DANZAD, DANZAD MALDITOS

31 Oct

En 1969 Sydney Pollack dirigió una película sobre un concurso de baile que se celebraba en Estados Unidos durante la Gran Depresión, en los años 30 del siglo XX. La pareja que aguantaba más tiempo sin dejar de bailar se llevaba el premio final. Días de sufrimiento, agotamiento y dolor para mitigar el hambre. El título en castellano de esta cinta define a la perfección el esfuerzo de muchos jugadores de baloncesto con un sueño común, conseguir un contrato en la NBA.

A finales de junio se celebra el draft de la NBA. Las franquicias se reparten a los jugadores más prometedores. Para algunos de ellos, es la puerta de entrada a la liga. Para otros, es sólo el primer peldaño de una larga escalera. Los 30 elegidos en primera ronda saben que tienen un contrato multianual garantizado. Los que no ven salir su nombre hasta la segunda al menos saben que un equipo se ha fijado en ellos. Todos aquellos que no figuran entre los 60 seleccionados pueden buscarse un equipo en una liga menor o “overseas” (fuera de Estados Unidos), o apurar su suerte en el siguiente peldaño.

En julio se desarrollan las ligas de verano, una organizada por la misma NBA y otra por los Orlando Magic. Las franquicias presentan equipos con jovenes promesas, elecciones de draft, y jugadores invitados a los que quieren ver en acción. Y se hace la primera criba. Tras el parón estival, llega la pretemporada. Primero, los entrenamientos privados no oficiales, y luego en octubre los entrenamientos oficiales y los partidos de pretemporada. Para todos los aspirantes que aún no han desistido y se han buscado equipo fuera de la NBA, es la última oportunidad. Jovenes con una mala noche de draft, jugadores que hacen carrera profesional fuera de los Estados Unidos mientras esperan un contrato, o veteranos en el tramo final de su carrera se citan en unos partidos en los que son los únicos que se juegan algo.

Uno de los casos que más me han impactado este año ha sido el de Adam Morrison. Figura NCAA en la Universidad de Gonzaga, este alero de gran capacitad anotadora parecía no tener techo. El diabético que tenía un póster del Che Guevara en su habitación ha sido uno de mis jugadores universitarios preferidos. Lástima que este número 3 del draft del 2006 (seleccionado por Michael Jordan para los Bobcats) nunca se adaptó a la NBA. Una grave lesión de rodilla que le tuvo en blanco su segunda temporada profesional truncó su progresión. Ganó dos campeonatos con los Lakers (2009, 2010), aunque sin apenas jugar. En las dos últimas temporadas no encontró hueco en la liga. Y justo antes de empezar la pretemporada, quizás cansado de batallar, anunció que se retiraría si no conseguía un contrato. Los Portland Trail Blazers le cortaron el 27 de octubre.

También es llamativo el caso de Quentin Richardson. Tuvo sus mejores momentos en los increíbles Phoenix Suns del 2004-05, con Steve Nash, Joe Johnson, Shawn Marion, Amare Stoudemire y, claro està, él. Un equipo que bordaba un baloncesto alegre, ràpido, despreocupado hasta rozar lo suicida. Un equipo que nos hizo disfrutar a muchos, pero que como suele pasar no consiguió ganar nada. Y después de una temporada brillante, se apagó el juego de Richardson (las lesiones de espalda tampoco le ayudaron). Cortado por Orlando el mismo dia que Morrison, esperará un contrato de última hora, sea en breve o en plena temporada para cubrir alguna baja. Tengo la sensación que tendrà suerte.

Ike Diogu destacó en los Juegos Olímpicos de Londres este agosto. El pivot fue el jugador más destacado de la selección de Nigeria, y dio la talla ante rivales de muchísimo nivel, entre ellos la misma selección EUA. El número 9 del draft del 2005 es otro de los jugadores que no ha encontrado su sitio en la NBA. Tras probar suerte esta pretemporada con los Phoenix Suns, ha sido descartado. La temporada pasada jugó en China y Puerto Rico. Todo parece indicar que volverá a viajar de nuevo.

El caso más extremo ha sido el de Chris Douglas Roberts, que destacó en la Universidad de Memphis al lado de Derrick Rose. El base de los Bulls brillaba, pero las pelotas decisivas eran para el escolta. En tres temporadas en la NBA cuajó algunos buenos partidos (especialmente con los New Jersey Nets), pero no se asentó. En la temporada del lockout jugó en Italia. Al inicio de esta pretemporada, firmó un contrato con Los Angeles Lakers. Cortado por los angelinos el 22 de octubre, el 27 de este mismo mes, ni una semana más tarde, lo contrataban los Dallas Mavericks….para desperdirlo al dia siguiente.

Cuando se enciendan los focos y empiecen los partidos oficiales, algunos jugadores daran gracias por poder vestir la camiseta de su equipo. Han sudado sangre para conseguirla. Otros se alegraran de haber vencido al destino una temporada más. Unos pocos contemplaran el espectáculo, con un gusto amargo en la boca y una frase grabada en la cabeza: Yo debería estar ahí. Tal vez el verano que viene vuelvan a intentarlo.

publicado en http://www.encancha.com, octubre 2012

Anuncios
NBA.com | Hang Time Blog

The official news blog of NBA.com with commentary and analysis from NBA.com's staff of writers.

ProBasketballTalk

Basketball - NBC Sports

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: