Siguiendo a @kobebryant

23 Abr

Las nuevas tecnologías configuran un universo cambiante, lleno de nuevas posibilidades. La tendencia innata de los humanos a experimentar nos lleva en ocasiones a precipitarnos sin medir las consecuencias de nuestros actos. Es lo que le pasó a Kobe Bryant con el twiter.

Primer partido de play off en San Antonio. Los Lakers intentan dar la sorpresa y empezar la serie contra los Spurs con una victoria. La verdad, sin demasiado éxito. Mike D’Antoni no acaba de dar con la clave. Su problema es que está a pie de pista. Desde el sofá de casa, mirando el partido por televisión, las cosas se ven mucho más claras. El entrenador de los Lakers podría saberlo si consultase su cuenta de twiter.

Pero D’Antoni no lo sabe. Es un entrenador de la vieja escuela, y sólo utiliza las nuevas tecnologías para el scouting. Nunca durante los partidos. Tampoco puede ayudarle ninguno de sus jugadores. Los uniformes de baloncesto no llevan bolsillos para guardar el teléfono móvil. Por suerte para él, la televisión que retransmite el encuentro sí que está al día de las vanguardias tecnológicas. Y sobreimpresiona en pantalla alguno de los tweets reveladores de un aspirante a entrenador de la NBA.

El autor de estos consejos para mejorar el juego de los Lakers  no es otro que el lesionado Kobe Bryant. El escolta, convaleciente de la operación de su talón de Aquiles, no ha viajado a Texas. Tiene vendada su pierna, pero no sus pulgares. Y combate su ansiedad e impotencia por no estar en la pista comentando en tiempo real sus impresiones de lo que ve a través de la televisión.

“¿Qué diría si estuviera ahí? Pau, pon tu culo en la zona y no lo saques hasta que anotes”.”Aprovechemos a Pau en el poste ahora mismo y a Howard. Conseguiremos buenos tiros”.”Balones dentro. Veremos como paran los Spurs a Pau y Howard”. No sabemos si alguien le pasó el chivatazo a D’Antoni, pero lo cierto es que los dos hombres altos de los Lakers sumaron 36 puntos y 31 rebotes.

Los californianos acabaron perdiendo su primer duelo contra los tejanos. Cuando la prensa preguntó al entrenador angelino sobre los comentarios y críticas de su estrella, D’Antoni respondió:”Está muy bien tener sus comentarios. Es un seguidor de los Lakers. En estos momentos, es un seguidor”.

 El técnico no pensó que Kobe Bryant podía seguir estirado en su sofá, oyéndole. A la estrella la respuesta de su jefe no le hizo mucha gracia: “¿Un aficionado? LOL”. Para los ajenos al mundo de twiter (si, los hay), LOL es una abreviatura. Viene a significar reírse a carcajadas, morirse de risa. Vamos, en versión castiza me troncho o también me parto.

Lo ocurrido no es sólo una demostración de cómo las nuevas tecnologías cambian nuestro mundo. Es también saltarse todas las reglas no escritas de conducta en los equipos. La estrella de los Lakers no hizo sus comentarios mientras seguía el partido con su grupo de amigos. Comentó y criticó a su entrenador y compañeros para una audiencia global de millones de personas. En directo, como si fuera un jugador retirado en funciones de analista.

Kobe Bryant no es el primer deportista que muestra su disconformidad o su enfado con su superior. Ni con la actuación de algún compañero. Pero hasta ahora eso era algo que había ocurrido después de los partidos. Y que había provocado un terremoto resuelto habitualmente  con la salida de alguno de los implicados, una disculpa o el consabido recurso de echar la culpa al mensajero con los tópicos de “se ha sacado de contexto”,  ”se han malinterpretado mis palabras”…Y con una reunión a puerta cerrada del equipo en el vestuario de esas en las que nadie habla bajito. Pero hasta ahora nadie lo había hecho en directo.

¿Que pasaría si Messi o Cristiano Ronaldo comentasen via twiter los partidos de sus respectivos equipos?¿Cómo encajarían Mourinho o Vilanova que se cuestionasen sus decisiones tan abiertamente? Claro que no es lo mismo si lo hacen ellos que si el que comete la indiscreción es Albiol o Pinto. Ser la estrella atenúa las consecuencias de tus actos. Kobe Bryant sabe que en estos momentos es el único intocable en los Lakers. Y Mike D’Antoni también es consciente de ello. Y por cierto, ¿cómo encajaría Kobe que alguno de sus compañeros le hiciera a él esto mismo?

Una vez acabado el encuentro, Bryant se dio cuenta de la trascendencia de lo que había hecho. Internet magnificó el impacto de sus mensajes más allá de lo que se podía imaginar. Y antes de que la cosa fuera a más, se disculpó:”Se ha hablado más de mis mensajes durante el partido que del partido en si. No era mi intención”. No sin antes bromear que vería el segundo duelo de la serie con la camiseta de Pau Gasol puesta y la cara pintada con los colores de los Lakers.

Un enfrentamiento en el que podremos centrarnos en la pantalla de televisión (o de ordenador), y dejar tranquilo el móvil.  Porque Kobe Bryant ya ha anunciado que no hará trabajar a sus pulgares: “Twitear o no twitear. Elijo no hacerlo. La atención debe centrarse en el equipo y no en mi”. Una desilusión para millones de aficionados, y un alivio para los seguidores del equipo de Los Angeles. El que no debería dejar su terminal muy lejos es la estrella de los Lakers. Igual recibe algún mensaje directo de D’Antoni pidiéndole consejo.

 

publicado en http://www.encancha.com, abril 2013

Anuncios
NBA.com | Hang Time Blog

The official news blog of NBA.com with commentary and analysis from NBA.com's staff of writers.

ProBasketballTalk

Basketball - NBC Sports

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: