NBA: La lesión de Kyrie Irving deja a Lebron James solo ante los Warriors

8 Jun

Kyrie Irving se lesionó en el primer partido de la final que los Warriors ganaron a los Cavaliers por 108 a 100. Sin él, los del Este ganaron el segundo por 93 a 95. Aquí tienes el análisis de lo ocurrido hasta ahora en la serie.

La lesión de Kyrie Irving en la prórroga del primer partido de las finales ante los Golden State Warriors puede marcar el destino de los Cleveland Cavaliers en estas finales. El base aprovechó los 8 días de reposo entre el último partido de las Finales de la Conferencia Este y el primero del duelo con el título de la NBA en juego para recuperarse de sus problemas físicos en el tobillo derecho y su tendinitis en la rodilla izquierda. Tras la lesión del ala pivot Kevin Love en la primera ronda de los play-offs contra los Boston Celtics, el equipo que entrena el debutante David Blatt no podía perder también a su director de juego.

Irving parecía estar bien físicamente, aunque algo falto de explosividad en su paso de salida. Sus estadísticas fueron espectaculares: 23 puntos, 7 rebotes, 6 asistencias, 4 pelotas recuperadas y 2 tapones. Un grandísimo Lebron James (44 puntos, 8 rebotes, 6 asistencias) contrarrestaba la aportación de unos Splash Brothers (Stephen Curry 26 puntos, 4 rebotes, 8 asistencias, y Klay Thompson 21 puntos y 6 rebotes) con una aportación irregular a lo largo del encuentro.

James, estrella de los Cavaliers, fue defendido por tres rivales distintos. A Harrison Barnes le superó llevándolo al poste bajo. A Draymond Green, penetrando con velocidad desde la línea de triples. Andre Iguodala fue el que consiguió hacerle fallar más de la cuenta. El alero tiene suficiente físico para resistirle en el choque y es lo bastante atlético como para defenderle en el exterior. Lebron no se sintió cómodo en ningún momento ante un contrincante al que no supo como superar (2 de 12 en tiros que no venían precedidos por un pase).

Lebron fue el principal argumento ofensivo del mejor equipo del Este, pero Irving fue el hombre que le dio equilibrio. Los Cavaliers llegaron a ganar de 14 puntos en el primer cuarto, durante unos minutos en los que su estrella no sumó ningún punto. El base se encargó de anotar, y de hacer anotar al pívot Timofey Mozgov (16 puntos, 7 rebotes). El gigante ruso es limitado a la hora de crearse sus propias ocasiones de anotar, pero se muestra implacable cuando recibe en buenas condiciones cerca de canasta. Y de eso se encargó de forma magistral Irving…hasta que se rompió.

Los Cavaliers basaron sus opciones de triunfo en los puntos de Lebron James, Kyrie Irving y Timofey Mozgov, y los 15 rebotes (6 ofensivos) de Tristan Thompson. Todos estos jugadores son titulares. Los Warriors lo igualaron con la aportación de los Splash Brothers, Harrison Barnes (11 puntos) y Draymond Green (12 puntos). Las tablas las rompió el banquillo californiano (34 puntos por 9 de los visitantes) liderado por un Iguodala que además de defender de maravilla a James sumó 15 puntos.

La otra causa de la derrota del equipo de Cleveland fue su apagón ofensivo. En estos play-offs nos hemos habituado a ver como los equipos del Este pasaban por malas rachas en ataque que les mantenían durante unos minutos sin sumar puntos en el marcador. La de los Cavs llegó en el peor momento posible, tras el triple de Lebron que empataba a 96 faltando 2:30 para el final del último cuarto. A partir de ese momento, los campeones del Este fallaron 12 lanzamientos seguidos hasta que nuevamente Lebron acabó con su sequía. Làstima que lo hizo a 10 segundos del final de la prórroga, cuando Curry desde la línea de personal y Harrison Barnes desde la de 3 puntos ya habían sentenciado el encuentro. Los Warriors se llevaron el primer asalto por 108 a 100.

Sin Irving no queda otra que defender

Kyrie Irving pasó por el quirófano antes del segundo partido de las finales. Sin él, los Cavaliers variaron su planteamiento. Sin sus puntos el equipo no puede aspirar a igualar la producción ofensiva de sus rivales, así que se centraron en reducir los puntos encajados. Y no sólo con su defensa, que también. Tras un primer cuarto de “Lebron contra el mundo”, los hombres de David Blatt optaron por una tàctica maldita en la NBA: apurar el tiempo de posesión en ataque hasta el último segundo.

Con Lebron de base, el plan era evitar que el juego se convirtiera en una sucesión de transiciones rápidas, triples y de alley-hoops. El plan era 48 minutos de 5 contra 5 a media pista. El plan era, en definitiva, dormir el partido. Un tipo de baloncesto al que el público norteamericano no está muy acostumbrado, pero en el que su técnico “europeo” David Blatt se mueve como pez en el agua. Al menos, más que Steve Kerr.

Por supuesto que la defensa de los Cavaliers también jugó un papel importante en el triunfo en la prórroga por 93 a 95 que empataba a 1 las Finales. Stephen Curry tuvo una mala noche y batió un récord negativo fallando 13 triples de los 15 que lanzó. Gran parte del mérito es de Matthew Dellavedova. Curry anotó 19 puntos, pero ninguno de ellos llegó en estático mientras lo marcaba el australiano. La estrella de los californianos se quedó en 0 un de 8 en los tiros de campo (0 de 5 en triples) y perdió 4 balones a media pista contra su marcador. El casillero estadístico del base de los Warriors se cerró al final del encuentro con 5 tiros acertados de 23 intentados.

Lebron James se fue nuevamente hasta una cifra altísima de puntos: 39. El Rey James anotó 7 de sus 13 lanzamientos de la primera parte, pero falló 17 de los 21 que lanzó después del descanso ante la defensa de Iguodala. Los Warriors se encuentran cómodos con el hecho de que el líder de los Cavaliers sume muchos puntos. Lo que no les gusta tanto es el hecho de que reparta 11 asistencias (en el primer partido dio 6). Porque cuanto más haga circular la pelota Lebron, más jugadores del equipo de Cleveland se involucrarán en tareas ofensivas. Mozgov se fue hasta los 17 puntos. Saliendo del banquillo JR Smith aportó 13 y James Jones 8. Los suplentes de los visitantes anotaron 21 puntos por 17 de los reservas locales.

El hijo pródigo de Cleveland firmó un triple doble uniendo 16 rebotes a sus 39 puntos y 11 asistencias. La lucha por los rechaces fue otra de las claves sobre las que se basó el triunfo de los Cavaliers. Lebron estuvo muy bien acompañado por Mozgov (11), pero sobretodo por un Tristan Thompson que empieza a revelarse como el nuevo Dennis Rodman. El ala pívot canadiense apenas mira a canasta (5 tiros en este segundo encuentro y 4 en el primero), pero suma rebotes sin parar. Hasta 14 cogió en esta ocasión, 7 de ellos en ataque. Su equipo consiguió un total de 55 capturas, 10 más que su enemigo.

En un partido tan defensivo, evidentemente los principales perjudicados fueron los porcentajes de lanzamiento. El mejor equipo del Este se llevó el duelo con un paupérrimo 32,2% de acierto. El mejor equipo del Oeste estuvo algo mejor (39,8%), gracias a sus canastas interiores. Klay Thompson anotó 39 puntos, pero falló 8 de sus 12 intentos triples. Los Warriors lanzaron 35 veces desde más allá de la línea de 3 puntos (27 a cargo de los Splash Brothers) y sólo metieron 8. Con su principal arma bien defendida, y negada la posibilidad de correr para sumar, a Golden State no le quedó otra que arremangarse y sufrir.

Y aún así, pudo ganar. Tras un triple de Lebron (siempre él), los Cavaliers ganaban 72 a 83 faltando 3:10 minutos para el final del último cuarto. Los Warriors reaccionaron gracias a un parcial de 15 a 4 que arrancó con dos triples (Iguodala, Curry) y un hack-a-Shaq descarado sobre Tristan Thompson. JR Smith contribuyó al hundimiento visitante con dos faltas tontas. Hasta que Curry empató a 87 con 7 segundos por jugarse en el cronómetro. Como en el primer partido, el Rey tuvo un tiro para ganar. Y como en el primero, lo falló.

En la prórroga el equipo de Cleveland estuvo nefasto en el tiro (1 de 8), pero los californianos no supieron aprovecharlo. Ambos equipos tuvieron más errores que aciertos. A falta de 30 segundos Curry avanzó a los suyos con 2 tiros libres (93-92). Un rebote ofensivo de Dellavedova (si, Dellavedova) le concedió al base dos lanzamientos de personal que no desaprovechó a 10 segundos del final. Curry, perseguido por su sombra australiana, falló su siguiente tiro de campo y Lebron James uno de sus dos tiros librados desde los 4,60 metros. El encuentro se cerró con un robo de pelota de Iman Shumpert en un mal pase Curry.

Las Finales se desplazan ahora a Cleveland, y los Warriors volarán con la sensación de haber dejado escapar una oportunidad única. Lo más preocupante para ellos es la crisis de tiro que parece atravesar Stephen Curry. En los dos primeros duelos de esta final el base ha lanzado 21 triples para convertir sólo 4. Su otro tirador, Klay Thompson, está en un 7 de 21 (aprobado justo). Si Steve Kerr no encuentra un remedio rápido, esta estadística puede convertirse en una pesada losa psicológica para ambos.

Por los Cavaliers, la duda es hasta cuando resistirá Lebron James. Su jugador franquicia estuvo en pista 47 minutos y 46 segundos en el primer duelo de la serie, y 50 minutos con 20 segundos en el último. James ha manifestado a la prensa que su promedio de minutos óptimo debería estar en los 40 minutos, dada la exigencia física de unas finales de la NBA. Su media actual es de 48, y la sensación es que aún está jugando poco dadas las bajas y carencias de sus compañeros. El equipo de Cleveland no puede perder a la única de sus tres estrellas que le queda sana, pero tampoco puede permitirse el lujo de darle descanso. Un verdadero dilema

Y mientras, la NBA se frota las manos. El primer partido de la serie que decide el campeón de liga marcó un récord de audiencia desde que la retransmisión pasó a la cadena ABC (y sus filiales) en el año 2003. 17,8 millones de personas en los Estados Unidos siguieron en directo la victória de los Warriors, un 10,6% de la audiencia norteamericana. Esta cifra de espectadores representa un incremento del 21% respecto a los que se engancharon al partido inaugural de las finales del pasado año entre los San Antonio Spurs y los Miami Heat (14,7 millones de espectadores). Dado que Lebron jugaba en ambos, parece que claro que el factor diferencial radica en la presencia de los Warriors de Stephen Curry.

Artículo publicado en http://www.encancha.com, junio del 2015

Anuncios
NBA.com | Hang Time Blog

The official news blog of NBA.com with commentary and analysis from NBA.com's staff of writers.

ProBasketballTalk

Basketball - NBC Sports

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: