Tag Archives: baloncesto

Una semana de estrellas y metralletas

18 Nov

La cadena ESPN, una de las que tiene los derechos televisivos del baloncesto NCAA, organizó esta pasada semana la 6 edición de su particular maratón, con 18 partidos entre las categorías masculina y femenina durante más de 24 horas, y con el plato fuerte final del Champions Classic en el que asistimos de forma oficial al nacimiento de tres nuevas estrellas de nuestro deporte

Durante la bendita maratón de baloncesto, que se abrió el lunes 11 de noviembre a las 7 de la tarde (según el horario de la costa este de los Estados Unidos),  la número 15 del ranking AP Gonzaga venció  a Colorado State por 93 a 61 tras anotar 14 triples. Su técnico,  Mark Few, nos dejó una verdad como un templo: “La vida es hermosa cuando anotas tus lanzamientos” (Gary Bell jr., 8 de 13 en triples).  Stanford y BYU (Brigham Young University) rompieron el marcador. Ganaron los visitantes por 103 a 112 con 31 puntos, 8 rebotes, 3 asistencias y 3 robos de Tyler Haws. Por los locales, Chasson Randle se fue hasta los 33 puntos.

A Florida Golf Coast University le costó despertar, normal teniendo en cuenta que su partido empezó a las 7 de la mañana. Al descanso, sólo ganaba de 1 a Hartford (27-26). Los 20 puntos de Chase Fieler en la segunda parte (anotó un total de 30) fueron claves en la victoria de FGCU por 65 a 51. Baylor le dio un nuevo significado a la palabra sufrimiento. Venció a South Carolina por 66 a 64, sin anotar un lanzamiento de campo durante los 7 últimos minutos del partido y después que los árbitros considerasen fuera de tiempo una falta que hubiera concedido a sus rivales 2 tiros libres para forzar la prórroga.

El Champions Classic

Y como colofón de la maratón se disputaron los dos partidos de un torneo que enfrenta a cuatro de los programas universitarios más victoriosos de la historia. Y en los que esta temporada, casualmente, juegan los tres grandes freshman (Wiggins, Parker y Randle). Si aún no habeís visto estos partidos, haced lo imposible por verlos, aunque para ello tengáis que vender vuestra alma, porque asistiréis al nacimiento de 3 estrellas.

En el duelo que abría el torneo, la más curtida Michigan State se enfrentó a la bisoña Kentucky. Sabiendo que Julius Randle es el mejor jugador de los Wild Cats, Tom Izzo diseñó toda su defensa con el objetivo de secarlo. Con el ala pívot desaparecido, el ataque de los de John Calipari se colapsó. Sus continuas pérdidas de pelota alimentaron la anotación de Keith Appling y Gary Harris, mientras Adreian Payne se imponía en su duelo con Randle. Pero Kentucky consiguió llegar viva al descanso gracias a la inspiración puntual de James Young (44-32).

Randle sufrió durante los primeros 20 minutos en su primer duelo contra jugadores con el físico suficiente para detenerlo (sólo consiguió 4 puntos y 4 rebotes). Pero en la segunda parte dio por concluida su fase de adaptación a la categoría. Con 23 puntos y 9 rebotes en este periodo lideró él sólo la remontada de los Wildcats que llegaron a empatar a 66. En un final ajustado, Michigan State se aprovechó de nuevo de la inexperiencia de su rival para acabar ganando por 78 a 74. Cuando Kentucky mejore su dirección de juego y su circulación de balón, y acierte con los tiros libres (anotaron 20 de 36), será un equipo temible.

En el segundo partido del torneo se vieron las caras Kansas y Duke, un duelo directo entre Andrew Wiggins y Jabari Parker. Los dos firmaron números parejos (22 puntos y 8 rebotes Wiggins, 27 y 9 Parker).El de Duke deslumbró con su juego y su tiro de 3 en la primera parte, en la que su rival jugó menos minutos de los esperados por problemas de faltas personales. Parker tuvo una racha sensacional, anotando 12 de los 16 puntos de su equipo en los últimos 5:30 minutos de una primera mitad que acabó 42 a 40 a favor de los Blue Devils.

Pero la segunda parte fue de Wiggins, autor de 16 puntos en este periodo con penetraciones o lanzamientos cercanos a canasta en su mayoría. Y lo que es más importante, anotando en los instantes decisivos del enfrentamiento. Cuatro puntos consecutivos suyos dieron una ventaja de 6 a los Jayhawks a poco más de un minuto para el final, además de forzar la quinta falta de Parker. Ya en los últimos 60 segundos, tanto él como el también freshman Frank Mason sentenciaron desde la línea de tiros libres. El resultado final fue de 83 a 94.

Los veteranos también juegan

Shabazz Napier consiguió el primer triple doble de la temporada (14 puntos, 11 rebotes y 10 asistencias) en el triunfo del número 19 Connecticut sobre Yale por 80 a 62. En la historia de Connecticut se han producido 10 triples dobles, y Napier es el único jugador que lo ha logrado dos veces.

En su siguiente cita, los Huskies ganaron 2 veces a Boston University en un solo partido.  Ganaban de 19 en la primera parte, pero se dejaron remontar por los  Terriers, que llegaron a ponerse 1 por delante en el marcador en la segunda parte. Tras un nuevo arreón de Napier y DeAndre Daniels Connecticut acabó ganando por 77 a 60.

Doug McDermott reclamó algo de atención para los séniors anotando 37 puntos en la victoria de Creighton sobre Missouri-Kansas City (UMKC). Uno de los candidatos a mejor jugador del año no se mostró contento con su acierto en el lanzamiento de campo, 15 de 25 (de ellos, 5 de 10 en triples): “He fallado muchos tiros que debería haber metido”.  McDDermott venía de anotar 20 puntos en 20 minutos en su partido anterior. Si afina más su puntería, puede batir récords.

Derrotas que duelen

Aunque los resultados de esta primera fase de la temporada parece que no cuenten para nada, encajar demasiadas derrotas en los partidos previos a la competición de conferencias te puede dejar fuera de la lista de invitados para el gran baile de marzo. Especialmente si son ante rivales de mucho menor potencial. Son las temidas “upsets”.

Semana negra para la número 12, North Carolina. Para empezar, se llevaron un susto ante Holy Cross, que fue capaz de recuperar una desventaja de 11 puntos en los 3 minutos finales de la primera parte. La sangre no llegó al río, y la victoria, aunque poco convincente, fue para los Tar Heels por 62 a 54.

North Carolina acabó cayendo en su siguiente partido 80 a 83 ante Belmont, pagando su mala noche en los tiros libres (especialmente de Tokoto, 4 de 16, y algo menos de McAdoo, 11 de 19). Un triple de J.J. Mann a falta de 13 segundos ponía el 80 a 81.  Tokoto se jugó el tiro de la victoria para los Tar Heels y falló, propiciando la última canasta de los Bruins. Un desenlace inesperado teniendo en cuenta que UNC ganaba de ocho a 2 minutos y medio del final.

La número 7 Michigan también perdió aunque lo hizo contra un buen bloque, Iowa State. En el debut esta temporada de Mitch McGary para los Wolverines, nadie se fijó en el retorno tras lesión de Melvin Ejim en los Cyclones. El alero de Iowa State se saltó el guión previsto de ir entrando gradualmente en el juego de su equipo y fue clave en la victoria de los suyos 77 a 70 con 22 puntos y 9 rebotes.

Notre Dame, la número 21, se vió sorprendida por Indiana State cayendo en su propia pista 70 a 83. Los Fightin Irish remontaron una desventaja de 10 puntos al descanso sólo para acabar encajando un parcial definitivo de 3 a 18. En los 14 años que Mike Brey lleva al frente de esta universidad, es la primera derrota que encajan en casa durante un mes de noviembre.

Marquette, la número 16 y con una línea exterior totalmente renovada, se podía permitir la derrota ante la número 10 Ohio State. Lo que no es de recibo es anotar sólo 35 puntos, con un 18,9%  en los lanzamientos de campo. Después de llegar al descanso un un paupérrimo empate a 19, Ohio State aceleró en la segunda parte con un gran Aaron Craft (10 puntos, 7 rebotes, 10 asistencias) para vencer por 35 a 52 y romper la racha de los Golden Eagles de 27 victorias consecutivas como locales.

La número 6 Arizona no lo tuvo fácil en su visita a San Diego State. Los Aztecs, a pesar de la marcha de Jamaal Franklin, conservan un buen bloque. Los Wildcats llegaron a tener una ventaja de 14 puntos durante la segunda parte, pero a poco más de 2 minutos para el final los locales redujeron la diferencia a tan sólo 4 puntos. Aaron Gordon (16 puntos, 8 rebotes, 3 robos, 2 tapones) cortó la remontada con un mate, y Arizona se impuso por 60 a 69.

Para Maryland, un clásico en lucha por entrar en el ranking,  no hubiera sido asumible una derrota ante Abilene Christian, un debutante en la Division I. Tras perder de 11 durante la primera parte, Maryland salvó la situación en la segunda con un parcial de 29 a 0 (su rival no anotó en los últimos 14 minutos). El resultado final fue 67 a 44. Sin embargo, los Terrapins cayeron ante Oregon State por 83 a 90. En las gradas estaba el presidente de los EUA Barack Obama y su familia. Y es que resulta que el entrenador de los Beavers, Craig Robinson, es el hermano mayor de la primera dama.

Indiana también sufrió lo suyo ante LIU Brooklyn. Después de ir por detrás en el marcador la mayor parte del partido, un triple de Will Sheehay en el último minuto les permitía ponerse por delante. Aún así, los Blackbirds tuvieron dos lanzamientos para ganar. Los Hoosiers firmaron una noche aciaga en el lanzamiento de 3 puntos, lo que capitalizó su rival defendiendo en zona casi toda la segunda parte.

El festival ofensivo de la semana en la Division I lo protagonizaron las modestas Holy Cross y Sacred Heart.Después de dos prórrogas, se impusieron los Crusaders por 122 a 118, batiendo el récord de anotación para un equipo de la Patriot League. Jack Taylor, el jugador de Grinnell (III División) que el año pasado rompió el récord de anotación individual con 138 puntos en un partido, se quedó en “sólo” 71 en la victoria sobre Finlandia (144-99).

Taylor lo “arregló” en su siguiente partido, yéndose hasta los 109 ante Crossroads (173-123) con una racha de 53 puntos en 9 minutos. Su estadística, espectacular: 11 de 22 en tiros de 2, 24 de 48 en triples y 15 de 17 en tiros libres. Su entrenador lo mantuvo en el banquillo los últimos 11 minutos del enfrentamiento, lo que evitó que batiera su propia marca en anotación.

publicado en http://www.encancha.com, noviembre 2013

Jugadores que rompieron moldes

10 Oct

La semana pasada fallecía Bob Kurkland, a la edad de 88 años. Este pívot dominante de 2,13 había jugado en la NCAA en las filas de Oklahoma State durante los años 40 del siglo XX (debo reconocer que no lo he visto en acción; hace mucho que sigo el baloncesto universitario, pero no tanto).

Llevó a la entonces Oklahoma A&M (no fue State hasta 1957) a dos campeonatos nacionales consecutivos, los años 1945 y 1946, siendo nombrado el mejor jugador de ambas finales. Una vez acabado su ciclo universitario no pasó a profesionales, sino que aceptó un trabajo para la Phillips Petroleum. Eran otros tiempos, y vivir del baloncesto era más difícil que en la actualidad. Siguió jugando en el equipo amateur de la petrolera, los Phillips 66 Oilers.

El hoy olvidado Kurkland fue uno de esos jugadores con el talento y la capacidad para cambiar el juego del baloncesto. Con su altura, era un gran intimidador defensivo, uno de los precursores del tapón. En ataque, durante un partido de la NCAA en Filadelfia, fue el primer jugador en hacer un mate. Una acción común en la actualidad, pero que a nadie se le había ocurrido hasta ese momento.

Hank Luisetti Jr. jugó a finales de los años 30 del siglo pasado en la Universidad de Standford. Fue el primero en anotar 50 puntos en un partido, el 1 de enero de 1938. En una época en que lo habitual era el lanzamiento a dos manos o el gancho, Luisetti fue el precursor del actual lanzamiento en suspensión. Se discute si realmente fue un invento suyo (en los archivos de la NCAA se le atribuye este mérito a John Miller Cooper), pero nadie duda que fue él quien lo popularizó.

No se conservan demasiadas imágenes de Kurkland en acción. Respecto a Luisetti, tenemos la suerte que participó en 1938 en la película “Campus Confessions”. Sus dotes de actor no dan para mucho, pero al menos en este fragmento vemos como era el baloncesto de su época. Por cierto, el que se pasa la pelota entre las piernas y por detrás mientras bota es él.

Louisetti y Kurkland son dos de los pocos elegidos que han conseguido cambiar el baloncesto, haciéndolo evolucionar hasta el deporte que hoy conocemos. Unos de los pocos elegidos en una saga de nombres ilustres, algunos de los cuales incluso han provocado el cambio de unos reglamentos que se iban quedando obsoletos tras ellos.

George Mikan fue la primera gran superestrella del baloncesto. Siendo universitario, la NCAA prohibió los tapones con la pelota en trayectoria descendente la temporada 1944-45 a raíz de la actuación devastadora de Kurkland y de este pívot de 2,08, que se colocaban bajo su aro y capturaban los lanzamientos rivales mientras caían. La rivalidad entre estos dos colosos fue una gran atracción del baloncesto amateur.

La temporada 51-52, la incipiente NBA dobló el tamaño de la zona de 3 segundos, que se amplió de 1,8 metros a 3,6. La nueva normativa pasó a ser conocida como la regla Mikan, ya que se hizo para limitar el dominio incuestionable del gigante de la liga.  El pívot de los Minneapolis Lakers también jugó su papel en la adopción del reloj de posesión de pelota.

Era táctica habitual que cuando un equipo conseguía ventaja en el marcador se dedicase a congelar el juego, esperando que su rival cometiera faltas. Los últimos cuartos eran insufribles. Uno de los casos más flagrantes de esta práctica ocurrió el 22 de noviembre de 1950, cuando los Fort Wayne Pistons derrotaron a los Lakers 19-18 (3-1 en el último cuarto), con ataques larguísimos (sólo lanzaron a canasta 13 veces) para anular el impacto de Mikan en el juego.

Uno de los grandes artífices en controlar el ritmo de los partidos a su antojo era el base de los Celtics Bob Cousy. Con un manejo de pelota increíble para la época, la única manera de recuperar la posesión era hacerle falta. En los playoffs de 1953, en un partido con 4 prórrogas ante los Syracuse Nationals, se pitaron 106 faltas. Cousy anotó 30 de los 32 tiros libres que lanzó. La regla de la posesión de 24 segundos entró en vigor la temporada 1954-55. Y como el mismo Cousy reconoció, salvó a la NBA.

El siguiente impacto en el baloncesto lo protagonizó el hombre récord Wilt Chamberlain, capaz de anotar 100 puntos o capturar 55 rebotes en un partido. Este pívot de 2,16 era muy mal lanzador de tiros libres. Así que lo que hacía era tirar a fallar para coger el rebote ofensivo y anotar. O coger carrerilla y saltar desde la linea de 4,60 para conseguir un tiro más cercano.

Así que desde entonces se prohibe al lanzador de tiros libres ir a buscar el rebote ofensivo hasta que la pelota haya tocado el aro, mientras que el resto pueden iniciar el movimiento cuando el balón sale de su mano. A esta prohibición se añadió la de que el tirador salga de la media luna de lanzamiento, para que no pueda coger carrerilla.

Viendo los pobres porcentajes en los tiros libres del gigante, el resto de equipos se dedicaban a hacerle faltas de forma descarada, aunque no tuviera la pelota (si, es el creador pasivo del Hack-a-Shack, en su caso el Hack-a-Wilt). Y la NBA, para penalizar esta práctica, instauró la falta personal sin balón, castigada con un tiro libre y posesión de balón para el equipo que recibe la falta en los dos minutos finales de los partidos.

Pero la aportación de un jugador tan monstruoso como “The Big Dipper” no podía quedar reducida a sólo eso. Su dominio bajo los aros era tan abrumador que la zona de tres segundos volvió a ampliarse la temporada 1964-65, hasta adaptar su aspecto actual, de forma trapezoidal y con 4,9 metros de ancho en su parte inferior.

También se prohibió palmear la pelota cuando esta se halle en un cilindro imaginario situado sobre la canasta. Porque cada tiro fallado por un compañero se convertía en 2 puntos en las manos de Chamberlain. En la NCAA el mérito de esta prohibición es del mítico pívot de los Boston Celtics Bill Russell, en la temporada 1957-58.

Otro jugador récord en la NBA, Kareem Abdul Jabbar, tuvo un impacto anécdotico sobre las reglas, pero trascendente para su futura carrera profesional. En la liga universitaria, vistiendo los colores de UCLA, era tal su dominio en el juego interior que la NCAA prohibió en 1967 la jugada que había inventado Kurkland: el mate.

El entonces aún Lew Alcindor (se cambió el nombre tras su conversión al islam) se dedicó a perfeccionar un lanzamiento de gancho que se convirtió en su movimiento más famoso, el sky hook. En 1976 los rectores del baloncesto universitario rectificaron y levantaron la prohibición. Y el legado de Bob Kurkland pudo llegar hasta nosotros.

publicado en http://www.encancha.com, octubre 2013

La cuesta de enero en la NBA

3 Feb

En enero ya se han disputado la mitad de los partidos de la liga regular. Por tanto, ya podemos imaginar la mayoría de equipos que entraran en playoffs, y los que lo harán con opciones de ganar el título. Y que franquicias dicen adios a cualquier otra aspiración que no sea dejarse llevar hasta el final de esta fase, ganando algún partido de vez en cuando para no desanimar a sus aficionados.

 Tras un enero errático, los Lakers parecían encontrar el rumbo a final de mes con tres victorias consecutivas en las que se daban unas pautas comunes. Todas como locales. Queda descartado el sistema ofensivo de D’Antoni. Pau Gasol vuelve a jugar minutos de pívot, pero desde el banquillo para suplir a Howard. Nash y Kobe Bryant intercambian sus papeles. El base es el tirador de triples. El escolta da las asistencias (39 en total en la racha de tres triunfos) y mira menos a canasta. Las estadísticas son demoledoras. Cuando Kobe ha tirado a canasta 20 veces o más, los Lakers han ganado 6 de 28 partidos. Cuando ha lanzado menos de 20 veces, los Lakers han ganado 14 de 18. La racha de triunfos se acabó en el último partido de este primer mes del 2013, contra los Phoenix Suns. Era el primero de una gira de 7 partidos fuera de casa.  En enero el equipo no ha sido capaz de ganar ningún encuentro como visitante. ¿La recuperación ha sido un espejismo?

 La clasificación del Oeste la encabezan los San Antonio Spurs, que como de costumbre han ido de menos a más. En enero, 12 victorias en 15 partidos (las últimas 9 consecutivas). Asistimos a una segunda juventud de Tim Duncan. Detrás de los veteranos tejanos tenemos a los jóvenes Oklahoma City Thunder. El punto negro de Durant y los suyos han sido las derrotas contra Nuggets, Warriors y Lakers, posibles rivales en playoffs (si es que los Lakers encuentran su juego óptimo). Caer contra los Wizards de Washington antes del retorno de John Wall no es más que una anécdota. Y sucumbir contra los enrachados Nets tampoco debe preocuparles aún. Spurs y Thunder son favoritos claros en el Oeste.

 Tras ellos, tres franquicias que han perdido fuelle, Los Angeles Clippers, Memphis Grizzlies y Golden State Warriors. Los Clippers (9 victorias y 7 derrotas en enero) están acusando la baja por lesión del base Chris Paul. Los Grizzlies (10 victorias, 7 derrotas) parece que se conformarán con entrar en playoffs, sin más aspiraciones posteriores. El nuevo propietario Robert Pera quiere reducir el capítulo de nóminas, y ha traspasado a su líder anotador Rudy Gay. Los Golden State Warriors han pasado un bache este enero, con 7 derrotas en 15 partidos (todas contra equipos en zona de playoffs). A pesar de tener un buen bloque, están siempre pendientes de los frágiles tobillos de Stephen Curry..

  Los Denver Nuggets han completado un enero muy sólido, con sólo 3 derrotas. Danilo Gallinari, líder del equipo, ha sumado 19 puntos por partido, con un nivel de regularidad extraordinario. En los playoffs pueden ser un equipo muy peligroso. Utah Jazz y Houston Rockets copan las últimas plazas que dan derecho a luchar por los anillos. En Los  Rockets, Harden se ha comido a Lin. Por lo menos parece que encarrilan las relaciones con Royce White. El jugador ha aceptado ir a la D-League, y el equipo le ha levantado la suspensión de contrato.

 Los Portland Trail Blazers no sacan de su plantilla todo el rendimiento que puede dar. En enero han empatado: 8 victorias y 8 derrotas. Su quinteto titular (Aldridge, Hickson, Mathews, Batum y Lillard) está enchufadísimo, pero la aportación del banquillo es testimonial (casi tanto como la participación de Claver). Aún tienen un registro de victorias por encima del 50%, y tratan de no perder de vista los playoffs, pero se les escapan poco a poco, como arena entre los dedos.

 Esta temporada las lesiones se están cebando con Kevin Love en particular, y con los Minnesota Timberwolves en general (el base Luke Ridnour es el único que ha participado en todos los enfrentamientos de la temporada). Así que su plan es dejar pasar los partidos, esperando que Ricky Rubio recupere su mejor nivel de juego. Este último mes sólo han ganado 3 partidos de 15 jugados.

 En el Este Miami Heat encabeza la clasificación, a costa de sobrecargar de minutos de juego a Lebron James. 37 de media en noviembre, 39 en diciembre y 40 en enero. Y suerte que este mes sólo han tenido 13 partidos. Aún así han perdido 5, con derrotas contra rivales de playoff como Indiana y Chicago, y otra contra los Celtics. Ray Allen ya es el jugador que más triples ha tirado del equipo.

 Los Knicks, segundos del Este, han acusado en enero la baja por lesión del base Raymond Felton y la dieta vegetariana de Carmelo Anthony, perdiendo más partidos de los previstos (5 victorias en 11 encuentros). Los Nets de Brooklyn tuvieron un diciembre pésimo, al contrario que sus rivales de ciudad. Y sin embargo, ahora los tienen a tiro de piedra. La razón de esta mejora se halla en el cambio de entrenador. Adios Avery Johnson, hola P.J. Carlesimo. De los tres últimos partidos del año ganaron 2. En este enero, 11 triunfos de 15 posibles.

 En la clasificación de la Conferencia Este los Chicago Bulls son terceros, navegando entre los dos equipos de Nueva York. Una posición muy meritoria, teniendo en cuenta que aún no ha podido debutar su estrella, el base Derrick Rose. Este mes les deja dos buenas noticias, las 12 victorias en 16 partidos, y la eclosión de Jimmy Butler. Los Bulls confían en el retorno de Rose para febrero. Con él a tope, son aspirantes al título, junto con Heat, Knicks y Nets.

 Los Pacers de Indiana han perdido 6 partidos este último mes. Todos los que dejaron que su rival anotase más de 90 puntos. Y los seis como visitantes. Son un buen bloque, pero les falta chispa, una estrella para momentos complicados. Los Atlanta Hawks  han tenido un enero para olvidar. Sólo han ganado 7 de sus 16 encuentros. Los Celtics son octavos por detrás de los Milwaukee Bucks, y con los Sixers intentando darles caza. La lesión de rodilla de Rajon Rondo en uno de los últimos partidos del mes, y que le hará perderse todo lo que resta de temporada, puede costarles los playoffs.  

 José Manuel Calderón sale de Guatemala para acabar en Guatepeor. Toronto Raptors y Detroit Pistons navegan por la zona insulsa de la clasificación. Entrar en playoffs sería un milagro.  Su llegada a los Pistons puede ayudar a que Brandon Knight acabe de madurar. Por suerte, será una situación pasajera. El extremeño acaba contrato a final de temporada, y puede aspirar a equipos mejores.

 Cerrando la cola de la clasificación ya encontramos a los Charlotte Bobcats, empeñados en arruinar mi futuro como adivino. Andan empatados a 11 victorias con  los Washington Wizards, pero la mejora de los capitalinos unida a su nula progresión parece que convertirán a los Bobcats en el peor equipo de la NBA por segunda temporada consecutiva. El revulsivo de los Washington Wizards no ha sido otro que el retorno de su estrella, John Wall. Seis de sus victorias han llegado este enero, coincidiendo con los 11 partidos que ha jugado el base.

 POSTDATA: Los Lakers han empezado febrero ganando en Minnesota. No es que sea una gran victoria, pero al menos han roto la sequía de triunfos como visitantes. Pau Gasol ha vuelto a ser titular. Tampoco es un hecho relevante, porque Dwight Howard está lesionado. Ahorrémonos titulares eufóricos hasta que realmente signifiquen algo.

publicado en www. encancha.com, febrero 2013

El enero caliente de Garnett

31 Ene

Kevin Garnett tiene fama de ser uno de los jugadores más desagradables de la NBA. Es de aquellos que elevan el sentido de la palabra competitividad a extremos casi malsanos. Un jugador que deseas tener en tu equipo para no tener que enfrentarte a él. Y ha tenido un enero movidito.

El 7 de enero los Celtics se impusieron a los Knicks por 96 a 102 en el Madison Square Garden. En el transcurso del partido Carmelo Anthony y Kevin Garnett tuvieron algo más que un intercambio de palabras. El enfrentamiento se prolongó al final del tiempo reglamentario, con la estrella de los locales intentando acceder al vestuario visitante para resolver cuestiones pendientes con el ala pívot de los Celtics. Como no pudo entrar, optó por esperar en el párking del Madison la salida de los jugadores rivales. Los servicios de seguridad evitaron el encontronazo físico, pero no los insultos.

El origen del enfado de Anthony está en unas palabras de Garnett, que puso el dedo en la llaga por partida doble. Por aquellos días el jugador de los Knicks realizaba por motivos espirituales una estricta dieta alimenticia cuyo origen podemos encontrar en la Biblia, la Dieta de Daniel: “En aquellos días yo Daniel estuve afligido por espacio de tres semanas. No comí manjar delicado, ni entró en mi boca carne ni vino, ni me ungí con ungüento, hasta que se cumplieron las tres semanas”. Una dieta vegetariana con la que el alero quería depurar su cuerpo y su mente.

Garnett, después de todo el partido calentándole los oídos a Anthony, le dijo que su mujer sabía a cereales con miel. Una frase envenenada, y no sólo por el tema dietético. El matrimonio del jugador de los Knicks pasa por momentos difíciles. El y la actriz La la Vasquez llevan dos meses separados, después de años de rumores de continuas infidelidades por parte del jugador.

El jugador de los Celtics es uno de los jugadores más versados en lo que se llama “trash talking”. Consiste en ir provocando a los jugadores rivales (antes, durante o después de los partidos) con toda clase de sutilezas verbales a fin de descentrarlos y sacarles del partido. Sus colegas le eligieron el rey de la especialidad en una votación organizada por la revista Sports Illustrated el año 2010.

No es un invento suyo, ni es algo reciente. Charles Barkley lo hacía de forma ingeniosa e incluso divertida (siempre y cuando no fueras el protagonista de sus burlas). Gary Payton era francamente desagradable. Reggie Miller y Larry Bird tampoco callaban. El mismo Michael Jordan dominaba este lance del juego. Una anécdota apócrifa cuenta que lo hacía incluso en los entrenamientos, provocando en una ocasión que Scottie Pippen le lanzara un puñetazo. Ni siquiera es exclusivo del baloncesto. En otros deportes también se practica este noble arte.

Las nuevas tecnologías son también un terreno propicio para desarrollar el “trash talking”. Ya no es necesaria la presencia de la prensa para recoger tus provocaciones a los rivales. Y de nuevo hallamos a Garnett implicado. Tras la marcha de Ray Allen de los Celtics a los Miami Heat, Rajon Rondo inició una guerra a través de twitter a la que se sumó encantando el ala pívot. Tuvo que ser Dwayne Wade el que zanjara el intercambio de forma rotunda.

Lo que diferencia a Garnett en esta práctica es su disposición a ultrapasar los límites, En noviembre de 2010 Charlie Villanueva le acusó de llamarlo “cancerígeno”. Garnett aclaró que en realidad le había dicho que era el cáncer de su equipo y de la liga. Igual de desafortunado. El jugador de los Pistons padece Alopecia Areata, una enfermedad que impide que le crezca pelo en ningún lugar de su cuerpo. Antes de serle diagnosticada esta dolencia, llegó a temerse que fuera un cáncer.

Los Knicks, en una iniciativa novedosa, decidieron blindar a su estrella respecto a futuras provocaciones verbales de otros rivales. Para ello, instalaron micrófonos adicionales alrededor de la pista para grabar todo lo que los jugadores decían en ella durante los partidos. Que se sepa, al menos, en los dos partidos siguientes al encontronazo, contra Bulls y Hornets.

El máximo responsable de la NBA, el comisionado David Stern, dio el visto bueno a la medida. Es más, le encantaría que en todas las pistas hubiera más micrófonos para que los aficionados puedan escuchar todo lo que pasa durante los partidos, tal como ocurre en la NFL. Siempre y cuando los micrófonos se centren en lo que pasa en el juego. Por tanto, nada de escuchas en el vestuario, o en los tiempos muertos (aparte del que pone la propia Liga). Eso ya sería considerado espionaje y sancionado.

El alero de los Knicks no ha sido el único rival con el que se las ha tenido Garnett. Joakim Noah, de los Chicago Bulls, le acusó de jugar sucio y sacar a pasear los codos en el partido que les enfrentó el 18 de enero. Se pasaron el enfrentamiento (nunca mejor dicho) enzarzados, y recibieron una doble técnica en el último cuarto. Entre ellos dos las rencillas vienen de su duelo en los playoffs de la Conferencia Este del 2010. En aquellos momentos, el pívot de los Bulls le acusó de ser especialmente duro con los jugadores extranjeros (Pau Gasol o Jose Manuel Calderón podrían dar fe de ello). Curiosamente, Noah tenia un póster de Garnett en su habitación cuando era un adolescente.

Garnett y Anthony volvieron a verse las caras el 24 de enero, pero esta vez en Boston. Carmelo viajó acompañado de un guardaespaldas, además de los dos miembros del equipo de seguridad de los Knicks que habitualmente acompañan al equipo en sus desplazamientos. Anthony, evidentemente, no esperaba que su protector saltase a la pista cada vez que Garnett se le acercase. Más bien era para evitar alguna reacción airada de los aficionados de los Celtics…que no se produjo. Los Knicks se tomaron la revancha ganando a los Celtics en su cancha, algo que no habían conseguido en las 6 temporadas anteriores. Y con 28 puntos de su estrella.

El fin de semana del All Star de Houston, del 15 al 17 de febrero, ambos jugadores coincidirán. Los dos serán titulares por el Este. ¿Habrán limado sus diferencias?

publicado en http://www.encancha.com, enero 2013

ProBasketballTalk | NBC Sports

NBA news, video, analysis and more

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: