NBA: Los Spurs de San Antonio, en la encrucijada

28 Abr

Otra primavera más, se supone que será la última de los Spurs. Evidentemente, alguna lo será. Y tal vez esta sea la que más números tiene de serlo, y no sólo por la edad de sus estrellas o la entidad de su rival en primera ronda, Los Angeles Clippers.

Los Spurs de San Antonio protagonizaron una gran remontada en el tramo final de la Liga Regular en la clasificación del Oeste. Con los Golden State Warriors como líderes destacados y fuera ya de su alcance, el objetivo parecía ser el segundo lugar de su conferencia. Pero tras once victorias consecutivas, los tejanos cayeron en la última jornada antes de los play offs frente a los Pelicans de Nueva Orleans. Un resultado que les hizo bajar hasta el sexto puesto en el Wild West y que les condenó a enfrentarse en primera ronda contra Los Angeles Clippers con el factor pista en contra.

El primer partido de la eliminatoria avivó el debate sobre el posible final de los Spurs, habitual a estas alturas de la temporada. Los de Greg Popovich se vieron totalmente desbordados por la mayor capacidad atlética y física de los angelinos. Algunos cometieron el sacrilegio de retirar a Tim Duncan. El pívot les calló la boca en el segundo partido de la serie, demostrando que se puede jugar en la NBA sin un físico superlativo usando técnica y inteligencia (bueno, al menos él puede).

En el tercer partido el que se reivindicó fue el MVP de las pasadas finales, Kahwi Leonard. Al día siguiente de ser elegido mejor defensor de la temporada en la NBA, el alero quiso demostrar que también sabe atacar yéndose hasta los 32 puntos. Los Spurs, por cierto, no olvidaron su defensa dejando a su rival en un 34,1% en los tiros de campo. El debate original dejó paso entonces a los elogios a la capacidad de recuperación de los Spurs, su veteranía para superar momentos complicados, el dominio técnico de sus estrellas y la habilidad táctica de su entrenador.

Pero la victoria de los Clippers en el cuarto partido de este serial evidenció que la eliminatoria será larga. Doc Rivers tiene jugadores de gran talento capaces de producir muchos puntos, y además en jugadas rápidas y de poca elaboración. Más allá de Chris Paul (34 puntos, 7 asistencias) y Blake Griffin (20 puntos, 19 rebotes, 7 asistencias), su trío de escoltas produjo 48 puntos: 17 del titular J.J. Redick, 15 del sexto hombre Jamaal Crawford y 16 del hijo del entrenador, Austin.

El triunfo en el quinto partido de los hombres de Popovich, liderados nuevamente por Duncan y Leonard, da un respiro al equipo en el aspecto deportivo. Con una ventaja de 3 a 2 y la experiencia acumulada en este tipo de situaciones, los Spurs parecen favoritos para ganar la eliminatoria. Los Rockets serían su rival en las semifinales del Oeste, mientras los Golden State Warriors esperan a que los Grizzlies resuelvan su primera ronda para disputar la otra semifinal.

En el Este, la lesión de hombro de Kevin Love de los Cavaliers parece dejar franco el camino a la final de la NBA a los Bulls (aunque los Bucks les estén dando guerra el equipo de Chicago es superior), ahora que el globo de Atlanta Hawks se desinfla por momentos. De todas maneras, Lebron James sigue siendo el rey, y nunca hay que descartarlo antes de tiempo. Los posibles rivales de los Spurs serán duros, sin duda, pero no se antojan imbatibles.

La edad, un factor en contra

El núcleo de figuras del equipo tejano ha sobrepasado ya los límites de lo que se entiende por veteranía y empieza a entrar en territorio “vintage”, por decirlo de una forma educada. Por mucha que la inteligencia en la pista, su buena lectura del juego y el perfecto dominio de todos los recursos técnicos para no gastar un gramo de energía de más lo camuflen, Tim Duncan cumplió 39 años el 25 de abril.

Su socio Manu Ginobilli cada vez prodiga menos las entradas a canasta que le hicieron famoso. El escurridizo escolta argentino se colaba con una velocidad fulgurante y unos cambios de dirección imprevisibles entre los defensores rivales para acabar sacando la mano por donde nadie se lo esperaba para colocar la pelota en el aro. Este 28 de julio llegará a los 38 años de edad y tirar de tres ya no es su segunda opción en ataque como antes.

Ambos puntales de los Spurs acaban contrato este verano, y está por ver si se alistan de nuevo para el servicio activo una campaña más o deciden pasar a la reserva. Duncan ha disputado este año 77 de los 82 partidos de la liga regular con unos promedios de 13,9 puntos, 9,1 rebotes y 2 tapones en 28,9 minutos por noche. Su socio “Manudona” ha aportado 10,5 puntos, 3 rebotes y 4,2 asistencias en poco más de 22,7 minutos de media en 70 partidos. Hay chavales de 25 años que no firman esos números.

Si es por rendimiento, parece difícil que el sargento Popovich les conceda fácilmente la licencia. La tercera estrella de San Antonio, el base francés Tony Parker, cumplirá 33 años el 17 de mayo. En su caso se enroló hasta el verano del 2018, fecha a la que llegará con 36 años. Él, junto con su coetáneo y compatriota Boris Diaw, debería ejercer de portador de la sagrada llama del cuerpo de marines de “Pop” para entregársela a la siguiente promoción. Y aquí es donde empiezan los quebraderos de cabeza para la gerencia de la franquicia tejana.

Leonard, la nueva piedra angular del equipo

Sólo 5 jugadores de la actual plantilla de San Antonio no acaban contrato este verano: Tony Parker, Tiago Splitter, Boris Diaw, Patrick Mills y el rookie Kyle Anderson. Como ya hemos dicho antes, dos de los que quedarán libres son Tim Duncan y Manu Ginobili, que deberán despejar la incógnita de una posible retirada. En caso de que se vean con fuerzas para seguir, no tengo dudas que San Antonio les dará todas las facilidades para que sigan en el equipo.

Pero hay otros dos nombres claves que se podrían marchar en julio: Kawhi Leonard y Danny Green. Dos jugadores básicos en la rotación exterior tejana que finalizan su vínculo con el equipo en el peor momento posible. Porque a partir de la temporada 2016-17 entra en vigor el nuevo contrato televisivo de la NBA, y la cantidad que percibirán los equipos de la liga se triplicará. Y si suben los ingresos totales, sube el tope salarial. En dos años los contratos que se firmen este verano pueden quedar obsoletos.

El proyecto futuro de los Spurs se basa en la permanencia de Leonard (no tanto en la de Green, que sería la pieza sacrificada en función de la situación del mercado), así que intentaron renovarle en otoño aprovechando el primer plazo que el convenio de la NBA les ofrecía para ello. Fieles a su política de no ofrecer el máximo contrato a sus jugadores (ni sus estrellas lo tienen), se encontraron con el rechazo de su oferta. La situación es la que es, y los intereses del alero no le concedían más opciones de cara a un contrato largo.

El tiempo para llegar a un primer acuerdo expiró en octubre del 2014. El 1 de julio se abrirá la segunda ventana (y última). Y el equipo ya sabe lo que tiene que hacer para que Leonard y su agente Brian Elfus (un  pez pequeño en el mundo de los representantes de la NBA) le escuchen: poner encima de la mesa una oferta máxima, en dinero y temporadas (5). Todo lo que no sea eso, recibirá un no por respuesta. Cuentan a su favor con una gran baza: el jugador está muy a gusto en el equipo y no quiere irse.

El sucesor de Duncan

Para cuando llegue este momento, en San Antonio ya conocerán la decisión respecto a su futuro de Duncan y Ginobili. Y habrán tanteado a Danny Green para saber sus expectativas. Los tejanos necesitan ahorrar hasta el último centavo para lanzarse a la caza de la pieza que les falta para completar un puzzle, su nuevo rey en la pintura.

Aunque su jugador franquicia decida aplazar su retirada una temporada más, los Spurs no pueden dejar pasar la oportunidad que se les presenta este verano. Dos jugadores de un perfil que encaja con su juego acaban contrato: LaMarcus Aldridge, de los Portland Trail Blazers, y Marc Gasol de los Memphis Grizzlies. En estos momentos parece que los actuales campeones de la NBA se decantarían por Aldridge considerando que tienen cubierto el puesto de 5 titular con Splitter.

El problema es que la duración de los contratos es pública en la NBA, y todos los equipos están al tanto que estos dos interiores estarán en el mercado este verano. Habrá mucho dinero sobre la mesa, y varias franquicias de prestigio interesadas en hacerse con sus servicios. En principio los tejanos parecen tener margen para moverse, ya que para la próxima temporada sólo tienen comprometidos 33,8 millones de dólares en salarios de jugadores.

El límite del impuesto de lujo (cifra a partir de la cual los equipos tienen que empezar a pagar una multa en función de lo que la sobrepasen) está fijado esta temporada en 76,8 millones de dólares, con un incremento de poco más del 7% respecto el año anterior. De darse un escenario similar, la fecha quedaría en unos 82 millones para el curso 2015-16. Y las nóminas de Aldridge y Gasol han superado los 15 millones de dólares en su última temporada de contrato. El contrato máximo de Kahwi Leonard supondría, en estos momentos, 89 millones de dólares a repartir en 5 temporadas. En la primera, serían algo más de 15 millones.

Así que los Spurs se habrían gastado unos 65 millones para pagar a 7 jugadores. Para contratar a los 8 restantes les quedarían unos 17 millones libres. Podría ser suficiente para construir un bloque de secundarios, pero sería probablemente insuficiente si Duncan y/o Ginobili decidiesen alargar un año más su carrera profesional. El equipo tendría que rascarse más el bolsillo y asumir la correspondiente multa, algo que en San Antonio no acostumbran a hacer (este ejercicio lo cerraran con un gasto de 70,75 millones en nóminas).

Jugando a la ruleta rusa

Y ahora entramos en el terreno de la pura especulación. Supongamos que Leonard es codicioso. Si firmase su extensión máxima el verano del 2016 y no éste, la cifra a repartir en 5 temporadas podría subir desde los 89 millones actuales hasta los 117. Para ello, es indispensable que el alero permanezca la temporada 2015-16 en San Antonio o encontrar una franquicia que acepte firmarle sólo un año (Lebron James consiguió que los Cavaliers le ficharan sólo por 2) ¿Es difícil lo segundo? Mucho ¿Es posible lo primero? Si.

El mejor defensor del 2015 es un agente libre restringido. Los Spurs podrían retenerlo de dos maneras. La primera es igualando una oferta de otro equipo aceptada por su jugador. Pero como ya hemos dicho, difícilmente esta proposición sería por sólo una temporada. Así que esta vía es improbable. La otra posibilidad es la de la oferta cualificada (qualifying offer). La gerencia tejana puede ponerle sobre la mesa a Leonard 4,27 millones de dólares a cambio de un año de su trabajo tras el que se convertiría en agente libre sin restricciones. Once millones menos de los que ganaría firmando la extensión máxima, que quedarían compensados con los 28 de más por firmarla un año más tarde.

Para ello Kawhi Leonard, a quien no le faltarán pretendientes dispuestos a darle el oro y el moro por verlo lucir sus colores, debería rechazar todas las ofertas que le pongan sobre la mesa. Y aceptar la prolongación de un año asumiendo el riesgo de sufrir una lesión grave o tener una mala temporada, lo que podría disminuir su cotización en el mercado laboral. En todo caso, el no es el único que este verano se enfrentará a una decisión crucial. Si  los Spurs no fichan bien este verano, se pueden encontrar con el sambenito colgado de “equipo en reconstrucción”. Y no hay nada que ahuyente más a las estrellas que esa etiqueta.

Publicado en http://www.encancha.com, abril 2015

Anuncios
NBA.com | Hang Time Blog

The official news blog of NBA.com with commentary and analysis from NBA.com's staff of writers.

ProBasketballTalk

Basketball - NBC Sports

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: