El caso Avdalovic no se repetirá en la NBA

4 Jun

La NBA es una organización ágil a la que no le da miedo cambiar las reglas de la competición por el bien del espectáculo. La última modificación ha sido la que pretende luchar contra la simulación de faltas. Las sanciones aplicadas en la final de la Conferencia Este han vuelto a poner los focos sobre ella. Repasémosla.

En los últimos años la NBA había detectado un incremento de simulaciones por parte de algunos jugadores para conseguir que los árbitros le señalasen falta a algún rival. Y también habían aumentado los reproches públicos entre quienes lo hacían y sus víctimas. Para cortarlo de raíz la Liga estableció para esta temporada una normativa contra el flopping (que es como se conoce por aquellas lares esta práctica).

La reglamentación descarga de la responsabilidad de aplicación de la misma a los árbitros, más allá de pitar técnica por conducta antideportiva si lo consideran apropiado. Es la misma organización de la NBA la que repasa las imágenes de todos los partidos y decide si existe alguna conducta sancionable. Para la primera vez, la cosa se resuelve con una advertencia. La segunda vez, con una multa de 5000 dólares. La tercera vez la multa es de 10.000 y 15.000 para la cuarta infracción.

Si el jugador es Don Erre que Erre, o no ha sido capaz de cambiar a su profesor de interpretación, se le castigara con 30.000 dólares la quinta vez que la NBA considere que finja. Y a partir de la sexta infracción, el castigo acarrea suspensión de un partido más una posible multa a decisión de la liga. Desconocemos el criterio para establecer sanciones en este último caso porque nadie ha llegado tan lejos…aún.

La regla se empezó a experimentar en la pretemporada, de forma discreta y sin sanciones económicas. La cosa se saldó con entre 15 y 20 advertencias. Tiene guasa que el primer jugador que reconoció haber sido avisado fue Jarrett Jack. El base de los Warriors era uno de los que más había criticado en público a los fingidores. Por ejemplo, durante los playoffs del año pasado, pidió a los árbitros en un tweet que no picasen tanto en los engaños de Blake Griffin.

Durante la temporada regular, y una vez superada la novedad del primer amonestado de forma oficial, o el primer multado (Reggie Evans), la situación se normalizó y no se le dio más importancia al asunto. Y esta fase de la temporada acabó con 24 infracciones repartidas entre 19 jugadores, de los que 5 que tuvieron que pagar 5.000 dólares (2 infracciones): Reggie Evans y Gerald Wallace (Brooklyn Nets), Jose Juan Barea (Timberwolves), Kevin Martin (Thunder) y Omar Asik (Rockets).

Endurecimiento de la normativa en playoffs

Stu Jackson, vicepresidente de la NBA y responsable directo del programa antiflopping, defendía el éxito del mismo ante las críticas por la escasez de sanciones argumentando que actuaban de forma discreta (¡aunque las amonestaciones y multas son públicas!). Según él, la efectividad radicaba en que equipos y jugadores sabían que los vigilaban de cerca, y muchos querían evitar el estigma de ser señalados como “cuentistas”.

Pero he aquí que llegan los playoffs y la Liga decide subir las apuestas. Durante esta fase de la competición, se suspende el aviso previo y se pasa directamente a las multas. Todos los castigos se endurecen un grado. La primera infracción ya se multa directamente con 5.000 dólares. Y Jeff Pendergraph (Pacers), Derek Fisher (Thunder), J.R. Smith (Knicks) y Tony Allen (Grizzlies) pasan por caja.

Hasta que llegamos a unas Finales del Este muy calientes entre Miami Heat y Indiana Pacers. En lo deportivo, y en lo no tan deportivo. En el cuarto enfrentamiento de la serie se sanciona por flopping de una sola tacada a tres jugadores: Lebron James (Heat), y David West y Lance Stephenson (Pacers). El tema ya venía de antiguo. En las semifinales de la misma conferencia de la pasada temporada, el técnico de los Pacers Frank Vogel había acusado a los Heat de ser el equipo más fingidor de la Liga. Le costó una multa de 15.000 dólares.

No ha sido el único entrenador en vincular esta práctica con el equipo de Miami. Tom Thibodeau, de los Chicago Bulls, ha sido multado con 35.000 dólares por acusar de simulación a Lebron James, tras ser eliminados esta temporada por los Heat en las semifinales de la Conferencia Este. James se defendió.”Yo no necesito tirarme. Juego duro pero no me tiro. Nunca he sido de esos. No necesito tirarme. Ni siquiera sé hacerlo”.

Claro que antes del fatídico cuarto partido contra los Pacers, la estrella de los Heat también dijo: “Algunos jugadores llevan años tirándose para conseguir una ventaja. Cualquier medio por el que puedas conseguir una ventaja sobre el contrario para beneficiar a tu equipo es válido”. ¿Con cual de las dos declaraciones de Lebron James nos quedamos? Por cierto, al final los de Miami eliminaron al equipo de Indiana para disputar su tercera final de la NBA en tres temporadas.

La ventaja de usar el video

Siempre se dice que los errores arbitrales son parte del juego, y como tal hay que asumirlos y aceptarlos. De esa excusa que en más de una ocasión ha servido para salvar alguna cabeza poco competente nace el camino que lleva al flopping. Porque ya que los árbitros se equivocan, nada impide sacar partido de sus errores en un mundo como el del deporte en el que sólo perduran los resultados. Bueno, siempre queda el juego limpio, la ética, etc.., pero todas esas cosas no ganan títulos.

En el baloncesto FIBA todo queda en manos de los árbitros, que pueden castigar la acción con una falta técnica, pero nada más. La ventaja que tiene la revisión del video antes de aplicar la sanción de la NBA es que así se evitan los “casos Avdalovic”. El 7 de noviembre del 2007, en la Copa ULEB, el jugador del Pamesa Valencia Vule Avdalovic salta para lanzar a canasta en el partido contra el Fraport Skyliners. Hace un movimiento extraño en el aire, sin que nadie le toque, y se queda tumbado en el suelo retorciéndose de dolor.

Al base-escolta le cae una técnica por fingir. El árbitro Anibal Castano pita técnica. Mientras el rival lanza los tiros libres, a él se lo llevan a la enfermería. Rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha, en el último apoyo antes de saltar. Tuvo que pasar por el quirófano para sanar una lesión que mermó su carrera deportiva. En este caso Don Erre que Erre fue la tripleta arbitral (Anastasios Piloidis, Anibal Castano y Enrico Sabetta), que no quiso rectificar una decisión equivocada.

 

publicado en http://www.encancha.com , junio 2013

Anuncios
NBA.com | Hang Time Blog

The official news blog of NBA.com with commentary and analysis from NBA.com's staff of writers.

ProBasketballTalk

Basketball - NBC Sports

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: