Bienvenidos al Purgatorio

21 Nov

La élite del deporte profesional norteamericana son las “Major Leagues”, una de las cuales es la NBA. Por debajo de ellas están las “Minor Leagues”, que sirven de cantera para las franquicias, lugar de acomodo de veteranos buscando equipo o simplemente de bolsa de mano de obra temporal para sustituir a sus jugadores lesionados. La liga menor oficial de la NBA es la NBA Development League (NBA DL), o simplemente D-League, con 16 equipos. El viernes 23 de noviembre empieza la liga regular de la temporada 2012-13.

Las plantillas de los equipos de la D-League tienen 10 fichas. Ocho salen del draft que se celebra al principio de cada temporada, de entre la bolsa de jugadores que ha decidido inscribirse y firmar un contrato con la liga (ningún jugador firma por alguno de los equipos; todos firman contrato genérico con la liga) por el que cobraran entre 13.000 y 25.000 dólares más gastos médicos y de manutención. La mayoria de ellos son jóvenes que no han logrado aposentarse en la NBA pero que aún esperan conseguirlo.

Otras dos plazas de cada equipo se reservan para veteranos de la D-League de pasadas temporadas, descartes de la pretemporada de la NBA, o jugadores que prueban suerte en los entrenamientos de cada franquicia NBA DL. Durante la temporada también sirven para hacer hueco a agentes libres, ya sea de fuera de EUA o exNBA sin equipo (y que como hemos dicho antes, también firmarán su contrato genérico con la liga).

Y finalmente, nos quedan las dos plazas extras por plantilla. Todos los equipos de la competición están asociados con al menos uno de la NBA. Por este acuerdo, los de la liga “mayor” pueden asignarles jugadores. Eso si, conservan su contrato original y su nómina, muy por encima de la del resto de sus nuevos compañeros. Los jugadores con tres años o menos de experiencia no tienen ni voz ni voto. Su equipo NBA les puede enviar a la D-League y recuperarlos tantas veces como quiera. Una vez superados los tres años de contrato, ya pueden negarse a ir.

Son excepcionales los casos de jugadores NBA destacados que pasan por la Liga de Desarrollo. Antoine Walker, la estrella de los Celtics, ya en declive y tras pasar por los Guaynabo Nets de Puerto Rico, jugó dos temporadas (2010-2012) en los Idaho Stampede antes de retirarse. Estaba arruinado. Otro caso curioso lo protagonizó Lamar Odom la temporada pasada. El entonces jugador de los Dallas Mavericks solicitó ser asignado a los Texas Legends para “ponerse en forma”. Al día siguiente de cederlo lo reclamaron de nuevo.

Evidentemente, los jugadores cedidos por equipos NBA son los que tienen más probabilidades de dar el salto hacia arriba. Muchos de los fichados provenientes de segunda ronda del draft ya asumen que pasaran por la D-League. Esta temporada, 94 de los jugadores de la liga “mayor” han tenido experiencia en la liga de formación. Su esperanza es que este paso sea lo más fugaz posible, mientras acaban de madurar o su franquicia decide que hacer con ellos.

Los optimistas esperaban que la competición fuera una tercera vía para los jugadores que acaban el instituto. No tener que renunciar al profesionalismo para jugar en la Universidad, ni tener que irse al extranjero para ser profesional a la espera de cumplir los 19 años. El primero en probar esta nueva vía fue el exjugador del Joventut de Badalona Latavious Williams. Fue drafteado (segunda ronda), pero aún no ha jugado en la NBA. No parece que muchos vayan a seguir sus pasos.

El ejemplo de Jeremy Lin de la temporada pasada animó a muchos jugadores de la liga menor a perseverar. Del purgatorio a rozar el estrellato. De no entrar en el draft a liderar los New York Knicks . Es una excepción. La inmensa mayoria de jugadores “recuperados” ejercen papeles secundarios. Tanto los que consiguen estabilizarse en la NBA más de una temporada, como los que firman contratos temporales.

Desde el punto de vista empresarial, el proyecto es un acierto. Tal vez no económico, pero si como bolsa de mano de obra. ¿Pero lo es también para los jugadores? Una liga con escasa repercusión mediática comparada con la NCAA, y bajos sueldos en comparación con NBA y Europa (por citar un destino fuera de los EUA). En realidad, es una inmensa sala de espera. Jugadores, entrenadores, árbitros, nadie quiere estar realmente allí. No creo que haya ningún jugador en el mundo que aspire a una larga carrera en la D-League. Un entorno tan competitivo, donde todos quieren destacar para irse, ¿es el lugar ideal para formar y pulir jóvenes talentos, para trabajar con la paciencia indispensable en el proceso?

Publicado en www.encancha.com, noviembre 2012

Anuncios

Una respuesta to “Bienvenidos al Purgatorio”

  1. leotechmedia.com 22 noviembre, 2012 a 10:10 #

    Good blog you have got here.. It’s difficult to find high-quality writing like yours nowadays. I really appreciate people like you! Take care!!

Los comentarios están cerrados.

NBA.com | Hang Time Blog

The official news blog of NBA.com with commentary and analysis from NBA.com's staff of writers.

ProBasketballTalk

Basketball - NBC Sports

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: