Tag Archives: Atlanta Hawks

Shaun Livingston y Demarre Carroll, dos supervivientes en las semifinales de la NBA

25 May

Shaun Livingston, de los Golden State Warriors, y DeMarre Carroll, de los Atlanta Hawks, están disputando las semifinales de la NBA con suerte dispar. Sin embargo, los dos tienen algo en común, un instinto de lucha que les ha llevado a superar las adversidades que se les han presentado en la vida.

En el segundo cuarto del primer partido de las finales de la Conferencia Oeste los Golden State Warriors perdían de 16 frente a los Houston Rockets, 33 a 49. Con el equipo completamente desarbolado y al borde de un descalabro de tremendos efectos psicológicos de cara al desenlace de la eliminatoria, Shaun Livingston salió al rescate de los californianos. El base sumó 10 puntos en poco menos de 3 minutos de juego. Resucitado por el director de juego de su segunda unidad, el equipo de Steve Kerr llegó al descanso con una ventaja de 3 puntos, 58 a 55.

Este momento de gloria fue la merecida recompensa para un jugador que ha sabido encajar los golpes que la vida le ha lanzado, levantándose una y otra vez de la lona. Livingston iba para estrella del baloncesto. Con una altura de 2 metros y jugando de base en el instituto, fue bautizado como el nuevo “Magic”Johnson. Era el jugador de moda, el hombre del momento. Recibió una beca de Duke para la Liga Universitaria, pero decidió aprovechar su momento álgido y dio el salto a profesionales. Los Angeles Clippers lo eligieron en el cuarto lugar del draft del 2004.

Las lesiones ya empezaron a perseguirle en su año rookie. Una dislocación de rótula en su rodilla derecha limitó sus partidos a 30 en su primera temporada como profesional. En su segundo año, ya recuperado del percance anterior, pudo participar en 61 partidos de la liga regular. Pero en su tercer curso su carrera se truncó. Fue el 26 de febrero del 2007. En una entrada a canasta se destrozó la rodilla izquierda: dislocación de rótula y articulación tibio-femoral, rotura de los ligamentos cruzados anterior y posterior, rotura del menisco lateral y esguince de un ligamento lateral.

Los médicos no las tenían todas consigo sobre la recuperación de Livingston. En un primer momento no descartaron la amputación de su extremidad. Luego, no estaban seguros de si volvería a andar. Con 21 años parecía que su carrera se había acabado. Pero Livingston no se rindió. Tras quince meses de sufrimiento y trabajo, volvió a las pistas para encontrarse con un panorama totalmente distinto: adiós a los contratos garantizados, adiós a una estancia larga en una franquicia, adiós a sus posibilidades de ser una estrella.

Miami, Tulsa (NBDL), Oklahoma, Washington, Charlotte, Milwaukee y Cleveland fueron lugares de paso en su carrera hasta que la liga pasada, bajo las órdenes de Jason Kidd, cuajó un buen año en los Brooklyn Nets. Jugó 76 partidos de Liga regular y 12 de playoff. En la NBA nunca había jugado tantos partidos en una misma temporada. Ahora un jugador distinto, sin tanto brillo ofensivo, sin tanto protagonismo, sin tanta participación en las jugadas decisivas, con mucha mayor dosis de sacrificio en su juego para el lucimiento de sus compañeros. Pero, a sus 29 años, sigue siendo un buen jugador de baloncesto.

DeMarre Carroll, otro luchador sin tregua

En el primer partido de las semifinales del Este, los Atlanta Hawks se llevaron las manos a la cabeza cuando en el último cuarto DeMarre Carroll se lesionó la rodilla. El cabeza de serie de la conferencia no sólo iniciaba esta ronda cediendo el factor campo ante los Cleveland Cavaliers sino que además podía perder a uno de sus jugadores clave, un alero que les asegura puntos pero también defensa. Y sin embargo, hace apenas dos años, la noticia de la noche no hubiera sido esta desafortunada lesión, sino el hecho de que Carroll fuera titular en la NBA.

La vida de este jugador no ha sido un camino de rosas. Ya en la infancia, con tan sólo 5 años, perdió a un hermano de 9 a causa de un tumor cerebral. El año 2007, en la universidad, recibió un tiro en un altercado mientras, según explicó él, intentaba separar a uno de sus compañeros en Missouri. La bala pasó muy cerca de su tendón de Aquiles, pero por suerte no lo tocó.

El incidente demoró un año su salto a la NBA. Por reaparecer demasiado pronto, sobrecargó la otra rodilla, así que tuvo que esperar a acabar su temporada sénior para pasar a profesionales. Y para acabar de completar el panorama, el 2008 le diagnosticaron una rara enfermedad del hígado. No afectará a su carrera como profesional, pero si le convierte en serio aspirante a un trasplante, probablemente a partir de los 45-50 años.

Los Memphis Grizzlies le eligieron con el número 27 en el Draft del 2009. Con la lesión de Zach Randolph el entrenador Lionel Hollins le hizo jugar de 4, fuera de su posición natural de alero. Y como no le convenció, le envió a la Liga de Desarrollo. En febrero de 2011 fue traspasado a los Houston Rockets, que le despidieron 2 meses más tarde sin darle apenas minutos de juego. Durante ese verano entrenó con Kevin Garnett y Paul Pierce, quienes recomendaron al director deportivo de los Boston Celtics Danny Ainge su fichaje.

Pero DeMarre Carroll no acabó en Boston. La operación no cuajó, y en diciembre de 2011 fichó por los Denver Nuggets. Después de 2 meses más de calentar banquillo, fue despedido de nuevo a principios de febrero del 2012. Los Utah Jazz reclamaron sus servicios, pero para utilizarlo como un jugador secundario. Muy secundario. Hasta el 8 de abril del 2012, justo cuando el alero ya empezaba a cuestionarse su carrera en la NBA.

Los Jazz se enfrentaban a los San Antonio Spurs con la baja de su alero titular Josh Howard. Durante el encuentro, C.J. Miles y Earl Watson también se lesionaron. En el momento en que Jamaal Tinsley se cargó de faltas, al entrenador Tyrone Corbin sólo le quedaba una opción: DeMarre Carroll. El alero saltó a la cancha con hambre de baloncesto, convirtiendo 3 de sus 4 triples y anotando 16 puntos en 18 minutos. A partir de aquella noche aumentó la participación del alero en los esquemas del equipo, aunque sin dejar de ser un secundario. Durante la siguiente temporada Carroll se cargó de confianza para seguir luchando.

La semilla del éxito ya estaba sembrada, y había cuajado. Aquel 8 de abril del 2012, Mike Budenholzer estaba en el banquillo de los Spurs como ayudante del entrenador jefe Gregg Popovich. Cuando en el verano del 2013, una temporada después, Budenholzer accedió al cargo de primer entrenador de los Atlanta Hawks, tenía muy claro a quien quería fichar para su quinteto titular. Ahora, a punto de cumplir 29 años, Carroll juega más de 30 minutos de media por partido. Se ha revelado como un triplista fiable además de un sólido defensor. Y todo, además de por años de trabajo y dedicación, por una noche tonta en el tiro.

A pesar de su lesión de rodilla, DeMarre Carroll, no se ha perdido ninguno de los otros dos partidos de la serie disputados hasta ahora. Su sacrificio, sin embargo, ha sido en vano. Los Hawks, un equipo que ha hecho una gran temporada cuando más lo necesitaban sus propietarios para obtener un buen precio con su venta (vale más un equipo ganador que uno perdedor) han perdido los tres enfrentamientos y están a sólo uno de la eliminación ante los Cavaliers. En la otra serie, los Warriors de Livingston dominan también 3 a 0 a los Houston Rockets. Todo apunta a unas finales entre los Cavs de Lebron James y los Warriors de Stephen Curry, dos de los mejores jugadores del momento. Un duelo entre dos estrellas del que hablaremos en las próximas semanas.

Artículo publicado en http://www.encancha.com, mayo 2015

Atlanta Hawks: ¿racismo o negocio?

21 Sep

Los Atlanta Hawks pueden ser el tercer equipo de la NBA que cambie de propietario este año. Si la venta de los Bucks de Milwaukee fue un tema puramente comercial, en el caso de los Clippers y los Hawks hay un ingrediente extra: el racismo. En el caso de la franquicia de Atlanta no está claro si como componente principal del proceso o como arma en una guerra entre accionistas.

El acontecimiento que ha desencadenado el tremendo lío en los Hawks fue una videoconferencia a principios de junio para discutir el posible fichaje de Luol Deng, por entonces agente libre. Durante aquella reunión el mánager general del equipo, el exjugador Danny Ferry, leyó un informe sobre un Deng que acabó fichando por los Miami Heat.

Ferry dijo del jugador, un veterano respetado en la NBA nacido en Sudán del Sur, que “es un buen chico, pero no es perfecto. Tiene un pequeño africano en su interior. Y no digo esto como una crítica, pero es como aquel que tiene una buena tienda y vende falsificaciones en la trastienda”. El general mánager remató la faena calificándolo de “mentiroso con dos caras y fullero”, en un contexto en que se podía generalizar esta definición para todos los africanos.

Uno de los propietarios minoritarios del equipo, Michael Gearon, se escandalizó ante estos comentarios y le envió una carta al accionista mayoritario Bruce Levenson reclamando la cabeza de Ferry. “Te solicito, como propietario mayoritario y representante en la junta de la NBA que eres, que tomes una decisión rápida y severa contra el general mánager Danny Ferry”, escribió Gearon. “Nuestros asesores nos dicen que no queda otra elección que solicitar su dimisión y, si se niega, despedirlo”.

El mánager general hizo una declaración pública en la que decía que “repetí comentarios recogidos de diversas fuentes (…). Repetí esas afirmaciones durante una conversación telefónica en la que repasábamos el draft y el proceso de agentes libres. Esas palabras no reflejan mis opiniones ni las palabras que yo usaría para describir a nadie, y lo lamento. Me disculpo ante todos los que he ofendido y ante Luol”.

Pero el fuego ya se había extendido y no había manera de apagarlo. Se encargó una investigación interna para examinar el asunto y la conducta y gestión de Ferry a una firma de abogados de Atlanta, que entrevistaron a 19 personas y revisaron más de 24.000 documentos. La conclusión fue que los Hawks no podían castigar al verdadero autor de estos comentarios, puesto que no pertenecía a la disciplina del equipo. Pero apareció algo más. Una pieza de caza mayor.

Un mensaje comprometedor

Hace más de dos años el accionista mayoritario Bruce Levenson envió a Ferry un correo electrónico sobre la asistencia de público a los partidos del equipo, y como mejorarla. En el documento sugería cambios para atraer más público de raza blanca. “Creo que los blancos sureños no se encuentran a gusto en un pabellón o bar en el que son minoría” afirmaba Levenson. El propietario aseguraba que había “hablado con mi equipo ejecutivo de estas preocupaciones. Les he dicho que quiero algunas animadoras blancas”

Levenson proseguía diciendo que “aunque no me importa el color de los artistas, quiero que la música que suene le sea familiar a un blanco de 40 años. Me opongo a que cada uno de los aficionados seleccionados para participar en los concursos de lanzamientos durante los tiempos muertos sea negro. Incluso me he quejado de que la cámara del beso (la que enfoca a parejas de aficionados para que su beso sea visto en las pantallas gigantes del pabellón) sea demasiado negra”.

El límite entre comentario racista y línea de negocio es muy fina en este caso. El accionista mayoritario podría escudarse en el hecho de que el comprador mayoritario de entradas en la NBA es un hombre blanco de entre 35 y 55 años. Y que ese es el público que no conseguía atraer a su pista.  A diferencia de lo ocurrido con el defenestrado Donald Sterling, Levenson ha encontrado defensores además de detractores. Entre ellos, el mítico Kareem Abdul Jabbar quien cree que el actual propietario de la franquicia de Atlanta no es racista sino sólo es un hombre de negocios.

La Meca Negra

Sea o no racista, Levenson, con sus comentarios ha  demostrado desconocer totalmente la ciudad en que residen los Hawks. Atlanta es la sexta ciudad más rica de los Estados Unidos y la quinceava del mundo, con el aeropuerto con más tránsito del planeta. De sus 420.000 habitantes (censo del 2010), el 54,8 eran de raza negra y el 36,3 blancos no hispanos. No hay razones para creer que estos porcentajes varíen demasiado si los extrapolamos al total de 5,27 millones de personas que viven su área metropolitana y son también público potencial del equipo. Desde 1970, se conoce a la ciudad como la “Meca Negra” por el papel destacado que juega en la generación de riqueza, negocios, educación y cultura afroamericana.

La urbe ha jugado un papel clave en la historia de la población negra y el movimiento de reivindicación de sus derechos civiles. En 1895, Booker T. Washington pronunció un discurso (El Compromiso de Atlanta) reivindicando la igualdad política y social para los afroamericanos a cambio de seguridad económica. En la década de 1960 fue el centro del movimiento liderado por Luther King (nacido en la ciudad) reclamando la igualdad para los negros. Entre 1962 y 1969 se llevó a cabo en ella la integración racial en las escuelas de manera pacífica. En 1973 Atlanta se convirtió en la primera ciudad importante del Sur de los Estados Unidos en elegir un alcalde de raza negra. Desde entonces, todos han sido de este color.

Una vez descubierto el mensaje los Hawks informaron a la NBA, que abrió su propia investigación. Siendo aún reciente la sanción contra Donald Sterling de exclusión de por vida de todas las actividades de la Liga y la obligación de deshacerse de la propiedad de los Clippers tras unos comentarios racistas con tremenda repercusión pública, Levenson intuyó cual podía ser su destino y buscó una salida rápida: poner a la venta el 24 por ciento de las acciones que le pertenece antes del veredicto del comisionado Adam Silver.

Una guerra entre accionistas y una ciudad entregada

La propiedad de los Hawks se halla repartida entre dos grupos de inversores, uno con residencia en Washington y el otro en la misma Atlanta, que compraron la franquicia en el 2005. El entendimiento entre ambas partes desde entonces no ha sido bueno, y en alguna ocasión han llegado a los tribunales por decisiones de personal, una venta fallida del equipo en el 2011, y la venta y relocalización de los Atlanta Trashers de la NHL, también propiedad del grupo, ese mismo año.

Bruce Levenson forma parte del bando de Washington junto con Ed Peskowitz, quien también venderá sus acciones. Ambos eran mayoría con el 50,1% de las participaciones. En el bando de Atlanta se encuadran Michael Gearon (el denunciante de Danny Ferry) y Rutherford Seydel (hijo político del anterior propietario Ted Turner), quienes mantendrán su parte de los Hawks. Parece evidente quien ha ganado la guerra.

El o los nuevos compradores asumirán por tanto la participación mayoritaria en el equipo. Y llegan además en el momento oportuno, con una ciudad dispuesta a lo que sea para retener el equipo. Tras la conversión de los Trashers de la NHL en los Winnipeg Jets y la anunciada marcha de los Braves de beisbol a una instalación fuera de la ciudad, Atlanta no se resigna a quedarse en su centro urbano sin otro equipo de las grandes ligas profesionales (les quedan los Atlanta Falcons de la NFL).

El alcalde de la ciudad, Kasim Reed, ha anunciado que una vez vendido el estadio de los Braves (operación paralizada hasta que acaben las obras de su nuevo estadio, que se prevé que esté listo para el 2017) puede llegar a disponer de hasta 150 millones de dólares para gastar en concesiones que mantengan a los Hawks en Atlanta los próximos 30 años. Reed afirma haberse entrevistado con 6 posibles compradores.

Dominique Wilkins se deja querer

Y en este escenario uno de los que ha empezado a moverse es la antigua estrella local Dominique Wilkins. El exjugador de la NBA cuenta con el respaldo del alcalde y otros líderes urbanos para asumir un papel de mayor trascendencia en una franquicia de la que actualmente es uno de los vicepresidentes (¿aspirará al cargo de Danny Ferry?). La ciudad piensa honrarle con una estatua en el exterior de la pista de los Hawks, el Phillips Arena. El monumento será inaugurado el 6 de marzo antes del partido contra los Cavaliers de Lebron James.

Llegados este punto, debemos volver a la espoleta que detonó la bomba: Danny Ferry. El aún general mánager del equipo, además de su disculpa pública, organizó un encuentro con sus sorprendidos y molestos jugadores para intentar calmar los ánimos en el seno del equipo. Y se reunió con diferentes líderes en la lucha por los derechos civiles en Atlanta para intentar calmar las cosas. Incluso ha anunciado que piensa tomar clases durante este período para mejorar su aproximación emocional a estas situaciones.

El máximo ejecutivo de los Hawks, Steve Koonin, ha suspendido por tiempo indefinido a Ferry pero se niega por ahora a despedirlo con la esperanza que aprenda de esta experiencia. Wilkins no pide públicamente su cabeza basándose en que esa decisión debe recaer sobre el nuevo propietario.  Koonin tampoco ha mostrado un tacto especial, posponiendo a última hora y a través de un intermediario una reunión con líderes locales en la lucha por los derechos civiles que iban a pedirle el despido de Ferry.  Lo cual no contribuyó en absoluto a calmar los ánimos.

Durante este año 2014 se han vendido dos equipos. Los Milwaukee Bucks fueron vendidos por 550 millones de dólares y Los Angeles Clippers por 2000. Parece que hay mucho interés entre los inversores por entrar a formar parte de la NBA, así que no será difícil encontrar un nuevo propietario para los Hawks. Su precio, sin embargo, está en discusión.

A pesar de que el equipo lleva 7 temporadas consecutivas jugando los playoffs (la racha más larga del Este y la segunda de la Liga por detrás de las 17 temporadas de los Spurs), y pueden disponer de 30 millones de dólares por debajo del tope salarial para fichar el próximo verano, la franquicia es tan solo la 28 (de 30) en público que asiste a sus partidos, y su proyecto deportivo, tras unos años de aspirar a lo máximo en el Este, hace aguas. Las plusvalías de Levenson pueden no ser todo lo altas que el espera, aunque estoy seguro que no perderá dinero.

Publicado en http://www.encancha.com, septiembre del 2014

Los Pacers, en crisis en el peor momento

5 May

Hemos vivido una primera ronda de los playoffs apasionante, con 5 de las 8 series llegando al séptimo enfrentamiento (4 de los 7 partidos entre Thunder y Grizzlies y 3 de los 6 entre Blazers y Rockets resueltos en la prórroga). Tanta igualdad les ha ido de maravillas a los Pacers para disimular los problemas que les han planteado los Hawks. Los de Indiana no pasan por un buen momento, y no todo el mérito ha sido de su rival.

Los Indiana Pacers acabaron la liga regular en primera posición de la conferencia Este, con un registro de 56 victorias por 26 derrotas. Por tanto, en primera ronda de play offs les tocó el rival en teoría más débil de su parte del cuadro, los Atlanta Hawks (38-44). Una serie que se presumía desequilibrada pero que se alargó más hasta el séptimo partido para desesperación de los Pacers, que vieron como sus miserias salían a la luz.

Porque aunque el equipo fue el campeón del Este, su final de la primera fase de la competición no estuvo a la altura de este título. A finales de febrero os explicaba en un artículo el traspaso realizado por el equipo, que envió a Danny Granger a los Sixers a cambio de Evan Turner. Entonces os decía que “si en junio se proclaman campeones de la NBA, seguramente podrán marcar en rojo en el calendario como una fecha clave para su éxito el día que cerraron este trato” . Una vez más, mis dotes de adivino han quedado en evidencia.

Porque si por algo puede pasar ese día a la historia no será como el del primer paso hacia el anillo, sino como el del primero hacia el fracaso y la descomposición. Contra todo pronóstico, una operación que analizada desde el punto de vista baloncestístico parecía brillante ha acabado desatando la madre de todas las tormentas en Indiana, y con consecuencias imprevisibles a final de temporada (cuando sea que éste llegue para los Pacers).

La lucha entre Turner y Stephenson

La marcha de Granger parecía concederle de forma clara y explícita el bastón de mando del equipo a Paul George. El problema es que la llegada de Turner ha desatado una guerra imprevista. El ex de los Sixers está en su último año de contrato, y será agente libre la próxima campaña. Lo mismo que le ocurre a Lance Stephenson. Ambos jugadores han hechos sus cálculos, y han llegado a la conclusión de que el equipo sólo podrá retener a uno de los dos.

La tensión entre ambos estalló en forma de pelea en un entrenamiento previo al inicio de los play offs, según informa el periodista de Yahoo Sport Adrian Wojnarowski (un “insider”, con pleno acceso a las fuentes de la NBA). El enfrentamiento no fue algo casual, fruto de un enojo pasajero, sino que llevaba tiempo gestándose. De hecho, Turner no es el primero de los miembros del equipo que ha perdido los nervios ante la conducta de Stephenson. Según el periodista de la ESPN Marc Stein, Stephenson y George Hill ya habían tenido un encontronazo previo, durante la derrota del 31 de marzo ante los Spurs de San Antonio.

Parece evidente que el equipo ha perdido su química. Ahora veamos cómo se ha traducido este en números. Antes de la llegada de Turner, el balance del equipo era de 41-13. A partir de ese momento, los Pacers cerraron la liga regular ganando 15 partidos y perdiendo 13. En marzo firmaron un 8-10 y en abril llegaron al final de esta parte de la temporada con un 4-3. Y eso jugándose el liderato del Este con los Miami Heat. Por suerte para la franquicia de Indiana Rick Spoelstra, entrenador de su rival, empezó a dosificar a sus jugadores para cerrar ese mismo mes de abril con un récord de 3-6.

Mirando los números particulares de Stephenson, vemos que sus medias estadísticas en asistencias también han bajado. De las 4,5 de octubre, 5,3 de noviembre, 5,4 en diciembre, 5,6 en enero pasamos a las 4 de febrero, 3,1 de marzo y 4,4 de abril (cifra esta última maquillada por las 11 que repartió ante los Thunder en un mes con tan solo 7 encuentros). En la primera ronda de play off ha promediado 3. En sólo 2 de los 54 partidos de liga regular previos a la llegada de Evan Turner había dejado en blanco la casilla de pases de canasta. En los 28 restantes dobló esa cifra.

Lo cierto es que por lo visto en la serie contra los Hawks, la circulación de balón de los Pacers es por momentos muy deficiente, sin ningún objetivo colectivo prefijado, a la espera que algún jugador decida por su cuenta. No se trabaja para conseguir una superioridad previa en estos 1×1 sacando de sus posiciones a la defensa rival, sino que se mueve la pelota, muy lentamente la espera que pasen los segundos. La velocidad aún se ralentiza más cuando el balón llega a las manos de David West.

La desaparición de Hibbert

Roy Hibbert no se calló lo que pensaba de la situación y declaró a la prensa  en el tramo final de la Liga Regular que “hay algunos jugadores egoístas en el equipo. Estoy cansado de hablar de ello. Llevamos un mes hablándolo. Jugamos duro, pero tenemos que mover la pelota. Es obvio, ¿verdad?”. Todo parece indicar que se refería a Stephenson.

El pívot es uno de los principales damnificados por la lucha de egos. Con sus limitadas capacidades para generarse sus acciones ofensivas, necesita de la ayuda de sus compañeros para recibir la pelota en el lugar y momento oportunos. Y en las series contra los Hawks se le ha visto intentar demasiados lanzamientos desde la media distancia, lo que en un jugador con su porcentaje de tiro casi equivale a regalar la posesión (porque además está demasiado lejos para luchar por el rebote consiguiente).

Hibbert es otro de los jugadores que está en el ojo del huracán a causa de su rendimiento. Nunca ha sido un gran anotador (12,8 puntos por partido en su mejor temporada), pero este año su media ha descendido hasta los 10,8 puntos. Y aunque sus porcentajes de lanzamiento siempre han sido bastante flojos (en sus 6 años en la NBA nunca ha superado el 50% tratándose de un jugador interior), en este su acierto en la liga regular se ha quedado en un 43,9%, el peor de su carrera.

Abril ha sido un mes especialmente dramático. En este último mes de liga regular anotó 12 de sus 51 intentos de canasta (23,5%). Ya en los play offs ante los Hawks, en los primeros 6 partidos de la serie transformó 10 de 33. Y lo que es peor, también menguó la fiabilidad en su especialidad: la defensa. La pintura de los Pacers ya no parece tan inexpugnable como antes, y por primera vez en unas cuentas temporadas, Hibbert no ha estado entre los candidatos a Mejor Defensor del Año.

Su bajón en defensa ha resaltado aún más en este inicio de play offs. Lo que a priori parecía una ventaja como la baja por lesión en Atlanta de Al Horford ha obligado al gigante de 2,18 a emparejarse con jugadores más pequeños y móviles como Paul Millsap y Pero Antic, que lo sacan de la zona con su capacidad para lanzar desde media y larga. El juego abierto de los Hawks agravó su crisis de confianza, menguando sus minutos en pista. Hasta el séptimo partido, a vida o muerte, en que el gigante resurgió: 13 puntos (6 de 10 en el tiro), 7 rebotes y 5 tapones.

El entrenador en la picota

Llegados a este punto, no debemos olvidar que los Pacers son un equipo construido con un único propósito: derrotar a los Miami Heat en la final de la Conferencia Este (y luego si se puede ganar el anillo). En ese emparejamiento Hibbert debe jugar un papel clave para castigar el small ball de los de Florida. En la Final del este del año pasado, el pivot aportó 22 puntos y 10,4 rebotes de media. Tras 7 partidos, el triunfo fue para el equipo que contaba a su favor con el factor pista, los Heat (este año será para los de Indiana, si llegan).

El entrenador Frank Vogel tiene un trabajo doble. Superar la siguiente eliminatoria  contra los Wizards y recuperar los ánimos de su pívot. Por suerte para él,  el juego interior del equipo de Washington (con Gortat, Nené y Seraphin) no tiene la capacidad de jugar abierto. De hecho, el trabajo del técnico es triple. Aunque la tercera de sus tareas va ligada a las dos anteriores, y no es otra que conservar su puesto de trabajo. El Presidente de Operaciones Basquetbolísticas (el equivalente al director deportivo) de los Pacers, Larry Bird, tiene a Vogel en su punto de mira.

En marzo, al principio de la crisis en que se halla inmerso el equipo, Bird dijo que el entrenador tenía que empezar “a presionar a los jugadores que no hacen lo que se supone que deben hacer. Y mantenerse firme, tanto si les tienes que sentar cuando no cumplen como si limitas sus minutos”. Tras el segundo partido contra los Hawks, el General Manager de los Pacers Kevin Pritchard (exjugador del Cáceres en la ACB la temporada 92-93) afirmo vía twiter que el trabajo de Vogel no peligra, pero en el deporte los resultados mandan.

El exalero de los Celtics no sólo le reclamó más disciplina a su entrenador. También dejó ir perlas como “a veces creo que no están comprometidos al 100% con su trabajo” o “la gente me pregunta si no estoy enfadado con ellos;  no estoy enfadado, estoy decepcionado” refiriéndose a sus jugadores. Aunque Bird también debería hacer algo de autocrítica. Al fin y al cabo, el traspaso de Granger a cambio de Turner es responsabilidad suya. Y la decisión a final de temporada de a qué jugador se le presenta una oferta de renovación, también.

 

publicado en http://www.encancha.com, mayo 2014

NBA: Sobreviviendo a la primera ronda

5 May

Ya ha finalizado la primera ronda de los play offs. La mayoría de cabezas de serie, excepto los Denver Nuggets, Los Angeles Clippers y los Brooklyn Nets, han superado este primer escollo de la lucha por el campeonato. Unos con mayor claridad que otros. Y alguno, además, con contratiempos inesperados en forma de lesiones.

El emparejamiento de primera ronda de playoffs entre los Oklahoma City Thunder de Kevin Durant, el equipo con mejor récord en liga regular del Oeste, y los Houston Rockets fue la serie del morbo por el enfrentamiento de James Harden, la barba más famosa de la NBA y jugador franquicia de los tejanos, contra sus excompañeros de la temporada anterior.

Kevin Durant ha rendido a un nivel extraordinario con unos promedios de 32,5 puntos, 7,8 rebotes y 6 asistencias por partido. Por ponerle un pero a su actuación, su bajo porcentaje en triples, del 28,6 % e inferior al certero  41,6% que firmó en la liga regular. Los números de Harden también son buenos, aunque deslucen al compararlos con los de su rival: 26,3 puntos, 6,7 rebotes y 4,5 asistencias.

Y sin embargo, lo más trascendente de la eliminatoria fue el choque entre el base de los Thunder Russell Westbrook y el rookie (aunque fogueado convenientemente en Europa) de los Rockets Patrick Beverley en el segundo partido de la serie. Una acción que levantó polémica porque Beverley acomete sobre su rival instantes después que los árbitros hayan detenido el partido. Ambos jugadores habían convertido el enfrentamiento colectivo en algo personal, y esta jugada fue el colofón.

Westbrook se levantó con evidentes muestras de ira hacia el exjugador de Olympiakos. Se había lesionado el cartílago de su rodilla derecha. Tras pasar por el quirófano será baja hasta la siguiente temporada. Una pérdida que trastoca todos los planes trazados cuidadosamente por el equipo de Oklahoma City para ser campeones de la NBA y vengarse de la derrota en las Finales de la pasada temporada contra los Miami Heat.

Los Thunder ganaron ese partido y el posterior para ponerse 3 a 0 en la eliminatoria. Pero los Rockets fueron capaces de vencer los dos siguientes. En el sexto partido sentenciaron los de Kevin Durant, pero sin resolver la incógnita. ¿Serán capaces de superar la baja de Westbrook, a pesar del paso delante de Reggie Jackson? ¿Podrá asumir Derek Fisher la carga de trabajo extra que se le viene encima?

La mala pata de Griffin

Su rival en segunda ronda serán los Grizzlies de Marc Gasol, que han dejado fuera a Los Angeles Clippers. En un duelo muy igualado, la lesión de tobillo de Blake Griffin fue clave en el desenlace. El ala pívot pisó a su compañero Lamar Odom en un entrenamiento previo al quinto partido. Griffin disputó ese enfrentamiento, pero con signos visibles de dolor y evidentemente mermado en su juego. Y los Grizzlies se adelantaron 3 a 2, en su única victoria fuera de casa de la serie.

En el sexto partido Griffin volvió a intentarlo, pero tampoco pudo ayudar en exceso a sus compañeros. Su tobillo sólo le dio para jugar 14 minutos. Ante un equipo con tanto poder en el juego interior como el de Memphis con la pareja Gasol – Randolph, esta baja fue el factor que inclinó la eliminatoria y acabó con las aspiraciones de los mejores Clippers de la historia.

Los Warriors fuerzan su suerte

Otros que caminan sobre el filo del alambre son los Golden State Warriors. En el último cuarto del primer partido de su serie contra los Denver Nuggets el ala pívot David Lee sufría una lesión en un musculo de la cadera en una mala caída. El pronóstico inicial era que el jugador, clave por su aportación en el juego interior, no volvería a jugar en todos los playoffs.

Y sin embargo, los Warriors fueron capaces de eliminar a los Nuggets de la mano de Stephen Curry, protagonizando la gran sorpresa de la primera ronda. El base ha sido una pesadilla para todos sus defensores. En el cuarto partido de la eliminatoria anotó 22 puntos sólo en el tercer cuarto, para un total de 31. Curry ha tenido la colaboración en la pintura del pívot australiano Andrew Bogut.

 Curry y Bogut son dos jugadores tan talentosos como frágiles. Bogut, de hecho, tuvo que infiltrarse para poder saltar a la cancha en el último partido contra los de Denver. Y esa es la mala noticia para los de Oakland, que rezan cada partido para que sus dos figuras acaben enteros los 48 minutos. Especialmente Curry, cuyos tobillos son realmente de cristal.

Los Warriors se enfrentarán en segunda ronda a unos San Antonio Spurs frescos y descansados, que siguen recuperando efectivos (Boris Diaw ya está listo para jugar) tras barrer a unos Lakers demasiado huérfanos de Kobe Bryant. Sin el escolta, referente indiscutible del equipo de Los Angeles, los tejanos resolvieron el cruce en tan sólo 4 partidos. Un barrido en toda regla para Pau Gasol y sus compañeros, y que augura un verano movido como ya anticipamos en el artículo anterior (El fiasco de los Lakers).

La buena noticia para los Warriors es que o David Lee es Superman o los médicos del equipo unos exagerados. Porque el jugador, contra todo pronóstico, saltó a la pista en el sexto y definitivo partido contra los Nuggets. De acuerdo que no llegó a jugar ni dos minutos. Pero jugó. Se espera que vaya entrando poco a poco en la rotación en su próxima serie contra los Spurs de San Antonio, en una nueva versión de la historia del mítico Willis Reed de los Knicks.

En las finales de 1970 este pívot lideraba a los de Nueva York frente a los Lakers con actuaciones estelares. Hasta que se lesionó en el quinto partido. Los de Los Angeles apabullaron a los Knicks en el sexto partido para empatar la serie a 3. El séptimo partido se disputaba en el Madison Square Garden. Y cuando ni sus compañeros contaban con él, Reed salió a hacer el calentamiento ante la euforia del público. Fue titular y anotó las dos primeras canastas de su equipo, aunque cojeaba de forma evidente. No anotó más, ni falta que hizo. El efecto moral de su aparición fue milagroso para los suyos, y devastador para el rival.

Los Bulls luchan contra su destino

En el Este las lesiones se han quedado todas en un mismo equipo,  los Chicago Bulls. Su estrella, el base Derrick Rose, se lesionó en el primer partido de los playoffs de la temporada pasada, dinamitando las opciones de uno de los grandes aspirantes al campeonato. Aún no ha debutado esta temporada y es difícil que lo haga ahora. Joakim Noah era duda para toda la primera ronda de playoffs contra los Brooklyn Nets. Y sin embargo, no se ha perdido ni un partido, aunque  con mucho dolor y sufrimiento.

A partir del quinto enfrentamiento de la serie no pudieron contar con el base (y titular) Kirk Hinrich. Lo que les dejaba con un único director de juego de garantías, Nate Robinson, y justo después de un cuarto partido con 3 prórrogas (Robinson había conseguido 23 puntos en el último cuarto). Y para el sexto también perdieron a Luol Deng (otro titular), con meningitis.

Y aún así los Bulls llegaron vivos hasta el séptimo partido. Y no sólo eso. Fueron capaces de ganar en Brooklyn, sin Rose, Henrich ni Deng. Y con Noah de estrella y firmando una estadística de 24 puntos, 14 rebotes y 6 tapones, a pesar de su fascitis plantar y su tobillo maltrecho. El equipo ha dado una lección de coraje ante unos Nets a los cuales un proyecto campeón les ha venido demasiado grande.

En segunda ronda les esperan los temibles y sanos Miami Heat, que barrieron a los Milwaukee Bucks. Y sin apenas tiempo para lamerse las heridas. En la otra semifinal del Este los New York Knicks, que sufrieron para doblegar el orgullo de los Celtics a partir de que a Carmelo Anthony se le torciera el punto de mira, se medirán a los Indiana Pacers, que por fin volvieron a ganar un partido en Atlanta (no lo hacían desde diciembre de 2006) para eliminar a los Hawks.

En resumen, que por muy bien que hayas fichado, por muy duro que entrenes, por muy bien que juegues y por muy guapo que seas, todo eso no basta para ser campeón de la NBA. También hace falta una buena dosis de suerte. Y no sólo en un lanzamiento imposible, o en aquel tiro libre en que la pelota rebota repetidas veces en aro y tablero antes de entrar (o salirse). Especialmente necesitas los favores de la Diosa Fortuna con la salud de tus jugadores principales.

En playoff el papel de las estrellas es especialmente importante. Durante la liga regular un equipo coral, con responsabilidades repartidas y profundidad en su rotación, funciona muy bien. Pero cuando cada partido cuenta, y se acumulan las noches que pueden ser la última, es necesario alguien que asuma el liderazgo. Los Nuggets son el mejor ejemplo de este hecho. Y la baja de Gallinari no cuenta, porque no ejerce de líder.

 Las lesiones en liga regular son un contratiempo, pero en la mayoría de ocasiones tienes margen para recuperar al jugador o fichar un sustituto para paliar su baja (excepto en  casos como el de Kobe Bryant y su tendón de Aquiles). Pero en playoff, con un duelo a vida o muerte cada dos o tres días, tiempo es algo que no tienes. Cada partido de playoff supone un doble reto para los jugadores, especialmente las estrellas. Por un lado, conseguir la victoria. Y por otro, acabar los 48 minutos ileso. Porque de eso puede depender un anillo.

ProBasketballTalk | NBC Sports

NBA news, video, analysis and more

El vestuario

Son historias. El deporte es sólo una excusa. Por Jorge Gérardin

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: