Tag Archives: All Star

La NBA también se equivoca

21 Feb

Cuando algo no funciona, la lógica dice que hay que repararlo (aunque algunos opten por la inacción como solución a los problemas). Es lo que intentó la NBA con su concurso de mates, uno de los espectáculos principales del All Star. El problema es que en lugar de arreglarlo, lo han empeorado.

La jornada del sábado del Fin de Semana de las Estrellas es la de los concursos para que los jugadores de la NBA demuestren sus habilidades al margen de las reglas habituales de los partidos. El espectáculo del día gira en torno al concurso de mates, el primer concurso que se creó y el que cierra la fiesta. Y para alargar la sesión se le han ido añadiendo otras competiciones de mayor o menor interés. Este año la liga profesional innovó el formato buscando darle más interés a una noche que en los últimos años se hacía demasiado larga para los espectadores.  

Lamentablemente, la idea de trasladar la rivalidad entre  las conferencias Este y Oeste a la noche de los concursos no sólo no acabó de cuajar, sino que puso en peligro la joya de la corona: el concurso de mates. Una competición en decadencia que la NBA trata de relanzar. Este año han fracasado. La competición tiene un problema de materia prima (no van los mejores) y encima ahora la presentación del producto es mala.

UNOS APERITIVOS SOSOS

El menú empezó con dos entrantes menores: el concurso de tiro para tríos compuestos por un jugador en activo, una participante en la WNBA y una vieja gloria de la NBA, y la prueba de habilidades para bases. El primero lo ganó el combinado formado por Chris Bosh, Swin Cash y Dominique Wilkins, gracias a la rapidez con la que el jugador de los Miami Heat consiguió encestar desde el centro de la pista.

La edición de este año de las habilidades para bases presentaba la novedad de ser un relevo por dúos en lugar del reto individual, sobre un circuito con menos obstáculos para el dribling que en temporadas anteriores, y que por tanto premiaba la velocidad sobre el manejo del balón. En este escenario, la pareja formada por el hiperactivo Damien Lillard (el Blazer participó en tres de los 4 concursos de la noche) y Trey Burke (Jazz) se impuso de forma muy ajustada sobre sus rivales del Este (Carter-Williams de los Sixers y Oladipo de los Magic).

 

UN PRIMER PLATO CORRECTO, SIN MÁS

Este año se modificó el reglamento del concurso de triples. Uno  de los seis carros de 5 pelotas estaba lleno de balones tricolor, que cuentan doble (en el resto de carros sólo hay 1). Los participantes podían ubicar este manantial de puntos en la posición que más les conviniera. La mayoría lo pusieron en su punto de máxima fiabilidad. El ganador Marco Belinelli, de los Spurs, optó por una decisión matemática: situarlo al final, sabiendo así los puntos que le hacían falta para pasar ronda.

Hizo falta una serie extra de lanzamientos en la final para desempatar entre el jugador de los Spurs (cuarto porcentaje de acierto de 3 puntos de la temporada) y el de los Wizards Bradley Beal (noveno en efectividad triplista en la liga regular). En ese sentido, el concurso ayudó a calentar el ambiente como último telonero previo a la competición que todos esperaban, la de los mates. A pesar de un par de tiros al aire en la ronda final, no se le puede pedir más.

 El resto de participantes fueron el campeón del año pasado Kyrie Irving (Cavaliers), el ganador del 2012 Kevin Love (Timberwolves), Arron Afflalo (Magic, con el mismo porcentaje de acierto en la liga regular que Beal), Stephen Curry (Warriors, el jugador que ha convertido más triples esta temporada), Damian Lillard (tercer jugador con más triples anotados) y Joe Johnson (Brooklyn Nets, y sin ningún dato favorable que justifique su presencia en esta edición del concurso más allá de completar el cuarteto del Este).

Klay Thompson merecía estar, pero la presencia de su compañero de equipo Stephen Curry le dejó fuera. Encontré a faltar al especialista con la racha de partidos consecutivos anotando un triple más larga de la historia, el alero de los Hawks Kyle Korver. O a José Manuel Calderón (quinto en porcentaje de acierto de la NBA, 44,3%,  y en triples convertidos, 129).  Wesley Matthews, de los Blazers, también reunía méritos suficientes para competir (cuarto en triples anotados). Pero la división por conferencias (4 por cada una) marcó la selección.

 

UN SEGUNDO PLATO ANODINO

Y llegamos al plato principal del menú del sábado, los tan esperados mates. Valoración final: fiasco total y absoluto. Ya hace temporadas que las estrellas huyen de esta cita para protegerse de lesiones. La competición es patrimonio de aspirantes a estrellas y jóvenes prometedores que buscan llamar la atención. Depende demasiado del talento de las últimas hornadas de recién llegados. Un año malo presagia un concurso flojo. Para hacerlo más interesante y disimular las ausencias, la NBA cambió el sistema…sin éxito.

El resultado fue una competición dispersa, con algunos de los mejores mates difuminados e inadvertidos, y una resolución final excesivamente rápida que no permitió sacar lo mejor de los participantes. Con los 6 concursantes agrupados por conferencias, la primera fase consistió en una actuación en grupo con un tiempo de 90 segundos en que los jugadores iban haciendo sus mates. Sin repeticiones de televisión, sin pausas para valorar cada acción, y con una puntuación global para el equipo.

 El Este (John Wall, Paul George, Terrence Ross) acertó en su planteamiento: cara a barraca, cada uno que haga un par de mates buenos antes de que el público se confunda, para acabar con algún mate conjunto. El Oeste (Damien Lillard, Harrison Barnes, Ben McLemore) optó por empezar por la combinación en grupo, y gastó demasiados segundos e intentos hasta hilvanar algo decente. Eso hizo que su ejercicio, falto de ritmo, se hiciera largo, a pesar de alguna acción destacable de McLemore.

Luego vino la fase de los enfrentamientos individuales entre un jugador de cada equipo. Terrence Ross apareció ataviado como el rey (era el vigente campeón), pero ni él ni Lillard asombraron. El duelo entre Paul George y Harrison Barnes se hizo largo e insulso (George necesitó 4 intentos para culminar, Barnes 3). Sólo McLemore y Wall entendieron de qué iba el tema. McLemore se presentó con Shaquille O’Neal, copropietario de su equipo (Sacramento Kings), y saltó sobre el trono en el que se sentaba el pívot. Un mate correcto, un gran envoltorio. John Wall le superó saltando sobre la mascota de su equipo, los Wizards.

Y cuando por fin la cosa se calentaba, cayó el telón. Los internautas dieron como vencedor a Wall y todos a dormir mientras los espectadores se quedaban con cara de pasmo y la sensación de haber perdido horas de sueño (hablo por los españoles) para nada. Y como se suponía que los mates son el momento cumbre de la noche, este chasco arrastró al resto de entretenimientos de la noche. Una pésima planificación estratégica de la NBA que no creo que se vuelva a repetir. Por cierto, Este y Oeste empataron a dos en su duelo particular de la noche, aunque no creo que este dato le interese a nadie.

 

EL POSTRE, EN OTRO RESTAURANTE

Y mientras, la liga menor, la NBA-DL también celebró su concurso de mates. Con jugadores sin el renombre ni el glamour de los de la liga madre, en un escenario mucho menos vistoso y, comparando la diferencia de público, casi en familia. Con 6 participantes como en el de la NBA, pero con un formato clásico: Dos mates por jugador en primera ronda, y los dos participantes mejor puntuados pasan a la final, en la que tienen dos mates más para exhibirse.

Un adjetivo para definir esta edición: Brutal. Un espectáculo de primer orden que se mereció un mejor envoltorio. Un gran acierto el incorporar la gradería como parte del concurso, acercándose más a los espectadores. Aquí os dejo el vídeo para que juzguéis vosotros mismos (es largo, pero vale la pena). Y una conclusión: o van los mejores de la NBA o que den por finiquitado el concurso de mates. Y por extensión la noche de los concursos. Lo demás son monsergas del márketing.

 

 

publicado en http://www.encancha.com, febrero 2014

Anuncios

La magia de los All Star

14 Feb

Este fin de semana la NBA celebra el Fin de Semana de las Estrellas, una brillante idea promocional típica de las ligas profesionales estadounidenses. Los mejores jugadores de la competición enfrentándose en un partido. Un programa que se completa con otras actividades para promocionar estrellas emergentes. El márketing al servicio del baloncesto.

El partido de las Estrellas es una tradición que nace casi con la misma NBA. Haskell Cohen, director de Relaciones Públicas de la liga, tuvo la idea de trasladar un formato que funcionaba en la MLB (Major League de Beisbol) a la incipiente competición de baloncesto (su primera temporada oficial fue la 1949-50). Maurice Podoloff, presidente de la Liga, apoyó la propuesta y el presidente de los Boston Celtics, Walter Brown, cedió el Boston Garden para su plasmación. Y así, el 2 de marzo de 1951 se jugó el primer partido de las estrellas de la NBA.

En 1976, en el All Star de Denver de la rival de la NBA, la ABA, se celebró el primer concurso de mates de la historia. Julius Erving asombró saltando desde la línea de tiros libres. Poco después esta liga desaparecía, y Doctor J se convirtió en la estrella de los 76ers. Cuando en 1984 la NBA organizó su partido de las estrellas en Denver, decidió revivir aquel momento mágico, aunque no todo salió igual. Erving, ya veterano, quedó segundo, por detrás de un pletórico Larry Nance y su mate con dos pelotas (de baloncesto). No obstante, el concurso gustó tanto que se decidió incluirlo cada año en el programa de actos. Había nacido el All Star Week End, o Fin de Semana de las Estrellas.

Dos años más tarde, en 1986, se incorporó un nuevo concurso para deleite de los aficionados: la competición de triples. Aquella primera cita del All Star de Dallas nos ha dejado una de las imágenes legendarias de la historia de estos fines de semana. Larry Bird, en la final, lanza su último balón desde el carrito de la esquina. Con la pelota aún en el aire, levanta el dedo índice de su mano derecha, en señal de victoria. Él sabe que la pelota va a entrar. Y que aquel lanzamiento le da el triunfo. Por cierto, el balón tricolor que cierra cada uno de los cinco carritos del concurso es otro guiño hacia la ABA, pues así era el balón oficial de la competición. La NBA no adoptó la línea de 3 puntos hasta la desaparición de su competidora.

No todos los añadidos al partido de las Estrellas han funcionado. En 1984 también se introdujo el Legends Classic, un partido que sacaba de su retiro a viejas glorias de la Liga para hacerles reverdecer laureles y recibir el homenaje de los aficionados por un día. El año 1994 fue sustituido por el desafío de los Rookies, que en su formato inicial enfrentaba un equipo de debutantes contra otro de sophomores (jugadores de segundo año).

 La fórmula ha sido retocada, y ahora juegan mezclados los de primer y segundo año, en dos equipos dirigidos este año por dos viejas glorias, Shaquille O’Neal y Charles Barkley. Las viejas leyendas, por su parte, han encontrado su lugar en el Celebrity Game o Partido de los famosos, que reúne a exjugadores de la NBA y jugadoras de la WNBA con personajes de la farándula tales como actores, cantantes, presentadores de televisión, e incluso deportistas de otras especialidades, como es el caso este año del velocista Usain Bolt. Viejas glorias y jugadoras de la WNBA también están presentes en el concurso de tiro por equipos, en el que compiten junto a jugadores de la NBA en activo (4 equipos compuestos por un NBA, un exNBA y una WNBA).

Y finalmente nos queda el concurso de habilidades, una competición que permite a los bases demostrar su técnica individual y su rapidez al superar una serie de obstáculos y pruebas dentro de la pista de baloncesto bajo el escrutinio objetivo del cronómetro.

El All Star nos ha dejado momentos míticos de la historia de la NBA. En función de la edad, cada uno de nosotros tendrá sus preferidos. Yo tengo dos. Ambos tienen el componente triste de un adiós. Y ambos incorporan el último rugido de una fiera que quiere salir de la arena por la puerta grande.

Magic Johnson, base de los Lakers, anunció al mundo que era seropositivo en noviembre del 1991. Como esto sucedió con la liga ya empezada, su nombre figuraba en las papeletas en que los aficionados escogían a los titulares del All Star (entonces aún no funcionaba internet como ahora). Y lo eligieron. Sin haber disputado ningún partido de liga regular, jugó el All Star de 1992. Anotó 25 puntos y repartió 13 asistencias. Fue el MVP. Su equipo, el Oeste, ganó por 153 a 113. Y tras su último triple, a 14 segundos del final, el resto de jugadores se fundieron con él en un abrazo.

En el año 2003, Michael Jordan jugó su último all star con 40 años. Su discurso de despedida pasando el legado a las jóvenes estrellas, con los ojos brillantes por la emoción ( tambien había alguna  que otra lágrima), fue un momento memorable. En el partido, que se resolvió en la segunda prórroga, Jordan no estuvo fino. Anotó 9 de 27 en tiros de campo, recibió 4 tapones, incluso falló un mate. Y aún así, tuvo su momento, uno de sus tiros mágicos que podría haber dado la victoria al Este al final de la primera prórroga…si Jermaine O’Neal no hubiera cometido una innecesaria falta sobre Kobe Bryant.

Como ya dije antes, ha habido otros momentos irrepetibles a lo largo de la historia de los All Star. El baile que se marcó Shaquille O’Neal y Rudy Fernández destacando como matador en el 2009, el concurso de mates de Vince Carter del 2000 que dio nueva vida a una modalidad tocada de muerte o los duelos en esta modalidad entre Michael Jordan y Dominique Wilkins a finales de los 80, el lituano Rimas Kurtinaitis participando en el concurso de triples del 1989, los 19 triples consecutivos que anotó Craig Hodges en este misma competición en 1991…Esperemos que el futuro nos siga deparando muchos más

Postdata: Y volviendo a Michael Jordan, este domingo, coincidiendo con el Partido de las Estrellas, cumple 50 años. Circula el rumor, que desde la NBA no han desmentido, que Air podría disputar algunos minutos en el encuentro para celebrarlo. ¿Hay algo de cierto en el rumor o es otra operación de márketing de la Liga? El domingo lo sabremos.

 

Publicado en http://www.encancha.com, febrero 2013

NBA.com | Hang Time Blog

The official news blog of NBA.com with commentary and analysis from NBA.com's staff of writers.

ProBasketballTalk

Basketball - NBC Sports

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: