NBA: Buenos deseos para el 2014

2 Ene

Cada vez que que acaba un año formulamos nuestros deseos para el siguiente, y los acompañamos de todo tipo de rituales para conseguir que funcionen.  Pero toda esta diversidad puede acabar resumiéndose en un cuarteto básico: buena suerte, amor, salud y riqueza. El mismo que puede aplicarse a las peticiones de los equipos de la NBA.

QUE ME TOQUE LA LOTERÍA

Con las previsiones de excelencia para el siguiente draft ya confirmadas en el caso de algunos jugadores universitarios, son varias las franquicias que están comprando papeletas (o sea, perdiendo partidos) para tener más probabilidades matemáticas de conseguir una de las tres primeras elecciones de rookies.

Milwaukee Bucks es el conjunto con peor margen de victorias y derrotas en estos momentos, seguido de cerca por New York Knicks, Utah Jazz, Sacramento Kings, Brooklyn Nets, Orlando Magic y unos 76ers de Filadelfia que de forma sorprendente empezaron como un tiro la temporada para acabar luego confirmando los pronósticos que los situaban a la cola de la NBA. De este grupo debemos descontar a Knicks y Nets, un caso claro de desastre deportivo inesperado.

A los restantes ya los podíamos considerar candidatos a ocupar el lugar en el que están desde el primer partido de la liga regular. A este grupo le podríamos añadir los Lakers si acaban traspasando a Pau Gasol a cambio de Andrew Bynum. Porque su interés no es ganar partidos, sino conseguir un jugador franquicia, una estrella que al menos durante cuatro temporadas (el margen que les permite el primer contrato para un rookie en la liga) brille en sus filas, los haga mejorar, atraiga a otros jugadores interesantes y sirva de reclamo para aumentar el número de espectadores en las gradas.

Excepto en el caso de los Bucks (y Lakers, si finalmente se añade a la terna), el equipo con la peor plantilla de los implicados, el resto de sospechosos de tanking  tienen jugadores preparados para acompañar al mesías basquetbolístico hacía la tierra prometida de los playoffs, un  buen grupo a la espera de un líder.  Otra cosa es que estos destinos sean del agrado de las futuras estrellas.

OJALA ME DIGA QUE SÍ                                                  

A final de temporada Lebron James y Carmelo Anthony pueden ejecutar una clausula de finalización de sus respectivos contratos que les convierten en agentes libres. Carmelo ya ha afirmado que piensa hacerla efectiva mientras Lebron juega al despiste. Sus compañeros Dwayne Wade y Chris Bosh también tienen esta opción. Ellos abren el desfile de toda una serie de jugadores que saldrán al mercado este verano

Con la misma posibilidad de finalizar su contrato anticipadamente figuran Amar’e Stoudemire y Andrea Bargnani. Zach Randolph, Rudy Gay, Metta World Peace, Andrei Kirilenko y Nate Robinson son los más destacados de entre los que tienen la opción de alargar su contrato una temporada más, o por el contrario quedar libres para negociar su futuro. Tim Duncan también figura en este grupo, pero lo más probable es que si sale de los Spurs sea para retirarse.

Lance Stephenson, Luol Deng, Danny Granger, Dirk Nowitzki, Pau Gasol, Marcin Gortat y Spencer Hawes son algunos de los jugadores que acaban contrato a final de esta temporada y quedan absolutamente soberanos para decidir su destino si antes no han recibido una oferta de renovación a su gusto.

Entre la excelencia del draft del 2014 de la que ya hemos hablado, y la importancia de algunos de los jugadores que quedarán libres, se espera un verano muy movido. Muchos equipos ya han empezado a posicionarse, firmando contratos de baja cuantía y/o corta duración para disponer de un mayor margen para fichar. De lo que siembren ahora, dependerá su cosecha de sus siguientes temporadas.

QUE LA VIRGEN ME CONSERVE LA SALUD

En los pasados playoffs, la lesión de Russell Westbrook rompió los planes de los Oklahoma City Thunder. Como la de Gallinari o Kobe Bryant al final de la liga regular quebró buena parte de las esperanzas de Denver Nuggets o Los Angeles Lakers. Por no hablar de lo que les pasó hace dos temporadas a los Chicago Bulls con Derrick Rose. Evidentemente, todas las franquicias suspiran por que sus jugadores, en especial los de más relevancia, se mantengan sanos. Este deseo llegará tarde para algunos.

El mal fario ha atacado de nuevo a Derrick Rose, que tuvo que ser operado del menisco de la rodilla derecha tras perderse toda la temporada anterior recuperándose de la lesión en los ligamentos de su otra rodilla. Una fractura en su pie dejará a Brook Lopez fuera de las pistas lo que resta de temporada, agravando la crisis de unos Nets en los que un tobillo está amargando la existencia a Deron Williams, la espalda de Kirilenko sólo le ha dejado jugar 5 partidos hasta ahora, y Paul Pierce y Jason Terry también han pasado por la enfermería

Los Nets no son el único equipo frágil. Dos de los hombres claves de los Golden State Warriors, Stephen Curry y Andrew Bogut, son especialmente proclives a lesionarse. El equipo ya perdió durante casi un mes a Andre Iguodala por una lesión muscular. Al Horford, de los Hawks, es baja indefinida operado de un desgarro del musculo pectoral. Y en los Thunder Russell Westbrook estará de baja unos dos meses, hasta después del All Star, dejando muy solo a Kevin Durant.

Marc Gasol, otro de los lesionados ilustres de lo que llevamos de temporada, se perderá dos meses de competición por un esguince de rodilla. Su hermano Pau no acaba de levantar cabeza en los Lakers, encadenando un problema físico con otro. Lo cual preocupa en un equipo que le ha firmado 48 millones de dólares por dos temporadas más a Kobe Bryant (35 años) un mes antes de que una lesión le mantenga 6 semanas fuera de juego (podríamos incluir a los californianos también en el grupo de equipos que pedirían el siguiente deseo).

LA ETERNA JUVENTUD

Los Spurs de San Antonio se presentan otro año más como candidatos al título de campeones de la NBA. Y lo hacen con su mismo núcleo básico de jugadores, un trío que acumula 104 años. De Tim Duncan (37 años) hace ya tantas temporadas que decimos que vive una segunda juventud que el tópico ha perdido todo su sentido. Aunque alguna será la última, en San Antonio esperan poder seguirle exprimiendo este año, mientras Popovich acaba de moldear a la Next Generation (Danny Green, Kawhi Leonard, Tiago Splitter).

El argentino Manu Ginobili tiene un año menos que Duncan. En las finales del año pasado contra los Heat no estuvo muy fino, y esta temporada querrá desquitarse. El otro vértice del triángulo es el más joven de los tres, Tony Parker, con “sólo” 31 años. Él está llamado a ser el nexo entre esta generación de Spurs y sus sucesores. Con los mismos años que Parker figura otro hombre clave por su entendimiento del juego, Boris Diaw, y con 33 el heterodoxo triplista Matt Boner.

Los Mavericks no tienen aspiraciones tan altas como su rival tejano, pero coinciden con él en los problemas de edad. Su jugador franquicia, Dirk Nowitzki, tiene 35 años, los mismos que el polivalente Shawn Marion y uno menos que el antaño rey de los aires Vince Carter. Con 32, a punto de entrar en la zona peligrosa, José Manuel Calderón y Samuel Dalembert.

Ambas franquicias desearían que el mito de la fuente de la eterna juventud fuera cierto. Y que aunque la leyenda diga que Ponce de León la buscó en Florida, esperan que el explorador español estuviera equivocado, y que en realidad la mítica fuente se halle ubicada algo más cerca, en Texas.

Algo parecido podrían haber deseado los Nets, con Pierce (36 años) y Garnett (37 años) en su quinteto titular, y Jason Terry (36 años) como uno de sus hombres principales de banquillo. Pero a estas alturas de liga lo más sensato que puede pedir el equipo de Brooklyn es que la temporada se acabe pronto, para dejar de hacer el ridículo lo antes posible. Un deseo que sin duda compartirían sus vecinos Knicks.

UN ANILLO DE ORO Y BRILLANTES

El objetivo confesado de unos pocos equipos en la liga es ganar la competición. Lo que para la mayoría no es más que una quimera, para algunas franquicias es casi una obligación. Los jugadores de ese selecto grupo de franquicias estarían dispuestos a casi cualquier cosa por conseguir la joya más preciada de la NBA, el anillo de campeones.

Los Heat de Miami son los vigentes campeones (llevan dos títulos consecutivos conseguidos después de disputar las tres últimas finales). Tienen a Lebron James, el jugador más determinante, en sus filas. Y le secundan dos escuderos de lujo como Dwayne Wade (con el permiso de sus castigadas rodillas) y Chris Bosh liderando un vestuario con pocos cambios respecto al de la temporada pasada.

En el Este, el único equipo que parece tener posibilidades de plantarles cara con éxito son los Pacers. El año pasado estuvieron a punto de conseguirlo. El conjunto de Indiana también ha mantenido el bloque del último año, al que suma el recuperado Danny Granger (lesionado prácticamente toda la temporada anterior) y Luís Scola. Si el último campeonato fue el el de la eclosión de Paul George, éste el que ha dado un paso adelante ha sido Lance Stephenson.

En el Oeste los sorprendentes Blazers se mantienen en la pugna con los Oklahoma City Thunder y los eternos San Antonio Spurs, un paso por delante del otro equipo de Los Angeles, Los Clippers. Otro contendiente a considerar serían los Houston Rockets. Pero, a excepción de los Spurs, no dan la misma impresión de poder mantener su solidez hasta los playoffs que sus rivales del Este. El tiempo dirá…

 

articulo públicado en http://www.encancha.com, enero 2014

Anuncios
NBA.com | Hang Time Blog

The official news blog of NBA.com with commentary and analysis from NBA.com's staff of writers.

ProBasketballTalk

Basketball - NBC Sports

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: