LA REALIDAD TRAS EL CUENTO

26 Oct

El mundo del deporte siempre ha sido algo más que sólo resultados. Detrás de las victorias y derrotas se busca un ejemplo de superación, un drama humano o una actitud heroica. La temporada pasada en la NBA empezó una versión de la historia de cenicienta. El problema es que empiezan a sonar las campanadas de medianoche. Y aún no sabemos si el cuento tendrá un final feliz.

Jeremy Lin es el primer jugador americano de la NBA de ascendencia chino-taiwanesa (ahora no daré una clase de historia, basta saber que China reclama Taiwan como territorio propio mientras la isla defiende su independencia). Nacido el 23 de agosto de 1988 en California, no consiguió ninguna beca atlética para la Universidad. Acabó jugando para Harvard, que le garantizaba un lugar en su equipo, pero que no concede becas deportivas.

Después de graduarse en económicas, Lin no fue seleccionado en el draft del 2010. Tuvo que jugar la liga de verano para hacerse un hueco en la liga. Y se decidió no por la mejor oferta que le llegó, sino por la del equipo que seguía desde niño, los Golden State Warriors. Gozó de pocas oportunidades. La temporada siguiente, tras un paso fugaz en pretemporada por los Rockets, acabó finalmente en los Knicks con un contrato no garantizado de algo menos de 600.000 euros anuales.

La explosión de Jeremy Lin se produjo el 4 de febrero de 2012. En los 9 partidos anteriores apenas había disfrutado de minutos. Pero aquella noche la plaga de lesiones de los bases del equipo de Nueva York le había dejado prácticamente como la única referencia en la dirección del juego. Y los Nets de Nueva Jersey vieron como Lin les metía 25 puntos y repartía 7 asistencias en 35 minutos de juego.

Mike d’Antoni, sin haberlo planificado ni tan siquiera intuído, se encontró con un fenómeno de masas de magnitud insospechada. La LINmania era imparable. Mientras el base iba encadenando noches inolvidables en una pista de baloncesto, los aficionados de los Knicks recuperaban la ilusión por un equipo que no acababa de cuajar. La ola llegó hasta China, país huérfano tras la retirada del gigante Yao Ming y que necesitaba un nuevo reclamo para seguir enganchado a la NBA. Y Lin pasó de último o penúltimo jugador del equipo a estrella mundial.

En una racha de 26 partidos en la que por fin su juego gozó de minutos y continuidad alternados entre la posición de base y escolta, sólo bajo de los 10 puntos de anotación en 3 ocasiones. Y los Knicks ganaron 16 de aquellos enfrentamientos. Los lesionados fueron volviendo poco a poco al juego, pero Lin seguía disfrutando de minutos de calidad. Es cierto que con su baloncesto alegre perdía muchas pelotas, demasiadas para un jugador de la NBA. Pero los aficionados le adoraban. Hasta que se lesionó la rodilla izquierda el 24 de marzo.

Este verano aparecieron de nuevo los Houston Rockets, un equipo sin rumbo ni identidad definida tras la retirada de Yao Ming (siempre la conexión asiática). Lin era la llave mágica para conservar su cuota de popularidad en uno de los mercados más grandes del mundo (si, no os equivocais, China). Y le ofrecieron un contrato al base de 25 millones de dólares (algo más de 19 millones de euros) por tres temporadas. Los Knicks tenían la opción de igualar la oferta, pero no consideraron gastar tanto dinero en él como una de sus prioridades. Y el jugador puso rumbo a Texas.

Los Rockets son un equipo que se ha desecho de casi todos sus veteranos. Lin será la piedra angular de un proyecto con mucho talento joven, por formar. El jugador que haga los bloqueos y continuaciones con los pivots, que abra la pelota para los tiradores abiertos o que simplemente se juegue sus propios tiros cuando lo demás falle. Lo mismo que hacía en los Knicks, aunque con una diferencia. En Nueva York los bloqueos los ponían Tyson Chandler o Amar’e Stoudemire, y los tiradores eran Carmelo Anthony, Steve Novak o J.R Smith. Kevin Martin, el veterano escolta superviviente en Houston, acaba contrato a final de temporada y no parece que quieran renovarle. Suyo será el papel de madrastra, intentando robarle el protagonismo a Lin para exhibirse y conseguir un nuevo destino para futuras temporadas.

Y la carroza se empieza a convertir de nuevo en calabaza, y los caballos blancos en ratones. En pretemporada, el juego de Lin no ha estado a la altura de lo que los Rockets esperaban, con un porcentaje de lanzamiento nefasto. Y desde los despachos le acusan de mostrarse algo remiso en la recuperación de su rodilla. Por suerte para él, el gran baile aún no ha terminado. Los Rockets debutan en Liga Regular el 31 de octubre, contra los Pistons de Detroit. Precisamente el equipo contra el que se lesionó la rodilla. Esperemos que los zapatos de cristal no se rompan.

Publicado en http://www.encancha.com, octubre 2012

Anuncios
NBA.com | Hang Time Blog

The official news blog of NBA.com with commentary and analysis from NBA.com's staff of writers.

ProBasketballTalk

Basketball - NBC Sports

EL ECO SIN PASOS

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

La Canasta Americana 🏀

un blog con artículos sobre baloncesto EUA, principalmente. Ni más...ni menos

A %d blogueros les gusta esto: