sus 39 partidos.

En el partido entre dos de los cuatro cabezas de serie número 1 del March Madness se preveía un duelo entre dos auténticos tanques en la zona, Przemek Karnowski (9 puntos, 9 rebotes) por Gonzaga y Kennedy Meeks (7 puntos, 10 rebotes) por North Carolina. Ambos equipos trabajaron duro para anular a las torres rivales, y lo consiguieron. Karnowski falló sus 4 tiros de la primera mitad y Meeks sólo pudo aparecer a poco del descanso para cargar a su contrincante con su segunda falta personal.  Los Tar Heels tenían un segundo objetivo en defensa: no dejar pensar al cerebro de los Zags, NIgel Williams-Goss (15 puntos, 9 rebotes, 6 asistencias). Y también lo lograron con el marcaje de Justin Jackson (16 puntos).

Y sin embargo, fueron los de Mark Few los que se escaparon hasta de 7 puntos en los 20 minutos iniciales gracias en gran parte a tres triples de Josh Perkins (13 puntos). El escolta se redimía así tras haberse quedado en blanco en la semifinal. Los problemas de faltas de los pívots rivales (Zach Collins también acabó los primeros 20 minutos cargado con una segunda falta que sólo vieron los árbitros) permitieron a North Carolina acreditar su condición de mejor equipo esta temporada en el rebote para irse al descanso sólo 3 puntos abajo, 32-35.

La segunda parte no pudo empezar peor para Gonzaga. North Carolina recuperó el liderato en el marcador gracias a dos balones robados que le permitieron hacer lo que mejor sabe: correr. Zach Collins (9 puntos, 7 rebotes, 3 tapones) y el ala pívot Jonathan Williams cometieron demasiado rápido su tercera personal.  El base Joel Berry (que arrastraba lesiones en los dos tobillos desde el fin de semana previo) situaba el parcial de salida en un 7-0, obligando a Mark Few a pedir tiempo muerto. El entrenador mantuvo a Collins en pista, y el freshman respondió con 5 puntos consecutivos justo antes de cometer en ataque la cuarta falta a 16 minutos del final. Un precio muy alto el pagado por igualar el marcador.

Williams cometió su cuarta personal 6 minutos después. Segundos más tarde llegaba también la cuarta de Meeks, en un arbitraje excesivamente puntilloso con los contactos. Karnowski se sumó al club de las cuatro por un manotazo involuntario a Berry tras recibir una falta del base de North Carolina. El partido estaba espeso y los puntos escaseaban. Los de Roy Williams cargaban en la  pintura liderados por Isaiah Hicks (13 puntos, 9 rebotes) eliminando a Collins del partido, y Gonzaga respondía con dos triples de Jonathan Williams y Nigel Williams-Goss. El base de los Bulldogs asumió la responsabilidad en ataque con 8 puntos seguidos antes de torcerse el tobillo faltando 1 minuto y medio para el final. Hicks anotó el 68-65 restando 22 segundos de juego. Williams-Goss se equivocó en su entrada, recibiendo el tapón de Meeks. En el contraataque, Justin Jackson sentenció.

 

Unas semifinales igualadas

En la primera  de las semifinales del sábado 1 de abril Gonzaga acabó con las ilusiones de la número 7 South Carolina (77-73), que empezó el partido decidida a anular al polaco Przemek Karnowski (13 puntos, 5 rebotes, 3 asistencias), con dobles y hasta triples marcajes cada vez que recibía, y cargando sobre él su ataque alimentando de balones a Chris Silva (13 puntos, 13 rebotes, 3 tapones). Un manotazo del propio Silva en la cara de su rival en el ecuador de la primera parte dejó al pívot de los Zags fuera de combate hasta la segunda.

Su substituto, Zach Collins (14 puntos, 13 rebotes, 6 tapones), aprovechó sus minutos a la perfección, resolviendo bien en ataque y convirtiéndose en un muro defensivo. Gonzaga dio su primer tirón en el marcador con 2 triples de Silas Melson. Dos triples aislados de un Sindarious Thornwell (15 puntos, 4 de 12 en los tiros de campo) perfectamente controlado por la defensa de los Bulldogs retrasó la escapada de los de Mark Few hasta que Nigel Williams-Goss (23 puntos, 5 rebotes, 6 asistencias), bien secundado por Jordan Mathews (12 puntos, 4 de 8 en triples), empezó a anotar desde cualquier posición.  En la segunda parte la diferencia llegó hasta los 14 puntos sin que la zona 2-3 primero y 1-2-2 luego de South Carolina diera resultado.

Pero en ese momento el entrenador Frank Martín dio con la clave, la individual con presión a toda pista con la que los Gamecoks firmaron un parcial de 0-16 en poco más de 3 minutos bajo la batuta de PJ Dozier (17 puntos, 9 rebotes). Karnowski, en el banquillo descansando, volvió a entrar en juego y entre él y Collins pusieron a su equipo 5 arriba. Un nuevo error arbitral, en este caso la cuarta falta inexistente de Collins, dio pie a un final igualado. La última posesión fue para South Carolina, 3 puntos abajo. Gonzaga dejó pasar el tiempo y no hizo falta, de 2 tiros y no de 3, hasta que la pelota llegó a Thornwell con opciones de lanzar un triple. El escolta anotó el primero y lanzó a fallar el segundo, pero Kilian Tillie, el hermano del Kim que juega en el Baskonia, se hizo con el rebote y, tras recibir falta, sentenció con dos tiros libres.

En la segunda de las semifinales North Carolina derrotó a la número 3 Oregon (77-76) gracias a dos rebotes ofensivos en los últimos segundos. La actuación de ambos equipos en la pintura fue determinante tras la mala noche de sus tiradores. Por Oregon Tyler Dorsey se fue hasta los 21 puntos, pero gracias a su 12 de 12 en tiros libres. En tiros de campo firmó un 3 de 12. Su socio Dillon Brooks (10 puntos, 6 rebotes) estuvo algo peor, 2 de 12. Por North Carolina Joel Berry (11 puntos), tras haberse perdido algunos entrenamientos por sus problemas en los tobillos, se quedó en un 2 de 14.

Sólo dos exteriores mantuvieron unos porcentajes aceptables. Dylan Ennis (18 puntos, 7 de 19 en el tiro)  ayudó a Oregon a escaparse de 8 en la primera parte. Justin Jackson (22 puntos) consiguió anotar 6 de sus 13 tiros, de ellos 4 de 9 en triples. Tres de sus canastas de 3 puntos sirvieron a los Tar Heels para abrir brecha en la segunda parte. El pívot Kennedy Meeks (25 puntos, 14 rebotes), el mejor hombre del partido, situó la máxima diferencia en los 10 puntos.

A 57 segundos del final Norht Carolina ganaba de 6. 51 segundos después solo ganaba de 1 gracias en parte a la actividad reboteadora de Jordan Bell (13 puntos, 16 rebotes, 4 tapones). En el tiempo restante Meeks falló dos tiros libres pero un rebote ofensivo de Theo Pinson (8 puntos, 8 rebotes, 5 asistencias) le devolvió la posesión a North Carolina. Berry dispuso de otros dos tiros libres para sentenciar, pero también los falló. Un  nuevo rebote ofensivo, ahora de Meeks, privó a Oregon de la posibilidad de un último lanzamiento salvador. Dos rebotes cruciales que Bell no cerró adecuadamente.

Ya hemos visto como se desarrolló el último fin de semana del March Madness, ahora es momento de repasar como cada uno de los finalistas ganó su billete a Phoenix en el fin de semana previo. A diferencia de lo que hicimos en el primer artículo sobre el torneo donde explicaba los partidos de la primera de las tres semanas que ha durado, en que agrupé los partidos por rondas, en ese caso los agruparé por sedes para que podáis ver con más claridad el camino seguido por cada uno de los equipos.

South Carolina, campeona del Este

South Carolina, cabeza de serie número 7, abrió un fin de semana histórico eliminando del torneo a la 3 Baylor (50-70). Y sólo necesitó 20 minutos para hacerlo. Fue una primera mitad de juego físico, intenso, con muchos contactos. Los Gamecocks tenían una prioridad clara en defensa, limitar al máximo la producción ofensiva en la pintura de la estrella rival Jonathan Motley (18 puntos, 9 rebotes), y se emplearon a fondo para conseguirlo. Baylor, por su parte, había fijado su atención en frenar al escolta Sindarious Thornwell (24 puntos, 6 rebotes), el alma de su equipo en ataque. Con las dos figuras frenadas, South Carolina fue la primera en encontrar vías alternativas para anotar en PJ Dozier (12 puntos, 6 rebotes), Duane Notice (11 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias) y Chris Silva (12 puntos, 7 rebotes). Tras 12 minutos de igualdad, el partido se rompió. Mientras Baylor se estrellaba una y otra vez contra el muro defensivo de los de Frank Martin errando hasta 12 lanzamientos seguidos, South Carolina sumaba puntos hasta completar un parcial de 0-18. Los Bears llegaron al descanso 15 puntos abajo, 22-37, y ya no levantaron cabeza.

En la otra semifinal de esta región, la número 4 Florida eliminó a la ocho Wisconsin (84-83) gracias a un triple en los últimos instantes de la prórroga de un Chris Chiozza que lanzó desequilibrado. El base buscaba penetrar o encontrar un compañero abierto, pero la defensa de los Badgers no le dejó más opción que un tiro lejano. Un desenlace digno de una segunda mitad frenética. Florida ganaba de 10. Nigel Hayes (22 puntos, 6 rebotes) lideró la remontada de los Badgers, pero su rival volvió a escaparse gracias a tres triples de Keyvaughn Allen (35 puntos) .A 5 minutos del final de la segunda parte, Wisconsin perdía de 12. Zak Showalter (14 puntos, 7 rebotes, 4 recuperaciones) anotó 9 puntos en el parcial 4 a 16 que condujo al tiempo extra, los últimos tres con el triple imposible que empataba a 72 con 3 segundos de juego en el cronómetro. En los 5 minutos de extensión cambiaron las tornas. Ahora eran los Badgers los que se avanzaban de 5 a 1:09 del final, y los Gators los que conseguían el triunfo con un parcial de 9-3.

En la final del Este, en un partido ultradefensivo, South Carolina se impuso a Florida (70-77). En la primera parte los Gamecocks volvieron a vivir de lo que producía Sindarious Thornwell (26 puntos, 7 rebotes), ya fuera directamente de sus puntos o de los espacios que generaba para sus compañeros. Florida, más coral, sacaba el máximo provecho de su acierto en el triple (7 de 12 en los primeros 20 minutos), con un especialmente inspirado Justin Leon (18 puntos, 6 rebotes). En los dos últimos minutos de esta primera mitad los Gators se escaparon en el marcador aprovechando una serie de ataques fallidos de su contrincante. Los de Frank Martin se rehicieron al inicio de la segunda parte.

Maik Kotsar (12 puntos) anotaba en la zona y en defensa ajustaron a la perfección sobre los lanzamientos triples que tanto daño les habían hecho (0 de 14 en los segundos 20 minutos). La recuperación de South Carolina, basada en su dominio en la pintura, se tambaleó con la cuarta falta de Silva (13 puntos, 9 rebotes) a poco menos de 10 minutos para el final. Pero Thornwell, inactivo tras el descanso, volvió a aparecer conduciendo dos contraataques. Uno lo culminó él, y en el otro dio la asistencia a Notice. Los Gamecocks ganaban de 4 a falta de 2 minutos, pero Florida sumó un 2+1 de Keyvaughn Allen. En el siguiente ataque, los árbitros se volvieron protagonistas al no ver unos clarísimos pasos de Notice antes de recibir una falta de tiro. En el último minuto los Gators recurrieron a las faltas para detener el juego, pero sin el resultado que deseaban.

 

Gonzaga, campeona del Oeste

Gonzaga, cabeza de serie número 1, sacó adelante la semifinal regional frente a la siempre correosa West Virginia (61-58) y su agobiante presión a toda pista. Los Bulldogs supieron sobrevivir a un tipo de partido, a pocos puntos, al que esta temporada no están acostumbrados. Un partido con 34 canastas por 51 faltas. Gonzaga abrió brecha en la segunda parte, con un 3+1 de Jordan Mathews (13 puntos) primero y con dos canastas de Przemek Karnowski (13 puntos) después. West Virginia tuvo un porcentaje de tiro pésimo, 26,7%, y aun así fue capaz de remontar la desventaja de 8 puntos para avanzarse en el marcador con un triple de Jevon Carter (21 puntos, 7 rebotes) a falta de 1:48 para el final. Mathews volvió a conectar un nuevo triple para anotar el 60 a 58, y Silas Melson aprovechó uno de sus dos tiros libres para poner el 61 a 58 en el electrónico. En los 38 segundos restantes, los Mountaineers capturaron 1 rebote ofensivo que permitió a Jevon Carter lanzar dos triples en 20 segundos que no entraron. West Virginia se hizo con un nuevo rebote ofensivo, pero esta vez la defensa de Gonzaga no les concedió más lanzamientos.

La cenicienta y onceava cabeza de serie, Xavier, se ganó el derecho a seguir en el baile una canción más superando a la número 2 Arizona (71-73). Los Wildcats tenían la ventaja de la altura con sus dos torres de 2,13, Lauri Markkanen y Dusan Ristic (17 puntos, 4 rebotes). De salida la aprovecharon (2-10), especialmente con Ristic. Pero ocurrieron tres cosas simultáneamente que cambiaron el partido: Ristic se fue al banquillo con 2 faltas, Xavier pasó de defensa individual a zona 2-3, y Trevon Bluiett (25 puntos), la estrella de los Musketeers, aprovechó que su marcador Kadeem Allen también se había cargado de personales para empezar a anotar. Arizona dominaba el rebote ofensivo, pero eso no era suficiente ante el acierto de Bluiett. Tras el descanso, Ristic volvió a castigar a Xavier en la pintura y Bluiett volvía a sufrir ante el retorno de Allen. Pero el equipo que entrena Chris Mack se aferró al coraje de JP Macura (14 puntos, 7 rebotes, 5 asistencias) para capear el temporal que les estaba descargando encima Allonzo Trier (19 puntos, 9 rebotes) con 15 puntos consecutivos. Arizona se puso 8 arriba (69-61) a menos de 4 minutos para el final. Bluiett y Malcolm Bernard (15 puntos, 6 rebotes) sumaron 5 puntos cada uno en un parcial de 2 a 12. Arizona tuvo su último cartucho en un lanzamiento triple de Trier, pero falló el tiro por muy poco.

A cenicienta le dieron las 12 de la noche en la final regional. Gonzaga fue la encargada de tocarle las campanadas a Xavier (83-59) para clasificarse para la primera Final Four del March Madness de su historia. Los Musketeers resistieron poco más de 13 minutos, hasta que recibieron dos triples seguidos obra de Jonathan Williams (19 puntos, 8 rebotes) y Nigel Williams-Goss (23 puntos, 8 rebotes, 4 asistencias). Xavier llegó al descanso 10 puntos abajo. En el inicio de la segunda parte los Bulldogs remataron a su rival con dos nuevos triples consecutivos de los mismos protagonistas. Gonzaga firmó una estadística final del 50% (12 de 24) desde la larga distancia. La mejor manera de romper una zona, según dicen los entendidos.

 

Oregon, campeona del Medio Oeste

El sueño de Michigan, cabeza de serie número 7, se acabó ante la cabeza de serie número 3 Oregon (69-68). Los Wolverines, tras haber encadenado 7 victorias consecutivas, tuvieron el peor de los despertares posibles. El alemán Moritz Wagner no tuvo su mejor noche (7 puntos, 3 de 10 en tiros de campo), pero este hecho quedó compensado por la poca puntería de Dillon Brooks para Oregon (12 puntos, 5 de 13 en los lanzamientos). Los séniors Derrick Walton (20 puntos, 5 rebotes, 8 asistencias) y Zak irvin (19 puntos, 8 rebotes) lideraron a Michigan en un partido igualado, mientras Tyler Dorsey (20 puntos, 5 de 7 en triples) y Jordan Bell (16 puntos, 13 rebotes) hacían lo propio con los Ducks. Los de John Beilein recuperaron una desventaja de 5 puntos para entrar en los dos minutos finales ganando de 3. En menos de un minuto, Bell y Dorsey habían dado la vuelta al marcador. En el tiempo restante, los tiros de DJ Wilson (12 puntos, 6 rebotes) y Watson para mantener vivas las ilusiones de Michigan no encontraron canasta.

Kansas, una de las cuatro cabezas de serie principales se mostró como una sólida candidata a ganar el March Madness con su triunfo frente a la número 4 Purdue (98-66), un equipo que basa su juego en un dúo interior integrado por Caleb Swanigan (18 puntos, 7 rebotes, 4 asistencias) y Isaac Haas (11 puntos), con recursos para resolver en la pintura y visión de juego y buena mano para doblar cuando reciben un doble marcaje. Los Boilermakers se avanzaron en el marcador aprovechando esta segunda faceta de sus pívots, que facilitaron triples librados a sus compañeros. Kansas ajustó su defensa, limitando la producción de los exteriores rivales, para igualar el marcador. En la segunda parte, los Jayhawks acabaron de echar el cerrojo sobre Swanigan y Haas. El primero anotó dos triples huyendo de una pintura donde no encontraba espacios. Mala señal. Kansas rompió definitivamente el partido con un mate de 360º de Lagerald Vick (12 puntos) y un triple de Josh Jackson (15 puntos, 12 rebotes, 4 recuperaciones) tras botarse la pelota entre las piernas. Con Frank Mason (26 puntos, 7 rebotes, 7 asistencias) y Devonte’ Graham (26 puntos) de maestros de ceremonias, Kansas al fin pudo correr. El entrenador Bill Self dio entonces tiempo de juego a todo su banquillo, incluyendo a su hijo Tyler.

Ya en la final del Medio Oeste, toda la solidez de Kansas se esfumó frente a Oregon (60-74). Jordan Bell (11 puntos, 13 rebotes, 4 asistencias, 8 tapones) dejó claras sus intenciones en los primeros 30 segundos, con un tapón a Josh Jackson (10 puntos, 12 rebotes, 5 asistencias) y un rebote ofensivo. Tyler Dorsey tardó un poco más en mostrarse, pero a los cinco minutos conectó el primero de sus 6 triples (27 puntos, 5 rebotes). Oregon se puso por delante y no volvió a ceder la iniciativa. Para entonces Jackson se había cargado con 2 faltas. Esta fue una de las claves del desenlace. El alero, fuera del partido por sus tempranas personales, no empezó a anotar hasta la segunda mitad. Con Devonte’ Graham (3 puntos, 0 de 7 en tiros de campo) negado de cara al aro, Frank Mason (21 puntos, 4 rebotes, 4 asistencias) mantuvo a los Jayhawks en el partido, primero con ayuda de los secundarios y luego en solitario, encadenando 15 puntos para su equipo. Al descanso, tras dos triples seguidos de Dorsey, el resultado era 33 a 44. En la segunda mitad Kansas, con la resurrección de Jackson, consiguió sobrevivir muchos minutos. Un triple del ucraniano Sviatoslav Mykhailiuk ponía el 60 a 66 en el marcador a 2:53 del final. Bell capturó un rebote ofensivo que terminó en un triple de Dorsey, taponó a Mason en el siguiente ataque de Kansas y remató la faena con una canasta suya tras un nuevo rebote ofensivo.

 

North Carolina, campeona del Sur

Esta Final a 4 Regional era a priori la más interesante de las cuatro del penúltimo fin de semana del March Madness, con tres candidatas para luchar por el título final como la número 2 Kentucky, la número 3 UCLA y la cabeza de serie North Carolina. Las dos primeras se enfrentaron en una semifinal, en un duelo entre dos bases de primer año. Lonzo Ball (10 puntos, 8 asistencias), el director de juego de los californianos, ha estado en boca de todos esta temporada, pero en esta ocasión los focos iluminaron a De’Aaron Fox (39 puntos, 4 asistencias). El base de Kentucky anotó los 8 primeros puntos de su equipo y ya no paró. Tras una primera parte igualada, Fox y Malik Monk (21 puntos) sumaron 22 de los primeros 27 puntos de los Wildcats en la segunda. Los otros 5 fueron de Dominique Hawkins (11 puntos). Sólo la alta efectividad de los californianos (anotaron 9 de sus 12 primeros lanzamientos en el período) retrasaron el despegue definitivo de su rival. Un triple de Hawkins para cerrar esta racha, seguido por otro de Derek Willis (8 puntos, 8 rebotes, 4 asistencias), abrieron una brecha definitiva que Fox se encargó de mantener abierta pese a los intentos de los Bruins de cerrarla a golpe de triple.

En la otra semifinal del Sur North Carolina pasó el rodillo sobre la número 4 Butler (92-80) desde el primer minuto. Los Tar Heels empezaron el partido con una gran efectividad en el tiro, especialmente por parte de Justin Jackson (24 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias). Butler se mantuvo viva gracias a Andrew Chrabascz (21 puntos, 7 rebotes, 4 asistencias) y las pelotas perdidas por su rival. El base Joel Berry (26 puntos), que renqueante de un tobillo se lastimó el otro, sumó 5 puntos seguidos para darle los de Roy Williams 10 puntos de margen. Saliendo del banquillo, el ala pívot Luke Maye (16 puntos, 12 rebotes) conectó dos triples y North Carolina se escapó de 16 (30-14). Los Bulldogs redujeron su déficit a 8 puntos, pero los favoritos volvieron a escaparse a partir de su dominio del rebote y aprovechando los fallos de su contrincante. A dos minutos del descanso, el 52 a 32 del marcador dejaba el enfrentamiento visto para sentencia.

En la final del Sur, North Carolina derrotó a Kentucky en un duelo de nervios, fallos y emoción hasta el final (75-73). Su potencial interior le dio el dominio de salida a los campeones del Sur. John Calipari se vio obligado a dar entrada al pivot australiano Isaac Humphries(12 puntos, 5 rebotes) para ayudar a Bam Adebayo (13 puntos, 7 rebotes) en la pintura. Berry (11 puntos, 4 rebotes) seguía sin recuperarse plenamente del tobillo, pero las dos faltas tempranas de De’Aaron Fox (13 puntos, 4 rebotes) lo compensaban. Justin Jackson (19 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias) anulaba a Malik Monk (12 puntos) en defensa, y además anotaba el 31-22 a 6:30 del descanso. Kentucky resistió con jugadas de puerta atrás para igualar el marcador al inicio de la segunda parte.

Los Tar Heels volvieron a echar mano de sus pivots. Con Kennedy Meeks (7 puntos, 17 rebotes, 4 tapones) dominando el rebote y Luke Maye (17 puntos, 3 rebotes) anotando un triple y un 2+1, el cabeza de serie volvió a abrir brecha. Humphries y Fox respondieron hasta llevar a los Wildcats a su máxima ventaja, 59-64. Y ahora fue North Carolina la que devolvió el golpe con un parcial de 12 a 0. Ya en el último minuto, con un resultado de 71 a 64, Fox sumó un triple. Tras una pelota perdida por Meeks, Monk anotó otra canasta de 3 puntos. A 7 segundos del final, el escolta de Kentucky empataba a 73 con un lanzamiento triple punteado por dos rivales. Maye, para redondear su fin de semana glorioso, le dio a North Carolina un billete para la Final Four de Phoenix.

 

Artículo publicado en www, encancha, 4 abril 2017

 

Gonzaga, única invicta en la NCAA mientras Duke entra en crisis

17 Ene

Seis equipos llegaban invictos al inicio de las ligas regulares de las distintas conferencias. Apenas 3 semanas más tarde, sólo uno sobrevive. Entre los 6 no estaba una Duke que pasa por una crisis preocupante.

Oregon, una de las favoritas para los analistas antes del inicio de la temporada, no pudo contar con su estrella Dillon Brooks en sus 3 primeros partidos por culpa de una fractura por estrés en el pie. Los Ducks notaron la baja y el tiempo posterior que el alero necesitó para recuperar su mejor forma y encajaron dos derrotas, ante Baylor y Georgetown, además de sufrir para sacar adelante su enfrentamiento contra Tennessee.

Brooks llegó al 100%, y con mucha hambre, al inicio de la liga regular de su conferencia, la Pacific 12, y Oregon lo aprovechó para volver al primer plano de la NCAA, recuperando posiciones perdidas en el ránking de Associated Press. En su primera cita de esta fase de la temporada, el 28 de diciembre, acabó con la imbatibilidad de UCLA (89-87), y en la segunda, el 30 de diciembre, con la de Southern California (84-61). Y lo hizo a pesar de tener renqueante a otro de sus hombres claves, el interior Chris Boucher.

El pivot de UCLA Thomas Welsh (20 puntos, 10 rebotes) aprovechó que Boucher no fue titular para castigar de salida a Oregon. Hasta que Brooks (23 puntos, 9 rebotes) dijo basta. Los californianos se mostraron débiles en defensa en la pista de su rival, especialmente cuando se pusieron en una zona que los Ducks destrozaron a base de triples. Los Bruins acusaron el golpe, se tambalearon, pero no cayeron gracias a las canastas de 3 puntos de Bryce Alford (20 puntos, 6 de 10 en triples).

El base Lonzo Ball (14 puntos, 6 asistencias), la gran sensación de los californianos en su primera (y previsiblemente única) temporada NCAA, apareció en los últimos minutos para compensar su flojo partido. Y UCLA se avanzó de nuevo en el marcador. Pero los pistoleros de verdad siempre se guardan una última bala en la recámara. Como la que tenía Brooks, que sentenció el encuentro con un triple al límite del tiempo.

 

Casi sin espacio para la pausa, Oregon recibió la visita del otro invicto de la Pac12, Southern California. Los Trojans hincaron la rodilla ante su primer contrincante de entidad de la temporada. Brooks, ejerciendo nuevamente como maestro de ceremonias, rompió su marca anotadora del curso con 28 puntos y una serie casi inmaculada en los tiros a canasta: 4 de 4 en los triples, 5 de 6 en los de dos y 6 de 6 en los triples.

USC y Oregon empezaron el intercambio de golpes desde la defensa. Primero fueron los Ducks los que abrieron brecha. Luego le tocó el turno a los californianos, que recuperaron la desventaja y crearon su propio margen favorable. Y entonces el entrenador Dana Altman dio con la clave: Chris Boucher intimidando atrás (5 tapones) y Brooks apuntillando delante. Al final de la primera parte Oregon ganaba de 9.

El enfrentamiento quedó roto tras el descanso, cuando Dylan Ennis (21 puntos) se sumó a la fiesta aportando 14 puntos a un parcial de 21 a 3 de los Ducks. Ennis es un transfer de Villanova que se pasó la temporada pasada en blanco. Ésta puede ser una de las piezas clave en los esquemas de Altman.

En este mes de enero no todo han sido elogios para Brooks. El alero fue expulsado en el partido contra Washington State tras esta jugada, en la que propina un golpe bajo con su pie a un rival. Una jugada al más puro estilo del jugador de los Warriors de la NBA Draymond Green. Ante las dudas de si deja ir el pie voluntariamente o es fruto del desequilibrio en la caída, no hubo más sanciones para la estrella de Oregon.

Villanova, la vigente campeona de la NCAA, asaltó la fortaleza de Creighton en el duelo entre equipos invictos que abrió el calendario regular de la conferencia Big East (70-80). Los Wildcats no lo tuvieron nada fácil. Tras un mal inicio, perdían de 10 cumplidos los primeros 7 minutos de juego. Su estrella, Josh Hart, no encontraba espacio para anotar. El escolta finalmente apareció ( 18 puntos, 10 rebotes) para colaborar con el base Jalen Brunson (27 puntos) y el alero Kris Jenkins (21 puntos) y dar el mando del partido a los suyos.

Los Blue Jays, uno de los conjuntos de la Division I con mayor efectividad desde la linea de 3 puntos, no tuvieron una buena noche con su mejor arma (6 de 24). Su líder anotador, el escolta Marcus Foster (22 puntos), firmó un paupérrimo 2 de 11 desde la larga distancia. Pero el equipo que entrena Greg McDermott, padre del jugador de los Chicago Bulls de la NBA Doug, supo aprovechar la escasez de efectivos de Villanova en la pintura para empatar a 4 minutos del final alimentando de balones al pivot Justin Patton (18 puntos, 8 rebotes). Pero Hart y Brunson no estaban para bromas, y se combinaron para sentenciar con un parcial de 4 a 14.

La buena racha de los Wildcats no se alargó mucho más allá de esta victoria. El 3 de enero la número 1 del ranking durante 5 semanas seguidas cayó en su visita a Butler (66-58). Los Bulldogs decidieron centrarse en su defensa, sin ninguna concesión ni al rival ni al espectáculo. A los jugadores visitantes les costó mucho entrar en juego, especialmente a Josh Hart (13 puntos, 3 de 11 en los tiros de campo) y a Kris Jenkins (11 puntos, 4 de 11 en los lanzamientos). Brunson fue el único que mantuvo el nivel (23 puntos, 9 de 16 en sus tiros). Villanova firmó su peor porcentaje cara a canasta de la temporada (37,3%, con 6 de 26 en triples) y perdió su imbatibilidad tras 14 victorias, 20 si contamos las 6 del último March Madness.

Villanova fue por delante en el marcador la mayor parte del encuentro, pero sin poder distanciarse gracias a canastas importantes de los dos líderes de Butler, el alero Kelan Martin (12 puntos, 6 rebotes) y el ala-pivot Andrew Chrabascz (13 puntos, 7 rebotes, 3 asistencias). Y a 3 minutos del final, gracias a dos penetraciones de Kethan Savage (13 puntos) antes de quedar eliminado por faltas, los locales se adelantaron. El técnico Jay Wright ordenó a sus jugadores presión a todo el campo y falta rápida si no conseguían robar la pelota. La estrategia no le dio los resultados esperados. La invasión de pista al final del partido le costó a Butler una multa de 5.000 euros que donó gustosa a fines benéficos. Sarna con gusto no pica.

Tras esta derrota uno de los dos equipos invictos que quedaban, Baylor, se puso al frente del Top 25 de Associated Press por primera vez en su historia. Un premio muy trabajado, ya que los Bears venían de ganar a Iowa State con una canasta a 8 segundos del final del base belga Manu Lecomte, y de sufrir también para derrotar a Oklahoma State en la liga regular de la Big 12. El número 1 le duró muy poco a los tejanos. Baylor se dejo su imbatibilidad en su visita a West Virginia (89-68).

Los Mountaineers son un equipo correoso, y en su propia pista, en Morgantown, temible. Practican una de las mejores defensas de la Division I de la NCAA, con una presión a toda pista asfixiante que acaba por ahogar a sus rivales. Baylor sobrevivió los primeros 20 minutos, más mal que bien, a pesar de sus 16 balones perdidos. El punto flojo de West Virginia es su ataque en estático, sin ninguna gran estrella que les asegure muchos puntos. Y los Bears compensaron sus problemas en el manejo del balón con su característica zona 1-3-1.

Tras el descanso cambió el panorama. Los chicos de Bob Huggins abrieron la segunda parte con un parcial de 11 a 3. Los 7 puntos de ventaja con que habían cerrado los primeros 20 minutos se convirtieron en 15. Baylor dio muestras de desfallecimiento. West Virginia olió la sangre y se lanzó a degüello en su presión hasta construir un margen favorable de 26 puntos a poco más de 5 minutos para el final. Nathan Adrien, que durante la primera parte había hecho daño a los visitantes ganándoles la espalda por la línea de fondo, acabo el partido asfixiado, pero con 22 puntos. El número 1 de Baylor había sido tan merecido como fugaz.

El último invicto, Gonzaga, se pasea por el momento en la West Coast Conference. Ante San Francisco sumó por primera vez en su historia 15 victorias para empezar una temporada, con 36 puntos, 11 rebotes y 6 asistencias de Nigel Williams-Goss. El 14 de enero se enfrentaron a su principal rival de conferencia, Saint Mary’s. Solventaron el compromiso con nota y ahora mismo son firmes candidatos a acabar imbatidos esta segunda parte de la temporada.

Los Gaels son un equipo que juga con un pivot, Jock Landale (10 puntos, 6 rebotes), y 4 tiradores abiertos para aprovechar los espacios que genera. Pero el australiano se cargó rápido de faltas en la primera parte y tuvo que ir al banquillo. Gonzaga no aprovechó su ausencia hasta el final de la primera parte, cuando consiguió un parcial de 12 a 0 en unos buenos minutos de su pivot suplente, el novato Zach Collins (10 puntos).

Landale volvió a la pista en la segunda parte y Saint Mary’s recuperó gran parte de la desventaja de 9 puntos (43-34) que había cedido al descanso. Fue un espejismo. El pivot cometió su cuarta falta a 10 minutos del final y esta vez sus tres transfers Nigel Williams-Goss (19 puntos, 6 asistencias), Jordan Matthews (16 puntos, 4 de 6 en triples) y Jonathan Williams (14 puntos, 5 rebotes) no perdonaron.

Pero el hecho de quedar como único equipo de la Division I que aún no ha perdido un partido no catapultó a Gonzaga hasta el primer lugar del ranking de los 25 mejores. Los analistas de Associated Press no acaban de confiar en los Bulldogs, y decidieron devolverle el lugar de honor de la lista a Villanova.

Lio en Duke

En la jornada inaugural de la liga regular de la Atlantic Coast Conference se produjo una curiosa coincidencia. El mismo dia, el 30 de diciembre, cayeron derrotadas las 4 universidades principales del estado de Carolina del Norte: Duke frente a Virginia Tech, North Carolina en casa de Georgia Tech (75-63), Wake Forest en la pista de la dura Clemson y North Carolina State en su visita a Miami. Este hecho sólo se había dado otra vez desde que se creó la NCAA el año 1953: el 11 de enero del 2014.

La de Duke, en casa de Virginia Tech, fue una paliza en toda regla (89-75). Era el primer partido sin el suspendido Grayson Allen, al que su entrenador Mike Krzyzewski también había despojado de la capitanía del equipo. Los Blue Devils cedieron un parcial de 8 a 0 de salida y fueron siempre por debajo en el marcador. Su defensa fue en todo momento un paso por detrás de un equipo pequeño y móvil (la mayor parte del tiempo ninguno de sus jugadores en pista superaba los 2 metros) que basaba sus ataques en rápidas transiciones y continuos duelos uno contra uno.

Superiores con un ataque muy compensado (4 de sus titulares y dos hombres de banquillo anotaron más de 10 puntos), los Hookies también supieron sufrir para asegurar su rebote. Mediada la primera mitad, y 14 abajo en el marcador, Krzyzewski recurrió a una zona 2-3 que no arregló nada. La desventaja de los suyos llegó hasta los 20 puntos. Y aún suerte del completísimo partido de Luke Kennard (34 puntos, 7 rebotes) y la aparición en la segunda parte de Jayson Tatum (18 puntos, 7 rebotes), porque el desastre podía haber sido aún peor.

La mala imagen de los Blue Devils provocó la rápida reacción de Krzyzewski, quien pospuso unos días la operación de hernia discal que le mantendrá unas 4 semanas de baja para dirigir a los suyos frente a Georgia Tech. El técnico decidió que la suspensión indefinida de Grayson Allen, ahora reconvertido a base, por poner la zancadilla a un contrario sólo debía durar un partido. El otro cambio fue dar entrada en el cinco titular, y más minutos de juego, a Harry Giles. El pivot de las rodillas frágiles respondió con 10 puntos y 12 rebotes en 17 minutos. Duke arrolló a los Yellow Jackets (110-57) con un festival de triples (muchos generados tras penetraciones de Allen) en la primera parte que les permitió irse al descanso con 61 puntos en su marcador y una ventaja de 31 puntos.

Ya sin Krzyzxewski, con Jeff Capel asumiendo el mando desde el banquillo, Duke volvió a ofrecer minutos de juego brillante frente a Boston College, en un partido que no obstante dejó 2 notas negativas al equipo vencedor. La primera, la lesión en un pie de Amile Jefferson, quien hasta ahora protagonizaba una temporada espectacular. El ala-pivot se perdió el curso pasado por una fractura de un hueso del pie. Este percance redundará en más minutos para Giles. La segunda nota negativa la protagonizó Grayson Allen con una nueva jugada polémica. La Atlantic Coast no encontró evidencias para asegurar que el escolta intentase poner intencionadamente una nueva zancadilla a un rival, pero la polémica estaba servida.

Sin embargo ante Florida State, su primer rival ranqueado en su calendario de conferencia, Duke volvió a caer (88-72). Jugando muchos minutos con un sólo hombre alto fueron incapaces de frenar las penetraciones de los exteriores rivales o de asegurar su rebote defensivo. La figura de los Seminoles, que exhibieron una rotación de jugadores mucho más larga que la de los Blue Devils, fue Xavier Rathan-Mayes (21 puntos). El base canadiense fue uno de los dos zancadilleados por Grayson Allen el curso pasado, y quería su venganza. Y vaya si la tuvo. Sumo 18 puntos tras el descanso, durante los minutos en que su equipo rompió el partido.

La crisis de Duke se agravó aún más frente al segundo rival ranqueado consecutivo, Louisville, con una nueva derrota (78-69). Mientras los Blue Devils pudieron correr, y anotaron algún triple ocasional, fueron por delante. Pero en el momento que los Cardinals endurecieron su defensa, imponiendo un nivel más físico, los ahora jugadores de Capel cedieron terreno. El pivot egipcio Anas Mahmoud (17 puntos, 11 rebotes) empezó a campar a sus anchas en la zona y los exteriores locales hacían y deshacían a voluntad para darle a Louisville el liderato en el marcador.

Una vez más Duke se mostró floja en defensa y, en su segundo partido sin Amile Jefferson, débil en la pintura. El máximo favorito antes de empezar el curso para los analistas hace aguas. Tras este resultado, los votantes del Top25 enviaron a los Blue Devils una seria advertencia, haciéndoles descender desde el séptimo puesto del ranking al 18. Aviso de expulsión.

 

Otras imágenes destacadas

El vencedor perenne de la conferencia Big 12, Kansas, necesitó de una canasta en el último segundo de Sviatoslav Mykhailiuk para derrotar a Kansas State (90-88). Esta ha sido una de las jugadas controvertidas del primer mes del 2017, ya que los 2 puntos no deberían haber subido al marcador. El alero ucraniano da 4 pasos antes de dejar ir la bola.

 

La remontada del mes, y posiblemente de la temporada, la protagonizó Nevada en la pista de New Mexico (104-105). Los visitantes perdían de 14 a poco más de un minuto para el final de la segunda mitad, pero tras encadenar 6 triples, y aprovechar la bisoñez de los locales para dar la pelota a sus mejores lanzadores de tiros libres (New Mexico firmó en este lapso de tiempo un 4 de 10 desde la línea de personal), consiguieron forzar la prórroga. De los 6 triples, 4 fueron de Marcus Marshall (26 puntos). Ya en el tiempo extra New Mexico consiguió una renta de 5 puntos gracias a Elijah Brown (26 puntos), pero no supo conservarla. A 8 segundos del final Brown tuvo dos tiros libres para poner a los suyos a tres puntos, pero sólo acertó uno, dejando la puerta abierta al triple ganador del héroe del partido, Jordan Caroline (45 puntos, 13 rebotes).

En el partido entre Georgia y Missouri se lió una tangana al final de la primera parte. Todo empezó con un roce entre jugadores por la última bola. Parecía que la situación se tranquilizaba, y fue entonces cuando Keith Davidson, director de operaciones de baloncesto de Georgia, y el técnico asistente de Missouri Steve Shields intercambiaron algo más que palabras. Fue una dura tarea para los árbitros conseguir que la cosa no pasara a mayores y enviar a los dos equipos a sus vestuarios a tranquilizarse.

 

Peligra una de las imágenes típicas de la NCAA

2 Mar

Las invasiones de pista por los aficionados tras una victoria local ante un rival superior son uno de los grandes momentos del baloncesto universitario, aunque no todos estén conformes con permitirlas. Esta semana el comportamiento de los seguidores de Kansas State ha vuelto a abrir el debate.

En la Big 12, Kansas State consiguió frente a la octava del ranking y líder de conferencia Kansas la victoria de prestigio (70-63) que puede acabar con su mala racha de resultados y proporcionarle una plaza en el torneo nacional de marzo. Los locales dejaron claras sus intenciones de salida, con una defensa individual muy agresiva, con muchas manos y alta presión sobre las líneas de pase. Perry Ellis (24 puntos, 9 rebotes) era el único de los Jayhawks capaz de romperla.

Por los Wildcats Thomas Gipson (12 puntos, 6 rebotes) no anotaba tanto, pero castigaba con faltas a los compañeros en la pintura de Ellis, Cliff Alexander y Landen Lucas. Marcus Foster (6 puntos, 3 de 13 en el lanzamiento) era una rémora para los locales, pero Nigel Johnson (20 puntos, 8 de 11 en el tiro de ellos 4 de 5 en triples) compensaba con su acierto la escasa aportación de su compañero. Pero cuando Kansas State bajó la intensidad de su defensa los visitantes asumieron el control del partido, a pesar del engañoso 31-30 de la media parte.

La ventaja visitante llegó hasta los 8 puntos a los 3:29 de la reanudación. En el ecuador de la segunda parte el retorno a pista de Gipson tras un descanso marcó el desenlace del encuentro. Los Wildcats cerraron su aro a cal y canto. En los últimos 10 minutos el parcial fue de 21 a 11 con Kansas fallando 12 de sus 14 lanzamientos de campo. Nino Williams (15 puntos, 5 rebotes) tomó el relevo de Gipson y Johnson para anotar 8 de los últimos 11 puntos del equipo de casa.

Al final del encuentro los aficionados locales llevaron a cabo la habitual invasión de pista. Aunque esta vez se sobrepasaron algunos límites. El pívot de Kansas Jamari Traylor se llevó un codazo. Algunos de sus compañeros fueron empujados. Y el entrenador de los Wildcats Bruce Webber ejerció de escudo de su rival Bill Self ante la avalancha de espectadores. La Universidad de Kansas State se ha disculpado por estos hechos.

También pidió perdón por su comportamiento Nathan Power, el estudiante que agredió a Traylor. Lo hizo en una carta publicada online por el periódico de la universidad de Kansas State. Esta noticia ha reabierto el debate sobre si se deben permitir o no las invasiones de pista para celebrar un triunfo local, una de las imágenes típicas de la NCAA. Mientras algunas conferencias como la Southeastern las castigan, la Big 12 no tiene normativa alguna al respecto. Así que se ha limitado a reprimir públicamente a Kansas State.

Kansas State logró su segunda victoria en casa de la semana sobre un equipo del ranking al superar a la doceava Iowa State (70-69). Los Cyclones ganaban de 7 al descanso después de anotar 8 de sus 15 tiros de tres durante la primera parte, 4 de George Niang (21 puntos, 5 de 7 en triples) y 3 de Naz Long (9 puntos, 3 rebotes, 5 asistencias). Mediada la segunda mitad los locales perdían de 12, pero un parcial de 20 a 6 dejó a los Wildcats 2 arriba a 44 segundos del final.

Un 2+1 del base Monte Morris (15 puntos, 5 rebotes, 3 asistencias, 3 recuperaciones) devolvió el liderazgo a Iowa State, pero una inoportuna pérdida de pelota de Niang permitió a Wesley Iwundu (11 puntos, 3 asistencias, 4 tapones) anotar la última canasta del encuentro. Iwundu sumó 9 puntos durante la remontada de su equipo. El banquillo visitante sólo aportó 3 puntos, mientras el local sumó 37 con 17 de Nigel Johnson (además de 9 rebotes y 4 asistencias) y 16 de un Justin Edwards muy presente en el tramo final de la segunda parte. Esta vez no hubo invasión de pista. Por si las moscas…

Un breve repaso al ranking

Pocos cambios una semana más en las primeras posiciones del ranking. Kentucky se mantuvo de forma unánime como la primera, por delante de Virginia, Gonzaga, Duke, Wisconsin, Villanova y Arizona. Desde la temporada 1992-93, es la primera vez que las siete primeras posiciones de la lista no varían durante 6 semanas. Northern Iowa se coló en el Top 10, su mejor registro histórico. Los Panthers son décimos, por detrás de Kansas y Notre Dame. Utah, la novena de la semana anterior, ahora es la treceava.

West Virginia (20) y Virginia Commonwealth (22) se alejaron aliviadas de la cola tras sus dos triunfos en la semana previa. La derrota frente a Syracuse le costó a Louisville 5 posiciones, las que van de la 12 a la 17. Butler cayó cuatro lugares, hasta un peligroso 23. Ohio State y Oklahoma State agotaron la paciencia de los votantes de Associated Press, que las desalojaron del ranking. Sus plazas han sido para San Diego State (24) y Providence (25), que no figuraba en el Top 25 desde la última lista de la temporada 2003-04.

American

Southern Methodist, 21 del ranking, empezó la semana al frente de esta conferencia empatada con Tulsa. Estos últimos 7 días ambos equipos  han jugado contra Memphis. Los Mustangs abrieron el fuego superando a la universidad de la ciudad de Elvis por 57 a 66. Los Panthers plantearon el encuentro con una defensa de caja y uno para detener a Nic Moore. Lo consiguieron durante la primera mitad. En la segunda Moore anotó 14 de sus 16 puntos. Memphis cayó frente a Tulsa tras una prórroga (72-74) en la que Shaquille Harrison (23 puntos, 9 rebotes, 5 asistencias, 3 recuperaciones) anotó los 8 puntos de los colíderes.

SMU le cedió el liderato en solitario a Tulsa tras perder ante Connecticut (81-73). Los exteriores de la vigente campeona de los Estados Unidos destrozaron al equipo de Larry Brown. Rodney Purvis anotó 28 puntos y capturó 4 rebotes,  Ryan Boathright aportó 23 puntos, 3 rebotes y 5 asistencias en su fiesta de despedida, y Daniel Hamilton consiguió 14 de sus 16 puntos en los 7:41 finales. UConn ya tiene el triunfo sobre un equipo ranqueado que necesitaba para aspirar a ser invitada a la Locura de Marzo. Los Mustangs, por su parte, tendrán la oportunidad de volver a la cabeza de su conferencia el próximo fin de semana si derrotan a Tulsa en la última cita de su calendario.

Atlantic Coast

La 2 del ranking Virginia, líder de esta conferencia, no pudo contar con dos de sus titulares (los lesionados Justin Anderson y London Perrantes) en su visita a Wake Forest (34-70).  Los locales sólo fueron por delante tras la primera canasta del partido. Fue la única concesión de la defensa de los Cavaliers que volvió a evitar que su contrincante pasase de los 50 puntos por quinta vez en una racha de 6 partidos. London Perrantes (11 puntos, 6 asistencias) reapareció en el triunfo sobre Virginia Tech (69-57). El base jugó con una máscara protectora en su cara la primera parte para proteger su nariz rota, aunque incómodo con ella se la quitó en la segunda. Los aplausos de la noche fueron para Darion Atkins. El sénior se despidió del que ha sido su público durante estos últimos 4 años con 16 puntos, 6 rebotes y 3 asistencias.

Duke, cuarto equipo del Top 25 y segundo de la ACC, es un equipo con sobrada capacidad ofensiva. El freshman Jahlil Okafor, ya recuperado de su torcedura de tobillo, anotó 30 puntos ante Virginia Tech (86-91). Los problemas de los de Krzyzewski están en su defensa. Los Blue Devils llegaron a ganar de 9 en la primera mitad, pero tras una buena racha de los locales Jalen Hudson (23 puntos, 6 rebotes) y Devin Wilson (10 puntos, 11 asistencias) llegaron al descanso 2 abajo. En la segunda mitad su desventaja llegó hasta los 8 puntos. El veterano Quinn  Cook evitó la fuga de los Hookies con 4 triples (14 de sus 26 puntos llegaron en los segundos 20 minutos). Con empate a 77 Hudson falló en el último segundo el tiro de la victoria para los penúltimos de la conferencia, y en la prórroga Cook culminó su labor con 7 puntos más.

El freshman Justise Winslow (23 puntos, 9 rebotes, 3 tapones) disputó su mejor partido frente a Syracuse. El alero fue el autor de todos los puntos de su equipo en el parcial de 9 a 2 que permitió a Duke abrir brecha en el marcador en la primera mitad. En la segunda, anotó 2 de los 5 triples de los Blue Devils en el parcial de 20 a 7 que sentenció el duelo (73-54). Jahlil Okafor (13 puntos, 14 rebotes, 4 asistencias) llevó por la calle de la amargura a un Rakeem Christmas (11 puntos, 5 rebotes) al que cargó de faltas. Ante los problemas en el tiro de Trevor Cooney y Michael Gbinije  (10 de 36 entre ambos), Tyler Roberson (16 puntos, 9 rebotes) asumió el liderazgo de los Orange.

Syracuse venia de conseguir un upset gracias a un Trevor Cooney que le tiene tomada la medida a la novena del ranking Notre Dame (60-65). La temporada pasada el escolta les clavó a los Fightin Irish 33 puntos con 9 triples. En ésta fue clave al anotar 9 de sus 11 puntos en 4 ataques consecutivos de su equipo contrarrestando la ofensiva local en la pintura con Bonzie Coolson (16 puntos, 5 rebotes, 3 robos) y Zach Auguste (10 puntos, 6 rebotes). Notre Dame llegó a ponerse a dos puntos, pero al final de la racha de Cooney estaba a 7 a 1:30 del final.

El entrenador Jim Boeheim dudó de las posibilidades de victoria de los suyos cuando el pívot Rakeem Christmas (14 puntos, 12 rebotes) cometió su tercera falta en el minuto 7 de partido, pero la buena actuación del suplente B.J. Johnson (19 puntos, 6 rebotes) le devolvió la confianza. La buena defensa de sus jugadores dejó al segundo mejor equipo de la DI en porcentaje de tiro (50,8%, tan sólo superado por Gonzaga) en un 34,7% de acierto. Syracuse se ha impuesto a Notre Dame en 6 de sus últimos 7 partidos.

El sainete entre la universidad de Louisville y el base sénior Chris Jones tuvo el peor final posible. La semana previa había sido sancionado un partido por saltarse el reglamento del equipo. El entrenador Rick Pitino le acusó de egoísta e indisciplinado. Después de la derrota frente a Syracuse volvió a jugar, a tiempo de sacarle las castañas del fuego a los suyos frente a Miami. Finalmente Jones, líder en asistencias de los Cardinals (3,7 por partido) y tercer anotador del equipo (13,7 puntos de media) fue expulsado del programa tras ser arrestado acusado de violación, cargo del que se ha declarado inocente.

La diecisiete del ranking tuvo muchos problemas para derrotar a Georgia Tech (51-52). Al descanso perdía 17 a 24. Era la tercera vez en una racha de 6 partidos que los Cardinals no llegaban a los 20 puntos en la primera mitad. A 9:41 del final del encuentro Demarco Cox (11 puntos, 11 rebotes, 3 asistencias) parecía apuntillar a los visitantes anotando el 28 a 41. Terry Rozier (22 puntos, 3 rebotes) sacó su clase y su casta para anotar 14 de sus puntos. Rozier llevó a Louisville a cerrar el encuentro con un parcial de 10 a 24 que le dio el triunfo. Los últimos 2 minutos, sin tiempos muertos, fueron apoteósicos. La cuarta de la conferencia por detrás de Notre Dame cerró la semana superando a Florida State (59-81).

North Carolina State rompió una racha de 12 temporadas sin ganar en la pista de la 15 North Carolina (46-58)Es la anotación más baja de los Tar Heels en las casi tres décadas que llevan jugando en el Smith Center. La Wolfpack marcó la pauta del encuentro desde el principio con un gran protagonismo del base Anthony Barber (15 puntos, 4 rebotes, 4 asistencias) y los tiradores Trevor Lacey (14 puntos, 6 rebotes, 3 asistencias) y Ralston Turner (14 puntos, 5 rebotes). Beejay Anya no anotó tanto pero intimidó con 6 tapones, los mismos que puso el equipo rival. Los intentos del entrenador de casa Roy Williams de convertir al escolta Marcus Paige (7 puntos, 7 asistencias) en base siguen sin dar resultado. Su capacidad anotadora baja mucho como director de juego, y el equipo se resiente. North Carolina State malogró su éxito con una derrota ante una Boston College (79-63) que venía de perder 9 partidos seguidos.

North Carolina cerró su racha de 4 derrotas gracias a su triunfo en la pista de Miami (64-73). El renqueante base titular de los Hurricanes Angel Rodríguez estuvo 3 minutos en pista. El escolta Sheldon McClellan (11 puntos), compañero de Rodriguez en el cinco inicial, vio limitado su tiempo de juego a 25 minutos a causa de las personales. A pesar de ello, los locales sólo perdían de 3 a falta de 5 minutos. Dos mates seguidos de Brice Johnson (22 puntos, 11 rebotes) alimentaron el parcial de 0 a 8 con el que los Tar Heels consiguieron el margen necesario para ganar, y que Marcus Paige (17 puntos) y Justin Jackson supieron mantener desde la línea de tiros libres.

El freshman Xavier Rathan-Mayes (35 puntos, 4 rebotes, 5 asistencias) fue el protagonista de una de las exhibiciones de la semana. Su equipo, Florida State, perdía de 18 en Miami a 4:46 del final. En ese tiempo el canadiense fue capaz de anotar 30 puntos ante el estupor del entrenador rival, Jim Larranaga. El veterano técnico (934 partidos) afirmó que nunca había visto nada igual en su carrera en la NCAA. Rathan-Mayes llegó a sumar 26 puntos consecutivos (con 6 triples) sin fallar ningún lanzamiento. Los locales acabaron ganando 81 a 77 gracias a su 14 de 16 en los tiros libres en los últimos 2:51 del encuentro.

Atlantic 10

La 22 del ranking Virginia Commonwealth se resistía a caer ante Richmond, aunque acabó haciéndolo tras 2 prórrogas (67-63). Los Rams llegaron a estar 16 abajo en los primeros minutos de la segunda parte, pero Treveon Graham (25 puntos, 10 rebotes) se empeñó en remontar. Anotó 15 puntos desde ese instante para ver realizado su deseo al convertir el triple que empataba a 52 al final de los 40 minutos reglamentarios. En los primeros 5 minutos de prolongación los locales estuvieron contra las cuerdas, pero una dejada de T.J. Cline evitó su derrota. En el período definitivo los Spiders marcaron el ritmo. Graham tuvo un lanzamiento para forzar un tercer período extra, pero un tapón de Terry Allen (16 puntos, 10 rebotes, 4 asistencias) dio al traste con sus intenciones.

VCU se alejó del liderato de su conferencia con una nueva derrota, esta vez ante la Dayton (55-59) de Jordan Sibert (19 puntos, 3 rebotes). Los puntos en los primeros minutos de Mo Alie-Cox (12 puntos, 10 rebotes) y Doug Brooks le dieron a los Rams una ventaja de 7 puntos que no pudieron conservar. Con Kendall Pollard (16 puntos, 6 rebotes) anotando con facilidad, los Flyers revirtieron el signo del partido para ponerse 9 arriba cuando faltaban 12 minutos y medio para el final. Treveon Graham (12 puntos, 6 rebotes) acercó a los de Shaka Smart a un punto gracias a un 2+1, pero la remontada de Virginia Commonwealth no se acabó de concretar. Dayton, Rhode Island y Davidson comparten el liderazgo de la Atlantic 10.

Big East

La última del Top 25 Providence no pudo estrenar con victoria su condición de ranqueada. No fue ninguna sorpresa teniendo en cuenta que su primer rival fue Villanova (89-61), líder de esta conferencia y 6 del ranking. En el último partido de la temporada de los Wildcats en casa, los séniors Darrun Hillard (24 puntos, 4 rebotes, 4 recuperaciones) y JayVaughn Pinkston (16 puntos, 8 rebotes) recibieron su merecido homenaje.

Hillard lo agradeció anotando 19 puntos en la segunda parte. Los Friars habían rebajado su desventaja de 15 puntos a 6:10 del descanso a tan sólo 6 en el inicio del segundo período. La aparición del escolta frustró su remontada. La defensa local redujo la aportación de los dos máximos anotadores de Providence, Ladontae Henton (12 puntos) y Kris Dunn (4 puntos). La buena noche de Tyler Harris (18 puntos, 8 de 11 en el tiro) no pudo compensarlo.

Los triples marcaron el camino del éxito de Villanova frente a Xavier (66-78). Cuatro de Dylan Ennis (16 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias) antes del descanso permitieron a los Wildcats contrarrestar el buen inicio de partido de su rival, que cerró la primera parte con una ventaja de 7 puntos.  Dos consecutivos de Kris Jenkins (14 puntos, 5 rebotes, 3 asistencias) iniciaron el parcial de 7 a 21 con el que los Wildcats sentenciaron el encuentro en los 10 últimos minutos. Durante esta fase del duelo el equipo de Jay Wright anotó 5 de sus 7 tiros de tres.

Providence, por su parte, volvió a la senda del triunfo superando a la colista Marquette (77-66). El sénior Ladontae Henton, en su última noche como local, se sacó la espina de su mal partido ante Villanova con 25 puntos y 15 rebotes. Kris Dunn hizo lo mismo con 16 puntos, 5 rebotes, 9 asistencias y 4 recuperaciones. El equipo ocupa la tercera posición de la clasificación con las mismas victorias y derrotas que Georgetown.

Butler, antepenúltima del ranking y segunda de la Big East, empezó la semana arrollando a una Marquette en horas bajas (73-52) de la mano de un certero Kellen Dunham (22 puntos). Dunham volvió a destacar en la victoria de los Bulldogs sobre DePaul (53-67) con 24 puntos. Los Blue Demons se pusieron por delante tras el descanso anotando los 9 primeros puntos de la segunda parte. Una técnica a su entrenador Oliver Purnell cuando tenían 6 puntos de ventaja marcó el inicio de un demoledor parcial de 5 a 30 que les sentenció.

Big 10

El duelo entre los dos primeros de esta conferencia, la 5 Wisconsin y la 14 Maryland, fue para los segundos (59-53). Los Badgers perdían de 11 al descanso. Uno de los motivos fue su pésimo porcentaje de tiro en estos minutos (10 de 27) que les dejó en 20 puntos, su peor registro del curso en una primera mitad. La otra causa fue su incapacidad para frenar las penetraciones del escolta Dez Wells (26 puntos, 7 rebotes, 4 asistencias). En los primeros minutos de la segunda mitad Frank Kaminsky(18 puntos, 8 rebotes) enlazó 3 canastas seguidas y la diferencia se redujo. Un triple de Bronson Koenig puso el empate a 47 a 6:43 del final.

Esta recuperación coincidió con un cambio en la defensa sobre Wells, de la que pasó a ocuparse el ala pívot Nigel Hayes. Pero las rotaciones de Wisconsin para dar descanso a sus jugadores liberaron al jugador local de su sombra. Y para cuando Bo Ryan restableció el marcaje Hayes cometió su cuarta falta. El escolta, a quien Sam Dekker no pudo frenar, se conjuró con Melo Trimble (16 puntos, 4 rebotes) para anotar todos los puntos de los Terrapins a partir de ese instante frente a un rival que volvió a perder su acierto (1 de 10 de cara a canasta). Por cierto, hubo invasión de pista cuando el cronómetro llego a cero sin que se registrase ningún incidente.

Maryland celebró su noche de los séniors (último partido de la temporada en casa en el que se despide a los jugadores que se gradúan) superando a Michigan (66-56). Dez Wells sumó 13 puntos y 6 rebotes en su último partido en el XFINITY Center. Melo Trimble, el jugador que asumirá el liderazgo tras la marcha de Wells, acabó con 19 puntos, 4 rebotes y 5 asistencias. Wisconsin, por su parte, se olvidó de su la derrota superando a Michigan State (68-61) la noche de la despedida de los titulares Frank Kaminsky, Traevon Jackson, Josh Gasser y del suplente Duje Dukan.

Kaminsky (31 puntos, 8 rebotes, 3 asistencias, 3 tapones) y Nigel Hayes (14 puntos, 4 rebotes) impusieron su ley durante la primera mitad frente a los Spartans. Entre ambos anotaron 22 de los primeros 24 puntos del equipo de casa que llegó a tener una máxima ventaja de 11 puntos al descanso. Kaminsky se fue al vestuario con 18 puntos en su zurrón. En la segunda parte las diferencias aumentaron hasta llegar a los 22 puntos. Una cierta relajación local permitió al equipo de Tom Izzo maquillar su derrota hasta el límite que Kaminsky consideró oportuno.

Michigan State vio truncada esta semana con dos reveses su línea ascendente de 4 triunfos. El primero fue contra Minnesota (90-96). Los Spartans ganaban de 6 a 30 segundos del final, pero dos triples de Carlos Morris (20 puntos, 4 de 5 en triples) llevaron el partido a la prórroga. El jugador de los Golden Gophers incluso tuvo un tiro libre para darle la victoria a los suyos en una jugada de 3+1, pero lo falló. Los cinco minutos añadidos fueron un rosario de faltas y lanzamientos de personal para los vencedores (anotaron 14 de los 20 que tuvieron) mientras los de casa se condenaban desde la línea de triples (1 de 6). Otro buen partido de Denzel Valentine (27 puntos, 7 rebotes, 7 de 12 en tiros de 3) que se quedó sin premio.

Indiana se está complicando su presencia en el torneo de marzo. Las derrotas de finales de enero frente a Ohio State y Purdue acabaron provocando su salida del ranking e iniciaron una serie de 6 derrotas en 10 partidos. La última, frente a Northwestern, a pesar de los 21 puntos y 14 rebotes de Troy Williams. Los Hoosiers anotaron 9 de los 14 triples que lanzaron en la primera parte, pero sólo 3 de los 17 que intentaron en la segunda. Los de Tom Crean no pudieron recuperarse del parcial de 13 a 0 que les dejó 14 abajo en el marcador a 4 minutos del final. De esos 13 puntos, 9 fueron de Tre Demps (23 puntos, 3 asistencias).

Big 12

Perry Ellis (28 puntos, 13 rebotes, 3 tapones) prolongó su buen momento de forma (ha pasado de 20 puntos en sus 3 últimos partidos) para liderar la victoria de la 8 del ranking y líder de la Big 12 Kansas sobre una Texas (69-64) que ha perdido sus 4 últimos partidos, todos ellos frente a rivales ranqueados. Los Jayhawks no pudieron contar con los servicios del pívot freshman Cliff Alexander por un tema de elegibilidad de la NCAA, una baja sensible ante un equipo poderoso en la pintura.

La primera mitad fue muy disputada. En la segunda los Longhorns dominaban de 6 puntos a falta de poco menos de 10 minutos para el final cuando Ellis dio inicio a las tareas de demolición. El ala pívot sumo 12 de sus puntos en este tramo. Secundado por Kelly Oubre (15 puntos, 9 rebotes, 3 tapones) puso a los de casa por delante. El base Isaiah Taylor (17 puntos, 6 rebotes, 8 asistencias) gastó el último cartucho de los suyos con un tiro que no entró a 8 segundos con 66 a 64 en el marcador.

Buddy Hield eligió el mejor partido posible para romper su mala racha en el tiro. El escolta de la 16 del ranking Oklahoma acumulaba una serie en los tiros de campo de 7 de 29 en los triunfos sobre Texas y Texas Tech. Ante Texas Christian, el escolta anotó 21 puntos en una serie de 6 de 11, además de batir su marca reboteadora con 13 capturas. Los Horned Frogs, liderados por Trey Ziegler y Kyan Anderson (16 puntos por cabeza), llegaron a tener 12 puntos de ventaja poco antes del descanso y fueron por delante casi toda la segunda parte. Hield acercó a los Sooners lo justo para que una buena racha de 7 puntos de Tashawn Thomas (15 puntos, 8 rebotes) permitiera al equipo culminar su remontada y acabar ganando por 67 a 60.

Taurean Prince se está revelando en los últimos partidos como el jugador clave de la 19 del ranking Baylor. El alero anotó 20 puntos en el triunfo en la pista de la 12 de la lista Iowa State (70-79). El acierto visitante en los triples fue la clave (14 de 26) que les permitió contrarrestar el dominio de Jameel McKay (21 puntos, 8 rebotes, 4 tapones) bajo los aros. Tras dos mates de McKay los Bears perdían de 8 a 8:30 del final. Su respuesta llegó en forma de 6 triples, tres de Prince y dos de Kenny Chery (15 puntos, 6 rebotes, 7 asistencias), que les dejaron 6 arriba 4 minutos más tarde ante un rival que no pudo seguir su ritmo de anotación.

Baylor alargó su racha de triunfos hasta 4 doblegando a la 20 del ranking West Virginia (78-66). Juwan Staten, el base de los Mountaineers, fue baja a causa de una lesión durante el triunfo previo de su equipo ante Texas (71-64). A los tres minutos de partido su sustituto Gary Browne caía lesionado. Su defensa se resintió, y su presión a toda pista no fue tan efectiva como acostumbra. Los Bears no perdonaron. Su zona 1-3-1 desactivó el ataque visitante.

Taurean Prince (20 puntos, 3 asistencias, 3 recuperaciones) y su compañero de habitación Royce O’Neal (18 puntos, 4 rebotes, 7 asistencias) fusilaron a sus rivales desde la línea de 3 (8 de 12 entre los dos) mientras el líder en rebotes de la Division I Rico Gathers (17 puntos, 10 rebotes) les daba el tiro de gracia en la pintura. De nada le sirvieron a West Virginia los 25 puntos (7 de 13 en triples) de Jevon Carter en un enfrentamiento que no tuvo más historia.

West Virginia venía de superar el poderoso juego interior de Texas (71-64). Los locales negaron el juego ofensivo de su rival con su habitual y, esta vez sí, efectiva presión a toda pista que tantos puntos les concede a la contra. Los tejanos, por su parte, defendieron casi todo el tiempo con una zona 2-3 que no conseguía evitar que Devin Williams (14 puntos, 7 rebotes) recibiera en el poste alto. A partir de este primer pase los Mountaineers rompieron a su rival, consiguiendo 28 puntos en la pintura.

Williams fue el protagonista de una de las jugadas claves del encuentro, cuando recibió un codazo en la cara de Jonathan Holmes en el tramo final de la primera parte. Esta acción supuso la expulsión de un jugador importante en los esquemas de los Longhorns. Texas no dejó su zona hasta los últimos 2 minutos, en que varió a una efectiva presión que les puso a 3 puntos a 30 segundos del final. Tal vez Rick Barnes debería haber ordenado antes el cambio de estrategia.

Missouri Valley

La décima Northern Iowa y la onceava Wichita State, colíderes de la conferencia, se jugaron el título de campeón de la liga regular en la última jornada. Los vencedores fueron los segundos por 74 a 60. Los Shockers asumieron el control del partido desde el principio gracias a los triples de Ron Baker (17 puntos, 3 rebotes, 7 asistencias) y Fred VanVleet (13 puntos, 6 rebotes, 7 asistencias), y los puntos interiores de Darius Carter (11 puntos, 6 rebotes). Un mate de Shaquille Morris elevó la ventaja de los locales hasta los 18 puntos a 15 minutos del final.

Los Panthers reaccionaron con un parcial de 2 a 16 cerrado con 4 triples consecutivos. La respuesta de los ya campeones de liga regular de esta conferencia llegó también desde la larga distancia, con dos canastas de 3 puntos de Evan Wessel (11 puntos, 4 rebotes) y otra de Fred VanVleet que restablecieron su renta en el marcador sin que Seth Tuttle (16 puntos, 7 rebotes, 6 asistencias) pudiera evitarlo. La mejor manera posible para Darius Carter y Tekele Cotton (11 puntos, 8 rebotes, 3 asistencias, 3 recuperaciones) de decir adiós a su afición.

Mountain West

San Diego State no pudo celebrar con una victoria su condición de miembro del ranking (24). Tras dominar en el marcador durante los 30 primeros minutos de juego, Boise State les borró de su propia pista en los 10 últimos (46-56). Los Broncos perdían de 7, pero consiguieron una serie de 5 canastas en 6 lanzamientos (capturaron el rebote ofensivo del fallado para sumar en la posesión) con la que le dieron la vuelta al signo del encuentro. Los Aztecs perdieron el norte cuando se vieron 6 abajo tras un triple de James Webb (16 puntos, 12 rebotes) a 6:18 del final, fallando 8 de sus 10 últimos intentos de canasta. El parcial de esta fase fue de 7 a 24. Tras este resultado, Boise State y San Diego State empatan en el liderazgo de esta conferencia a falta de 2 partidos para el final de la liga regular.

Pacific 12

Arizona, séptima del ranking, y Utah, la número 13, se jugaron el liderato de esta conferencia en Salt Lake City. Ambos equipos habían resuelto sin ningún problema sus compromisos anteriores. Mientras los Wildcats dieron buena cuenta de Colorado (54-82), los Utes ridiculizaron a Arizona State (41-83) durante los primeros 20 minutos de su enfrentamiento. Los Sun Devils llegaron con 9 puntos al descanso después de haber conseguido 4 canastas (15,4% en el lanzamiento), perdido 10 balones y recibido 6 tapones.

En el partido decisivo Stanley Johnson (12 puntos, 11 rebotes) y Kaleb Tarczewski (13 puntos, 6 rebotes) le dieron a Arizona el primer margen importante del encuentro (8 puntos), pero dos triples de Brekott Chapman permitieron a Utah minimizarlo rápidamente. Ya en la segunda parte, los Wildcats fallaron sus primeros 10 lanzamientos de campo del período, pero el escaso acierto de los Utes (2 de 9 en esta racha) les impidió aprovecharlo.

A 1:57 del final, un triple de Brandon Taylor ponía a los locales dos puntos arriba. En la jugada siguiente el base Gabe York (12 puntos, 4 rebotes) forzó una falta. Falló su segundo tiro libre, pero él mismo capturó el rebote ofensivo con una facilidad pasmosa para anotar la canasta. Esta acción supuso el inicio del parcial de 0 a 8 con el que Arizona decantó el encuentro (57-63). Delon Wright (17 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias, 3 tapones) no pudo ganar en su noche sénior.

Southeastern Conference

La primera de la lista y única invicta de la Division I Kentucky llegó frente a Mississippi State (56-74) a los 28 partidos ganados este curso, batiendo la marca de victorias consecutivas en una temporada de los Wildcats. Con su triunfo posterior sobre la 18 del ranking Arkansas (84-67) los de John Calipari se proclamaron campeones de la liga regular a falta de 2 partidos para cerrar el calendario. Su superioridad sobre los Razorbacks fue aplastante, cimentada en la mejor versión de su defensa. La segunda clasificada de la SEC no tuvo ninguna opción. Ya perdía de 9 a los tres minutos de juego, y su desventaja siguió aumentando hasta llegar a los 31 mediada la segunda parte. Este tapón de Willie Cauley-Stein sobre Alandise Harris plasma a la perfección el dominio de la primera del ranking.

En su compromiso anterior Arkansas había hecho valer el margen que había acumulado en la primera parte para resistir la avalancha de Texas A&M en la segunda (81-75). Con su presión, los Razorbacks forzaron 16 pérdidas de balón a los visitantes antes del descanso. Su acierto en el tiro durante este primer período también fue muy elevado (18 de 33, de los cuales 8 de 16 en triples). El claro dominio del rebote permitió a los Aggies, terceros de esta conferencia, reducir su máxima desventaja de 23 puntos hasta los 6 finales.

El jugador de Louisiana State Tim Quarterman se había torcido el tobillo en un entrenamiento el día previo al partido frente a Ole Miss. Y aún así, sumó un triple doble (18 puntos, 10 rebotes, 10 asistencias) en la victoria de los Tigers por 73 a 63. El escolta también destacó por su defensa sobre Stefan Moody (15 puntos pero con una serie en el tiro de 3 de 16). Las dos derrotas de los Rebels esta semana han empañado los buenos números del español Sebas Saiz: 12 puntos y 13 rebotes ante Georgia, y 11 puntos, 5 rebotes y 3 tapones frente a la cuarta de la clasificación de la SEC.

Missouri rompió una racha de 13 partidos perdidos. No había rival más propicio para ello que Florida (64-52). Billy Donovan no encontró en su plantilla, con las bajas del lesionado Michael Frazier y el sancionado Dorian Finney-Smith, a nadie capaz de frenar a Namon Wright. El freshman de los Tigers anotó 28 puntos con unos porcentajes altísimos: 4 de 5 en tiros de 2 puntos y 6 de 8 en los de 3. Tras conseguir llegar con un marcador ajustado a los últimos 4:30, Florida cerró el partido encajando un parcial de 14 a 5. En este lapso los visitantes fallaron 4 de los 7 tiros libres que lanzaron. Su escaso acierto desde la línea de personal  (9 de 23) es otro de los factores que explican su derrota.

Florida le levantó el castigo a Finney-Smith, y el ala pívot ayudó con 20 puntos y 10 rebotes a que los Gators vencieran a Tennessee por 66 a 49. La defensa zonal de los Volunteers no se mostró efectiva. Sus rivales acertaron el 55,6% de sus tiros (un 68,4% en la primera parte). Los locales llegaron al descanso con un parcial de 15 a 4 que dejó el enfrentamiento decidido. Donovan se convirtió en el segundo entrenador más joven en la historia de la máxima categoría del baloncesto universitario en sumar 500 victorias. Junto a Bobby Knight, son los dos únicos que han llegado a esta cifra antes de los 50 años (el entrenador de Florida los cumple en mayo).

Vanderbilt perdía 30 a 19 al descanso frente a Tennessee, pero en la segunda parte alcanzó la perfección. Liderados por Luke Kornet (18 de sus 21 puntos tras el descanso), los Commodores anotaron sus últimos 13 tiros de campo para acabar ganando 65 a 73. En esta segunda mitad los visitantes acertaron en 9 de sus 11 intentos de 3 puntos (Kornet 4 de 4, Matthew Fisher-Davis 3 de 5). Había cuentas pendientes entre ambos conjuntos, y el vencedor Wade Baldwin IV se dedicó a aplaudir irónicamente a su rival Armani Moore al final del partido. El entrenador Kevin Stallings, advertido de esta circunstancia, fue a buscar al freshman y a gritos le obligó a disculparse. Él tampoco estuvo acertado en las formas, y también tuvo que pedir perdón por ello.

West Coast

Gonzaga, tercera del ranking, vio romperse su racha de 22 victorias seguidas (y 41 en casa) con una derrota ante la Universidad de Brigham Young (70-73) del rey del triple doble Kyle Collinsworth (20 puntos, 8 rebotes, 3 asistencias). Un resultado en el último partido del calendario que les privó de cerrar invictos su liga regular. Esta fue su segunda derrota este curso. Los Bulldogs nunca estuvieron por delante en el marcador, algo que no les pasaba desde el 12 de febrero del 2007. No fue la despedida de su pista con la que soñaban Kevin Pangos, Gary Bell y Byron Wesley (17 puntos, 9 rebotes).  Los locales resistieron las embestidas mormonas durante la primera parte para llegar al descanso con empate a 36.

En la segunda mitad Gonzaga volvió a ceder terreno poco a poco, hasta llegar a los últimos 2:30 perdiendo de 8. El equipo de Mark Few hizo un último esfuerzo, y dos tiros libres fallados por Tyler Haws (10 puntos en una noche poco inspirada) a 6 segundos del final le dieron la opción de forzar la prórroga. El triple de un desacertado Kyle Wiltjer no entró. Haws se había convertido en el partido previo de BYU en el máximo anotador histórico de su universidad, batiendo la marca de un Jimmer Fredette que no encuentra su lugar en la NBA. La derrota de Saint Mary’s contra Santa Clara (71-70) le dio a Brigham Young el segundo lugar de la clasificación empatados con los Gaels.

Versión íntegra del artículo publicado en http://www.encancha.com, marzo 2015

Kentucky impone respeto a sus rivales en la NCAA

22 Dic

En el interludio entre el final de los exámenes del semestre y el principio de las vacaciones de Navidad, Kentucky envió un mensaje que no dejó indiferente a nadie. El chivo expiatorio fue UCLA, un programa de prestigio aunque no en su mejor momento. Los Wildcats ya dan miedo.

Por segunda semana consecutiva, todos los votos para número 1 del ranking de Associated Press llevaban el nombre de Kentucky. Ni la baja de Alex Poythress para lo que queda de temporada sembró dudas en los votantes. Duke, Arizona, Louisville y Wisconsin completaron el Top 5 manteniendo sus posiciones de la semana previa. Pocos cambios también entre los equipos que les siguen: Virginia, Villanova, Gonzaga, Texas y Kansas.

Saint John’s (20) y Notre Dame (21), debutantes en la lista previa, subieron 4 posiciones. El gran batacazo respecto al ranking anterior fue la pérdida de 8 puestos de Butler (del 15 al 23) tras su derrota ante Tennessee. North Carolina cayó hasta el penúltimo lugar, a un paso del abismo. Por detrás suyo, la retornada Michigan State. Los Spartans reemplazaron a una Northern Iowa que sólo aguantó una semana en el Top 25.

En el momento de publicar este artículo quedan 9 equipos que han ganado todos sus partidos disputados hasta ahora. Un tercio están en la ACC: Duke, Louisville y Virginia. En la Pacific 12 hay dos más, Arizona y Washington. El resto de invictos son Colorado State (Mountain West), Kentucky (SEC), Texas Christian University (Big 12) y Villanova (Big East). Tres son los equipos que no han vencido ninguno de sus encuentros, ya sea contra rivales de la Division I o de otras categorías: Central Arkansas (Southland), Delaware (Colonial) y Florida A&M (MEAC).

Kentucky mete miedo a sus rivales

Kentucky exhibió músculo ante UCLA (83-44). Los californianos no están en el Top 25, pero su programa baloncestístico es de nivel medio-alto y tienen jugadores de calidad. De ahí que lo que hicieron los Wildcats sea tan destacable. Abrieron el partido con un parcial de 24 a 0. Su defensa provocó que los Bruins fallasen sus primeros 17 lanzamientos. Al descanso el marcador era 41 a 7 (igualando la anotación más baja de un equipo de la Division I al descanso esta temporada).

Por segundo partido consecutivo, los tiradores exteriores de Kentucky se mostraron efectivos. Devin Booker fue el máximo anotador del equipo con 19 puntos y 5 de 6 en los triples (7 de 10 en total en el lanzamiento). Aaron Harrison (15 puntos) anotó 3 de 8 en triples, pero los 3 que acertó fueron en la primera parte, cuando se estaba decidiendo la victoria. En una segunda parte de menos tensión competitiva falló sus dos intentos. El punto débil de Kentucky hasta ahora había sido su porcentaje de 3 puntos. Si tapa esta vía de agua, es difícil que no se proclame campeón.

Este partido formaba parte de un programa doble organizado por la cadena de televisión CBS en el United Center de los Bulls de Chicago. En el otro duelo de la noche, la 24 de la lista de AP North Carolina se redimió derrotando a la 12 Ohio State (82-74). La universidad en la que jugó Michael Jordan impuso su defensa y su mayor presencia interior con Brice Johnson (18 puntos, 9 rebotes) como jugador más destacado.

Los Buckeyes, que promediaban un acierto del 53,7% en el lanzamiento anotando 84,2 puntos de media, se quedaron en un 35% en el tiro. Ohio State intentó la remontada en la segunda mitad buscando los puntos de Sam Thompson (17 puntos) en la pintura. Redujeron su desventaja de 18 puntos, pero no lo suficiente como para disputar la victoria.

Duke acusa el parón de los exámenes

La número 2 Duke notó sus 12 días de parón ante Elon. Los Blue Devils perdieron 17 balones (su peor marca del curso), fallaron 13 de sus 27 tiros libres y sólo acertaron en 3 de sus 16 lanzamientos triples. A pesar de ello, su victoria nunca peligró (75-62). Jahlil Okafor se marcó un partido de auténtico crack con 25 puntos y 20 rebotes (récord para un freshman en Duke).

El entrenador Mike Krzyzewski tuvo que llamar la atención a sus jugadores en su siguiente enfrentamiento, contra la vigente campeona de la NCAA Connecticut. El center de los Huskies Amida Brimah se cargó muy rápido de faltas. Duke lo aprovechó para llegar al descanso ganando 30 a 25. Pero al inicio de la segunda parte encajó un parcial de 0 a 5. “Coach K” pidió un tiempo muerto para hacer reaccionar a un equipo que se le había dormido. Cuando se reanudó el juego los Blue Devils le devolvieron la moneda a sus rivales con un parcial de 15 a 2 que dejó el duelo sentenciado a su favor (66-56).

Duke sobrevivió a una mala noche en los lanzamientos de campo (18 de 48, 37,5%) gracias a su dominio del rebote (40 por 29 de los Huskies) y su rentabilización de las faltas recibidas con tiros libres (el equipo dispuso de 34, transformando 25). El base freshman Tyus Jones lideró a sus compañeros con 21 puntos, mientras que el máximo anotador fue su rival de UConn Ryan Boathright con 22. Entre todos los jugadores de ambos banquillos sólo fueron capaces de anotar 2 puntos, transformando 1 de sus 14 tiros. La peor anotación de unos reservas en lo que llevamos de temporada en la Division I.

Arizona anotó 101 puntos en su clara victoria ante Oakland (101-64). Es el récord anotador de los Wildcats en 40 minutos en las 5 temporadas que el entrenador Sean Miller lleva al frente del equipo. La Universidad de Texas el Paso se lo puso más difícil a los Wildcats (55-60), en el primer partido de verdad como visitante de los invictos terceros del ranking (hasta ese momento habían jugado 8 en casa y 3 en el torneo de Maui, pista “neutral”).

Tras un buen principio de Arizona plasmado en un marcador de 15 a 2, la defensa de los Miners  y el despertar ofensivo de Vince Hunter (18 puntos, 12 rebotes) volvieron a igualar el duelo. Una canasta suya avanzó a UTEP en el marcador (40-38) a 12:46 del final. Kaleb Tarczewski y Stanley Johnson (17 puntos, 6 rebotes) dieron impulso a los de Sean Miller hasta conseguir un margen de seguridad de 10 puntos cuando faltaban 3 minutos y medio para acabar el encuentro.

Montrezl Harrell llevaba anotados 14 puntos en la primera mitad ante Western Kentucky cuando se lio una tangana poco antes del descanso en la que acabó expulsado tras lanzar un codazo a un rival. La cuarta del ranking Louisville se impuso igualmente a los Hilltoppers por 67 a 76. Sin Harrell, Terry Rozier asumió el liderazgo de los Cardinals anotando 26 de sus 32 puntos en la segunda mitad.

La defensa de Virginia

La sexta de la lista Virginia clausuró su parón de 11 días por los exámenes venciendo a Cleveland State (70-54). La mejor defensa de la categoría en estos momentos (deja a sus rivales en 46,2 puntos de media por partido) mantuvo a los Vikings sin anotar durante 10 minutos de la primera parte. Harvard aún lo pasó peor.

Los Cavaliers les dejaron en 8 puntos al descanso con sólo una canasta en juego (gracias a 2 tiros libres de Wesley Saunders a 7 segundos de descanso, la Crimson evitó batir el récord del curso de menos anotación en una primera mitad, 7). El resultado final fue 76 a 27 (Harvard igualó la peor anotación de la temporada para un equipo de la DI), con un acierto en el lanzamiento de los derrotados del 16% (8 de 50).

Syracuse desaprovechó una buena ocasión para volver a entrar en el ranking tras perder ante la número 7 para los votantes de AP Villanova (82-77). Los Orange fueron por delante en el marcador durante 39 minutos y 56 segundos. Incluso llegaron a ganar por 15 puntos faltando poco el descanso. Pero poco a poco los Wildcats fueron reduciendo el margen hasta que JayVaughn Pinkston (25 puntos, 10 rebotes) robó la pelota y empató a 69 a 4 segundos del final, enviando el partido a la prórroga. En el tiempo extra los de Boeheim cedieron ante el empuje de sus rivales. Aquí teneis el emocionante final de la segunda parte.

Si la semana anterior Wichita State sufrió para vencer a Detroit, en esta última la número 11 del ranking se libró por los pelos del upset ante Alabama (53-52). Y eso que los Shockers empezaron relativamente bien el encuentro, anotando la mitad de sus lanzamientos para dominar en el marcador 18-14. La Crimson Tide apretó en defensa, y los locales sólo convirtieron 2 de los 13 tiros que intentaron a partir de entonces hasta llegar al descanso.

La tónica se mantuvo en la segunda mitad. A 5:50 del final, los locales perdían de 11. El entrenador Gregg Marshall pidió tiempo muerto para organizar una defensa presionante. Wichita State cerró el partido con un parcial de 13 a 1. Darius Carter (16 puntos, 6 rebotes) aprovechó una asistencia de Fred VanVleet (9 puntos, 7 rebotes, 5 asistencias) para poner por delante a los Shockers a 12 segundos del final con un mate. El último triple de Rodney Cooper para Alabama ni se acercó al aro.

Washington, que ocupa el lugar 16 del ranking, superó por los pelos al equipo que le precede en la lista, Oklahoma (69-67). Los Huskies, tras llegar a liderar el enfrentamiento en la primera mitad con un margen de 20 puntos, se quedaron sin gasolina en los instantes finales. En los últimos 4 minutos el equipo sólo anotó 3 puntos. En la segunda mitad los Sooners empezaron a remontar cuando los triples de Buddy Hield (17 puntos) empezaron a entrar y Isaiah Cousins se sumó a la fiesta (17 puntos). Jordan Woodard tuvo un lanzamiento de 3 puntos en el último segundo para darle la victoria a su equipo, pero el tiro no entró.

La 18 de la lista Miami se llevó un revolcón considerable en casa ante Eastern Kentucky (44-72). Los Colonels, que fueron siempre por delante en el marcador, llegaron al descanso con una mínima ventaja de 2 puntos. En la segunda mitad aseguraron la victoria gracias a un demoledor parcial de 2 a 22 con 6 triples, 3 de Isaac McGlone (12 puntos, 4 de 4 en triples) y 2 de Timmy Knipp (17 puntos, 5 de 9 en triples). La efectividad visitante desde más allá de la línea de 3 puntos fue clave en el resultado: 14 de 26 (53,8%).

Problemas en la parte baja del Top 25

San Diego State, número 19 del ranking, fue derrotada en la prórroga por Cincinnati (71-62). Los locales ganaban de 5 a falta de 30 segundos, pero un parcial de los Aztecs de 3 a 8 (con dos triples incluidos) les permitió forzar la prolongación de 5 minutos. Los Bearcats, escarmentados por la derrota en su partido anterior ante Nebraska después de dos prórrogas, no se dejaron sorprender de nuevo. Este fue el último partido que Mick Cronin dirigió a Cincinnati. Tras un chequeo médico a causa de sus frecuentes dolores de cabeza, se le detectó un aneurisma sin estallar. El técnico será baja hasta que supere esta peligrosa situación.

Saint John’s, veinteavo mejor equipo del país para los votantes de AP, perdía al descanso 18 a 33 contra Saint Mary’s. La charla en el descanso del entrenador Steve Lavin debió ser muy convincente, porque sus jugadores liderados por D’Angelo Harrison (21 puntos) remontaron para ganar 53 a 47. Brad Waldow anotó 26 puntos y capturó 11 rebotes para los derrotados Gaels. Esta fue una dura semana para el pívot. Su monstruoso partido (25 puntos, 15 rebotes, 6 asistencias) ante Northern Arizona (71-73) tampoco tuvo premio. Una pelota perdida a 3 segundos del final permitió a Quinton Upshur (26 puntos) anotar la canasta definitiva para los Lumberjacks.

Si en el resumen anterior de la actualidad NCAA os decíamos que Butler (23 del ranking) estaba sobrevalorada, esta semana Indiana nos dio la razón (73-82). Los Hoosiers llegaron a tener 10 puntos de ventaja a 3 minutos del descanso, pero una buena racha de Kellen Dunham (23 puntos) igualó el encuentro. En los minutos finales del encuentro, Troy Williams (22 puntos, 11 rebotes) y Yogi Ferrell (20 puntos) fueron claves en el parcial de 0 a 10 que abrió la brecha definitiva para Indiana.

Michigan State ve discutida su permanencia en el ranking. Tras volver al Top 25 esta semana (en la última posición), la derrota en la prórroga ante Texas Southern (64-71) puede enviar a los Spartans de nuevo al limbo. La baja de Branden Dawson con una fractura de muñeca no sirve de excusa. El equipo de Tom Izzo lideraba la DI con un 44% en los triples, pero ante los Tigers se quedaron en un 4 de 21. Los locales, que nunca habían ido por detrás en el marcador, llegaron a tener 8 puntos de ventaja a 8 minutos del final. Jason Carter, con 9 de sus 13 puntos, lideró el parcial de 2 a 11 que dio un vuelco al partido.

Florida es otro de los clásicos que viven en la inhóspita tierra de más allá del Top25. Los Gators derrotaron a Wake Forest y Michael Frazier se llevó 14 puntos. Pero no anotados (que fueron 12), sino de sutura en la frente tras chocar contra un rival. El percance no le impidió seguir jugando. Los de Billy Donovan cimentaron su triunfo en las 17 pelotas recuperadas.

Grambling State, cuna de dinastías

Oregon State derrotó a uno de los peores equipos de la Division I, Grambling State (71-43). Y lo hizo con un triple doble de Gary Payton II: 10 puntos, 12 rebotes y 10 asistencias a los que también hay que sumar 6 recuperaciones. Es el segundo triple doble en la historia de esta universidad. ¿Adivináis quien hizo el primero? Papaíto. Gary Payton sénior consiguió 20 puntos, 14 rebotes y 11 asistencias contra Portland el 26 de noviembre de 1988. Ahora padre e hijo forman parte de la historia de los Beavers. Payton el Joven volvió a conseguir buenas cifras en el triunfo ante DePaul (15 puntos, 7 rebotes, 5 asistencias, 5 recuperaciones, 2 tapones) aunque no estuvo tan inspirado en la derrota contra Quinnipiac (0 puntos, 1 rebote, 3 asistencias, 4 recuperaciones).

Grambling State, por su parte, se está especializando en los apellidos ilustres. En la misma semana también fue apalizada por la 16 del ranking Washington (86-38), en el partido previo al triunfo de los Huskies sobre Oklahoma que ya hemos comentado. El máximo anotador del encuentro fue Shawn Kemp Jr (21 puntos, 4 rebotes). Creo que no es necesario que os aclare quién es el padre de este jugador, ¿verdad?

La paliza de la semana se la llevó South Carolina State, que cayó ante Texas Tech por 62 puntos de diferencia (101-39). Ningún jugador de los Bulldogs consiguió llegar a los dobles dígitos en anotación. Mientras su rival se fue a casa con un 57,8% en el lanzamiento (50% en los triples), ellos acabaron el partido con un mísero 21,2% de acierto (12,5% en los intentos de 3 puntos). De hecho, ni siquiera estuvieron finos desde la línea de tiros libres (44,4%, 8 de 18). El bochorno de la semana fue para Bowling Green, que perdió en casa contra Ferris State de la Division II (68-82).

American University dominaba de 20 puntos a La Salle a 14 minutos del final. Pero los Explorers no estaban dispuestos a caer en casa de una forma tan contundente. Así que consiguieron una espectacular remontada, culminada con un triple desde medio campo de Jordan Prince (26 puntos, 6 rebotes, 5 asistencias, 3 recuperaciones) para forzar la prórroga. En el tiempo extra no pudieron rematar la faena y acabaron perdiendo 66 a 68. Todos los puntos de los Eagles los anotó su quinteto titular.

Una marca difícil de batir

Amere May, de Delaware State, batió el récord anotador de la temporada en el triunfo de su equipo ante Saint Francis por 64 a 72. May se fue hasta los 48 puntos anotando 16 de sus 25 lanzamientos de campo (con un destacable 6 de 10 en triples) y sus 10 tiros libres. Dado su elevado momento de inspiración, su entrenador no se atrevió a sentarlo ni un segundo por si se le enfriaba la muñeca.

Una semana muy productiva la de Denzel Livingston, que anotó 34 puntos (24 en la segunda mitad) y la canasta de la victoria de Incarnate Word ante la Grand Canyon (80-82 ) que entrena el exNBA Dan Majerle. Livingston consiguió  30 puntos más en el triunfo de los Cardinals ante la Universidad de Missouri – Kansas City (UMKC) por 104 a 110, 16 de ellos durante las 3 prórrogas disputadas.

Marcus Marshall (36 puntos, 7 de 9 en triples) trabajó en balde para Missouri State en su visita a Tulsa (74-70). Joe Chealey (30 puntos, 7 de 9 en triples), de College of Charleston, tampoco vio su trabajo recompensado ante Charleston (90-85). Corey Allen Jr colaboró con 31 puntos en el trabajo de South Florida, aunque los Bulls cayeran en su visita a Florida State (75-62). Gran parte de la culpa de su derrota la tuvieron los 15 tapones que recibieron (6 de Jarquez Smith).

Marquette derrotó a Arizona State (78-71) con más puntos anotados por dos suplentes (41) que por los 5 titulares (37). Jajuan Johnson sumó 22 y los 19 restantes, además de 9 rebotes y 5 tapones, llegaron de la mano de Luke Fischer. El pívot, un transfer procedente de Indiana,  tuvo un gran debut en su primer partido con los Golden Eagles. Fischer volvió a brillar con 22 puntos y 8 rebotes en 22 minutos en el triunfo ante Alabama A&M (83-49). Habrá que seguir atentamente la evolución de este jugador

Las zapatillas de Jordan

Un comprador que prefirió permanecer en el anonimato pagó 33.387 dólares (27.300 euros) por unas zapatillas Converse que, según la casa de subastas que las vendió, usó Michael Jordan durante su paso por la Universidad de North Carolina (1981-1984). La venta quedó en suspenso cuando se puso en duda que la estrella de la NBA hubiera llevado estas bambas en un partido.

Jordan usaba esta marca de zapatillas en su etapa universitaria porque Converse le pagaba 10.000 dólares (8.177 euros) al año al entrenador de los Tar Heels Dean Smith para que sus jugadores (que no recibían dólar alguno en este trato) las llevasen.

Las bambas usadas por “Air Jordan” son piezas con buena salida en las subastas. Las que calzaba en las finales de 1997 durante su “partido de la gripe”, firmadas por el jugador, se vendieron por 104.765 dólares (85.666 euros) el año pasado. Otro par que llevó durante su temporada de rookie en la NBA fueron adjudicadas también el 2013 por  31.070 dólares.

Versión íntegra del artículo publicado en http://www.encancha.com, diciembre 2014

NBA.com | Hang Time Blog

The official news blog of NBA.com with commentary and analysis from NBA.com's staff of writers.

ProBasketballTalk

Basketball - NBC Sports

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: