Tag Archives: Baylor

NCAA: Una de cal y otra de arena para Kentucky

27 Dic

phpthumb_generated_thumbnail-copiaEste diciembre se han vivido los últimos episodios (por el momento, claro está) de dos de las grandes rivalidades del baloncesto universitario norteamericano, y las dos con una misma protagonista, una Kentucky que no consiguió hacer el pleno.

Kentucky (8 del Top 25 con 10 victorias y 2 derrotas) es uno de los grandes poderes del baloncesto universitario norteamericano, por tradición, y también en tiempos más recientes por la llegada del entrenador John Calipari y su sistema de reclutamiento de “ones and dones”. La excelencia histórica del programa le ha granjeado rivales en la lucha por la supremacia. Este mes de diciembre, antes del inicio de las ligas regulares de las diferentes conferencias, los Wildcats se han visto las caras con dos de sus archienemigos, North Carolina y Louisville.

El duelo entre los de Calipari y los Tar Heels de Roy Williams (9 del Top 25, 11 victorias y 2 derrotas) nos dejó un espectáculo único en Las Vegas que se saldó con triunfo de Kenrtucky por 103 a 100, un auténtico monumento al baloncesto que ningún aficionado debería dejar de ver. Dos equipos jugando al límite de sus pulsaciones, sin freno. Dos conjuntos que han hecho de la velocidad su credo. Cuarenta minutos de ritmo desenfrenado, sin tiempo para celebrar una canasta antes de recibir la respuesta del contrincante.

Los Wildcats llegaron a tener 10 puntos de margen en la primera mitad, gracias al acierto de un descomunal Malik Monk. El escolta batió el récord de puntos en un partido para un jugador de primer año de Kentucky. Se fue hasta los 47 con una serie increible en los triples, 8 de 12. Monk no estuvo solo. El base D’Aaron Fox le acompañó con 24 puntos y 10 asistencias, y el pivot Bam Adebayo maltrató los aros con 13 puntos más.

Pero North Carolina supo resistir el temporal, y se cobijó en una defensa zonal esperando que amainara. Su chico para todo de cursos anteriores, el alero Josh Jackson, asumió el papel de estrella que le corresponde esta temporada con 34 puntos. El siempre solvente Joel Berry le secundó con una buena dirección y 23 puntos más. En los últimos minutos los chicos de Roy Williams se avanzaron en el marcador. Y ahí apareció de nuevo Monk con dos triples, uno para empatar y el definitivo para ganar.

Este triunfo permitia a Kentucky remontar el vuelo tras su derrota ante UCLA que os comenté en mi anterior artículo. Por otra parte, la forma en que se produjo su derrota no hacia preveer grandes consecuencias negativas para North Carolina. La alegria de la victoria, no obstante, les duró muy poco a los jovenes prodigios de Calipari. Justo hasta el partido en la pista de su gran némesis, su rival estatal, la Louisville (6 del Top 25, 11 victorias y 1 derrota) que dirige su exentrenador Rick Pitino (73-70).

El dominio inicial en el derbi del estado de Kentucky fue para los visitantes gracias a su velocidad. Los Cardinals, superados al principio, fueron imponiendo poco a poco su ritmo de juego con unas defensas cambiantes que obligaban a sus rivales a un esfuerzo constante de lectura de juego, un esfuerzo al que los novatos de Calipari no están acostumbrados. Los Wildcats priorizan los ataques directos, con uno o dos pases, lo ideal para equipos que llevan poco tiempo juntos.

Con Kentucky al ralentí, Louisville eliminó la ventaja visitante de la mano de un chico de la ciudad más importante del estado del Bluegrass, Quentin Snyder (22 puntos, 6 rebotes, 5 asistencias), y de un alero nacido en el Sudán con grandes capacidades atléticas, Deng Adel (18 puntos, 6 rebotes). Monk, negado en el triple tras fallar sus 7 primeros lanzamientos de larga distancia, conectó uno a 10 segundos del final para poner a su equipo a sólo un punto de los de casa, 71 a 70. Donovan Mitchell no falló desde la línia de tiros libres, mientras que el tiro a la desesperada de Monk se convirtió en su octavo triple fallado de nueve intentos.

Los 6 magníficos de la primera fase

Seis equipos han llegado al parón navideño de la competición sin haber encajado ninguna derrota. Uno es el vigente campión y actual primer equipo del ranking de 25 de Associated Press, Villanova (12 victorias). Otro es el que le sigue en este TOP 25, UCLA (13 victorias). Los 4 restantes también figuran en la lista de los mejores de la NCAA: Baylor (4 del Top 25, 12 victorias), Gonzaga (7 del Top 25, 12 victorias), Creighton (10 del Top 25, 12 victorias) y Southern California (22 del Top 25, 13 victorias).

El partido más complicado para Villanova este diciembre ha sido contra una Notre Dame que llegaba invicta a la cita. Los Fightin Irish han hecho de la necesidad virtud. Sólo tienen un hombre alto, el lituano Martinas Geben, y no es ninguna maravilla. Así que el entrenador Mike Brey ha dado al concepto “small ball” un nuevo sentido haciendo jugar muchos minutos de pivot a Bonzie Colson, que mide 1’95.

Notre Dame tiene un base maravilloso, Matt Farrell, un escolta elegante y anotador con cara de no haber roto nunca un plato, Steve Vasturia, y un alero con un físico perfecto para la posición y unas peligrosas rachas de acierto, VJ Beachem. Junto a Colson, completan una formación móvil, ágil y aguerrida, que practica un juego rápido, alegre y atractivo. Villanova necesitó al mejor Josh Hart (37 puntos, 10 de 14 en los tiros de campo) para mantener su imbatibilidad.

El calendario de UCLA, en este mes menos cargado de partidos por los exámenes y la Navidad, ha sido más relajado tras su compromiso frente a Kentucky del dia 3. Los Bruins han disputado 4 encuentros, y sólo dos ante rivales de renombre (aunque en horas bajas), Michigan y Ohio State. Con 12 victorias y ninguna derrota, los californianos estan a 2 triunfos de igualar su último mejor inicio de curso, el de la temporada 2006-07.

Baylor empezó diciembre derrotando a Xavier (partido ya mencionado en el anterior artículo) para luego enfrentarse a 4 rivales mucho más modestos: Southern, Jackson State, John Brown y Texas Southern. Con los deberes hechos el primer mes de competición, tampoco necesitaban más.

Para Gonzaga es todo un logro mantenerse imbatida tras perder a su duo mágico del curso pasado, Kyle Wiltjer y Domantas Sabonis. El transfer de Washington Nigel Williams-Goss y el de California Jordan Mathews son dos fichajes que valen su peso en oro. Por dentro, la montaña polaca Przemek Karnowski ha encontrado en el freshman Zach Collins su relevo ideal. Por cierto, también en la segunda unidad encontramos un apellido conocido: Killian Tillie, el hermano del jugador del Baskonia Kim. Hasta ahora, los Zags han conseguido triunfos interesantes sobre Florida, Iowa State y Arizona.

Creighton y Southern California completan el elenco de invictos. Los Bluejays son liderados por el base júnior Marcus Foster, quien ya dejó constancia de su capacidad anotadora durante sus dos temporadas en Kansas State. Como demérito de este equipo habría que señalar que no se han enfrentado aún a rivales de gran entidad, más allá de una Wisconsin que empezó el curso titubeante y una North Carolina State en clara reconstrucción. Los rivales de los californianos aún han sido de menor peso.

Grayson Allen y Sindarius Thornwell, suspendidos

Ahora que parecía que se despejaban los nubarrones que se cernían sobre Duke con el debut (al fin) de sus tres novatos que arrastraban problemas físicos desde el inicio del curso, el escolta Grayson Allen ha vuelto a las andadas para complicarle la vida a su entrenador, Mike Krzyzewski.

El júnior le puso una clara trabanqueta a Steven Santa Ana en el partido contra Elon. Una jugada que esta vez su técnico, tras hacer la vista gorda dos veces la temporada pasada ante acciones similares, no ha tenido más remedio que castigar. Allen ha sido suspendido de forma indefinida, lo cual en realidad no significa nada en concreto. Coach K puede levantar el castigo a su jugador cuando lo considere oportuno.

Duke no vuelve a jugar hasta el 31 de diciembre, ya en la liga regular de la Atlantic Coast, frente a Virginia Tech. El 4 de enero se enfrentará a Georgia Tech, el 7 a Boston College, el 10 a Florida State (primer rival ranqueado en el calendario de conferencia, 20 del Top 25) y el 14 a Louisville. Dudo mucho que Allen no juegue alguno de estos dos últimos partidos, o los dos.

La suspensión de Allen ha rebajado la euforia en los “Blue Devils” tras el debut del alero Jayson Tatum, el pivot Marques Bolden y el ala pivot Harry Giles. Tatum hasta el momento es el que más aporta. Tras 5 partidos superando en todos ellos los 20 minutos en pista, acredita 15,4 puntos y 7,6 rebotes de media. Bolden también ha participado en 5 encuentros, aunque sólo en dos ha pasado, y por poco, de los 10 minutos de juego. El retorno de Giles aún está siendo más controlado. Dispuso de 4 minutos contra Tennessee State y 6 frene a Elon. Hay que cuidar sus rodillas.

Krzyzewski no es el único entrenador que ha tenido que hacer frente a problemas disciplinarios en su equipo. Frank Martin, el técnico de South Carolina, ha apartado de forma indefinida a su lider anotador, Sindarious Thornwell, por violar las normas del departamento atlético. Posteriormente se supo que el escolta fue arrestado el pasado mes de mayo por conducir con un permiso suspendido y por posesión de marihuana.

Thornwell, que habia disputado los primeros 7 partidos del curso de los Gamecocks, aportaba 18,7 puntos, 6,7 rebotes y 4,1 asistencias por encuentro con un 48,3% de acierto en los triples. La suya es, sin duda, una baja destacada. El base PJ Dozier ha intentado ocupar el hueco dejado por su compañero. Su media anotadora ha subido de los 11,7 puntos de los 7 duelos iniciales a los 22,3 de los 4 siguientes. Pero South Carolina, que con Thornwell se mantenia invicta, ha cedido frente a Seton Hall y Clemson para verse fuera del Top 25.

Una curiosa apuesta

El entrenador de Oakland, Greg Kampe, afirmó públicamente que iba a lucir el jersey navideño más feo de la historia. Y la verdad es que hizo honor a su palabra. Hace falta mucho valor para ponerse un jersey com el que se puso Kampe en el partido contra Northeastern. Su logro no fue completo ya que Oakland acabó perdiendo por culpa de una canasta en el último segundo.

 

Artículo publicado en http://www.encancha.com, 27 diciembre 2016

 

NCAA: UCLA, Indiana, Baylor y South Carolina sorprenden a los favoritos

4 Dic
phpthumb_generated_thumbnail

Aaron Holiday, de UCLA

En la previa de la temporada del baloncesto universitario os presentaba a los principales candidatos a proclamarse campeones del maravilloso March Madness en abril. Ha llegado el momento de hacer una evaluación para ver cómo ha ido este primer mes de competición.

La temporada de baloncesto en la NCAA se divide en tres fases. La primera, en la que nos hallamos ahora, es una especie de pretemporada en la que los equipos tienen total libertad para elegir sus rivales. Pero no es una fase inocua, ya que las victorias y derrotas son tenidas en cuenta por el Comité de Selección universitario para confeccionar el cuadro del gran torneo nacional de la tercera fase, el March Madness, que decidirá el campeón de los Estados Unidos.

Entre ambas partes del curso se halla la competición por conferencias, con unas ligas regulares que dan paso a los play-off, y que otorga a los respectivos campeones un lugar en el cuadro final del gran baile. En el cuadro entran 68 equipos (8 juegan una eliminatoria a partido único para acabar configurando un torneo de 64). Hay 32 conferencias, así que el Comité invita a 36 equipos. Y aquí es donde cada victoria y derrota de esta especie de pretemporada que se disputa ahora es ponderada cuidadosamente.

En esta primera parte de la competición los equipos potentes intentan evitar enfrentarse entre ellos. Siempre y cuando los contratos televisivos o las suculentas ofertas de torneos como el Invitacional de Maui, el Battle 4 Atlantis o el NIT de pretemporada, por citar algunos, no les hagan cambiar de opinión.  Hay que mantener un balance lo más impoluto posible para no verse condenados a un camino más complicado de lo necesario en el gran torneo de final de curso.

Los equipos de zona media (los de la “burbuja” en el argot NCAA), con aspiraciones a entrar en la Locura de Marzo pero sin la certeza de conseguirlo, se centran en derrotar a alguno de los favoritos para llamar la atención del Comité de Selección. Y a un equipo modesto, además de conseguir un triunfo histórico, derrotar a uno de los grandes les puede abrir las puertas del Madness.

Cuatro equipos han alborotado este inicio de temporada. Cuatro conjuntos en busca de mejorar su colocación en el cuadro final de marzo, un cuadro en el que se les esperaba pero no como favoritos. Indiana (7 victorias y 1 derrota), Baylor (8-0) y South Carolina (8-0) han empezado el curso pisando fuerte. Muy fuerte. Y este último fin de semana se les ha unido UCLA (9-0).

La labor de Tom Crean al frente de los Hoosiers de Indiana es discutida hace temporadas. Hace mucho que el equipo no cuaja una temporada a la altura de su historia, a pesar de tener plantilla para ello. Este año parece que será más tranquilo para el técnico, después de sorprender a dos de los favoritos: Kansas en su primer partido y a North Carolina en el sexto. Entre medio, una inexplicable derrota ante la desconocida Fort Wayne, pero ya se sabe, cosas de Indiana.

El base combo James Blackmon fue clave ante los JayHawks anotando 22 de sus 26 puntos en la segunda mitad y la prórroga. Frente a los Tar Heels, amargaron el partido 1000 del entrenador rival Roy Williams en la NCAA con su intensidad desde el salto inicial. UNC nunca se encontró cómoda ante una Indiana crecida en su casa, el Assembly Hall de Bloomingdale, y con un público que llegó a un brutal nivel de ruido ambiental de 98 decibelios.

El caso de Steve Alford en el banquillo de UCLA es similar al de Crean en Indiana. Un equipo con un pasado glorioso, el que más, que necesita títulos con regularidad para alimentar el legado del mítico John Wooden. Alford, una estrella en sus días de jugador universitario, empieza su cuarta temporada al frente del equipo californiano, hasta ahora sin resultados que justifiquen su elevado sueldo.

Este curso ha construido un equipo de triplistas liderado por el debutante Lonzo Ball, su hijo Bryce Alford, Isaac Hamilton, el ala pívot freshman TJ Leaf y el sexto hombre Aaron Holiday (el pequeño de la saga, sus hermanos Jrue y Justin juegan en la NBA). Después de un inicio de temporada tranquilo ante rivales asequibles (solo Nebraska y Texas A&M eran de nivel medio), dieron la sorpresa el 3 de diciembre derrotando a la entonces número 1 del ranking, Kentucky, en su propia casa. Un resultado que les sitúa como firmes candidatos a todo.

Baylor ha ganado sus 8 primeros partidos de la temporada, 4 de ellos contra equipos del Top 25: el favorito en horas bajas Oregon (aún sin el lesionado Dillon Brooks), Michigan State, Louisville (remontando 22 puntos de desventaja en la segunda parte en la final del Battle 4 Atlantis) y Xavier. Scott Drew tiene un grupo tremendamente atlético, con una zona defensiva 1-3-1 demoledora y un pivot, Jo Lual-Acuil, que acredita 4 tapones por partido. En ataque, la clave de los Bears es el polivalente alero de 2,08 Johnathan Motley, un generador nato de desequilibrios.

South Carolina es otro equipo tremendamente atlético. Frank Martin parece un entrenador desagradable y malcarado desde la distancia, pero ha construido un grupo de gladiadores que muerde por cada rebote, sea en defensa o en ataque. El líder de estos invictos Gamecocks que han vencido a los ranqueados Michigan y Syracuse es el escolta Sindarius Thornwell, un anotador versátil que también sabe bajar el culo para defender.

De entre los favoritos que citaba en mi artículo anterior, sólo Villanova (8-0) sigue invicta. Los Wildcats, por necesidad, se mantienen fieles a su estilo, en la obligación de cerrar más su defensa a causa de su carestía de pívots. Únicamente tienen un jugador fiable (que no brillante) por encima de los dos metros, Darryl Reynolds (2,05). Un buen reboteador y defensor, pero con limitadas capacidades ofensivas. Así que les toca anticipar los pases interiores, cerrar sus rebotes, y en ataque vivir del lanzamiento exterior.

Tiradores no les faltan, liderados por el escolta Josh Hart y el alero Kris Jenkins, y ayudados por la labor del base Jalen Brunson que les facilita tiros librados cerrando la defensa rival con sus penetraciones. En sus dos compromisos más complicados hasta el momento, tiraron del mejor Hart para vencer con sufrimiento al poblado juego interior de Purdue (uno de los más potentes de la Division I) y darse un festín triplista frente a Wake Forest. Ante Saint Joseph, el escolta sumó un triple doble: 16 puntos, 11 rebotes, 10 asistencias.

Kentucky (7-1) también se mantiene fiel a su estilo de estos últimos años. El entrenador John Calipari no se complica la vida con una receta de sobras conocida. Una receta que le ha permitido liderar dos semanas el Top 25 de Associated Press. Hasta su tropiezo en casa frente a UCLA. El rey del “one and done” arma conjuntos muy atléticos, con capacidad para avasallar a sus rivales en defensa.  En ataque, juego sencillo, sin demasiadas elaboraciones, buscando los desequilibrios más evidentes para anotar.

Un desequilibro que por ahora llega de la mano de su tripleta exterior, los debutantes Malik Monk (un anotador compulsivo con tremendas rachas de eficacia) y De’Aaron Fox (el base firmó frente a Arizona State el segundo triple doble de la historia de los Wildcats con 14 puntos, 11 rebotes y 10 asistencias), y el jugador de segundo año Isaiah Briscoe. La asignatura pendiente es involucrar ofensivamente  a los interiores Bam Adebayo y Wenyen Gabriel, unas murallas en defensa.

Kansas (7-1) y North Carolina (8-1) han cedido posiciones en el ranking de favoritos. Los Jayhawks de Bill Self se rehicieron de su tropiezo frente a Indiana en la prórroga derrotando a la entonces número 1 de la lista de 25 mejores, una Duke con muchos problemas de lesiones. A partir de entonces, su calendario ha sido totalmente plácido con partidos cómodos ante rivales asequibles. Y así seguirá hasta que empiece la Liga Regular de su conferencia, la Big 12.

A la espera de la explosión definitiva del alero debutante Josh Jackson, candidato unánime a ocupar uno de los primeros puestos del draft de la NBA del 2017, el líder de Kansas, el hombre que se jugará el tiro decisivo, es el base Frank Mason. Suya fue la canasta de la victoria frente a Duke. El sénior pone el carácter en un grupo no muy sobrado de este factor. Una característica que comparten con North Carolina, y que Indiana ya ha dejado en evidencia.

North Carolina es un equipo perfectamente engrasado, tal vez el que más a estas alturas de temporada. Su secreto, conservar el bloque del curso anterior. La plantilla de los Tar Heels se mantiene casi intacta, con dos excepciones de mucho peso, sus dos mejores anotadores. El base Joel Berry compensa los puntos que se fueron con el combo Marcus Paige, y entre el paso adelante del muy mejorado sénior Isaiah Hicks y la inesperada aportación (por temprana) del recién llegado Tony Bradley ayudan a sobrellevar la marcha del ala-pívot Brice Johnson.

Hicks y Bradley configuran junto a Kennedy Meeks un trío en la pintura de toda garantía para UNC. La guinda que redondearía una tarta para gourmets sería que el alero Justin Jackson, un todoterreno de gran capacidad atlética, se mostrase regular en sus lanzamientos triples. North Carolina se apuntó el torneo de Maui superando a Wisconsin en la final. Ante Indiana no pudo mantener su imbatibilidad. El 17 de diciembre tendrán la gran prueba contra una Kentucky que necesita este triunfo para recuperar la confianza.

Ya he mencionado antes los problemas físicos de Duke (8-1). El gran candidato al título nacional para la mayoría de analistas al principio del curso ha empezado la temporada sin tres de sus cuatro novatos estrellas. Hasta el noveno partido, frente a la débil Maine, no han podido debutar el alero Jayson Tatum y el pivot Marques Bolden. Harry Giles aún no tiene la rodilla a punto para jugar. Y aun así, solo han cedido ante Kansas, superando a los ranqueados Rhode Island y  (6 de diciembre, Florida).

La explicación, aparte de la debilidad de muchos de sus contrincantes, es el buen rendimiento de los Blue Devils veteranos. Amile Jefferson asegura rebotes y puntos en la pintura, Grayson Allen la garra mientras que Luke Kennard ha dado un paso al frente: ya no es solo un tirador, ahora es un jugador total. Junto a ellos, el cuarto novato, Frank Jackson, ha encontrado el hábitat perfecto para mostrar su talento. Cuando lleguen el resto de compañeros, veremos a la verdadera Duke.

Michigan State también ha comenzado el curso con problemas de lesiones, en su caso la de los interiores Gavin Schilling y Ben Carter. Eso deja a los de Tom Izzo con sólo dos pivots, un Kenny Goins (1,98) que juega con protecciones en las rodillas y el novato Nick Ward (2,03), quien a pesar de cumplir tiene los minutos limitados. El equipo lo ha pagado con un balance de victorias y derrotas inusual para los Spartans, 5-4.

La causa de este mal balance no es otra que la excesiva euforia de su entrenador ante la gran camada de rookies del curso, liderada por el espectacular alero Miles Bridges. Una euforia que le llevo a concertar un calendario durísimo, tanto por los rivales (derrotas antes los ranqueados Arizona, Kentucky, Baylor y Duke) como por la distancia viajada (cerca de 27.000 quilómetros en sus primeros 8 partidos). Y para acabar de estropear el panorama, Bridges será baja 2 semanas por una lesión de tobillo. Izzo, en un gesto que le honra, ha pedido perdón por su mala cabeza.

 

Artículo publicado en http://www.encancha.com, 4 diciembre 2016

 

Peligra una de las imágenes típicas de la NCAA

2 Mar

Las invasiones de pista por los aficionados tras una victoria local ante un rival superior son uno de los grandes momentos del baloncesto universitario, aunque no todos estén conformes con permitirlas. Esta semana el comportamiento de los seguidores de Kansas State ha vuelto a abrir el debate.

En la Big 12, Kansas State consiguió frente a la octava del ranking y líder de conferencia Kansas la victoria de prestigio (70-63) que puede acabar con su mala racha de resultados y proporcionarle una plaza en el torneo nacional de marzo. Los locales dejaron claras sus intenciones de salida, con una defensa individual muy agresiva, con muchas manos y alta presión sobre las líneas de pase. Perry Ellis (24 puntos, 9 rebotes) era el único de los Jayhawks capaz de romperla.

Por los Wildcats Thomas Gipson (12 puntos, 6 rebotes) no anotaba tanto, pero castigaba con faltas a los compañeros en la pintura de Ellis, Cliff Alexander y Landen Lucas. Marcus Foster (6 puntos, 3 de 13 en el lanzamiento) era una rémora para los locales, pero Nigel Johnson (20 puntos, 8 de 11 en el tiro de ellos 4 de 5 en triples) compensaba con su acierto la escasa aportación de su compañero. Pero cuando Kansas State bajó la intensidad de su defensa los visitantes asumieron el control del partido, a pesar del engañoso 31-30 de la media parte.

La ventaja visitante llegó hasta los 8 puntos a los 3:29 de la reanudación. En el ecuador de la segunda parte el retorno a pista de Gipson tras un descanso marcó el desenlace del encuentro. Los Wildcats cerraron su aro a cal y canto. En los últimos 10 minutos el parcial fue de 21 a 11 con Kansas fallando 12 de sus 14 lanzamientos de campo. Nino Williams (15 puntos, 5 rebotes) tomó el relevo de Gipson y Johnson para anotar 8 de los últimos 11 puntos del equipo de casa.

Al final del encuentro los aficionados locales llevaron a cabo la habitual invasión de pista. Aunque esta vez se sobrepasaron algunos límites. El pívot de Kansas Jamari Traylor se llevó un codazo. Algunos de sus compañeros fueron empujados. Y el entrenador de los Wildcats Bruce Webber ejerció de escudo de su rival Bill Self ante la avalancha de espectadores. La Universidad de Kansas State se ha disculpado por estos hechos.

También pidió perdón por su comportamiento Nathan Power, el estudiante que agredió a Traylor. Lo hizo en una carta publicada online por el periódico de la universidad de Kansas State. Esta noticia ha reabierto el debate sobre si se deben permitir o no las invasiones de pista para celebrar un triunfo local, una de las imágenes típicas de la NCAA. Mientras algunas conferencias como la Southeastern las castigan, la Big 12 no tiene normativa alguna al respecto. Así que se ha limitado a reprimir públicamente a Kansas State.

Kansas State logró su segunda victoria en casa de la semana sobre un equipo del ranking al superar a la doceava Iowa State (70-69). Los Cyclones ganaban de 7 al descanso después de anotar 8 de sus 15 tiros de tres durante la primera parte, 4 de George Niang (21 puntos, 5 de 7 en triples) y 3 de Naz Long (9 puntos, 3 rebotes, 5 asistencias). Mediada la segunda mitad los locales perdían de 12, pero un parcial de 20 a 6 dejó a los Wildcats 2 arriba a 44 segundos del final.

Un 2+1 del base Monte Morris (15 puntos, 5 rebotes, 3 asistencias, 3 recuperaciones) devolvió el liderazgo a Iowa State, pero una inoportuna pérdida de pelota de Niang permitió a Wesley Iwundu (11 puntos, 3 asistencias, 4 tapones) anotar la última canasta del encuentro. Iwundu sumó 9 puntos durante la remontada de su equipo. El banquillo visitante sólo aportó 3 puntos, mientras el local sumó 37 con 17 de Nigel Johnson (además de 9 rebotes y 4 asistencias) y 16 de un Justin Edwards muy presente en el tramo final de la segunda parte. Esta vez no hubo invasión de pista. Por si las moscas…

Un breve repaso al ranking

Pocos cambios una semana más en las primeras posiciones del ranking. Kentucky se mantuvo de forma unánime como la primera, por delante de Virginia, Gonzaga, Duke, Wisconsin, Villanova y Arizona. Desde la temporada 1992-93, es la primera vez que las siete primeras posiciones de la lista no varían durante 6 semanas. Northern Iowa se coló en el Top 10, su mejor registro histórico. Los Panthers son décimos, por detrás de Kansas y Notre Dame. Utah, la novena de la semana anterior, ahora es la treceava.

West Virginia (20) y Virginia Commonwealth (22) se alejaron aliviadas de la cola tras sus dos triunfos en la semana previa. La derrota frente a Syracuse le costó a Louisville 5 posiciones, las que van de la 12 a la 17. Butler cayó cuatro lugares, hasta un peligroso 23. Ohio State y Oklahoma State agotaron la paciencia de los votantes de Associated Press, que las desalojaron del ranking. Sus plazas han sido para San Diego State (24) y Providence (25), que no figuraba en el Top 25 desde la última lista de la temporada 2003-04.

American

Southern Methodist, 21 del ranking, empezó la semana al frente de esta conferencia empatada con Tulsa. Estos últimos 7 días ambos equipos  han jugado contra Memphis. Los Mustangs abrieron el fuego superando a la universidad de la ciudad de Elvis por 57 a 66. Los Panthers plantearon el encuentro con una defensa de caja y uno para detener a Nic Moore. Lo consiguieron durante la primera mitad. En la segunda Moore anotó 14 de sus 16 puntos. Memphis cayó frente a Tulsa tras una prórroga (72-74) en la que Shaquille Harrison (23 puntos, 9 rebotes, 5 asistencias, 3 recuperaciones) anotó los 8 puntos de los colíderes.

SMU le cedió el liderato en solitario a Tulsa tras perder ante Connecticut (81-73). Los exteriores de la vigente campeona de los Estados Unidos destrozaron al equipo de Larry Brown. Rodney Purvis anotó 28 puntos y capturó 4 rebotes,  Ryan Boathright aportó 23 puntos, 3 rebotes y 5 asistencias en su fiesta de despedida, y Daniel Hamilton consiguió 14 de sus 16 puntos en los 7:41 finales. UConn ya tiene el triunfo sobre un equipo ranqueado que necesitaba para aspirar a ser invitada a la Locura de Marzo. Los Mustangs, por su parte, tendrán la oportunidad de volver a la cabeza de su conferencia el próximo fin de semana si derrotan a Tulsa en la última cita de su calendario.

Atlantic Coast

La 2 del ranking Virginia, líder de esta conferencia, no pudo contar con dos de sus titulares (los lesionados Justin Anderson y London Perrantes) en su visita a Wake Forest (34-70).  Los locales sólo fueron por delante tras la primera canasta del partido. Fue la única concesión de la defensa de los Cavaliers que volvió a evitar que su contrincante pasase de los 50 puntos por quinta vez en una racha de 6 partidos. London Perrantes (11 puntos, 6 asistencias) reapareció en el triunfo sobre Virginia Tech (69-57). El base jugó con una máscara protectora en su cara la primera parte para proteger su nariz rota, aunque incómodo con ella se la quitó en la segunda. Los aplausos de la noche fueron para Darion Atkins. El sénior se despidió del que ha sido su público durante estos últimos 4 años con 16 puntos, 6 rebotes y 3 asistencias.

Duke, cuarto equipo del Top 25 y segundo de la ACC, es un equipo con sobrada capacidad ofensiva. El freshman Jahlil Okafor, ya recuperado de su torcedura de tobillo, anotó 30 puntos ante Virginia Tech (86-91). Los problemas de los de Krzyzewski están en su defensa. Los Blue Devils llegaron a ganar de 9 en la primera mitad, pero tras una buena racha de los locales Jalen Hudson (23 puntos, 6 rebotes) y Devin Wilson (10 puntos, 11 asistencias) llegaron al descanso 2 abajo. En la segunda mitad su desventaja llegó hasta los 8 puntos. El veterano Quinn  Cook evitó la fuga de los Hookies con 4 triples (14 de sus 26 puntos llegaron en los segundos 20 minutos). Con empate a 77 Hudson falló en el último segundo el tiro de la victoria para los penúltimos de la conferencia, y en la prórroga Cook culminó su labor con 7 puntos más.

El freshman Justise Winslow (23 puntos, 9 rebotes, 3 tapones) disputó su mejor partido frente a Syracuse. El alero fue el autor de todos los puntos de su equipo en el parcial de 9 a 2 que permitió a Duke abrir brecha en el marcador en la primera mitad. En la segunda, anotó 2 de los 5 triples de los Blue Devils en el parcial de 20 a 7 que sentenció el duelo (73-54). Jahlil Okafor (13 puntos, 14 rebotes, 4 asistencias) llevó por la calle de la amargura a un Rakeem Christmas (11 puntos, 5 rebotes) al que cargó de faltas. Ante los problemas en el tiro de Trevor Cooney y Michael Gbinije  (10 de 36 entre ambos), Tyler Roberson (16 puntos, 9 rebotes) asumió el liderazgo de los Orange.

Syracuse venia de conseguir un upset gracias a un Trevor Cooney que le tiene tomada la medida a la novena del ranking Notre Dame (60-65). La temporada pasada el escolta les clavó a los Fightin Irish 33 puntos con 9 triples. En ésta fue clave al anotar 9 de sus 11 puntos en 4 ataques consecutivos de su equipo contrarrestando la ofensiva local en la pintura con Bonzie Coolson (16 puntos, 5 rebotes, 3 robos) y Zach Auguste (10 puntos, 6 rebotes). Notre Dame llegó a ponerse a dos puntos, pero al final de la racha de Cooney estaba a 7 a 1:30 del final.

El entrenador Jim Boeheim dudó de las posibilidades de victoria de los suyos cuando el pívot Rakeem Christmas (14 puntos, 12 rebotes) cometió su tercera falta en el minuto 7 de partido, pero la buena actuación del suplente B.J. Johnson (19 puntos, 6 rebotes) le devolvió la confianza. La buena defensa de sus jugadores dejó al segundo mejor equipo de la DI en porcentaje de tiro (50,8%, tan sólo superado por Gonzaga) en un 34,7% de acierto. Syracuse se ha impuesto a Notre Dame en 6 de sus últimos 7 partidos.

El sainete entre la universidad de Louisville y el base sénior Chris Jones tuvo el peor final posible. La semana previa había sido sancionado un partido por saltarse el reglamento del equipo. El entrenador Rick Pitino le acusó de egoísta e indisciplinado. Después de la derrota frente a Syracuse volvió a jugar, a tiempo de sacarle las castañas del fuego a los suyos frente a Miami. Finalmente Jones, líder en asistencias de los Cardinals (3,7 por partido) y tercer anotador del equipo (13,7 puntos de media) fue expulsado del programa tras ser arrestado acusado de violación, cargo del que se ha declarado inocente.

La diecisiete del ranking tuvo muchos problemas para derrotar a Georgia Tech (51-52). Al descanso perdía 17 a 24. Era la tercera vez en una racha de 6 partidos que los Cardinals no llegaban a los 20 puntos en la primera mitad. A 9:41 del final del encuentro Demarco Cox (11 puntos, 11 rebotes, 3 asistencias) parecía apuntillar a los visitantes anotando el 28 a 41. Terry Rozier (22 puntos, 3 rebotes) sacó su clase y su casta para anotar 14 de sus puntos. Rozier llevó a Louisville a cerrar el encuentro con un parcial de 10 a 24 que le dio el triunfo. Los últimos 2 minutos, sin tiempos muertos, fueron apoteósicos. La cuarta de la conferencia por detrás de Notre Dame cerró la semana superando a Florida State (59-81).

North Carolina State rompió una racha de 12 temporadas sin ganar en la pista de la 15 North Carolina (46-58)Es la anotación más baja de los Tar Heels en las casi tres décadas que llevan jugando en el Smith Center. La Wolfpack marcó la pauta del encuentro desde el principio con un gran protagonismo del base Anthony Barber (15 puntos, 4 rebotes, 4 asistencias) y los tiradores Trevor Lacey (14 puntos, 6 rebotes, 3 asistencias) y Ralston Turner (14 puntos, 5 rebotes). Beejay Anya no anotó tanto pero intimidó con 6 tapones, los mismos que puso el equipo rival. Los intentos del entrenador de casa Roy Williams de convertir al escolta Marcus Paige (7 puntos, 7 asistencias) en base siguen sin dar resultado. Su capacidad anotadora baja mucho como director de juego, y el equipo se resiente. North Carolina State malogró su éxito con una derrota ante una Boston College (79-63) que venía de perder 9 partidos seguidos.

North Carolina cerró su racha de 4 derrotas gracias a su triunfo en la pista de Miami (64-73). El renqueante base titular de los Hurricanes Angel Rodríguez estuvo 3 minutos en pista. El escolta Sheldon McClellan (11 puntos), compañero de Rodriguez en el cinco inicial, vio limitado su tiempo de juego a 25 minutos a causa de las personales. A pesar de ello, los locales sólo perdían de 3 a falta de 5 minutos. Dos mates seguidos de Brice Johnson (22 puntos, 11 rebotes) alimentaron el parcial de 0 a 8 con el que los Tar Heels consiguieron el margen necesario para ganar, y que Marcus Paige (17 puntos) y Justin Jackson supieron mantener desde la línea de tiros libres.

El freshman Xavier Rathan-Mayes (35 puntos, 4 rebotes, 5 asistencias) fue el protagonista de una de las exhibiciones de la semana. Su equipo, Florida State, perdía de 18 en Miami a 4:46 del final. En ese tiempo el canadiense fue capaz de anotar 30 puntos ante el estupor del entrenador rival, Jim Larranaga. El veterano técnico (934 partidos) afirmó que nunca había visto nada igual en su carrera en la NCAA. Rathan-Mayes llegó a sumar 26 puntos consecutivos (con 6 triples) sin fallar ningún lanzamiento. Los locales acabaron ganando 81 a 77 gracias a su 14 de 16 en los tiros libres en los últimos 2:51 del encuentro.

Atlantic 10

La 22 del ranking Virginia Commonwealth se resistía a caer ante Richmond, aunque acabó haciéndolo tras 2 prórrogas (67-63). Los Rams llegaron a estar 16 abajo en los primeros minutos de la segunda parte, pero Treveon Graham (25 puntos, 10 rebotes) se empeñó en remontar. Anotó 15 puntos desde ese instante para ver realizado su deseo al convertir el triple que empataba a 52 al final de los 40 minutos reglamentarios. En los primeros 5 minutos de prolongación los locales estuvieron contra las cuerdas, pero una dejada de T.J. Cline evitó su derrota. En el período definitivo los Spiders marcaron el ritmo. Graham tuvo un lanzamiento para forzar un tercer período extra, pero un tapón de Terry Allen (16 puntos, 10 rebotes, 4 asistencias) dio al traste con sus intenciones.

VCU se alejó del liderato de su conferencia con una nueva derrota, esta vez ante la Dayton (55-59) de Jordan Sibert (19 puntos, 3 rebotes). Los puntos en los primeros minutos de Mo Alie-Cox (12 puntos, 10 rebotes) y Doug Brooks le dieron a los Rams una ventaja de 7 puntos que no pudieron conservar. Con Kendall Pollard (16 puntos, 6 rebotes) anotando con facilidad, los Flyers revirtieron el signo del partido para ponerse 9 arriba cuando faltaban 12 minutos y medio para el final. Treveon Graham (12 puntos, 6 rebotes) acercó a los de Shaka Smart a un punto gracias a un 2+1, pero la remontada de Virginia Commonwealth no se acabó de concretar. Dayton, Rhode Island y Davidson comparten el liderazgo de la Atlantic 10.

Big East

La última del Top 25 Providence no pudo estrenar con victoria su condición de ranqueada. No fue ninguna sorpresa teniendo en cuenta que su primer rival fue Villanova (89-61), líder de esta conferencia y 6 del ranking. En el último partido de la temporada de los Wildcats en casa, los séniors Darrun Hillard (24 puntos, 4 rebotes, 4 recuperaciones) y JayVaughn Pinkston (16 puntos, 8 rebotes) recibieron su merecido homenaje.

Hillard lo agradeció anotando 19 puntos en la segunda parte. Los Friars habían rebajado su desventaja de 15 puntos a 6:10 del descanso a tan sólo 6 en el inicio del segundo período. La aparición del escolta frustró su remontada. La defensa local redujo la aportación de los dos máximos anotadores de Providence, Ladontae Henton (12 puntos) y Kris Dunn (4 puntos). La buena noche de Tyler Harris (18 puntos, 8 de 11 en el tiro) no pudo compensarlo.

Los triples marcaron el camino del éxito de Villanova frente a Xavier (66-78). Cuatro de Dylan Ennis (16 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias) antes del descanso permitieron a los Wildcats contrarrestar el buen inicio de partido de su rival, que cerró la primera parte con una ventaja de 7 puntos.  Dos consecutivos de Kris Jenkins (14 puntos, 5 rebotes, 3 asistencias) iniciaron el parcial de 7 a 21 con el que los Wildcats sentenciaron el encuentro en los 10 últimos minutos. Durante esta fase del duelo el equipo de Jay Wright anotó 5 de sus 7 tiros de tres.

Providence, por su parte, volvió a la senda del triunfo superando a la colista Marquette (77-66). El sénior Ladontae Henton, en su última noche como local, se sacó la espina de su mal partido ante Villanova con 25 puntos y 15 rebotes. Kris Dunn hizo lo mismo con 16 puntos, 5 rebotes, 9 asistencias y 4 recuperaciones. El equipo ocupa la tercera posición de la clasificación con las mismas victorias y derrotas que Georgetown.

Butler, antepenúltima del ranking y segunda de la Big East, empezó la semana arrollando a una Marquette en horas bajas (73-52) de la mano de un certero Kellen Dunham (22 puntos). Dunham volvió a destacar en la victoria de los Bulldogs sobre DePaul (53-67) con 24 puntos. Los Blue Demons se pusieron por delante tras el descanso anotando los 9 primeros puntos de la segunda parte. Una técnica a su entrenador Oliver Purnell cuando tenían 6 puntos de ventaja marcó el inicio de un demoledor parcial de 5 a 30 que les sentenció.

Big 10

El duelo entre los dos primeros de esta conferencia, la 5 Wisconsin y la 14 Maryland, fue para los segundos (59-53). Los Badgers perdían de 11 al descanso. Uno de los motivos fue su pésimo porcentaje de tiro en estos minutos (10 de 27) que les dejó en 20 puntos, su peor registro del curso en una primera mitad. La otra causa fue su incapacidad para frenar las penetraciones del escolta Dez Wells (26 puntos, 7 rebotes, 4 asistencias). En los primeros minutos de la segunda mitad Frank Kaminsky(18 puntos, 8 rebotes) enlazó 3 canastas seguidas y la diferencia se redujo. Un triple de Bronson Koenig puso el empate a 47 a 6:43 del final.

Esta recuperación coincidió con un cambio en la defensa sobre Wells, de la que pasó a ocuparse el ala pívot Nigel Hayes. Pero las rotaciones de Wisconsin para dar descanso a sus jugadores liberaron al jugador local de su sombra. Y para cuando Bo Ryan restableció el marcaje Hayes cometió su cuarta falta. El escolta, a quien Sam Dekker no pudo frenar, se conjuró con Melo Trimble (16 puntos, 4 rebotes) para anotar todos los puntos de los Terrapins a partir de ese instante frente a un rival que volvió a perder su acierto (1 de 10 de cara a canasta). Por cierto, hubo invasión de pista cuando el cronómetro llego a cero sin que se registrase ningún incidente.

Maryland celebró su noche de los séniors (último partido de la temporada en casa en el que se despide a los jugadores que se gradúan) superando a Michigan (66-56). Dez Wells sumó 13 puntos y 6 rebotes en su último partido en el XFINITY Center. Melo Trimble, el jugador que asumirá el liderazgo tras la marcha de Wells, acabó con 19 puntos, 4 rebotes y 5 asistencias. Wisconsin, por su parte, se olvidó de su la derrota superando a Michigan State (68-61) la noche de la despedida de los titulares Frank Kaminsky, Traevon Jackson, Josh Gasser y del suplente Duje Dukan.

Kaminsky (31 puntos, 8 rebotes, 3 asistencias, 3 tapones) y Nigel Hayes (14 puntos, 4 rebotes) impusieron su ley durante la primera mitad frente a los Spartans. Entre ambos anotaron 22 de los primeros 24 puntos del equipo de casa que llegó a tener una máxima ventaja de 11 puntos al descanso. Kaminsky se fue al vestuario con 18 puntos en su zurrón. En la segunda parte las diferencias aumentaron hasta llegar a los 22 puntos. Una cierta relajación local permitió al equipo de Tom Izzo maquillar su derrota hasta el límite que Kaminsky consideró oportuno.

Michigan State vio truncada esta semana con dos reveses su línea ascendente de 4 triunfos. El primero fue contra Minnesota (90-96). Los Spartans ganaban de 6 a 30 segundos del final, pero dos triples de Carlos Morris (20 puntos, 4 de 5 en triples) llevaron el partido a la prórroga. El jugador de los Golden Gophers incluso tuvo un tiro libre para darle la victoria a los suyos en una jugada de 3+1, pero lo falló. Los cinco minutos añadidos fueron un rosario de faltas y lanzamientos de personal para los vencedores (anotaron 14 de los 20 que tuvieron) mientras los de casa se condenaban desde la línea de triples (1 de 6). Otro buen partido de Denzel Valentine (27 puntos, 7 rebotes, 7 de 12 en tiros de 3) que se quedó sin premio.

Indiana se está complicando su presencia en el torneo de marzo. Las derrotas de finales de enero frente a Ohio State y Purdue acabaron provocando su salida del ranking e iniciaron una serie de 6 derrotas en 10 partidos. La última, frente a Northwestern, a pesar de los 21 puntos y 14 rebotes de Troy Williams. Los Hoosiers anotaron 9 de los 14 triples que lanzaron en la primera parte, pero sólo 3 de los 17 que intentaron en la segunda. Los de Tom Crean no pudieron recuperarse del parcial de 13 a 0 que les dejó 14 abajo en el marcador a 4 minutos del final. De esos 13 puntos, 9 fueron de Tre Demps (23 puntos, 3 asistencias).

Big 12

Perry Ellis (28 puntos, 13 rebotes, 3 tapones) prolongó su buen momento de forma (ha pasado de 20 puntos en sus 3 últimos partidos) para liderar la victoria de la 8 del ranking y líder de la Big 12 Kansas sobre una Texas (69-64) que ha perdido sus 4 últimos partidos, todos ellos frente a rivales ranqueados. Los Jayhawks no pudieron contar con los servicios del pívot freshman Cliff Alexander por un tema de elegibilidad de la NCAA, una baja sensible ante un equipo poderoso en la pintura.

La primera mitad fue muy disputada. En la segunda los Longhorns dominaban de 6 puntos a falta de poco menos de 10 minutos para el final cuando Ellis dio inicio a las tareas de demolición. El ala pívot sumo 12 de sus puntos en este tramo. Secundado por Kelly Oubre (15 puntos, 9 rebotes, 3 tapones) puso a los de casa por delante. El base Isaiah Taylor (17 puntos, 6 rebotes, 8 asistencias) gastó el último cartucho de los suyos con un tiro que no entró a 8 segundos con 66 a 64 en el marcador.

Buddy Hield eligió el mejor partido posible para romper su mala racha en el tiro. El escolta de la 16 del ranking Oklahoma acumulaba una serie en los tiros de campo de 7 de 29 en los triunfos sobre Texas y Texas Tech. Ante Texas Christian, el escolta anotó 21 puntos en una serie de 6 de 11, además de batir su marca reboteadora con 13 capturas. Los Horned Frogs, liderados por Trey Ziegler y Kyan Anderson (16 puntos por cabeza), llegaron a tener 12 puntos de ventaja poco antes del descanso y fueron por delante casi toda la segunda parte. Hield acercó a los Sooners lo justo para que una buena racha de 7 puntos de Tashawn Thomas (15 puntos, 8 rebotes) permitiera al equipo culminar su remontada y acabar ganando por 67 a 60.

Taurean Prince se está revelando en los últimos partidos como el jugador clave de la 19 del ranking Baylor. El alero anotó 20 puntos en el triunfo en la pista de la 12 de la lista Iowa State (70-79). El acierto visitante en los triples fue la clave (14 de 26) que les permitió contrarrestar el dominio de Jameel McKay (21 puntos, 8 rebotes, 4 tapones) bajo los aros. Tras dos mates de McKay los Bears perdían de 8 a 8:30 del final. Su respuesta llegó en forma de 6 triples, tres de Prince y dos de Kenny Chery (15 puntos, 6 rebotes, 7 asistencias), que les dejaron 6 arriba 4 minutos más tarde ante un rival que no pudo seguir su ritmo de anotación.

Baylor alargó su racha de triunfos hasta 4 doblegando a la 20 del ranking West Virginia (78-66). Juwan Staten, el base de los Mountaineers, fue baja a causa de una lesión durante el triunfo previo de su equipo ante Texas (71-64). A los tres minutos de partido su sustituto Gary Browne caía lesionado. Su defensa se resintió, y su presión a toda pista no fue tan efectiva como acostumbra. Los Bears no perdonaron. Su zona 1-3-1 desactivó el ataque visitante.

Taurean Prince (20 puntos, 3 asistencias, 3 recuperaciones) y su compañero de habitación Royce O’Neal (18 puntos, 4 rebotes, 7 asistencias) fusilaron a sus rivales desde la línea de 3 (8 de 12 entre los dos) mientras el líder en rebotes de la Division I Rico Gathers (17 puntos, 10 rebotes) les daba el tiro de gracia en la pintura. De nada le sirvieron a West Virginia los 25 puntos (7 de 13 en triples) de Jevon Carter en un enfrentamiento que no tuvo más historia.

West Virginia venía de superar el poderoso juego interior de Texas (71-64). Los locales negaron el juego ofensivo de su rival con su habitual y, esta vez sí, efectiva presión a toda pista que tantos puntos les concede a la contra. Los tejanos, por su parte, defendieron casi todo el tiempo con una zona 2-3 que no conseguía evitar que Devin Williams (14 puntos, 7 rebotes) recibiera en el poste alto. A partir de este primer pase los Mountaineers rompieron a su rival, consiguiendo 28 puntos en la pintura.

Williams fue el protagonista de una de las jugadas claves del encuentro, cuando recibió un codazo en la cara de Jonathan Holmes en el tramo final de la primera parte. Esta acción supuso la expulsión de un jugador importante en los esquemas de los Longhorns. Texas no dejó su zona hasta los últimos 2 minutos, en que varió a una efectiva presión que les puso a 3 puntos a 30 segundos del final. Tal vez Rick Barnes debería haber ordenado antes el cambio de estrategia.

Missouri Valley

La décima Northern Iowa y la onceava Wichita State, colíderes de la conferencia, se jugaron el título de campeón de la liga regular en la última jornada. Los vencedores fueron los segundos por 74 a 60. Los Shockers asumieron el control del partido desde el principio gracias a los triples de Ron Baker (17 puntos, 3 rebotes, 7 asistencias) y Fred VanVleet (13 puntos, 6 rebotes, 7 asistencias), y los puntos interiores de Darius Carter (11 puntos, 6 rebotes). Un mate de Shaquille Morris elevó la ventaja de los locales hasta los 18 puntos a 15 minutos del final.

Los Panthers reaccionaron con un parcial de 2 a 16 cerrado con 4 triples consecutivos. La respuesta de los ya campeones de liga regular de esta conferencia llegó también desde la larga distancia, con dos canastas de 3 puntos de Evan Wessel (11 puntos, 4 rebotes) y otra de Fred VanVleet que restablecieron su renta en el marcador sin que Seth Tuttle (16 puntos, 7 rebotes, 6 asistencias) pudiera evitarlo. La mejor manera posible para Darius Carter y Tekele Cotton (11 puntos, 8 rebotes, 3 asistencias, 3 recuperaciones) de decir adiós a su afición.

Mountain West

San Diego State no pudo celebrar con una victoria su condición de miembro del ranking (24). Tras dominar en el marcador durante los 30 primeros minutos de juego, Boise State les borró de su propia pista en los 10 últimos (46-56). Los Broncos perdían de 7, pero consiguieron una serie de 5 canastas en 6 lanzamientos (capturaron el rebote ofensivo del fallado para sumar en la posesión) con la que le dieron la vuelta al signo del encuentro. Los Aztecs perdieron el norte cuando se vieron 6 abajo tras un triple de James Webb (16 puntos, 12 rebotes) a 6:18 del final, fallando 8 de sus 10 últimos intentos de canasta. El parcial de esta fase fue de 7 a 24. Tras este resultado, Boise State y San Diego State empatan en el liderazgo de esta conferencia a falta de 2 partidos para el final de la liga regular.

Pacific 12

Arizona, séptima del ranking, y Utah, la número 13, se jugaron el liderato de esta conferencia en Salt Lake City. Ambos equipos habían resuelto sin ningún problema sus compromisos anteriores. Mientras los Wildcats dieron buena cuenta de Colorado (54-82), los Utes ridiculizaron a Arizona State (41-83) durante los primeros 20 minutos de su enfrentamiento. Los Sun Devils llegaron con 9 puntos al descanso después de haber conseguido 4 canastas (15,4% en el lanzamiento), perdido 10 balones y recibido 6 tapones.

En el partido decisivo Stanley Johnson (12 puntos, 11 rebotes) y Kaleb Tarczewski (13 puntos, 6 rebotes) le dieron a Arizona el primer margen importante del encuentro (8 puntos), pero dos triples de Brekott Chapman permitieron a Utah minimizarlo rápidamente. Ya en la segunda parte, los Wildcats fallaron sus primeros 10 lanzamientos de campo del período, pero el escaso acierto de los Utes (2 de 9 en esta racha) les impidió aprovecharlo.

A 1:57 del final, un triple de Brandon Taylor ponía a los locales dos puntos arriba. En la jugada siguiente el base Gabe York (12 puntos, 4 rebotes) forzó una falta. Falló su segundo tiro libre, pero él mismo capturó el rebote ofensivo con una facilidad pasmosa para anotar la canasta. Esta acción supuso el inicio del parcial de 0 a 8 con el que Arizona decantó el encuentro (57-63). Delon Wright (17 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias, 3 tapones) no pudo ganar en su noche sénior.

Southeastern Conference

La primera de la lista y única invicta de la Division I Kentucky llegó frente a Mississippi State (56-74) a los 28 partidos ganados este curso, batiendo la marca de victorias consecutivas en una temporada de los Wildcats. Con su triunfo posterior sobre la 18 del ranking Arkansas (84-67) los de John Calipari se proclamaron campeones de la liga regular a falta de 2 partidos para cerrar el calendario. Su superioridad sobre los Razorbacks fue aplastante, cimentada en la mejor versión de su defensa. La segunda clasificada de la SEC no tuvo ninguna opción. Ya perdía de 9 a los tres minutos de juego, y su desventaja siguió aumentando hasta llegar a los 31 mediada la segunda parte. Este tapón de Willie Cauley-Stein sobre Alandise Harris plasma a la perfección el dominio de la primera del ranking.

En su compromiso anterior Arkansas había hecho valer el margen que había acumulado en la primera parte para resistir la avalancha de Texas A&M en la segunda (81-75). Con su presión, los Razorbacks forzaron 16 pérdidas de balón a los visitantes antes del descanso. Su acierto en el tiro durante este primer período también fue muy elevado (18 de 33, de los cuales 8 de 16 en triples). El claro dominio del rebote permitió a los Aggies, terceros de esta conferencia, reducir su máxima desventaja de 23 puntos hasta los 6 finales.

El jugador de Louisiana State Tim Quarterman se había torcido el tobillo en un entrenamiento el día previo al partido frente a Ole Miss. Y aún así, sumó un triple doble (18 puntos, 10 rebotes, 10 asistencias) en la victoria de los Tigers por 73 a 63. El escolta también destacó por su defensa sobre Stefan Moody (15 puntos pero con una serie en el tiro de 3 de 16). Las dos derrotas de los Rebels esta semana han empañado los buenos números del español Sebas Saiz: 12 puntos y 13 rebotes ante Georgia, y 11 puntos, 5 rebotes y 3 tapones frente a la cuarta de la clasificación de la SEC.

Missouri rompió una racha de 13 partidos perdidos. No había rival más propicio para ello que Florida (64-52). Billy Donovan no encontró en su plantilla, con las bajas del lesionado Michael Frazier y el sancionado Dorian Finney-Smith, a nadie capaz de frenar a Namon Wright. El freshman de los Tigers anotó 28 puntos con unos porcentajes altísimos: 4 de 5 en tiros de 2 puntos y 6 de 8 en los de 3. Tras conseguir llegar con un marcador ajustado a los últimos 4:30, Florida cerró el partido encajando un parcial de 14 a 5. En este lapso los visitantes fallaron 4 de los 7 tiros libres que lanzaron. Su escaso acierto desde la línea de personal  (9 de 23) es otro de los factores que explican su derrota.

Florida le levantó el castigo a Finney-Smith, y el ala pívot ayudó con 20 puntos y 10 rebotes a que los Gators vencieran a Tennessee por 66 a 49. La defensa zonal de los Volunteers no se mostró efectiva. Sus rivales acertaron el 55,6% de sus tiros (un 68,4% en la primera parte). Los locales llegaron al descanso con un parcial de 15 a 4 que dejó el enfrentamiento decidido. Donovan se convirtió en el segundo entrenador más joven en la historia de la máxima categoría del baloncesto universitario en sumar 500 victorias. Junto a Bobby Knight, son los dos únicos que han llegado a esta cifra antes de los 50 años (el entrenador de Florida los cumple en mayo).

Vanderbilt perdía 30 a 19 al descanso frente a Tennessee, pero en la segunda parte alcanzó la perfección. Liderados por Luke Kornet (18 de sus 21 puntos tras el descanso), los Commodores anotaron sus últimos 13 tiros de campo para acabar ganando 65 a 73. En esta segunda mitad los visitantes acertaron en 9 de sus 11 intentos de 3 puntos (Kornet 4 de 4, Matthew Fisher-Davis 3 de 5). Había cuentas pendientes entre ambos conjuntos, y el vencedor Wade Baldwin IV se dedicó a aplaudir irónicamente a su rival Armani Moore al final del partido. El entrenador Kevin Stallings, advertido de esta circunstancia, fue a buscar al freshman y a gritos le obligó a disculparse. Él tampoco estuvo acertado en las formas, y también tuvo que pedir perdón por ello.

West Coast

Gonzaga, tercera del ranking, vio romperse su racha de 22 victorias seguidas (y 41 en casa) con una derrota ante la Universidad de Brigham Young (70-73) del rey del triple doble Kyle Collinsworth (20 puntos, 8 rebotes, 3 asistencias). Un resultado en el último partido del calendario que les privó de cerrar invictos su liga regular. Esta fue su segunda derrota este curso. Los Bulldogs nunca estuvieron por delante en el marcador, algo que no les pasaba desde el 12 de febrero del 2007. No fue la despedida de su pista con la que soñaban Kevin Pangos, Gary Bell y Byron Wesley (17 puntos, 9 rebotes).  Los locales resistieron las embestidas mormonas durante la primera parte para llegar al descanso con empate a 36.

En la segunda mitad Gonzaga volvió a ceder terreno poco a poco, hasta llegar a los últimos 2:30 perdiendo de 8. El equipo de Mark Few hizo un último esfuerzo, y dos tiros libres fallados por Tyler Haws (10 puntos en una noche poco inspirada) a 6 segundos del final le dieron la opción de forzar la prórroga. El triple de un desacertado Kyle Wiltjer no entró. Haws se había convertido en el partido previo de BYU en el máximo anotador histórico de su universidad, batiendo la marca de un Jimmer Fredette que no encuentra su lugar en la NBA. La derrota de Saint Mary’s contra Santa Clara (71-70) le dio a Brigham Young el segundo lugar de la clasificación empatados con los Gaels.

Versión íntegra del artículo publicado en http://www.encancha.com, marzo 2015

NCAA: Un repaso al cuadro antes de conocer a los finalistas

26 Mar

Después de la vorágine de partidos del pasado fin de semana, cuando acabe este que en breve empieza ya sabremos los cuatro finalistas del Gran Baile. Aprovechemos para hacer un repaso de los emparejamientos del cuadro y del camino seguido por los equipos supervivientes.

Previamente al fin de semana que todos estábamos esperando, la NCAA nos ofreció el aperitivo de los First Four, cuatro duelos entre 8 aspirantes a completar el cuadro de los 64 candidatos a campeón del gran torneo nacional. En dos de estos partidos se enfrentaron campeones de conferencias secundarias. Albany derrotó a Mount Saint Mary’s (71-64), y Cal Poly a Texas Southern (81-69).

Los otros dos duelos tenían trampa, ya que enfrentaban a equipos con más potencial del que se espera para los implicados en esta fase, y que podían convertirse en verdaderas bombas de relojería dentro del torneo. Por si no aparecía una cenicienta (una historia de outsiders siempre vende), la NCAA se había preparado un plan B. North Carolina State eliminó a Xavier (74-59) y Tennessee a Iowa (78-65). Con estos 4 resultados, ya podia empezar el Gran Baile de final de curso.

SUR

La cabeza de serie número 1 de esta parte del cuadro, Florida, ha superado el primer fin de semana de competición. En su primer compromiso, una Albany proveniente de la fase previa de los First Four les puso en problemas (67-55) con una buena actuación del base D.J. Evans (21 puntos, 7 rebotes). La segunda unidad rescató al equipo. En su segundo partido de la semana, los Gators superaron a Pittsburgh (61-45) con una gran segunda mitad en defensa y el acierto de Scottie Wilbekin (21 puntos).

El próximo rival de Florida será una UCLA que ha solventado bien sus compromisos, aunque ante rivales de menor entidad, como Tulsa en primera ronda (76-59) y la sorprendente Stephen Austin en segunda (77-60). Los Lumberjacks accedieron a la ronda de 32 dando la sorpresa ante VCU (77-75). Contra los californianos aguantaron hasta el minuto 5 de la segunda mitad antes de verse arrollados en rápidas transiciones.

En la parte baja de esta zona del cuadro encontramos 2 aspirantes a cenicientas. La número 10 Stanford se libró de la 7 New Mexico (53-58) en la ronda de 64, y en la siguiente de la número 2 Kansas (57-60). Uno de los peores partidos de Andrew Wiggins se unió a la baja por lesión del otro novato estrella de los Jayhawks, el pivot Joel Embiid (no ha participado en ninguno de los dos enfrentamientos de Kansas en el March Madness).

Los Cardinals se verán las caras el próximo fin de semana con otro outsider, Dayton. Este número 11 se deshizo de dos equipos a los que la NCAA sobrevaloró en sus números de serie, el 6 Ohio State (59-60) y el 3 Syracuse (53-55). Tyler Ennis estuvo a punto de salvar a los Orange con 11 puntos consecutivos que situaron a su equipo sólo 2 puntos por debajo en el marcador, pero no acertó en su último triple (Syracuse falló los 10 triples que lanzó durante el partido).

ESTE

La cabeza de serie número 1 de esta zona, Virginia, también ha sobrevivido a sus dos primeros partidos, ante la débil Coastal Carolina (70-59) y ante una Memphis que se deshizo ante su defensa agobiante y sus ataques de bajas revoluciones que griparon el motor de los Tigers (78-60).

La número 4 Michigan State también hizo buenos los pronósticos y superó dos rondas, aunque su rival en la segunda no fuese el previsto. Y es que Harvard sorprendió a la Cincinnati de Sean Kilpatrick en su partido inicial (61-57). Los Spartans empezaron mandando con un gran Branden Dawson, pero en la segunda mitad los empollones intentaron remontar. Dos triples (Gary Harris, Denzel Valentine) les enviaron de vuelta a la biblioteca (80-73). Previamente MichiganState había superado a Delaware (93-78) con 41 puntos de Adreian Payne (y 17 tiros libres sin fallo, récord del torneo).

Iowa State, número 3, perdió a su pívot George Niang (fractura en el pie) en su primer partido del Madness, contra North Carolina Central (93-75). Esta baja no fue decisiva ante North Carolina (85-83), ya que el interior de UNC Brice Johnson se lesionó poco después del salto inicial. Los Tar Heels, que venían de sufrir ante la Providence (79-77) de Bryce Cotton (36 puntos, 8 asistencias), cayeron ante los Cyclones tras una canasta a dos segundos del final de DeAndre Kane (24 puntos, 10 rebotes, 7 asistencias).

Las previsiones marcaban que el siguiente rival de Iowa y State debía ser la 2 Villanova, pero el jugador de Connecticut Shabazz Napier no hace caso de los pronósticos. El base brilló (24 puntos, 8 rebotes, 6 asistencias) en el triunfo de los Huskies ante Saint Joseph’s (89-81), y volvió a hacerlo para derrotar a los Wildcats (65-77) anotando 21 de sus 25 puntos en una segunda mitad prodigiosa.

OESTE

El número 1 regional Arizona se mostró algo dubitativo ante Weber State (69-58) y sólido apabullando con su defensa a Gonzaga (84-61). Precisamente Gonzaga había eliminado en primera ronda a la peligrosa Oklahoma State (85-77) de un Marcus Smart que se despidió del baloncesto universitario a lo grande (23 puntos, 13 rebotes, 7 asistencias y 6 recuperaciones). En este enfrentamiento se señalaron 61 faltas personales.

San Diego State espera a los Wildcats este próximo fin de semana. El número 4 escapó por los pelos en su partido inaugural de la trampa de la New Mexico State (73-69) del canadiense de 2,25 Sim Bhullar. North Dakota State, que había sorprendido a Oklahoma en su primer partido (75-80), no pudo resistir (63-44) la exhibición de la estrella de los Aztecs Xavier Thames (30 puntos, 5 asistencias).

Baylor, con un 6 en el cuadro, prosiguió su buena racha enterrando las ilusiones de Nebraska (74-60) y poniendo el cierre a la carrera NCAA de la estrella de la número 3 Creighton (85-55), Doug McDermott. Desconectada la estrella de los Bluejays por la defensa de los Bears, el partido fue un paseo. Baylor rompió de salida el marcador desde la línea de triples (5 consecutivos en sus 7 primeros ataques).

Wisconsin no es un equipo con un juego vistoso, pero si muy efectivo. Este número 2 será el siguiente escollo para Baylor, en una batalla de estilos bien diferenciados. Los Badgers destrozaron a American University (75-35) con un parcial de 22 a 5 antes del descanso y otro de 37 a 6 a la vuelta. Ante Oregon (85-77), Joseph Young les plantó cara en un buen momento de forma (29 puntos contra Wisconsin y otros 19 a BYU), pero no pudo frenarlos.

MEDIO OESTE

Esta parte del cuadro es la más difícil de las cuatro. Las malas lenguas dicen que para perjudicar a Wichita State, al que la NCAA se ha visto casi obligada a hacer primera cabeza de serie. Precisamente la racha de triunfos de los Shockers se quedó en 35 tras sufrir su primera derrota de la temporada ante la Kentucky (78-76) de los gemelos Harrison (Andrew y Aaron), Julius Randle y James Young. Entre los 4 rookies anotaron un total de 65 puntos, haciendo baldíos los 31 de Cleanthony Early. Los Wildcats se reivindican con sus dos triunfos, éste y el anterior ante la complicada Kansas State (56-49).

Este fin de semana Kentucky se enfrentará a uno de sus archirrivales, la vigente campeona Louisville que dirige su antiguo entrenador Rick Pittino. Los Cardinals abrieron boca ante la Manhattan (71-64) del técnico Steve Masiello, un viejo conocido de Pitino (recogepelotas en los Knicks cuando los dirigía él, jugador suyo en Kentucky y ayudante luego en Louisville), y luego eliminaron a Saint Louis (66-51). En ambos partidos destacó el alero Luke Hancock, MVP de la última Final Four y al que los aires de marzo sientan muy bien.

Los 2 equipos trampa de la organización para ir pasando rondas desde los First Four estaban en esta parte del cuadro. North Carolina State no tuvo suerte ante Saint Louis (83-80), pero Tennesse se ha plantado entre los 16 mejores tras eliminar a Massachussetts (86-67) y Mercer (83-63), quien a su vez le había allanado el camino derrotando a la Duke (71-78) de Jabari Parker en su duelo anterior. Jarnell Stokes es el líder de los Volunteers, tras anotar 61 puntos y capturar 45 rebotes en sus tres partidos de Madness (las dos rondas del cuadro más el previo de los First Four).

El próximo rival de Tennessee no será tan sencillo, la número 2 Michigan que no ha tenido ningún problema ante Wofford (57–40) y Texas (79-65). El canadiense Nik Stauskas es el líder de unos Wolverines con los que nadie contaba a principio de temporada tras la marcha a la NBA de Trey Burke y Tim Hardaway Jr., y la lesión de espalda de Mitch McGary. Pero los subcampeones del último año han sabido reconstruirse y ahora son un hueso duro de roer con su estilo de 4 jugadores abiertos en ataque.

NAIA

Aunque el torneo nacional de la Primera División de la NCAA acapare toda la atención de los aficionados al baloncesto, este mes se celebran también las competiciones de otras categorías universitarias. Una de ellas es la NAIA, que agrupa a universidades de menor potencial deportivo que la todopoderosa National Collegiate Athletic Association. La californiana Vanguard se proclamó campeona nacional de la Division de la National Association of Intercollegiate Athletics derrotando en la final a Emmanuel (80-75), situada en el estado de Georgia.

El MVP de la final fue Preston Wyne, que acabó con 20 puntos y 6 rebotes (en sus últimos 7 partidos no ha bajado de la veintena). En la semifinal Wyne había anotado 42 contra Saint Gregory. Este base de 1,85 necesitó seis cursos para poder acceder al ciclo universitario, repartidos entre el instituto y el Junior College. Durante algunos de esos años tuvo que compaginar sus estudios con un trabajo en la construcción para poder mantener a sus dos hijos (la familia se ha ampliado desde entonces con una niña).

 

artículo publicado en http://www.encancha.com, marzo 2014

ProBasketballTalk | NBC Sports

NBA news, video, analysis and more

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: