Tag Archives: Ben McLemore

La NBA también se equivoca

21 Feb

Cuando algo no funciona, la lógica dice que hay que repararlo (aunque algunos opten por la inacción como solución a los problemas). Es lo que intentó la NBA con su concurso de mates, uno de los espectáculos principales del All Star. El problema es que en lugar de arreglarlo, lo han empeorado.

La jornada del sábado del Fin de Semana de las Estrellas es la de los concursos para que los jugadores de la NBA demuestren sus habilidades al margen de las reglas habituales de los partidos. El espectáculo del día gira en torno al concurso de mates, el primer concurso que se creó y el que cierra la fiesta. Y para alargar la sesión se le han ido añadiendo otras competiciones de mayor o menor interés. Este año la liga profesional innovó el formato buscando darle más interés a una noche que en los últimos años se hacía demasiado larga para los espectadores.  

Lamentablemente, la idea de trasladar la rivalidad entre  las conferencias Este y Oeste a la noche de los concursos no sólo no acabó de cuajar, sino que puso en peligro la joya de la corona: el concurso de mates. Una competición en decadencia que la NBA trata de relanzar. Este año han fracasado. La competición tiene un problema de materia prima (no van los mejores) y encima ahora la presentación del producto es mala.

UNOS APERITIVOS SOSOS

El menú empezó con dos entrantes menores: el concurso de tiro para tríos compuestos por un jugador en activo, una participante en la WNBA y una vieja gloria de la NBA, y la prueba de habilidades para bases. El primero lo ganó el combinado formado por Chris Bosh, Swin Cash y Dominique Wilkins, gracias a la rapidez con la que el jugador de los Miami Heat consiguió encestar desde el centro de la pista.

La edición de este año de las habilidades para bases presentaba la novedad de ser un relevo por dúos en lugar del reto individual, sobre un circuito con menos obstáculos para el dribling que en temporadas anteriores, y que por tanto premiaba la velocidad sobre el manejo del balón. En este escenario, la pareja formada por el hiperactivo Damien Lillard (el Blazer participó en tres de los 4 concursos de la noche) y Trey Burke (Jazz) se impuso de forma muy ajustada sobre sus rivales del Este (Carter-Williams de los Sixers y Oladipo de los Magic).

 

UN PRIMER PLATO CORRECTO, SIN MÁS

Este año se modificó el reglamento del concurso de triples. Uno  de los seis carros de 5 pelotas estaba lleno de balones tricolor, que cuentan doble (en el resto de carros sólo hay 1). Los participantes podían ubicar este manantial de puntos en la posición que más les conviniera. La mayoría lo pusieron en su punto de máxima fiabilidad. El ganador Marco Belinelli, de los Spurs, optó por una decisión matemática: situarlo al final, sabiendo así los puntos que le hacían falta para pasar ronda.

Hizo falta una serie extra de lanzamientos en la final para desempatar entre el jugador de los Spurs (cuarto porcentaje de acierto de 3 puntos de la temporada) y el de los Wizards Bradley Beal (noveno en efectividad triplista en la liga regular). En ese sentido, el concurso ayudó a calentar el ambiente como último telonero previo a la competición que todos esperaban, la de los mates. A pesar de un par de tiros al aire en la ronda final, no se le puede pedir más.

 El resto de participantes fueron el campeón del año pasado Kyrie Irving (Cavaliers), el ganador del 2012 Kevin Love (Timberwolves), Arron Afflalo (Magic, con el mismo porcentaje de acierto en la liga regular que Beal), Stephen Curry (Warriors, el jugador que ha convertido más triples esta temporada), Damian Lillard (tercer jugador con más triples anotados) y Joe Johnson (Brooklyn Nets, y sin ningún dato favorable que justifique su presencia en esta edición del concurso más allá de completar el cuarteto del Este).

Klay Thompson merecía estar, pero la presencia de su compañero de equipo Stephen Curry le dejó fuera. Encontré a faltar al especialista con la racha de partidos consecutivos anotando un triple más larga de la historia, el alero de los Hawks Kyle Korver. O a José Manuel Calderón (quinto en porcentaje de acierto de la NBA, 44,3%,  y en triples convertidos, 129).  Wesley Matthews, de los Blazers, también reunía méritos suficientes para competir (cuarto en triples anotados). Pero la división por conferencias (4 por cada una) marcó la selección.

 

UN SEGUNDO PLATO ANODINO

Y llegamos al plato principal del menú del sábado, los tan esperados mates. Valoración final: fiasco total y absoluto. Ya hace temporadas que las estrellas huyen de esta cita para protegerse de lesiones. La competición es patrimonio de aspirantes a estrellas y jóvenes prometedores que buscan llamar la atención. Depende demasiado del talento de las últimas hornadas de recién llegados. Un año malo presagia un concurso flojo. Para hacerlo más interesante y disimular las ausencias, la NBA cambió el sistema…sin éxito.

El resultado fue una competición dispersa, con algunos de los mejores mates difuminados e inadvertidos, y una resolución final excesivamente rápida que no permitió sacar lo mejor de los participantes. Con los 6 concursantes agrupados por conferencias, la primera fase consistió en una actuación en grupo con un tiempo de 90 segundos en que los jugadores iban haciendo sus mates. Sin repeticiones de televisión, sin pausas para valorar cada acción, y con una puntuación global para el equipo.

 El Este (John Wall, Paul George, Terrence Ross) acertó en su planteamiento: cara a barraca, cada uno que haga un par de mates buenos antes de que el público se confunda, para acabar con algún mate conjunto. El Oeste (Damien Lillard, Harrison Barnes, Ben McLemore) optó por empezar por la combinación en grupo, y gastó demasiados segundos e intentos hasta hilvanar algo decente. Eso hizo que su ejercicio, falto de ritmo, se hiciera largo, a pesar de alguna acción destacable de McLemore.

Luego vino la fase de los enfrentamientos individuales entre un jugador de cada equipo. Terrence Ross apareció ataviado como el rey (era el vigente campeón), pero ni él ni Lillard asombraron. El duelo entre Paul George y Harrison Barnes se hizo largo e insulso (George necesitó 4 intentos para culminar, Barnes 3). Sólo McLemore y Wall entendieron de qué iba el tema. McLemore se presentó con Shaquille O’Neal, copropietario de su equipo (Sacramento Kings), y saltó sobre el trono en el que se sentaba el pívot. Un mate correcto, un gran envoltorio. John Wall le superó saltando sobre la mascota de su equipo, los Wizards.

Y cuando por fin la cosa se calentaba, cayó el telón. Los internautas dieron como vencedor a Wall y todos a dormir mientras los espectadores se quedaban con cara de pasmo y la sensación de haber perdido horas de sueño (hablo por los españoles) para nada. Y como se suponía que los mates son el momento cumbre de la noche, este chasco arrastró al resto de entretenimientos de la noche. Una pésima planificación estratégica de la NBA que no creo que se vuelva a repetir. Por cierto, Este y Oeste empataron a dos en su duelo particular de la noche, aunque no creo que este dato le interese a nadie.

 

EL POSTRE, EN OTRO RESTAURANTE

Y mientras, la liga menor, la NBA-DL también celebró su concurso de mates. Con jugadores sin el renombre ni el glamour de los de la liga madre, en un escenario mucho menos vistoso y, comparando la diferencia de público, casi en familia. Con 6 participantes como en el de la NBA, pero con un formato clásico: Dos mates por jugador en primera ronda, y los dos participantes mejor puntuados pasan a la final, en la que tienen dos mates más para exhibirse.

Un adjetivo para definir esta edición: Brutal. Un espectáculo de primer orden que se mereció un mejor envoltorio. Un gran acierto el incorporar la gradería como parte del concurso, acercándose más a los espectadores. Aquí os dejo el vídeo para que juzguéis vosotros mismos (es largo, pero vale la pena). Y una conclusión: o van los mejores de la NBA o que den por finiquitado el concurso de mates. Y por extensión la noche de los concursos. Lo demás son monsergas del márketing.

 

 

publicado en http://www.encancha.com, febrero 2014

Anuncios

DRAFT NBA 2013: una noche sin estrellas

24 Jun

El draft de la NBA es uno de los mecanismos claves, junto con el tope salarial, para intentar igualar la competición, evitando que siempre ganen los mismos equipos. No siempre se consigue este efecto, ya que al tratarse de un tope salarial “blando” se puede sobrepasar pagando una multa. De hecho, esta próxima temporada se empezará a aplicar un regimen de penalizaciones mucho más duro para limitar este fallo del sistema. Mientras tanto, y gracias al draft, las franquicias pequeñas pueden disfrutar durante algunas temporadas, a un precio asequible de las futuras estrellas de la liga.

 La noche del jueves (madrugada del jueves al viernes hora española) los equipos de la NBA seleccionaran a sus futuros jugadores. Los primeros en elegir serán los Cleveland Cavaliers, luego los Orlando Magic y finalmente los Washington Wizards, tal como marcó el sorteo. A partir de ahí, llegará el turno del resto de equipos en función de su clasificación de esta temporada, y de los diferentes cambios de cromos que hayan tenido lugar entre ellos tanto en traspasos de años anteriores como en operaciones de última hora (los Suns, los Hawks o los mismos Cavaliers tienen dos opciones en la primera ronda, por ejemplo).

 Este año la noche del draft se presenta muy incierta, porque no hay un número 1 claro. Ninguno de los candidatos a entrar en la NBA parece superior al resto, no porque sean todos muy buenos, sino porque no se vislumbra ninguno con un perfil de futura estrella de la Liga. El hecho de estar tan abierta la selección hace que las previsiones varien en cuestión de horas, en función de la actuación de los jugadores en los distintos entrenamientos (abiertos o privados para cada equipo), conversaciones entre los ejecutivos de las franquicias o la rumorologia variada.

 Candidatos en apuros

 Nerlens Noel parece el principal candidato a ser el primer elegido de la noche. Hablamos de un pivot muy atlético de 2,10 de altura, con un buen salto que le convierte en excelente taponador y reboteador. Ha jugado una temporada en la Universidad de Kentucky a las ordenes de John Calipari, un entrenador que saca muy buen rendimiento de estos jugadores que sólo están en la universidad el tiempo que les obliga la reglamentación de la NBA (no se puede pasar a profesional con menos de 19 años en tu primera temporada, y habiendo estado un curso fuera del instituto o high school).

 Calipari, sin embargo, no ha podido trabajar mucho con Noel. El pivot se lesionó gravemente los ligamentos de la rodilla, y fue operado en marzo. Las previsiones médicas situan su retorno hacia finales de diciembre, lo que le haría perderse los dos primeros meses de la liga regular. Y eso sin haber pulido su juego ofensivo, muy limitado por lo visto hasta ahora. En la NCAA vivía de los rebotes ofensivos o de las asistencias de sus compañeros, pero no era capaz de generarse sus propias jugadas.

Shabazz Muhammad empezó la temporada siendo otro de los candidatos al número 1, pero conforme discurría la competición universitaria sus opciones han ido cayendo. El alero de UCLA ha demostrado ser un anotador tremendamente eficaz, pero a los ojeadores de la NBA no les ha gustado el hecho de que no genere juego para sus compañeros. Muhammad es un finalizador de jugadas. Durante el curso también se desveló que su padre había mentido sobre su edad. En lugar de 19 años tenía 20. Eso le hace menos dominante físicamente de lo que parecía, y limita su capacidad de progresión. Las dudas sobre su entorno familiar le han acabado de relegar en las previsiones.

El escolta de la Universidad de Kansas Ben McLemore era otro de los que estaba en la pugna. Ha realizado una buena temporada, evidenciando una gran capacidad de anotación. Y lo que es más importante, sin necesidad de acaparar demasiadas pelotas ni condicionar el juego de su equipo. Sin embargo, su floja actuación en los diferentes entrenos previos al draft ha sembrado dudas sobre sus posibilidades como profesional. También arrastra una historia personal potente, con un padre (jugador callejero de cierto renombre) que le abandonó de niño, y un hermano mayor, que ejerció de modelo paterno, actualmente en prisión con una larga condena tras verse envuelto en un tiroteo.

Las posibles sorpresas

Como pasa cada año, mientras unos bajan, otros suben. Alex Len es un pívot ucraniano de 2,15. Un cinco puro de los que cada vez cuesta más de encontrar. Las dudas sobre Noel han hecho mejorar sus opciones. Y en su caso, una lesión de tobillo le ha favorecido, al hacerle perderse las pruebas anteriores al draft. Así los ojeadores han tenido que quedarse con sus actuaciones durante la temporada, y no le han podido someter a pruebas específicas para revelar las debilidades de su juego.

Otto Porter es un alero completísimo. En la Universidad de Georgetown ha aportado en todas las facetas del juego. Proviniente de un entorno rural, criado en el seno de una familia donde se mama el baloncesto desde el mismo momento de nacer, y educado en una estricta ética de trabajo, presenta todas las cualidades para ser un buen jugador profesional. La duda, en su caso, es si tiene el carácter para dar el paso adelante y convertirse en una estrella.

Victor Oladipo ha hecho una temporada monstruosa en Indiana. Este escolta con unas capacidades atléticas excepcionales ha destacado en defensa y ataque. Su seguimiento del juego le ha hecho estar presente en la mayoría de jugadas importantes de su equipo. Un jugador listo para producir desde el primer minuto. Lástima que en el draft las franquicias prefieren arriesgar en hipotéticas figuras antes que en jugadores sólidos.

Y luego está Trey Burke. El base de Michigan ha sido el mejor base de esta temporada en la NCAA. Dirige, anota y además aporta liderazgo en pista. Un director de juego que sabe ser decisivo cuando hace falta serlo. Un jugador excepcional, lástima de la posición que ocupa. Porque de los primeros equipos en elegir en el draft, ninguno tiene urgencias en el lugar de base.

La gran incógnita es el griego Giannis Adetokunbo, un polivalente jugador exterior de 2,06 que cumplirá 19 años el 16 de diciembre. Las expectativas sobre él son enormes. Ya se le califica como el nuevo “Magic” Johnson. Los informes de los ojeadores dicen que incluso puede ejercer de base. Claro que jugaba en el Filathlitikos, de la segunda división griega. Habrá que ver de que es capaz contra rivales de más nivel. El equipo que lo quiera deberá llegar a un acuerdo con el CAI de Zaragoza que, anticipándose a la NBA, le firmó un contrato por 4 temporadas.

Los expertos ven el draft de este año como uno de transición a la espera del siguiente, el del 2014, en el que se prevee una remesa excepcional de talento. Además de algunos jugadores que no han querido entrar en el presente, como Marcus Stark, Glenn Robinson III, James Michael McAdoo o Mitch McGary, se espera una clase de novatos extraordinaria, con Andrew Wiggins, Jabari Parker, los gemelos Harrison, Julius Randle, Noah Vonleh o Aaron Gordon entre otros. Si no sois seguidores de la Liga Universitaria, la próxima temporada será un momento inmejorable para empezar a serlo.

 

publicado en http://www.encancha.com, junio 2013

La suerte de los Cavaliers

24 May

Los Cleveland  Cavaliers son un equipo en reconstrucción desde que Lebron James cambió los grandes lagos de Ohio por las soleadas playas de Florida. Con Kyrie Irving como nuevo jugador franquicia, la fortuna les brinda una gran oportunidad de acelerar este complejo proceso.

Esta semana se celebró el sorteo del draft de la NBA, que decide el orden en que elegirán los equipos que han quedado fuera del playoff. Se realiza mediante un sistema aleatorio, aunque con un reparto de probabilidades inversamente proporcional a la clasificación de las franquicias. Los que han ganado menos partidos durante la liga regular tienen más posibilidades de elegir entre los tres primeros.

Originariamente la primera elección del draft recaía en el peor equipo de la temporada. Posteriormente,  las dos primeras opciones de elegir pasaron a repartirse entre los dos peores equipos por el nada sofisticado método de la moneda al aire. Actuaciones escandalosas de equipos que se dedicaban a perder partidos de forma descarada para asegurar sus opciones de futuro llevaron a implantar un sistema de sorteo de las tres primeras plazas.

Abonados al número 1

El ganador de este año han sido los Cleveland Cavaliers. Desde que se instauró esta lotería, en 1985, es la cuarta vez que esta franquicia se lleva el premio gordo. En 1986 eligieron al pívot Brad Daugherty, entorno al cual formaron un gran bloque con Mark Price, Craig Ehlo, Larry Nance  y John “Hot Rod” Williams, entre otros. Sin embargo, sus continuos problemas de espalda le forzaron a retirarse tras 8 temporadas, con tan solo 28 años.

En junio de 2003, tras una serie de años anodinos, los Cavaliers fueron doblemente afortunados. Por una banda, consiguieron nuevamente la primera elección del draft. Y por otra, este hecho se produjo el mismo año que Lebron James optaba a hacerse profesional.  James volvió a poner la franquicia en el mapa,  llevándola hasta las finales de la NBA en 2007. Se enfrentaron a los Spurs en año impar. O sea que perdieron.

Con el proyecto agotado, Lebron James voló a Miami en 2010, dejando tras de sí un equipo desolado…pero con mucha suerte. El propietario Dan Gilbert envió a su hijo Nick como representante del equipo al sorteo del draft del 2011. Y el chaval fue talismán al obtener de nuevo una primera elección. Los Cavaliers se hicieron con Kyrie Irving, llamado a ser el mejor base de la NBA dentro de no demasiado tiempo. Un jugador sobre el que cimentar un nuevo proyecto.

Este año han sido agraciados de nuevo con el número uno. Por cuarta vez en su historia. Y de nuevo, con Nick Gilbert como talismán. Aunque en esta ocasión su sonrisa no sea tan amplia y sincera como en la anterior. Porque si hay un año en el que perder no era tan malo, y ganar no significaba tanto, era este. Los Cavaliers tienen una patata caliente en las manos.

En 1986, 2003 y 2011 era muy fácil elegir. Había unos números 1 bastante claros, y era muy difícil equivocarse. Algo que no ocurre en 2013. La clase de novatos de este año presenta buenos jugadores (como siempre), pero muy pocas opciones de que alguno de ellos se convierta en estrella.

Una elección complicada

El honor de ser el primer elegido se lo disputan básicamente dos jugadores, Nerlens Noel y Ben McLemore. Noel es un pívot eminentemente defensivo, muy intimidador y reboteador, pero con un juego de ataque muy limitado. Y además, convaleciente de una grave lesión en los ligamentos de la rodilla que no le permitirá reaparecer, según las previsiones, hasta diciembre. McLemore es un escolta muy anotador, con más probabilidades de llegar a all star. Lástima que los Cavaliers eligieron con el número 4 del pasado draft a otro escolta, Dion Waiters.

Elegir a Noel como número 1 supone un gran riesgo. Porque tal vez nunca llegue a desarrollar su juego de ataque. Y porque seguramente su nivel defensivo no alcanzará la excelencia demostrada en la liga universitaria, ante rivales menos poderosos físicamente. Pero si no lo eliges, y luego resulta ser un jugador determinante, se te puede quedar la misma cara de tonto que a los Portland Trail Blazers cuando eligieron a Sam Bowie en 1984 por delante de Michael Jordan.

Así que por primera vez en 20 años, desde que los Orlando Magic traspasaron a Chris Webber, el número 1 del draft podría ser traspasado. Los cavaliers tienen una plantilla joven, con Irving, Waiters y el ala pivot Tristan Thompson como nucleo de futuro, y 20 millones de dólares de espacio para absorber los emolumentos de una figura sin que ello les aboque a pagar la temida multa por superar el tope salarial. Recordemos que este año se endurece, y mucho, esta tasa.

La rumorología ya ha empezado a funcionar. Por ahora, la mayoría de bulos incluyen también en la operación al convaleciente Anderson Varejao. A cambio, uno o varios jugadores de calidad contrastada y alguna elección para el draft del 2014. Porque según parece, esa promoción de rookies será la buena, una lluvia de futuras estrellas que las franquicias esperan como maná caído del cielo. Y para el que hay que empezar ya a posicionarse.

La segunda elección del draft del 2013 será para los Orlando Magic. Sin la presión de los Cavaliers, tendrán la oportunidad de conseguir piezas para reconstruir su destartalada plantilla, aunque sin partir de cero gracias a la presencia de los prometedores Tobias Harris y Nikola Vucevic. El podio lo completan los Washington Wizards, un conjunto al que una buena decisión la noche del draft puede convertir en un equipo interesante. Con el trío John Wall, Bradley Beal y Nené Hilario, sólo necesitan una pieza para completar el puzle.

 

publicado en www.encancha.com, mayo 2013

Gonzaga llega a lo más alto

5 Mar

Los calendarios de liga regular de las diferentes conferencias van llegando a su fin, y ya tenemos los primeros campeones. Claro que aún faltan los respectivos playoffs. La derrota del número 1, Indiana, contra Minnesota, permite al número 2, Gonzaga, escalar hasta la cima del ránking por primera vez en su historia.

Minnesota venció a Indiana 77 a 73, acabando con la racha de cuatro victorias consecutivas del número 1 y líder de la Big Ten. El ala pívot Trevor Mbakwe, un atípico caso de sénior de sexto año (lo normal son 4 cursos) anotó 21 puntos y capturó 12 rebotes. Ambos equipos se habían enfrentado el 12 de enero. Perdieron los Golden Gophers, que hasta aquel momento sumaban 15 victorias por sólo una derrota, y entraron en crisis. Cayeron en 8 de sus siguientes 11 partidos. Ahora esperan cerrar la racha tras la balsámica victoria contra Indiana.

Uno de los perseguidores de los Hoosiers, Michigan (número 4), sufrió una inesperada derrota contra Penn State por 84 a 78. Los locales vieron desvanecerse gran parte de sus espectativas a principios de temporada, con la grave lesión de su base y estrella Tim Frazier. Eran colistas de la Big Ten con  14 derrotas. Contra los Wolverines sumaron su primera victoria de la liga regular.

Michigan compensó este resultado venciendo a Michigan State (número 9) por 58 a 57. Dos acciones de Trey Burke fueron claves en el resultado. Con empate a 56, robo de pelota y canasta a la contra. A falta de 2 segundos, otro robo de balón que privó a los Spartans de un último lanzamiento a canasta. El base acabó con 21 puntos, 8 asistencias, 4 rebotes y 5 pelotas robadas.

Gonzaga (número 2 del ránking) se proclamó campeona de la liga regular en la West Coast Conference, invicta después de 16 partidos. Esta semana venció a Brigham Young y a Portland. La derrota de Indiana ante Minnesota les hacía soñar con ser el número 1 del ránking, algo que nunca ha sucedido. Ni en los tiempos de John Stockton. Lo que no vio el padre lo ha vivido el hijo, David, base suplente de los Bulldogs. Gonzaga es el actual número 1, al menos esta próxima semana.

 McLemore y Elijah Johnson se exhiben

 Se mantiene la pugna por el liderato de la Big 12 entre Kansas State (número 13) y Kansas (número 6). Los primeros derrotaron apuradamente a Baylor 61 a 64. Con empate a 61 a falta de 1 segundo, un intento de pase de béisbol tras rebote defensivo del local Jacob Neubert salió fuera. Pelota de fondo bajo la canasta de Baylor para los Wildcats, que buscaron a Rodney McGruder. El escolta tuvo el tiempo justo para armar el brazo y anotar el triple de la victoria.

 El 2 de marzo de 1985, Danny Manning batió el récord de anotación para un freshman de Kansas con 35 puntos, contra Oklahoma State (equipo en el que jugaba Bill Self, actual entrenador de los Jayhawks). El mismo día, pero 28 años después, el novato Ben McLemore anotó 36 puntos en la victoria contra West Virginia por 91 a 65.

 Previamente en la semana, Kansas derrotó a Iowa State 96 a 108 en la prórroga. El sénior Elijah Johnson anotó 39 puntos para los Jayhawks, 8 de ellos en los ultimos 30 segundos de la segunda parte y otros 12 en los 5 minutos adicionales. Acabándose los 40 minutos reglamentarios, con el marcador favorable a los Cyclones 90 a 88, Elijah Johnson entró a canasta y chocó con Georges Niang. Los colegiados no señalaron falta en ataque. Ambos jugadores lucharon por el balón en el suelo, y se pitó personal de Niang. Con los dos tiros libres posteriores Kansas forzó el tiempo extra. La Big 12, una vez revisada la jugada, admitió el error arbitral.

 https://www.youtube.com/watch?v=fWkLlGjNNO0

 En la Big East, el líder Georgetown (número 7) sufrió para vencer a Connecticut por 78 a 79, después de 2 prórrogas. Los Hoyas ganaban por 5 a falta de un minuto para el final de la segunda parte, pero dos canastas de Omar Calhoun permitieron a Connecticut forzar la primera prórroga. En el segundo periodo adicional, se cambiaron los papeles. Los Huskies ganaban de 7 a falta de dos minutos. El heroe de la remontada de Georgetown fue Otto Porter, con 5 puntos y 1 asistencia. El alero, en un gran momento de forma, anotó 21 de sus 22 puntos tras el descanso.

 Marquette (número 22)  se mantuvo firme en su persecución de Georgetown. Y para ello doblegó a Syracuse (número 12) por un ajustado 74 a 71. El pívot Davante Gardner destrozó la clásica zona 2-3 de los de Boeheim anotando 26 puntos. Los Orange encajaron su tercera derrota consecutiva contra el otro perseguidor de Georgetown, Louisville (número 10), por 53 a 58. Segunda derrota como locales tras perder la semana pasada contra los Hoyas.

 Krzyzewski se enfada

  Duke (número 3) derrotó al líder de la Atlantic Coast,  Miami (número 5), por 79 a 76. Después de perderse 11 partidos por una lesión, Ryan Kelly fue el hombre de la noche. El ala pívot de los Blue Devils anotó 36 puntos, con un gran acierto cara a canasta, 3 de 5 en tiros de dos y 7 de 9 en triples. Es francamente difícil puntear los lanzamientos de un jugador de 2,10 desde la línia de tres puntos. Sólo se puede rezar para que falle.

 El resultado no inquieta a los Hurricanes, ya que previamente Duke había caído de forma  inesperada contra Virginia por 73 a 68. Joe Harris (36 puntos y 7 rebotes) y Akil Mitchell (19 puntos y 12 rebotes) hicieron añicos la defensa de los Blue Devils. Al final del partido los aficionados locales saltaron a celebrarlo en la pista.

  Al entrenador Krzyzewski no le sentó nada bien, y se quejó de la actuación del personal a cargo de la seguridad. En el video se encara con un policia para pedir que le abra paso entre la gente. Algo que por cierto el agente consigue fácilmente. La cancha es una fiesta, y nadie busca problemas ni molesta a la expedición de Duke.

  A final de temporada la ACC se podría plantear sancionar esta costumbre tan típica del baloncesto universitario, que se produce en victorias importantes para las aficiones locales. Por el momento sólo la Southeastern Conference la castiga. Tal vez lo que le molestó a Coach K es que es la cuarta invasión de pista que sufre en sus carnes esta temporada. Cuando eres un equipo grande, tus derrotas también lo son.

 http://www.youtube.com/watch?v=nrtvmjOCzHY

 Arizona (número 11) se aleja de la  lucha por el liderato de la Pacific 12 tras perder sus dos partidos esta semana. Southern California (89 a 78) movió la pelota con paciencia, buscando buenos lanzamientos (su acierto en tiros de campo fue del 61%). Cinco jugadores locales anotaron más de 10 puntos, liderados por los 22 de Nick Wise. UCLA les venció por 74 a 69, y se situa líder de la conferencia junto con Oregon. Dos tiros libres de Shabbaz Muhammad sellaron el marcador, mientras los aficionados le cantaban que se quedase un año más en la universidad (el freshman podría ser uno de los tres primeros elegidos en el draft de la NBA de este año).

 La jornada del sábado fue muy propicia para Florida (número 8). Para empezar, los de Billy Donovan derrotaron a uno de sus perseguidores en la SEC, Alabama, por 64 a 52. Un parcial de 15 a 0 a partir del ecuador de la segunda mitad acabó con los visitantes. La guinda de la noche fue  la derrota de Kentucky, su segundo perseguidor, contra Arkansas por 73 a 60. Los Gators tienen dos victorias de ventaja en la clasificación respecto a sus dos rivales.

 Los de Billy Donovan respiraban tranquilos, después de haberse complicado el liderato en la Southeastern Conference perdiendo contra Tennessee (era la segunda derrota en 3 partidos). Jordan McRae aprovechó las bajas de los Gators para anotar 27 puntos y conducir a su equipo a la victoria por 64 a 58.  El escolta lleva una media de 29,7 en sus 4 últimos encuentros. Casey Prather tuvo que ser atendido tras chocar con su compañero Mike Rosario.

 https://www.youtube.com/watch?v=WL6_Lp6Lup0

 En el enfrentamiento que cerraba el calendario de temporada regular de la Missouri Valley, Creighton ganó el título al derrotar al otro aspirante, Wichita State, por 91 a 79. El júnior Doug McDermott anotó 41 puntos. El entrenador (casualmente su padre) lo sentó a 29 segundos del final para que la afición pudiera homenajearle en el que puede ser su último partido como local (puede decidir pasar a profesional).

 El peor partido de la semana lo disputaron Fairfield y Manhattan, de la conferencia Metro Atlantic Athletic. El resultado lo deja bien claro: 31 a 34. La segunda peor anotación conjunta de la NCAA desde la implantación de la linea de 3 puntos, en 1986. Con una suma de 65, superaron en sólo 3 puntos el peor registro histórico (Princeton 41 – Monmouth 21, 14 diciembre del 2005).

 Texas, de la Big 12, perdía de 20 contra Oklahoma a falta de 8 minutos para el final del partido . Y Myck Kabongo dijo basta. Con 16 puntos y 2 asistencias lideró la remontada de los Longhorns para empatar a 77 al final del tiempo reglamentario. En la prórroga anotó 8 puntos más para derrotar a los Sooners por 92 a 86. La canasta de la semana es suya. De sus 31 puntos, nos quedamos con los dos que fuerzan el tiempo extra.

 https://www.youtube.com/watch?v=zHEiA3cGdUM

 

publicado en http://www.encancha.com

 

NBA.com | Hang Time Blog

The official news blog of NBA.com with commentary and analysis from NBA.com's staff of writers.

ProBasketballTalk

Basketball - NBC Sports

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: